Miércoles, 19 Diciembre 2018 | Login
Física canadiense logra ser la tercera mujer galardonada con el Premio Nobel de Física Arthur Ashkin, Gérard Mourou y Donna Strickland. Foto: Ilustración de Nobelprize.org.

Física canadiense logra ser la tercera mujer galardonada con el Premio Nobel de Física

Este martes, la Real Academia de Ciencias de Suecia anunció el Premio Nobel de Física 2018. La mitad del premio va a Arthur Ashkin (USA) y la otra mitad a Gérard Mourou (USA) y Donna Strickland (Cánada).

Por sus “invenciones pioneras en el campo de la física del láser”.

- Pensé que más mujeres habían sido honradas con el Nobel de Física. Tenemos que resaltar a las físicas y supongo que de ahora en adelante serán más las laureadas. Me siento honrada de ser una de ellas, dijo Donna Strickland en la rueda de prensa, en contacto telefónico desde Canadá.

 

 Por: Magazín Latino

 

Los científicos que integran la Real Academia de Ciencias de Suecia dijeron, el año pasado - cuando ninguna mujer fue galardonada con el Nobel - que “hacían esfuerzos para que más mujeres fueran nominadas”.

Este año, Donna Strickland comparte la mitad del Premio Nobel de Física con el científico Gérard Mourou.

La científica canadiense ha consagrado su investigación científica en “las herramientas hechas a base de luz” y concretizó el descubrimiento que ahora la amerita al Nobel cuando se doctoraba (Phd).

 


La Doctora en Física, Donna Strickland. Foto: Universidad de Waterloo. 

 

Comunicado de prensa de la Real Academia de Ciencias de Suecia:

 

El Premio Nobel de Física 2018

La Real Academia de Ciencias de Suecia ha decidido otorgar el Premio Nobel de Física a:

“por invenciones pioneras en el campo de la física del láser”

con una mitad para:

Arthur Ashkin, de Bell Laboratories, Holmdel, EE.UU.

“por las pinzas ópticas y su aplicación en sistemas biológicos”

y la otra mitad del premio, conjuntamente a:

Gérard Mourou, de la Ecole Polytechnique, Palaiseau, Universidad de Francia en Michigan, Ann Arbour, EE.UU.

Donna Strickland, Universidad de Waterloo, Canadá.

“por su método de generación de pulsos ópticos ultracortos de alta intensidad"

  

Herramientas de luz

Las invenciones que se honran este año han revolucionado la física láser. Objetos extremadamente pequeños y procesos increíblemente rápidos se ven ahora en una nueva luz. Instrumentos de avanzada precisión abren áreas de investigación inexploradas y una cantidad de aplicaciones médicas e industriales.

 

Arthur Ashkin inventó unas pinzas ópticas que atrapan partículas, átomos, virus y otras células vivas con su haz de rayos láser. Esta nueva herramienta permitió a Ashkin realizar un antiguo sueño de ciencia ficción - usar la presión de la radiación de la luz para mover objetos físicos. Logró que un rayo láser empujara pequeñas partículas hacia el centro del rayo y mantenerlas allí. Las pinzas ópticas habían sido inventadas.

 

En 1987 ocurrió un gran avance, cuando Ashkin utilizó las pinzas para capturar bacterias vivas sin dañarlas. Inmediatamente comenzó a estudiar los sistemas biológicos, y las pinzas ópticas ahora se utilizan ampliamente para investigar la maquinaria de la vida.

 

Gérard Mourou y Donna Strickland allanaron el camino hacia los pulsos de láser más cortos y más intensos jamás creados por la humanidad. Su revolucionario artículo fue publicado en 1985, y fue la base de la tesis doctoral de Strickland.

 

Usando un enfoque ingenioso, lograron crear pulsos de láser ultracortos de alta intensidad sin destruir el material amplificador.  Primero extendieron los pulsos de láser para reducir su potencia máxima, luego los amplificaron y finalmente los comprimieron. Si un pulso es comprimido a tiempo y se acorta, entonces más luz se concentra en el mismo pequeño espacio– la intensidad del pulso aumenta dramáticamente. 

 

La técnica inventada recientemente por Mourou y Strickland, llamada chirped pulse amplification, CPA, (amplificación de pulso gorjeado) pronto se convirtió en estándar para los láseres siguientes de alta intensidad. Sus usos incluyen millones de cirugías oculares correctivas que se realizan cada año utilizando los rayos láser más agudos.

 

Las innumerables áreas de aplicación aún no se han explorado completamente. Sin embargo, incluso ahora, estos célebres inventos nos permiten hurgar en el micromundo en el mejor espíritu de Alfred Nobel, para el mayor beneficio para la humanidad.

 

 

Arthur Ashkin nació en  1922 in New York, USA. Se doctoró en 1952 en la Universidad de Cornell, Ithaca, EE.UU.    https://history.aip.org/phn/11409018.html

 

Gérard Mourou nació en 1944 en Albertville, Francia. Se doctoró en 1973. www.polytechnique.edu/annuaire/en/users/gerard.mourou

 

Donna Strickland nació en 1959 en Guelph, Canadá. Se doctoró en 1989 en la Universidad de Rochester, EE.UU.

https://uwaterloo.ca/physics-astronomy/people-profiles/donna-strickland

 

 

 

 

DATOS BREVES SOBRE EL PREMIO:

  • Premios de Física: 112
  • Físicos/as laureados/as: 210
  • Mujeres premiadas: 3
  • El más joven laureado: 25 años
  • El de más edad: 96 años

 


 


Media

About Author

Related items

  • Las mujeres brillan en la fiesta Nobel

    “Girls Just Wanna Have Fun”, dijo la Premio Nobel de Física 2018, Donna Strickland, en su discurso en el banquete Nobel, recordando un tema musical de los 80. “Pero estas chicas esperaban salir del trabajo para pasarlo bien. Yo quería pasarlo bien en el trabajo”, aclaró. Le apasiona la Física.

    A su discurso le siguió la Premio Nobel de Química, Frances Arnold, quien brindó, al final de su alocución, por el buen uso que la humanidad le dé a la evolución.

    El traje más llamativo del banquete lo lució Sara Danius, quien acaparó todas las miradas. Un “statement” de la ex secretaria de la Academia sueca, quien, a diferencia de sus colegas de la institución, no quiso pasar inadvertida.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    A pesar de la crisis gubernamental en Suecia y del escándalo de la Academia - que resultó en un premio menos, el de Literatura - estos “detalles” no influyeron en la celebración del día del Nobel, que cada año tiene lugar el 10 de diciembre, fecha en que falleciera “el gran donador”, Alfred Nobel, en San Remo, Italia, donde vivió los últimos años de su vida.

     

    Y este año, la representación femenina estuvo reforzada. Al parecer la Fundación Nobel puso oído a las críticas, y dos de los diez científicos que recibieron su medalla y diploma de las manos del rey Carl Gustaf, en la Casa de Conciertos, eran mujeres. Una por sus investigaciones en el campo de la física experimental, la otra por sus descubrimientos con enzimas y el control de la evolución.

     

    Las festividades comenzaron, como es habitual, en Konserthuset, el imponente edificio azul ubicado en el corazón de Estocolmo, donde, desde muy temprano, habían comenzado los preparativos y las rigurosas medidas de seguridad.

     

    Poco después de las 16.00 horas, los invitados habían tomado sus lugares, y se esperaba la comitiva real, junto a los laureados. Al fin llegaron, el rey, Carl Gustaf, a la cabeza, como siempre, seguido de la reina Silvia, en un elegante vestido verde con joyas y tiara a tono. La princesa Victoria en una bella creación que, en realidad ya lo había portado su madre en 1995, compuesto de un fajín de color verde pistacho, blusa sin mangas rosada, una falda amplia gris y enormes rosetas en la espalda.

     

    Muchas mujeres optaron por el rojo, al igual que la princesa Sofía, esposa del príncipe Carl Philip, quien vestía un vestido entallado con unas mangas muy originales y un collar de perlitas finas ajustadas al cuello.

     

    Las dos laureadas lucían también muy elegantes, una en rojo y la otra en azul marino.  

     

    La película The wife, que se exhibe justo a tiempo para el Nobel, muestra mejor que nadie el estricto protocolo al que se deben atener los premiados. Algo que ensayan cuidadosamente, antes de su encuentro con el rey. En la ceremonia, al salir a recibir su premio, ante el busto de Alfred Nobel y la pared de flores - cada año en distintos tonos, traídas directamente de San Remo - saben muy bien el procedimiento a seguir. Después de recibir su diploma, deben hacer tres reverencias: una ante el rey, otra ante el gran donador y los colegas, y la tercera al público.

     

    Este año, como es habitual, nadie se equivocó.

     

    Y después de este momento tan importante para cada uno de los laureados, un reconocimiento a los esfuerzos de toda una vida, le sigue el banquete Nobel, en el cual se relajan y disfrutan de la compañía de sus colegas, amigos y parientes.

     

    Tal vez la comitiva más numerosa, entre los laureados con el Nobel de Literatura a lo largo de los años, fue la de Gabriel García Márquez. Los invitados festejaron toda la noche – según cuentan quienes estuvieron presentes – con ron enviado por Fidel Castro, desde Cuba.

     

    Este año se destacaron, en el escenario de la Casa de Conciertos - sin contar la realeza - Donna Strickland, Frances Arnold y… Sara Danius. La ex secretaria permanente de la Academia lucía el traje más espectacular de la velada, un faro en medio de los caballeros en fracs negros.

     

    Sara Danius aseguró más tarde, a la prensa, que “no quería decir absolutamente nada, con su atuendo, que fue aprobado tanto por las expertas en moda, como las seguidoras del movimiento #MeToo en Suecia.

    - Es un nuevo capítulo. Pensé que era hora de mostrar alegría, dijo, sonriendo, a la conductora, en la transmisión en directo de la televisión estatal, SVT.

     

    Pero en el noticiero cultural del canal, Kulturnyheter, se especuló, al día siguiente, acerca del vestido, compuesto de más de 25 metros de satín. “Fue su forma de choquear a los pingüinos en frac”, fue una teoría. Otra: “Ella lució su traje en contra de la sociedad patriarcal”. Para esto se necesitaban colores fuertes y chocantes entre sí, y un experto español argumentó que lucía el traje de un torero.

     

    ¿Pero, quien era el toro? Fue la pregunta sin respuesta.

     

     

    Más tarde, durante el banquete Nobel, que comenzó a las 19.00 horas, luego de haber disfrutado lo mejor de la cocina escandinava, las científicas pronunciaron sendos discursos. En estos, celebraron el placer de dedicarse a las Ciencias, y lo gratificante que puede ser el mundo de la investigación. También para las féminas.

     

    La Premio Nobel de Física, Donna Strickland, comenzó su discurso diciendo que debía haber sido Arthur Ashkin, ganador de la mitad del premio Nobel, quien debería haber hecho uso de la palabra. Pero, Ashkin, el laureado de más edad de la historia, de 96 años, no se sintió en condiciones de viajar a Estocolmo, y fue representado por su hijo.

     

    Donna  Strickland es la tercera mujer que recibe el Premio Nobel de Física (¡).

     

    Confesó   que se sentía “humildemente orgullosa” de hacerle compañía a Marie Curie y a Maria Göppert-Mayer.

     

    Marie Curie es la única persona que ha recibido el Nobel dos veces: en Química y en Física. “Fue una científica increíble”, dijo Strickland.

     

    Y otro dato hace que Marie Curie sobresalga: su hija también recibió el galardón.

     

    Strickland recordó que cuando era estudiante, en 1983, el tema de Cyndi Lauper “Girls Just Wanna Have Fun” era muy popular. Pero aclaró: “Estas chicas esperaban salir del trabajo para pasarlo bien. yo quería pasarlo bien en el trabajo”.

     

    Y lo consiguió.  “Tenemos juguetes increíbles, con los que hacemos cosas mágicas”, dijo, y no cupo duda de que la física experimental le parece sumamente divertida.

    - No hay nada más fascinante que construir un aparato que es único en el mundo, y que funciona. Bueno, sin contar el ser despertada a las cinco de la mañana, porque la Academia de Ciencias Sueca consideró que era un momento fascinante para la física de los rayos laser, dijo, riendo.

     

    El humor también abundó en el discurso de su colega, la Premio Nobel de Química, Frances Arnold, quien comenzó su discurso con un cuento de manzanas que se desplazaban en todas las direcciones, pero que solo las que caían al suelo germinaban y fueron las que quedaron después millones de años de evolución.

     

    Explicó sobre el uso – y el mal uso – que se le puede dar al poder controlar la evolución dirigida de enzimas y pidió un brindis “para la evolución y porque le demos un buen uso”.

     

     

  • Un Premio Nobel del que podemos prescindir

    En 1976, el Comité del Premio de Ciencias Económicas fue duramente criticado por la insensibilidad demostrada al otorgar el Nobel de Economía a Milton Friedman, vinculado a los “Chicago boys” chilenos.

    “Un propósito tácito del premio ha sido, durante muchos años, la economía liberal del mercado. Probablemente Alfred Nobel se enfurecería si lo hubiera sabido”, escribe Björn Elmbrant, en esta columna.

     

     Fuente: Dagens Arena/10-10-2018/Editorial/Björn Elmbrant

     

    En numerosas ocasiones, chiflados políticos han recibido el Premio Nobel de Economía. Un propósito tácito del premio ha sido, durante muchos años, normalizar la economía liberal del mercado. Probablemente Alfred Nobel se enfurecería si lo hubiera sabido.

    Muchos se han lamentado de que este año no se haya otorgado el premio Nobel de Literatura, teniendo en cuenta las contradicciones dentro de la Academia. En cambio, no sería una gran tragedia si el llamado Premio Nobel de Economía desapareciera.

    Este muy extraño galardón, formalmente llamado Premio de Economía del Banco Nacional (Riksbanken) en memoria de Alfred Nobel, fue creado por el Riksbanken hace 50 años, sin consulta al Parlamento.

    Uno de los declarados propósitos de esta distinción, fue darle a la economía política un estatus científico, con el fin de hacerla tan exacta como la química y la física. Pero casi nunca lo es.

    Uno de los críticos más duros de la macroeconomía, por su a veces débil arraigo en la realidad, es uno de los laureados esta semana, Paul M. Romer. Él ha criticado duramente como se ha ocultado una opinión política detrás de una excesiva utilización de la matemática, y a través de ser un grupo cerrado y homogéneo donde todos deben pensar lo mismo. Es por lo que las teorías de los economistas políticos fallan, una y otra vez.

    Es famoso el error del premio Nobel de Economía, Robert E. Lucas. En 2003 creyó haber encontrado un modelo que hacía que la economía se pudiese arreglar sin políticos y que “el problema central para impedir depresiones había sido resuelto”. Sin embargo, cinco años más tarde vino la gran crisis financiera, que los políticos debieron resolver.

    En 1997, otros dos estadounidenses obtuvieron el premio Nobel por sus teorías para efectivizar los mercados financieros. Poco después, el fondo especulativo de alto riesgo, LTCM, tuvo que ser rescatado por otros bancos.

    Es importante señalar que en ocasiones el premio se otorga a economistas sensatos, como Robert Schiller y Elionor Ostrom, ambos profundamente arraigados en la realidad.

    Típicamente, esta última es la única mujer que ha recibido el premio, en sus 50 años de existencia, quizás porque el pensamiento en grupo es tradicionalmente un área masculina.

    Pero al mismo tiempo varios chiflados políticos han recibido el premio, ya que un propósito tácito del premio ha sido durante muchos años normalizar las ideas de libre mercado.

    Es por lo que personas como Friedrich Hayek y James Buchanan obtuvieron el premio, a pesar de que principalmente eran agitadores neoliberales, que solo podían odiar al Estado y apenas tenían méritos económicos que mostrar.

    El inventor e industrial Alfred Nobel probablemente se habría enfurecido si hubiera sabido que en su nombre se otorgaba un galardón que durante años y no rara vez premió a aquellos que habían deseado que los principios del mercado se aplicaran en todas partes, y que la política de bienestar socialdemócrata había sido muy costosa.

    Esto porque Nobel había escrito que odiaba los negocios con todo su corazón, y que se consideraba a sí mismo como un socialdemócrata.

    Los millones que se reparten todos los años a los laureados de economía, se consiguieron en forma golpista, cuando el Riksbanken tomó una considerable suma de los fondos AP y los convirtió en una fundación. Por lo tanto, una parte de las pensiones con tanto esfuerzo pagadas por los asalariados fueron utilizadas para rendir homenaje a economistas que rara vez defienden los intereses populares.

    El hecho de que el premio, durante los últimos años haya tenido algunos laureados dignos, no frustra el hecho de que el propósito de hacer del premio de economía una ciencia como cualquier otra, apenas se ha logrado. Los fiascos politizados son muchos, en los 50 años de existencia del premio.

    Por lo tanto, pocos lamentarían que este extraño premio dejara de otorgarse. Los dineros que no se gasten en festejos serían mucho más útiles cubriendo los huecos del sistema de pensiones.

     


    Copia de la medalla que reciben los laureados. Foto: Marisol Aliaga.

     

  • Nobel de Química 2018 a tres científicos que controlan el poder de la evolución

    La Real Academia de Ciencias otorgó el Premio Nobel de Química 2018 a tres científicos que “han dominado, de alguna manera, el poder de la evolución. Han tomado el control de la evolución y lo han usado para propósitos que van en beneficio de la humanidad”, escribe la Academia.

    Frances Arnold (USA) recibe la mitad del premio por “la evolución dirigida de las enzimas”. En tanto que George Smith (USA) y Sir Gregory Winter comparten la otra mitad por haber desarrollado anticuerpos con el método llamado representación de los vagos. De esta forma se puede combatir las enfermedades auto-inmunes y en algunos casos curar el cáncer.

     

     Por: Magazín Latino

     

    A las 11:45 de la mañana del miércoles, tal cual estaba anunciado, la Real Academia de Ciencias dio a conocer los laureados con el Premio Nobel de Química 2018.

     

    - La Real Academia de Ciencias ha decidido hoy asignar la mitad del Nobel de Química 2018 a Frances Arnold, por la evolución dirigida de las enzimas, y la otra mitad conjuntamente a George Smith y Sir Gregory Winter, por el fagdisplay de péptidos y anticuerpos, dijo Göran Hansson, el secretario permanente de la Real Academia de Ciencias.

     

    Frances Arnold (1956) pasa a ser la quinta – de los 181 galardones otorgados desde 1901 – mujer en ser honrada con el Nobel de Química.

     

    En 2016, la ingeniera bioquímica del Instituto de Tecnología de California, recibió el  “nobel” de Tecnología. En esa ocasión, ella afirmó:

    - Soy optimista y creo que podemos cambiar nuestra conducta con respecto al planeta, todo depende si tenemos una buena alternativa. Tenemos que aprender a ser sostenibles. Deberíamos reciclar prácticamente todo. El mundo biológico utiliza todo, hasta la última partícula.

     

    Hoy fue galardonada con el Nobel, sin comillas.

     


    Los laureados con el Nobel de Química 2018: 
    Frances Arnold, George Smith y Sir Gregory Winter. Foto: Marisol Aliaga.

     

     
    El panel al dar a conocer los laureados, el miércoles. Foto: Marisol Aliaga. 

     

    Comunicado de prensa:

     

    La Real Academia Sueca de Ciencias ha decidido galardonar con el Premio Nobel de Química 2018 a

    con una mitad a

    Frances H. Arnold

    Instituto de Tecnologia de California, Pasadena, USA

    “por la evolución dirigida de las enzimas”

     

    y la otra mitad es compartida por

    George P. Smith

    Universidad de Missouri, Columbia, USA

    y

    Sir Gregory P. Winter

    MRC Laboratorio de Biología Molecular, Cambridge, UK

    “por la representación de los fagos en los péptidos y anticuerpos”

     

    Ellos tomaron el control del poder de la evolución

     

    El poder de la evolución se revela a través de la diversidad de la vida. Los Premios Nobel de Química de 2018 han tomado el control de la evolución y lo han utilizado con fines que ofrecen el mayor beneficio a la humanidad. Las enzimas producidas a través de la evolución dirigida se utilizan para fabricar desde biocombustibles hasta productos farmacéuticos. Los anticuerpos que resultaron utilizando un método llamado representación de fagos pueden combatir enfermedades autoinmunes y, en algunos casos, curar el cáncer metastásico.

     

    Desde que surgieron las primeras semillas de la vida, hace unos 3.700 millones de años, casi todas las grietas de la Tierra se han llenado de diferentes organismos. La vida se ha extendido a aguas termales, océanos profundos y desiertos secos, debido a que la evolución ha resuelto una serie de problemas químicos. Las herramientas químicas de la vida, las proteínas, se han optimizado, cambiado y renovado, creando una diversidad increíble.

     

    Los premios Nobel de química de este año se inspiraron en el poder de la evolución y utilizaron los mismos principios - el cambio genético y la selección - para desarrollar proteínas que resuelven los problemas químicos de la humanidad.

     

    La mitad del Premio Nobel de Química de este año se otorga a Frances H. Arnold.En 1993, realizó la primera evolución dirigida de enzimas, que son proteínas que catalizan reacciones químicas. Desde entonces, ha refinado los métodos que ahora se utilizan habitualmente para desarrollar nuevos catalizadores. Los usos de las enzimas de Frances Arnold incluyen una fabricación más respetuosa de sustancias químicas con el medio ambiente, como productos farmacéuticos, y la producción de combustibles renovables para un sector de transporte más ecológico.

     

    Para leer el comunicado de prensa en su totalidad – haga clic

     

    Lecciones sobre el Premio Nobel de Química 2018 (en inglés)

     

    DATOS BREVES

    • Premios de Química: 110
    • Químicos/as laureados/as: 181
    • Mujeres premiadas: 5
    • El más joven: 35 años
    • El mayor: 85 años

     


    El Profesor Göran Hansson, Secretario General de la Real Academia Sueca de las Ciencias. Foto: Marisol Aliaga.

     


     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español