Sábado, 23 Febrero 2019 | Login
Paolo Macchiarini y el escándalo del Instituto Karolinska ¿Héroe o villano? El cirujano Paolo Macchiarini forma parte del equipo de investigadores del Instituto Karolinska. Foto: Captura de pantalla de SVT.

Paolo Macchiarini y el escándalo del Instituto Karolinska

31 de enero de 2016 . Actualizado: 02 febrero de 2016 | SOCIEDAD - CIENCIAS |

 

ESTOCOLMO: Gran debate ocasionó en Suecia el documental transmitido por la televisión estatal, SVT, relacionado con el afamado cirujano italiano Paolo Macchiarini.

"Los experimentos" se titula el film realizado por el productor de TV, Bosse Lindquist, quien siguió durante un año los pasos del galeno italiano. El reportaje deja al desnudo detalles comprometedores no sólo para Macchiarini, sino también para el prestigioso Instituto Karolinska, conocido internacionalmente por el Premio Nobel de Medicina.

- Si tuviera que elegir entre un pelotón de fusilamiento o el método de Macchiarini, me quedo con lo primero, es menos doloroso, dice un especialista belga, en el documental.

 

Por: Marisol Aliaga

 

El cerco se cierra en torno al afamado cirujano Paolo Macchiarini, a raíz del documental transmitido por la televisión estatal, SVT, "Los experimentos".

El rector del Instituto Karolinska, Anders Hamsten, que hasta ahora había brindado su apoyo incondicional al académico, manifestó recientemente que: "Si se comprueba la veracidad de lo que muestra el documental, Paolo Macchiarini no puede mantener su cargo en el Instituto Karolinska". Y el martes 01 de enero añadió que ya "no tiene confianza en Macchiarini.

La pregunta es si Hamsten puede mantener su propio cargo, luego de este escándalo que ha dejado muy mal plantado al Instituto, que trabaja en colaboración con el hospital universitario del mismo nombre.

El documental de SVT deja al descubierto que Macchiarini operó tráqueas bioartificiales en el Hospital universitario Karolinska, sin autorización de parte del consejo ético, sin seguir los protocolos exigidos para este tipo de intervenciones, y sin ser fidedigno en la documentación posterior.

No sólo dio falsas esperanzas a sus pacientes, sino que además los utilizó como conejillos de Indias, según muestra el documental.

A raíz de las revelaciones del reportaje, la presidenta de la Asociación de Médicos, Heidi Stensmyren, consignó que la dirección del Instituto Karolinska - que el año pasado absolvió a Macchiarini de las acusaciones que pesaban sobre él - debía ser investigada.

Al mismo tiempo el presidente de la Junta Directiva del instituto, Lars Leijonborg, señaló que no bastaba con la investigación que prometida por Hamsten.

- No basta, ya que él será uno de los investigados. Se requiere una revisión externa, afirmó Leijonborg.

La Ministra de Enseñanza Superior e Investigación, Helene Hellmark Knutsson, por su parte, declaró que temía que la imagen de Suecia, como referente en la investigación científica a nivel mundial, podría resultar dañada.

Y se han levantado voces para que se haga un receso de al menos dos años, en la entrega del Premio Nobel de Medicina. El Instituto Karolinska debe recuperar, antes de este evento magno, la confianza de la comunidad científica internacional.

 

¿Quién es Paolo Macchiarini?

 

El cirujano italiano de 57 años de edad se dio a conocer en el mundo de la Medicina cuando, en el 2008, realizó un trasplante de tráquea a una mujer colombiana, quien sufría de graves problemas respiratorios. Claudia Castillo se transformó en la primera persona en el mundo a quien le fue trasplantada la tráquea de un donante, con ayuda de células madre. La intervención se llevó a cabo en un hospital de Barcelona, en España.

Macchiarini saltó nuevamente a la fama en el 2011, cuando llevó a cabo el primer trasplante en el mundo de una tráquea artificial, esta vez en el Instituto Karolinska, en Estocolmo.

El año anterior, 2010, había sido contratado como investigador invitado del Instituto Karolinska, con el propósito de dirigir un nuevo departamento de medicina regenerativa.

Fue recibido como una estrella, fascinando a sus prominentes colegas con su carismática personalidad, su imponente CV y su habilidad como cirujano.

"Con carisma y grandes visiones Paolo Macchiarini encantó a la élite médica. Con gusto se refiere a sí mismo como un "científico loco" y ha cautivado a colegas, pacientes y periodistas. Pero también puede caer en furiosos ataques contra cualquiera que ponga en duda su capacidad, y ha persuadido a pacientes a tomar riesgos extremos", escribe SVT en la presentación del documental.

Aunque ninguno de sus colegas entendía cien por ciento cómo funcionaría, en la práctica, las innovativas intervenciones quirúrgicas del galeno italiano.

Macchiarini quería que el trasplante de tráquea tomara menos tiempo. El caso de Claudia Castillo, con el proceso de lavado de la tráquea del donante y el revestimiento del órgano con células madre de la receptora había sido un proceso largo.

- No tenemos tiempo que perder dice, muy serio, el cirujano en una de las escenas del documental que consta de tres capítulos, tres horas en total.

Su innovativo método consistía en obtener un molde en 3D de la tráquea del paciente, el que se fabricaba seguidamente en un material sintético poroso (PSS-PCU) fabricado por una empresa norteamericana. Esta tráquea bioartificial era posteriormente impregnada durante un lapso de tiempo con células madre del receptor, y finalmente se operaba, en el lugar exacto de dónde había sido extraída.

El material inerte, en el baño de células madre, de pronto, y como por arte de magia, se iba a transformar en materia viva, según Macchiarini.

Y uno de los problemas más graves de la medicina actual: la falta de órganos, estaba resuelto. Se podrían fabricar prácticamente en serie.

- Como Frankenstein, explica, con una sonrisa, el cirujano a un peluquero, cuando éste le pregunta sobre su profesión y Macchiarini responde que se dedica a crear órganos artificiales, en una escena de "Los experimentos".

 

El primer paciente del mundo en recibir una tráquea artificial

 

Andemariam Teklesenbet Beyene, un eritreano de 37 años quien cursaba estudios de ingeniería en Island, se transformó en el primer paciente del mundo en recibir la primera tráquea bioartificial. El 9 de junio del 2011.

La operación estuvo a cargo de Macchiarini y un equipo de cirujanos y se llevó a cabo en el Hospital universitario Karolinska de Huddinge, en Estocolmo. Fue una difícil operación de largas horas de duración. La intervención fue descrita como "un éxito total. Un hito en la historia de la medicina moderna".

El 21 de noviembre del 2011, Macchiarini opera a un segundo paciente, Christopher Lyles, de los Estados Unidos, quien, al igual que Andemariam, padece de cáncer. Falleció al cabo de unos meses.

A pesar de que Andemariam debe volver de urgencia el 21 de noviembre del mismo año al Karolinska, a raíz de tejidos inflamados que bloquean las vías respiratorias, y que en realidad se desconoce el futuro del paciente, Macchiarini publica pocos días después un artículo en la prestigiosa revista médica The Lancet, donde afirma que el trasplante de la tráquea artificial resultó completamente satisfactorio y esto es una "prueba de que el método funciona".

Al cumplirse un año de la operación de Andemariam, Macchiarini y su equipo ofrecen una rueda de prensa y presentan al saludable paciente, entre brindis y flashes de las cámaras.

No obstante, según muestra el documental de SVT, el estudiante eritreano nunca gozó de la buena salud que se le atribuía. Su viuda cuenta, entre sollozos, que Andemariam le había dicho, al ver las notas de prensa de entonces: "¿Cómo pueden escribir eso? ¡No es verdad!".

Andemariam sufría de serias complicaciones en sus vías respiratorias, luego de la operación.

Los médicos que lo trataban - en Islandia - se habían visto obligados a aplicarle un "stent", una armazón de metal que sujetaba la tráquea, que se hacía cada vez más estrecha.

Durante dos años y medio luchó Andemariam por su vida. Su viuda cuenta que él viajó a Suecia, antes de morir, buscando la ayuda de Macchiarini, pero éste se encontraba en Estados Unidos, o en Italia. "Viaje para allá", le habían instado, en Estocolmo.

Andemariam falleció luego de una larga y dolorosa agonía. Luego de su deceso, los médicos que hicieron la autopsia se encontraron con una macabra sorpresa. La tráquea que "había sido todo un éxito", se había desprendido en un 90 por ciento, y toda la zona estaba inflamada y rodeada de tejido necroso. Nunca había funcionado debidamente.

El documental muestra además que Andemariam había estado aterrorizado frente a la operación. Sus médicos habían solicitado ayuda internacional en vista del cáncer a la tráquea que se diagnosticaba difícil de tratar, y sus colegas de Estocolmo habían recomendado a Macchiarini.

Sin embargo, Andemariam estaba muy inseguro de ponerse en las manos del famoso cirujano.

Hasta ese momento había podido llevar una vida casi normal. Aunque nadie podía saber cuánto tiempo más viviría, el cáncer que padecía era de desarrollo lento.

- Pero el doctor Paolo lo convenció, dice su viuda, Merhawit. ¿Quieres poder ver crecer a tus hijos? Le había preguntado Macchiarini y le había asegurado que con la nueva tráquea viviría ocho - diez años más.

Entre paréntesis se puede agregar que el cirujano italiano enfrenta en Florens una denuncia de intimidación a pacientes.

El cirujano hizo firmar a Andemariam un documento en el que éste asume que esta es su única oportunidad de sobrevivir. Y le aseguró que el método quirúrgico había sido probado en cerdos, lo cual tranquilizó en parte al paciente.

La verdad es que no había experimentado ni siquiera en ratas.

 

Un buen cirujano sabe cuando no debe operar

 

El segundo capítulo del documental lleva por título "Todo cirujano tiene su cementerio" y muestra la desgarradora historia de Julia Tuulik, una joven madre rusa que luego de un accidente automovilístico respira a través de un orificio en su garganta.

- Me duele al respirar, al hablar, al acostarme, me duele todo el tiempo, dice Julia. Ella solamente quiere llevar una vida normal, y poder jugar con su hijo.

Su madre cuenta que Julia estaba embarazada al ocurrir el accidente en el cual casi perdió la vida, pero los médicos lograron salvar a ella y a su bebé. Para no poner en riesgo la vida de su pequeño, la joven madre rechazó todo tipo de calmantes, durante el parto.

Julia está feliz de ser la elegida para la operación de tráquea, en el hospital clínico de Krasnodar, al sur de Rusia. Macchiarini trabaja también en colaboración con esta clínica, y quiere probar su nueva teoría: la tráquea artificial no ha funcionado porque los pacientes han estado enfermos, se requieren pacientes sanos. Y Julia Tuulik se transforma en la primera persona que no padece de una enfermedad terminal y se le implanta una tráquea sintética.

- Un cirujano sabe cuando no debe operar, dice un colega de Macchiarini en una escena del documental. Y agrega que es necesario prepararse concienzudamente, para no toparse con sorpresas. Macchiarini asiente, en forma displicente, más preocupado de su celular, que de lo que dice su colega.

El 14 de julio de 2012 se llevó a cabo la operación de Julia, apresuradamente y haciendo caso omiso a los obstáculos: ninguna de las tres tráqueas que se habían preparado funcionaba perfectamente, pero ni Macchiarini ni sus colegas rusos pararon la operación.

Un par de días después, Julia era presentada por Macchiarini en un una rueda de prensa.

- Sean amables con ella, les tiene un poco de miedo, dijo triunfante y sonriendo el carismático cirujano. Y agregó que el ver a esta joven madre que no podía jugar con su hijito, le había partido el corazón, y que desde entonces se había propuesto ayudarla.

Macchiarini se había encontrado con Julia el día anterior.

- Yo no le tengo miedo a ninguno de Uds. dijo Julia.

Sin embargo, a la hermosa bailarina la esperaba un cruel destino. Las escenas siguientes son desgarradoras, su madre y su viudo dan testimonio de los sufrimientos de Julia.

- Al llegar a casa tenía un olor extraño, como a algo sintético. Y luego comenzó a oler muy mal. Se estaba pudriendo por dentro, dijo su madre.

Su viudo, con lágrimas en los ojos, expresó que Julia sólo había querido tener una mejor calidad de vida. Él hubiera preferido que Julia se hubiese conformado con su situación antes de la operación, pero su esposa quería ser la mujer que era antes, sana y bella.

Al igual que la élite del Instituto Karolinska, Julia había creído en las teorías de Paolo Macchiarini, y del gerente de la empresa fabricante de las tráqueas, David Green, de Harvard Bioscience, quien le había mostrado una tráquea similar a la suya, antes de la operación, para darle confianza en el método.

En septiembre de 2014, fallece Julia.

 

"El laberinto de la verdad"

 

Pero no fue la única. Sin monitorear el desarrollo post-operatorio de Andemariam, o de Julia, o de los otros pacientes, Macchiarini siguió operando. En total a ocho personas, de las cuales dos siguen con vida. A uno de ellos los médicos lograron extraerle la tráquea artificial, pero requiere de atención permanente, mientras que una estudiante universitaria turca sigue internada, tres años después de la operación, en la unidad de cuidados intensivos. Ambos esperan donantes apropiados.

Luego de conocerse los resultados de la autopsia del primer paciente, cuatro colegas de Macchiarini comienzan a investigar las publicaciones del cirujano. Y descubren graves irregularidades. El 18 de junio de 2014, presentan una denuncia ante el rector del Instituto Karolinska, por presunto engaño en seis publicaciones científicas. Un documento de 400 carillas.

- ¡Pensamos que esto iba a caer como una bomba!, dice uno de los médicos que presentó la denuncia en contra de Macchiarini.

No pasó nada. Mejor dicho, los cuatro facultativos fueron intimidados, en tanto que la rectoría del Instituto Karolinska guardaba silencio.

Al mismo tiempo el investigador belga Pierre Delaere afirmaba que esto era "la mentira más grande en la historia de la medicina moderna". Y denunciaba el artículo de Macchiarini en The Lancet como engaño.

- Si tuviera que elegir entre un pelotón de fusilamiento y el método de Macchiarini, me quedo con lo primero, es menos doloroso, consigna Delaere, en el documental.

A cirujano le parece increíble que el Karolinska haya podido aceptar las teorías de Macchiarini, puesto que células vivas no pueden crecer de material muerto.

- El que tráqueas sintéticas pudieran cobrar vida con ayuda de células madres es totalmente imposible, dijo.

Lo que viene a continuación debería ser también imposible. El Instituto Karolinska encargó la revisión del caso a un investigador externo, Bengt Gerdin.

Gerdin llegó a la conclusión de que lo que escribía Paolo Macchiarini en sus artículos científicos no reflejaban la realidad, o sea, el cirujano había faltado a la verdad.

Sin embargo, en una conferencia de prensa, poco tiempo después, el rector del KI, Anders Hamsten, declaró que, "si bien es cierto habían algunas faltas, Macchiarini no había cometido ningún engaño, por lo tanto el instituto mantenía su confianza en él".

Es entonces que el periodista Bosse Lundquist tiene la idea de hacer un documental:

- Comencé hace un año atrás, cuando cuatro médicos y cirujanos del hospital Karolinska denunciaron engaños en la investigación y desvelaron que pacientes habían sido sometidos a experimentos que antes no habían sido probados en animales. Una documentación contundente que había sido respondida solamente con ataques. Entonces me pregunté: ¿qué pasa aquí?, dice, en una entrevista con la radio sueca.

Y afirma que el Hospital y el Instituto Karolinska son dos de las principales instituciones del país, por lo tanto, lo que sucede allí es de vital importancia.

- Seres humanos han muerto en medio de terribles dolores. Porque los controles necesarios no han funcionado, dijo el productor.

 

En la última parte del documental, titulado "El laberinto de la verdad", Bosse Lundquist confronta a Paolo Macchiarini. Pero éste, envalentonado con el fallo del Instituto Karolinska no acepta responder las preguntas claves.

Ante la pregunta de si tuvo dudas en operar a Julia, quien no estaba enferma grave, el cirujano contestó:

- Por supuesto que siento dudas. Nos dedicamos a cosas complicadas, o ¿crees que somos bestias?

Según Macchiarini, se cometen errores al principio de toda investigación, pero que esto es necesario. En el futuro será diferente. Más o menos: "En el camino se arregla la carga".

- ¿Qué crees que soy, Dios? Soy un ser humano, y los seres humanos cometemos errores, dice, en otra secuencia.

 

Al parecer el Instituto Karolinska ha sido de la misma opinión. Aunque los facultativos entrevistados distan de dar respuestas coherentes.

Dentro de pocos días se sabrán los resultados de las más urgentes investigaciones en curso. Mientras tanto, la pregunta de Bosse Lindquist sigue repicando:

"¿Qué vale más, la reputación del Instituto Karolinska, o la vida de un ser humano?"

 

 

 

 

 

 

 

Enlace al documental - Experimenten: Stjärnkirurgen - avsnitt 1 (En sueco y en inglés. Disponible hasta 30 días más) - haga clic

 

Enlace a un artículo en Vanity Fair que cuenta algo de la vida privada de Paolo Macchiarini (En inglés)

 

About Author

Related items

  • Las mujeres brillan en la fiesta Nobel

    “Girls Just Wanna Have Fun”, dijo la Premio Nobel de Física 2018, Donna Strickland, en su discurso en el banquete Nobel, recordando un tema musical de los 80. “Pero estas chicas esperaban salir del trabajo para pasarlo bien. Yo quería pasarlo bien en el trabajo”, aclaró. Le apasiona la Física.

    A su discurso le siguió la Premio Nobel de Química, Frances Arnold, quien brindó, al final de su alocución, por el buen uso que la humanidad le dé a la evolución.

    El traje más llamativo del banquete lo lució Sara Danius, quien acaparó todas las miradas. Un “statement” de la ex secretaria de la Academia sueca, quien, a diferencia de sus colegas de la institución, no quiso pasar inadvertida.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    A pesar de la crisis gubernamental en Suecia y del escándalo de la Academia - que resultó en un premio menos, el de Literatura - estos “detalles” no influyeron en la celebración del día del Nobel, que cada año tiene lugar el 10 de diciembre, fecha en que falleciera “el gran donador”, Alfred Nobel, en San Remo, Italia, donde vivió los últimos años de su vida.

     

    Y este año, la representación femenina estuvo reforzada. Al parecer la Fundación Nobel puso oído a las críticas, y dos de los diez científicos que recibieron su medalla y diploma de las manos del rey Carl Gustaf, en la Casa de Conciertos, eran mujeres. Una por sus investigaciones en el campo de la física experimental, la otra por sus descubrimientos con enzimas y el control de la evolución.

     

    Las festividades comenzaron, como es habitual, en Konserthuset, el imponente edificio azul ubicado en el corazón de Estocolmo, donde, desde muy temprano, habían comenzado los preparativos y las rigurosas medidas de seguridad.

     

    Poco después de las 16.00 horas, los invitados habían tomado sus lugares, y se esperaba la comitiva real, junto a los laureados. Al fin llegaron, el rey, Carl Gustaf, a la cabeza, como siempre, seguido de la reina Silvia, en un elegante vestido verde con joyas y tiara a tono. La princesa Victoria en una bella creación que, en realidad ya lo había portado su madre en 1995, compuesto de un fajín de color verde pistacho, blusa sin mangas rosada, una falda amplia gris y enormes rosetas en la espalda.

     

    Muchas mujeres optaron por el rojo, al igual que la princesa Sofía, esposa del príncipe Carl Philip, quien vestía un vestido entallado con unas mangas muy originales y un collar de perlitas finas ajustadas al cuello.

     

    Las dos laureadas lucían también muy elegantes, una en rojo y la otra en azul marino.  

     

    La película The wife, que se exhibe justo a tiempo para el Nobel, muestra mejor que nadie el estricto protocolo al que se deben atener los premiados. Algo que ensayan cuidadosamente, antes de su encuentro con el rey. En la ceremonia, al salir a recibir su premio, ante el busto de Alfred Nobel y la pared de flores - cada año en distintos tonos, traídas directamente de San Remo - saben muy bien el procedimiento a seguir. Después de recibir su diploma, deben hacer tres reverencias: una ante el rey, otra ante el gran donador y los colegas, y la tercera al público.

     

    Este año, como es habitual, nadie se equivocó.

     

    Y después de este momento tan importante para cada uno de los laureados, un reconocimiento a los esfuerzos de toda una vida, le sigue el banquete Nobel, en el cual se relajan y disfrutan de la compañía de sus colegas, amigos y parientes.

     

    Tal vez la comitiva más numerosa, entre los laureados con el Nobel de Literatura a lo largo de los años, fue la de Gabriel García Márquez. Los invitados festejaron toda la noche – según cuentan quienes estuvieron presentes – con ron enviado por Fidel Castro, desde Cuba.

     

    Este año se destacaron, en el escenario de la Casa de Conciertos - sin contar la realeza - Donna Strickland, Frances Arnold y… Sara Danius. La ex secretaria permanente de la Academia lucía el traje más espectacular de la velada, un faro en medio de los caballeros en fracs negros.

     

    Sara Danius aseguró más tarde, a la prensa, que “no quería decir absolutamente nada, con su atuendo, que fue aprobado tanto por las expertas en moda, como las seguidoras del movimiento #MeToo en Suecia.

    - Es un nuevo capítulo. Pensé que era hora de mostrar alegría, dijo, sonriendo, a la conductora, en la transmisión en directo de la televisión estatal, SVT.

     

    Pero en el noticiero cultural del canal, Kulturnyheter, se especuló, al día siguiente, acerca del vestido, compuesto de más de 25 metros de satín. “Fue su forma de choquear a los pingüinos en frac”, fue una teoría. Otra: “Ella lució su traje en contra de la sociedad patriarcal”. Para esto se necesitaban colores fuertes y chocantes entre sí, y un experto español argumentó que lucía el traje de un torero.

     

    ¿Pero, quien era el toro? Fue la pregunta sin respuesta.

     

     

    Más tarde, durante el banquete Nobel, que comenzó a las 19.00 horas, luego de haber disfrutado lo mejor de la cocina escandinava, las científicas pronunciaron sendos discursos. En estos, celebraron el placer de dedicarse a las Ciencias, y lo gratificante que puede ser el mundo de la investigación. También para las féminas.

     

    La Premio Nobel de Física, Donna Strickland, comenzó su discurso diciendo que debía haber sido Arthur Ashkin, ganador de la mitad del premio Nobel, quien debería haber hecho uso de la palabra. Pero, Ashkin, el laureado de más edad de la historia, de 96 años, no se sintió en condiciones de viajar a Estocolmo, y fue representado por su hijo.

     

    Donna  Strickland es la tercera mujer que recibe el Premio Nobel de Física (¡).

     

    Confesó   que se sentía “humildemente orgullosa” de hacerle compañía a Marie Curie y a Maria Göppert-Mayer.

     

    Marie Curie es la única persona que ha recibido el Nobel dos veces: en Química y en Física. “Fue una científica increíble”, dijo Strickland.

     

    Y otro dato hace que Marie Curie sobresalga: su hija también recibió el galardón.

     

    Strickland recordó que cuando era estudiante, en 1983, el tema de Cyndi Lauper “Girls Just Wanna Have Fun” era muy popular. Pero aclaró: “Estas chicas esperaban salir del trabajo para pasarlo bien. yo quería pasarlo bien en el trabajo”.

     

    Y lo consiguió.  “Tenemos juguetes increíbles, con los que hacemos cosas mágicas”, dijo, y no cupo duda de que la física experimental le parece sumamente divertida.

    - No hay nada más fascinante que construir un aparato que es único en el mundo, y que funciona. Bueno, sin contar el ser despertada a las cinco de la mañana, porque la Academia de Ciencias Sueca consideró que era un momento fascinante para la física de los rayos laser, dijo, riendo.

     

    El humor también abundó en el discurso de su colega, la Premio Nobel de Química, Frances Arnold, quien comenzó su discurso con un cuento de manzanas que se desplazaban en todas las direcciones, pero que solo las que caían al suelo germinaban y fueron las que quedaron después millones de años de evolución.

     

    Explicó sobre el uso – y el mal uso – que se le puede dar al poder controlar la evolución dirigida de enzimas y pidió un brindis “para la evolución y porque le demos un buen uso”.

     

     

  • Un Premio Nobel del que podemos prescindir

    En 1976, el Comité del Premio de Ciencias Económicas fue duramente criticado por la insensibilidad demostrada al otorgar el Nobel de Economía a Milton Friedman, vinculado a los “Chicago boys” chilenos.

    “Un propósito tácito del premio ha sido, durante muchos años, la economía liberal del mercado. Probablemente Alfred Nobel se enfurecería si lo hubiera sabido”, escribe Björn Elmbrant, en esta columna.

     

     Fuente: Dagens Arena/10-10-2018/Editorial/Björn Elmbrant

     

    En numerosas ocasiones, chiflados políticos han recibido el Premio Nobel de Economía. Un propósito tácito del premio ha sido, durante muchos años, normalizar la economía liberal del mercado. Probablemente Alfred Nobel se enfurecería si lo hubiera sabido.

    Muchos se han lamentado de que este año no se haya otorgado el premio Nobel de Literatura, teniendo en cuenta las contradicciones dentro de la Academia. En cambio, no sería una gran tragedia si el llamado Premio Nobel de Economía desapareciera.

    Este muy extraño galardón, formalmente llamado Premio de Economía del Banco Nacional (Riksbanken) en memoria de Alfred Nobel, fue creado por el Riksbanken hace 50 años, sin consulta al Parlamento.

    Uno de los declarados propósitos de esta distinción, fue darle a la economía política un estatus científico, con el fin de hacerla tan exacta como la química y la física. Pero casi nunca lo es.

    Uno de los críticos más duros de la macroeconomía, por su a veces débil arraigo en la realidad, es uno de los laureados esta semana, Paul M. Romer. Él ha criticado duramente como se ha ocultado una opinión política detrás de una excesiva utilización de la matemática, y a través de ser un grupo cerrado y homogéneo donde todos deben pensar lo mismo. Es por lo que las teorías de los economistas políticos fallan, una y otra vez.

    Es famoso el error del premio Nobel de Economía, Robert E. Lucas. En 2003 creyó haber encontrado un modelo que hacía que la economía se pudiese arreglar sin políticos y que “el problema central para impedir depresiones había sido resuelto”. Sin embargo, cinco años más tarde vino la gran crisis financiera, que los políticos debieron resolver.

    En 1997, otros dos estadounidenses obtuvieron el premio Nobel por sus teorías para efectivizar los mercados financieros. Poco después, el fondo especulativo de alto riesgo, LTCM, tuvo que ser rescatado por otros bancos.

    Es importante señalar que en ocasiones el premio se otorga a economistas sensatos, como Robert Schiller y Elionor Ostrom, ambos profundamente arraigados en la realidad.

    Típicamente, esta última es la única mujer que ha recibido el premio, en sus 50 años de existencia, quizás porque el pensamiento en grupo es tradicionalmente un área masculina.

    Pero al mismo tiempo varios chiflados políticos han recibido el premio, ya que un propósito tácito del premio ha sido durante muchos años normalizar las ideas de libre mercado.

    Es por lo que personas como Friedrich Hayek y James Buchanan obtuvieron el premio, a pesar de que principalmente eran agitadores neoliberales, que solo podían odiar al Estado y apenas tenían méritos económicos que mostrar.

    El inventor e industrial Alfred Nobel probablemente se habría enfurecido si hubiera sabido que en su nombre se otorgaba un galardón que durante años y no rara vez premió a aquellos que habían deseado que los principios del mercado se aplicaran en todas partes, y que la política de bienestar socialdemócrata había sido muy costosa.

    Esto porque Nobel había escrito que odiaba los negocios con todo su corazón, y que se consideraba a sí mismo como un socialdemócrata.

    Los millones que se reparten todos los años a los laureados de economía, se consiguieron en forma golpista, cuando el Riksbanken tomó una considerable suma de los fondos AP y los convirtió en una fundación. Por lo tanto, una parte de las pensiones con tanto esfuerzo pagadas por los asalariados fueron utilizadas para rendir homenaje a economistas que rara vez defienden los intereses populares.

    El hecho de que el premio, durante los últimos años haya tenido algunos laureados dignos, no frustra el hecho de que el propósito de hacer del premio de economía una ciencia como cualquier otra, apenas se ha logrado. Los fiascos politizados son muchos, en los 50 años de existencia del premio.

    Por lo tanto, pocos lamentarían que este extraño premio dejara de otorgarse. Los dineros que no se gasten en festejos serían mucho más útiles cubriendo los huecos del sistema de pensiones.

     


    Copia de la medalla que reciben los laureados. Foto: Marisol Aliaga.

     

  • Nobel de Química 2018 a tres científicos que controlan el poder de la evolución

    La Real Academia de Ciencias otorgó el Premio Nobel de Química 2018 a tres científicos que “han dominado, de alguna manera, el poder de la evolución. Han tomado el control de la evolución y lo han usado para propósitos que van en beneficio de la humanidad”, escribe la Academia.

    Frances Arnold (USA) recibe la mitad del premio por “la evolución dirigida de las enzimas”. En tanto que George Smith (USA) y Sir Gregory Winter comparten la otra mitad por haber desarrollado anticuerpos con el método llamado representación de los vagos. De esta forma se puede combatir las enfermedades auto-inmunes y en algunos casos curar el cáncer.

     

     Por: Magazín Latino

     

    A las 11:45 de la mañana del miércoles, tal cual estaba anunciado, la Real Academia de Ciencias dio a conocer los laureados con el Premio Nobel de Química 2018.

     

    - La Real Academia de Ciencias ha decidido hoy asignar la mitad del Nobel de Química 2018 a Frances Arnold, por la evolución dirigida de las enzimas, y la otra mitad conjuntamente a George Smith y Sir Gregory Winter, por el fagdisplay de péptidos y anticuerpos, dijo Göran Hansson, el secretario permanente de la Real Academia de Ciencias.

     

    Frances Arnold (1956) pasa a ser la quinta – de los 181 galardones otorgados desde 1901 – mujer en ser honrada con el Nobel de Química.

     

    En 2016, la ingeniera bioquímica del Instituto de Tecnología de California, recibió el  “nobel” de Tecnología. En esa ocasión, ella afirmó:

    - Soy optimista y creo que podemos cambiar nuestra conducta con respecto al planeta, todo depende si tenemos una buena alternativa. Tenemos que aprender a ser sostenibles. Deberíamos reciclar prácticamente todo. El mundo biológico utiliza todo, hasta la última partícula.

     

    Hoy fue galardonada con el Nobel, sin comillas.

     


    Los laureados con el Nobel de Química 2018: 
    Frances Arnold, George Smith y Sir Gregory Winter. Foto: Marisol Aliaga.

     

     
    El panel al dar a conocer los laureados, el miércoles. Foto: Marisol Aliaga. 

     

    Comunicado de prensa:

     

    La Real Academia Sueca de Ciencias ha decidido galardonar con el Premio Nobel de Química 2018 a

    con una mitad a

    Frances H. Arnold

    Instituto de Tecnologia de California, Pasadena, USA

    “por la evolución dirigida de las enzimas”

     

    y la otra mitad es compartida por

    George P. Smith

    Universidad de Missouri, Columbia, USA

    y

    Sir Gregory P. Winter

    MRC Laboratorio de Biología Molecular, Cambridge, UK

    “por la representación de los fagos en los péptidos y anticuerpos”

     

    Ellos tomaron el control del poder de la evolución

     

    El poder de la evolución se revela a través de la diversidad de la vida. Los Premios Nobel de Química de 2018 han tomado el control de la evolución y lo han utilizado con fines que ofrecen el mayor beneficio a la humanidad. Las enzimas producidas a través de la evolución dirigida se utilizan para fabricar desde biocombustibles hasta productos farmacéuticos. Los anticuerpos que resultaron utilizando un método llamado representación de fagos pueden combatir enfermedades autoinmunes y, en algunos casos, curar el cáncer metastásico.

     

    Desde que surgieron las primeras semillas de la vida, hace unos 3.700 millones de años, casi todas las grietas de la Tierra se han llenado de diferentes organismos. La vida se ha extendido a aguas termales, océanos profundos y desiertos secos, debido a que la evolución ha resuelto una serie de problemas químicos. Las herramientas químicas de la vida, las proteínas, se han optimizado, cambiado y renovado, creando una diversidad increíble.

     

    Los premios Nobel de química de este año se inspiraron en el poder de la evolución y utilizaron los mismos principios - el cambio genético y la selección - para desarrollar proteínas que resuelven los problemas químicos de la humanidad.

     

    La mitad del Premio Nobel de Química de este año se otorga a Frances H. Arnold.En 1993, realizó la primera evolución dirigida de enzimas, que son proteínas que catalizan reacciones químicas. Desde entonces, ha refinado los métodos que ahora se utilizan habitualmente para desarrollar nuevos catalizadores. Los usos de las enzimas de Frances Arnold incluyen una fabricación más respetuosa de sustancias químicas con el medio ambiente, como productos farmacéuticos, y la producción de combustibles renovables para un sector de transporte más ecológico.

     

    Para leer el comunicado de prensa en su totalidad – haga clic

     

    Lecciones sobre el Premio Nobel de Química 2018 (en inglés)

     

    DATOS BREVES

    • Premios de Química: 110
    • Químicos/as laureados/as: 181
    • Mujeres premiadas: 5
    • El más joven: 35 años
    • El mayor: 85 años

     


    El Profesor Göran Hansson, Secretario General de la Real Academia Sueca de las Ciencias. Foto: Marisol Aliaga.

     


     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español