Viernes, 23 Abril 2021 | Login

La información del canal estatal sueco, SVT, de que varias universidades y establecimientos de educación superior suecos continuaron cooperando con sus homólogos iraníes, a pesar de la sentencia de muerte contra el investigador iraní sueco Ahmedreza Djalali, sigue provocando reacciones. 

 

 Fuente: SVT. 28-01-2021

 

En una carta dirigida a 13 rectores de universidades y establecimientos de educación superior suecos, como la Universidad de Lund, KTH y Chalmers, el secretario permanente de la Real Academia Sueca de Ciencias, Goran K. Hansson, pide a los rectores que "impulsen enérgicamente la liberación de Ahmadreza Djalali". También les pide que utilicen todos sus "contactos con el gobierno, agencias gubernamentales, rectores universitarios, eruditos y otros, en Irán, para salvar su vida".

13 universidades y establecimientos de educación superior 

El secretario permanente de la Academia de Ciencias se dirige a las 13 universidades y facultades que, según una revisión de la SVT, tuvieron una colaboración con Irán después de su detención y en algunos casos incluso después de que el investigador iraní-sueco del Instituto Karolinska fue condenado a muerte. Según las organizaciones de derechos humanos, el proceso contra Djalali violó los principios jurídicos fundamentales.

En su carta a las universidades suecas, el secretario permanente de la Academia de Ciencias se refiere a Bélgica, donde Djalali ha sido profesor visitante y donde la universidad ha congelado toda cooperación con las universidades iraníes después de la sentencia de muerte.


"Ustedes tienen una gran responsabilidad"

La carta llega después de un debate parlamentario en el que la Ministra de Educación Superior, Matilda Ernkrans, se restara de su responsabilidad sobre la cooperación sueca con Irán. "Las instituciones de educación superior son independientemente responsables de las actividades realizadas en la universidad individual, incluidas las colaboraciones internacionales", respondió entonces.

"Ustedes tienen una gran responsabilidad", escribe el secretario permanente de la Real Academia Sueca de Ciencias, refiriéndose a la declaración de Ernkran. Él afirma que todavía hay tiempo para actuar, puesto que la ejecución de la sentencia ha sido pospuesta temporalmente.

 

  
El investigador iraní-sueco Ahmedreza Djalali. El secretario permanente de la Real Academia Sueca de Ciencias, Goran K. Hansson. Foto: SVT. 

  

Published in Sociedad

En octubre del año pasado, el investigador iraní Ahmadreza Djalali fue condenado a muerte por un tribunal iraní, acusado de espionaje.

Este domingo, su abogado declaró al diario belga Le Soir, que el fallo es definitivo y puede ejecutarse en cualquier momento. Su esposa, Vida Mehrannia, pone sus esperanzas en que el gobierno sueco pueda ejercer presión sobre Irán, para que el fallo no sea ejecutado.

Ahora,  cuatro expertos de la ONU instan a Irán a que revoque la resolución.  

 

 Por: Magazín Latino

 

El doctor iraní residente en Suecia, Ahmadreza Djalali, se encontraba de viaje en su país de origen para dictar unas conferencias, cuando fue detenido por la policía, acusado de colaborar con el servicio de inteligencia de Israel, Mossad.

Djalali se desempeñaba en el Instituto Karolinska, en Estocolmo, como experto en medicina catastrófica. Residía en Suecia desde el 2009, junto a su familia, su esposa y sus dos hijos.

Según Amnistía Internacional, el investigador se resistió a presiones de Irán para recabar información para este país. Ante la negativa, el gobierno de Irán lo acusó de espionaje a favor de Israel, y lo encarceló.

Desde abril de 2016, Djalali se encuentra en prisión. En octubre del año pasado fue condenado a muerte, y luego de una apelación, la sentencia fue ratificada.

Este domingo 4 de febrero, se supo que el fallo puede ejecutarse en cualquier momento.

- Esta vez, el fallo es definitivo. Se ha constatado que la pena de muerte se puede ejecutar, y que puede ocurrir en cualquier momento, explicó el abogado de Djalali , Zouhaier Chichaoui al diario belga Le Soir.

Desde hace más de 20 meses, la esposa del investigador iraní, Vida Mehrannia, vive una pesadilla. La única esperanza de volver a ver a su marido con vida es que el gobierno sueco presione a Irán, para que revoque la sentencia y el académico pueda retornar a casa.

- Espero que el gobierno sueco me pueda ayudar a que mi esposo salga en libertad, porque yo no puedo hacer nada. A veces, Irán puede revocar un fallo, ha dicho Mehrannia.

Amnistía Internacional ha llevado a cabo una campaña de meses, para la liberación de Djalali.

- Él debió haber sido puesto en libertad hace mucho tiempo atrás. Se le condenó por pruebas muy vagas, hasta la fecha no sabemos exactamente de qué se le acusa, dijo, en octubre del año pasado, Ami Hedenborg, vocera de Amnistía Internacional a la prensa.

Este lunes, el Ministerio sueco de Exteriores sueco llamó a conversaciones al embajador iraní en Suecia.

“Suecia exige que la pena de muerte que pesa sobre Ahmadreza Djalali no sea ejecutada y, junto al resto de la UE en varias ocasiones protestado contra la condena. Esto se repite hoy día a representantes iraníes de alto nivel”, escribe la canciller sueca Margot Wallström en un comunicado.

Y el viernes,  cuatro expertos de la ONU instan, en un comunicado en conjunto, al gobierno de Irán para que deje en libertad a Ahmedreza Djalali.

“Pedimos a Irán que con prontitud revoque la pena de muerte contra el doctor Djalali, debido a que el Estado evidentemente no ha cumplido con sus compromisos de ofrecerle a él un juicio justo y el derecho a apelar”, escriben los expertos.

Esto, debido a que la Corte Suprema de Irán denegó recientemente la solicitud de apelación al fallo.

Los cuatro expertos son: José Antonio Guevara Bermúdez, que dirige el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la Organización de las Naciones Unidas; Nils Melzer, Relator Especial sobre la tortura; Agnes Callamard, Relatora de Derechos Humanos y experta en ejecuciones sumarias, y Asma Jahangir, Relatora de la ONU sobre los DD.HH. en Irán.

 

 

 Diputados y activistas en una manifestación por la liberación de Ahmadreza Djalali, en el Parlamento sueco, en octubre de 2017. Foto: Marisol Aliaga.

 

ACTUALIZACIÓN: Recientemente, el gobierno sueco le concedió la nacionalidad a Ahmadreza Djalali. Se espera que este hecho mejore las posibilidades de que el investigador sea puesto en libertad. 

 

 

Published in Mundo

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español