Domingo, 23 Septiembre 2018 | Login

La fiscal Christina Voigt presentó este martes una demanda judicial en contra del “perfil cultural” ligado a la Academia Sueca, Jean-Claude Arnault.

Según la acusación, éste habría violado a una mujer en dos ocasiones, a fines del 2011.

La fiscal considera las evidencias como “contundentes”, en tanto que Arnault niega todos los cargos, y califica la demanda como “una vergüenza”.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Después de semanas de relativa tranquilidad en torno a la Academia Sueca – que aún no logra reponerse de los escándalos de las denuncias de acoso sexual en relación a una persona cercana a la entidad cultural,  este martes se dejó caer la nueva bomba que salpica a los ilustres literatos. Una fiscal, en Estocolmo, inició una demanda judicial en contra del “perfil cultural”, como se le ha llamado en los medios al esposo de la poeta y miembro de la Academia, Katarina Frostenson.

 

Y esta vez la cosa, al parecer, va en serio. Según la denuncia, Jean-Claude Arnault (los medios que aún no habían publicado su nombre, ahora lo hacen) habría violado en dos ocasiones a la querellante. La primera vez el 15 de octubre de 2011, la segunda vez a principios de diciembre de 2011.

 

Según la denuncia, en el primer incidente, Arnault habría obligado a la mujer a practicarle sexo oral para, seguidamente, perpetrar una violación. La mujer se encontraba en “una situación amenazante, se había sentido presa del pánico y, por ende, no había sido capaz de defenderse”.

 

La segunda vez, la violación habría sido consumada cuando la mujer se encontraba dormida.

 

Ambos hechos se habrían producido en el departamento nocturno de Arnault en Gärdet, Estocolmo.

- Yo opino que existen las evidencias suficientes para levantar una demanda. De esta forma, el tribunal del distrito juzgará el caso, dijo este martes la fiscal Christina Voigt.

 

Agregó que, aunque no existen evidencias técnicas, hay siete testigos que corroboran la veracidad de lo dicho por la querellante.

 

Y, según la demanda, la fiscalía cuenta además con los apuntes de la historia clínica de un psiquiatra que había tratado a la mujer. Este jornal data de dos semanas después de que se hubiera cometido el presunto crimen.

 

No obstante, la fiscal no solicitó prisión preventiva para el acusado puesto que “no hay motivo para ello”.

 

Vale la pena recordar que las acusaciones en contra de Arnault surgieron después de que el matutino Dagens Nyheter publicara un artículo de investigación, en las cual un total de 18 mujeres afirmaban haber sido víctimas de acoso sexual y de violación por parte de Arnault. Hechos que se habían desarrollado durante décadas.

 

Ese fue la bola de nieve que más tarde se transformó en el alud que sepultó a la prestigiosa Academia Sueca, que desde entonces lucha por recuperar su dignidad y credibilidad.

 

Vale la pena recordar que el director ejecutivo de la Fundación Nobel, Lars Heikensten, ha dicho que, en tanto que la Academia Sueca no recupere su credibilidad, no es idónea para elegir al Premio Nobel de Literatura.

 

Aquí es necesario hacer hincapié en lo que los medios extranjeros a menudo confunden: la Academia Sueca (de la lengua) es la encargada de elegir los premios Nobel de Literatura, en tanto que la Real Academia Sueca de las Ciencias es quien designa los Premios Nobel en las distintas disciplinas, a excepción del Nobel de Economía (que lo designa el Banco Central) y el de la Paz, que lo confiere la fundación Nobel de Noruega. (No es fácil entender todos los vericuetos de los premios Nobel).

 

Por lo demás, y a diferencia de la Academia Sueca, los miembros de la Academia Sueca de las Ciencias se van rotando en sus cargos, mientras que “los 18” como se le llama a los literatos que componen la Academia Sueca, son vitalicios… o lo eran, hasta que, recientemente el Rey Carl Gustav cambiara los estatutos y agregara la posibilidad de que los miembros que así lo deseen pueden retirarse de esta institución.

 

No muchos lo han hecho, la membresía en la Academia significa - fuera del enorme poder en la vida cultural sueca - una serie de regalías. Privilegios que, por primera vez, desde que se fundara la entidad, en el 1700, están siendo puestos bajo la lupa.

 

Y lo que la lupa deja ver no ha sido de particular nobleza.

  

Sin embargo, y para volver Jean-Claude Arnault, el escándalo no se trata solamente sexo – como se empeña en denominarlo la prensa extranjera -  también cuenta con aristas en la parte económica: la poeta y miembro de la Academia, Katarina Frostenson, era la directora del Club cultural que creara Arnault, y que durante años recibió apoyo financiero de la Academia. Aunque, hasta el momento, esta irregularidad no ha sido motivo de un proceso judicial.  

 

Luego de la publicación de DN, se levantaron varias demandas judiciales pero que no pasaron a mayores puesto que, en su mayoría, los casos habían prescrito.

 

La abogada Elisabeth Massi-Fritz representa a la querellante. La licenciada manifestó a la prensa que su clienta está aliviada y conforme de que se haya presentado la demanda judicial. A pesar de que ya han pasado siete años de que ocurrieran los hechos.

- Mi clienta se ha sentido muy mal, como consecuencia de lo ocurrido. Ella ha sido agraviada y humillada en forma particularmente seria, subrayó la abogada.

 

¿Qué dice el acusado?

 

Aftonbladet se comunicó con el abogado de Arnault, el licenciado Björn Hurtig, quien expresó al vespertino que su cliente opina que la demanda es una vergüenza.

- Él está consternado y abatido. Está consternado porque defiende su inocencia, él no ha cometido los crímenes que se le imputan. Él opina que las evidencias son débiles y está abatido porque no puede obviar el hecho de que la presión mediática ha influido en esto. Él ha sido un hombre perseguido durante largo tiempo.

 

 

Aftonbladet: ¿Qué evidencia es demasiado débil?

- Es necesario recordar que se basa, después de todo, en información oral y datos de segunda mano. La evidencia oral es como la fruta fresca, empeora con el paso del tiempo. Puede resultar difícil de saber cuáles son mis propios recuerdos luego de haber leído y escuchado cosas en los medios. Son hechos que han ocurrido hace tiempo atrás, y no existen testigos directos ni pruebas técnicas. 

 

El licenciado Hurtig señaló además que no está sorprendido por la demanda, pero que la atribuye a una "enorme presión mediática".

 

- Esto tiene proporciones enormes, y yo no creo que esto haya sido considerado. No se puede negar que estas cosas tienen impacto. 

 

Agrega que su cliente y la mujer se conocían, pero subraya que, luego de leer el conjunto de evidencias, está más inclinado a creer en su inocencia. 

 

  

 

 
Frontis del Museo Nobel, donde se aloja la Academia Sueca. Jean-Claude Arnault. Foto: Marisol Aliaga. Expressen. Montaje: Magazín Latino. 

 

 

 

Published in Cultura

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español