Domingo, 23 Septiembre 2018 | Login
La ministra de Inmigración noruega Sylvi Listhaug enoja a Suecia La Ministra de Inmigración noruega, Sylvi Listhaug. Foto: Radiolatinamerika.no

La ministra de Inmigración noruega Sylvi Listhaug enoja a Suecia

La Ministra de Inmigración de Noruega, estuvo recientemente de visita en Suecia.

Sylvi Listhaug tenía planeado reunirse con su colega sueca, Helene Fritzon, en el barrio periférico de Rinkeby. Sin embargo, apenas arribar a Estocolmo, la ministra del partido de extrema derecha noruego se enteró que su homóloga sueca había cancelado el encuentro. 

"Una vez más la ministra de Inmigración noruega, Sylvi Listhaug, vuelve a ser el foco de la polémica. En esta ocasión, en plena campaña electoral, la controversia ha trascendido las fronteras, causando desavenencias con el Gobierno de Suecia" escribe el portal noruego Radiolatinamerika.no. 

 

 Fuente: Radiolatinamerika.no. María Fluxá. 31-08-2017

 

El pasado lunes la ministra del populista Partido del Progreso fue plantada por su homóloga sueca, Heléne Fritzon. Listhaug había viajado a Estocolmo y según aterrizó en Arlanda se enteró de que la ministra socialdemócrata había cancelado un encuentro acordado hace semanas.

 

“Recientemente ha quedado muy claro que la visita de Lishaug forma parte de la campaña electoral noruega”, justificó Fritzon en referencia a los comicios generales del próximo 11 de septiembre. “Listhaug parece más interesada en difundir una imagen equivocada de Suecia”, añadió.

 

Oficialmente el viaje de Listhaug aspiraba a conocer cómo el país vecino, que cuenta con la mayor población inmigrante de Europa en términos per capita, gestiona su integración. Sin embargo, en declaraciones al diario VG, la víspera, fue más explícita: “Estoy aquí para ver cómo las cosas no deberían hacerse en Noruega”, dijo al diario.

 

Según Listhaug, muy dada a los comentarios políticamente incorrectos, existen en Suecia “sociedades paralelas” y hay al menos “60 zonas prohibidas” porque la integración ha fallado. Esto “no tiene sentido”, según Fritzon, quien en un comunicado añadió que estaría encantada de reunirse con su colega de Noruega, pero una vez pasadas las elecciones.

 

Preguntada al respecto, la primera ministra noruega, Erna Solberg, que gobierna en coalición con el Partido del Progreso de Listhaug, explicó “no tener demasiados comentarios” al respecto. Sin embargo, cuando el periodista de VG le insistió en los comentarios de Listhaug sobre esas 60 zonas fuera de la ley en Suecia, Solberg puntualizó que “Listhaug debería asegurarse de que lo que dice está de acuerdo con lo que las autoridades locales piensan al respecto”.

 

El líder laborista, Jonas Gahr Støre, aprovechó la polémica para, en el debate televisivo del martes, echarle en cara a Solberg de haber incorporado a un partido de extrema derecha (el Partido del Progreso) al gobierno. El asunto podría haber quedado zanjado aquí; sin embargo, Listhaug como tenía previsto, visitó el barrio inmigrante de Rinkeby, en Estocolmo.

 

Este hecho no ha sentado bien en Suecia, tal y como dejaron claras las declaraciones del primer ministro, Stefan Lövfen. “Es importante que se dé una imagen correcta (de Suecia). Nosotros no nos metemos en la situación de otro país. Estamos lidiando con nuestros problemas y eso depende de nosotros”, declaró el socialdemócrata al diario VG.

 

 

La  Ministra de Inmigración noruega, Sylvi Listhaug. Foto: Radiolatinamerika.no

 

 

 

La Ministra de Inmigración sueca, Heléne Fritzon. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

Se lanzó al mar para sentirse como refugiada: Sylvi Lishtaug, se convirtió en abril de 2016 en el hazmerreír de los noruegos, después de llevar a cabo una particular maniobra con la que pretendía concienciar sobre la situación de los refugiados sirios.

 

 

About Author

Related items

  • Resultados finales de las elecciones dan un escaño más al bloque de izquierda

    Este domingo se dieron a conocer los resultados finales de las elecciones parlamentarias suecas, luego de un intenso conteo de votos que se prolongó por siete días.

    Y, el resultado se mantiene: el bloque de izquierda gana sobre la derecha con solo un mandato de diferencia: 144 contra 143. En tanto que los Demócratas de Suecia obtienen 62 mandatos.

    “Los partidos decentes deben tomar su responsabilidad y sacar adelante al país”, comentó Stefan Löfven. La Alianza, por su parte, le exige que renuncie.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Una semana de intensa actividad tuvo la Oficina Nacional Electoral, Valmyndighet, que este domingo pudo presentar los resultados finales de las elecciones parlamentarias 2018.

     

    Resultados finales que no difieren con los preliminares. Arrojan a un vencedor, con un mandato de diferencia.

     

    El bloque de la izquierda: la Socialdemocracia, el partido Verde y el partido de Izquierda obtienen 144 mandatos.

     

    El bloque de la derecha: los Moderados, el partido Liberal el Centro y la Democracia Cristiana obtienen 143 mandatos.

     

    El partido que no se sitúa en ningún bloque, los Demócratas de Suecia, obtiene 62 mandatos.

     

     

    Todos son vencedores

     

    Los dos bloques se dan por vencedores, a pesar de que, según las cifras, el bloque de la izquierda es mayor. Por un mandato.  

     

    La Alianza saca sus cuentas no incluyendo en el bloque de izquierda al partido de izquierda.

     

    A pesar de haber obtenido los resultados electorales más bajos en décadas, el partido de la Socialdemocracia sigue siendo el más votado (28,26 %), seguido por los Moderados (19,84 %). En tercer lugar se ubican los Demócratas de Suecia (17,53 %).

     

    El primer ministro, Stefan Löfven, declaró a la agencia TT, el domingo: “Los resultados finales de las elecciones muestran claramente que somos el partido más grande y tenemos apoyo para la base gubernamental más amplia, a menos que los partidos burgueses rompan sus promesas y creen un bloque común con los Demócratas de Suecia”.  

     

    Y agregó: “Ahora, los partidos decentes deben tomar su responsabilidad y sacar adelante a Suecia. En este proceso, nadie podrá llevar a cabo toda la política de su partido. Pero trabajando juntos podemos hacer mucho más por nuestro país”.  

     

    Desde hace un tiempo, Stefan Löfven viene extendiendo una mano a partidos de la Alianza, en pos de una cooperación con el fin de desarticular a los Demócratas de Suecia. En el discurso del pasado domingo, después de las elecciones, afirmó que “la política de bloques pasó a la historia”.

     

    Durante la misma noche, los líderes de la Alianza compitieron en mostrarse más implacables con el gobierno de Löfven.   

    - Este gobierno ya ha hecho lo que hizo. Nunca tuvo que llegar al poder. Ahora va a renunciar, dijo Ulf Kristersson (M).

     

    Él mismo fue presionado por el líder de los Demócratas de Suecia (SD), Jimmie Åkesson, quien le preguntó:

    - Llegó la hora de demostrarlo. Ulf Kristersson, ¿cómo quieres cambiar el gobierno? ¿Vas a elegir a Stefan Löfven o vas a elegir a Jimmie Åkesson?

     

    Por su parte, tanto la líder del Centro, Annie Lööf, como la democratacristiana Ebba Bush Thor, exigieron la renuncia inmediata del primer ministro.

    - Si Stefan Löfven no dimite ahora, lo ayudaremos con ello, en la votación en el parlamento, dijo Bush Thor.

     

    Durante la semana pasada se sucedieron invitaciones a diestra y siniestra. Los Demócratas de Suecia quisieron conversar con los Moderados. Estos dijeron que no estaban interesados.

     

    Los Socialdemócratas llamaron a conversaciones a los Liberales y al Centro. Estos dijeron que ya tenían candidato: Ulf Kristersson.

     

    La Alianza llamó a conversaciones a la Socialdemocracia. Löfven contestó que: “está bien claro que la Socialdemocracia no se va a convertir en apoyo de la Alianza. Punto”.

     

     

    ¿Qué pasa ahora?

     

    Las negociaciones se encuentran en un punto muerto en el que ninguno de los bloques tiene mayoría suficiente para gobernar. Y ningún partido quiere gobernar con el apoyo de los Demócratas de Suecia. Hasta el momento.

     

    Los SD, por su parte, han dicho que para darle su apoyo a algún bloque deben recibir algo a cambio. Y amenazan – una vez más – con echar abajo al gobierno que ellos quieran, y con nuevas elecciones.

     

    El 25 de septiembre, el parlamento sueco inicia nuevamente sus actividades, pero ya el 24 debe elegir a un nuevo presidente del parlamento. Es tarea de esta persona el iniciar rondas de conversaciones con los líderes de los partidos que puedan formar gobierno. Una tarea nada de fácil, así como están las cosas.

     

    A continuación, el proceso es el siguiente: el presidente del parlamento propone un candidato al puesto de primer ministro, el parlamento vota, y si menos de la mitad no está en su contra, puede formar gobierno.

     

    De no resultar a la primera, el presidente tiene tres chances más de proponer a otros candidatos.

     

    Si nadie logra salir elegido, se deberá llamar a nuevas elecciones en el plazo de tres meses.

     

     

    Resultados finales de los comicios del 9 de septiembre.

    Mandatos obtenidos por los ocho partidos:

     

    • Moderados: 19,84 por ciento (70 mandatos)
    • Partido del Centro:8,61 por ciento (31 mandatos)
    • Liberales:5,49 por ciento (20 mandatos)
    • Democristianos:6,32 por ciento (22 mandatos)
    • Socialdemócratas: 28,26 por ciento (100 mandatos)
    • Partido de Izquierda: 8,00 por ciento (28 mandatos)
    • Partido Verde:4,41 por ciento (16 mandatos)
    • Demócratas de Suecia: 17,53 por ciento (62 mandatos)

     


    Foto: Nyheter24.se.

     

     

  • Chile, once de septiembre: culminación y comienzo

    Hoy se cumplen 45 años del golpe cívico-militar en Chile.

    Es imprescindible, necesario, conveniente y obligatorio hablar de ello, recordar los hechos, que a casi medio siglo de ocurridos, mantienen su vigencia en el dolor de los familiares de las víctimas, en el trauma de quienes lograron sobrevivir y sobreviven aún, y sobre todo en momentos en que tres jueces de la Corte Suprema, el máximo tribunal del Poder Judicial chileno, les otorga libertad condicional a siete monstruos que torturaron salvajemente a miles de compatriotas, hombres y mujeres, violaron, asesinaron, hicieron desaparecer y enviaron al exilio a más de un millón de personas.

     

     Por: Jorge Romero

     

    Sin embargo, la fecha 11 de septiembre,que muchos confunden, por ignorancia o por complicidad con los esbirros de la dictadura, con la voladura de las torres gemelas en Estados Unidos, es a mi juicio sólo la culminación de un proceso que comenzó mucho antes, de una idea que estuvo siempre presente, no sólo en las mentes retrógradas de la oligarquía, los terratenientes y, en general de los ricos de Chile, sino también de las Fuerzas Armadas del país, en el sentido de considerar un peligro para sus intereses económicos  los primeros, el ascenso al poder de las fuerzas políticas de izquierda con base en el proletariado obrero, campesino, pescador, minero o mapuche;  y el sueño de la oficialidad nazi-fascista de liberarse  de la autoridad civil sobre sus propias prerrogativas y de tener un papel protagónico en el exterminio del pueblo pobre y de sus ideales de justicia y libertad.

     

    Desde antes de la llamada ”Pacificación de la Araucanía" y del exterminio casi total del pueblo mapuche, entre los años 1861 y 1893, ha sido constante el asesinato por parte de las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile de obreros, mineros, campesinos, pescadores, estudiantes.

     

    En Wikipedia encontramos un detalle cronológico de 14 masacres ocurridas en Chile. No figuran en este listado los asesinatos individuales, por ejemplo, de Víctor Jara, de Litre Quiroga, de jóvenes mapuche, de Miguel Henríquez y tantos otros. Sólo masacres. Daremos cuenta aquí de algunas de ellas.

     

    El 18 de agosto de 1891, tuvo lugar en Santiago la llamada Masacre de Lo Cañas. Bajo el mando del general Orozimbo Barbosa, el Ejército asesinó a 84 personas.

     

    En el llamado "Mitin de la carne", el general Roberto Silva Renard dio la orden por la que resultaron muertas más de 100 personas que pedían rebaja en los precios. Esto bajo la presidencia de Germán Riesco Errázuriz.

     

    El mismo Silva Renard comandaba las tropas que asesinaron a más de 3 mil obreros del salitre, junto con sus mujeres y sus hijos en la Matanza de la Escuela Santa María de Iquique, el 21 de diciembre de 1907. Era presidente de Chile Pedro Montt.

     

    Bajo el gobierno de Arturo Alessandri Palma, y según estimaciones de diplomáticos británicos, fueron asesinadas más de 800 personas (hombres, mujeres y niños) en la denominada Masacre de La Coruña, el 5 de junio de 1925.

     

    En los meses de junio y julio de 1934, hubo un levantamiento de campesinos y mapuche en la provincia de Malleco. Pedían el fin de los abusos por parte de los terratenientes. El presidente Alessandri Palma ordenó nuevamente una masacre en Ranquil, de la que resultaron asesinados por fuerzas de Carabineros de Chile más de 500 campesinos.

     

    En la Matanza del Seguro Obrero en Santiago, el 5 de septiembre de 1933, fueron asesinadas 59 personas.

    En Puerto Montt fueron masacrados 10 pobladores, el 9 de marzo de 1969, por orden del ministro del Interior Edmundo Pérez Zujovic. Gobernaba el país el democristiano Eduardo Frei Montalva.

     

    El 18 de septiembre de 1973, ya en dictadura, fueron asesinados 19 obreros en la Matanza del Laja.

     

    Esta matanza, que forma parte del exterminio masivo de dirigentes políticos de izquierda, de sindicalistas, estudiantes, obreros, campesinos, mineros, pescadores, mujeres y niños, del asalto al palacio de La Moneda y la muerte del Presidente Salvador Allende, es el comienzo de una nueva forma de represión y asesinatos masivos por parte de las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile, más los organismos represivos creados por la dictadura, la CNI y la DINA.

     

    Las Fuerzas Armadas habían logrado independencia del poder civil. Ya no tenían que responder ante nadie de sus actos, ni siquiera ante organismos internacionales y la oligarquía chilena aseguraba, con este triunfo de sus guardianes, que sus intereses económicos no fueran tocados.

     

    De manera que me parece absolutamente lícito, al referirnos al 11 de septiembre de 1973, hablar de culminación y comienzo. Culminación, meta largamente soñada por civiles golpistas y Fuerzas Armadas fascistas y comienzo de una nueva era, marcada por la represión, la desaparición forzada de personas, la tortura, el asesinato masivo y el exilio. El contubernio entre civiles y militares sigue y seguirá funcionando como reloj suizo, hasta que el pueblo de Chile los borre del mapa e inicie su propio camino hacia el futuro.

     

    Testimonio personal en dos casos

    Trabajando para el gobierno de la Unidad Popular en la Gobernación de El Loa, en Calama, fui enviado por el gobernador Edmundo Checura Jeria a fiscalizar el tren Antofagasta-Oruro. Había aumentado ostensiblemente el contrabando por esa vía, en ambos sentidos. De mi investigación resultó ser que el capo de la mafia era el propio jefe de Aduana en Ollague, pueblo salitrero en la frontera con Bolivia. Y de mi informe enviado a las autoridades centrales en Santiago, resulté declarada persona 'non grata' en todo el Norte Grande, mientras el funcionario aludido conservaba su puesto. Era militante del Partido Socialista de Chile.

     

    En julio de 1973 me presenté como periodista en la Comisaría de Los Ángeles a exigir los nombres de cinco jóvenes fascistas de Patria y Libertad (brazo armado del Partido Nacional) que habían apedreado a la entrada de la ciudad un bus de la línea Vía Sur, con resultado de varias personas heridas de gravedad con cortes profundos, especialmente en sus rostros. Mientras era sacado violentamente de la Comisaría, grabé los gritos de un capitán, que decía:  - Menos mal que les queda poco a estos c. de su m!

     

    El Sr. Intendente, militante del Partido Comunista de Chile le hizo saber al ministro del Interior, Daniel Vergara, sobre lo ocurrido... y no pasó nada. 

     

    El primer caso nos muestra la contribución que hizo la propia izquierda chilena al golpe de Estado. Con el segundo ejemplo queda claro que el golpe fascista era inevitable y que se sabía que ocurriría, tarde o temprano.

    La culminación de los sueños dictatoriales de los ricos con las Fuerzas Armadas de Chile estaba a las puertas de nuestra historia.

     

    Jorge Romero, desde Oslo

     

    Septiembre 11 de septiembre de 2018

     



    Foto y montaje: El Desconcierto.

     

     

  • Empate entre el bloque de la izquierda y la derecha - en tanto que la ultraderecha gana terreno

    ELECCIONES 2018 EN SUECIA 

    Un escaño de diferencia.

    El bloque de izquierda obtendría un escaño más que la derecha: 144 contra 143, al haberse contabilizado 6002 de los 6004 distritos (*).  En porcentaje, la coalición rojiverde alcanza un 40,6 por ciento de apoyo, en tanto que la Alianza de la derecha llega al 40, 3 por ciento.

    Sin embargo, habrá que esperar hasta el miércoles, para saber los resultados exactos.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Una noche de mucha tensión se vivió en Suecia este domingo, cuando, a las ocho de la noche se cerraron las urnas y se inició el conteo de votos.

     

    Las cifras subieron y bajaron, pero poco a poco se fue aclarando el panorama.

     

    El partido Verde se mantiene en el Parlamento, aunque pasó susto, se salvó con un 4,3 % de los votos. El 2014 obtuvo un 6,9 %. 

     

    La Socialdemocracia bajó su votación en relación con el 2014, pero sigue siendo el partido más grande, con un 28,4 por ciento, comparado con un 31,0 hace cuatro años.

     

    El partido Moderado también bajó, de un 23,3 a un 19,8 por ciento.  

     

    No obstante, y a pesar de que aún no se saben los resultados exactos, el líder de los Moderados, Ulf Kristersson, exigió esta noche la renuncia de Stefan Löfven.

    - Él nunca debió haber sido elegido primer ministro, dijo Kristersson, según él, estos cuatro años de gobierno de la coalición rojverde, son cuatro años perdidos.

     

    El líder del partido xenófobo y eurófobo Demócratas de Suecia, Jimmie Åkesson, dijo que había llamado a conversaciones a Kristersson.

     

    Los SD no obtuvieron el 20 % que se pronosticaba, pero subieron desde un 12,9 (2014), a un 17,6 por ciento de los votos.

     

    - Vamos a contactar a los Moderados lo antes posible. Si ahora vamos a cambiar el gobierno y la repartición de mandatos se mantiene, entonces no sé cómo van a formar un nuevo ejecutivo sin hablar conmigo, dijo Åkesson, y recordó que existe el riesgo de nuevas elecciones.

     

    Pero su oferta fue ignorada por Kristersson, quien explicó que – además de que exige la renuncia de Löfven – mantendrá conversaciones con sus socios de la Alianza.

     

    Por su parte, Stefan Löfven llama a la calma y la cautela, recordando que los resultados no son exactos. En su discurso en la “valvaka” de la Socialdemocracia, dijo que estas elecciones marcaban el fin de la política de bloques, y abrió por una colaboración con otros partidos.

     

    Respecto a su “renuncia”, expresó:

    - Pueden exigir todas las renuncias que quieran. No hay ninguna ley que diga que el primer ministro tenga que renunciar. Yo creo que es necesario mantener la sangre fría.

     

    Y enfatiza que aún no se conocen los resultados.

     

    En resumidas cuentas, ahora se verá quienes pactarán con quienes. Y quienes mantienen sus promesas.

     

    Resultados de los ocho partidos:

     

    S: 28,4 % (31,0 %) M: 19,8 % (23,3 %) SD: 17,6 % (12,9 %) C: 8,6 % (6,1 %) V: 7,9 % (5,72 %) KD: 6,4 % (4,6 %) L: 5,5 % (5,4 %) MP: 4,3 % (6,9 %).

    Las cifras entre paréntesis se refieren a los resultados del 2014, las elecciones anteriores. 

     

    En la Oficina Electoral  enlace puede ver los últimos resultados: Val.se – haga clic

     

    Actualización: 

    (*) Ahora ya se han contabilizado los 6004 distritos, y este es el resultado. Faltan por contabilizar los votos del exterior.

    Elecciones al Parlamento - Porcentajes y mandatos preliminares (Fuente: Valmyndigeten)


    Foto: Captura de pantalla de la Oficina Nacional Electoral 

     

    Distribución de los votos, preliminar:

     

     

     

     
    Stefan Löfven. Foto: Marisol Aliaga. 

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español