Martes, 28 Enero 2020 | Login
Arnault es condenado a dos años y medio de cárcel por violación Jean-Claude Arnault al momento de llegar a la corte. Foto: Captura de pantalla de Omni.se.

Arnault es condenado a dos años y medio de cárcel por violación

La Corte de Apelaciones de Estocolmo elevó la condena de Jean-Claude Arnault a dos años y seis meses de prisión, por encontrarlo culpable de una segunda violación.

Arnault ya había sido condenado en octubre, en primera instancia, a dos años de cárcel.

- Hoy ha triunfado la justicia, declaró la representante legal de la víctima, Elisabeth Massi Fritz, en tanto que el abogado de Arnault, Björn Hurtig, dijo que su cliente apelará a la Corte Suprema.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

A finales de octubre, Jean-Claude Arnault fue condenado a dos años de prisión por un tribunal de primera instancia de Estocolmo. Los cargos eran dos violaciones, y la corte determinó su culpabilidad en uno de los casos, ocurrido hace siete años atrás.

 

En esa ocasión, su abogado, Björn Hurtig, declaró que su cliente quería apelar de inmediato, porque “era inocente de todo cuanto se le imputaba”.

 

Se puede decir que le salió el tiro por la culata. La Corte de Apelaciones, en lugar de absolverlo, aumentó la condena con medio año, y a pagar una indemnización mayor, de 215.000 coronas suecas, a la querellante.

 

El Tribunal de Apelaciones consideró incluso que la condena debería haber sido aún más larga, pero el juez Lars Dirke explicó, al dar lectura a la sentencia, este lunes a las 14.00 horas, que la corte había tomado en consideración la avanzada edad del condenado (72 años) y que había transcurrido un tiempo largo entre el crimen y la querella: casi siete años. Por lo tanto, le concedió una “rebaja” de seis meses. 

 

Respecto a los motivos de la condena, el fallo explica, en un párrafo:

 

“Está fuera de toda duda razonable que Jean-Claude Arnault, con violencia, ha obligado a la demandante a realizar sexo oral a través de sujetarla por la nuca tan fuertemente, que ella no pudo desligarse, al mismo tiempo que él introducía su órgano sexual hasta el fondo de su garganta. El sexo oral es un acto equivalente al coito. Él es condenado, por lo tanto, por violación perpetrada el 5-6 de octubre de 2011, en concordancia con las afirmaciones del fiscal respecto a la descripción del crimen en la primera parte del primer cargo”.

 

Vale la pena explicar que el fallo anterior presenta más detalles respecto a la violación, a la humillación y al vejamen de la que fuera objeto la demandante, además de la angustia al no poder respirar, y la forma brutal en la que había sido tratada por el imputado, al consumar el acto. 

 

Respecto a la culpabilidad del imputado en el segundo caso de violación, el fallo establece:

 

“También está fuera de toda duda razonable que Jean-Claude Arnault ha llevado a cabo un coito con la demandante aprovechándose, improcedentemente, que ésta se encontraba, puesto que estaba dormida, en un estado de indefensión. Jean-Claude Arnault es condenado, por esto, por violación perpetrada el 2-3 de diciembre, en concordancia con las afirmaciones del fiscal respecto a la descripción del crimen en el segundo cargo”.

 

Según el veredicto, el imputado estaba consciente de que la víctima podía estar en una situación de indefensión, pero que “no se aseguró de ninguna forma de que la demandante estuviera despierta, cuando la penetró por detrás”.

 

Esta segunda demanda no fue aceptada por el fallo de primera instancia, sin embargo, la Corte de Apelaciones llegó a otra conclusión.

 

La condena fue, por lo tanto, dos años y seis meses de cárcel y 215.000 coronas en indemnización a la demandante.

- Lo decisivo es el relato de la querellante. Es el fundamento. Este, en sí, no es suficiente para un dictamen condenatorio, es necesario que existan además pruebas de apoyo, sin embargo, si existen las pruebas de apoyo suficientes, el relato de la demandante puede servir de base al veredicto, dijo al matutino Dagens Nyheter el presidente del jurado, Lars Dirke.

 


El juez Lars 
Dirke. Foto: Marisol Aliaga

 

El juez explicó que la enorme cobertura mediática que tuvo el caso no afectó la decisión de la corte y que este caso había sido tratado como cualquier otro caso de violación.

- Nosotros examinamos toda la investigación en el juicio, y hay mucho que no figura en los medios. Nosotros juzgamos sobre lo ocurrido la noche del 5-6 de octubre de 2011 y la noche del 2-3 diciembre de 2011. Queremos saber en detalle lo que ocurrió entonces, y no todo lo demás que lo rodea, dijo Lars Dirke a DN.

 

La abogada de la querellante, Elisabeth Massi Fritz, por su parte, declaró a la prensa que el veredicto sienta un precedente para otros casos de delitos de esta índole.

- Hoy ha triunfado la justicia. Mi clienta está muy agradecida y muy aliviada. Este dictamen es importante, no solo para mi clienta, estoy convencida de que hay muchas mujeres que luchan por sus derechos y que hoy día se sienten reivindicadas.

 

Algunas personas – como, por ejemplo, el ex secretario permanente de la Academia, Horace Engdahl – han afirmado en los medios que la corte se dejó influir por la presión mediática, y por el movimiento #MeToo.

 

Massi Fritz no concuerda en ello, y dijo que la policía y los tribunales de primera y segunda instancia se encargan de examinar las evidencias.

- No pueden dejarse llevar por los medios ni por el movimiento MeToo, dijo.

 

Ella considera que es necesario que las víctimas de abusos sexuales dejen de sentir vergüenza y que la culpa recaiga en el victimario, no en la víctima.

- La cultura del silencio tiene que desaparecer, la culpa debe recaer sobre el perpetrador, no sobre la víctima. Puede haber un fallo condenatorio, incluso si el delito es antiguo. Y la víctima no debe amedrentarse de que el perpetrador sea una figura pública. Todos somos iguales ante la ley, y es lo que muestra este veredicto.

 

El “perfil cultural”, Jean-Claude Arnault, llamado por muchos como “el miembro número 19 de la Academia” en tanto, continúa sosteniendo que es completamente inocente, a pesar de los numerosos testimonios en su contra.

- ¡Me voy a encargar de arruinarte la carrera!¿no sabes quién soy? ¡Tengo mucho poder en la Academia!, le había espetado en numerosas ocasiones (según testimonios) a más de una empleada, que, al igual que la demandante, no se atrevieron a presentar denuncias.  

 

Aunque hace ya más de 20 años atrás, en 1996, la artista Anna-Karin Bylund le escribió al entonces secretario permanente de la Academia, Sture Allén. En su carta le informaba que Arnault la había acosado sexualmente.

 

Y en 1997, el vespertino Expressen desveló que varias mujeres jóvenes habían sido acosadas por Arnault. La Oficina del Trabajo también se quejó a la Academia, luego de que practicantes que enviaban a hacer pasantías eran objeto de abusos sexuales por parte del jefe. 

 

Sture Allén – quien aún es miembro de la Academia – no hizo nada. Solamente ocultó los hechos. 

 

Su sucesor, Horace Engdahl, tampoco hizo nada. Al contrario, hasta el día de hoy, sigue defendiendo férreamente a su amigo y referente, de quien ha dicho que “debería fundar una escuela de estilo para hombres jóvenes”, para que aprendan a ser “gentlemen”.

 

Muchas voces se han alzado exigiendo que Horace Engdahl renuncie a su sillón en la Academia. Pero éste, al igual que la poeta Katarina Frostensson, esposa de Arnault, se aferra con dientes y muelas a su puesto en la Institución.

 

- Fui nombrado de por vida, y aquí me quedaré hasta que me muera, dice Engdahl, con arrogancia, en un documental reciente de la televisión sueca.

 

No obstante, a la Academia le interesa bajar el perfil del escándalo y pretende desligarse de Arnault argumentando que el veredicto condenatorio nada tiene que ver con la Institución. Pero el daño ya está hecho. Este año, una silla de la Sala de Conciertos estará vacía, en la ceremonia de los Premios Nobel.Y el discurso más esperado del banquete en el City Hall, el del Premio Nobel de Literatura, aullará con su silencio.

 

Muchos culpan de esto a Arnault. Sin embargo, la culpa es más bien de la propia Academia, que nunca quiso ver lo que estaba ocurriendo en la intimidad de sus finos salones. O, mejor dicho, nunca puso atajo a las barbaridades cometidas por el esposo francés de la poeta que ocupa el sillón número 18 de la Academia. Todos sabían lo que pasaba, era un secreto a voces.

 

Que siguió apoyando económicamente el club cultural de Katarina Frostensson y de su marido, Jean-Claude Arnault, año tras año, en completo desacuerdo con los estatutos de la hermética Institución.

 

Que quiso mantener el secretismo hasta que todo estalló cuando el artículo de Matilda Gustavsson en Dagens Nyheter, desveló la parte más indecorosa de la veterana Academia.

 

En el extenso reportaje, que le valió a Gustavsson el Gran Premio del Periodismo 2018, en la mención “La denuncia del año”, 18 mujeres dieron testimonio del acoso, abuso y violaciones de las que fueron víctimas, por parte de Arnault.

 

Este fue el detonante para que la demandante presentara la querella en contra de J-C Arnault. “Sentí que no estaba sola, que había muchas más que habían sido víctimas de este hombre”, ha dicho en las interrogaciones.

 

Por su parte, el condenado declaró el lunes, a través de su abogado, que “estaba devastado” y que apelaría a la Corte Suprema.

 

No le va a servir de mucho. La Corte Suprema no se ocupa de casos de esta índole.

 

Y Jean-Claude Arnault deberá cambiar los finos salones del mundo cultural sueco por las estériles paredes de su nueva vida en prisión. 

 



Jean-Claude Arnault al momento de llegar a la corte. Foto: Captura de pantalla de Omni.se. 

 

 

About Author

Related items

  • Nobel de Literatura: “Prefiero el papel higiénico antes que sus ignorantes preguntas”

    Este martes 10 de diciembre Peter Handke, Premio Nobel de Literatura 2019, recibirá su medalla de manos del rey sueco Carl XVI Gustaf.

    Al mismo tiempo se llevarán a cabo manifestaciones de protesta en Estocolmo. Muchos consideran desafortunada, incluso vergonzosa, la elección de la Academia Sueca.

    Por su parte, el controvertido autor no destiñe. En la conferencia de prensa del viernes pasado ante la prensa internacional, expresó: “Prefiero el papel higiénico con mierda antes que sus preguntas vacías e ignorantes”.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La Academia Sueca no afloja. Cuando por fin va cayendo en el olvido el escándalo ocasionado por los abusos sexuales de Jean-Claude Arnault, la concesión del Nobel de Literatura a Peter Handke volvió a encender la polémica. El autor austriaco ha sido fuertemente criticado por su negación o relativismo moral del genocidio de Srebrenica, durante la guerra de los Balcanes.  

     

    El debate sobre el Nobel del Literatura 2019 se ha mantenido desde que fuera anunciado, en octubre de este año, cuando también se anunció el Nobel 2018, a la autora polaca Olga Tokarczuk.

     

    Los dos, por separado, ofrecieron una conferencia de prensa el viernes pasado, en la antigua Casa de la Bolsa, en Estocolmo. Primero compareció ante la prensa - unas 100 personas -  Olga Tokarczuk. Ella explicó detalles de la fundación que quiere formar con el dinero del premio, para facilitar la labor de los traductores. Según la autora, ellos/ellas tienen gran importancia dentro de la Literatura, pero a menudo son olvidados.

     

    A pesar de tener serias diferencias con el régimen nacionalista de su país, Olga Tokarczuk es una autora que goza de un tremendo prestigio internacional. Se la ha llamado “la voz libre de Polonia”.

     

    La conferencia de prensa con ella se desarrolló en un ambiente agradable y relajado.

     

    Pero en la segunda parte, cuando Peter Handke hizo su entrada al emblemático salón, el ambiente cambió por completo. Alguien entonó una canción de Feliz Cumpleaños, la que tuvo escasa convocatoria, pero logró arrancar una leve sonrisa en la faz del laureado.

     

    Sin embargo, a poco de comenzar, Handke se puso a la defensiva, y más adelante se enfureció.

     

    El autor ha sido criticado por negar el genocidio de Srebrenica, ocurrido en la guerra de los Balcanes. Rápidamente un reportero le hizo la pregunta de si había cambiado de opinión respecto a sus declaraciones anteriores.

     

    - Yo nunca he tenido una opinión. Odio las opiniones. Me gusta la literatura, no las opiniones, respondió sarcásticamente. Y se negó también a responder qué opinaba respecto a las manifestaciones que se habían organizado en su contra.

     

    Tampoco le gustan los expertos, ni confrontarse a los hechos. “la única forma de entender los hechos es la ficción”, ha dicho anteriormente.

     

    Peter Maas, un periodista norteamericano que cubrió la guerra de los Balcanes, en los 90, era uno de los periodistas acreditados a la rueda de prensa. Le preguntó cual era su visión actual frente al genocidio en Srebrenica.

     

    En julio de 1995, más de 8000 hombres y niños musulmanes fueron acribillados por las milicias serbias bajo el mando del general Ratko Mladic, quien más tarde fue condenado por el tribunal de La Haya, por su responsabilidad en el hecho. El genocidio que Handke no quiere reconocer como tal.

     

    Provocativamente, el autor instó al periodista a hacer más preguntas: “siga preguntando. ¡Siga!”, le dijo, muy irritado. A lo que Maas le respondió que le bastaba con su respuesta a la primera.

     

    Entonces, el Nobel se pudo a leer una carta de un admirador, que llevaba consigo. Según él, era de un periodista del New York Times. Al finalizar la lectura de la carta, dijo:

     

    - Durante las ultimas semanas he recibido muchas cartas fantásticas de lectores. Una de estas, anónima, contenía un pedazo de papel higiénico con una suerte de caligrafía de…mierda. A Uds., que hacen ese tipo de preguntas, les quiero decir que prefiero el papel higiénico antes que sus preguntas vacías e ignorantes.

     

    El presidente del comité Nobel, Anders Olsson, trató entonces, diplomáticamente de aplacar los ánimos, haciéndolo volver al tema, “a sus lectores”. Le dijo que esperaba que regresara a Estocolmo.

     

    - Mis lectores son mi gente, ¡no Uds.!, continuó, airado, el Nobel, mirando con arrogancia a los periodistas allí presentes.

     

    Al levantarse de su silla, tomó a Anders Olsson de la nuca y le dio dos efusivos besos, uno en cada mejilla. En Suecia el protocolo social es un apretón de manos, y se mantiene una buena distancia con el interlocutor.

     

    Evidentemente el autor está muy honrado y contento de recibir el premio – dotado de nueve millones de coronas suecas – pero también está claro que las opiniones difieren, dentro de la Academia. Y que la lucha de poderes continúa, dentro del hermético círculo de ilustrados.

     

    Se sabe además que Handke es un favorito de Horace Engdahl, uno de los más fervientes detractores de Sara Danius.

     

    El exsecretario permanente de la Academia, Peter Englund, se desempeñó como corresponsal para el diario Dagens Nyheter y para Expressen, en los 90, y cubrió la guerra en Yugoslavia. Es el único de los miembros de la Academia que conoce a fondo el complicado tema de los Balcanes. Englund es escritor, historiador, y ha publicado varios libros.

     

    Dos horas antes de la conferencia de prensa, el viernes, Peter Englund comunicó que este año boicotearía la semana Nobel.

     

    - Celebrar el Premio Nobel de Peter Handke sería una gran hipocresía de mi parte, escribió en su cuenta de Instagram.

     

    Desgraciadamente las anotaciones de lo que antecede a los nombramientos de los Nobeles de Literatura son datos protegidos, por lo tanto, deberán pasar 50 años para poder leer los entretelones que antecedieron a este controvertido Nobel. 

     



     

  • Comienza juicio en contra del "perfil cultural" vinculado a la Academia Sueca

    Este miércoles comenzaron las audiencias orales del proceso judicial en contra del “perfil cultural” vinculado a la Academia sueca y acusado de dos casos de violación.

    - Él niega todas las acusaciones, dijo su abogado, Björn Hurtig.

    La representante legal de la querellante, Elisabeth Massi Fritz, por su parte, afirmó que su cliente está “muy afectada”, pero que logrará salir adelante en las sesiones en la corte.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Este miércoles por la mañana, una gran cantidad de reporteros se dieron cita en el tribunal de primera instancia de Estocolmo, donde se dio comienzo a los alegatos orales del juicio en contra de Jean-Claude Arnault, a quien la prensa denomina como el “perfil cultural”.

     

    Después del escándalo del año pasado, cuando salieron a la luz los testimonios de 18 mujeres que lo acusan de haber abusado sexualmente de ellas, el hombre, de nacionalidad francesa, enfrenta la justicia sueca. Este es uno de los casos. 

     

    - Ha sido doloroso, ella tiene experiencias traumáticas, pero saldrá adelante muy bien en las interrogaciones, dijo la representante legal de la querellante, la abogada Elisabeth Massi Fritz.

     

    Ella no concuerda con la tesis de que este juicio se trate de “palabra contra palabra”.

    - Hoy estamos en la parte de la interrogación con la parte querellante, y es un relato fuerte y veraz. Después vamos a escuchar lo que dice el imputado, y vamos a ver cuánto recuerda él. Según la investigación preliminar, él recuerda poco. El segundo día, mañana, vamos a escuchar a siete testigos y veremos qué tienen que decir todos éstos, dijo Massi Fritz.

     

    Esta impactante historia comenzó en noviembre del año pasado, cuando, en el marco del movimiento MeToo, que en Suecia ha tenido un gran impacto, el matutino Dagens Nyheter publicó un artículo en el que 18 mujeres testificaron que habían sido acosadas y abusadas sexualmente por Jean-Claude Arnault.

     

    Los testimonios van desde acoso y hostigamiento sexual, hasta violaciones consumadas. Sin embargo, dado el hecho de que estas habrían ocurrido hace más de 10 años atrás, la gran mayoría no fueron suficientes para presentar demandas judiciales. Habían prescrito.

     

    Pero en este caso, la fiscal consideró que había pruebas suficientes como para entablar una demanda, puesto que los hechos habrían ocurrido en el 2011.

     

    No existen pruebas forenses, pero sí siete testigos.

    - La única dificultad es, obviamente y como en todos los casos de larga data, que es difícil para todos – especialmente para los testigos – recordar exactamente lo que mi clienta les dijo, explicó Massi Fritz.

     

    Debido al vínculo con la Academia Sueca – que cada año otorga el Premio Nobel de Literatura – el interés mediático ha sido enorme, tanto en Suecia como en el extranjero.

     

    Al arribar a la corte el imputado, los fotógrafos lo rodearon y se formó un tumulto. Arnault apuró sus pasos hacia la sala que le había sido designada a él y su abogado, la número 34, sin responder preguntas.

    - ¡Déjenme pasar!, exclamó, impertérrito, pero sin agachar la cabeza y tratando de escapar de la prensa, que insistentemente le pedía un comentario.

     

    A pedido de la parte querellante, las audiencias se llevaron a cabo a puertas cerradas. No obstante, la prensa pudo estar presente cuando la fiscal, Christina Voight, leyó los cargos.

     

    Se trata de que, en una ocasión el imputado habría obligado a la mujer a tener sexo oral con él, el cual es “un acto sexual equivalente a un coito”. Seguidamente, él habría llevado a cabo un coito vaginal, cuando la mujer se habría encontrado en “un estado de indefensión”.  

     

    Fuera de estas dos agresiones sexuales, se le acusa además de haber perpetrado otra violación, en este caso de haber comenzado con el acto cuando la mujer estaba dormida.

     

    - Él niega rotundamente todas las acusaciones en su contra, dijo su abogado, Björn Hurtig, en la corte.

     

    La abogada Elisabeth Massi Fritz, tiene otra opinión. La parte querellante exige una compensación por daños y perjuicios de 100.000 coronas suecas, por cada abuso.

     

    Al comienzo de las audiencias, su clienta no se encontraba en la corte, y había pedido que los alegatos fueran a puertas cerradas, por lo que la prensa rápidamente tuvo que abandonar la sala, luego de que la fiscal leyó los cargos.

    - Yo quiero decir que mi clienta no quiere que le saquen fotos. Ella se siente muy mal y esto es muy difícil para ella, dijo la licenciada Massi Fritz a los fotógrafos.

     

    El vínculo de Arnault con la Academia Sueca es que está casado con la poeta y miembro de la Academia, Katarina Frostenson.

     

    La legendaria institución se tambaleó hasta sus cimientos, al hacerse público este escándalo, que no solo trata de abusos sexuales, sino también de un claro conflicto de intereses. La Academia había beneficiado económicamente y por largo tiempo un club cultural que Frostenson y Arnault habían fundado y del cual eran sus directores.

     

    Sara Danius, la secretaria permanente que se viera forzada a renunciar a su cargo, era partidaria de que Frostenson abandonara la Academia y de que se iniciara una investigación respecto a los dineros que había recibido la pareja. A esto se opuso una parte de los 18 distinguidos miembros de la Academia, con el ex secretario Horace Engdahl a la cabeza.

     

    Pero la institución literaria se vio mermada de integrantes y, por lo tanto, sin capacidad de otorgar el Premio Nobel. (Se requieren de al menos 12 miembros para ello).

     

    Y, hasta el momento, no se recupera. Esta esta es la razón por la cual este año no habrá un representante de las letras - un Nobel de Literatura - cuando se otorguen los Premios Nobel, como siempre el 10 de diciembre, fecha que coincide con el fallecimiento de Alfred Nobel.

     

     

     

  • Desprestigiado Premio Nobel de Literatura no se entregará este año

    Publicado: 04-05-2018. Actualizado: 04-05-2018.

    Ante la caótica situación que la Academia Sueca ha enfrentado desde noviembre del año pasado, la decisión no podía ser otra: "El Premio Nobel de Literatura 2018 será designado y anunciado paralelamente con el  ganador del premio 2019",  escribe la Academia en un comunicado de prensa emitido el viernes por la mañana.

    "Esta fue la única decisión correcta. La Academia no goza, por el momento, de credibilidad" comentó  el Secretario Permanente interino, Anders Olsson, este hecho histórico. 

     

     Por: Magazín Latino

     

    Como lo había prometido el día anterior, este viernes por la mañana la Academia Sueca emitió un comunicado de prensa respecto a la decisión de si otorgar – o no – el Premio Nobel de Literatura 2018. En el comunicado publicado en su sitio web, la Academia escribe:

    “La Academia Sueca comunica hoy que el laureado con el Premio Nobel de Literatura 2018 será designado y anunciado paralelamente con el  ganador del premio 2019. Siete veces anteriormente, la Academia sueca - bajo la denominación de “premio reservado” -  ha elegido no otorgar el Premio Nobel de Literatura, vale decir,  los años 1915, 1919, 1925, 1926, 1927, 1936 y 1949. Cinco veces se ha pospuesto y otorgado al año siguiente”.

     

    El Secretario Permanente, interino, Anders Olsson, comentó a los medios que “esta era la única decisión correcta” que podían adoptar.

    - Hemos tenido una intensa discusión sobre este premio, durante las últimas semanas, estoy muy contento de que podamos llegar a este acuerdo. Casi no había otra alternativa, puesto que estamos debilitados, como Academia, ahora somos solo diez miembros. Tampoco somos un comité Nobel intacto, deberíamos ser cinco y ahora solo somos cuatro. Ademas tenemos una base cada vez más débil,  para nuestras decisiones y discusiones. Así es yo opino que esta decisión fue totalmente correcta, dice Anders Olsson.

     

    El Secretario reconoce, además, que la Academia, por el momento, no goza de credibilidad suficiente.

     

    - Es un hecho. Lo demuestran las reacciones de la gente. Hemos tomado la única decisión correcta, pero esto no significa que vamos a interrumpir nuestro trabajo, este continúa como de costumbre, expresó Olsson.

     

    Los medios suecos son más cautos en sus apreciaciones, pero los extranjeros expresan claramente los motivos de la turbulencia dentro de la Academia, que llevó a este desenlace. “Después de escándalo sexual, no habrá Premio Nobel 2018”, escribe el New York Times.

     

    El medio alemán Spiegel Online, por su parte, levanta las revelaciones de medios suecos sobre abusos sexuales que han tenido que ver con personas ligadas a la Academia.

     

    Hace poco, el matutino Svenska Dagbladet desveló que el personaje que ha sido acusado de abusos sexuales y violaciones, Jean-Claude Arnault, casado con la poeta y miembro de la Academia, Katarina Frostenson se habría sobrepasado incluso con la Princesa Victoria. 

     

    El Rey Carl XVI cambió hace poco los estatutos de la Academia, con el fin de que la membresía en esta no sea vitalicia. En un comunicado a la agencia de noticias TT, el monarca escribe:

     

    "Respeto la la decisión de la Academia Sueca de posponer el Premio Nobel de Literatura 2018 para el 2019. Esto demuestra que la Academia tiene la intención, ahora, de concentrarse en la restauración de su reputación". 

     

     

    La Secretaria Permanente, Sara Danius, quien dimitiera hace un tiempo atrás. Foto: Marisol Aliaga. 

     

    NOTICIA EN DESARROLLO

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español