Sábado, 21 Octubre 2017 | Login
Adiós, Leonard Cohen Leonard Cohen. Foto: Página oficial de Facebook.

Adiós, Leonard Cohen

Cuando parecía que el mundo no podía estar más obscuro, fallece el cantautor canadiense Leonard Cohen, a los 82 años de edad, en Los Angeles.

El jueves pasado su casa discográfica, Sony Music, dio a conocer en su página de Facebook, la triste noticia de que la voz profunda del legendario poeta y cantautor canadiense se había apagado para siempre.

”Es con profundo dolor que comunicamos que el legendario poeta, compositor y artista, Leonard Cohen, ha fallecido. Hemos perdido a uno de los más reverenciados y prolíficos visionarios de la música. Una ceremonia fúnebre se llevará a cabo en Los Angeles en una fecha posterior. La familia pide privacidad durante su tiempo de duelo”, escribió.

Pero el artista siguió siendo un gentleman hasta el final, y no se fue sin despedirse. El 21 de octubre salió a la venta su último álbum, 'You want it darker'. Con la voz más abismal y más desgarradora que nunca, Cohen expresa:  ”Estoy preparado, mi Señor”, en su disco de despedida que grabó con la colaboración de su hijo Adam.

Hace unos meses atrás, había hecho pública una carta con motivo del fallecimiento de Marianna Ihler, una de sus grandes musas (´So long, Marianne´). En esta escribe: "Bien, Marianne, hemos llegado a este tiempo en que somos tan viejos que nuestros cuerpos se caen a pedazos; pienso que te seguiré muy pronto".

Leonard Cohen vivía en Los Angeles junto a su hija Lorca, quien debe su nombre a Federico García Lorca, por quien el cantautor sentía una profunda admiración.

En el siguiente artículo, el periodista español Jesús F. Úbeda, director de Acordes Modernos, explica el vínculo entre Leonard Cohen y el gran poeta granadino.

 

Por: Jesús F. Úbeda

 

Leonard Cohen y Federico García Lorca: una vinculación poética eterna

 

Leonard Cohen en Granada. Foto: Acordes Modernos.

 

En el pequeño pueblo de Laroles, ubicado en La Alpujarra granadina y perteneciente al municipio de Nevada, han construido “Un teatro entre todos”. La idea partió de la Asociación “El dragón mágico” y el proyecto contó con el apoyo de, entre otros, el actor Russell Crowe y el cantautor Leonard Cohen. El domingo, una de las promotoras de la iniciativa anunció en Efe que, el próximo verano, el nuevo teatro tendrá una programación estable basada en Federico García Lorca, poeta universal del pueblo y asesinado por el fascismo y/o la envidia, aún no me he terminado de aclarar.


Traigo esto a colación por dos motivos: 1) en Acordes Modernos celebramos que, pese al continuo linchamiento político que está sufriendo la Cultura -con mayúscula- y su industria en España, aún existan este tipo de iniciativas y aún nazcan teatros; 2) por ser el enésimo ejemplo de la duradera vinculación de Cohen con García Lorca.


La conexión arrancó en 1949. Un Cohen quinceañero entró en una librería de segunda mano de Montreal, agarró un libro, lo abrió, leyó uno de sus poemas. La publicación era Diván del Tamarit; el poema, “Gacela del mercado matutino”. Aquí reproducimos un fragmento:


Por el arco de Elvira
quiero verte pasar
Para saber tu nombre
y ponerme a llorar.


¿Qué luna gris de las nueve
te desangró la mejilla?
¿Quién recoge tu semilla
de llamarada en la nieve?
¿Qué alfiler de cactus breve
asesina tu cristal?


Cuando en 2011 vino Cohen a Oviedo para recoger el Premio Príncipe de Asturias, dijo en rueda de prensa que Lorca fue el poeta que “más influyó en mi juventud. Fue el primer poeta que me invitó a vivir en su mundo”. El mundo del granadino pasó a ser, en parte, también el mundo del canadiense. Tanto, que a su primera hija le puso por nombre Lorca.


En 1986, Cohen participó en el disco Poetas en Nueva York, en el que artistas como Lluís Llach, Paco y Pepe de Lucía, George Moustaki o Angelo Branduardi musicalizaban, a modo de homenaje, poemas de Lorca. En este trabajo escuchamos por primera vez “Take this waltz”, adaptación del “Pequeño vals vienés” -perteneciente al poemario Poeta en Nueva York-. El autor de “Suzanne” o “The future” declaró que adaptar el poema a la canción le costó 150 hojas de folio e, incluso, una depresión. El resultado final es el siguiente:

 

Leonard Cohen - Take This Waltz [Official Music Video]

 

Este videoclip fue rodado expresamente para el proyecto Poetas en Nueva York en Granada. Cohen aprovechó la ocasión y visitó en Fuente Vaqueros la casa de su ídolo. Allí, el canadiense se puso a hacer yoga ante la foto de Federico. La imagen fue captada y portada de la revista New Musical Express (He estado buscando el documento en cuestión y, desgraciadamente, no lo he encontrado. Si alguien la encuentra y nos la envía, estaremos totalmente agradecidos).


En 1988, Leonard Cohen publicó uno de sus mejores discos, I’m your man, incluyendo “Take this waltz”. La canción abriga y emociona. Cohen no alteró demasiado el poema original, aunque sí introdujo un par de modificaciones.


Aquí el poema original:


En Viena hay diez muchachas,
un hombro donde solloza la muerte
y un bosque de palomas disecadas.
Hay un fragmento de la mañana
en el museo de la escarcha.
Hay un salón con mil ventanas.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals con la boca cerrada.

Este vals, este vals, este vals,
de sí, de muerte y de coñac
que moja su cola en el mar.

Te quiero, te quiero, te quiero,
con la butaca y el libro muerto,
por el melancólico pasillo,
en el oscuro desván del lirio,
en nuestra cama de la luna
y en la danza que sueña la tortuga.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals de quebrada cintura.

En Viena hay cuatro espejos
donde juegan tu boca y los ecos.
Hay una muerte para piano
que pinta de azul a los muchachos.
Hay mendigos por los tejados.
Hay frescas guirnaldas de llanto.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals que se muere en mis brazos.

Porque te quiero, te quiero, amor mío,
en el desván donde juegan los niños,
soñando viejas luces de Hungría
por los rumores de la tarde tibia,
viendo ovejas y lirios de nieve
por el silencio oscuro de tu frente.
¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals del “Te quiero siempre”.

En Viena bailaré contigo
con un disfraz que tenga
cabeza de río.
¡Mira qué orilla tengo de jacintos!
Dejaré mi boca entre tus piernas,
mi alma en fotografías y azucenas,
y en las ondas oscuras de tu andar
quiero, amor mío, amor mío, dejar,
violín y sepulcro, las cintas del vals.

 


Aquí, la adaptación (traducida) de Cohen:


Ahora en Viena hay diez preciosas mujeres.
Hay un hombro sobre el que la muerte llora.
Hay un hall de entrada con novecientas ventanas.
Hay un árbol, al que las palomas van a morir.
Hay un trozo que fue separado de la mańana.
Y está colgado en la Galería del Hielo.
Ay, Ay, Ay, Ay
Toma este vals, toma este vals.
Toma este vals con la mordaza de sus mandíbulas.


Oh te quiero, te quiero, te quiero.
En una silla con una revista muerta.
En una cueva, con el trozo de un lirio.
En algunos pasillos donde el amor
nunca ha estado.
En una cama donde la Luna ha sudado.
En un sollozo lleno de pisadas y arena.
Ay, Ay, Ay, Ay
Toma este vals, toma este vals.
Toma su cintura rota en tu mano.


Este vals, este vals, este vals, este vals.
Con su aliento a brandy y a muerte.
Arrastrando su sobra hacia el mar.


Hay una sala de conciertos en Viena
donde tu boca fue mil veces comentada.
Hay un bar donde los chicos han dejado de hablar,
condenados a muerte por el blues.
Ah, pero ¿quién se sube a tu imagen
con una guirnalda de lágrimas recién cortadas?
Ay, Ay, Ay, Ay
Toma este vals, toma este vals.
Toma este vals que ha estado muriendo durante años.


Hay un ático donde los niños están jugando.
¿Dónde tendré que acostarme contigo?
En un sueño de linternas húngaras
entre la niebla de una dulce tarde.
Y veré lo que has encadenado a tu desdicha
Todas tus ovejas y tus lirios de nieve.
Ay, Ay, Ay, Ay
Toma este vals, toma este vals.
Con su “yo nunca te olvidaré, ya sabes”.


Este vals, este vals, este vals, este vals…


Y bailaré contigo en Viena
Llevaré un disfraz de río.
El jacinto silvestre en mi hombro.
Mi boca en el rocío de tus muslos.
Y enterraré mi alma en un libro de recuerdos,
con las fotografías allí y el moho.
Y me rendiré ante la inundación de tu belleza.
Mi violín barato y mi cruz.
Y tú me llevarás hacia abajo con tu baile,
a las piscinas que levantas en tu muñeca.
Oh mi amor, oh mi amor.
Toma este vals, toma este vals.
Es tuyo ahora. Es todo lo que hay.


Finalizo mencionando a Nacho Vegas, quien participó en el homenaje que se le hizo a Cohen en 2011, en el Teatro Jovellanos de Gijón. Cohen, quien vino a España para recoger el Príncipe de Asturias, acudió el acto. El asturiano interpretó “The stranger song” y “The partisan”, y disparó: “Cohen dice que está muy contento de haber venido a la tierra de Lorca. Y yo le recomiendo que tenga cuidado, porque igual estos días tienes que estrecharles la mano a algunos de los que le mataron”.

 

Leonard Cohen, en Fuente Vaqueros (Granada). Foto: Acordes Modernos




 

 

Vea también: El conmovedor discurso de Leonard Cohen cuando recibió el Príncipe de Asturias - Enlace a La Voz de Galicia

 


Media

Promotional video clip for tribute LP "Poets In New York" (1986).

About Author

Related items

  • Patti Smith se roba la fiesta en ausencia de Dylan  

    Este sábado se celebró la ceremonia de los Premios Nobel, en la Casa de Conciertos de Estocolmo, y por la tarde tuvo lugar el banquete Nobel, en el Ayuntamiento de la capital sueca.

    Tal cual se había comunicado con anterioridad, el Nobel de Literatura, Bob Dylan, no asistió a la ceremonia, lo que no restó que el músico brillara igualmente, aún en su ausencia. Su colega y amiga Patti Smith interpretó su tema  ”A hard rain’s a-gonna fall”, se equivocó no una, sino dos veces, y se robó el show.

    Durante el banquete, la Embajadora de EE.UU. en Suecia, Azita Raji, leyó el discurso de Dylan. En este, el artista confiesa que le parecía más posible un viaje a la luna que recibir el Premio Nobel.

     

    Por: Marisol Aliaga

     

    Este 10 de diciembre se cumplieron 120 años del fallecimiento de Alfred Nobel. Y como todos los años en la misma fecha tuvo lugar la ceremonia de la entrega de los Premios Nobel, en la Casa de Conciertos, y por la tarde el banquete en el Ayuntamiento de Estocolmo.

    La fiesta de las fiestas, se le acostumbra llamar.  Alrededor de 1.500 invitados se dan cita en la capital sueca para "rendir tributo a las Ciencias, al humanismo y a la coexistencia pacífica", como expresó, en su discurso de apertura, Carl-Henrik Heldin, Presidente de la Fundación Nobel.

    Heldin resaltó el espíritu cosmopolita de Nobel, recordando que éste vivió en una época marcada tanto por los logros de la Ilustración como por nacionalismos, xenofobia y amenazas militares, que decantó en la primera guerra mundial.  "Como entonces, nubes oscuras se aprecian en el cielo", dijo, haciendo un paralelo con la época actual.

    También destacó la importancia de las Ciencias y del conocimiento, "cuando líderes populistas ganan votos, en Europa y en los Estados Unidos desconociendo los cambios climáticos y desechando verdades científicas y comprobadas, como, por ejemplo, la del cambio climático".

    - El populismo es ampliamente difundido y cosecha grandes éxitos políticos. La cruda realidad es que ya no podemos dar por sentado que las personas confían en las Ciencias, los datos y el conocimiento. En tiempos como este, el Premio Nobel es muy importante, dijo Carl-Henrik Heldin.

     

    Alfred Nobel, en su testamento, había querido premiar a las personas que habían beneficiado más a la humanidad. "Él quería que el Premio Nobel contribuyera a un mundo mejor", dijo Heldin.

    También recordó a Albert Camus, Premio Nobel de Literatura 1957, quien había dicho: "El 1600 fue el siglo de la Matemáticas, el 1700 el de la Física y el 1800 el de la Biología. Nuestro siglo, el del 1900, es el siglo del miedo".

    - El 2000 ha comenzado con una sensación de miedo que va en aumento. Existe una preocupación de que conflictos marquen también este siglo. Pero este desarrollo no está predestinado, es tarea nuestra el influenciar en cómo este siglo va a ser descrito, y hay buenas razones para ser optimista. El Premio Nobel tiene una misión importante: servir de fuente de inspiración para quienes quieren crear un mundo mejor. Este es el legado de Alfred Nobel, a 120 años de su muerte.

     

    Acto seguido se sucedieron la interpretación de música clásica por la Real Orquesta Filarmónica, dirigida por Marie Rosenmyr.

    Bob Dylan  no envió un representante a recibir su galardón, pero su amiga y colega, la legendaria Patti Smith interpretó su tema ”A hard rain’s a-gonna fall”.  Y fue entonces que sucedió lo que no debía suceder, la cantante perdió el hilo de la canción y debió comenzar de nuevo:

    - Perdón, estoy muy nerviosa, podemos retomar esta estrofa? dijo, recibiendo aplausos de apoyo.

     

    Más tarde nuevamente, al parecer, olvidó la letra de la canción, pero esta vez la maestría de la dirigente Marie Rosenmyr la ayudó a salir del paso.

    Al concluir, Patti Smith recibió las ovaciones más largas de la velada.

     

    Bob Dylan escribió ”A hard rain’s a-gonna fall” en 1962, una época marcada por el temor a la guerra nuclear, y la canción se hizo rápidamente popular en los Estados Unidos. Muchos pensaron que el título de la canción se refería a la radioactividad, pero Dylan explicó que solo se trataba de lluvia intensa.

     

    El canal estatal de televisión, SVT, que transmitió en vivo tanto la premiación como el banquete Nobel, entrevistó - entre otros - al Nobel de Economía Bengt Holmström, quien, hace veinte años atrás había afirmado que si tenía que elegir entre una buena idea y el Premio Nobel, elegía una buena idea.

    - Una buena idea me llevó al Nobel. Tuve la suerte de tener ambas cosas. Son las ideas las que nos hacen avanzar, la curiosidad y la alegría de encontrar respuesta a las preguntas. El entender las cosas es muy enriquecedor dijo el Nobel, de origen finlandés.

     

    Angus Daeton, Premio Nobel de Economía 2015, por su parte, se disponía a gozar de la velada Nobel este año a una "distancia segura".

    - Una de las cosas más difíciles de ser un Nobel es que todo el mundo supone que uno sabe todo sobre todo. Sin embargo, la gran mayoría nos convertimos en Nobeles a través de entender lo poco que sabemos sobre todas las cosas y la necesidad de entender el porqué. Es decir, es exactamente lo opuesto a lo que la gente cree, dijo sonriendo.

     

    Este año la familia real participó en su totalidad en la festividad de los Nobel y, al igual que todos los años, los vestidos, joyas y peinados de la reina y las princesas fueron ampliamente comentados en los medios, al igual que los atuendos de los políticos, científicos, personalidades del mundo de la cultura y demás invitados a la fiesta más grande del año.

     

    Como siempre, la ciudad de San Remo, donde Alfred Nobel vivió los últimos años de su vida, había contribuido con las 22.000 flores que adornaban las mesas y el escenario de la Casa de Conciertos. La florista, Helene Magnusson, había tomado como tema la primavera japonesa, Yakora.

     

     

     

     

  • Dylan: ”No tengo tiempo”

    Este jueves, la Academia Sueca dio a conocer que Bob Dylan no vendrá a Estocolmo, a la premiación de los Premios Nobel. El cantautor estadounidense que el 13 de octubre pasado fuera condecorado con el Premio Nobel de Literatura 2016 comunicó, en una carta a la academia, que ”no tiene tiempo”.

     ”Lamentablemente, otros compromisos lo hacen imposible”, escribe Dylan, enfatizando que se siente muy honrado por el galardón.

     

    Por: Marisol Aliaga

     

    La elección del ícono del rock, Bob Dylan, conmocionó a los medios tradicionales y las redes sociales, el mes pasado, cuando la secretaria permanente de la Academia Sueca, Sara Danius, hizo el sorprendente anuncio.

     

    Por primera vez en la historia, un cantante de rock se hacía acreedor del premio más importante dentro del serio mundo de las letras.

     

    Y la conmoción se mantuvo, cuando pasaban los días y el rebelde artista no contestaba las llamadas de la ilustre academia sueca de las letras.

     

    Doce días después del anuncio, el cantante sacó la voz, dijo que se sentía muy honrado y que vendría a Estocolmo a recibir el premio. ”Si le era posible”.

     

    No lo fue. Este jueves la academia comunicó que había recibido una carta de Dylan, donde éste se lamentaba de no poder asisitir a la ceremonia, por tener ”otros compromisos”, pero que se sentía muy honrado por el galardón.

     

    La academia escribe, en su página Web:

     

    ”La Academia Sueca respeta la decisión de Bob Dylan. El hecho de que un premio Nobel no viaje a Estocolmo a recibir el premio es inusual, pero no excepcional. Durante los últimos años, varios laureados han rehusado asistir a la ceremonia de premiación por diversas razones, como por ejemplo Doris Lessing, Harold Pinter y Elfriede Jelinek. El premio les corresponde de todas maneras, así como el de ahora le pertenece a Bob Dylan”.

     

    Y agrega:

     

    ”Esperamos con entusiasmo la conferencia Nobel de Dylan, que él debe dictar – es es único requisito – dentro de seis meses a partir del 10 de diciembre de 2016”.

     

    La academia promete dar más información este viernes 18 de noviembre.

     

    Lo que no escribe, es que si el laureado no dicta la conferencia antes del plazo estipulado, el dinero – los ocho millones con los que está dotado el Premio Nobel – no se entrega.

     

    La noticia de que Dylan no viene a Estocolmo fue el tema de conversación en las páginas culturales de los medios suecos e internacionales, este jueves.

     

    En Suecia, algunos periodistas - que en un principio aplaudieron la elección de este año -se mostraron ahora más reticentes. Otros, simple y sencillamente furiosos por el desaire del rebelde sin causa, y unos terceros salieron en defensa del legendario artista diciendo que es archisabido que para Dylan las cenas, ceremonias y otros eventos sociales, son insufribles.

     

    La vez anterior que estuvo en Suecia, para recibir el Premio Polar Music, los fotógrafos se quejaron de que no pudieron robarle ni siquiera una sonrisa, durante toda la ceremonia. Y después de esta, el artista desapareció rápidamente camino a un concierto en un país vecino.  

     

    Se sabe que donde Dylan se siente más a gusto es en el escenario. Y ni siquiera allí conversa, como otros artistas, entre tema y tema.

     

    Sus fans celebran su consecuente decisión de no venir a Estocolmo.

     

    Y ahora la pregunta que queda flotando en el aire es si la Academia se atreverá nuevamente a dar el salto entre la literatura y el rock.  

     

     

     

     

     

  • Bob Dylan rompe el silencio – ”Por supuesto que acepto el premio”

    El viernes por la noche la Academia Sueca dio a conocer, en un comunicado de prensa, que el más reciente galardonado con el Premio Nobel de Literatura, Bob Dylan, había dado señales de vida.

     Dylan había llamado por teléfono a la Academia y dicho:

     ”¿Si acepto el Premio? Por supuesto”.

    Ahora la pregunta que sigue flotando en el aire es si el ícono del rock viene a Estocolmo en diciembre.


    Por: Marisol Aliaga

     

    Luego de tener en ascuas a más de un miembro de la Academia Sueca – sobre todo a Per Wästberg, quien lo llamó ”rudo y arrogante”, Bob Dylan se decidió a llamar -  por fin - a Estocolmo.

     

    ”¿Si acepto el Premio? Por supuesto”, escribe la Academia Sueca en un escueto comunicado de prensa emitido el viernes por la noche, que había dicho Dylan.

     

    La Academia explica que durante la semana había recibido una llamada telefónica de parte del artista, quien había dicho a la Secretaria Permanente, Sara Danius: ”La noticia sobre el Premio Nobel me dejó sin palabras”.

     

    ”Aprecio mucho este honor”, había agregado.

     

    El comunicado dice también que aún no está claro si Bob Dylan viajará a Estocolmo, para la semana de los Nobel, pero que la Fundación lo comunicará en cuanto tenga conocimiento de ello.

     

    El 13 de octubre, la Academia Sueca anunciaba que el Premio Nobel de Literatura 2016 era concedido a Bob Dylan, ”por haber creado nuevas expresiones poéticas en el marco de la gran tradición musical americana".

     

     

    En una entrevista con el diario The Telegraph, Dylan se explaya algo más. Y afirma allí que obviamente vendrá a Estocolmo, ”si es que eso es posible”.

     

    The Telegraph escribe que el músico parece estar satisfecho de haber recibido el galardón.

     

    - No está tan mal, dijo al diario.

     

    Pero agregó, ya más entusiasmado:

     

    - Es difícil de entender. Fantástico. Increíble. ¿Quién hubiera podido ni siquiera haber soñado algo así?

     

    Al parecer, a Dylan le hace gracia haber causado tanta polémica con su silencio.

     

    - ¿Por qué? Yo estoy aquí, dijo, burlón.

     

     

    Pero el caso es que, desde el anuncio del Nobel, Dylan ha tenido en ascuas a la Academia. Y desde entonces el tema se ha debatido profusamente en Suecia. Uno de los ilustres miembros de ”los dieciocho”, Per Wästberg, afirmó que el cantautor estadounidense era ”rudo y arrogante”, ante lo cual su par sueco, Ulf Lundell, escribió una aplaudida columna en el vespertino Aftonbladet. Y el debate, luego de haberse calmado un poco, había cobrado vida nuevamente.

     

    Hasta este viernes, cuando Bob Dylan sorprendió a todos una vez más, al comunicar su satisfacción respecto al premio.

     

    Muchos expertos habían auspiciado que el silencio era la forma más Dylaniana de responderle a la Academia.

     

     

    Sara Danius, para el anuncio del Premio. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

    Frente a las palabras de Sara Danius, que comparó la poesía de Dylan con la de Homero y Safo, éste comentó que ”Blind Willie”, ”The Ballad of Hollis Brown”, ”Joey”, ”A hard rain”, ”Hurricane”, entre otras, eran ”definitivamente homéricas”.

     

    Sin embargo afirmó no ser la persona indicada para analizar su propia lírica.

     

    - Yo dejo que otros determinen y examinen los textos. Los académicos. Ellos deben saber. Yo no soy lo suficientemente cualificado para esto. No tengo ninguna opinión al respecto, dijo a The Telegraph.

     

    Tal vez esta no sea la última sorpresa de Dylan, y aparezca incluso en la escuela del suburbio de Rinkeby. Como todos los otros Nobeles.

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español