Miércoles, 27 Octubre 2021 | Login
Nobel de Literatura: “Prefiero el papel higiénico antes que sus ignorantes preguntas” El Premio Nobel de Literatura 2019, el autor austriaco Peter Handke. Foto: Marisol Aliaga.

Nobel de Literatura: “Prefiero el papel higiénico antes que sus ignorantes preguntas”

Este martes 10 de diciembre Peter Handke, Premio Nobel de Literatura 2019, recibirá su medalla de manos del rey sueco Carl XVI Gustaf.

Al mismo tiempo se llevarán a cabo manifestaciones de protesta en Estocolmo. Muchos consideran desafortunada, incluso vergonzosa, la elección de la Academia Sueca.

Por su parte, el controvertido autor no destiñe. En la conferencia de prensa del viernes pasado ante la prensa internacional, expresó: “Prefiero el papel higiénico con mierda antes que sus preguntas vacías e ignorantes”.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

La Academia Sueca no afloja. Cuando por fin va cayendo en el olvido el escándalo ocasionado por los abusos sexuales de Jean-Claude Arnault, la concesión del Nobel de Literatura a Peter Handke volvió a encender la polémica. El autor austriaco ha sido fuertemente criticado por su negación o relativismo moral del genocidio de Srebrenica, durante la guerra de los Balcanes.  

 

El debate sobre el Nobel del Literatura 2019 se ha mantenido desde que fuera anunciado, en octubre de este año, cuando también se anunció el Nobel 2018, a la autora polaca Olga Tokarczuk.

 

Los dos, por separado, ofrecieron una conferencia de prensa el viernes pasado, en la antigua Casa de la Bolsa, en Estocolmo. Primero compareció ante la prensa - unas 100 personas -  Olga Tokarczuk. Ella explicó detalles de la fundación que quiere formar con el dinero del premio, para facilitar la labor de los traductores. Según la autora, ellos/ellas tienen gran importancia dentro de la Literatura, pero a menudo son olvidados.

 

A pesar de tener serias diferencias con el régimen nacionalista de su país, Olga Tokarczuk es una autora que goza de un tremendo prestigio internacional. Se la ha llamado “la voz libre de Polonia”.

 

La conferencia de prensa con ella se desarrolló en un ambiente agradable y relajado.

 

Pero en la segunda parte, cuando Peter Handke hizo su entrada al emblemático salón, el ambiente cambió por completo. Alguien entonó una canción de Feliz Cumpleaños, la que tuvo escasa convocatoria, pero logró arrancar una leve sonrisa en la faz del laureado.

 

Sin embargo, a poco de comenzar, Handke se puso a la defensiva, y más adelante se enfureció.

 

El autor ha sido criticado por negar el genocidio de Srebrenica, ocurrido en la guerra de los Balcanes. Rápidamente un reportero le hizo la pregunta de si había cambiado de opinión respecto a sus declaraciones anteriores.

 

- Yo nunca he tenido una opinión. Odio las opiniones. Me gusta la literatura, no las opiniones, respondió sarcásticamente. Y se negó también a responder qué opinaba respecto a las manifestaciones que se habían organizado en su contra.

 

Tampoco le gustan los expertos, ni confrontarse a los hechos. “la única forma de entender los hechos es la ficción”, ha dicho anteriormente.

 

Peter Maas, un periodista norteamericano que cubrió la guerra de los Balcanes, en los 90, era uno de los periodistas acreditados a la rueda de prensa. Le preguntó cual era su visión actual frente al genocidio en Srebrenica.

 

En julio de 1995, más de 8000 hombres y niños musulmanes fueron acribillados por las milicias serbias bajo el mando del general Ratko Mladic, quien más tarde fue condenado por el tribunal de La Haya, por su responsabilidad en el hecho. El genocidio que Handke no quiere reconocer como tal.

 

Provocativamente, el autor instó al periodista a hacer más preguntas: “siga preguntando. ¡Siga!”, le dijo, muy irritado. A lo que Maas le respondió que le bastaba con su respuesta a la primera.

 

Entonces, el Nobel se pudo a leer una carta de un admirador, que llevaba consigo. Según él, era de un periodista del New York Times. Al finalizar la lectura de la carta, dijo:

 

- Durante las ultimas semanas he recibido muchas cartas fantásticas de lectores. Una de estas, anónima, contenía un pedazo de papel higiénico con una suerte de caligrafía de…mierda. A Uds., que hacen ese tipo de preguntas, les quiero decir que prefiero el papel higiénico antes que sus preguntas vacías e ignorantes.

 

El presidente del comité Nobel, Anders Olsson, trató entonces, diplomáticamente de aplacar los ánimos, haciéndolo volver al tema, “a sus lectores”. Le dijo que esperaba que regresara a Estocolmo.

 

- Mis lectores son mi gente, ¡no Uds.!, continuó, airado, el Nobel, mirando con arrogancia a los periodistas allí presentes.

 

Al levantarse de su silla, tomó a Anders Olsson de la nuca y le dio dos efusivos besos, uno en cada mejilla. En Suecia el protocolo social es un apretón de manos, y se mantiene una buena distancia con el interlocutor.

 

Evidentemente el autor está muy honrado y contento de recibir el premio – dotado de nueve millones de coronas suecas – pero también está claro que las opiniones difieren, dentro de la Academia. Y que la lucha de poderes continúa, dentro del hermético círculo de ilustrados.

 

Se sabe además que Handke es un favorito de Horace Engdahl, uno de los más fervientes detractores de Sara Danius.

 

El exsecretario permanente de la Academia, Peter Englund, se desempeñó como corresponsal para el diario Dagens Nyheter y para Expressen, en los 90, y cubrió la guerra en Yugoslavia. Es el único de los miembros de la Academia que conoce a fondo el complicado tema de los Balcanes. Englund es escritor, historiador, y ha publicado varios libros.

 

Dos horas antes de la conferencia de prensa, el viernes, Peter Englund comunicó que este año boicotearía la semana Nobel.

 

- Celebrar el Premio Nobel de Peter Handke sería una gran hipocresía de mi parte, escribió en su cuenta de Instagram.

 

Desgraciadamente las anotaciones de lo que antecede a los nombramientos de los Nobeles de Literatura son datos protegidos, por lo tanto, deberán pasar 50 años para poder leer los entretelones que antecedieron a este controvertido Nobel. 

 



 

About Author

Related items

  • Premio Nobel Abdulrazak Gurnah: "Aún no puedo asimilarlo"

    El novelista tanzano Abdulrazak Gurnah recibe el Premio Nobel de Literatura 2021. Él es uno de los principales escritores poscoloniales de África.

    - Aún no puedo asimilarlo dice Abdulrazak Gurnah a SVT.

     

     Fuente: SVT. 07.10.2021

     

    Abdulrazak Gurnah estaba en su casa en Canterbury, Kent, cuando la televisión estatal sueca, SVT, se comunicó con él. Y parecía conservar la calma a pesar de todo el revuelo. El teléfono ha sonado incesantemente de parte de los medios de todo el mundo desde que se anunció que él es el ganador este año, y a la agencia Reuters le dice:

    - Es un premio tan grande y fantástico, una lista tan extensa de autores fabulosos. Aún estoy tratando de asimilarlo.

    La Academia Sueca le otorga el premio con la motivación "por haber traslucido intransigentemente y con gran compasión los efectos del colonialismo y el destino del refugiado en el abismo entre culturas y continentes".

    Crítico literario y profesor

    Abdulrazak Gurnah nació en 1948 en Zanzíbar y trabaja en Inglaterra, donde llegó como refugiado en los años 60. Escribe en inglés. Debutó en 1987 con la novela Memory of Departure. Su irrupción al mundo de las letras se produjo en 1994 con la novela Paradise, que fue nominada al Premio Booker y al Premio Whitbread de ficción. Ha publicado diez novelas, dos de las cuales han sido traducidas al sueco, Paradiset y Den sista gåvan, que se publicó en 2015.

    Paradiset trata sobre el pobre Yusuf ,de doce años, que es vendido como trabajador esclavo por su propio tío Aziz. Lleva varios años trabajando para crear un jardín hermoso y aislado. Cuando tiene 17 años, Aziz lo lleva a un viaje que se torna difícil y peligroso.

    Además de su actividad literaria, es crítico literario y profesor de literatura que se enfoca en la creación literaria poscolonial, en la Universidad de Kent, en Canterbury. Allí también ha impartido clases de inglés y de literatura. Abdulrazak Gurnah también ha editado antologías de literatura africana y ha escrito artículos sobre otros escritores poscoloniales contemporáneos.

    “Refleja el desarraigo del refugiado”

    Abdulrazak Gurnah es reconocido como uno de los principales escritores poscoloniales de África.

    - En sus diez novelas ha arrojado luz sobre los efectos del colonialismo y el exilio. Comenzando con su debut Memory of Departure de 1987, su escritura es un intento continuo de dar forma al desarraigo del refugiado desde ángulos siempre nuevos, dice el presidente del Comité del Nobel, Anders Olsson.

    La crítica literaria Sara Abdollahi cree que la decisión de la Academia Sueca de otorgar el premio a Abdulrazak Gurnah fue una elección acertada.

    - Se necesita un autor que resalte justamente el colonialismo que está ocurriendo en el mundo, dice.

     


    El Premio Nobel de Literatura 2021 recayó en el novelista tanzano Abdulrazak Gurnah. Foto: Twitter/Nobelprize.

  • La fuerza de las palabras

    Para una actualización del “Diccionario sueco”, la Academia Sueca de la Lengua encargó a un equipo académico la tarea de analizar, desarrollar y modernizar el glosario compuesto de 65.000 palabras. Nuevos vocablos han sido incorporados, como “hen” (ella o él), o “wifi”, en tanto que otros serán desfasados por considerarse estereotipos o términos despectivos. De esta forma, la Academia desaconseja, en la actualidad, el uso de la palabra “indian”.  La escritora Thamar Alvarez Vega se refiere al tema en la siguiente columna.

     

      Por:  Thamar Alvarez Vega

    La Humanidad es evolutiva y dinámica, tal como corresponde a toda entidad que se compone y se construye por seres humanos. Y entre las muchas dinámicas que hemos transitado a lo largo de millones de años de evolución, las relaciones interpersonales, es decir, la forma como generamos y cuidamos las relaciones con otras personas – tanto quienes nos rodean como quienes viven en otras latitudes - han sido piedra angular en la calidad de nuestras vidas y nuestra supervivencia.

    La Humanidad, sin embargo, no siempre ha mostrado habilidad o voluntad para desarrollar una convivencia armónica y respetuosa, como ha quedado de manifiesto con nuestra larga Historia de guerras, conquistas, invasiones, regímenes autoritarios y genocidios. Una sucesión de acciones violentas donde la fuerza se ha impuesto sobre la razón, y las imposiciones por encima de los derechos. Estos últimos, un logro a escala humana que unificó los esfuerzos de la justicia, la moral y la dignidad, conllevaron la aparición de un concepto y ejercicio de otro aún mayor y más elevado: el de los Derechos Humanos.

     

    La dignidad y el respeto a la diferencia, derechos humanos

    Estimo innecesario describir la incidencia que ha tenido la fundación de los Derechos Humanos para la Humanidad, así como detenerse en todos los que han quedado establecidos por consenso universal. Voy a detenerme en dos en concreto: el derecho a la dignidad y a la identidad.

    El derecho humano a la dignidad se considera vulnerado cuando se veja o maltrata física o verbalmente a una persona. Por otra parte, la identidad no solo se vulnera cuando no se entrega un nombre y nacionalidad a una persona desde su nacimiento, sino también cuando se atropella el derecho a considerarse parte y perteneciente a una comunidad y lugar específicos, con sus propios usos y costumbres, su propia identidad cultural.

     

    La fuerza de las palabras

    Estos días ha surgido una controversia en Suecia, pues la Academia Sueca de la Lengua, Svenska Akademien, está dando vueltas a la decisión de eliminar la palabra “indian” (en español, “indio”) por considerar dicho vocablo peyorativo y ofensivo hacia los pueblos originarios y nativos del continente americano.

    El hecho es que la Academia Sueca llega tarde a una discusión que en América Latina y América del Norte se resolvió hace años asumiendo que, si bien el término “indio” no era, en sí, peyorativo ni ofensivo – pues surgió del error de Cristóbal Colón cuando, al tomar tierra en el hoy continente americano, creyó haber llegado a la India y, como consecuencia, llamó “indios” a sus habitantes, y “Las Indias” a esas tierras – hubo dos razones de peso para abandonarlo: por un lado, la palabra “indio” es el gentilicio de quien ha nacido en la India; por otro y más complejo, con el paso del tiempo, “indio” se convirtió en un término irrespetuoso y despectivo, lo mismo que “indígena”, derivado del anterior. De hecho, en América Latina quedó establecida la expresión “pueblos originarios”, y en América del Norte “pueblos nativos”.

    Así las cosas, la Academia Sueca parece tener una deuda pendiente y una doble tarea: en primer lugar, ponerse al día sobre una realidad establecida desde hace años con y por los pueblos precolombinos. En segundo lugar, dar con un término o vocablo que sustituya a “indio” o “indígena” y que, a su vez, sea respetuoso y preserve los ya mencionados derechos a la dignidad e identidad de los pueblos originarios y nativos del continente americano.

                         

    Thamar Alvarez Vega

    Psicóloga y escritora

    Esplugues de Llobregat, 28 de mayo de 2021

     

     

  • Luego de la revelación de SVT – La Academia Sueca de Ciencias ruega a las universidades

    La información del canal estatal sueco, SVT, de que varias universidades y establecimientos de educación superior suecos continuaron cooperando con sus homólogos iraníes, a pesar de la sentencia de muerte contra el investigador iraní sueco Ahmedreza Djalali, sigue provocando reacciones. 

     

     Fuente: SVT. 28-01-2021

     

    En una carta dirigida a 13 rectores de universidades y establecimientos de educación superior suecos, como la Universidad de Lund, KTH y Chalmers, el secretario permanente de la Real Academia Sueca de Ciencias, Goran K. Hansson, pide a los rectores que "impulsen enérgicamente la liberación de Ahmadreza Djalali". También les pide que utilicen todos sus "contactos con el gobierno, agencias gubernamentales, rectores universitarios, eruditos y otros, en Irán, para salvar su vida".

    13 universidades y establecimientos de educación superior 

    El secretario permanente de la Academia de Ciencias se dirige a las 13 universidades y facultades que, según una revisión de la SVT, tuvieron una colaboración con Irán después de su detención y en algunos casos incluso después de que el investigador iraní-sueco del Instituto Karolinska fue condenado a muerte. Según las organizaciones de derechos humanos, el proceso contra Djalali violó los principios jurídicos fundamentales.

    En su carta a las universidades suecas, el secretario permanente de la Academia de Ciencias se refiere a Bélgica, donde Djalali ha sido profesor visitante y donde la universidad ha congelado toda cooperación con las universidades iraníes después de la sentencia de muerte.


    "Ustedes tienen una gran responsabilidad"

    La carta llega después de un debate parlamentario en el que la Ministra de Educación Superior, Matilda Ernkrans, se restara de su responsabilidad sobre la cooperación sueca con Irán. "Las instituciones de educación superior son independientemente responsables de las actividades realizadas en la universidad individual, incluidas las colaboraciones internacionales", respondió entonces.

    "Ustedes tienen una gran responsabilidad", escribe el secretario permanente de la Real Academia Sueca de Ciencias, refiriéndose a la declaración de Ernkran. Él afirma que todavía hay tiempo para actuar, puesto que la ejecución de la sentencia ha sido pospuesta temporalmente.

     

      
    El investigador iraní-sueco Ahmedreza Djalali. El secretario permanente de la Real Academia Sueca de Ciencias, Goran K. Hansson. Foto: SVT. 

      

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español