Miércoles, 20 Junio 2018 | Login
Atentado terrorista en Estocolmo - Santiago Cueva ayudó a evacuar el lugar y atender a los heridos Santiago Cueva. Foto: Privada.

Atentado terrorista en Estocolmo - Santiago Cueva ayudó a evacuar el lugar y atender a los heridos

El viernes pasado, a las 14.53 de la tarde, un camión arrolló a hombres mujeres y niños que paseaban a esa hora por la calle más concurrida de la capital sueca: Drottninggatan.

La gente se vio obligada a correr para salvar su vida.

El guardia de seguridad Santiago Cueva, hizo todo lo contrario: condujo su vehículo en dirección contraria a la del camión que se acercaba a gran velocidad.

Magazín Latino, conversó con el guardia que trabajó codo a codo con la policía, el pasado viernes, cuando el caos se apoderó de Estocolmo. Este es su testimonio:

 

  Por: Marisol Aliaga

 

Dentro del inmenso flujo noticioso que ocasionara el atentado del pasado viernes, un nombre se queda en la memoria: Santiago Cueva, el guardia de seguridad que se encontraba en servicio el viernes a las tres de la tarde en el corazón mismo de Estocolmo, donde ocurriera el atentado.

 

Rápidamente Magazín Latino se pone en contacto con él. En una entrevista telefónica nos cuenta que tiene 27 años, reside en Suecia desde el 2006, es casado y tiene dos hijos.

 

Santiago Cueva ha trabajado en la empresa de seguridad Nokas desde el 2013, y conduce a menudo su furgoneta por las calles céntricas de Estocolmo.

 

El viernes 7 de abril, se encontraba frente a la tienda de Åhléns. Debía conducir su coche por Drottninggatan hasta llegar al cruce con Kungsgatan, unas cuadras más arriba, en dirección contraria a la Ciudad Vieja.

 

- Desde donde yo estaba, en Drottninggatan a la altura de la Casa de la Cultura, pude ver, a lo lejos, que un camión venía a mucha velocidad. Vi una tremenda polvareda y escuché un ruido muy fuerte. Tú ves cuando algo viene en tu camino, porque en mi profesión, cuando llegamos a un sitio miramos automáticamente para adelante y para atrás, para detectar peligros, comienza Santiago su relato.

 

 

Eran cerca de las tres de la tarde, y desde entonces todo pasó también a una velocidad vertiginosa. En fracciones de segundo, Santiago tomó una decisión.

 

 

¿Qué fue lo primero que pensaste, antes de reaccionar?

 - Directamente me di cuenta de que se trataba de un atentado. Por la agresividad con que este camión venía por Drottninggatan. Vi la polvareda, escuché el tremendo ruido, entonces lo único que pensé fue en aparcar mi carro en la mitad de la calle, para que si el camión seguía su carrera, mi coche lo bloqueara de algún modo. Después pensé en cómo buscar refugio, estaba a unos 150 metros del Åhléns, frente a la tienda de juguetes y con la Casa de la Cultura a la espalda. Pero de pronto, unos metros antes de llegar al Åhléns, en el cruce con Mäster Samuelsgatan, veo que el camión choca con los leones de cemento y con el macetero gigante que están allí. Se lleva por delante a uno de los leones, que lleva a que el camión de un salto inesperado. Al parecer, el chofer perdió entonces el control del camión y se estrelló contra los escaparates de la parte trasera de la tienda.

 

 

Una de las leonas que pasó a llevar el camión, pero que en cierta forma logró que se desviara. Cruce Drottninggatan/Mäster Samuelsgatan. Foto: Marisol Aliaga. 

 

 

¿Qué hiciste tú entonces?

- Me bajé rápidamente de mi auto y me fui corriendo al lugar, a ayudar a los heridos y evacuar la gente que se encontraba en las inmediaciones. Había que actuar rápido, ya que el camión comenzó a incendiarse. Vi que salían llamas del vehículo, entonces comenzamos a gritarle a la gente que se hicieran a un lado, porque no sabíamos si esto ya había terminado o si iba a suceder alguna otra cosa más. En ese momento llegaron otros guardias de seguridad y juntos comenzamos a ayudar en esto mientras llegaba la policía.

 

¿Te encontraste con alguna víctima?

- Sí, la primera víctima que vi fue una señora que estaba lastimada en sus piernas. Es una de las imágenes más fuertes que tengo del accidente, y que es difícil sacarla de mi mente, ya que fue lo primero que vi cuando llegué al lugar. Luego, por supuesto, había más gente que estaba herida e incluso que había perdido su vida pero lo más fuerte que llevo en mi recuerdo es esta señora herida que se encontraba cerca del camión. Veo que tres personas comienzan a ayudarla y yo me dediqué entonces a evacuar a la gente, mientras llegaba la policía. Cuando llegaron, me quedé un par de horas con ellos, ayudándoles a evacuar y a cerrar las calles. En esa confusión habían muchos padres que no encontraban a sus hijos, no sabían donde estaban. Era muy terrible no poder ayudarles, porque estaban desesperados, pero había que evacuar el lugar.

 

¿Esa era la prioridad principal?

- Sí. La prioridad principal que teníamos todos los guardias que estábamos en el lugar era despejar el sitio, sacar a todos de allí. Todo pasa tan rápido que hay que reaccionar al instante y despejar el sitio. Muchas personas estaban en estado de chock.

 

¿Cuál era la atmósfera que se vivía entonces?

- Para la gente que estuvo por donde había pasado el camión, que vio en primer plano lo que había pasado, fue caótico. Pero los que estaban al otro lado del Åhléns no sabían exáctamente qué había pasado. Nosotros nos dedic- amos a sacarlos del lugar, porque ellos desconocían la gravedad del asunto, incluso muchos querían sacar sus teléfonos y filmar, no se percataban de cuán grave había sido eso. Además la gente es muy distraída y se encuentra pensando en otras cosas. Si yo me di cuenta es justamente porque mi trabajo me obliga a tener una buena visión de lo qué sucede en todos lados, tanto cerca como lejos del coche.

 

 Entonces, ¿tú y tus compañeros trabajaron codo a codo con la policía?

- Sí. Esa ayuda es automática, ves que en esos momentos te necesitan y tienes que entrar y ayudar, es algo que no se piensa, se trata de ser solidario. Justamente en ese sitio, cerca de Åhléns, hay bastantes guardias de seguridad, entonces, trabajamos todos juntos, todos ayudaron. Lo único es que al principio se hablaba mucho de que la policía había hecho un gran trabajo, y nadie se acordaba de los guardias de seguridad que estuvieron allí al principio, justamente cuando comenzó todo.

 

¿Pensaste tú que podría venir una explosión?

- Sinceramente no sabía. Dentro de mí pensaba que tal vez podría haber alguna bomba o algo más porque, como te comenté al principio, me di cuenta rápidamente de que se trataba de un atentado, por la forma en que vi la situación, por la agresividad de los hechos. Pero hemos visto lo que ha pasado en otras ciudades, entonces pensé que sí, que podían seguir pasando otras cosas, que otra persona hiciera otra tontera.

 

¿De ahí que lo más importante era evacuar la gente lo más rápido posible?

- Exactamente. 

 

¿Sentiste miedo en algún momento?

Es muy difícil sentir algo en ese momento, justamente por la rapidez con que pasan las cosas. El camión venía a tanta velocidad que es difícil pensar y sentir algo cuando todo pasa tan rápido, entonces actúas solo por instinto propio, ni siquiera sabes por qué lo haces.

 

¿A qué velocidad calculas que venía el camión?

- Yo supongo que iba a unos 60 – 70 kilometros por hora. Iba a mucha velocidad.

 

En fin, ¿con qué impresión te quedaste, al fin de esa jornada tan impactante?

- Al final de ese día sentíamos una sensación de impotencia al no poder ayudar a los padres a encontrar a sus hijos, que no sabían dónde estaban. Ese tipo de cosas.

 

¿A qué hora te pudiste reunir nuevamente con tu familia?

- Como a las siete -  ocho de la noche. Después de que había pasado todo, y cuando ya he querido abandonar el lugar, ha venido mi empresa a ayudarme. Me llevaron a la oficina y me brindaron todo el apoyo con que cuenta la empresa, como es el apoyo sicológico y ese tipo de ayuda.

 

¿Qué pensaste cuando te encontraste con tus hijos, ese día?

- Bueno, yo sabía que ellos estaban bien. Pero, obviamente, fue muy bonito encontrarse con ellos, tranquilos y en seguridad.

 

¿Tu señora debe haber estado tremendamente preocupada?

- Ella sabía que yo me encontraba en el centro, y, por supuesto, estaba preocupada. Yo estaba en la labor de ayudar a la policía, pero tanto yo como mi empresa – que me ua apoyado mucho - se encargaban de comunicarle que me encontraba bien. Aproximadamente una hora después de lo sucedido hablé con ella y le expliqué lo que había pasado.

 

¿Tal vez entonces te llegó todo el cansancio, la reacción a tanta tensión?

- Si, exactamente. Y justamente es un poco de eso también ahora, de esa sensación. Es un cansancio inexplicable, un agotamiento, incluso dolor de cabeza, que es algo extraño para lo que soy yo normalmente. Como que uno sigue pensando en eso, en lo que pasó entonces.

 

¿Qué es lo más difícil de procesar, lo que te queda dando vueltas?

- Lo más impactante fue el momento en que me encontré con la primera víctima. Esa es la imagen que se ha quedado grabada en mí, la de la señora herida en sus piernas. Es una huella para toda la vida.

 

 

 

Santiago Cueva. Foto: Privada. 

 

 

Imagen de la manifestación del domingo, a la que se unieron alrededor de 50.000 personas. Cruce Drottninggatan/Klarabergsgatan. Foto: Marisol Aliaga. 

 

 

Las leonas que adornan la calle de Drottninggatan, y que al mismo tiempo sirven de protección. Foto: Marisol Aliaga. 

 

Imagen del sábado. Los niños dejaron flores velas, golosinas, y peluches que ahora serán donados a niños de menos recursos. Foto: Marisol Aliaga. 

 

 

 

About Author

Related items

  • Abogada Sandberg: "Es muy importante que Akilov haya sido condenado por terrorismo"

    Entre todos los impactantes testimonios que se escucharon en la sala de seguridad del tribunal de Estocolmo, uno de los más desgarradores fue el caso del ciudadano británico que fue arrollado por el camión.

    Conversamos con la abogada Jessica Sandberg, quien representó a las familias extranjeras en el juicio, una proveniente de Bélgica, la otra del Reino Unido.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    El ciudadano británico radicado en Estocolmo, una de las víctimas fatales del atentado terrorista en Drottninggatan, se había radicado en Estocolmo al formar familia con su esposa sueca, pero pensaban en mudarse pronto nuevamente a otro país. Tenían dos hijos y habían estado felizmente casados durante diez años. En su lugar de trabajo, Spotify era muy apreciado y mantenía una estrecha relación son sus padres y su hermana, con quienes se visitaban a menudo, en Estocolmo o en Londres.

     

    Ese fatídico día, había ido a recoger a su hijo, de ocho años, a la escuela, y caminaban juntos por Drottninggatan, cuando el camión se les vino encima.

     

    El padre cargó a su hijo, y corrió, tratando de encontrar refugio en alguna tienda, pero fue en vano. Al fin, cuando se dio cuenta de que no podría salvar su vida y la de su hijo, lanzó al niño por los aires, sucumbiendo la milésima de segundo siguiente bajo la mole de 12 toneladas. Su hijo sobrevivió, fue a parar ante los pies de una joven que se encontraba en el lugar, y que junto a tantas otras aterrorizadas personas se precipitaron en las tiendas que, afortunadamente mantuvieron sus puertas mecánicas abiertas.

     

    El niño pasó horas sin reunirse con su madre, y los testigos que lo cuidaron, cuentan que fue muy valiente, en esas horas de incertidumbre y terror. Según las personas que lo cuidaron, el niño lloraba de tanto en tanto, y llamaba a sus padres. Otras veces se acostaba en el suelo, intentando dormir, porque decía que era un sueño malo y quería salir pronto de esta pesadilla.

     

    La abogada Jessica Sandberg representa, entre otros querellantes, a dos familias extranjeras, parientes de dos de las víctimas de Akilov. Le preguntamos su opinión acerca del fallo.

    - No he leído la sentencia en su totalidad, lo recibí recién, pero de lo que he podido ver estoy muy conforme, en el sentido de que ha sido condenado por crimen de terrorismo. Es un hecho muy importante, en el proceso del duelo de mis clientes, el que haya sido condenado por el atentado terrorista que él, realmente, perpetró. La corte aprobó la querella de algunos de mis clientes y aprobó parcialmente la de otros.

    - Lo que es especialmente bueno es que la corte aprobó la indemnización para el menor que yo represento y para los hermanos de una de las víctimas y, para que se hayan podido aprobar estas indemnizaciones se necesitan pruebas particulares.

     


    La abogada Sandberg representa a dos familias extranjeras. Aquí, a la entrada de la sala donde se el tribunal de Estocolmo ofreció una conferencia de prensa el jueves pasado. Foto: Marisol Aliaga.

     

    Jessica Sandberg nos explica además que el tribunal no solo aprobó la indemnización para el menor, sino que también explica el porqué de la aprobación:

    - La corte considera que es complicado para un niño el haber sido víctima de intento de asesinato y, además, perder a su padre, en el lugar del crimen.

      

    ¿Ha hablado con las familias que representa? ¿Cuál ha sido la reacción de ellos?

    - Aún no he alcanzado a comunicarme con mis clientes, pero lo haré a la brevedad posible.

     

    ¿Pero Ud, personalmente está satisfecha con el fallo?

     

    • En general, sí.

     

     

     

     

  • Johan Eriksson: "Dentro de diez años Akilov puede pedir que se le conmute la pena"

    Este jueves, el tribunal de Estocolmo dictó sentencia en el juicio en contra de Rakhmat Akilov, quien fue condenado a cadena perpetua y a expulsión de Suecia de por vida.

    Pero ¿qué significa, en la práctica esta sentencia?

    Magazín Latino entrevistó al abogado defensor del acusado, Johan Eriksson, quien nos explicó cómo funciona el fallo, en la práctica.

     

    Por: Marisol Aliaga

     

    Se la denomina “cadena perpetua”, pero en la práctica puede ser que Akilov pase 20 años en la cárcel y luego sea deportado a Uzbekistán, pero solo si la situación política del país lo permite.

     

    Después de la conferencia de prensa que el abogado defensor de Rakhmat Akilov ofreció el día de ayer, le pedimos al licenciado que nos explicara algunos detalles del fallo.

     

    La sentencia dictamina que Akilov debe pagar más de 14 millones de coronas en indemnización a las víctimas, ¿cómo va a poder hacerlo si no tiene dinero?

    - No, Akilov no dispone de dinero para pagar. Serán la Oficina Nacional para las Víctimas del Crimen (Brottsoffermyndigheten) y las compañías de seguros quienes se encargarán del tema de la compensación. La Oficina Nacional revisará nuevamente el monto de la indemnización, este es el procedimiento que se sigue en estos casos.

     

    ¿Esto significa que son los contribuyentes quienes pagarán las indemnizaciones a las víctimas?

    Puede ser la compañía de seguros, o puede ser la Oficina Nacional para las Víctimas del Crimen, que es una entidad estatal. Funciona así: todas las personas que son condenadas por un crimen que han cometido deben pagar a esta entidad, la que dispone de un fondo del cual hace uso para pagar indemnizaciones.

     

    Akilov fue condenado a cadena perpetua y deportación, ¿cómo funciona esto en la práctica? 

    - Él deberá cumplir primeramente su condena, y después se revisará si puede ser deportado. 

     

    ¿Cuántos años significa la cadena perpetua?

    - Cadena perpetua es cadena perpetua. O bien, hasta que el tribunal de Örebro dictamine que puede obtener la prisión permanente revisable. Entonces él puede apelar a este tribunal para obtener la prisión permanente revisable. Esto lo puede hacer después de haber cumplido 10 años de prisión. Y, en caso de que le sea concedida, entonces se puede revisar si existen obstáculos para que se lleve a cabo la expulsión del país.

     

    ¿Cuáles pueden ser estos obstáculos?

    - En este caso se examina la situación política en Uzbekistán. Suecia no expulsa a personas que corren el riesgo de ser condenados a la pena capital en sus países, o a situaciones peligrosas. A estas personas no las deportamos. Por lo tanto, se hace una revisión previa entes de la deportación.

     

    O sea que en la práctica puede pasar que deba cumplir 25 años de cárcel y luego sea deportado, en tanto su vida no corra peligro

    - Puede ser, si tomamos como ejemplo a otras personas que han sido condenadas por delito de terrorismo a 30 años, y que han pasado 20 años en la cárcel. Mattias Flink, en Falun, fue condenado a cadena perpetua que luego pasó a prisión permanente revisable [Mattias Flink quedó en libertad luego de 20 años en prisión. Mató a siete personas]. Entonces, es el tribunal quien revisa caso por caso, pero también influye el paso del tiempo, el de cómo consideramos cada crimen. Pero, la ley dice que dentro de 10 años puede solicitar que la pena le sea conmutada.

     

    ¿En qué sentido influye el paso del tiempo?

    - Me refiero a que antes no teníamos cadenas perpetuas tan largas. El gobierno indultaba a los condenados y las penas perpetuas eran más cortas de lo que son ahora. Entonces, la apreciación de la cadena perpetua se ve en base a esto.

     

    Al mismo tiempo es un poco contradictorio, porque la orden de deportación ya había caído sobre él, antes de que cometiera el atentado     

    - Sí, pero eso no tiene ningún significado. Ahora él será deportado, según la sentencia, y no podrá volver nunca más en su vida a Suecia. Nunca más. Pero, como lo expliqué antes, la deportación depende de la situación en Uzbekistán.

     

     


    El abogado Johan Eriksson responde las preguntas de la prensa, luego de dictarse la sentencia en contra de su cliente. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

    Información adicional:  

     

    Uzbekistán es un país con alrededor de 30 millones de habitantes, ubicado en Asia Central. Limita con Kazajstán, Turkmenistán, Kirguistán, Tayikistán y Afganistán.

    Según Freedom house, Uzbekistán es el quinto país menos democrático del mundo.

     

     
    El abogado Johan Eriksson. Foto: Marisol Aliaga.

     


    Jessica Sandberg, abogada representante de la familia Bevington, entre otras querellantes, también conversó con la prensa.
    Foto: Marisol Aliaga. 

     

     

     

  • Akilov es condenado a cadena perpetua y a deportación de por vida

    Publicado: 07-06-2018. Actualizado: 09-06-2018 

    Este jueves se dio a conocer el veredicto en el juicio en contra de Rakhmat Akilov. El juzgado de Estocolmo lo declara culpable de delitos de terrorismo, del asesinato de cinco personas y del intento de asesinato de otras 119. La condena:  cadena perpetua y deportación de por vida.

    - No puedo decir que estoy “conforme”. Ha sido algo espantoso, dijo el fiscal general, Hans Ihrman, enfatizando el hecho de que Akilov quiso dañar no solo a ciertas personas, sino a la sociedad sueca en su totalidad.

    Su abogado defensor, Johan Eriksson, por su parte, dijo que “Akilov considerará si apela el fallo”.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    A las 13.00 horas en punto, el tribunal de primera instancia de Estocolmo dio a conocer el veredicto en el juicio en contra de Rakhmat Akilov, ante una amplia cobertura mediática.

     

    El juzgado corrobora la línea de la Fiscalía, en el sentido de que Akilov cometió delitos de terrorismo. Lo encuentra culpable del asesinato de cinco personas y de haber tenido la intención de asesinar a muchos más.  Y lo condena a indemnizar a más de 100 víctimas.

    En total, Akilov deberá pagar más de 14 millones de coronas.

     

    En el comunicado de prensa emitido este jueves, el juzgado de Estocolmo señala:

     

    “Poco antes de las tres de la tarde del viernes 7 de abril de 2017, el acusado se apropió ilícitamente de un camión y lo condujo por Drottninggatan en Estocolmo. Durante su recorrido, mató a cinco personas, lesionó a decenas de personas y puso en peligro la vida de otro gran número de personas. El recorrido por Drottninggatan tomó menos de 40 segundos y terminó al estrellarse el camión en los grandes almacenes de Åhléns. Seguidamente el imputado encendió un dispositivo explosivo en la cabina del camión. No obstante, el dispositivo no detonó de la manera en que se había pensado. El imputado, entonces, huyó del lugar, pero pudo ser capturado más tarde, por la noche.

    El Tribunal ha concluido que el imputado sea condenado por delitos de terrorismo, en parte por cinco asesinatos, en parte por devastación general. El juzgado también determinó que la persona procesada sea condenada por tentativas de terrorismo por 119 casos de intento de asesinato. Finalmente, el juzgado ha encontrado que en 24 casos se ha hecho culpable del delito poner en peligro la vida de otras personas”.

     

    El veredicto se compone de más de 100 páginas, más documentos adicionales. Las audiencias se prolongaron desde el mes de febrero hasta mayo. Los querellantes son 138, que han sido defendidos judicialmente por 14 abogados. Rakhmat Akilov fue representado por dos abogados.

     

    Los jueces debieron responder la pregunta principal: de si Akilov había cometido delitos de terrorismo. Él es culpable confeso de haber asesinado a cinco personas, la menor de éstas, Ebba Åkerlund, que justamente hoy habría cumplido 13 años.  

     

    El fiscal, Hans Ihrman, reconoció que el proceso judicial había sido extremadamente difícil, pero se manifestó satisfecho con el fallo.

     

    - Hemos logrado los objetivos que teníamos desde el principio, de lo pude leer de la sentencia, dijo a la televisión sueca.

     

    El fiscal no estuvo presente este jueves en el tribunal. Pero en entrevista con SVT manifestó que lo más importante del veredicto es que demuestra que se trata de  un crimen en contra del Estado sueco.

     

    - Lo importante es cómo el asesinato, intento de asesinato y la devastación general coinciden objetivamente con el castigo por delitos de terrorismo, eso es lo trascendental, dijo Ihrman.

     

    Confiesa que ha sentido una gran responsabilidad en este proceso, debido a la importancia que este tiene para el pueblo sueco.

     

    - Tengo que decir que ha sido espantoso, para ser completamente sincero. Es obvio que ha sido un crimen horrible en contra de algunas personas en especial. Pero también ha sido un crimen en contra de un grupo más grande – toda nuestra sociedad.

     

    De las pruebas presentadas por el fiscal, durante los alegatos, se deduce que Rakhmat Akilov había tenido la intención de matar a tantos “infieles” como fuera posible. Eligió el lugar y el momento en el que pudiera hacer más daño, cuando la sociedad era más vulnerable. No le importó arrollar a niños ni ancianos, y un gran número de personas estuvo a segundos de perder la vida. Otros quedaron con heridas incurables, con padecimientos de por vida.

     


    El presidente del jurado, el juez de primera instancia Ragnar Palmkvist, flanqueado por el juez Carl Rosenmuller y la notaria. Foto: Marisol Aliaga. 

     

     

    Sin embargo, Akilov no está conforme con la sentencia. El abogado Johan Eriksson retiró el fallo, en el tribunal, a la una de la tarde, y caminó hasta el recinto penitenciario donde se encuentra su cliente, Kronobergshäktet.

     

    Y a las tres de la tarde ofreció una conferencia de prensa y entrevistas.

     

    “Debemos estar orgullosos de Suecia”, dijo, refiriéndose a la forma en que se había desarrollado el proceso judicial. (Vale la pena recordar que Eriksson había contado anteriormente que lo primero que su cliente le había dicho, al encontrarse con él por primera vez, había sido: ¿Cuándo me van a comenzar a aporrear?)

     

    - Él ha sido tratado de la forma en que todos deben ser tratados en este tipo de juicios, dijo.

     

    Contó que Akilov se había mostrado decepcionado al saber la sentencia. No quería ser condenado a cadena perpetua, sino a una pena fija.

     

    - Todos quieren saber si vamos a apelar. Bueno, van a tener que esperar unos días más para obtener respuesta a esta pregunta. Primero, Akilov tiene que examinar la sentencia en su totalidad – que tiene que ser traducida – y luego podrá tomar alguna decisión sobre la apelación, subrayó Johan Eriksson.

     

    También se refirió a las indemnizaciones. El licenciado ha dicho anteriormente, y lo dijo este jueves también, que estas son “vergonzosamente bajas”, para los familiares de las víctimas. Pero explicó que esto no es nada que pueda resolver el tribunal, las leyes no permiten otras cantidades.

     

    - Este es año de elecciones. Exijan de los políticos que cambien la legislación al respecto, expresó.

     

    A pesar de que la corte determinó, en algunos casos, indemnizaciones que están más arriba de la norma establecida, las cantidades son irrisorias.

     

    ¿Y surge la pregunta: ¿cuánto vale una vida humana?

     

    Ebba Åkerlund, se llamaba la niña que falleció en el atentado. Su padre se mostró hoy día sumamente crítico ante la indemnización por la pérdida de su hija única: 60.000 coronas.

     

    - La indemnización es un insulto tal, que no encuentro palabras, dijo al vespertino Expressen.  

     

    Los padres de Ebba habían exigido 300.000 coronas cada uno.

     

    - Esto es una broma que no tiene nombre, es terrible. Es un atropello jurídico, un fracaso de parte del Estado, dijo el padre de Ebba.

     

    Él está considerando, al igual que los familiares de otras víctimas, apelar el fallo.

     

    Rakhmat Akilov, por su parte, dispone de tres semanas para apelar la sentencia. 

     

     

     
    El abogado defensor de Akilov, Johan Eriksson, es entrevistado por una periodista de la Radio Sueca. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español