Viernes, 24 Noviembre 2017 | Login
Magazín Latino entrevista a José Goñi El embajador chileno, José Goñi, junto a jóvenes chileno-suecos, en la celebración del 18 de septiembre. Foto: Marisol Aliaga.

Magazín Latino entrevista a José Goñi

En honor al Día Nacional de Chile, el 18 de septiembre, Magazín Latino publica hoy una entrevista que hace un tiempo atrás hiciéramos con el Embajador de Chile en Suecia, Sr. José Goñi.

- La historia de las relaciones entre Suecia y Chile se extienden a casi 200 años, contó el embajador, y nos habló de la fascinante historia del emisario sueco que viajó a Chile enviado por el rey Carlos XIV Juan, y que firmó un acuerdo con Bernardo O'Higgins.

 


Por: Marisol Aliaga

 

Antes del comienzo de temporada estival en Suecia, Magazín Latino entrevistó, en exclusiva, al Embajador de Chile en Suecia, Sr. José Goñi. El motivo de la audiencia era conversar sobre la visita de Michelle Bachelet a Suecia, a mediados de mayo del año en curso, pero también surgieron otros temas de interés e incluso una primicia.

Esta es la segunda vez que José Goñi representa a Chile ante el Reino de Suecia. Es un embajador profundamente interesado en las relaciones entre Chile y Suecia, pero entre sus intereses se cuentan también la historia, la tecnología, la literatura, entre otros.

 

Me recibe, un agradable día de primavera, en su amplio y luminoso despacho. La embajada está situada en una de las calles más antiguas de Estocolmo, Drottninggatan, a pocos pasos de la casa-museo August Strindberg, en pleno corazón de la capital sueca.

Sobre una mesita, fotografías enmarcadas: en una está él junto a la Presidenta Michelle Bachelet, en otra, Salvador Allende y Pablo Neruda. Y delante de estas, junto a unas gafas iguales a las que usaba Allende, una foto más pequeña en blanco y negro. Representa a un joven que muy bien podría ser el embajador en sus tiempos mozos, pero me explica que corresponde a un compañero de la facultad que fue detenido desaparecido. Su nombre es César Negrete Peña, originario de Tomé.

En la repisa del ventanal, cuatro banderas: de Chile, de Suecia, de la Universidad de Concepción. La cuarta, de color rojo brillante, es un obsequio del Sindicato del Metal. El embajador la recibió en abril, cuando le hizo entrega de la condecoración Orden Bernardo O'Higgins a Bert Lundin, ex presidente del sindicato metalúrgico.

 

 

José Goñi en su despacho de la Embajada de Chile en Estocolmo. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

José Goñi comenzó su trayectoria profesional en la Universidad de Concepción, donde, en 1972, se graduó de economista.

- Alcancé a hacer un postgrado con el flaco Cesar, me cuenta, señalando al joven de la fotografía.

 

Su currículum es vasto. Fue académico universitario en Concepción y en la Universidad de Estocolmo. Impartía clases de Historia Económica de América Latina y trabajaba en el Instituto Latinoamericano hace "muchas décadas atrás". Ha estado en diversos países: en el norte de África, en América Central, en Venezuela. Fue el primer director de la Comisión Nacional del Medio Ambiente de Chile, la cual fundó en 1994. Entre 1995 y 1996 fue negociador del acuerdo entre Chile y la Unión Europea. Ha sido embajador en Suecia, Italia, México y Estados Unidos.

Fue Ministro de Defensa durante el primer gobierno de Michelle Bachelet.

- He sido una persona muy afortunada desde el punto de vista del desarrollo profesional, reconoce, y cuenta que regresó a Suecia por decisión propia.

 

Le apasiona la literatura, está en la etapa final de un libro que pronto saldrá a la venta, aunque por el momento no quiere dar más detalles.

- Deberá salir este año. Las novelas no se cuentan hasta que están terminadas, dice.

Y agrega que cuando termine sus funciones en Suecia espera seguir escribiendo cuentos y novelas.

- En los cuentos trato de contar vivencias propias y situaciones ajenas, señala.

Sus primeras publicaciones fueron de tipo académico y respecto a temas que tenían relación con su profesión. En Suecia, por ejemplo, escribió sobre Olof Palme y América Latina, sobre las relaciones entre Suecia y Latinoamérica, sobre la evolución de la sociedad sueca, "un tema que siempre me apasionó", me dice. Pero al escribir su primer cuento se despertó su interés por la ficción. 

- Es mucho más interesante para mí escribir ficción que ensayos. Son técnicas completamente diferentes, distintas disciplinas. La primera vez que escribí un cuento - hace muchos años atrás – fue como una liberación. Estaba acostumbrado a escribir cosas académicas, con toda la rigurosidad que exige este género, en tanto que este es otro mundo, aquí lo que más vale es la imaginacióny otras formas de estudios e investigaciones. Entonces, ya dejé de escribir cosas académicas, confiesa.

Conversamos un poco más de literatura, antes de pasar de lleno al tema principal de la entrevista.

 

 

 La Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, junto al Rey Carl XVI Gustaf. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

¿Qué recuento hace Ud. de la visita de Michelle Bachelet a Suecia?

- Muchas cosas. Fue la primera visita de Estado en casi dos siglos de relaciones entre ambos países. Vamos a cumplir doscientos años de relaciones, porque el 9 de marzo de 1819, Bernardo O'Higgins firmó el primer convenio bilateral con Suecia. Esto ocurrió cuando el primer rey de la dinastía Bernadotte, Carlos XIV Juan, envió a un emisario, el mayor Karl Johan Granner, a conocer la situación en América Latina. Granner visitó Argentina y Chile. A Chile llega en febrero de 1819, cuando estamos iniciando el proceso de consolidación de la independencia, después de dar término a la guerra con España. Allí se reúne con Bernardo O'Higgins y le plantea el interés de Suecia de invertir en el área minera y de invitar a estudiantes, jóvenes de 19 años - según indican los documentos - a estudiar en la Universidad de Uppsala en lo que hoy en día llamaríamos Ingeniería en minas.

- Ese fue el primer convenio, una cosa absolutamente única y muy desconocida que hemos encontrado en documentos históricos que me he dedicado a investigar y a dar a conocer. Por esta razón, tanto la presidenta como también el rey hicieron mención a ello en ocasión de la visita de Estado. Eso significa que en marzo del 2019 vamos a celebrar doscientos años de relaciones. Algo absolutamente excepcional.

 

O sea que nuestra relación con Suecia es mucho más antigua que la que pensábamos

- En efecto, y es un tema fascinante. Yo creo que son muy pocos los países no europeos que tienen doscientos años de relaciones con Suecia. Recientemente estuve en la celebración de los 65 años de relaciones diplomáticas entre China y Suecia, por ejemplo. Y esto tal vez se debe a la gran visión que tuvo en esos momentos O'Higgins y el representante del rey, en establecer un área de interés común, que es el sector minero. Quiero agregar que hay un profesor sueco en la Universidad de Estocolmo que está trabajando este tema.

 

¿Qué pasó después?

- Bueno, Granner murió cuando venía de regreso a Suecia, no alcanzó a llegar con vida a Estocolmo, en esa época se demoraban meses en hacer la travesía por mar. Pero sus documentos llegaron. Están escritos a mano y en sueco antiguo, por lo que no es fácil leer el original, además de que con el paso del tiempo las tintas se han ido desvaneciendo. Pero los documentos están guardados, tanto en Santiago, como en Estocolmo.

 

Y las relaciones continuaron…

- Después de eso no pasó mucho hasta que, en 1850, comenzaron los primeros nombramientos de cónsules suecos en Valparaíso, que era la ciudad más importante de Chile. En ese entonces, los primeros representantes diplomáticos, los cónsules, llegaban a los puertos. Después se nombró un cónsul en Iquique, en Talcahuano y posteriormente en Santiago. El cónsul desarrollaba una gran labor comercial, era la figura y el enlace comercial que existía en esa época. Posteriormente se ampliaron las relaciones, incluyendo todos los aspectos de una relación moderna. Las relaciones históricas de los países generalmente han surgido por relaciones comerciales.

 

¿Y en qué idioma se entendieron O'Higgins y Granner?

- En inglés, me imagino, recuerda que O'Higgins hablaba inglés. Para sorpresa de muchos, la gran mayoría de los dirigentes de esa época hablaban inglés. José Miguel Carrera no, pero esa es otra historia, ¡hay tantos aspectos interesantes de nuestra historia que desconocemos!

 

 

Con dos personas interesadas en la historia, habría tema para unas cuantas entrevistas más, sobre la historia de Chile, la de Suecia y la de ambos países, cuando estas se entrelazan. Como para la visita de Michelle Bachelet, cuando la bandera chilena ondeó orgullosamente junto a la bandera sueca durante tres días, frente al Palacio Real, en Estocolmo.

 

 

 Frente al Palacio Real, en Estocolmo, la bandera chilena le hizo compañía a la bandera sueca. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

¿Pasando ahora a la visita de la presidenta, qué fue lo más significativo de esta?

- La presidenta se reunió con todas las autoridades más importantes del Estado sueco. Con los Reyes y representantes de la Casa Real y del Parlamento sueco, cuyo Presidente, Urban Ahlin (Talman) es, según la constitución sueca, la segunda autoridad del Estado. La primera autoridad es el rey, el jefe de Estado, y el primer ministro es la tercera autoridad. Eso, en lo formal. Hubo una reunión en el Parlamento, vino una delegación parlamentaria chilena con los dos presidentes de las cámaras: el presidente del Senado y el presidente de la Cámara de Diputados, más un grupo de diputados vinculados a Suecia, como Pepe Auth y Tucapel Jiménez.

- En el Parlamento hubo reuniones bilaterales con representantes de los grupos parlamentarios de todos los partidos y además se le rindió un homenaje a Harald Edelstam. Chile entregó a Suecia un busto hecho por el escultor chileno Luciano Escanilla. Esta escultura quedó situada al lado del busto de Raoul Wallenberg, en el salón llamado Den goda gärningen (La buena acción) al interior del Parlamento sueco. Es un alto honor que el embajador Edelstam se ha bien ganado.

 

Un justo reconocimiento a Harald Edelstam

- En efecto. Edelstam fue muy consecuente con su pensamiento de defensa a los derechos humanos, y sacrificó su carrera por salvar a mucha gente para el golpe, antes de que fuera declarado persona non grata por la dictadura y expulsado del país. A raíz de esto hay un importante concepto internacional que se ha desarrollado: el deber de proteger. Este no existía en la diplomacia internacional y ahora se considera y se discute entre los espacios de responsabilidad de los Estados. Se está llevando a cabo un debate muy interesante acerca de esto.

 

¿Cómo fue recibida Michelle Bachelet en el Parlamento sueco?

- Urban Ahlin me dijo que nunca había visto tantos parlamentarios reunidos con motivo de una conferencia de este tipo. Estaba lleno, y eso demuestra el interés en nuestro país, estos son los hitos históricos que quedan. Y, en la relación bilateral entre los gobiernos, se firmaron una serie de acuerdos, básicamente en el área del desarrollo sostenible, de la ciudad inteligente, smartcities. Acuerdos que tienen que ver con el medio ambiente, con la programación del transporte público, con el área de la madera, en temas vinculados a trabajo con jóvenes y con niños, en el marco de la implementación de la Convención de los Derechos del Niño. Estamos buscando establecer una nueva etapa de desarrollo en el área forestal - maderera en particular - que nos permitan en Chile producir la madera adecuada para construir casas, y casas en altura. Es un gran proyecto que Corfo quiere realizar en Chile. Otra área de extraordinaria relevancia es la experiencia sueca en igualdad de género en la vida laboral, política, social y económica. Para entender la política sueca en estos temas hay que entender que se fundamenta en un concepto de que los derechos de la mujer y los derechos de todas las minorías se deben expresar en todas las expresiones de la vida cotidiana.

 

 

 Michelle Bachelet en la segunda cámara del Parlamento sueco. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

O sea, que las relaciones bilaterales se han fortalecido

- En efecto. Se firmó por ejemplo un convenio sobre la responsabilidad social empresarial, que tiene que ver con transmitir a Chile las experiencias respecto a cómo trabajan los empresarios y los sindicatos suecos al interior de la compañía. O sea, toda esta discusión del plan laboral, de la Ley laboral, como se le llama en Chile, que es la esencia del modelo sueco. En 1938, en Saltsjöbaden, se firmó el primer acuerdo entre los sindicatos y los patrones, que dio la base al desarrollo de Suecia.Si nos preguntamos ¿Dónde están las bases del desarrollo en Suecia?, ¿cómo salió este país de la pobreza que la caracterizaba años atrás? Comienza con la capacidad en ponerse de acuerdo. Y esta es la misma discusión que tenemos en Chile hoy en día, exactamente la misma: ¿Cuál es el rol del sindicato en la negociación colectiva? ¿Cómo se debe negociar, solo dentro de la empresa, por ramos industriales? ¿Cuál es el rol de los sindicatos, de los empleadores, del Estado? El Estado en Suecia no participa en las negociaciones: son negociaciones entre empleados y empleadores, pero en Chile el Estado tiene que intervenir justamente porque los sindicatos son muy débiles en relación al poder de los empleadores. Allí hay mucho que aprender, no para copiar, sino para tener puntos de referencia. Hay acuerdos como el working hollidays, dirigido a los jóvenes. Se firmó y entra en vigencia después de los trámites formales entre ambos países. Seguramente el próximo año ya va a estar en aplicación, y va a permitir que jóvenes chilenos vengan a estudiar al mismo tiempo que puedan trabajar, algo que hoy día no pueden hacer.

 

¿Hubo algún tema en especial que le llamó la atención a Ud.?

- Los temas centrales que nos interesaba tratar enla visita de la presidenta era conocer bien las experiencias suecas en temas del mercado de trabajo y de calificación de mano de obra. El desarrollo industrial, la innovación, como se potencia la creatividad en un medio universitario y se lleva una idea a transformarse en un producto o en un servicio útil. Los suecos son fantásticos en eso. En Chile, mi universidad [la Universidad de Concepción] es la que más patentes desarrolla al año. Inventamos muchas cosas, pero después no pasa nada. La diferencia en Suecia está en que el académico inventa algo y se pone de acuerdo con la misma universidad o con alguna empresa para desarrollar el producto. Y esa es otra de las "gracias" de la sociedad sueca, que desarrollan cosas nuevas, son innovativos, que es lo que más vale en la sociedad moderna. Citemos solo algunos ejemplos: las cajitas Tetra pack, el cinturón de seguridad de tres puntos, que se usa en todos los vehículos motorizados en el mundo, también son inventos suecos. El clip, ese genial producto que usamos todos los días, es otro ejemplo.

- El foco de la visita estuvo en conocer la experiencia sueca en distintas aéreas y trabajar temas de innovación y de transferencia tecnológica. Por ejemplo, acá trabajan mucho la madera, bueno, aprendamos cómo lo hacen. Hay diversas normativas que caracterizan la explotación de los bosques, la industrialización de los recursos naturales, la construcción, etc, cosas tan simples, pero hay que hacerlas cuando corresponde. Un ejemplo: todos los edificios después de los años 60 en este país tienen las mismas normas, si tú sacas la ventana, la puedes reemplazar por otra sin problemas. Fuera de eso, tienen vidrios dobles y ahora triples, ¿eso qué significa? Significa ahorro de energía, protección del medio ambiente, significa incorporarse activamente al reciente acuerdo de París que nos impone metas de reducción de emisiones dañinas para el ambiente. Chile está muy comprometido con el medio ambiente, pero necesita soporte tecnológico, no basta solo con buena voluntad. Vale decir, para producir esa ventana de oportunidades necesitas técnicos, obreros calificados y necesitas además buena madera. En Chile no secamos bien la madera, se hincha, entonces es preciso secarla bien. Y este programa apunta al tratamiento de la madera en Suecia, donde se requiere una humedad determinada, una temperatura, etc. Todo esto está muy bien estudiado, ahora solo es necesario hacer las adaptaciones necesarias a nuestro clima en Chile, que tiene otro tipo de madera, que Suecia no tiene. Nosotros tenemos el pino radiata, que es muy distinto al pino de acá. Estas son algunas de las cosas importantes de la visita.

 

A propósito del tema de los bosques, hay quienes dicen que se firmaron acuerdos de venta de bosques en el sur de Chile. ¿Qué me puede decir al respecto?

- Los acuerdos están todos publicados en la página del gobierno sueco. Cualquier persona que quiera leer el documento puede hacerlo, todo eso se dio a conocer apenas se hicieron los convenios. [Magazín Latino tradujo este documento y se publicó en este enlace].

 

¿Qué conclusiones saca Ud. de esta primera visita oficial?

-  Esta es la primera visita de Estado. Nunca antes se había llevado a cabo una visita de tal rango diplomático, el de más alto nivel. Hay visitas de Estado, visitas oficiales y visitas de trabajo. La visita de Estado se realiza por invitación de un jefe de Estado a otro, en el caso de Suecia, por el rey, Carlos Gustavo. Suecia recibe como máximo dos visitas de este tipo cada año. Por ende, es un honor tremendo. Fue una iniciativa de la Casa Real, que consideró que Chile y la Presidenta Michelle Bachelet merecían ser invitados al más alto nivel. Cuando vino Patricio Aylwin, el 93, fue una visita oficial. Cuando vino Ricardo Lagos creo que incluso fue una visita de trabajo. No desmerecen las visitas, en lo absoluto, pero, desde el punto de vista de la formalidad de las relaciones entre las naciones, son distintos niveles. O sea, en casi doscientos años de relaciones, esta es la primera vez que ocurre algo así. Naturalmente, la calidad y consecuencias de las visitas de autoridades no tienen mucho que ver con las formalidades mismas, lo que se mide en sus resultados concretos. Pero pueden ayudar en la medida que la agenda del país que invita “se abre” a los visitantes.

 

¿Y cuál fue la impresión que dejó la presidenta, en Suecia?

- Cito a fuentes del gobierno sueco, para responderle la pregunta. Me han dicho ya más de una vez: "no tenemos recuerdo de una visita tan exitosa". O sea a largo plazo, en lo que tiene que ver con la historia, lo que importa es eso. Y esto se expresa en resultados en diversas esferas, que se irán viendo en el tiempo.

 

¿A qué se debió este éxito tan rotundo?

- Primero, a la personalidad de la presidenta, es impresionante. Ella se desenvuelve en todas las aéreas, ya sea en el campo empresarial, habló sobre la crisis económica, sobre el tema de las materias primas, sobre la inflación mundial. También tuvo reuniones para tratar el  tema de la salud, ella es médico, conoce muy bien este tópico. Sobre temas de pensiones, sobre la reforma educacional, acá están muy interesados en las reformas en Chile. Y, por supuesto, el tema del medio ambiente y del desarrollo sostenible. Michelle Bachelet es realmente una persona extraordinariamente bien formada. Y además tiene que ver con la relación tan especial que Chile tiene con Suecia que, repito, es algo único. Solo recordemos que hasta 1970 casi no se conocía a Chile en Suecia. El gobierno del Presidente Allende lo dio a conocer en amplios circuitos de la vida europea y sueca. El golpe de Estado trajo a miles de chilenos que se han establecido, y ya estamos en la tercera y cuarta generación de chilenos  ya nacidos en estas tierras. Esto es un hecho muy particular en la relación bilateral, el que se suma al de la antigüedad de esta relación. Ambos procesos le dan una cualidad única a la relación entre nuestras naciones que, estoy convencido, irán ampliándose y profundizándose aún más en el futuro.

 

 

Después de referirse brevemente al llamado de unidad de la presidenta para los chilenos residentes en Suecia, José Goñi mira su reloj de pulsera, se da cuenta de que la conversación se ha prolongado bastante más de lo previsto, y debe dar por finalizada la entrevista, lamentando que “se nos quedaron muchos temas pendientes”.

Su próximo compromiso ya lo está esperando.

 

 

 José Goñi, junto a jóvenes chileno-suecos, en la celebración del 18 de septiembre. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

Artículo relacionado:

Visita oficial de Michelle Bachelet fortalece lazos entre Chile y Suecia

 

Para leer más artículos relacionados, haga uso del buscador en Portada.

 

 

 

 

 

 

 

About Author

Related items

  • María Castro Aciares: “Hoy voté por Chile en Suecia”

    En medio de un grato ambiente se celebraron este domingo 19 de noviembre las Elecciones Presidenciales Chilenas 2017 en Estocolmo. Hasta el centro de votación, en pleno centro de la capital sueca, llegaron los electores a depositar su voto. A las 18.00 horas, se cerraron las urnas y comenzó el recuento.

    Magazín Latino entrevistó a una treintena de votantes, quienes compartieron con nuestro medio sus impresiones. María Castro Aciares, llegó a Suecia a principios de 1974, como refugiada política. Como otros connacionales, se emocionó hasta las lágrimas, al ejercer su derecho cívico.   

    - El votar nuevamente por mi Patria ha sido muy emocionante. Y no fue gratis, fueron muchas las luchas que dimos desde afuera. Tenemos el derecho de votar en el extranjero porque somos ciudadanos chilenos, expresó.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Muchos de los chilenos que se acercaron al Clarion Hotel, en el centro de Estocolmo, votaban por primera vez (sin tomar en cuenta las primarias que se realizaron el 2 de julio pasado, en las cuales quienes militaban en alguno de los partidos que no participaban en las primarias no fueron habilitados para votar).

     

    Otros, no habían sufragado  desde la década de los 70, y el hecho de poder hacer oír su voz una vez más, como ciudadanos chilenos, hizo que el pecho se ensanchara y las lágrimas se asomaran a sus mejillas.

     

    Algunos votaron en familia, junto a un hijo o una hija, madre o hermana. La votante de más edad, de 99 años de edad, Guacolda Jiménez, de 99 años de edad, votó en compañía de su hija, Cristina Moya.

     

    El diputado del Partido del Medioambiente, Marco Venegas, residente en la ciudad de Nyköping, lo hizo junto a su hija Valentina, de 19 años de edad.

    - Esta es una fiesta democrática. Es un honor poder ejercer este derecho por primera vez en el extranjero. Porque, a pesar de los años de ausencia y la distancia física que nos separa, Chile y su gente están siempre presentes, dijo el diputado chileno.

     

    Marco Venegas depositando su voto en la urna. 

     

    Su hija, Valentina Venegas vota por primera vez. 

     

     

    La Agregada Cultural de la Embajada de Chile en Suecia, Mireya García, sufragó en compañía de su hermana. Ella nos expresó, respecto al voto:

    - Además de ser un derecho ciudadano es una responsabilidad que nos hace sentir parte de este Chile que es nuestro, independientemente de donde estemos. He tenido la oportunidad de ejercer mi derecho a voto y me siento muy grata con ello, de participar en este proceso, en el cual ojalá todos nos sentimos comprometidos.

     

     

    Adriana Rodríguez viajó desde la isla de Gotland, donde reside, en compañía de su hijo.

    - Estas elecciones son de mucha importancia. Estoy muy contenta y espero que todo salga muy bien, con justicia, más que nada, dijo Adriana.

     

    Su hijo, Paulo Celis, quien también estaba muy emocionado, nos confesó:

    - ¡Uf! Votar en estas elecciones desde el extranjero es un anhelo, una lucha muy grande, es el primer voto por mi país en 50 años, así es que vale mucho, se siente mucho.  

     

    Néstor Riquelme, al igual que otras compatriotas, se mostraron contentos y emocionados de poder “aportar con un granito de arena” al país que los vio nacer. Muchos recordaron, además, que fue el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet que cumplió con esta promesa.

     

    Vale la pena agregar que, hace años atrás, el mismo candidato de la derecha, Sebastián Piñera, en una visita a Estocolmo, lo había prometido. Nunca lo cumplió.    

     

    David Peña, por su parte, enfatizó la importancia de hacer el cambio de domicilio, trámite necesario para poder sufragar.

    - Porque es un deber ciudadano y una responsabilidad de cada uno de nosotros. Y, sobre todo, ya que ha costado tanto, puesto que no nos regalaron el derecho a voto, lo conseguimos después de muchos años de lucha. Por eso estoy acá, y quiero invitar a todos los chilenos a participar en esta fiesta de la democracia, dijo.

     

    Pronto, vídeo con las entrevistas.

     

     

     

    María Castro Aciares quiso saludar a Guacolda Jiménez, después de haber cumplido con su deber cívico. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

    Patricio Sorellano viajó desde Moscú, para participar en estas elecciones. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

    ¿Y los resultados?

     

    Rápidamente se percibió la tendencia de una victoria para Alejandro Guillier, con un 62 % ciento de los votos, seguido de Beatriz Sánchez, con un 22 % de los votos, de las 5 mesas escrutadas de un total de 5.

     

     Más abajo, las cifras exactas de las votaciones, según la información del Servel.

     

    ESTOCOLMO: 

     

     

    GOTEMBURGO:

     

     

     

     

    TOTAL EN EL EXTRANJERO:

     

     

     

     

    Más datos:

     

    Los habilitados para votar en Chile eran 14 308 151, de los cuales votaron 6 676 319, es decir un 46%.


    En el extranjero estaban habilitados 39 137, de los cuales votaron 23 308, lo que significa un 59,5%. 


    En Suecia, de 1 456 habilitados votaron 986, lo que representa el 67,7 %.

     

     

     

  • Declaración del gobierno sueco respecto a Cataluña

    Europa, y el mundo en general, han estado desde hace días atentos a las noticias desde Cataluña, donde el ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, luego de mantener en vilo a España durante un largo tiempo, declarara finalmente la independencia de Cataluña, en forma unilateral, la semana pasada.

    Actualmente Puigdemont se encuentra en Bruselas, en tanto que la justicia española lo reclama por haber cometido los delitos de rebelión, sedición y malversación. Delitos que están penados con hasta 30 años de cárcel.

    De no presentarse a las autoridades españolas, la jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, dictará este jueves una orden europea de detención en su contra.  

     

     Por: Magazín Latino

     

    Una vez que entraran en vigor las medidas del artículo 155, y el gobierno español cesara el Parlamento Catalán, Carles Puigdemont se trasladó a Bruselas, y nadie sabe si volverá a España a enfrentar los cargos de los cuales se le acusan.

    Se dice que ha viajado a Bélgica a “internacionalizar la causa catalana”, sin embargo, los países de la Unión Europea le dan la espalda y apoyan, en cambio, al gobierno español, con Mariano Rajoy a la cabeza.  

    En Suecia, la Ministra de Exteriores, Margot Wallström, emitió este lunes el siguiente comunicado, en el cual rechaza cualquier apoyo al líder separatista Carles Puigdemont.

     

    Declaración – Cataluña

    El Gobierno [sueco] expresa su pleno apoyo al gobierno español y los esfuerzos de sus instituciones para garantizar el orden constitucional en Cataluña, de acuerdo con el Estado de derecho y con respeto por los derechos de los ciudadanos. Las elecciones anunciadas en Cataluña para el 21 de diciembre abren camino restablecimiento del orden constitucional y a la normalización de esta situación.

    La declaración unilateral de independencia, que el pasado viernes se aprobó en el ahora disuelto Parlamento Catalán va en contra de la Constitución Española y por lo tanto es ilegal, de acuerdo a la ley española. Como Suecia ya lo señalara anteriormente, el tema de la situación de Cataluña en España es un asunto interno español, y debe buscarse una solución dentro del marco constitucional español.

    Publicado: 30 de octubre de 2017

     

    La Ministra sueca de Relaciones Exteriores, Margot Wallström, y el ex presidente de la Generalitat Catalana, Carles Puigdemont. Foto: Marisol Aliaga/La Vanguardia. Montaje: Magazín Latino. 

     

     

  • Las mujeres dijeron: ¡Basta!

    La campaña internacional en contra del acoso sexual, que prendió las redes con la etiqueta #Metoo (#Yotambién) pasó de la vida virtual a vida real.

    En 14 puntos de todo el país se realizaron este domingo manifestaciones de repulsa al acoso sexual, y de solidaridad con las víctimas, que son numerosas.

    “La mitad de la población no está segura”, dijo la dirigenta de Iniciativa Feminista, Gudrun Schyman”, en una multitudinaria manifestación en Estocolmo, donde las mujeres dijeron: “¡Basta ya!”

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Algo bueno trajo el escándalo que se desarrollara en Hollywood, hace un tiempo atrás, cuando fuera desvelado que el poderoso productor Harvey Weinstein había cometido numerosas agresiones sexuales en contra de conocidas estrellas de la pantalla grande.

     

    A raíz de esto, la actriz Alysa Milano (*) se propuso llevar el debate a las redes sociales. Y estas explotaron. Miles de mujeres de todo el mundo comenzaron a contar sus experiencias bajo la etiqueta #MeToo o, en español: #Yotambién.

     

    "Si todas las mujeres que han sido víctimas de acoso o violencia sexual escriben ´Yo también´, como estado, podemos darle a la gente una idea de la magnitud del problema", escribió Milano en su cuenta de Twitter.

     

    Un nuevo movimiento había nacido. Una suerte de grito primal de – en el caso de algunas - toda una vida de acosos.

     

    En Suecia, las mujeres comenzaron a contar sus experiencias en las redes sociales, lo que resultó en nuevas medidas gubernamentales para combatir este problema laboral. Y también en el despido de unas cuantas personas, que, en el marco de la campaña #Metoo fueron denunciados por sus víctimas.

     

    El primer nombre que salió a la luz fue el del popular conductor del canal 4 de televisión, Martin Timell, quien habría acosado sexualmente a una de sus colegas (o algunas). Luego de un tira y afloja que duró días y de que Timell presentara disculpas públicas a las afectadas, la dirección del canal informó que éste había sido despedido. Su programa “Por fin en casa” se suprime de la parrilla programática del canal.  

     

    Y este miércoles, el vespertino Expressen publicó, como primer medio, el nombre del “conocido columnista de Aftonbladet”, que ha figurado tanto en los medios escritos como en la red. Ya era conocido por todos, el periodista estrella de Aftonbladet, Fredrik Virtanen.

     

    A lo que le siguió una entrevista en Aftonbladet con éste, en la que Virtanen reconoce que muchas veces se ha comportado como un rufián (skitstövel) pero que nunca hizo lo que la periodista y bloguera Cissi Wallin lo acusa: drogarla y violarla.

     

    (Más sobre esto, en otra nota).   

     

    La televisión pública, SVT, por su parte, tampoco se ha librado de acusaciones, uno de sus animadores más populares y conocidos, Lasse Kronér, enfrenta una demanda policial por abuso sexual.

     

    En los tres casos - se rumorea que vienen más - se llevarán a cabo investigaciones independientes e imparciales, han comunicado los jefes de redacción. Aunque, al menos en el caso de Virtanen, el hecho ya ha prescrito.

     

    Ahora, la noticia más reciente respecto a #Metoo, es que el Museo Nórdico de Estocolmo está recopilando los testimonios de esta campaña.

    - Esta es una campaña que afecta y que conmueve a muchas personas. Decimos a menudo que somos el mejor país del mundo, en igualdad de género, pero estos testimonios nos muestran que tal vez no es tan así. Y lo queremos documentar, dijo el vocero del museo, Jonas Engman, al noticiario del canal 4 de televisión.

     

    Una documentación necesaria, a juzgar por la enorme cantidad de testimonios que las mujeres suecas (obviamente también hay víctimas hombres, pero la inmensa mayoría son mujeres) han compartido con sus congéneres, durante estos últimos días.

     

    Desde la Ministra de Exteriores, Margot Wallström, a mujeres que se desempeñan en la gran mayoría de los rubros: de las comunicaciones (lo más visible), la política, hotelería, restaurantes, la cultura, etc, etc.

     

    La ministra ya había contado anteriormente en una biografía que, en una cena oficial, cuando se desempeñaba como delegada sueca al Parlamento Europeo, su vecino de mesa comenzó a pasarle la mano por los muslos, debajo del largo y lujoso mantel. Ante esto, Wallström abandonó el lugar y reportó el incidente al presidente Barroso.

     

    Sin embargo, nunca supo si el presidente de la UE había llamado a terreno al delegado manos largas.

     

    Pero no solamente Margot Wallström, son tantas las personalidades suecas que han dado a conocer ellas también han sido abusadas, que la lista es larga, suma y sigue. Muchas mujeres que nunca reflexionaron en algo que entonces era la norma, hoy se han dado cuenta de que también fueron víctimas. Y que se quedaron calladas porque sintieron vergüenza

     

    - Está muy bien que por fin la gente, rompa el silencio. Ahora la vergüenza se traslada a quienes se la merecen: los perpetradores. Muchos le han restado importancia tildando esto como "estadísticas exageradas", pero ahora ya no puede ignorar más, ahora es obvio lo generalizado que es este problema. No es una tendencia, es una nueva era. Ahora incluso el más cínico de los sexistas ve que su reputación se viene abajo, si se comporta de esta forma, dijo al matutino Svenska Dagbladet la experta en Retórica Elaine Eksvärd.

     

    Ella quisiera que la gente tenga el valor moral de no aceptar los comentarios sexistas, por ejemplo, en el trabajo. Quiere “que se acabe la cultura del silencio. Porque quienes callan también forman parte del abuso y del acoso”, dice ella, tomando su propio caso como ejemplo: fue abusada sexualmente cuando niña, y entonces no tuvo el apoyo de nadie.

     

    - Si todas las personas se lo propusieran, podríamos poner fin a los abusos. Tenemos que terminar con esta cultura del silencio, para que no alcance a las generaciones futuras. Nuestra generación tal vez ya esté perdida, durante años sazonada en el sexismo, pero los que son niños hoy en día, son el futuro. Debemos poner fin a esto ahora para que no contagie el futuro, subrayó.

     

     

     

    Imagen de la manifestación en la plaza de Sergel, en Estocolmo. Foto: Facebook.

     

     

    (*) Para ser más exactos, la primera que comenzó esta campaña – hace 10 años atrás – fue la activista norteamericana Tarana Burke.

    Metoo es una forma poderosa de mostrar empatía por alguien, dijo, en una entrevista en el programa televisivo Agenda, este domingo.

     

    Tarana Burke ha trabajado durante años por la justicia social. El movimiento que fundó, Metoo, se dirigió en un comienzo a mujeres jóvenes que habían sufrido distintos tipos de abusos sexuales.

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español