Martes, 23 Octubre 2018 | Login

Que la paz, la armonía y el amor reine en vuestros hogares y que el nuevo año traiga logros, agradables sorpresas y bienestar.

Al finalizar el 2017, hacemos un recuento del año que está a punto de terminar, con el deseo de que el próximo sea mejor.

 

Por: Marisol Aliaga

 

Lo bueno y lo malo del 2017

 

Al finalizar el 2017 amerita hacer un recuento sobre lo bueno y lo malo del año que está a punto de dar sus últimos estertores, en un mundo que, según la apreciación de no solo unos pocos, se encuentra cada vez más convulsionado.

 

Suecia, desgraciadamente, no es una excepción. El bello país nórdico, la “Venecia del Norte”, como se la llama, ha sido sacudida, como tantos otros, por la violencia, el terrorismo y la inseguridad ciudadana.

 

Al hacer un recuento del 2017, lo que se nos viene primero a la memoria es Drottninggatan, 7 de abril, cuando un camión apagó la vida de cuatro transeúntes. Más tarde fallecería una persona más. Cinco víctimas fatales dejaba el primer atentado terrorista perpetrado en Suecia (sin contar el atentado fallido del 2010).

 

Pero ante la barbaridad, el odio y la violencia ciega, los habitantes de Estocolmo respondieron con solidaridad y con resolución. Durante los días siguientes al atentado, los alrededores donde ocurrió el ataque se convirtieron en un mar de flores y de mensajes de amor y apoyo para con las víctimas y sus familiares.

 

No obstante  al final del día – o del año, ahora -  escaso consuelo entrega esto a quienes perdieron para siempre a un ser querido y hoy desearían celebrar junto a éste. En la retina se queda la imagen de Ebba Åkerlund, la niña de once años que nunca llegó a la cita con su madre. Como si no solo le dijera adiós a ella, sino a todos nosotros.

 

 

El 2017 se caracterizó también por el escándalo informático del Transportstyrelsen, que ocasionó el despido de dos ministros, pero no así la caída del gobierno, como lo deseara la Alianza. Esta, en su afán de ganar puntos políticos con el tema, solo consiguió más simpatía para el gobierno actual, al querer destituir a cuatro secretarios de Estado.

 

El 2017 nos mostró también lo vulnerable que se puede estar al ser querer hablar por quienes no tienen voz, por quienes nunca son escuchados. Kim Wall, joven periodista independiente sueca perdió la vida cuando hacía, lo que ella creía, una entrevista más, antes de radicarse por un largo tiempo en China. El mundo entero se enteró de las locuras de un inventor danés, que tal vez tenga no solo a Kim Wall en su conciencia, ahora las policías danesas y suecas investigan decenas de asesinatos de mujeres, en la zona sur de Suecia.

 

El asesinato es la forma extrema de la violencia machista. En esta también se cuenta el acoso sexual y las violaciones. Los dos últimos meses se han perpetrado cuatro violaciones en grupo en la ciudad de Malmö, al sur de Suecia. Entre cuatro y seis individuos han violado a jóvenes mujeres, una de ellas de tan solo 17 años.

 

Es de esperar que esta vez la policía encuentre a los culpables, y reciban su merecido castigo. Y es de esperar que las autoridades investiguen qué es lo que provoca a esos hombres a comportarse como bestias.

 

 

No obstante, tampoco se pueden dejar de tener en cuenta lo positivo que nos deja el 2017, entre estos: que los ciudadanos chilenos residentes en el exterior – y que quisimos hacerlo – tuvimos la oportunidad de votar en elecciones presidenciales por primera vez en la historia de Chile.

 

Nos deja la campaña del MeToo, que comenzó como un hashtag en las redes sociales y que luego arrasó en todos los sectores laborales de la sociedad sueca. “Ustedes son parte de algo revolucionario”, dijo sobre el tema el Nobel de Literatura, Kazuo Ishiguro, cuando estuvo de visita en Estocolmo. Cabe agregar que el escándalo en la Academia Sueca dio motivo de numerosos titulares durante semanas, en la prensa sueca y parte de la prensa internacional – que por lo demás incluyó varios errores respecto al tema.

 

Nos deja las mejoras del gobierno rojiverde actual, en lo que se refiere al alza de las pensiones y del subsidio de cesantía, la gratuidad en los museos, el descenso del desempleo.

 

El 2018 se realizarán las elecciones parlamentarias, y se prevé, desde ya y a pesar de que la economía sueca va sobre ruedas, que va a tratarse de una dura contienda. ¿Seguirá gobernando la Socialdemocracia y en ese caso con qué partido? ¿O formará la Alianza, incluso, un gobierno con el partido de extrema derecha?  

 

Sea como sea, el próximo año promete muchas sorpresas.

 

Otra noticia buena es que este año no se registró ningún accidente aéreo internacional grave

 

Y concluyo con otra buena nueva: el chivo de Gävle sobrevivió la Navidad, y se encuentra en buena salud, cosa rara, puesto que no falta el “chistoso” que, año tras año, le prende fuego y lo deja convertido en un montón de cenizas.

 

¡Feliz Año Nuevo!

 

 

Published in Actualidad

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español