Viernes, 15 Noviembre 2019 | Login
El autor del tiroteo en Noruega portaba una cámara – filmó el ataque Este lunes fue puesto en prisión preventiva Philips Manshaus, por sospecha de delito de terrorismo, homicidio e intento de homicidio. Sonrió, en el tribunal. Foto: Captura de pantalla de TV4.

El autor del tiroteo en Noruega portaba una cámara – filmó el ataque

Un juez noruego dictaminó este lunes prisión preventiva para Philip Manshaus, de 21 años. El hombre fue arrestado bajo sospecha de crimen terrorista, homicidio, e intento de homicidio, luego del tiroteo en una mezquita en Baerum, en Noruega.

Permanecerá en arresto durante cuatro semanas, de las cuales dos en completo aislamiento.

Manshaus portaba dos armas cuando irrumpió en la mezquita de Al Noor y abrió fuego. Fue reducido por un hombre mayor, lo que impidió que siguiera disparando. Hoy negó todos los cargos, entre estos, el haber asesinado a su hermana de 17 años.

 

 Por: Magazín Latino

 

La audiencia en el Tribunal de Oslo comenzó a las 13.15 del lunes.

 

Tres horas más tarde, el juez dictaminó que Philip Manshaus sería arrestado por cuatro semanas, las primeras dos en aislamiento total.

 

El joven hombre entró a la sala del tribunal vistiendo una sudadera oscura y, aparentemente, sin rasgos de nerviosismo. Al contrario, sonrió a las cámaras de los numerosos medios que cubrían la noticia. La sala en la que se llevó a la sala la comparecencia se construyó especialmente para el proceso en contra de Anders Behring Breivik. Quien también acostumbraba a sonreír.

 

Presentaba moretones en la cara y en el cuello. En el ataque a la mezquita fue tumbado al suelo por dos hombres que asistían al servicio religioso. El primero de éstos, Muhamed Rafiq, de 65 años, lo redujo tirándolo al suelo. Y, junto a otras personas, lo retuvieron hasta que llegaron los agentes.

 

La policía noruega había recibido tips acerca de Manshaus hace un año atrás, pero había descartado cualquier tipo de operativo para prever un ataque.

- La policía dijo que lo había tenido en sus radares desde hace un año, en ese sentido, esto es un fracaso. Al mismo tiempo, es sumamente difícil saber cuando alguien se dispone a cometer este tipo de delitos. Es difícil determinar si tienen la capacidad de hacerlo, las armas necesarias y todo eso. Se necesita otra clase de recursos para determinar algo así, dijo al canal TV4 Daniel Poohl, director de Expo, medio especializado en la extrema derecha.

 

- Pero, sabemos que esto se ha venido desarrollando durante bastante tiempo. Con el atentado al World Trade Center, las miradas se dirigieron al extremismo islámico, y olvidó a la extrema derecha. Vivimos bajos las consecuencias de esta deficiencia. Tenemos que salir de allí de a poco, en forma lenta pero segura.

 

¿Podría ocurrir algo así en Suecia?

- Hechos similares han ocurrido constantemente en Suecia, en Alemania y en el Reino Unido, durante los ultimas décadas. Existe una comunidad internacional y se comunican entre sí en foros y en inglés. Aquí encuentran amigos, obtienen inspiración y además estímulo.

 

Manshaus se ha negado a responder las preguntas de la policía, pero aceptó ser fotografiado al momento de entrar a la sala del tribunal, pero la comparecencia se hizo a puertas cerradas.

 

Al término de esta, su abogada, Unni Fries, dijo que su cliente exigía ser dejado en libertad.

 

- Él no admitido ningún delito, y por lo demás ha hecho uso del derecho de no tener que dar explicaciones, dijo la licenciada a los medios, según el diario noruego NTB.  

 

A pesar de que todo apunta a que es él el perpetrador del ataque, Manshaus no lo ve como tal. Al igual que Anders Behring Breivik parece verlo como una lucha de liberación. Esa es su realidad.

 

En un foro en Internet, ha elogiado los atentados en Christchurch, en Nueva Zelanda, y en El Paso, en Estados Unidos. Desde hacía un año, se había radicalizado y posteaba comentarios racistas y misóginos. Por lo cual sus conocidos ya habían advertido a la policía.

 

En un posteo que publicó en las redes sociales poco antes del ataque, concluyó con las palabras “El Valhalla está esperando”.

  

También es sospechoso del homicidio de su hermana de 17 años. El cuerpo de la joven fue encontrado en su departamento poco después del ataque a la mezquita.

 

Al irrumpir a la mezquita, Manshaus portaba un casco con una cámara de tipo Go-pro, con la cual pensaba transmitir en vivo. En cambió, grabó gran parte del desarrollo de los hechos.

 

- Tenemos ese video en nuestro poder. Es una prueba importante, dijo el fiscal Pål-Freddrik Hjort Kraby.

 

Pero la policía, durante la conferencia de prensa del lunes no quiso dar más detalles respecto a la filmación.


Este lunes fue puesto en prisión preventiva Philips Manshaus, por sospecha de delito de terrorismo, homicidio e intento de homicidio. Sonrió, en el tribunal. Foto: Captura de pantalla de TV4.

 

 

About Author

Related items

  • Abogada Sandberg: "Es muy importante que Akilov haya sido condenado por terrorismo"

    Entre todos los impactantes testimonios que se escucharon en la sala de seguridad del tribunal de Estocolmo, uno de los más desgarradores fue el caso del ciudadano británico que fue arrollado por el camión.

    Conversamos con la abogada Jessica Sandberg, quien representó a las familias extranjeras en el juicio, una proveniente de Bélgica, la otra del Reino Unido.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    El ciudadano británico radicado en Estocolmo, una de las víctimas fatales del atentado terrorista en Drottninggatan, se había radicado en Estocolmo al formar familia con su esposa sueca, pero pensaban en mudarse pronto nuevamente a otro país. Tenían dos hijos y habían estado felizmente casados durante diez años. En su lugar de trabajo, Spotify era muy apreciado y mantenía una estrecha relación son sus padres y su hermana, con quienes se visitaban a menudo, en Estocolmo o en Londres.

     

    Ese fatídico día, había ido a recoger a su hijo, de ocho años, a la escuela, y caminaban juntos por Drottninggatan, cuando el camión se les vino encima.

     

    El padre cargó a su hijo, y corrió, tratando de encontrar refugio en alguna tienda, pero fue en vano. Al fin, cuando se dio cuenta de que no podría salvar su vida y la de su hijo, lanzó al niño por los aires, sucumbiendo la milésima de segundo siguiente bajo la mole de 12 toneladas. Su hijo sobrevivió, fue a parar ante los pies de una joven que se encontraba en el lugar, y que junto a tantas otras aterrorizadas personas se precipitaron en las tiendas que, afortunadamente mantuvieron sus puertas mecánicas abiertas.

     

    El niño pasó horas sin reunirse con su madre, y los testigos que lo cuidaron, cuentan que fue muy valiente, en esas horas de incertidumbre y terror. Según las personas que lo cuidaron, el niño lloraba de tanto en tanto, y llamaba a sus padres. Otras veces se acostaba en el suelo, intentando dormir, porque decía que era un sueño malo y quería salir pronto de esta pesadilla.

     

    La abogada Jessica Sandberg representa, entre otros querellantes, a dos familias extranjeras, parientes de dos de las víctimas de Akilov. Le preguntamos su opinión acerca del fallo.

    - No he leído la sentencia en su totalidad, lo recibí recién, pero de lo que he podido ver estoy muy conforme, en el sentido de que ha sido condenado por crimen de terrorismo. Es un hecho muy importante, en el proceso del duelo de mis clientes, el que haya sido condenado por el atentado terrorista que él, realmente, perpetró. La corte aprobó la querella de algunos de mis clientes y aprobó parcialmente la de otros.

    - Lo que es especialmente bueno es que la corte aprobó la indemnización para el menor que yo represento y para los hermanos de una de las víctimas y, para que se hayan podido aprobar estas indemnizaciones se necesitan pruebas particulares.

     


    La abogada Sandberg representa a dos familias extranjeras. Aquí, a la entrada de la sala donde se el tribunal de Estocolmo ofreció una conferencia de prensa el jueves pasado. Foto: Marisol Aliaga.

     

    Jessica Sandberg nos explica además que el tribunal no solo aprobó la indemnización para el menor, sino que también explica el porqué de la aprobación:

    - La corte considera que es complicado para un niño el haber sido víctima de intento de asesinato y, además, perder a su padre, en el lugar del crimen.

      

    ¿Ha hablado con las familias que representa? ¿Cuál ha sido la reacción de ellos?

    - Aún no he alcanzado a comunicarme con mis clientes, pero lo haré a la brevedad posible.

     

    ¿Pero Ud, personalmente está satisfecha con el fallo?

     

    • En general, sí.

     

     

     

     

  • Akilov es condenado a cadena perpetua y a deportación de por vida

    Publicado: 07-06-2018. Actualizado: 09-06-2018 

    Este jueves se dio a conocer el veredicto en el juicio en contra de Rakhmat Akilov. El juzgado de Estocolmo lo declara culpable de delitos de terrorismo, del asesinato de cinco personas y del intento de asesinato de otras 119. La condena:  cadena perpetua y deportación de por vida.

    - No puedo decir que estoy “conforme”. Ha sido algo espantoso, dijo el fiscal general, Hans Ihrman, enfatizando el hecho de que Akilov quiso dañar no solo a ciertas personas, sino a la sociedad sueca en su totalidad.

    Su abogado defensor, Johan Eriksson, por su parte, dijo que “Akilov considerará si apela el fallo”.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    A las 13.00 horas en punto, el tribunal de primera instancia de Estocolmo dio a conocer el veredicto en el juicio en contra de Rakhmat Akilov, ante una amplia cobertura mediática.

     

    El juzgado corrobora la línea de la Fiscalía, en el sentido de que Akilov cometió delitos de terrorismo. Lo encuentra culpable del asesinato de cinco personas y de haber tenido la intención de asesinar a muchos más.  Y lo condena a indemnizar a más de 100 víctimas.

    En total, Akilov deberá pagar más de 14 millones de coronas.

     

    En el comunicado de prensa emitido este jueves, el juzgado de Estocolmo señala:

     

    “Poco antes de las tres de la tarde del viernes 7 de abril de 2017, el acusado se apropió ilícitamente de un camión y lo condujo por Drottninggatan en Estocolmo. Durante su recorrido, mató a cinco personas, lesionó a decenas de personas y puso en peligro la vida de otro gran número de personas. El recorrido por Drottninggatan tomó menos de 40 segundos y terminó al estrellarse el camión en los grandes almacenes de Åhléns. Seguidamente el imputado encendió un dispositivo explosivo en la cabina del camión. No obstante, el dispositivo no detonó de la manera en que se había pensado. El imputado, entonces, huyó del lugar, pero pudo ser capturado más tarde, por la noche.

    El Tribunal ha concluido que el imputado sea condenado por delitos de terrorismo, en parte por cinco asesinatos, en parte por devastación general. El juzgado también determinó que la persona procesada sea condenada por tentativas de terrorismo por 119 casos de intento de asesinato. Finalmente, el juzgado ha encontrado que en 24 casos se ha hecho culpable del delito poner en peligro la vida de otras personas”.

     

    El veredicto se compone de más de 100 páginas, más documentos adicionales. Las audiencias se prolongaron desde el mes de febrero hasta mayo. Los querellantes son 138, que han sido defendidos judicialmente por 14 abogados. Rakhmat Akilov fue representado por dos abogados.

     

    Los jueces debieron responder la pregunta principal: de si Akilov había cometido delitos de terrorismo. Él es culpable confeso de haber asesinado a cinco personas, la menor de éstas, Ebba Åkerlund, que justamente hoy habría cumplido 13 años.  

     

    El fiscal, Hans Ihrman, reconoció que el proceso judicial había sido extremadamente difícil, pero se manifestó satisfecho con el fallo.

     

    - Hemos logrado los objetivos que teníamos desde el principio, de lo pude leer de la sentencia, dijo a la televisión sueca.

     

    El fiscal no estuvo presente este jueves en el tribunal. Pero en entrevista con SVT manifestó que lo más importante del veredicto es que demuestra que se trata de  un crimen en contra del Estado sueco.

     

    - Lo importante es cómo el asesinato, intento de asesinato y la devastación general coinciden objetivamente con el castigo por delitos de terrorismo, eso es lo trascendental, dijo Ihrman.

     

    Confiesa que ha sentido una gran responsabilidad en este proceso, debido a la importancia que este tiene para el pueblo sueco.

     

    - Tengo que decir que ha sido espantoso, para ser completamente sincero. Es obvio que ha sido un crimen horrible en contra de algunas personas en especial. Pero también ha sido un crimen en contra de un grupo más grande – toda nuestra sociedad.

     

    De las pruebas presentadas por el fiscal, durante los alegatos, se deduce que Rakhmat Akilov había tenido la intención de matar a tantos “infieles” como fuera posible. Eligió el lugar y el momento en el que pudiera hacer más daño, cuando la sociedad era más vulnerable. No le importó arrollar a niños ni ancianos, y un gran número de personas estuvo a segundos de perder la vida. Otros quedaron con heridas incurables, con padecimientos de por vida.

     


    El presidente del jurado, el juez de primera instancia Ragnar Palmkvist, flanqueado por el juez Carl Rosenmuller y la notaria. Foto: Marisol Aliaga. 

     

     

    Sin embargo, Akilov no está conforme con la sentencia. El abogado Johan Eriksson retiró el fallo, en el tribunal, a la una de la tarde, y caminó hasta el recinto penitenciario donde se encuentra su cliente, Kronobergshäktet.

     

    Y a las tres de la tarde ofreció una conferencia de prensa y entrevistas.

     

    “Debemos estar orgullosos de Suecia”, dijo, refiriéndose a la forma en que se había desarrollado el proceso judicial. (Vale la pena recordar que Eriksson había contado anteriormente que lo primero que su cliente le había dicho, al encontrarse con él por primera vez, había sido: ¿Cuándo me van a comenzar a aporrear?)

     

    - Él ha sido tratado de la forma en que todos deben ser tratados en este tipo de juicios, dijo.

     

    Contó que Akilov se había mostrado decepcionado al saber la sentencia. No quería ser condenado a cadena perpetua, sino a una pena fija.

     

    - Todos quieren saber si vamos a apelar. Bueno, van a tener que esperar unos días más para obtener respuesta a esta pregunta. Primero, Akilov tiene que examinar la sentencia en su totalidad – que tiene que ser traducida – y luego podrá tomar alguna decisión sobre la apelación, subrayó Johan Eriksson.

     

    También se refirió a las indemnizaciones. El licenciado ha dicho anteriormente, y lo dijo este jueves también, que estas son “vergonzosamente bajas”, para los familiares de las víctimas. Pero explicó que esto no es nada que pueda resolver el tribunal, las leyes no permiten otras cantidades.

     

    - Este es año de elecciones. Exijan de los políticos que cambien la legislación al respecto, expresó.

     

    A pesar de que la corte determinó, en algunos casos, indemnizaciones que están más arriba de la norma establecida, las cantidades son irrisorias.

     

    ¿Y surge la pregunta: ¿cuánto vale una vida humana?

     

    Ebba Åkerlund, se llamaba la niña que falleció en el atentado. Su padre se mostró hoy día sumamente crítico ante la indemnización por la pérdida de su hija única: 60.000 coronas.

     

    - La indemnización es un insulto tal, que no encuentro palabras, dijo al vespertino Expressen.  

     

    Los padres de Ebba habían exigido 300.000 coronas cada uno.

     

    - Esto es una broma que no tiene nombre, es terrible. Es un atropello jurídico, un fracaso de parte del Estado, dijo el padre de Ebba.

     

    Él está considerando, al igual que los familiares de otras víctimas, apelar el fallo.

     

    Rakhmat Akilov, por su parte, dispone de tres semanas para apelar la sentencia. 

     

     

     
    El abogado defensor de Akilov, Johan Eriksson, es entrevistado por una periodista de la Radio Sueca. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

  • El fiscal presentó pruebas contundentes contra Akilov

    El fiscal presentó pruebas contundentes contra Akilov

    Durante el segundo día de audiencias en el proceso en contra de Rakhmat Akilov, el miércoles de la semana pasada, el fiscal, Hans Ihrman, concluyó la exposición del desarrollo de los hechos.

    Y presentó pruebas contundentes. Fotos, videos y chats de Akilov demuestran que éste estuvo en contacto con otras personas antes, durante y después del atentado.

    El día anterior al atentado, Akilov juró fidelidad al Califa Ibrahim. Y, antes de tomar el metro a Estocolmo, el 7 de abril, envió otro video donde decía: “Hermanos, es hora de matar infieles”.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Todo estaba minuciosamente planificado.

    En el segundo día de audiencias del juicio en contra de Rakhmat Akilov, el fiscal, Hans Ihrman concluyó con la presentación de los hechos.  

    Al fin de la jornada se decidió que las audiencias se reanudarán el próximo martes, entonces será el turno del imputado de responder a las preguntas de los fiscales y de los representantes legales de la parte querellante, que son 145. Los querellantes son en total 150. 155 si se cuentan las víctimas fatales.

    Y se repitió la misma escena del día anterior. A las 09.45 horas, se abrieron las puertas de la sala del Juzgado de Primera Instancia de Estocolmo, e hicieron entrada los jueces, fiscales y abogados. Como el día anterior, Akilov entró por la puerta de la izquierda, vistiendo una chaqueta de fleece y pantalones verdes. Cabizbajo, a excepción de una mirada furtiva a la sala donde se encuentra la prensa, detrás de una ventana a prueba de balas. Antes de tomar asiento, un guardia lo liberó de las esposas.

    La seguridad es rigurosa. Todos quienes asisten a las audiencias deben someterse al control de seguridad típico de los aeropuertos.

    Akilov lucía aún más demacrado que el día anterior, pero siguió con atención todo lo que se decía en la corte, a excepción de cuando el fiscal mostró las imágenes captadas por cámaras de seguridad, donde se ve el devastador efecto del paso del camión.

    Con ayuda de alta tecnología y apoyado en los historiales de las llamadas telefónicas hechas por Akilov desde el 16 de enero de 2017, el fiscal mostró que éste estuvo todo el momento en contacto con representantes del Estado Islámico, en distintos países. Gracias a las fotografías captadas por los peritos policiales, se hizo una reconstrucción en 3D, del lugar del crimen: más de 400 metros palmo a palmo.

    El fiscal mostró además imágenes captadas por las cámaras de seguridad de distintos centros comerciales de la calle Drottninggatan, que, por la magnitud del espacio, se dividió en zonas.

    Imágenes impactantes en las que se aprecia la velocidad del camión que, a más de 60 kilómetros por hora, arrasó con todo lo que pilló a su paso.

    No todas fueron mostradas a la prensa, antes de la pausa del mediodía, los periodistas que estábamos cubriendo la audiencia, tuvimos que abandonar la sala.

    - Este juicio es tremendamente difícil para los querellantes. Estas imágenes muestran los últimos instantes de vida de algunas de las víctimas. Por respeto a ellas, hemos decidido que se haga a puertas cerradas, dijo Jessica Sandberg, representante legal de 13 querellantes.

    La abogada explicó además que lo ocurrido “es un atentado terrorista que ha estremecido no solamente a los querellantes, sino también a todo el país. No hemos tenido un atentado terrorista de esta magnitud anteriormente, por ende, es muy duro para ellos”.

    La fiscalía presentó contundentes pruebas técnicas, con lujo de detalles.

    Minuto a minuto del día 7 de abril de 2017, el fiscal fue explicando lo que el imputado había hecho. Cada llamada, cada chat, cada video que envió desde su celular (historial que debió ser traducido al sueco). Fuera de eso, gracias a las cámaras de seguridad de las líneas del metro, apostadas en las calles, en restaurantes y tiendas, se pudo seguir paso a paso a Rakhmat Akilov, desde que salió de su casa, en dirección al centro de la capital.

     


    Akilov, captado por una cámara de seguridad en Vårby. Foto: Polisen.

     

    Anteriormente éste había preparado todo lo que necesitaba. Gracias a instrucciones recibidas en su celular, había fabricado una bomba, consistente en cinco botellas de gas butano, a las cuales les había adherido, con cinta adhesiva, 5 hojas de cuchillo de alfombras, además de una gran cantidad de clavos y de tornillos.

    Este aparato explosivo, más un cuchillo de cocina de color rojo lo había depositado en el bolso que portaba ese día, siguiendo las instrucciones al pie de la letra, e inspirado en los atentados en Francia, Alemania y Barcelona (como también lo mostró el fiscal).

     

    El artefacto explosivo que Akilov portaba consigo el 7 de abril. Foto: Polisen. 

     

    Temprano por la mañana del mismo día, había escuchado en su celular, un discurso de un representante del Estado Islámico, un homenaje al “Profeta” donde se decía que “El Estado Islámico es la única medicina contra la maldad”. Luego había chateado con dos personas y les había enviado una foto de la bomba que había fabricado.

      

    A las 12:47 horas, y luego de comprar snus en el quiosco, toma el metro hacia T-Central. Antes de abordar el tren, se toma una foto apuntando con el dedo índice, y la envía a sus contactos.

    A las 13:15, una cámara lo capta, cuando cambia de tren, en dirección a Odenplan. Cerca de esta estación, sale a la calle y graba un video, que también envía a sus contactos. Advierte que no hablará mucho: ”La paz sea con vosotros y bendiciones para todos ustedes, mis hermanos que están en Zello junto al maestro Shahomada y escuchan mi verso. Mis hermanos, ha llegado la hora de Levante. Pónganse de pie, ahora es tiempo de matar los infieles”, dice, en un trozo de su arenga.  

    Acto seguido, deambula por las calles aledañas, en busca de un vehículo de carga. A las 14:24 horas, frente al restaurante Caliente, en la calle Adolf Fredrik kyrkogata, encuentra un camión con las llaves en el control de mando. El chofer se encontraba descargando la mercadería. Se sube al pesado vehículo, se saca otra foto que envía a sus contactos y pone en marcha el camión. Da unas vueltas por las calles aledañas, al principio en dirección contraria, y chocando con algunos coches aparcados.

     


    Los leones ubicados en Drottninggatan. Foto: Polisen. 

     

    Luego de una velocidad lenta, toma finalmente Drottninggatan en dirección a Sergelstorg. Y comienza a acelerar. Gracias a las cámaras de las calles, los expertos pudieron calcular la velocidad del camión: una media de más de 60 kilómetros por hora, en una calle colmada de transeúntes.

    Pasa a llevar los leones de cemento que se suponen eran obstáculos para los vehículos pesados. “Los leones vuelan como guantes”, dice el fiscal. Uno de estos (pesan 900 kilos) se atasca en el parachoques y es arrastrado 250 metros, antes de aterrizar en una tienda. Algunas personas son alcanzadas por la mole de cemento.

    Las víctimas que fueron alcanzadas por el camión son encontradas a varios metros del lugar del impacto. Un padre arranca a su hijo de su coche y lo tira por los aires. El niño salva la vida, su padre fallece en el acto.

     

    Ebba Åkerlund, de 11 años, iba a encontrarse con su madre, como de costumbre, en Drottninggatan. Sus padres recibieron la mala noticia de que era una de las víctimas a las cinco de la mañana del día siguiente, luego de largas horas de incertidumbre y de escuchar en todos los hospitales que no habían niños, entre las víctimas.

     


    Fotos de la calle Drottninggatan tomadas de Google maps para la investigación preliminar. 

     

    Para ilustrar el escaso espacio entre el camión y la muralla, el fiscal hizo uso de una cuerda, mostrando un metro. Esa fue la distancia que hubo entre el camión y los escaparates de las tiendas. En ciertos tramos, Akilov tuvo que elegir - debido a los bancos ubicados al centro de la calle - tomar su derecha o su izquierda. Con las consecuencias para quienes se encontraban en uno u otro lado.  

    Al final del recorrido de 40 segundos de horror, el camión choca con otro león de cemento, pierde el control y se estrella contra el escaparate de la tienda Åhléns. Akilov prende la bomba, que no explota, pero que comienza a incendiarse.

    De haber estallado, habría alcanzado a las numerosas personas que en esos momentos no entendían que esto podía suceder, y se acercaban al camión.

    Cuando su pantalón prende fuego, Akilov, herido, abandona el camión saltando a través del parabrisas. Al poco tiempo, la policía publica una foto del sospechoso y, gracias a la imagen y a los numerosos tips de la población, el hombre es atrapado faltando cinco minutos para las ocho de la noche, en las afueras de Märsta, al norte de Estocolmo.

     

    Rakhmat Akilov, al momento de su detención. Foto: Polisen. 

     

    Desde entonces ha estado recluido en una celda, vigilado las 24 horas del día y sin que se apague nunca la luz. ¿La razón? El inminente riesgo de suicidio.

    El fiscal presentó también en la segunda jornada de audiencias una animación del recorrido del camión, desde que Akilov lo abordó, hasta que se estrelló con el escaparate, desde tres puntos de vista distintos: a dos metros de distancia antes del vehículo, a dos metros detrás y desde la perspectiva del chofer. Impactante recreación ante la cual el imputado reaccionó con desgano. Más bien agachó aún más la cabeza.  

    Hans Ihrman explicó también que en el bolsillo de la chaqueta de Akilov se había encontrado fragmento del vidrio del parabrisas del camión, de acuerdo con los peritajes y el dictamen de laboratorio. También se realizaron pruebas de ADN.

    Porque, como ya lo hemos dicho anteriormente, de poco vale que el imputado se haya declarado culpable. Es necesario que el fiscal presente las pruebas técnicas que atan a éste al  delito del cual se le acusa.

    De este modo, la fiscalía presentó hechos que señalan que el atentado sembró el miedo y el caos en la población. Con fotos de la gente que, a pie, se dirigía a sus hogares, y la plaza de Sergelstorg, que acostumbra bullir de gente, completamente vacía, un viernes por la tarde.

    La meta principal del fiscal es demostrar que este fue un acto terrorista que estuvo dirigido no solo hacia unas personas, sino hacia todo el país.

    Los fiscales deben probar que “la acción provocó una crisis que significó una fuerte carga sobre la sociedad que se vio amenazada en sus valores y funciones fundamentales”.

    Este martes, Rakhmat Akilov deberá explicar los motivos que tuvo para causar el pánico en Estocolmo, ese fatídico 7 de abril de 2017.

     

     

     
    La entrada al tribunal. Drottninggatan después del atentado. Rakhmat Akilov. Foto:Metro.se. 

     


    Vårby, la zona donde Akilov tomó el metro hacia el centro de Estocolmo. Foto: Polisen. 

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español