Jueves, 24 Enero 2019 | Login
Homenaje a Gabriel García Márquez en el Museo Nobel de Estocolmo El momento de la entrega de los objetos personales de Gabriel García Márquez al Museo Nobel de Estocolmo.

Homenaje a Gabriel García Márquez en el Museo Nobel de Estocolmo

Al cumplirse 91 años del nacimiento del escritor colombiano Gabriel García Márquez, el pasado 6 de marzo, se celebró un homenaje en su honor en el Museo Nobel de Estocolmo.

En esta ocasión, la Embajadora de Colombia en Suecia, Sra. Sonia Durán, hizo entrega al director del museo, Olov Amelin, de dos gafas, un maletín y un reloj pulsera, para ser incorporados a la colección de objetos personales del Museo Nobel. Objetos que fueron donados por la viuda de “Gabo”, Mercedes Barcha.

 

 Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos. 

 

Desde el 6 de marzo pasados, los visitantes del Museo Nobel, ubicado en el corazón mismo de la Ciudad Vieja, en Estocolmo, tienen la oportunidad de apreciar objetos personales que han sido usados por el gran novelista colombiano Gabriel García Márquez.

 

Se trata de dos pares de gafas, unas grandes, con marco negro, que usaba a diario el escritor, además de otras, más pequeñas, que usaba en ocasiones especiales. Un maletín, donde guardaba el periódico, un libro y una libreta donde anotar las ideas que le venían a la cabeza. “Él decía que había que estar siempre listo para anotarlo, cada vez que se encuentra con un detalle para una historia”, dijo, durante la ceremonia, el escritor y cineasta colombiano Juan Pablo Bustamante.

 

En la ceremonia hicieron también uso de la palabra, entre otros, el director del museo, Olov Amelin, y la Embajadora de Colombia en Suecia, Sonia Durán.

 

Los objetos personales del Nobel colombiano fueron donados al Museo Nobel por su viuda y compañera de toda su vida, Mercedes Barcha.

 

 

Magazín Latino tuvo la oportunidad de conversar, en esta ocasión con el director del Museo Nobel, Olov Amelin.

- Es realmente fantástico. Tanto porque hemos recibido esta donación, y porque podemos contar más y mejor sobre Gabriel García Márquez, uno de los escritores más grandes del mundo. Que ahora lo podamos honrar de esta manera, no podía ser mejor, nos comenta Olov Amelin.

 

¿Cuándo comenzó el museo a recolectar estos “artefactos”, como se les llama en inglés?

- Creo que comenzamos hace unos diez años atrás. Entonces, fueron los laureados de ese año a quienes les pedimos que trajeran algún objeto para el museo. Y significa que tenemos objetos de los Nobeles más recientes, del año 2000, 2005 en adelante, podemos decir. Cuando se trata de premios anteriores es más esporádico, dependiendo de quienes hemos podido contactar, ya sean ellos mismos o su familia.

 

¿Y cómo fue el caso con los objetos que hoy se agregan a la colección?

- [Risas] Es una historia larga y fantástica. Pero el caso fue que una persona que era conocida de la viuda de Gabo estaba de visita en Estocolmo, como turista, fue al museo y se preguntó por qué no había más material sobre Gabriel García Márquez y así comenzó todo.

 

¿Cuál de estos objetos le llama más la atención?

- Pienso que son fantásticas las dos gafas, puesto que reflejan tanto su personalidad como su herramienta de trabajo, que seguramente usaba cuando  escribía sus grandes obras. Estos objetos se sienten muy cercanos a él, así que es tal vez es lo que siento más fascinante.

 

¿Cuál es su libro favorito de Gabriel García Márquez?

Cien años de soledad, porque dentro de sus obras, fue el que leí primero y que me conmovió mucho. Yo era entonces un adolescente, tenía 18- 19 años cuando lo leí, y fue una experiencia fantástica de lectura.

  

 
El director del Museo Nobel, Olov Amelin, y la Embajadora de Colombia en Suecia, Sonia Durán. 

 

También conversamos con la Embajadora de Colombia en Suecia, Sonia Durán:

 

¿Qué le pareció el evento de hoy?

- Muy emocionante, el tener la oportunidad de entregar, finalmente, los objetos que donó la familia de Gabo, después de que se abrió esta belleza de museo, en el 2001.

 

¿Cómo se pudieron traer los objetos?

- Con Marta habíamos tratado infructuosamente, el año pasado, de traer algunos objetos, pero no encontrábamos la forma más segura, porque cualquier transportadora no se compromete a asegurar objetos personales de un Premio Nobel. Pero finalmente encontramos a la persona ideal, Juan Pablo Bustamante, lo que nos dio una grata sorpresa. Él es hijo de la mejor amiga de la viuda del maestro, Mercedes Barcha. La madre de él se llama Cecilia Restrepo. Estamos muy contentos de que se haya solucionado de esta forma y que los objetos donados por Gabriel García Márquez se alojen en este templo estupendo de los Nobel.

 

¿Cómo fue la elección de estos?

- Fue directamente escogencia de la familia. De Mercedes Barcha y uno de sus hijos, que fue también quien los llevó a Cartagena. Juan Pablo estaba en esta ciudad, y la universidad donde estaba terminando sus estudios le dio la oportunidad de escoger un lugar para estudiar y escribir su próxima novela. Él estaba muy interesado en esta criminología de las novelas negras suecas y quería venir a entenderlas desde Estocolmo, desde Suecia, entonces, está alojado aquí como estudiante, y él los trajo.

 

¿Cuál es su libro favorito de Gabriel García Márquez?

- Son varios. Me he paseado por su obra, desde luego Cien años de soledad. Pero hay una que me encanta porque es una obra muy especial, y es El otoño del patriarca, que relata la vida del general y hace una referencia a los dictadores en América Latina. Fue un libro que leí en la universidad, a finales de los 70, soy científica política, y me encantó desde el punto de vista político de la época en que él lo escribió. Pero he leído muchos, El amor en los tiempos del cólera, en fin, tengo muchos favoritos. Y también su autobiografía me ha gustado mucho, por eso comencé mis palabras esta tarde con esa frase histórica de Gabo, de su autobiografía.

  

La embajadora se refería a la frase con la que el padre del realismo mágico comienza Vivir para contarla:

 

“La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”.

 

 

 


Media

About Author

Related items

  • Las mujeres brillan en la fiesta Nobel

    “Girls Just Wanna Have Fun”, dijo la Premio Nobel de Física 2018, Donna Strickland, en su discurso en el banquete Nobel, recordando un tema musical de los 80. “Pero estas chicas esperaban salir del trabajo para pasarlo bien. Yo quería pasarlo bien en el trabajo”, aclaró. Le apasiona la Física.

    A su discurso le siguió la Premio Nobel de Química, Frances Arnold, quien brindó, al final de su alocución, por el buen uso que la humanidad le dé a la evolución.

    El traje más llamativo del banquete lo lució Sara Danius, quien acaparó todas las miradas. Un “statement” de la ex secretaria de la Academia sueca, quien, a diferencia de sus colegas de la institución, no quiso pasar inadvertida.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    A pesar de la crisis gubernamental en Suecia y del escándalo de la Academia - que resultó en un premio menos, el de Literatura - estos “detalles” no influyeron en la celebración del día del Nobel, que cada año tiene lugar el 10 de diciembre, fecha en que falleciera “el gran donador”, Alfred Nobel, en San Remo, Italia, donde vivió los últimos años de su vida.

     

    Y este año, la representación femenina estuvo reforzada. Al parecer la Fundación Nobel puso oído a las críticas, y dos de los diez científicos que recibieron su medalla y diploma de las manos del rey Carl Gustaf, en la Casa de Conciertos, eran mujeres. Una por sus investigaciones en el campo de la física experimental, la otra por sus descubrimientos con enzimas y el control de la evolución.

     

    Las festividades comenzaron, como es habitual, en Konserthuset, el imponente edificio azul ubicado en el corazón de Estocolmo, donde, desde muy temprano, habían comenzado los preparativos y las rigurosas medidas de seguridad.

     

    Poco después de las 16.00 horas, los invitados habían tomado sus lugares, y se esperaba la comitiva real, junto a los laureados. Al fin llegaron, el rey, Carl Gustaf, a la cabeza, como siempre, seguido de la reina Silvia, en un elegante vestido verde con joyas y tiara a tono. La princesa Victoria en una bella creación que, en realidad ya lo había portado su madre en 1995, compuesto de un fajín de color verde pistacho, blusa sin mangas rosada, una falda amplia gris y enormes rosetas en la espalda.

     

    Muchas mujeres optaron por el rojo, al igual que la princesa Sofía, esposa del príncipe Carl Philip, quien vestía un vestido entallado con unas mangas muy originales y un collar de perlitas finas ajustadas al cuello.

     

    Las dos laureadas lucían también muy elegantes, una en rojo y la otra en azul marino.  

     

    La película The wife, que se exhibe justo a tiempo para el Nobel, muestra mejor que nadie el estricto protocolo al que se deben atener los premiados. Algo que ensayan cuidadosamente, antes de su encuentro con el rey. En la ceremonia, al salir a recibir su premio, ante el busto de Alfred Nobel y la pared de flores - cada año en distintos tonos, traídas directamente de San Remo - saben muy bien el procedimiento a seguir. Después de recibir su diploma, deben hacer tres reverencias: una ante el rey, otra ante el gran donador y los colegas, y la tercera al público.

     

    Este año, como es habitual, nadie se equivocó.

     

    Y después de este momento tan importante para cada uno de los laureados, un reconocimiento a los esfuerzos de toda una vida, le sigue el banquete Nobel, en el cual se relajan y disfrutan de la compañía de sus colegas, amigos y parientes.

     

    Tal vez la comitiva más numerosa, entre los laureados con el Nobel de Literatura a lo largo de los años, fue la de Gabriel García Márquez. Los invitados festejaron toda la noche – según cuentan quienes estuvieron presentes – con ron enviado por Fidel Castro, desde Cuba.

     

    Este año se destacaron, en el escenario de la Casa de Conciertos - sin contar la realeza - Donna Strickland, Frances Arnold y… Sara Danius. La ex secretaria permanente de la Academia lucía el traje más espectacular de la velada, un faro en medio de los caballeros en fracs negros.

     

    Sara Danius aseguró más tarde, a la prensa, que “no quería decir absolutamente nada, con su atuendo, que fue aprobado tanto por las expertas en moda, como las seguidoras del movimiento #MeToo en Suecia.

    - Es un nuevo capítulo. Pensé que era hora de mostrar alegría, dijo, sonriendo, a la conductora, en la transmisión en directo de la televisión estatal, SVT.

     

    Pero en el noticiero cultural del canal, Kulturnyheter, se especuló, al día siguiente, acerca del vestido, compuesto de más de 25 metros de satín. “Fue su forma de choquear a los pingüinos en frac”, fue una teoría. Otra: “Ella lució su traje en contra de la sociedad patriarcal”. Para esto se necesitaban colores fuertes y chocantes entre sí, y un experto español argumentó que lucía el traje de un torero.

     

    ¿Pero, quien era el toro? Fue la pregunta sin respuesta.

     

     

    Más tarde, durante el banquete Nobel, que comenzó a las 19.00 horas, luego de haber disfrutado lo mejor de la cocina escandinava, las científicas pronunciaron sendos discursos. En estos, celebraron el placer de dedicarse a las Ciencias, y lo gratificante que puede ser el mundo de la investigación. También para las féminas.

     

    La Premio Nobel de Física, Donna Strickland, comenzó su discurso diciendo que debía haber sido Arthur Ashkin, ganador de la mitad del premio Nobel, quien debería haber hecho uso de la palabra. Pero, Ashkin, el laureado de más edad de la historia, de 96 años, no se sintió en condiciones de viajar a Estocolmo, y fue representado por su hijo.

     

    Donna  Strickland es la tercera mujer que recibe el Premio Nobel de Física (¡).

     

    Confesó   que se sentía “humildemente orgullosa” de hacerle compañía a Marie Curie y a Maria Göppert-Mayer.

     

    Marie Curie es la única persona que ha recibido el Nobel dos veces: en Química y en Física. “Fue una científica increíble”, dijo Strickland.

     

    Y otro dato hace que Marie Curie sobresalga: su hija también recibió el galardón.

     

    Strickland recordó que cuando era estudiante, en 1983, el tema de Cyndi Lauper “Girls Just Wanna Have Fun” era muy popular. Pero aclaró: “Estas chicas esperaban salir del trabajo para pasarlo bien. yo quería pasarlo bien en el trabajo”.

     

    Y lo consiguió.  “Tenemos juguetes increíbles, con los que hacemos cosas mágicas”, dijo, y no cupo duda de que la física experimental le parece sumamente divertida.

    - No hay nada más fascinante que construir un aparato que es único en el mundo, y que funciona. Bueno, sin contar el ser despertada a las cinco de la mañana, porque la Academia de Ciencias Sueca consideró que era un momento fascinante para la física de los rayos laser, dijo, riendo.

     

    El humor también abundó en el discurso de su colega, la Premio Nobel de Química, Frances Arnold, quien comenzó su discurso con un cuento de manzanas que se desplazaban en todas las direcciones, pero que solo las que caían al suelo germinaban y fueron las que quedaron después millones de años de evolución.

     

    Explicó sobre el uso – y el mal uso – que se le puede dar al poder controlar la evolución dirigida de enzimas y pidió un brindis “para la evolución y porque le demos un buen uso”.

     

     

  • Premio Nobel de Literatura 2018 - Se cancela la fiesta

    A la una de la tarde del jueves se abrirían las puertas en la Sala de la Bolsa para que la secretaria permanente de la Academia Sueca anunciara al laureado o laureada con el Nobel de Literatura 2018. Sin embargo, este jueves la puerta blanca y dorada permaneció cerrada.

    Ninguna editorial celebró con champaña, no hubieron exclamaciones de ¡Por fin! o de ¿Cómo?

    Y los amantes de las letras de todo el mundo tendrán que esperar hasta el próximo año, para agregar un nuevo favorito a sus bibliotecas.

    La fiesta literaria del año se canceló o, al menos, se postergó hasta nuevo aviso. Este jueves los miembros restantes de la Academia se reunieron una vez más. Y al salir, callaron. 

     

     Por: Magazín Latino

     

    Este jueves, en plena semana Nobel, un nuevo laureado se habría agregado a la lista de los maestros de las letras. No fue así. El testamento de Alfred Nobel, de premiar a quien durante el pasado año había aportado “el mayor beneficio a la humanidad” este año no se cumplió, en el área de la literatura.

     

    En cambio, se ha ido desarrollando un triste espectáculo. Una Academia en caída libre que no supo actuar como una institución a su altura frente a las andanzas de un personaje que fue acusado de abusos sexuales y violaciones por – al menos – 18 mujeres. Eso sin contar a la Princesa Victoria, a la que también le agarró el trasero, apenas se le presentó la oportunidad. Desde ese momento, la corte instruyó a sus funcionarios que Victoria nunca más debía estar a solas con el susodicho.

     

    En 20 años de andanzas en la creme de la creme de la sociedad sueca, los escándalos iban y venían. Pero todos callaban, incluso, o, sobre todo, la Academia.

     

    Una Academia que ha perdido tanto en credibilidad, que el director ejecutivo de la Fundación Nobel, Lars Heikensten, le ha llamado varias veces la atención. Si la institución no logra resolver sus problemas, será descalificada para designar al Nobel de Literatura.

     

    Este lunes comenzó la semana de los Nobel, con toda la pompa, la emoción y las expectativas que despierta, año tras año. Hasta este momento la Academia de las Ciencias - que elige los Nobel de Física, Medicina y Física - no había sido salpicada por el escándalo que afectó a la Academia Sueca - que elige al Nobel de Literatura. Pero este lunes quedó de manifiesto que en el extranjero las dos academias se funden en una sola, y los resultados son catastróficos.

     

    Así fue como la renombrada BBC - afortunadamente solo en su versión en español - nombró Premio Nobel de Medicina a Jean- Claude Arnault, al confundir su nombre con James P. Allison.  

     

    El anuncio del Nobel de Medicina coincidió con la entrega del veredicto del juicio en contra del hombre de la cultura. Y la BBC, en lugar de escribir el nombre del inmunólogo estadounidense, escribió el de Jean- Claude Arnault, quien acababa de ser condenado a dos años de prisión, por el delito de violación.

     

    “Los inmunólogos Jean- Claude Arnault y Tasuku Honjo ganan el premio Nobel de Medicina por sus aportaciones a la lucha contra el cáncer”, señalaba BBC News Mundo en su cuenta de Twitter.

     

      

    NOTA EN DESARROLLO

     

     

  • Nobel de Química 2018 a tres científicos que controlan el poder de la evolución

    La Real Academia de Ciencias otorgó el Premio Nobel de Química 2018 a tres científicos que “han dominado, de alguna manera, el poder de la evolución. Han tomado el control de la evolución y lo han usado para propósitos que van en beneficio de la humanidad”, escribe la Academia.

    Frances Arnold (USA) recibe la mitad del premio por “la evolución dirigida de las enzimas”. En tanto que George Smith (USA) y Sir Gregory Winter comparten la otra mitad por haber desarrollado anticuerpos con el método llamado representación de los vagos. De esta forma se puede combatir las enfermedades auto-inmunes y en algunos casos curar el cáncer.

     

     Por: Magazín Latino

     

    A las 11:45 de la mañana del miércoles, tal cual estaba anunciado, la Real Academia de Ciencias dio a conocer los laureados con el Premio Nobel de Química 2018.

     

    - La Real Academia de Ciencias ha decidido hoy asignar la mitad del Nobel de Química 2018 a Frances Arnold, por la evolución dirigida de las enzimas, y la otra mitad conjuntamente a George Smith y Sir Gregory Winter, por el fagdisplay de péptidos y anticuerpos, dijo Göran Hansson, el secretario permanente de la Real Academia de Ciencias.

     

    Frances Arnold (1956) pasa a ser la quinta – de los 181 galardones otorgados desde 1901 – mujer en ser honrada con el Nobel de Química.

     

    En 2016, la ingeniera bioquímica del Instituto de Tecnología de California, recibió el  “nobel” de Tecnología. En esa ocasión, ella afirmó:

    - Soy optimista y creo que podemos cambiar nuestra conducta con respecto al planeta, todo depende si tenemos una buena alternativa. Tenemos que aprender a ser sostenibles. Deberíamos reciclar prácticamente todo. El mundo biológico utiliza todo, hasta la última partícula.

     

    Hoy fue galardonada con el Nobel, sin comillas.

     


    Los laureados con el Nobel de Química 2018: 
    Frances Arnold, George Smith y Sir Gregory Winter. Foto: Marisol Aliaga.

     

     
    El panel al dar a conocer los laureados, el miércoles. Foto: Marisol Aliaga. 

     

    Comunicado de prensa:

     

    La Real Academia Sueca de Ciencias ha decidido galardonar con el Premio Nobel de Química 2018 a

    con una mitad a

    Frances H. Arnold

    Instituto de Tecnologia de California, Pasadena, USA

    “por la evolución dirigida de las enzimas”

     

    y la otra mitad es compartida por

    George P. Smith

    Universidad de Missouri, Columbia, USA

    y

    Sir Gregory P. Winter

    MRC Laboratorio de Biología Molecular, Cambridge, UK

    “por la representación de los fagos en los péptidos y anticuerpos”

     

    Ellos tomaron el control del poder de la evolución

     

    El poder de la evolución se revela a través de la diversidad de la vida. Los Premios Nobel de Química de 2018 han tomado el control de la evolución y lo han utilizado con fines que ofrecen el mayor beneficio a la humanidad. Las enzimas producidas a través de la evolución dirigida se utilizan para fabricar desde biocombustibles hasta productos farmacéuticos. Los anticuerpos que resultaron utilizando un método llamado representación de fagos pueden combatir enfermedades autoinmunes y, en algunos casos, curar el cáncer metastásico.

     

    Desde que surgieron las primeras semillas de la vida, hace unos 3.700 millones de años, casi todas las grietas de la Tierra se han llenado de diferentes organismos. La vida se ha extendido a aguas termales, océanos profundos y desiertos secos, debido a que la evolución ha resuelto una serie de problemas químicos. Las herramientas químicas de la vida, las proteínas, se han optimizado, cambiado y renovado, creando una diversidad increíble.

     

    Los premios Nobel de química de este año se inspiraron en el poder de la evolución y utilizaron los mismos principios - el cambio genético y la selección - para desarrollar proteínas que resuelven los problemas químicos de la humanidad.

     

    La mitad del Premio Nobel de Química de este año se otorga a Frances H. Arnold.En 1993, realizó la primera evolución dirigida de enzimas, que son proteínas que catalizan reacciones químicas. Desde entonces, ha refinado los métodos que ahora se utilizan habitualmente para desarrollar nuevos catalizadores. Los usos de las enzimas de Frances Arnold incluyen una fabricación más respetuosa de sustancias químicas con el medio ambiente, como productos farmacéuticos, y la producción de combustibles renovables para un sector de transporte más ecológico.

     

    Para leer el comunicado de prensa en su totalidad – haga clic

     

    Lecciones sobre el Premio Nobel de Química 2018 (en inglés)

     

    DATOS BREVES

    • Premios de Química: 110
    • Químicos/as laureados/as: 181
    • Mujeres premiadas: 5
    • El más joven: 35 años
    • El mayor: 85 años

     


    El Profesor Göran Hansson, Secretario General de la Real Academia Sueca de las Ciencias. Foto: Marisol Aliaga.

     


     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español