Domingo, 23 Septiembre 2018 | Login

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 15 de junio de 2018.

Aunque este artículo se centra en EEUU indicando que el problema mayor que existe en aquel país no es Trump, si no el hecho de que la mayoría de la clase trabajadora le vota, también hace observaciones de su relevancia para Europa incluyendo España. Cuestiona así algunas de las tesis más extendidas sobre el populismo existentes a los dos lados del Atlántico Norte.

El mayor problema en EEUU no es Trump: el problema es que la mayoría de la clase trabajadora le vota.

 

 Por: Vicenç Navarro (*) 

 

Leyendo la prensa española se llega a la conclusión de que el mayor problema que existe en EEUU es Donald Trump, una figura que se ridiculiza constantemente en los principales medios de información (como ocurre también en EEUU) presentándolo como un individuo incompetente, y fácilmente ridiculizable por sus comportamientos atípicos dentro de lo que se considera aceptable en la sabiduría convencional del país. Este énfasis exclusivo en Trump obstaculiza, sin embargo, la comprensión de lo que está ocurriendo en EEUU. Por extraño que parezca, el mayor problema que tiene EEUU  no es Trump, sino el hecho de que la mayoría de un sector grande de la población muy olvidado en dicho país, la clase trabajadora blanca, le ha votado y que es probable que le vote de nuevo. Las encuestas muestran una impresionante lealtad electoral a tal figura por parte de aquellos que emitieron su voto a favor suyo. Aunque su popularidad entre la población en general es muy limitada, no lo es entre la mayoría de la población que le votó. Y no está claro que en las próximas elecciones al Congreso de EEUU (este noviembre) el Partido Republicano vaya a perder el control de la Cámara Baja o incluso del Senado, eliminando con ello la posibilidad de ser apartado de la Presidencia mediante un impeachment. Parece, por lo tanto, que va a haber Trump para mucho tiempo. Y su impacto en la sociedad estadounidense y en las relaciones internacionales está siendo enorme.

 

¿Por qué Trump fue elegido Presidente y puede que sea reelegido de nuevo?

La respuesta a esta pregunta es, en realidad, muy fácil de entender aun cuando no es fácil que usted pueda leerla o verla en los mayores medios de información españoles. Para ello, tenemos que observar qué ha estado pasando no tanto a la derecha sino a la izquierda del abanico electoral. Hay que ver qué ha pasado en EEUU durante estos años, analizando los cambios que le han ido ocurriendo a la izquierda estadounidense, es decir, al Partido Demócrata. Históricamente, el binomio izquierda-derecha en EEUU quedaba reflejado  en el conflicto entre el Partido Demócrata –que en su día se auto definía como el Partido del Pueblo (People’s Party)-, que representaba sobre todo a la clase trabajadora y a otros sectores de las clases populares, y el Partido Republicano, que representaba a las derechas, muy cercanas al mundo empresarial. En este escenario, el mayor debate político se centraba predominantemente en la distribución de las rentas (y, en menor medida, de propiedad) entre el mundo del trabajo y el mundo del capital. El dominio en la vida política estadounidense durante el período de la postguerra (1945-1978) por parte del Partido Demócrata determinó que las rentas del trabajo crecieran notablemente a costa del descenso de las rentas del capital. Las primeras alcanzaron su máximo nivel al final de tal periodo llegando a constituir el 70% en 1979 de todas las rentas. Fue cuando se habló de “la época dorada del capitalismo”. Una situación semejante ocurrió en los otros países del mundo capitalista desarrollado a los dos lados del Atlántico Norte.

 

La contrareforma neoliberal que comienza en los años 80: el triunfo del capital

La respuesta de los propietarios y gestores del capital, a los que solía llamárseles los miembros de la “clase capitalista”, (término que no se utiliza hoy por considerarse “anticuado”), no tardó en presentarse. Fue la revolución neoliberal liderada por el Presidente Reagan que fue, ni más ni menos, que una lucha frontal contra la clase trabajadora estadounidense. Hay que recordar que la primera intervención pública que hizo tal presidente fue precisamente la destrucción de un sindicato: el sindicato de los controladores de vuelos en los aeropuertos. El eje de estas políticas neoliberales era debilitar a los sindicatos, desregular los mercados laborales y dar plena libertada a la movilización de capitales, expandiéndose el proceso de globalización, medidas todas ellas mantenidas más tarde por los gobiernos republicanos y también por los gobiernos demócratas. Entre estos últimos, el Presidente Clinton, fundador de lo que se llamaría posteriormente la Tercera Vía (representada en Europa por Tony Blair en el Reino Unido y Gerhard Schröeder en Alemania) abandonó las políticas redistributivas, haciendo suyas las políticas neoliberales iniciadas por Reagan y Bush senior.

 

A partir de entonces, la dicotomía izquierda-derecha no se basó en políticas redistributivas centradas en el conflicto entre los intereses de las clases populares, por un lado, y los intereses de las élites financieras y económicas que constituirían lo que en EEUU se llama la corporate class (la clase de los que poseen y/o gestionan las grandes corporaciones del país), por el otro. En su lugar, el conflicto se centró en si incluir o no a los grupos discriminados (afroamericanos, predominantemente, y mujeres) dentro de la estructura del poder de la cual habían sido excluidos, marginados y discriminados. Las políticas de inclusión e identidad sustituyeron el conflicto capital-trabajo. El éxito de tales políticas se tradujo en un aumento muy notable de afroamericanos y mujeres en las instituciones públicas (y, en menor grado, privadas) que alcanzó su zénit con la elección de un afroamericano, Barack Obama, como presidente de EEUU (en enero de 2009) y se esperaba que se completara con la elección  de una mujer, Hilary Clinton, como presidenta. Esta última, basó su campaña en movilizar predominantemente a las mujeres y a las minorías. Las políticas públicas federales del Partido Demócrata enfatizaron la identidad y la antidiscriminación, generando una considerable expansión de afroamericanos y mujeres en las estructuras de poder político del país. Pero en políticas económicas el Partido Demócrata básicamente continuó las políticas neoliberales. En realidad, el primer presidente afroamericano de EEUU siguió las mismas políticas neoliberales que había seguido Clinton, los dos Bush y Reagan. De hecho, una de las personas más entusiastas de la globalización había sido su Ministra de Asuntos Exteriores, la Sra. Clinton, proponente de los tratados de libre comercio.

 

Las consecuencias de tales políticas neoliberales: el deterioro del nivel de vida de la clase trabajadora

La aplicación de tales políticas neoliberales tuvo un impacto devastador en el nivel de vida de la clase trabajadora. Las rentas del trabajo descendieron pasando de un 70% (en 1979) a un 63% (en 2014). Y los grupos más afectados fueron los miembros de la clase trabajadora en los sectores industriales, que eran los mejor pagados (y en su gran mayoría personas blancas), en parte debido a que habían tenido sindicatos fuertes. Las políticas federales favorables a la globalización provocaron un desplazamiento muy marcado de las industrias a países subdesarrollados, en busca de salarios bajos. Barrios blancos, de obreros industriales, han quedado destruidos por esta movilidad. Baltimore, por ejemplo, una de las ciudades más industriales de aquel país, quedó enormemente afectada cuando los Altos Hornos del Acero (uno de los mayores centros de empleo en tal  urbe) dejó la ciudad. El barrio obrero blanco más grande de Baltimore (Dandork) es hoy un barrio deteriorado en extremo. Casi el 100% del electorado en este barrio votó a Trump, lo cual es lógico, pues identificaron la gran pérdida de su nivel de vida con las políticas federales que estimularon la globalización. Es más, percibían al gobierno federal como defensor de los afroamericanos y de las mujeres (de clase alta y media alta), ignorándolos a ellos, los obreros blancos. De ahí que la gran mayoría de mujeres de clase trabajadora votara a Trump. Y no puede atribuirse este hecho a un crecimiento del racismo, pues muchos de estos barrios blancos habían votado  a Obama en elecciones anteriores. En realidad, los delegados al Colegio Electoral que dieron la mayoría a Trump procedían de barrios obreros que habían votado a Obama en 2009. Este enorme descenso del nivel de vida de la clase trabajadora blanca se ha traducido en el descenso de su esperanza de vida, como consecuencia del incremento de la mortalidad causado por el crecimiento de las enfermedades típicas del deterioro social.

 

¿Quién canalizó este enfado?

Este enfado se dirigió hacia el establishment político mediático del Este de EEUU, basado en el gobierno federal, y muy en particular hacia el que había sido el Partido del Pueblo. La canalización de este enfado antiestablishment, (que incluyó también un rechazo al establishment republicano) benefició a la ultraderecha, liderada por Trump, un personaje de una enorme astucia política, que sabe muy bien cómo comunicarse con los sectores abandonados por tal establishment, incluyendo a la clase trabajadora blanca y las zonas rurales, muy conservadoras en el país, que jugaron un papel clave en la victoria de Trump. Lejos de ser un incompetente, Trump es extremadamente astuto en su discurso iconoclasta, grosero e insultante (en contra de lo “políticamente correcto”) y que conecta muy bien con sus bases electorales que le son sumamente leales. Y la constante crítica por parte de los medios, le beneficia, pues los mayores medios de información son también altamente impopulares.

Ahora bien, se está exagerando el rol del personaje Trump. No fue Trump el que creó el movimiento antiestablisment. Fue al revés. Este último creó a Trump. Solo Bernie Sanders, el candidato socialista, podría haber representado una alternativa progresista a Trump. En realidad, las encuestas indicaban que Sanders habría podido ganar las elecciones a Trump. Pero el aparato del Partido Demócrata destruyó a Sanders. Y la victoria de Trump era inevitable. Hoy el Partido Demócrata está en una crisis enorme y todo parece indicar que no entienden (o que no quieren entender) las causas de su derrota. Hoy el aparato de tal Partido continúa controlado por la clase media ilustrada (personas con educación superior), con conexiones con el mundo empresarial y muy en particular con el financiero, muy alejado de su base electoral tradicional.

 

Algo parecido está ocurriendo en Europa (y en España)

El control de los partidos de izquierda por componentes de esta nueva clase social (la clase media ilustrada), que se han distanciado claramente de sus bases de clase trabajadora, ha estado creando situaciones semejantes en Europa y en España. Barrios obreros que habían votado a las izquierdas, están votando a la ultraderecha en país tras país en Europa. Y ello es resultado de la conversión de los partidos de izquierda a las políticas neoliberales (globalización y políticas de austeridad) que han hecho un daño tremendo a sus bases populares. El surgimiento del nacionalismo, del deseo de proteccionismo, de la recuperación de la soberanía nacional y el rechazo a la austeridad, son los ingredientes que caracterizan a los movimientos de rechazo y del mal llamado “populismo antiestablishment”. Las características de este mal llamado populismo varían. Pero es interesante resaltar la importancia del nacionalismo soberanista anti-globalización (antieuropeización) que, instrumentalizado por la ultraderecha en EEUU, juega un papel clave en las políticas “populistas”. Tal nacionalismo es especialmente atractivo para la clase trabajadora que atribuye el descenso de su nivel de vida a estas políticas llevadas a cabo por aquellos que en su día ellos apoyaron. Y la mayor base social de estos movimientos son sectores muy precarizados de la clase trabajadora así como amplios sectores  de las clases medias proletarizadas que están viendo sus rentas disminuir notablemente.

 

Los movimientos antiestablishment a lo largo de Europa están  tomando también un cariz antieuropeización que es comprensible pues  identifican al estalishment europeo con las políticas de austeridad y las reformas neoliberales que han dañado, claramente, su calidad de vida y bienestar. Y cada uno de los sectores más perjudicados de las clases populares en general, y de la clase trabajadora en particular, son las bases más importantes de estos movimientos.

 

Una excepción en esta canalización del enfado por parte de la ultraderecha ha sido España donde Podemos fue un terremoto político que barrió el panorama político español convirtiéndose más tarde, junto con Izquierda Unida, la segunda fuerza de la oposición en un período muy corto. Existe, sin embargo, una versión de ultraderecha, Ciudadanos, con claro compromiso neoliberal, que está utilizando un nacionalismo jacobino muy agresivo, que intenta apelar a la clase trabajadora utilizando una narrativa de apelación a tal clase (es uno de los pocos partidos en España que explícitamente habla y apela a la clase trabajadora) que está creciendo enormemente, sobre todo en Cataluña donde tal nacionalismo españolista uninacional se presenta como el único capaz de evitar lo que definen como “ruptura de España” frente a un establishment gobernante en Cataluña, también de derechas y también nacionalista pero de sentido contrario. De ahí el reto de que las izquierdas, además de dirigirse a las clases populares en general y a la clase trabajadora en particular, deban desarrollar una visión distinta y opuesta a la visión de las derechas españolas y catalanas, ambas uninacionales presentando en su lugar una concepción de España plurinacional. Este es el reto de las fuerzas progresistas en Cataluña y en el resto de España.

 

 

Published in Columnas

Actualizado: 4 de marzo de 2017

Este martes 28 de febrero se cumplen 31 años del magnicidio del líder socialdemócrata, Olof Palme. Como todos los años, hoy su partido le rindió un homenaje en su tumba, en el cementerio de la Iglesia de Adolf Fredrik, a pocos metros del lugar donde fuera asesinado. El alevoso crimen sigue impune, y el trauma en la sociedad sueca sigue vigente.  

 ”Cuando las velas se hayan apagado, vamos a llevar la llama dentro de nosotros para seguir luchando por la paz, la igualdad y la democracia, en el espíritu de Olof Palme”, reza el mensaje de la Socialdemocracia en su grupo en Facebook.

 A más de tres décadas de su muerte, el mundo necesita más que nunca de sus ideales y de políticos como él: valientes y consecuentes.

 



Por: Marisol Aliaga

 

El 28 de febrero es una fecha fatídica en la memoria colectiva sueca. Nadie, que haya vivido esa mañana del 1 de marzo de 1986, ha podido olvidar donde y cuando se enteró de la noticia de que el primer ministro había sido asesinado. En pleno centro de la capital.

 

A todos nos pilló de sorpresa. Muchos pensamos – equivocándonos en la fecha – que era una broma de mal gusto del 1 de abril. Pero la realidad era otra. Era que los enemigos de Palme habían al final conseguido lo que hace tiempo estaban deseando: que dejara de existir. Palme se había convertido en un estorbo, y tenía bastantes detractores. Detractores con poder y con dinero.

 

Ahora, a 31 años del magnicidio, Suecia es un país completamente diferente al de tiempos de Olof Palme, a quien se sigue recordando con nostalgia y pesar. La gran mayoría de los suecos desearían que el crimen se aclarara, para poder poner punto final a este trauma nacional. Sin embargo, pocos creen en que esto se cumpla.

 

Y con cada año que pasa, se pierde aún más la esperanza. El tiempo va borrando recuerdos y detalles importantes, y cada vez son menos quienes tienen algo que aportar para ayudar a que se resuelva el caso.

 

También están quienes consideran que el crimen ya fue aclarado. Un hombre fue considerado culpable: Christer Pettersson, un personaje que rápidamente figuró entre los sospechosos, y a quien Lisbet Palme señalara como el hombre que le disparó a su marido, a la salida de una función de cine, cuando paseaban rumbo a casa. La primera bala que percutara el asesino esa noche del 28 de febrero de 1986 le dio en la espalda a Olof Palme, quien se desplomó de inmediato y falleció a las horas después. La segunda bala rozó el hombro de Lisbet, quien tuvo un ”ángel de la guarda” y se libró, por muy poco, de correr la misma suerte que su marido.

 

Pero, el tribunal de apelaciones desestimó el fallo anterior, y determinó la inocencia de Petterson. Seguidamente, el Tribunal Supremo se negó a tomar el caso, por lo que el fallo se mantuvo y Pettersson salió de la cárcel como un hombre libre. A pesar de que a varios de sus amigos les había confesado – en secreto – que él había cometido el magnicidio. Detalle que en realidad no aporta mucho, Pettersson no era de las personas que se ajustaban a la verdad.

 

El primer ministro, Stefan Löfven, es uno de quienes dan por cerrado el caso. Al cumplirse las tres décadas del asesinato de Palme, el año pasado, declaró:

 

- Hay una persona que fue condenada y después absuelta. Lisbet Palme asegura que fue Christer Pettersson, por tanto yo creo en esto.

 

 

La declaración pasó casi inadvertida, a pesar de lo controversial de su postulado: el primer ministro sueco desestima un fallo de la corte de apelaciones. Esto quiere decir que no cree en el juicio. No cree que se hizo justicia. Cree que Pettersson fue quien acabó con la vida del principal líder de la Socialdemocracia, su propio partido que nunca se recuperó de la ausencia de Palme. Existe un antes y un después de Olof Palme, en la Socialdemocracia.

 

No deja de ser extraña la declaración de Löfven. Uno querría escuchar (ya que él considera que no se hizo justicia): ”vamos a hacer todo lo posible para que este crimen se resuelva, pase el tiempo que pase”. Pero no. Stefan Löfven considera que el caso ya está resuelto. Aunque el sospechoso haya sido absuelto.

 

Porque las dudas no se han resuelto. Según fuentes, el hombre que le disparó a la pareja Palme era fornido y atlético. Y fue certero, una sola bala le bastó para terminar con la vida de Palme, y por poco también acaba con la de Lisbet. El fanfarrón de Pettersson poco o nada tenía que ver con estas características. Dedicado al alcohol, las drogas y crímenes de poca monta, se hace difícil creer que hubiera actuado con la pericia del perpetrador y que haya tenido la preparación física del asesino.

 

Se sabe que Lisbet Palme, al señalar a Christer Pettersson como culpable, a los tres años de ocurrido el hecho, se dejó influenciar por sus prejuicios. ”Es él. El que tiene aspecto de alcohólico. Todos saben como se ve un alcohólico”, dijo, apuntando a uno de los hombres detrás de la ventana, a Christer Pettersson, en el careo. Esta fue una de las razones de más peso para que el tribunal de apelaciones no considerara válido su testimonio.

 

La pregunta que queda es, si no fue Pettersson, ¿quien fue?  

 

En la actualidad se barajan tres posibles autores del crimen: Pettersson; agentes sudafricanos; la policía secreta sueca. Se han escrito libros y se han hecho innumerables reportajes al respecto, pero, hasta la fecha, no se ha logrado demostrar nada. El arma nunca ha sido encontrada, y sin esta, imposible encontrar al culpable.

 

Y ya han pasado más de tres décadas.

 

El 2010, se cumplía el tiempo de prescripción del delito, el caso corría el riesgo de ser cerrado, pero el Parlamento Sueco determinó que este crimen no se archivaría nunca, al igual que otros crímenes de lesa humanidad. Esto cambió las condiciones legales para evitar la impunidad de la que gozaban genocidas que se habían refugiado en Suecia. Un gran punto para la justicia y algo que, por ejemplo el partido racista Demócratas de Suecia parece haber olvidado, que afirman lo contrario.

 

 

Algo que lamentan quienes se han interiorizado en el tema, es que el asesinato de Olof Palme le restó importancia al político y a su legado. Se han publicado varios libros sobre el asesinato, los posibles culpables y las distintas teorías, pero poco se ha escrito - para todo lector - sobre el cambio experimentado en la Socialdemocracia, sin Palme.  

 

Habría sido interesante ver cuál habría sido la postura de Palme respecto a la administración de Donald Trump. Olof Palme no era una persona que se guardara sus opiniones, tenía una agudeza excepcional y no dudaba de ponerse al lado de los más débiles. Su lucha en contra del Apartheid resultó que Suecia se levantara mundialmente como una poderosa voz de defensa de los Derechos Humanos. Lo mismo frente a las dictaduras en Latinoamérica y en otras partes del mundo.

 

 

Palme ayudó a muchos chilenos y latinoamericanos, después del golpe de Estado en Chile, al ofrecer refugio a miles de exiliados.

 

 

La semana próxima, en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, en Santiago de Chile, se le rendirá un merecido homenaje, con la inauguración de la exposición ”Olof Palme o la solidaridad urgente”.

 

El miércoles 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, por lo tanto la fecha calza muy bien, Palme fue un reconocido feminista.

 

”El día en que los hombres se den cuenta de que ser feminista también les conviene a ellos, habremos avanzado mucho”, acostumbraba decir Olof Palme, respecto al tema.

 

 

 

Entrevista con David Frost, 1969 (en inglés) - haga clic  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Published in Sociedad

El Ministro de Justicia, Morgan Johansson, comentó hoy el artículo de opinión que Jimmie Åkesson y Mattias Karlsson publicaran ayer en el periódico norteamericano Wall Street Journal, en el que afirman que Donald Trump está acertado en sus opiniones sobre Suecia.

Según los dirigentes del partido xenófobo, Suecia es un país asolado por la violencia, y los culpables son los inmigrantes. Afirman que lo dicho por Trump es más bien ”un eufemismo que una exageración” y que la política sueca de acogida a refugiados no funciona.

 En conversación con los medios, Morgan Johansson comentó la jugada de SD:

- Han llegado a tanto, que ahora dañan deliberadamente a Suecia, mintiendo sobre nosotros internacionalmente. Por supuesto que es lamentable.

 

Por: Magazín latino

 

Luego de las recientes declaraciones de Donald Trump, sobre un ataque terrorista que nunca tuvo lugar y los siguientes ataques a Suecia en Twitter, el líder de los Demócratas de Suecia, Jimmie Åkesson, junto a su brazo derecho, Mattias Karlsson, decidieron aprovechar la coyuntura publicando un artículo de debate en el connotado periódico estadounidense  Wall Street Journal.

 

En este, defienden las declaraciones de Donald Trump, pintando una oscura imagen de una Suecia al borde del abismo. Según Åkesson y Karlsson, los judíos residentes en la ciudad de Malmö, al sur de Suecia, se han convertido en ”refugiados internos” en su país de origen, al verse en la obligación de mudarse a otras ciudades de Suecia, debido a la violencia en Malmö.

 

Escriben también que las declaraciones de Trump – en su discurso de la semana pasada en Orlando – no son exageraciones, sino más bien ”eufemismos”, que muchas mujeres en Suecia no se sienten seguras y que los delitos sexuales han ido en aumento, puesto que ”los inmigrantes son más propensos a violar que los hombres suecos”.

 

A pesar de que numerosos medios demostraron la falta de veracidad del discurso de Trump, los dirigentes SD (por sus siglas en sueco, Sverigedemokraterna) aseguran que esto sí es correcto. Que la criminalidad y la violencia armada han aumentado, como una consecuencia directa con la crisis migratoria y que el ”gobierno socialista” acoge a soldados del Daesh (Estado Islámico) ”con los brazos abiertos”.

 

En contraposición, ”Nuestro partido, los Demócratas de Suecia, quiere poner la seguridad y el bienestar de los ciudadanos suecos en primer lugar”, escriben, recordando el eslogan del presidente Trump: ”America first”, que ha sido profusamente parodiado en todo el mundo.

 

Según Åkesson y Karlsson, la culpa de todo lo malo que puede existir en Suecia la tienen los inmigrantes. Para ello nombran, por ejemplo,  un atentado terrorista yihadista no del viernes pasado - como creyó Trump -  sino de diciembre del 2010. Hecho que se saldó con la muerte del mismo terrorista y que ocurriera mucho antes de la crisis migratoria de los últimos años.

 

 

 

 

 

 

 

NOTA EN DESARROLLO

 

 

Published in Actualidad

A las once de la noche del domingo, el Presidente de los Estados Unidos contestó, en Twitter, la pregunta del ministerio de exteriores sueco acerca de sus declaraciones recientes sobre Suecia.

Trump escribe en un tuit que su argumento se basó en el programa de la cadena Fox ”Tucker Carlson tonight”. En este, el conductor entrevista al documentalista Ami Horowitz acerca de su reportaje alarmista sobre Suecia.

 Sin embargo, el reportaje de Horowitz -  que Trump dio por verídico - está plagado de errores y afirmaciones xenófobas.  Este lunes, dos policías que aparecen en la filmación escriben a Dagens Nyheter, explicando que fueron entrevistados bajo premisas falsas. ”Nosotros no apoyamos esto en lo absoluto. Fue un chock cuando lo vimos”, dijo a DN el comisario Anders Göranzon.

 

Por: Marisol Aliaga

 

Cuando al fin se supo a qué había hecho referencia Donald Trump en su discurso del sábado pasado en Orlando, la controversia cesó.

 

Este lunes los dos policías que fueron entrevistados por el documentalista Ami Horowitz y que aparecen en su film ”Stockholm syndrome” contactaron al matutino Dagens Nyheter, para aclarar que se sienten engañados por Horowitz.

- Las preguntas que nos hizo se referían a la criminalidad en ciertos barrios, no a la inmigración. Pero el periodista lo arregló a su gusto y mostró las respuestas fuera de contexto, explicó Anders Göranzon a DN.

 

 

También el vespertino Aftonbladet conversó con Anders Göranzon, quien contó que él y su colega Jacob Ekström habían sido contactados por Ami Horowitz con motivo de contestar preguntas sobre la criminalidad de las pandillas en zonas vulnerables.

 

Los policías confiaron en Horowitz, puesto que él había hecho reportajes en distintas partes del mundo. ”Pensamos que era periodista, por lo tanto no debería haber nada raro en ello”, dijo Göranzon a Aftonbladet.

 

Pero cual no sería su sorpresa al ver el programa ”Tucker Carlson tonight”, que mostró el reportaje de Horowitz, donde los comisarios parecen afirmar que la criminalidad y los conflictos sociales en Suecia son producto de la acogida de refugiados.

- Él ha hecho una pregunta completamente distinta y luego ha editado de modo que parezca que estamos respondiendo a preguntas que nunca nos hizo, dice Anders Göranzon.

 

Y critica con contundencia el método de trabajo y la ética profesional de Ami Horowitz:

 

- No sé si reír o llorar. Esto es, por supuesto, un periodismo totalmente deshonesto. Vivimos en democracia, por lo tanto no se puede andar todo el tiempo sospechando de la gente. Pero esto es más que despreciable, es una locura. Y es una locura aún más grande el hecho de que el presidente de los Estados Unidos haga referencia al reportaje.

 

No obstante, y debido a que el film no fue publicado en Suecia, los dos policías no se han contactado con Horowitz para hacerle partícipe de sus críticas.

- Si hubiera sido un reportaje más largo y se hubiera publicado en Suecia tal vez habríamos tomado contacto con él. Pero vamos a examinarlo nuevamente y veremos si seguimos con esto, de algún modo. Pero cualquier persona se puede dar cuenta de que esto ha sido cortado y pegado, dijo Anders Göranzon a Aftonbladet.

 

Y enfatiza, tanto en Dagens Nyheter, como en Aftonbladet, que en el futuro lo pensará dos veces antes de dar entrevistas a periodistas.

- Cuando se hace periodismo de esta manera, los resultados son totalmente erróneos.

 

Dagens Nyheter se ha tratado de comunicar con Ami Horowitz, sin éxito.

 

 

Por su parte la Ministra de Exteriores, Margot Wallström, comentó el incidente afirmando que ”Desgraciadamente, estamos viendo una tendencia general de que la aparición de datos falsos ha ido en aumento”.

 

La Embajada de Suecia en USA, en tanto, y ante la respuesta de Trump en Twitter, contestó también en su cuenta de Twitter:

 

”We look forward to informing the US administration about Swedish immigration and integration policies”. ”Deseamos informar a la administración de Estados Unidos sobre la política sueca de inmigración e integración).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Published in Actualidad
Lunes, 20 Febrero 2017 00:24

¿Qué está pasando en Suecia, Mister?

Actualizado 20-02-2017

Luego de un día de especulaciones sobre qué quiso decir el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el sábado en un discurso en un aeropuerto de Florida, la Embajada de Suecia en EE.UU. tomó cartas en el asunto y contactó al departamento norteamericano de Relaciones Exteriores, pidiendo explicaciones.

- Vean que pasó la tarde de ayer en Suecia. ¿Suecia? ¿Quién habría creído algo así? dijo Trump, sin refererirse al hecho en concreto, pero enumerando seguidamente Bruselas, Niza y París.

La declaración no tardó en tener eco en los medios de comunicación y en las redes sociales, y todos se preguntaron qué, exactamente, era lo que había ocurrido en Suecia.

Todo hace pensar que Trump había visto un reportaje, en la cadena Fox, que apuntaba a un hecho ocurrido hace seis años atrás.

 

Por: Marisol Aliaga

 

Se supone que el presidente del país más poderoso del mundo debiera estar bien informado. Y debiera recibir sus informes diarios de fuentes serias y fidedignas.

 

No parece ser el caso de Donald Trump, quien a menudo se informa sobre el acontecer muncial via programas del cable en la televisión. Y lo comenta de inmediato en su cuenta de Twitter.

 

O, en sus discursos, como el del sábado, en Orlando, con el que comenzó su campaña presidencial para el 2020 (!). A Trump le gusta estar en campañas presidenciales, y con este discurso comenzó ya la próxima, apuntando a su reelección.

 

Como es habitual, no faltó la crítica – o ataque - a los medios. ”Estoy aquí para hablar con Uds. sin los filtros de los medios”, dijo.

 

Y agregó:

- Estos no quieren decir la verdad. Se están convirtiendo en una gran parte del problema. Es una parte del sistema corrupto. Muchos de nuestros grandes presidentes se han peleado con los medios. Pero, cuando los medios le mientan a la gente, ¡jamás dejaré que se salgan con la suya!

 

Y, en medio de las críticas a la prensa y los elogios a su propia administración – que hasta la fecha ha estado inmersa en escándalos y nuevos escándalos – también le tocó el turno, esta vez, al reino de Suecia.

 

- Vean lo que está sucediendo en Alemania. Vean lo que pasó en Suecia ayer por la tarde. ¿Suecia, quién lo hubiera pensado? Habían acogido un gran número ... tienen problemas que nunca hubieran creído posibles, dijo Trump. Y continuó: ”miren lo que pasó en Bruselas" nombrando seguidamente a Niza y a París.

 

Ciudades en las cuales, han ocurrido atentados terroristas.

 

No así en Estocolmo. Ni mucho menos el viernes por la tarde.

 

Los medios suecos barajaron, el sábado y el domingo, teorías sobre a qué se pudo referir el mandatario estadounidense. Entre estos, la Televisión Sueca, que escribe este domingo que Fox News transmitió, el viernes por la tarde, un programa donde un documentalista muestra su versión sobre la acogida de refugiados por parte de Suecia, y el impacto que esto ha tenido en el país.

 

Un programa, que poco tiene de imparcial. Pero, Trump, fiel seguidor de Fox News, asume que este es un medio fidedigno y lo que allí se dice es cierto. A diferencia de otros, que acusa de difundir ”fakenews”.

 

- Se puede suponer que Trump vio algo en el programa de la cadena Fox, y sacó la información desde ahí. Este es sólo un ejemplo entre muchos, donde en sus discursos o bien miente o bien construye hechos que se adapten a su torcida visión del mundo, explicó a la televisión sueca Erik Åsard, docente de estudios de América del Norte, de la Universidad de Uppsala.

 

Otro comentarista político, Chris Cillizza, escribe en Washington Post, sobre el mandatario:

 

”[Trump] Obtiene información y temas de discusión de la televisión. Él usa la televisión por cable, como una señal de advertencia sobre cosas que han sucedido y como un megáfono para difundir su mensaje. Es una estrategia muy poco convencional y poco ortodoxa”.

 

La Televisión Sueca cita, además, al periodico inglés The Guardian, que también toca el tema de la obsesión de Trump por la televisión, y su costumbre de comentar los temas de inmediato.

- Se sabe que Trump mira mucha televisión y es influenciado por esta. Él obtiene su energía y su conocimiento de esta. Es indignante cómo Trump se queda con una imagen estereotipada de un canal de la derecha y luego, acríticamente, la difunde, dice en el medio inglés la cientista política y encargada de relaciones públicas Elizabeth Walentin, experta en política norteamericana. Walentin es demócrata y participó en la campaña del partido en los Estados Unidos.

 

En el programa de la Fox News, el documentalista Ami Horowitz es entrevistado en relación a su documental sobre Suecia y la acogida de refugiados. Un film profundamente tergiversado e insidioso, donde Horowitz cuenta su versión de lo que sucede en Suecia. En el reportaje del viernes pasado, Horowitz es entrevistado mientras aparecen imágenes de un atentado atentado terrorista en Estocolmo que data del 11 de diciembre de 2010. Es decir, hace seis años atrás. En este atentado ocurrido en una de las calles céntricas de la capital sueca perdió la vida una sola persona: el terrorista.

 

Pero, Horowitz cuenta "su" verdad: que los extranjeros viven una vida de lujo en Suecia, que Estocolmo es la capital de las violaciones y que la violencia ha estallado en todo el país.

- El documental no está equilibrado y da una imagen extremadamente falsa. Él tenía una hipótesis anticipada y decide demostrarla, a pesar de que muchos no están de acuerdo. No es posible demostrar que los inmigrantes viven una vida de lujo preguntándole a un taxista si tiene una buena situación en Suecia. Es triste pero este tipo de propaganda funciona en los Estados Unidos, dijo Elizabeth Walentin.

 

Y funcionó con Donald Trump, quien se creyó todo esto, y exclamó, horrorizado, en su discurso del viernes:

- Sweden!..Sweden!... vean lo que pasa en Suecia!

 

Pero pasó a ser el hazmerreir -  una vez más - en las redes sociales.

 

El ex ministro de relaciones exteriores, Carl Bildt, fue uno de quienes se burló, en Twitter, preguntándose qué había fumado el presidente.

 

Pero explicó, más seriamente, a la Radio Sueca:

- Si estamos en una situación donde hay tensiones en el mundo, estamos entre la guerra y la paz, si entonces tenemos un presidente que difunde una gran cantidad de rumores falsos, entonces puede puede ser muy peligroso.

 

En el hashtag ‪#lastnightinsweden‪ se puede ver un recuento de los comentarios en Twitter sobre el episodio protagonizado por el presidente norteamericano respecto a su alusión a Escandinavia.

 

No obstante, el tema no deja de ser preocupante, porque la imagen del país podría verse dañada. Suecia es un país pequeño, y por lo tanto susceptible a su reputación internacional.

- Cuando este tipo de comentarios vienen de parte de una de las personas más poderosas del mundo, es negativo para Suecia, expresó a TT el ex consul general en New York, Olle Wästberg.

 

En este artículo, Aftonbladet hace una lista de los errores en el documental de Horowitz.

 

 

Actualización:

 

Durante la tarde del domingo, la Casa Blanca respondió al Ministerio de Exteriores sueco expresando que el presidente ”se había referido a Suecia en términos generales”.

 

Pero más tarde el mismo Trump, siguiendo su habitual costumbre, publicó un tuit que confirmaba las suposiciones:

 

”Mi comentario sobre lo que está pasando en Suecia se refería a un programa transmitido en Fox News concerniente a inmigrantes y Suecia”.

 

 

 

 

 

 

 

Published in Actualidad

Breve pero intensa fue la visita de la canciller alemana, Angela Merkel, a Estocolmo el martes. Merkel y su homólogo sueco, Stefan Löfven, discutieron temas como digitalización, innovación y cooperación en cuanto al tema del asilo.  

 Pero en la rueda de prensa ofrecida en conjunto en Rosenbad, ambos líderes lanzaron una fuerte crítica en contra del veto migratorio de Trump.

 Löfven dijo que las medidas eran ”completamente inaceptables y un mal camino a seguir”, mientras que Merkel subrayó que ”la lucha contra el terrrorismo no excusa que se excluya a grupos de la población”.

 

Por: Marisol Aliaga

 

Al hombre más poderoso del planeta se le enfrenta ahora la mujer más poderosa del mundo - como algunos definen a Angela Merkel. De hecho, la canciller alemana es la líder que más dura ha sido en sus críticas contra Donald Trump.

 

También se la llama ”Frau Alemania” y líder del mundo libre. Luego de 12 años a la cabeza del país más poderoso de la Unión Europea: Alemania.

 

Pero también ha sido objeto de críticas, por su política migratoria que tiene como lema ”Sí, podemos”, refiriéndose a la gran cantidad de refugiados que ha acogido Alemania. El año pasado, alrededor de 900.000 personas.

- Tenemos la capacidad de acogerlos, ha dicho la canciller.

 

En Suecia este martes, Angela Merkel comenzó la jornada siendo recibida en el aeropuetrto de Arlanda por el Ministro de Comercio, Mikael Damberg, a las 11 del día. Seguidamente se reunió con la pareja real, y después de almuerzo ofreció una conferencia de prensa junto al primer ministro sueco Stefan Löfven.

 

La agenda de la canciller incluía tratar temas de comercio, innovación, digitalización, ademásd de cooperación frente al tema de los refugiados.

 

Alemania y Suecia son los países que más refugiados han acogido, dentro de la EU, y, tanto Löfven como Merkel han abogado para que todos los miembros de la UE compartan esta  responsabilidad.

 

En la conferencia de prensa, Löfven comenzó elogiando a su colega:

- Aprecio su liderazgo, aprecio su amistad. Suecia y Alemania tiene lazos fuertes y compartimos los mismos valores. La canciller y yo estamos de acuerdo en que debemos trabajar juntos por una más estrecha cooperación dentro de la UE en tiempos turbulentos. Necesitamos una Europa que defienda los valores democráticos. Una Europa que sea fuerte, coherente y con fuertes principios, dijo Löfven.

 

Merkel, por su parte, agradeció al premier sueco por la bienvenida a Escandinavia y expresó que sus países tienen políticas cercanas y son aliados, sobre todo en temas migratorios.

 

Al igual que Löfven, Merkel planteó la necesidad de un sistema de asilo en común. Ambos líderes coinciden en la negociación de principios comunes para quienes solicitan asilo dentro de la UE.

 

- Vamos a trabajar en conjunto para una acogida solidaria en la UE, dijo Merkel, y agregó que tenían grandes esperanzas en la presidencia de Malta.

 

Respecto a un sistema de asilo en común, dijo:

- Yo creo qye hay dos aspectos importantes. Por una parte que lleguemos a acuerdos internacionales con estados africanos, parecidos al que la UE mantiene con Turquía. Y, debido a la situación en, por ejemplo Italia, es también importante la solidaridad europea.

 

Stefan Löfven acotó que es preciso trabajar en pos de que las personas no se encuentren en la obligación de huir de sus países y que todos los paíes europeos deben tomar su responsabilidad.

 

 

Críticas a Trump

 

Cuando se llevó a cabo la rueda de prensa, a las 14 horas del martes, nadie sabía con certeza qué significaba, en concreto, el veto migratorio de Trump. En Alemania y en Suecia radican cientos de miles de personas que tienen doble nacionalidad, y que no podrían ingresar a los EE.UU.

 

El primer ministro recalcó la importancia de una Europa ”unida, fuerte y consecuente”. Y respecto a la prohibición a USA de ciudadanos de siete países musulmanes,  dijo:

- Esto arriesga aumentar las diferencias y crear desconfianza entre los seres humanos. Esto no tiene nada de bueno.

 

Merkel, por su parte, subrayó que Suecia y Alemania son aliados, que han sostenido conversaciones respecto al tema del asilo y los refugiados, y que este tema estará también sobre el tapete en la próxima cumbre europea que se celebrará en Malta a fines de semana.

 

Y marcó nuevamente su crítica contra Trump.

- Discutimos también este tema. Yo volví a enfatizar, una vez más, que la lucha en contra del terrorismo no es una excusa para ir en contra de cierto grupo de la población porque tiene una cierta creeencia religiosa. Ahora debemos tener claridad sobre qué situación enfrentan quienes tienen doble nacionalidad, dijo Angela Merkel.

 

 

 

Angela Merkel. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

 

Respecto a la preocupación de Suecia por el veto migratorio de EE.UU, la canciller sueca, Margot Wallström, llamó al representante de EE.UU. a su despacho, hace un par de días atrás, para saber detalles sobre la prohibición de ingreso de ciudadanos que residen en Suecia pero que provienen de uno de los siete países señalados por Trump como peligrosos.

 

Vale decir que, de todos los ataques terroristas que han tenido lugar en los Estados Unidos, ninguno de los autores ha provenido de estos. Sí, varios han sido de Arabia Saudí, país que Trump no veta, pero con cual ha hecho grandes negocios.

 

No obstante, la Unión Europea no se había manifestado con fuerza frente al veto a los musulmanes, de Donald Trump.

 

Pero tal vez la vieja Europa esté despertando de su letargo. El martes, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en una carta enviada a los 27 países miembros de la UE, calificó a su tocayo estadounidense de ”demagogo” y dijo que Trump era una "amenaza para la UE".

Hasta el momento, la reacción más contundente a las políticas de Trump, la cual ha sido ampliamente aplaudida por muchos, que consideran que Europa se debe defender ante la arrogancia del presidente de EE.UU.

 

 

Donald Tusk. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

  

Con el Brexit, Suecia pierde un aliado dentro de la UE, y la colaboración bilateral entre Suecia y Alemania se hace – por tanto - más importante. Hasta hace poco, el Reino Unido era el socio más cercano del país escandinavo.

 

Por tanto la visita de la canciller Merkel, que tomó el avión de regreso alrededor de las 16.00 horas, es algo significativo. Para Suecia y para Alemania.

 

 

Angela Merkel y Stefan Löfven, a punto de comenzar la conferencia de prensa en Rosenbad el martes 31 de enero de 2017. Foto: Marisol Aliaga.

 

Angela Merkel y Stefan Löfven. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

 

 

 

Published in Actualidad

A las pocas horas de que Donald Trump tomara posesión como Presidente de los Estados Unidos comenzaron las protestas en su país. Y el fin de semana estas se hicieron globales.

Unas 600.000 personas participaron en la Marcha de las Mujeres, en Washington D.C. el sábado. Pero esta fue una manifestación simultánea en París, Londres y otras capitales mundiales.

En Estocolmo marcharon alrededor de tres mil personas en defensa de los derechos de las mujeres. La misoginia declarada de Trump provocó la reacción de quienes no se han quedado calladas. 763 marchas se registraron este sábado alrededor de todo el mundo, en total, más de cuatro millones de participantes.

”La Marcha de Mujeres trajo un mensaje al mundo: que los derechos de las mujeres son Derechos Humanos”, escribe Brittney Lopez, quien asistió a la marcha en Estocolmo.

 

Por: Brittney López

 

El pasado proceso electoral en los Estados Unidos tuvo repercusión en todo el mundo, por los insultos y las amenazas que Donald Trump vertió en contra de inmigrantes, personas con capacidades diferentes, de piel morena, musulmanes, comunidad LGBTQIA, comunidades nativas, entre otras.

 

Este comportamiento, y su forma misógina de relacionarse con las mujeres, atrajo los ojos del mundo, pero no solo eso, consiguió también unidad ante lo que más tarde sería la Marcha de las Mujeres. El movimiento que nació en Washington D.C. y se expandió por y el resto de Estados Unidos en un momento perfecto para elevar el nivel de conciencia de la nación.

 

Pero esta voz rebasó fronteras, haciendo una concienzación mundial que busca la unidad. Las acciones necesarias para un futuro donde se tomen en cuenta el calentamiento global y la seguridad ciudadana. Un futuro justo, seguro e igualitario para todos.

 

El sábado fue un día histórico. En todo el mundo se registraron 673 marchas con 4,603,500 hermanas marchando. Un movimiento en el que honramos a los héroes de los Derechos Humanos, dignidad y justicia que vinieron antes que nosotros. Nos unimos en diversidad y con una presencia tan numerosa, que no se pueda ignorar.

 

La Marcha de Mujeres trajo al mundo un mensaje: que los derechos de las mujeres forman parte de los Derechos Humanos. Que el defender a los más marginados es defenderse a sí mismo. Como el Dr. Martin Luther King dijo: “No recordaré las palabras de mi agresor. Pero sí, el silencio de mi amigo”.

 

La marcha fue en apoyo a los movimientos que luchan por la diversidad y los derechos humanos, esta marcha fue el primer paso para unificar nuestras comunidades, logrando nuevas relaciones para crear un cambio desde la raíz. Este es un movimiento pacífico que no cesará hasta que las mujeres tengan igualdad en la sociedad, reconociendo que no hay paz sin justicia e igualdad para todos sin importar raza, etnia, religión, identidad sexual, etc.

 

Una marcha que – vale la pena recalcarlo - no es en contra de un hombre, es en contra de todas las veces que los Derechos Humanos no han sido respetados. Que viene a despertar en una sola ola el momento de asumir que estamos en el siglo XXI. Es el momento de asumir la desinformación a la que estamos expuestos por los medios masivos de comunicación que nos impiden la queja inmediata y la organización masiva.  

 

Como dijo Audre Lorde, conocida escritora afroamericana, poeta, activista y defensora de los Derechos Humanos.“No son las diferencias que nos dividen. Es la incapacidad de reconocer, aceptar, y celebrar esas diferencias”.

 

 

Un número significante de celebridades participaron en la marcha en Washington D.C . Michael Moore instó a acciones diarias, como marcar el número 20-22-25-31-21 cada día, exigiendo otros representantes. El actuar en las redes sociales, en grupos ambientales, de planeación familiar, de equidad de género, por ejemplo. Información valiosa como esta se escuchó a lo largo de la inauguración de las marchas en el mundo.

 

En Estocolmo la cita fue a las 14 hrs, en el punto de reunión, Norrmalmstorg. Allí, la explanada llena y diversa latía al unísono de carteles de todos los tamaños y colores, con las frases: “Ama a tu vecino”, “Una voz”, “Juntos”, “Amor”, “Crea puentes, no muros”, “Sé el cambio que deseas ver en el mundo”, “Alto el odio”, “Yo importo, tú importas, nosotros importamos”, “El futuro es femenino”, “Pelea como una niña” “Estados Unidos de inmigrantes, ciudadanos, veteranos, judíos, cristianos, ateos, asiáticos, nativos, blancos, negros, latinos, boomers, gen-x, millennials, lgbtqia, discapasitado, pobres, el 1% de la clase media”, “El lugar de la mujer está en la resistencia”.

 

Fue una marcha tranquila. Al momento del atardecer partimos, a las 15.00 horas, algunos en silencio, otros charlando, sonriendo, tomando videos y fotografías, los bebés tranquilos en sus carriolas, miraban atentos los árboles, a sus madres o padres, el cielo azul, morado, rosa y naranja con una pacífica caminata de 2 km por Strandvägen hasta la Embajada de Estados Unidos.

 

Allí, el el coro Tantpatrullen entonó We shall overcome y ¡Venceremos! para disolver la marcha con los últimos rayos del sol, la gratitud y sonrisas satisfactorias.

 

 

Brittney López

Twitter:@nombrepopero
Instagram:  B.L.H.C 

 

 

Foto: Sugar sugar.

 

Foto: Sugar sugar.

 

Hen (término sueco para la no identificación con un género).  hombres y mujeres de todas las edades, sin importar capacidades, raza, preferencias, lugar de nacimiento o religión, marcharon juntos en solidaridad por la protección de nuestros derechos, seguridad, salud, por nuestras familias, reconociendo que nuestra vibrante y diversa comunidad es la fortaleza de nuestro mundo. Foto: Setareh Malekzadeh.

 

 

#womensmarch #women #peacemakers #heforshe #whyImarhc #everywoman #transgender #blacklives #femthefuture #WMW #wethepeople #resist #whywemarch #womenmarch

 

Principios de Unidad https://www.womensmarch.com/principles

Marchas en el mundo: https://www.womensmarch.com/sisters

Fotografías de algunas de las marchas en el mundo: https://www.nytimes.com/interactive/2017/01/21/world/womens-march-pictures.html?_r=2

 

 

Más información:

Una contreversia se ha destadao entre los medios estadounidenses y Donald Trump sobre cuánto público asistió a la investidura de Trump, que tuvo "el mayor número de público en la historia", según el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer.  Las imágenes hablan por sí mismas:

 

La posesión de Donald Trump (izq.) y la de Barack Obama 2009. La imagen fue tomada del famoso obelisco que está en el centro de Washington, en el momento en que ambos presidentes juraban en su cargo. Fuente: BBC. Foto: Reuters. 

 

 

 

 

Published in Mundo
Sábado, 31 Diciembre 2016 20:40

Lo que nos deja el 2016

Con un aumento de la temperatura en 1,2 grados, este año pasará a la historia como el más caluroso, desde que comenzaran las mediciones.

En EE.UU. triunfa sorprendemente en las elecciones presidenciales un magnate neoyorquino que antes de asumir el mando tiene al mundo en ascuas. Se niega a reconocer el recalentamiento y se comunica mediante Twitter. 

Europa nuevamente es blanco del terrorismo, con dos atentados muy similares entre sí, tanto en Francia como en Alemania. Aunque la mayor parte de los atentados terroristas ocurren fuera de este continente.

El Reino Unido le dice adiós a la Unión Europea, que negocia con Turquía el complicado tema de los refugiados, que golpean las puertas de Europa.

Una estrella del rock recibe el Premio Nobel de Literatura, en tanto que el Nobel de la Paz se otorga a un presidente latinoamericano.   

 

 

Por: Marisol Aliaga

 

Cuando los fuegos artificiales comienzan a resonar en el viejo continente, hacemos un pequeño recuento del año que está a punto de dar su último suspiro.

 

”¡Que se acabe ya!” ha dicho más de alguien, refiriéndose a la larga lista de artistas que se marcharon para siempre, durante el 2016.  La más reciente, Carrie Fisher, la inmortal Princesa Leia de Star Wars, a los 60 años de edad. Al día siguiente de su deceso, su madre, la actriz Debbie Reynolds, famosa por su rol en Singing in the rain, fallece, debido a un stroke. Se encontraba sumida en los preparativos del funeral de su hija. ”Quiero estar con Carrie”, fueron sus últimas palabras.

 

Hay otros que sostienen que el 2016 ha sido un año de prosperidad, a pesar de todo, que la lucha contra el siniestro Daesh ha conquistado triunfos y también la lucha contra las hambrunas y las enfermedades.

 

No obstante, no se pueden negar los titulares negros. ”Si una de las torres de la catedral de Lund se viene abajo, la noticia no es que la otra se mantiene en pie”, afirmaba un antiguo jefe de redacción de un periódico sureño. Por lo demás, una de las noticias positivas del 2016 fue la visita del Papa Francisco a Lund y Malmö. Que no dejó de tener un malsabor: lo que dijo Francisco sobre las preferencias de los hombres suecos. En broma, pero de todas maneras.

 

Aquí, algunos de los sucesos que nos hicieron vibrar, el 2016:

 

Mediáticamente, el año comenzó con un scoop que se convertiría en el suceso periodístico del año, y muestra lo mejor del Periodismo investigativo: el documental de Bosse Lindquist ”Los experimentos”.

En una serie de tres programas, el productor del canal estatal SVT desnuda no solo al carismático y siniestro cirujano italiano Paolo Macchiarini, sino también a la cultura del silencio que predomina en los círculos más finos de las ciencias en Suecia: El Instituto Karolinska. El documental muestra, obviamente, la parte profesional de Macchiarini y lo que significó para sus pacientes el haberse puesto bajo el bisturí de un inescrupuloso mitómano. Era un genio que revolucionaría uno de los problemas más grandes de la Medicina, o un charlatán? El trabajo investigativo de Bosse Lindquist demostró lo segundo, y las cabezas comenzaron a rodar, en el Instituto Karolinska y en el Hospital Universitario, aunque tomó su tiempo. Los detalles de la vida privada de Macchiarini son aún más truculentos. Habiendo engañado a su novia con que el mismo Papa Francisco los uniría en matrimonio y que a la boda asistirían grandes mandatarios internacionales, con Obama a la cabeza. Fue descubierto infraganti por el detective privado que contrató su novia, una afamada periodista norteamericana. Así se supo que otra donna lo esperaba en Italia, su esposa y sus hijos.

 

En febrero Suecia tuvo la dicha de obtener un Oscar, en la figura de la talentosa Alicia Vikander, de 27 años, por su rol en The Danish girl (La chica danesa). Desde un primer momento Alicia Vikander se destacó por su capacidad histriónica, la cual heredó de su madre, también actriz, con la cual tiene una relación muy estrecha. El Oscar sueco más reciente era el de Ingrid Bergman, hace 41 años atrás. Ya era hora.

 

 

Entre los ”escándalos” - como los denomina la prensa – más grandes del 2016 se cuenta el del Partido Verde, o Ambientalista. Se sabía que las cosas no serían fáciles para los verdes, al estar en el gobierno, pero nadie imaginó que lo serían tanto. Todo comenzó con la dimisión del Ministro de la Vivienda, Mehmet Kaplan, y terminó con la salida de la vocera Åsa Romson, a quien le tocó pagar los platos rotos, en consecuencia de que había sido el otro vocero del MP, Gustav Fridolin, quien había manifestado su apoyo incondicional a Mehmet Kaplan. Y no solo eso, fue también Fridolin quien propuso al joven político Jasri Kahn a un alto cargo en el partido. Kahn ocasionó otro escándalo al negarse a saludar con un apretón de manos a una reportera del Canal 4 de televisión, lo que trajo consigo una lluvia de críticas desde todos los sectores de la política. De allí salió una de las frases emblemáticas del 2016, cuando el primer ministro Stefan Löfven dijo, en una sesión en el Parlamento: ”En Suecia saludamos dándonos la mano”, hecho que también ocasionó tanto críticas como burlas.  

A Åsa Romson la sucedió Isabella Löwin, en quienes muchos abrigaban grandes esperanzas, con su ”realismo visionario”, pero que, no obstante, no ha podido levantar las cifras en las encuestas.  Recientemente cuatro diputados hicieron las paces con la dirección del partido luego de haberse manifestado en contra de esta en una serie de temas. Muchos opinan que lo peor para el Partido Verde no son las encuestas, sino la pérdida de sus valores básicos, al tener que llegar a dolorosos acuerdos con la Socialdemocracia.

 

De mayo también data la visita de la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, en su primera visita oficial a Suecia, invitada por el Rey Carlos Gustavo. La visita ayudó a fortalecer los lazos entre Suecia y Chile, los cuales, como lo señaló el embajador de Chile en Suecia, José Goñi, datan de los años de Bernardo O ´Higgins. La mandataria chilena agradeció la solidaridad demostrada por el pueblo sueco para los miles de chilenos que fueron acogidos por Suecia después del golpe militar del 73. El gobierno chileno hizo un merecido homenaje al Embajador sueco en Santiago para el 73, Harald Edelstam, donando un busto realizado por el artista chileno afincado en Uppsala, Luciano Escanilla. El busto fue instalado en una sala del parlamento sueco, que lleva el nombre de ”La buena acción”, donde también se encuentra una estatua de Raoul Wallenberg.

 

En junio pasó lo que nadie pensó que ocurriría, el Reino Unido dijo que ”No” a la permanencia en la Unión Europea, lo que conllevó a la dimisión del primer ministro David Cameron, a quien le sucedió Theresa May. El divorcio de la Unión Europea parece doloroso y ha demorado. Para los contrarios al Brexit se prende una nueva esperanza: el Parlamento debe dar el visto bueno y puede que no lo haga. No obstante la separación parece inminente, aunque tardará más de lo que se había creído en un primer momento. Sobre las consecuencias del Brexit, las opiniones varían.

 

En pleno verano, cuando los franceses celebraban el Día de la Bastilla, el 14 de julio en un balneario en Niza, un camión arrolló y dio muerte a 87 personas, dejando además más de 200 heridos. Recientemente en un mercadillo navideño en Berlín otro camión, copiando el ejemplo de Niza, arrolló y dio muerte a 12 personas, dejando a 48 heridos. El Daesh ha reivindicado ambos atentados terroristas. Y las principales ciudades europeas celebraron la Navidad y ahora la Noche Vieja en medio de extremas medidas de seguridad.

 

El 16 de julio tuvo lugar un intento de golpe de Estado en Turquía, en el cual más de 260 personas perdieron la vida. Mediante las redes sociales, el presidente Erdogan instó a la gente a salir a las calles con lo cual las escenas más bizarras tuvieron lugar. En Estanbul y en Ankara, personas hicieron frente, sin armas, a los tanques. Muchos pensaron que el pueblo había apagado este intento golpista, y celebraron a Erdogan. Sin embargo, la reacción del presidente turco después del intento de golpe ha sido dura, utilizando este para poder tener el control total del país. Fuera de eso ha amenazado a la UE de ”dejar que los refugiados lleguen a Europa” y de no cumplir el vergonzoso acuerdo al que llegara la Unión con Turquía. Erdogan ha hecho una limpieza profunda, cerrando medios de comunicación, despidiendo a periodistas, profesores y otros profesionales que, según el gobierno turco, son golpistas. Se calcula que unas 40.000 personas han sido arrestados después del intento de golpe. No se puede decir más que la democracia turca deja mucho que desear.

 

En Almedalen, en la cúspide de la época estival, los líderes de los partidos siguen el ejemplo de los Demócratas de Suecia y le dan suma importancia a los ”valores suecos”. De poco les sirvió. Luego del emotivo discurso de la presidenta de lo Demócratacristianos (KD), Ebba Bush Thor, las encuestas no la favorecen y el partido cristiano – que se acerca más a los Demócratas de Suecia, en el tema de la inmmigración – está al borde del límite del 4 por ciento. Si obtiene menos, debe abamdonar el Parlamento.

 

Por otra parte, el gobierno de Lofven recibe críticas de parte de la Alianza por la desición de seguir con las medidas implantadas a fin del año pasado, respecto a migración y al cierre de fronteras. La pregunta es si ellos hubieran actuado de la misma forma, o peor. Lejos están las palabras del antiguo líder de los moderados, Fredrik Reinfeldt, de ”abrir los corazones”. La actual dirigenta, Anna Kinberg Batra ha hecho lo posible por demostrar que el partido no comparte este postulado, lo cual tampoco ha atraído más adeptos ni ha frenado la fuga hacia los Demócratas de Suecia. El caso es que la falta de carisma de AKB hace muy difícil su éxito en las encuestas, y el partido no se repone.

 

A fines de noviembre, un conmovido Raúl Castro comunicaba, en cadena nacional: ”Querido pueblo de Cuba: Con profundo dolor comparezco para informarle a nuestro pueblo y a los pueblos del mundo, que hoy 25 de noviembre, a las 10:29 horas de la noche falleció el Comandante en Jefe de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz”. De inmediato la noticia fue primera plana en todos los medios del planeta. En Estocolmo, se realizaron actos en honor al líder histórico de la Revolución Cubana y muchos se acercaron a la Embajada de Cuba en Suecia, para expresar sus condolencias, entre éstos, la canciller sueca, Margot Wallström. El gobierno del socialdemócrata Stefan Löfven ha significado un acercamiento a Cuba, no obstante el gobierno sueco no envió representante oficial al funeral de Fidel Castro. Los medios suecos llenaron páginas criticando a Cuba, sin dar cobertura a los homenajes que se le rindieron a Fidel Castro, en la capital sueca y en otras ciudades de Suecia. Y un debate sobre Cuba y Fidel estalló en las redes sociales.

 

Al otro lado del charco ocurría lo que nadie había pensado: Donald Trump sale vencedor de una de las campañas más sucias de la historia estadounidense. Hillary Clinton no se repuso de la sorpresa y la desilusión de no llegar a ser la primera mujer que ocupara la presidencia  de los Estados Unidos, y solamente al día siguiente enfrentó a sus adeptos. Y no solamente Clinton, el mundo entero se despertó al hecho de que un magnate conocido de los reality shows, misógino, racista y de dudosos valores humanos sería el próximo presidente de EE.UU. A pesar de que Trump no asume la presidencia antes del 20 de enero del 2017, ya se comporta como presidente del país más poderoso del mundo. Fanático de Twitter, comentó en su tuit más reciente que ”Putin era muy inteligente”, ya que no había contestado con la misma moneda la expulsión de 35 diplomáticos de los EE.UU. luego de que la CIA señalara que Rusia había tenido ingerencia en las elecciones presidenciales norteamericanas. Desde la época de la guerra fría USA no demostraba una actitud tan hostil en contra de Rusia, sin embargo, el presidente electo parece tener otra opinión respecto al oso ruso. O tal vez mejor dicho, otros negocios. Se sabe que Trump ve la presidencia como un negocio más, de los muchos que ha hecho en su vida.

 

Para terminar con un detalle simpático luego de tantas calamidades, se puede nombrar la actuación de Patti Smith, amiga y colega de Bob Dylan, quien no se apersonó a recibir su Nobel, en la Casa de Conciertos de Estocolmo. El anuncio del Nobel de Literatura 2016 ocasionó una encendida discusión tanto en los medios de comunicación como en las redes sociales. Por qué una estrella del rock, en lugar de un literato de tomo y lomo? era la pregunta. Y el debate se transformó en culebrón cuando el ícono del rock no contestaba las llamadas de la  Academia Sueca, desde Estocolmo, mientras que los fans del eterno rebelde gozaban con este desdén. Cundieron las suposiciones, y se acrecentaron las peleas, en el mundo cultural sueco, cuando de Dylan, el maestro del sonido, solo se escuchaba silencio. No obstante, al cabo de un tiempo la duda se despejó, para alivio de ”los dieciocho” y la desilución de los rebeldes Dyletantes. Bob respondió mostrándose muy halagado y manifestando que la Academia sabía lo que hacía. La pregunta entonces cambió a: Vendrá a Estocolmo? Nadie pensó que lo haría, y no lo hizo. En representación suya vino su gran amiga, Patti Smith, quien manifestó los sentidos agradecimientos del esquivo Bob, e interpretó una de sus canciones más bellas, que sonó mucho mejor en la voz de ella. (Según quien escribe).

El ”problema” fue que Patti estaba tan nerviosa, que se equivocó no solo una, sino dos veces, al interpretar ”A hard rain’s a-gonna fall”, ante la familia real y los ilustres Nobeles, en la Casa de Conciertos de Estocolmo. Pero se ganó con ello el corazón de toda la audiencia, que irrumpió en aplausos e incluso sacó lágrimas de entre otros, la Ministra de Cultura y Democracia, Alice Bah Khunke. En otras palabras, se robó el show.

 

Porque, en medio de tanto conocimiento, Ciencias y perfección, no hay cosa que nos conmueva más que la imperfección. Cuando viene con elegancia y buena intención.

 

 

Feliz Año 2017!

 

PS: Se me quedó en el tintero: el Premio Nobel de la Paz, Siria, Aleppo, etc etc.

 

 

Published in Actualidad
Miércoles, 09 Noviembre 2016 18:18

¿Cómo ha sido posible la victoria de Trump?

El día siguiente de las elecciones en Estados Unidos, el mundo entero se despierta ante el hecho de que Donald Trump, a pesar de que todas las encuestas lo daban como perdedor, es el nuevo presidente de los EE.UU.

 

El discurso del nuevo presidente norteamericano fue ahora más conciliador que el que ofreció durante la campaña electoral, que se caracterizó por lo sucia, enconada y plena de golpes bajos.

 

Su contrincante, Hillary Clinton, demoró en su discurso, pero cuando lo hizo  fue también en tono conciliador y recordándole a los jóvenes que ”nunca dejéis de luchar por lo que está bien, vale la pena”.

 

Barack Obama por su parte, recordó lo mismo agregando que no se trata de ser republicanos o demócratas, se trata de que son todos  americanos.

 

La pregunta que cabe hacerse, en un un día como hoy, es cómo fue posible que Donald Trump llegara a la presidencia de los Estados Unidos. El columnista del diario Público, Carlos Enrique Bayo, nos da la respuesta.

 

Fuente: Publico.es

 

Una vez más, ni los sondeos ni los expertos en demoscopia fueron capaces de prever el desastre. Porque, probablemente, sus presunciones fundamentales les llevaron a errar en cuanto a la importancia de la diversidad racial y demográfica de EEUU, así como a sobrestimar la reacción de las mujeres norteamericanas frente al descaro machista de Trump… y a subestimar la ira ciudadana contra el establishment de Washington y los políticos profesionales frente a los que ha triunfado el candidato populista republicano.

Las encuestas estadounidenses siempre se han cocinado en función de los sondeos a pie de urna de las elecciones anteriores, dando por supuesto que la distribución socio-económica y demográfica de los votantes corresponde casi exactamente con esos resultados. Suposición clave para elaborar los cálculos, ya que la elevadísima abstención en todas las citas electorales del país obliga a estimar con precisión la clase social, el origen étnico, la edad, el sexo y la formación de los que sí acuden a depositar su voto, tras efectuar los complicados trámites para registrarse y buscar algún momento para votar sin saltarse ni un minuto de su jornada laboral.

Hasta el pasado verano, esas estimaciones daban por supuesto que Obama arrolló en 2012 gracias a los votos de las minorías (hispanos, negros, etc.), mientras que la mayor parte del voto de los blancos con escasa formación y avanzada edad fue a parar a su rival Romney. Sin embargo, cálculos mucho más precisos y fundados en los datos de la Oficina del Censo, así como en los del instituto demoscópico Catalist, descubrieron que en realidad votaron muchos más blancos sin estudios mayores de 45 años de lo que se creía (unos 10 millones más) y que una gran proporción de ellos apoyó al candidato demócrata, hoy presidente saliente.

Así que Trump tenía un granero de votantes dispuestos a abrazar su mensaje xenófobo y racista mucho más grande de lo que se pensaba, estimando equivocadamente que eran muchos menos los trabajadores blancos sin estudios que acudían a las urnas. Precisamente los que se han convertido en ejército de frustrados seguidores del multimillonario, castigados por la crisis con la pérdida de casi toda esperanza de ver cumplido el sueño americano de prosperidad creciente y decepcionados con la clase política que controla los resortes del poder, contra la que ha arremetido Trump furiosamente como si él no se hubiera aprovechado más que nadie de ese régimen injusto de desigualdades desaforadas.

Los analistas tampoco fueron capaces de comprender la intensidad de la indignación de los electores con el establishment, encarnado a la perfección en Hillary Clinton, que no sólo ha formado parte de esa casta desde que era esposa del gobernador de Arkansas hace un cuarto de siglo, sino que prácticamente ha pasado por todos los estadios del político profesional: actuando como primera dama con poder de gestión gubernamental, como senadora por Nueva York representando los intereses de Wall Street y como secretaria de Estado al cargo de la diplomacia de la ya única superpotencia militar.

En esa larga carrera, Clinton se ha granjeado –con su soberbia intelectual y falta de carisma popular– mucho más odio que admiración entre las clases trabajadoras estadounidenses… incluidas, por supuesto, las mujeres. Por tanto, la esperada movilización femenina contra Trump no se ha transformado en una afluencia masiva de votantes por Hillary –como se ha descubierto con sorpresa en los sondeos a pie de urna–, porque muchas estadounidenses no le tienen ninguna simpatía… y seguramente fueron engañadas por las encuestas que daban casi por segura su victoria, con lo que optaron por ahorrarse apoyar a alguien que detestan.

En cualquier caso, al iniciarse la jornada electoral el New York Times afirmaba que Clinton tenía un 85% de probabilidades de ganar la Presidencia. Otros grandes medios llegaron a estimar sus opciones en un 90%. Pocas veces en la historia moderna de EEUU se han equivocado tanto las estimaciones demoscópicas. Igual que pocas veces el resultado de las presidenciales ha sido tan ajustado… salvo el caso de George W. Bush ganando a Al Gore gracias a sus amigos los jueces de Miami pese a que obtuvo medio millón de votos menos que su rival.

¿Cómo se explica todo esto? Pues con la misma lógica con la que se ha destruido a la clase media que siempre formó la base socio-económica de la estabilidad política estadounidense. Cuando se arrincona a la gente entre la pobreza y la explotación, mientras puede ver a su alrededor a los poquísimos que ostentan fortunas fabulosas a cambio de su miseria, se les impulsa a arrojarse en los brazos de cualquiera que les prometa cambiarlo todo. Y si antes se ha procurado que su formación política e intelectual sea la mínima posible, la receta para el desastre es explosiva.

Tras la catastrófica victoria de Trump, el mundo entero tiembla ante las inimaginables consecuencias de semejante disparate. Pronto se empezará a buscar culpables y justificaciones. Pero la raíz de este despropósito yace en las entrañas del mismo sistema que tanto tratan de convencernos que es el único posible.

Bienvenidos a la era Trump. Ellos lo han querido.

 

 

 

Published in Mundo

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español