Viernes, 20 Septiembre 2019 | Login
Lo que nos dejó el 2018 La actriz Margaretha Krook fue la encargada de declamar, desde 1997 hasta 2000, el poema de Alfred Tennyson, "Las campanas de Año Nuevo". Este año lo declamará el actor Mikael Persbrandt. Foto: Sveriges Radio.

Lo que nos dejó el 2018

El 2018 ha sido un año de sobresaltos. El presidente chino proclamó que gobernaría de por vida, en Brasil asume un presidente de extrema derecha que quiere explotar el Amazonas y en USA, Trump sigue haciendo de las suyas. En Suecia seguimos sin gobierno, y existe la posibilidad de que el 2019 sea - nuevamente - un año de elecciones.

Un paso importante que se dio, a pesar de todo, es que, por fin, la gente común y corriente comenzó a tomar conciencia en relación con el medio ambiente. Es de esperar que esta actitud cobre fuerza, en el año que está a punto de comenzar.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Periodísticamente hablando no hay de qué quejarse. El 2018 pasaron suficientes cosas como para que quienes nos dedicamos a cubrir el flujo noticioso nos mantuviéramos constantemente ocupados.

 

Entre los numerosos sucesos que marcaron el año, recuerdo el comienzo del 2018 con la manifestación #Tystnadtagning, de las actrices suecas, en el marco de la campaña del #metoo, que en Suecia tuvo un impacto mayor que en otros países. Tal vez se deba a que las mujeres en este país se organizaron de acuerdo con sus colectivos: comenzaron las actrices, las siguieron las periodistas, las profesoras, las policías y así, sucesivamente, y cada uno de los grupos con un hashtag muy particular e ingenioso. La de las periodistas, por ejemplo, se llamó: #deadline (plazo de entrega); la de las maestras: #tystiklassen (callado en la clase).

 

La campaña ya había comenzado a fines del 2017, pero las actrices suecas realizaron una llamativa manifestación en la gala de premiación del Escarabajo de Oro (Guldbaggegalan), en enero del 2018.

 

El #metoo se siguió haciendo notar de muchas otras formas. E incluso no sería extraño que la campaña haya influido en parte en el fallo al “perfil cultural”, Jean-Claude Arnault, que en octubre pasado fue condenado a dos años y medio de cárcel. Arnault apeló a la Corte Suprema, en un último intento de “salvar su honor”. Intento que está a condenado a fracasar, la Corte Suprema no reivindica este tipo de casos. La lectura del veredicto (documento público), deja al descubierto la oscura y vil personalidad de un hombre que durante décadas acosó a cuanta mujer se le puso por delante – ni siquiera la princesa se libró -  en los finos salones culturales de Estocolmo. Y que ocasionó el descalabro en la Academia Sueca, que al final resultó en la ausencia del Premio Nobel de Literatura 2018.

 

Como parche a esta herida, las editoriales más grandes de Suecia se unieron y publicaron, nuevamente, a las laureadas con el Premio Nobel de Literatura, desde su inicio, en 1901. 14 escritoras, de los 114 Nobeles de Literatura.

 

14 de 114, da para pensar, ¿no?

 

En un homenaje a estas gigantes de las letras, un verso de Gabriela Mistral nuevamente fue declamado, en el Dramaten, en el marco de los Premios Nobel 2018, en una función que se llamó:“Desde Selma a Svetlana”, y en la que se leyeron extractos de las obras de las 14 literatas.

 

Selma Lagerlöf fue la primera mujer en recibir el Premio Nobel de Literatura – ante las vivas protestas de, entre otros, el secretario permanente de esos años. Fue además la primera mujer en ser elegida miembro de la Academia, también ante el rechazo del resto de los demás integrantes de ese cerrado círculo de hombres, en donde muy pocas mujeres han sido aceptadas. Selma ocupó el sillón número siete, el mismo que, hace un par de años atrás asumiera Sara Danius, quien, ante la presión, sobre todo de Horace Engdahl y de otros vejetes de la institución, se viera este año obligada a dejar su cargo.

 

 

El peligro del terrorismo se hizo evidente también este año. La torre de Skarpnäck, la más alta de Estocolmo se cerró al público hace pocos días atrás, por “posible riesgo a la seguridad nacional”. Pero nada más se ha sabido sobre ello, obviamente, los servicios secretos trabajan en secreto.

 

El juicio al terrorista que acabó con la vida de cinco personas, en abril de 2017, se inició en febrero y se prolongó durante toda la primavera del 2018. Al final, fue condenado a cadena perpetua y a extradición, al cumplir la pena. Lo que significa que, en la práctica, puede estar libre luego de 10-20 años. Y, si corre el riesgo de ser condenado a muerte en su país natal, no se podrá llevar a cabo la extradición.

 

Reconozco que, de todas las coberturas de este año, la más difícil fue asistir a los alegatos del juicio contra el terrorista. Nunca tampoco había visto a periodistas que a duras penas contenían las lágrimas, al escuchar los testimonios. Sobre todo, me conmovió el testimonio de la viuda del ciudadano británico que lanzó a su hijo por los aires, en un último acto heroico de salvarle la vida. La suya no tenía salvación, el camión mortal ya lo había alcanzado. El niño sobrevivió, otras personas lo cuidaron, cuando, en la tienda donde se refugiaron, él trataba de quedarse dormido, para poder despertarse de esa pesadilla.

 

La joven viuda contó su relato sollozando a lo largo de todo este. La tortura de las largas horas de incertidumbre, en las que pasaba de la esperanza a la desesperación. El no saber nada de su hijo ni de su marido, a quien había despedido con un beso, el día anterior. Cuando los policías le comunicaron, en la sala de estar de su casa, que su esposo desgraciadamente había fallecido, se desplomó. Entonces no le quedaban fuerzas para seguir viviendo.

 

Pienso que no hay crimen más cobarde que un atentado terrorista. Porque, ¿qué tienen que ver la política exterior de un país con una familia que se encuentra de compras en Estocolmo, con un padre que va a recoger a su hijo a la escuela y, menos que nadie, con un niño? 

- Si Ud. hubiera conocido a mi hijo, se habría dado cuenta de que él no lo habría mirado mal, por ser distinto a Ud. Habría encontrado en él amabilidad, compasión y tolerancia, le dijo el padre del ciudadano británico al terrorista, en la corte, sin mirarlo, porque la familia exigió que el individuo no estuviera presente. No querían quedarse con la imagen en la retina del hombre que había segado la vida de su hijo.

 

Los familiares de las víctimas fatales recibieron una mísera indemnización. Suecia, a diferencia de otros países europeos, no destina recursos para este tipo de casos.

 

Y el peligro sigue vigente. Según un informe reciente de Swedish Defence University hay, en la actualidad, entre 2000 y 3000 yihadistas en Suecia. A pesar de esto, las autoridades carecen de un plan para recibir y controlar a los jóvenes y jovencitas que retornan a Suecia, después de haberse unido a las filas del Estado Islámico, en países del Medio Oriente.

 

 

Otra noticia que nos conmovió, el 2017, pero que repercutió el 2018 fue la del asesinato de Zaida Catalán, la joven experta de la ONU, que perdiera la vida en una misión en Congo-Kinsasa. El 20 de febrero se inauguró el Salón Zaida Catalán, en la Embajada de Chile en Suecia.

 

Zaida Catalán ofrendó su vida por un mundo mejor. Su sacrificio no será en vano. Las futuras generaciones mantendrán encendida su llama en beneficio de la humanidad”, reza la placa que acompaña la foto de Zaida, en el salón. Son palabras de su madre, Maria Morseby.

 

En un documental de la televisión sueca, hace poco atrás, se dio a conocer que la ONU ocultó importante información sobre el asesinato de Zaida y de su compañero norteamericano, también asesinado. Y todo apunta que los autores intelectuales del alevoso crimen son las mismas autoridades congolesas. El gobierno de la República Democrática del Congo. La madre y la hermana de Zaida, y los padres de Michael Sharp siguen esperando que se haga justicia.

 

 

El 9 de septiembre todos los ciudadanos – al menos casi el 90 % - acudimos a las urnas, como lo hacemos cada cuatro años. Y desde entonces, el tema de la gobernabilidad de Suecia ha ocupado gran parte del flujo noticioso.

 

Todos sabían lo que iba a pasar, después de los comicios. Y pasó. Llegó el caos que todos temían y que era inevitable.

 

Ante la diferencia tan acotada entre el bloque de derecha y el de izquierda: un mandato, el partido que sacó más votos, la Socialdemocracia, debía encontrar otros partidos con quien formar gobierno. Y, desde hace ya tiempo atrás, Stefan Löfven (S) le había venido “echando el ojo” al partido Liberal y al partido del Centro.

 

Pero lo primero que pasó, apenas se recompuso la cámara, después de las elecciones, fue que Stefan Löfven fue destituido de su cargo. Desde entonces, Suecia no tiene gobierno. O, mejor dicho, tiene un gobierno de transición, dirigido por Stefan Löfven.

 

Al flamante nuevo presidente del Parlamento, Andreas Norlén, le tocó la difícil tarea de sondear las posibilidades de quien podía asumir como primer ministro sueco. Y ha llamado a varias rondas de conversaciones con los líderes de los partidos, en busca de un nuevo candidato para el puesto. Tarea que ha resultado ser una “misión imposible”.

 

Dos veces, el “talman” ha propuesto un candidato a primer ministro.

 

El 14 de noviembre, la cámara rechazó la propuesta de elegir a Ulf Kristersson (M), como primer ministro sueco, en una votación histórica en la que el partido del Centro y los Liberales, miembros de la Alianza de derecha, votaron en contra de su propio candidato.

- Tomamos nota, dijo un resentido Kristersson, ante la jugada de Annie Lööf ( C) y JanBjörklund (L).

 

Pero este dúo, un mes más tarde, el 14 de diciembre, nuevamente votó No. Esta vez a Stefan Löfven. El segundo candidato propuesto por Andreas Norlén.

 

Las intensas conversaciones entre Löfven (S), Lööf ( C) y Björklund (L), no habían llegado a buen puerto, y la líder del Centro ya lo había hecho público.

 

Annie Lööf le exigió a Stefan Löfven que cortara su colaboración con el partido de Izquierda (V) y además, que hiciera grandes concesiones respecto a los derechos laborales y al “värnskatt”. Lo del impuesto del “värnskatt” la Socialdemocracia está dispuesta a hacer, ahora. Pero el comenzar a desmontar los derechos laborales sería, prácticamente, hacerse el harakiri, para la Socialdemocracia. Constituiría el derrumbe del modelo sueco, y el sindicato sueco de trabajadores, LO, ya lo ha advertido.

 

Por otra parte, nadie entiende cómo van a salir del embrollo en el que se metieron, Lööf y Björklund. Sobre todo Annie Lööf ha apostado muy alto y, de haber nuevas elecciones, sus votantes la pueden castigar por esto.

 

A vuelta de las vacaciones de fin de año, Andreas Norlén podrá proponer dos veces más un candidato para que sea sometido a votación en el Parlamento. Si la cámara no “tolera” (como se dice en el lenguaje parlamentario) ninguno de estos dos candidatos, Norlén no tendrá otra salida que convocar a nuevas elecciones.

 

Ante este caos, la ciudadanía sueca se sigue preguntando por qué los políticos no son capaces de ponerse de acuerdo. Pero el "talman" (Andreas Norlén) trata de conformarse, a pesar de las circunstancias.

- Creo que estas semanas han sido un gran aporte de educación popular sobre cómo funciona nuestra democracia, dijo Andreas Norlén, respecto al torbellino político que se desató en Suecia después de las elecciones.

 

Hasta lo que aquí se sabe, la situación entre los partidos sigue tan bloqueada como lo ha estado desde las elecciones. Ninguno de los partidos quiere ceder un milímetro y, si la cosa sigue así, nos espera un 2019 electoral.

 

 

Para terminar con una buena noticia, puedo agregar que hace poco se celebró, con bombos y platillos, el centenario de la Democracia en Suecia. Porque el 17 de diciembre de 1918, el Parlamento sueco tomó la histórica decisión de adoptar el sufragio universal e igualitario.

 

Aunque, la verdad de las cosas, las mujeres tuvieron que esperar hasta el 24 de mayo del año siguiente, 1919, para poder sufragar. Como de costumbre, la democracia incluía solamente a los hombres.

 

Desde entonces, la lucha por la equidad de género sigue en pie. Las diputadas fueron muy pocas, durante un largo tiempo. Tanto, que solamente en 1960 el porcentaje de hombres en el Parlamento bajó a menos de un 90 por ciento.

 

 

Con la esperanza de un año de Paz, equidad de género y justicia social, Magazín Latino desea a todos sus lectores un Feliz y Próspero Año 2019.

 

Marisol Aliaga

Directora

 

 


El actor Mikael Persbrandt será el encargado de declamar el poema de Alfred Tennyson, "Campanas de Año Nuevo, en Skansen, a las doce de la noche. Foto: Wikipedia. 

 

About Author

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español