Sábado, 22 Julio 2017 | Login
Conociendo a Salazar Luna Nelson Salazar Luna en uno de los talleres de la Escuela de Arte de Edsvik, en Sollentuna. Foto: Marisol Aliaga.

Conociendo a Salazar Luna

Con la exposición ”Los senderos del perro azul”, el artista chileno radicado en Suecia, Nelson Salazar Luna, mostró una vez más su  arte en las Islas Canarias.

Antes de partir a inaugurar la exposición, ”El Luna” - como le dicen los colegas - conversó con Magazín Latino.

Hablamos sobre su trayectoria artística y lo que significa para él el arte. Nos contó que cuando pinta se transporta a la infancia, y sus obras reflejan esa parte lúdica.  Lo motiva la necesidad de comunicarse. ”Tengo hambre por contar historias”, enfatiza.   


  Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos. 

 

Nos encontramos en la galería de arte de Edsvik, aunque encontrar un lugar tranquilo donde platicar no es cosa fácil. La galería bulle constantemente de intensa actividad, y hoy más aún, puesto que se inaugura una exposición en la que participan nueve artistas, todas mujeres. Se trata de un homenaje al Día Internacional de la Mujer, en vísperas del 8 de marzo.  

- La gran mayoría del público que viene a las exposiciones son mujeres, así como las integrantes de nuestros cursos, dice Nelson cuando al fin nos instalamos en los talleres, donde pasa gran parte de su tiempo, dictando clases.

 

 

 Desde la Galería de Edsvik se aprecia el lago de Norrviken. Foto: Marisol Aliaga. 

 

 

La Galería de arte de Edsvik queda hermosamente ubicada en una explanada frente al lago de Norrviken, en la comuna de Sollentuna, al norte del centro de Estocolmo. En la sala Oeste, entre atriles, pinturas, telas y bastidores, Salazar Luna se siente a sus anchas. Su carácter locuaz y distendido contribuye a que toquemos más temas de los que había pensado. Cuando dos chilenos se encuentran, nunca les faltan temas de conversación. En esta ocasión queremos conversar de arte.

 

Salazar Luna ha trabajado en la galería desde diciembre del 2012 y es prácticamente el ”brazo derecho” del director de Edsvik, Ricardo Donoso. Ejerce como profesor en las dos escuelas de arte que mantiene la sala de arte y se desempeña también como técnico de exposiciones.

 

Va a cumplir cuatro décadas dedicado al arte y se enorgullece de ser autodidacta. Comenzó a los 20 años, cuando, en tiempos de la dictadura en Chile, por el año 78 – 79, llegó a vivir a su pueblo, Maitencillo, cerca de Valparaíso, un joven algo mayor que él. Pablo Goldenberg era un artista multifacético: filósofo, escritor, artista conceptual y gráfico. Rápidamente se convirtió en su gran amigo.

 

- Pablo me animó a que me lanzara. De chico yo había dibujado siempre, pero ahora quería aprender a pintar, y que él me enseñara, quería pintar óleo, como Pablo, aunque él usaba distintos materiales. Después de una conversación que tuvimos, me fui a casa, tomé una brocha y me puse a pintar en la pared de atrás, que daba al patio. Recuerdo que pinté la imagen de un hombre y una mujer, era algo romántico, me parece que me inspiré en el poema de Neruda, Farewell.

 

 

¿Qué le pareció a tu amigo tu primera obra?

 

- [Riendo] Bueno, yo había pintado un montón de cosas volando, no tenía nociones de composición ni de los conceptos que manejo ahora. Pero Pablo me animó, y me dijo: “Está bien, pero necesitas saber algunos conceptos técnicos”.

 

Y le dio un consejo que nunca olvidaría:

- Nelson, hay una cosa que es importante saber: para hacer arte no se necesitan pinceles, ni colores, ni telas. Para hacer arte, se necesita creatividad. Tú puedes pintar muy bien, puedes dibujar muy bien, puedes hacer una fotografía fabulosa. Pero si no eres creativo nunca vas a hacer arte.

 

Al cabo de unos años, y por motivos políticos, Salazar Luna se fue a vivir a Argentina, donde permaneció durante siete años, los cuatro primeros como indocumentado. Allí, en las pampas, quería contar lo que pasaba en Chile. Pero tenía un problema: nadie lo conocía. La ayuda llegó de la mano de dos reconocidos pintores pampeanos: Eduardo Di- Nardo y Alfredo Olivo, quienes le abrieron las puertas del mundo del arte.

- Nunca me sentí menospreciado, ellos se interesaron en mi arte de esa época, que era de tipo conceptual. Copiando a Pablo, quien era partidario de “las artes plásticas no rentables” presenté la instalación “La tierra de los zorzales y de los rojos copihues”, sobre lo que estaba pasando en Chile. Se montó en el Museo Provincial de Santa Rosa, en La Pampa, en la sala del Pensamiento Libre. Imagínate, fue algo muy importante para mí.

 

Y más tarde llegaste a Suecia, ¿de qué manera te marcó el llegar a este país?

- Lo más importante es que he tenido la suerte de poder seguir pintando. También la posibilidad de ver obras de artistas famosos, que fue la mejor enseñanza para mí. La primera vez que fui al Museo de Arte Moderno nunca había visto obras  de Kandinsky, de Picasso, de Matisse, Cy Twombly, Pollock, Dalí, etc.  Casi me puse a llorar de la emoción. El hecho de estar en Europa me dio esa posibilidad. El tener acceso al Arte ayuda muchísimo a crear, porque te va dando pautas, te va educando. Uno se puede dar cuenta de qué técnica usaban los maestros, qué color utilizaban primero, qué trazos, todo ese tipo de detalles.

 

 

Nelson Salazar Luna en el taller de la Sala de Arte Oeste, en Edsvik. Foto: Marisol Aliaga. 

 

A los pocos años de afincarse en Suecia, en 1988, Salazar Luna conoció a Ricardo Donoso, pintor chileno de larga trayectoria, que ha estado a cargo de numerosas galerías de arte y goza de gran prestigio dentro del mundo artístico en Escandinavia.

- Estoy trabajando con Ricardo desde el 94 - 95 más o menos. Comencé con él en Väsby Konsthall, donde también dicté clases. Después, cuando me mudé a Canarias, comenzamos otro proyecto, y hasta la fecha hemos seguido realizando proyectos artísticos, tanto en España como en Suecia.

 

¿Me imagino que, siendo Ricardo chileno, hay otros connacionales que trabajan con él?

- En realidad no. Soy el único chileno que trabaja en Edsvik. Anteriormente han pasado por la galería dos profesores: Sergio Perea, escultor, y Roberto Cárdenas, pintor. Estos dos artistas han dictado clases temporalmente. También han venido docentes invitados de otros países, pero yo sigo siendo el único profesor chileno en Edsvik.

 

¿A qué se debe esto? ¿Falta de interés en la comunidad latina?

- Para nada. En el 2015, por ejemplo, tuvimos una exposición con 25 artistas chilenos: “Territorio desconocido”, que tuvo gran éxito. Ahí participamos viejos pintores así como jóvenes de la nueva generación que estudiaron en la Academia Superior de Bellas Artes de Estocolmo, casi todas chicas. Pero el tema es complicado, Ricardo tiene una línea bastante clara: él se mueve dentro del ambiente sueco. Además, la gente tiende a poner etiquetas, y Ricardo no quiere que la galería sea catalogada de invandrarkonst (arte propio de extranjeros). Pero él no le cierra la puerta a nadie, siempre y cuando el arte tenga calidad.

 

Cuéntame algo de las escuelas de arte de Edsvik

- Edsvik es un lugar público donde todos son bienvenidos. Hay dos tipos de escuelas: una donde los jóvenes estudian por un año, para después poder postular a escuelas superiores de arte. En el último periodo de esta malla curricular, yo dicto clases de arte experimental. En la otra escuela se implantan los cursos libres, con cuatro grupos diferentes, de lunes a sábado. Se les enseña la técnica, la composición, el valor del color etc. En los cursos libres hemos tenido algunas compatriotas, de las cuales me ha tocado ser su profesor.

 

¿Estos cursos libres son una especie de hobby?

- Aquí vienen por ejemplo señoras mayores, que son aficionadas. Algunas vienen año tras año, como una forma de vida social, y además se perfeccionan en su hobby. Otras montan exposiciones y se consideran “artistas”. Incluso, si tienen recursos, exponen en las grandes ciudades…

 

¿Cómo así?

- Si uno tiene dinero, puede arrendar una sala de arte en Madrid, o en Nueva York, en París o en Londres, por ejemplo. Esto obviamente se ve muy bien en el curriculum, pero poco o nada refleja el talento de la persona.

 

 

Me pregunto entonces cuándo se es artista. Cuándo la persona puede adjudicarse un título, en esto de las artes. Por ejemplo, Isabel Allende cuenta que, luego de haber escrito ocho libros, todavía le costaba llamarse a sí misma “escritora”…

 

- Eso depende de la persona. Yo, por ejemplo, llevo haciendo esto por 36 años - el 85 tuve mi primera exposición - pero nunca me he creído artista. Los demás dicen que soy artista, pero yo no. Y no es exceso de humildad, es que considero que aún estoy en camino, en un proceso, en la búsqueda. Algunos se consideran ”artistas”. Otros y otras vienen a la escuela por entretenerse, por socializar, sin mayores expectativas.

 

Pero el arte es tan subjetivo. ¿Cómo entonces, se puede distinguir al verdadero artista?

- Lo más importante es que el artista crea. El verdadero artista tiene la capacidad de crear. Después, claro, lo demuestra la calidad de su obra: Frida Kahlo, Diego Rivera, Kiefer, Per Kirkeby, Jackson Pollock, Picasso, Dalí, por ejemplo, son grandes artistas. Esto se nota en la forma cómo manchas la tela, si eres suave de mano se va a notar en tu obra. Es como bailar, si bailas durante diez años, se va a notar. Ahora, a algunos les gusta llamarse a sí mismos ”artistas”.

 

¿Por qué?

- Porque la gente necesita títulos.

 

 ¿Pero entonces se trata de constancia, de rutina, más que nada?

- Es rutina: te sudan los patines. Picasso decía: “Lo que te lleva al éxito es trabajar, trabajar y trabajar". Es la perseverancia. No así - ojo - el interés monetario. Yo nunca hago un trabajo pensando en cuánto dinero voy a ganar, o si ese cuadro está a tono con los muebles, por ejemplo.

 

¿Cómo defines tu arte?

- Mi arte es expresionismo abstracto, es pintar con sentimiento. Pero también trabajo mucho con el arte conceptual. O sea que, detrás de todo lo abstracto, de lo surrealista, siempre tengo una historia que contar. En “Los senderos del perro azul” muestro caminos cortados - aunque  muchos piensan que son paisajes. Y es curioso, porque cada persona se identifica con “sus” paisajes. Me dicen que he pintado Maitencillo, o que es un paisaje de Norrland, o de Pajala, o del archipiélago de Estocolmo. Y yo no he querido ni siquiera pintar paisajes. Son rayas, caminos, senderos, huellas.

 

¿Por qué pintas siempre cuadros tan grandes?

- Eso te da más posibilidad de expresión. Al principio hacía performances, o happenings, pero siempre he pintado y nunca he parado de contar historias. También he trabajado bastante con el tema de la inmigración, se habla mucho de esto, pero nadie se pregunta cómo se siente un inmigrante. ¿Cómo se siente una persona que se ve en la obligación de abandonar su entorno familiar, de dejar la seguridad de lo conocido y enfrentarse a lo desconocido?

 

 

 Nelson Salazar Luna en la inauguración de la exposición ”Los senderos del perro azul”, en Agüimes. Foto: Catherine Suárez. 

 

 

Al momento de la entrevista, la exposición “Los senderos del perro azul”, se iba a presentar en La Sala de Arte Agüimes, en Gran Canaria, en España. En julio del año en curso será expuesta en el Museo de Bellas Artes en Santa Rosa, La Pampa, en Argentina.

 

Cuéntame sobre el nombre de la exposición y de este perro que en julio parte a Argentina

- Quería contar una historia sobre la gente y sobre los cambios que va teniendo en la vida. Para eso, uso al perro. Esos perros callejeros que van y vuelven y van dejando huellas. En Argentina conocí a un señor que sabía mucho, aunque era algo mitómano. Él tenía la costumbre de decir ¡perro azul!, por lo bueno y lo malo, de allí tomé el título. El perro va marcando espacios, va dejando mensajes, al igual que nosotros. Hemos ido saltando de un país a otro, y la vida te va marcando un montón de espacios. En esta obra muestro caminos, senderos, huellas con los que la gente pueda identificarse. La exposición del perro azul no es algo nuevo, lo vengo pensando desde el 2008 – 2009. Luego retomé la idea el 2014 – 2015, de repente te viene nuevamente la idea, y estos dos últimos años me vino con fuerza.

- Pero, a pesar de que intento pintar lo más libre posible, nada  es casual, hay cosas que te manejan. Yo quiero llegar a ser un artista de calidad y es allí donde está la lucha mía, quiero hacer cosas buenas, entonces, tengo que seguir buscando.

 

 

 Gran parte de su tiempo, Salazar Luna pasa en los talleres de la escuela de arte de Edsvik. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

Nelson reconoce que pinta porque ”tiene hambre por contar historias”. Lo mismo podría haber sido escritor, y tiene ganas de escribir cuentos para niños. Cuando pinta se remonta a la infancia.

- Yo pienso en la libertad que da la pintura, el pintar sin barreras. Cuando pinto me siento niño, me ensucio las manos, pinto en el suelo y uso brochas grandes. Voy tirando, voy jugando, y al final, por supuesto, coloco los elementos que sirven de hilo conductor, ese hilito que te engancha a la historia, al igual que el título que le doy a la obra. 

 

¿Qué materiales usas?

 - Trabajo en tela y con técnica mixta. Mezclo acrílicos, pigmentos, lápices, látex. Utilizo mucha textura, arenas, polvo de mármol, esto se viene usando desde siempre. Pero yo lo que quiero es salirme de todos los parámetros, cosa que es muy difícil, puesto que cuando uno enseña arte tiene que enseñar las cosas clásicas.

 

 

Hay quienes se saltan las reglas desde un principio, ¿cómo lo ves tú, se puede comenzar saltándose las reglas?

 -  No. Primero tienes que dominar lo básico: la técnica, las proporciones del cuerpo, la composición, el valor del color, todas esas cosas que te enseñan en la escuela.  Aunque yo soy autodidacta, pero he pasado por muchas escuelas y he tomado muchos cursos con distintos artistas, por eso tengo la capacidad de dar clases. No estudié pedagogía pero enseño lo que sé hacer.

 

Piensas que, para ser artista, hay que vivir del arte?

- Pienso que los artistas nacen siendo artistas. Si te fijas, hemos tenido muchos compatriotas que han integrado grupos musicales de gran calidad, pero que aquí han trabajado en algo completamente diferente. Personalmente, he vivido en cuatro países distintos, he hecho de todo, pero nunca he dejado de pintar. Cuando llegué a Suecia trabajé en el correo. Algunos decían que yo no era artista porque trabajaba en el correo. Pero todos sabemos que el arte - y la cultura en general - no siempre te da para vivir.

 

¿Consideras tú que el arte debe estar ligado a la política?

- Para nada. Aunque pinté muchos trabajos con tendencia política al principio, en contra de la dictadura. Pero un día un amigo me preguntó: ¿ Y qué vas a pintar cuando se acabe la dictadura? Entonces me quedé “marcando ocupado”. Pero considero que el arte no es política. Picasso, por ejemplo, pintó una sola obra política: Guernica. Y eso que era militante del Partido Comunista. Ahora, el tema de la inmigración lo veo como un tema social, y ahora estoy haciendo una obra conceptual sobre la identidad. Esto se puede ver como arte político, pero yo hago arte por el arte en sí.

 

Pero viendo el mundo actual, con un racista misógino en los EE.UU., con los Demócratas de Suecia que siguen ganando en popularidad…¿no piensas tú que el artista tiene una responsabilidad con la sociedad en la que le tocó vivir?

- Por supuesto. Creo que el artista debe tener un pensamiento, una filosofía política. Eso lo tengo muy arraigado en mí, pero eso no significa que mi arte esté ligado directamente a la política. Puedo hacer cosas con tendencia política, pero no tengo que hacer siempre algo político. Me explico: si tú me pides que te apoye en una causa justa, cuenta conmigo, ya sea se trate de la guerra en Siria, la hambruna en África, temas de Latinoamérica, en fin. O si el día de mañana se necesita un cuadro mío para una manifestación en contra de Jimmie Åkesson, también lo apoyo.  Vale decir, tengo mi compromiso, pero no lo uso como bandera de lucha. Hay una diferencia.

 

 

Cuando hemos conversado durante más de una hora, se abre la puerta del taller y entra Ricardo Donoso, quien quiere avisar que se retira. Luego de haber presentado una nueva exposición, ahora les toca relajarse un par de días, antes de comenzar con la próxima.

El arte y el proceso creativo no se detienen nunca. Tal vez esto sea lo que define al artista: el no estancarse nunca, el seguir siempre en camino.

 

 

 

 

En el taller.  Foto: Marisol Aliaga.

 

En la oficina de Edsvik, en medio de obras de arte y documentos. Foto: Marisol Aliaga.

 

Sitio web de Salazar Luna - haga clic 

 

 

 

 

 

About Author

Related items

  • Edsvik celebra el Día Internacional de la Mujer

    Este miércoles 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, y la galería de arte de Edsvik, destaca la fecha con una muestra colectiva de artistas, todas mujeres.

    - Alrededor del ochenta por ciento de nuestro público son mujeres, ellas se interesan mucho en la cultura y en el arte. Esta exposición refleja el trabajo de nueve artistas que expresan sus vivencias desde su propia mirada y a través de distintas técnicas, dice Ricardo Donoso, director de la galería.

    Un motivo recurrente es la Paz y la defensa de la vida. “Si las mujeres tuviéramos más injerencia no habrían tantas guerras.”, contó a Magazín Latino la artista Ann Ahlbom Sundqvist, para la inauguración de la exposición.

     

    Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos.

     

    La exposición ”Linia, textura et forma” se inauguró el sábado 25 de febrero en la galería de arte de Edsvik, Edsvik Konsthall, y estará abierta hasta el 19 de marzo.

     

    Magazín Latino estuvo presente en la inauguración, que atrajo a  gran cantidad de público. La exposición fue presentada por el director de la galería, Ricardo Donoso, y la ex Embajadora de Suecia en Chile, Eva Zetterberg.

     

    - Durante el transcurso de la exposición se van a realizar charlas y eventos musicales y esperamos que pueda venir más público a ver esta muestra colectiva de mujeres, expresó Ricardo Donoso en conversación con Magazín Latino.

     

    Nos explicó que él crea dos exposiciones temáticas al año, en las que los artistas presentan un tema en especial.

     

    - Hemos tenido distintos temas, como por ejemplo "La Casa Espiritual", "La Pieza Azul", "El Hombre Espiritual", y la de este año es esta: "Textura, línea y forma". Además de esto, para el otoño tenemos la exposición más grande que se va a realizar en Suecia sobre un tema muy especial que es “Black Star”.

     

     

    ¿Cómo nació la idea de dedicar una exposición al Día de la Mujer?

     

    - Se habla bastante del tema del género. Nosotros queremos darle la misma participación a la mujer por el hecho de que alrededor del ochenta por ciento de nuestro público son mujeres. Entonces, por supuesto que tenemos que buscar un equivalente donde ellas se vean representadas. Además, muchas mujeres están involucradas en los eventos de nuestro programa.

     

    ¿Qué le pareció la inauguración?

     

    - Estamos muy contentos por la respuesta del público. Esta es una muestra muy amplia de diferentes técnicas y métodos que van desde la pintura, el arte textil, la escultura, la fotografía - entre otras manifestaciones - y que reúne las técnicas tradicionales del arte. De acuerdo a la cantidad de público podemos determinar si ha sido un proyecto con mucha aceptación y es lo que estamos comprobando. El 8 de marzo, esperamos también contar con un gran número de visitantes.

     

     

     

    Eva Zetterberg, presidenta del Instituto Chileno-Sueco de Cultura, presentó a las artistas, quienes también se refirieron en breves palabras a sus respectivas obras.

     

    La ex embajadora de Chile en Suecia contó que a fines del año pasado se presentó en Santiago una muestra de arte de una de las participantes en la exposición la artista textil: Eva Ek Schaeffer.

     

    - Nos costó mucho trabajo, tiempo, energía y frustración, pero al final logramos inaugurar la exposición de Eva, con 12 gobelinos muy grandes en el Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago. Fue una alegría enorme ver estas obras textiles en ese museo tan hermoso.

     

    Las cifras de visitantes fueron elevadas, con un público de 60.000 personas entre diciembre del 2016 y enero del 2017.

     

    - Yo admiro mucho su arte, porque con sus obras ella describe la vida diaria, la familia, los sentimientos. Pero también narra el mundo exterior, la sociedad, las guerras, los conflictos. En Chile se impresionaron mucho con sus obras textiles y también por su cercanía con los pueblos originarios, los samis, en el norte de Suecia, y su relación con el pueblo mapuche.  Eva se ha inspirado también en la isla de Gotland, en sus mitos y ese tipo de cosas. Para mí fue una experiencia muy buena, y me dio mucha satisfacción.

     

     

     

    En efecto, los gobelinos de Eva Ek Schaeffer reflejan un trabajo arduo y una paciencia a prueba de límites. El suyo es un tipo de arte que requiere prolijidad, concentración y mucha dedicación.

     

    La artista nos cuenta que ha trabajado con esta técnica durante toda su vida. Sus obras van de lo pequeño de la vida cotidiana hasta temas universales del mundo actual. Uno de sus gobelinos adorna una de las paredes de una sala en el Parlamento sueco, junto a los bustos de Harald EdelstamRaoul Wallenberg. Una obra textil de grandes proporciones que nos habla de un tema de gran actualidad: la inmigración.

     

    Utiliza lino, lana y seda.  Ella misma hila la lana y la tiñe en colores intensivos con los que después da vida a sus obras.

     

    - Yo cuento sagas, pero sagas que tratan de nosotros, los seres humanos, dice.

     

     

    ¿Cuanto tiempo demora en hacer un gobelino?

     

    - Eso varía, obviamente, de acuerdo al tamaño. Pero cuando trabajé más intensivamente hacía dos metros cuadrados al año. Es un proceso largo, primero se hila, luego se tiñe y al final se teje. 

     

     

    ¿Qué le parece participar en esta muestra colectiva dedicada al Día de la Mujer?

     

    - Me siento honrada de estar aquí. Y más gratificante se siente, puesto que los gobelinos están recién llegados de Chile, país de origen de Ricardo y donde Eva ha sido embajadora. Es algo muy especial y estoy muy contenta de participar junto a este bello grupo de mujeres.

     

     

    ¿Tiene un lugar favorito donde trabajar?

     

    - Yo nací en Lappland, en Gällivare. Pero la mayoría de mis gobelinos los he tejido en la isla de Gotland. Allí uno puede tener paz y tranquilidad, algo que es muy importante.

     

     

     

    Magazín Latino conversó también con Ann Ahlbom Sundqvist, quien participa en la exposición con esculturas realizadas en distintos materiales que evocan el origen de la vida. Para ella son muy fundamentales el agua y las semillas, algo que se refleja en sus obras. "Todo proviene del agua, y una semilla puede desarollarse y llegar a ser algo grande, ya sea a nivel individual o en la sociedad. Todo funciona dentro de un ecosistema en el que todo está relacionado", nos cuenta.  

     

     

    ¿Qué reflexiones tiene Ud. respecto al Día de la Mujer?

     

    - La mujer es la fuente de la vida. Somos nosotras quienes llevamos la semilla de la vida y las que damos vida. Esto está muy ligado a esta exposición, y a lo que somos nosotras, las mujeres.

     

     

    ¿Piensa que es relevante celebrar esta fecha hoy en día, cuánto nos queda por lograr?

     

    - Es muy importante. Sobre todo, pienso yo, es importante para las mujeres del tercer mundo, donde aún se cometen atrocidades, como, por ejemplo el abortar fetos de niñas. Además, si las mujeres pudiéramos decidir más, en el mundo no habría tantas guerras. Nosotras defendemos la vida, no queremos apagarla. Entonces, considero que es muy importante. Y es fundamental ayudar a las mujeres que no han conseguido tantas reivindicaciones a lograr más equidad de género.

     

     

     

     

     

     

  • A cien años del nacimiento de Don Valentín - Volodia Teitelbom

    Por:  Enrique Duran. Archivo y Biblioteca. 

     

    Archivo y Biblioteca de la Memoria de Chile en Suecia, conmemoró, el jueves 24 de marzo de 2016, el centenario del nacimiento de Volodia Teitelboim, don Valentín, en el local de la Asociación Víctor Jara.

       Valentín Teitelbom Volosky, nació en Chillán, el 17 de marzo de 1916. Su padre Moisés Teitelboim nació en Ucrania y llegó a Chile en 1910. Su madre Sara Volosky provenía de lo que hoy es Moldavia. Volodia Teitelboim fue, y de alguna manera continúa siendo, uno de los dirigentes políticos e intelectuales más importantes en la historia contemporánea de Chile.

    Durante la década de 1940 sufrió, al igual que muchos de los militantes del Partido Comunista de Chile, la persecución ocasionada por la Ley de Defensa de la Democracia, también conocida como la Ley Maldita. Estuvo relegado y detenido en el campo de concentra-ción, en Pisagua. Durante la dictadura de la Junta Militar dirigida por Augusto Pinochet, vivió el exilio en Moscú, donde dirigió el programa Escucha Chile en Radio Moscú. Retornó a Chile clandestinamente en los tiempos finales de la Dictadura. En l989 fue elegido Secretario GeneraL del Partido Comunista, cargo que ejerció hasta 1994, cuando Gladys Marín asumió el relevo.

       Los libros de memorias de don Volodia, tales como “Un muchacho del siglo XX” (1997), “La Gran Guerra de Chile y otra que nunca exis-tió” (2000) y “Noches de Radio” (2001) recogen desde su perspectiva política y social un gran panorama de situaciones y vivencias del Chile del siglo XX. Famosas son sus biografías de Pablo Neruda y Gabriela Mistral. Su obra abarca también la novela. Marcó un hito en la narrativa social con “Hijo del Salitre”, que tiene como protagonista a Elías Lafferte, histórico líder comunista y pieza clave en el desarrollo del movimiento obrero en Chile.

       Periodista, crítico literario y fundador, junto a Neruda, de la revista “Aurora de Chile” en 1938 y “Araucaria de Chile”, durante el exilio y cuyo primer número apareció en 1978. Además fue uno de los funda-dores y sub-director del periódico “El Siglo”. Volodia Teitelboim volcó su pasión por la palabra no sólo en a escritura, sino también en la arena política, donde los más diversos sectores lo han reconocido como uno de los grandes oradores del Congreso Nacional. Como él mismo comentó, “ La política era mi mujer legítima y la Literatura, mi amante. La amante me rondaba por las noches, pidiéndome cuen-tas”.

       Archivo y Biblioteca rinde este merecido homenaje a don Valentín, este “ muchacho del siglo XX” en el local de la Asociación Víctor Jara, este jueves 24 de marzo del 2016 con ocasión del Centenario de su nacimiento. Los esperamos calurosamente.

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español