Lunes, 14 Octubre 2019 | Login
Famosos se unen contra Demócratas de Suecia El actor Kjell Bergqvist a la entrada de Filmhuset. Foto: Marisol Aliaga.

Famosos se unen contra Demócratas de Suecia

ELECCIONES 2018 EN SUECIA  

Cientos de artistas y personalidades del mundo artístico y cultural se sumaron este miércoles a la iniciativa del actor Kjell Bergqvist, en un llamamiento en contra del partido Demócratas de Suecia. En el marco de las elecciones del domingo.

Rescatamos una breve entrevista con el actor, de hace un par de semanas atrás, que tiene relación con el llamamiento de ayer.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

El 20 de agosto pasado, se llevó a cabo presentación de la cartelera cinematográfica del otoño, en Filmhuset.

 

En esa ocasión, el actor Kjell Bergqvist, que tiene un rol protagónico en la película Lyckligare kan ingen vara (Nadie puede ser más feliz), después de la presentación del film no se bajó del escenario. En cambio, tomó el micrófono y dijo:

- Dentro de unas semanas habrá elecciones en Suecia. Tenemos un partido que quiere llevar a cabo una política cultural terrible. Ellos piensan eliminar todas las subvenciones a la cultura. Al final quieren acallar y decidir sobre la cultura en este país. Me refiero, por supuesto, a los Demócratas de Suecia, SD. Yo sé que no todos quienes votan por SD son racistas, pero el partido es racista, con orígenes en el nazismo. Quería solamente nombrar esto, porque el darles más poder a ellos es devastador para nuestro colectivo, es devastador para las mujeres, es devastador para los trabajadores.

 

 

Magazín Latino quiso saber más sobre la declaración de Kjell Bergqvist, en esa ocasión, y conversó con él, al cierre del evento.

 

¿Supongo que este fue un “golpe”, o estaba planeado?

- No, no. No estaba planeado. Pero nadie trató de pararme tampoco, así es que lo pude hacer. Lo que pasa es que muchos no saben qué es lo que realmente representa SD, políticamente. El hecho de que sean un partido racista con orígenes nazis basta, pero su política es también horrible. Ellos quieren bajar los impuestos de los que tienen más recursos, sencillamente quitarle a los pobres y darle a los ricos. Su política de equidad de género es horrible, quieren limitar el derecho al aborto libre, la mujer tiene que estar en la cocina, quieren volver al sambeskattning (*), lo que significa que para muchas mujeres no saldrá a cuenta el trabajar, porque desgraciadamente la mujer gana, generalmente, menos que el hombre.

 

¿Y en lo referente a la cultura?

- Ellos quieren reducir todos los subsidios, y esto va a ser fatal, sobre todo en las ciudades pequeñas, donde hay pequeños teatros, por ejemplo, que necesitan de este aporte económico. En Estocolmo tal vez no nos afecte tanto, pero en provincias sería mucho peor, los trabajadores de la cultura se verán seriamente afectados. La política cultural de ellos es una catástrofe.

 

No se habla mucho de la política cultural de los Demócratas de Suecia

- Y es por lo que hice esto hoy. Para comenzar una discusión sobre el tema, para que la gente reaccione. También abrí un grupo en Facebook, que se llama “Vad som helst men inte SD” ("Cualquier cosa pero menos SD"). En dos días ya tiene 5.000 miembros [en la actualidad, 130.000], y han comenzado a unirse gente muy conocida, como Lisa Nilsson, por ejemplo. Pero se requiere de bastante coraje civil, porque también uno recibe mucha mierda cuando saca la cara.

 

¿Es un grupo abierto?

- Ha estado completamente abierto, pero ayer lo cambié a cerrado, porque se pierde mucho tiempo en discusiones estúpidas con personas que igual nunca van a cambiar. Desgraciadamente hay quienes se decidieron hace tiempo, gente amargada y airada que solo esparce odio.

  

¿A qué se debe tu compromiso, Kjell?

- Siempre he sido una persona comprometida. Digamos que siempre ha sido difícil para mí el quedarme tranquilo y ver que pasen cosas que no me gustan. Lo que pasa es que este es un partido racista con orígenes nazis y es necesario que se les haga un párale. Ya han llegado demasiado lejos.

 

¿Qué piensas que puede pasar, después de las elecciones? Ellos pueden pactar con los Moderados, por ejemplo

- Exacto. Y todo es tan incierto, porque nadie da un mensaje claro. Los socialdemócratas lo han hecho, ellos han dicho: “Nunca colaboraremos con SD”. El Centro, Annie Lööf, también ha dicho lo mismo, pero luego no se sabe, con el resto de la Alianza. El panorama es sumamente incierto.

 

Y hay muchos extranjeros van a votar por SD, a pesar de que incluso en el programa del partido han estipulado que quienes llegaron después de 1975 se tienen que volver a sus países de origen

- Los que llegaron incluso después de 1971, me parece. Y eso es lo que muchos no entienden, que al final y si los SD hacen lo que quieren, van a querer echar a todos los extranjeros del país. Claro, se demorará un tiempo, pero esa es la meta de ellos.

 

Y sin los extranjeros, el país no sale adelante. Muchos extranjeros trabajan en sanidad, por ejemplo

- Y en todos los servicios públicos. Sin extranjeros, Suecia colapsa. Bastaría solamente que los taxistas se pararan un cuarto de hora, o los choferes de buses, las auxiliares de enfermería. ¡Sería una buena protesta!

 

(*) Sambeskattning significa que los cónyuges en un matrimonio imponen la mitad del ingreso total. Esto favorece a la parte que gana más y desfavorece a quien gana menos. Generalmente el hombre gana más que la mujer, por eso en Suecia, la tributación conjunta del ingreso fue abolida en una reforma tributaria en 1971.

 

 


El actor Kjell Bergqvist a la entrada de Filmhuset. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

About Author

Related items

  • Cabeza de lista de SD se defiende de acusaciones de acoso sexual

    A solo cuatro días de las elecciones al Parlamento Europeo, el cabeza de lista del partido de extrema derecha, SD, Peter Lundgren, se niega a participar en los debates de fin de campaña, tanto en Radio Suecia en Aftonbladet.

    Esto debido a las revelaciones del diario Expressen, respecto a que Lundgren acosó sexualmente a una camarada en una fiesta.

    - Es verdad. Le tomé los senos, reconoció Lundgren a Expressen, en tanto que la mujer dijo que “había sentido pánico”, puesto que su camarada no solo tenía las manos dentro de su sostén, sino que también la tenía agarrada con sus piernas.

     

     Por: Magazín Latino

     

    A solo cuatro días de las elecciones al Parlamento Europeo – este domingo - los Demócratas de Suecia (SD), se ven envueltos en un escándalo que involucra al primero y a la cuarta cabeza de lista, Peter Lundgren y Kristina Winberg.

     

    Esto debido al revuelo que han ocasionado las revelaciones del vespertino Expressen, que publicó unos archivos de audio en el que se aprecia una conversación telefónica entre Kristina Winberg y una miembro del partido.

     

    La conversación tuvo lugar pocos días después del hecho ocurrido en una fiesta en la habitación de un hotel, luego de un evento de los Demócratas de Suecia, a fines del año pasado.

     

    En esta, la mujer, militante del partido, cuenta a Winberg cómo Peter Lundgren la acosó sexualmente, introduciendo sus manos en su blusa, y tocándole los senos, al mismo tiempo que la tenía aprisionada con sus piernas. La mujer sintió pánico, al no lograr liberarse del “abrazo”.

    - No podía soltarme, ni por arriba ni por debajo, debido al sostén que estaba de por medio, contó la mujer a Kristina Winberg.

     

    En entrevista con la televisión estatal, SVT, la política SD declaró que Lundgren se había excusado más tarde con que había interpretado la situación como que la mujer “estaba de acuerdo” con el contacto.

    - No, no, no. No. No era okey. Entonces no me habría resistido tanto, si hubiera estado interesada en él, dijo, en la grabación, la persona acosada.

     

    Agregó que se sintió presa del pánico, al no lograr liberarse ni de los brazos ni de las piernas de Lundgren.

    - Fue una suerte que había más gente en la habitación. Imagínate si hubiera estado sola con él, dice en la conversación con Winberg.

     

    Kristina Winberg quiso informar del hecho a la dirección de su partido. Pero desde allí recibió el sobre azul. Fue retirada de su cuarto lugar a las elecciones europeas y, además, expulsada de su partido, que enfatizó que ella “se había expresado en forma amenazadora, en relación con su partido. Que había actuado en las sombras para dañar la reputación del partido y desde allí había conspirado para desacreditar a camaradas con ayuda de los medios”  

    - Ella ha actuado muy mal y ha sido desleal con el partido, respondió, frente a las acusaciones el líder SD Jimmie Åkesson, quien reitera su apoyo incondicional a Peter Lundgren.

     

    El caso es que la dirección de los Demócratas de Suecia quería remover a Winberg de su cargo desde hacía tiempo atrás, por varias razones. Y ahora encontraron la oportunidad perfecta. Y el hecho de que su cabeza de lista se haya sobrepasado con una camarada no parece ser motivo de preocupación.  

    - Ellos ya han conversado entre sí, y han aclarado las cosas. Es algo que pertenece al pasado, agregó Åkesson.

     

    Por su parte, Winberg, no entiende cuál ha sido su error, según expresó a la prensa. Ella no recibió explicación alguna de la dirección de los Demócratas de Suecia. Solo le dijeron que estaba expulsada.

    - Yo no he tenido contacto con nadie. No entiendo qué he hecho mal, dijo. 

     

    Afirmó que la conversación telefónica con la mujer la hizo en pleno conocimiento de ésta, a raíz de que estaban inseguras de qué hacer, después de lo ocurrido. Agregó que el teléfono móvil con el cual grabó la conversación, fue después robado.

    - De alguna forma me he sentido mal debido a esto, porque yo fui testigo de los hechos. Y tengo una sensación de culpabilidad por no haber intervenido, dijo Winberg.

     

    Petar Lundgren, por su parte, ha reconocido que tomó a la mujer de los pechos, pero que pensó que ella estaba de acuerdo. Y que después de ese incidente hablaron del tema y no han tenido más problemas.

     

    La mujer lo niega (*)

     

    En realidad, el hecho de haber acosado, supuestamente, a una compañera no es el único error de Lundgren, quien antes de ser nombrado cabeza de lista del SD al Parlamento Europeo era un completo desconocido dentro del partido. En un debate en la televisión, hace poco días atrás, el político negó categóricamente la existencia del recalentamiento global. Según él, este no ha ocurrido y solo es una mentira.

    Varios expertos en el tema han asegurado que Lundgren está completamente equivocado.

     

    (*) Actualización:

    La gran mayoría de los politólogos criticaron este martes la forma en que los Demócratas de Suecia enfrentaron este nuevo escándalo: publicando un video en Youtube, donde Lundgren y la mujer acosada aparecen sentados en un sillón, al parecer conversando tranquilamente sobre lo ocurrido.

    "Esto me recuerda los videos de los disidentes chinos", dijo uno. "Totalmente absurdo el colocar al perpetrador y a la víctima sentados juntos", dijo otro. 

    La pregunta que queda en el aire es si los implicados hablan sinceramente, o siguen un manuscrito. Ambos se quejan - con nombre y apellido - de Kristina Winberg. Como si hubiera sido ella quien acosara a ambos. 

     


    El cabeza de lista del partido de extrema derecha, Demócratas de Suecia (SD), Peter Lundgren. Foto: Captura de pantalla de SVT. 

     

  • Stefan Löfven va por su segundo mandato - hoy fue elegido primer ministro

    Luego de la espera más larga de la historia reciente, 131 días, hoy se solucionó la gobernabilidad en Suecia. Tal cual se había anunciado, la cámara “toleró” la candidatura del líder de la Socialdemocracia como primer ministro, en la votación del viernes.

    En su discurso, Löfven destacó que “Suecia seguía otro camino”, a diferencia de los países europeos, donde la extrema derecha ha llegado al poder.

    - Suecia tiene ahora un Gobierno fuerte, que no depende de la extrema derecha, dijo Löfven, agregando que, con este Gobierno, el país es quien más  gana. Aunque admitió que “no será fácil”.

     

    Por: Magazín Latino

     

    Amenazado tanto desde el flanco conservador, como de izquierda, Stefan Löfven se mantiene firme y sereno.

     

    Tal vez esa sea la clave de su éxito.

    - Estoy curtido”, había respondido a los periodistas, anteriormente, ante la pregunta de qué pasaría si la cámara lo rechazaba una vez más.

     

    Pero esta vez, la cámara de diputados le fue benevolente.

     

    A las 09.00 de la mañana comenzaron los líderes de los ocho partidos a pronunciar sus discursos, en los que explicaron su voto. Y se procedió a la votación.

     

    Y los partidos se dividieron en:

     

    153 votos en contra: de los Moderados, la Democracia Cristiana, los Demócratas de Suecia y una diputada del Centro que votó en contra de la línea de su partido. (Botón rojo).

     

    115 votos a favor: de la Socialdemocracia y del partido Medioambientalista. (Botón verde).

     

    77 votos de abstención: del partido del Centro, Liberales, y partido de Izquierda. (Botón amarillo).

     

    La pregunta surge de inmediato ¿cómo 153 votos en contra, 77 abstenciones y solamente 115 votos de aprobación pueden resultar en un “Sí”?

     

    Es porque en Suecia rige el “parlamentarismo negativo”, vale decir, basta con que una mayoría “tolere” al primer ministro, para que éste pueda ser elegido.

    La cámara se compone de 345 escaños, divididos en 8 partidos. No es necesario que la mitad, 175 vote, “Sí”, pero sí que 175 no voten “No”.

     

    En este caso, los votos en contra fueron 153. Y es lo que vale.

     

    Después de la votación, el talman, Andreas Norlén constató los resultados, y convocó a  – es de esperar – la última rueda de prensa de este largo proceso.

     

    Había cumplido con su misión, y destacó la importancia de analizar el proceso que tuvo una duración de 131 días.

     

     

    ¿Nos va a echar de menos?

    - Nos vamos a ver en otras oportunidades, contestó, sonriendo, Andreas Norlén, el personaje más importante de este proceso.

     

    - Opino que está bien que Suecia tenga un nuevo Gobierno. Estoy aliviado de que se ha llegado a buen puerto, por fin.

     

     

    A los pocos minutos fue el turno del flamante primer ministro electo, Stefan Löfven, quien arribó a la sala de prensa del parlamento sin siquiera mostrar muestras de cansancio.

     

    Comenzó explicando que, a diferencia de otros países europeos, Suecia había encontrado un compromiso que lograba alejar a la extrema derecha del poder.

     

    - Suecia tiene ahora un Gobierno fuerte, que no depende de la extrema derecha. Tenemos importantes tareas a realizar durante el próximo mandato y llevaremos a cabo las reformas rápidamente, dando ejemplos de las distintas reformas que componen el “convenio de enero”.

     

    La Socialdemocracia había argumentado, durante la campaña electoral, el año pasado,  que las reducciones a los impuestos a los más ricos, las ganancias en la sociedad de bienestar, los derechos laborales conducían a alejar las fuerzas de la extrema derecha.

     

    Ahora quiere desbaratar la extrema derecha con políticas económicas de derecha. Pero, ante la pregunta de cuán a la derecha estaba dispuesto a extenderse, la respuesta fue difusa. Pero agregó que no se puede esperar que se consiga todo, en una negociación.

     

    - Algunas de las reformas no las habríamos escogido, por ejemplo, el de las reducciones de impuestos a los más adinerados.

     

    Y reconoció que el mandato de cuatro años (ahora tres y medio) no sería fácil.

     

    A las 11.00 de la mañana del próximo lunes, Stefan Löfven presentará su gabinete. 

     


    El presidente de la Socialdemocracia, Stefan Löfven, quien nuevamente asumirá como primer ministro. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

     

    NOTICIA EN DESARROLLO

     

     

  • El partido de Izquierda se abstiene en la votación - Norlén nomina a Löfven como candidato a primer ministro

    Jonas Sjöstedt (V) comunicó este miércoles que el partido de Izquierda se abstendrá en la votación del viernes en la cámara de diputados. Con esto, su partido apoya la candidatura de Stefan Löfven (S) a primer ministro. Pero con reservaciones.

    - Nos abstendremos, pero lo hacemos con la promesa de un voto de censura. Si el nuevo Gobierno presenta acuerdos sobre alza de alquileres o deterioros en los derechos laborales, destituiremos a Stefan Löfven, subrayó Sjöstedt.

     

     Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos

     

    Todo parece indicar que este viernes saldrá humo blanco del Riksdagen (Parlamento sueco), después de 129 días, 95 conferencias de prensa y 7 rondas de conversaciones con el talman, Andreas Norlén, de las elecciones de septiembre. 

     

    Este miércoles se desarrolló una intensiva jornada que culminó en que Norlén presentó a Stefan Lofven (S), como candidato al cargo de primer ministro sueco.

     

    La votación en la cámara de diputados se llevará a cabo este viernes a las 09.00 horas, luego de la cual el presidente del parlamento ofrecerá una rueda de prensa para comunicar los resultados.

     

    Pero los resultados prácticamente ya se saben.

     

    El miércoles alrededor de las 11 horas, la sala de prensa del parlamento estaba atiborrada al máximo. Todos esperaban con gran expectación saber la decisión del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt, que resultó ser una pieza clave en este juego político que se ha venido desarrollando durante cuatro meses. Parecía un cuento de nunca acabar.

    - He conversado con Stefan Löfven. Hemos llegado a un acuerdo sobre una serie de puntos, y sobre otros no, comenzó Sjöstedt.

     

    Explicó que la cláusula del acuerdo entre la Socialdemocracia, el partido Medioambientalista, el Centro y los Liberales, de excluir al partido de Izquierda de la política sueca durante cuatro años estaba, en la práctica, desbaratada. Y que Löfven había prometido defender las reformas de ecuanimidad que el partido de Izquierda había logrado durante la administración anterior.

     


    Jonas Sjöstedt. 

     

    Agregó que, si el Gobierno de Löfven impulsaba propuestas que encarecen los alquileres o que van en contra de los derechos laborales, traerá consecuencias.

    - Entonces destituiremos a Stefan Löfven, amenazó. Y recordó cuando, en 1991, el partido de Izquierda destituyó a Ingvar Carlsson (Socialdemócrata).

     

    Otra salida a la difícil elección en la que se encontró el partido de Izquierda, con el “acuerdo de enero”, era hacer lo posible para que se llevaran a cabo nuevas elecciones. Pero esto no conduciría a nada bueno, llegó a la conclusión el partido.

    - Si la alternativa hubiera sido nuevas elecciones, lo habríamos acatado. Pero no confiamos en que los principios antirracistas del partido del Centro y de los Liberales se habrían mantenido, si cae Lofven. Con toda seguridad un voto en su contra, este viernes, habría resultado en que ya la semana próxima habríamos tenido un Gobierno azul-marrón de Kristersson, dijo Sjöstedt.

     

    Y enfatizó que el partido de Izquierda ahora se va a oposición.

    - No somos parte de su acuerdo. Somos muchos quienes queremos atajar las propuestas de la derecha que se incluyen en el acuerdo. Cuando la Socialdemocracia ha perdido su brújula ideológica, nosotros estamos aquí.

     

    Pero los periodistas quisieron saber si existía un acuerdo escrito entre Löfven y Sjöstedt.

     

    ¿De qué clase de acuerdo se trata, es un acuerdo oral o escrito?

    - Hay un papel que ustedes nunca verán, dijo, enigmáticamente, Jonas Sjöstedt.

     

    Más tarde, en el noticiario Aktuellt, ante la misma pregunta, explicó que eran “unas anotaciones”.

     

    Tampoco Löfven quiso ahondar más en el tema, al recibir la misma pregunta, poco después. Löfven dijo solamente que el acuerdo vigente era el de S, MP, C y L y era el que sería llevado a cabo, punto por punto.

     

    Por su parte, ni Annie Lööf ( C), ni Jan Björklund (L), se mostraron preocupados por un posible acuerdo secreto entre Löfven y Sjöstedt. “Lo que se va a realizar es lo que dice el acuerdo” dijeron ambos.

     

    El “acuerdo de enero”, como fue bautizado, contiene una serie de puntos que hacen ver rojo al partido de Izquierda. Y, además, están en completo desacuerdo con lo que había prometido la Socialdemocracia en su manifiesto electoral.

     

    Pero, a pesar de esto, el líder de los Moderados una vez más manifestó su descontento con la traición de sus ex aliados. Ulf Kristersson considera que la Alianza de derecha “murió”, en tanto que Jan Björklund (L) asegura que “solo ha tomado una pausa”.

    - El Centro y los Liberales, al parecer, van a ser partidos de apoyo [a Löfven] y la cláusula sobre de que el partido de Izquierda no va a tener influencia se ha pulverizado. Es una decisión increíble. El Centro y los Liberales han sido engañados en un acuerdo. Es una formación absurda de gobierno, dijo Kristersson.

     

    Agregó que destituirá a Löfven apenas tenga la oportunidad, incluso si esto significa hacer causa común con el partido de Izquierda.

     

    La líder del partido Democratacristiano, Ebba Bush Thor,  también fue implacable en sus declaraciones:

    - Esta es una alianza profana. Todas las aseveraciones de que el partido de Izquierda no tendría injerencia, han demostrado ser falsas. Este grupo de los cinco no tiene ninguna dirección ni plan para enfrentar el futuro. Tienen un acuerdo roto.

     


    Ebba Bush Thor. 

     

    Y, al igual que Kristersson, manifestó su voluntad de destituir a Löfven apenas se dieran las condiciones.

     

    Vale decir: este nuevo Gobierno de Stefan Löfven recibe amenazas desde todos los flancos. Pero esto parece no incomodarle. Con este acuerdo consigue dos cosas que se había propuesto: romper la Alianza de derecha, y mantenerse en el puesto de primer ministro. La pregunta es a qué precio. “Nada es gratis”, ha recalcado varias veces Annie Lööf.

    - Tenemos que poner punto final a cuatro meses de inseguridad. Ahora hemos llegado a un acuerdo entre cuatro partidos. Está instalado, y es la mejor garantía para tener un gobierno eficaz, dijo Löfven el miércoles.

     

    En la rueda de prensa de la una de la tarde, cuando fue nominado como candidato a Primer ministro por Andreas Norlén, Löfven esquivó las preguntas sobre el mentado acuerdo con Sjöstedt. Solo dijo que ambos mantendrían conversaciones, como siempre, en temas que no tocaran los puntos del convenio.

    Un acuerdo que se compone de 16 páginas y 73 puntos.

     

     

    Rossana Dinamarca: "Una equivocación histórica"

     

    Para emitir un voto de censura se requieren 35 mandatos. Vale decir, los 28 mandatos del partido de Izquierda no son suficientes. Para ganar el voto de censura se necesitan más de 175, la mitad de los mandatos en la cámara. O sea, tampoco alcanzan los escaños de los Moderados (70) y los Democratacristianos (22).

     

    Por ende, necesitaría, además, del apoyo de la extrema derecha, los Demócratas de Suecia (62 mandatos).

     

    ¿Harían causa común los Demócratas de Suecia y el partido de Izquierda?

     

    Cosas raras han ocurrido, este otoño-invierno. La líder del Centro, por ejemplo, Annie Lööf, había dicho anteriormente que “antes de colaborar con Stefan Löfven, se comería su zapato derecho”.

     

    No faltaron los memes al respecto.

     

    Ni tampoco los alusivos a la decisión de Jonas Sjöstedt, a quien una parte de su partido critica, por haberse dejado tratar como un “limpiapiés”.

     

    Una de las críticas viene de parte de la ex parlamentaria, Rossana Dinamarca, quien afirma que el partido de Izquierda dejó pasar una valiosa oportunidad de influir en la política sueca. Deberían, al menos, tratado cambiar algún punto del acuerdo. “Pero lo aceptaron sin cambiar una coma”, dijo.

     

    En sus redes sociales escribió:

     

    “La decisión del partido de Izquierda es una equivocación histórica. La chance de injerencia se nos ha ido de las manos. Ahora el partido de Izquierda permite un gobierno de derecha liderado por la Socialdemocracia sin recibir nada a cambio. Acuerdos de palabra sobre que Löfven va a luchar para que reformas que ha promovido el partido vuelvan, durante esta administración, no es para nada suficiente para un partido que podía mover la balanza en una u otra dirección. La amenaza de un voto de censura que requiere de más diputados que con los que tiene el partido de Izquierda no son nada más que palabras vacías".

     

    La votación en la cámara de diputados se llevará a cabo este viernes a las 09.00 de la mañana. Alrededor de las 09:30, Andreas Norlén ofrecerá una conferencia de prensa para comunicar el resultado. En este enlace la puede seguir en vivo y en directo - haga clic. 

     

     
    El presidente del parlamento, Andreas Norlén, y el presidente de la Socialdemocracia, Stefan Löfven. 

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español