Domingo, 23 Septiembre 2018 | Login
Visita del Nobel a Rinkeby – Mariana le dio la bienvenida a Ishiguro El Premio Nobel de Literatura 2017, Kazuo Ishiguro, junto a la alumna de la escuela de Rinkeby, Mariana Nicole Pereira Vargas. Foto: Marisol Aliaga.

Visita del Nobel a Rinkeby – Mariana le dio la bienvenida a Ishiguro

Esta semana concluyó la semana Nobel, con eventos que mantuvieron a los laureados en constante actividad, antes de regresar a sus casas.

Magazín Latino tuvo la oportunidad de seguir de cerca uno de estos eventos, muy apreciado por los homenajeados por su calidez, frescura y espontaneidad tan típicas de los niños y jóvenes.

Y conversamos con Mariana, quien este año fue la encargada de darle la bienvenida a Kazuo Ishiguro, cuando el Nobel visitó Rinkeby. “Fue una experiencia muy bonita”, nos contó ella.

 

Por: Marisol Aliaga (texto y fotos)

 

Si hay algo que se pueda decir, sin correr el riesgo de generalizar, es que la gran mayoría de los galardonados con el Premio Nobel siguen manteniendo a su niño interior. El juego, la parte lúdica del ser humano parece ser un elemento muy fructífero, al momento de investigar o de crear.

 

Tal vez sea por esto, que los Nobel se sienten tan a sus anchas cuando visitan la escuela de Rinkeby, sin duda el evento más simpático entre la agitada agenda de los laureados en la capital sueca. Los niños, olvidándose de todo protocolo y solemnidad de otras actividades, son una verdadera inyección de alegría y espontaneidad, para los laureados.

 

Gracias a la amabilidad de la gestora principal de este evento, la escritora Gunilla Lundgren, Magazín Latino tuvo la oportunidad de estar junto a los niños, esperando el arribo de Kazuo Ishiguro.

 

 

Y la expectación era grande. Unos seis niños y niñas esperaban la llegada del literato, y se preguntaban cómo sería, con quien vendría y si llegaría en taxi o en el “auto Nobel”.

 

La respuesta la tuvimos pasadas las doce del mediodía, cuando el Nobel de literatura llegó en un sobrio coche de color gris con el logo Nobel en las puertas. Le acompañaban su señora, Lorna, y su hija, Naomi.

 Mariana le dio la bienvenida a Kazuo Ishiguro. 

 

 

 

Mariana Nicole Pereira Vargas, tiene 14 años y asiste a la clase 8 A, de la escuela de Rinkeby. Nació en Bolivia y llegó a Suecia a los dos años. Como los otros niños, habla español, sueco, inglés y un poco de francés. Con Kazuo Ishiguro fue fácil, porque todos los niños hablan inglés.

 

¿Cómo pensabas que iba a ser el encuentro con él, estabas nerviosa?

- Un poco nerviosa sí, porque él ha obtenido un premio tan importante, es un honor tener la oportunidad de poder conocerlo. Pero me pareció divertido, buena persona y muy amable. Hace chistes y uno se siente bien con él. Transmite buenas vibraciones, es una persona positiva.

 

¿Era más divertido que lo que parecía no?

- Sí. Cuando yo lo fui a recoger, lo primero que hizo al bajarse del auto fue hacer una broma. Hace chistes poquito a poco, y nosotros nos sentimos más cómodos con él, más en confianza.

 

¿Y qué te pareció que él dijera que esta visita le había gustado tanto?

- Bueno, uno se pone feliz de que le haya gustado lo que hicimos y, como ya hemos trabajado en esto durante medio año, siento que hemos cumplido nuestro objetivo, que él se sienta bien y que le guste. En otros años también les ha gustado mucho, y ese es nuestro objetivo. Él se sintió bien aquí y este encuentro con nosotros le gustó más que otras cosas, así es que nos puso muy felices a todos.

 

¿Cómo se prepararon ustedes y qué era lo principal que tenían que decirle a él, especialmente?

- Fuimos a distintos lugares, por ejemplo, cuando se hizo el anuncio donde dijeron quién había recibido el Premio Nobel de Literatura, estábamos en la Academia Sueca cuando Sara Danius anunció el premio, lo que también fue un honor. También hablamos con diferentes personas y visitamos lugares que tienen relación con el Nobel. Y, cuando supimos que era él, lo primero que hicimos fue ver sus libros, su biografía, para saber más de él. Vimos entrevistas con él y también leímos su libro “Nunca me abandones” (Never let me go).

 

¿Por qué eligieron justamente esa novela?

- Creo que es uno de los mejores que ha escrito, y también vimos la película. Tal vez es porque se trata de unos niños, como nosotros, pero ellos no viven mucho tiempo, se trata de clones. Y esa historia da mucha tristeza, pero al mismo tiempo nos hace ver que hay cosas por las que tenemos que estar felices, porque nosotros tenemos a nuestros padres – ellos no tenían padres – nosotros podemos elegir qué queremos ser, tenemos ese privilegio, mientras que ellos no podían elegir. Ellos nacieron para donar sus órganos… a nosotros también nos dejó muy pensativos.

 

¿Tal vez muy tristes?

- Sí, es una historia muy triste.

 

¿Y de qué conversaron cuando tomaron el té con él?

- Más que todo de si le gustó el acto. También le presentamos a todos nuestros profesores, para que cada uno de ellos lo saludara, y le preguntamos qué le había parecido esta semana.

 

¿Me imagino que vas a contarles a tus padres con lujo de detalles sobre este encuentro con Kazuo Ishiguro?

- Sí, les voy a decir que fue una experiencia muy bonita, y que también un gran honor. Además, fue divertido.

 

Ellos se habrán asombrado mucho, ¿no?

- Sí, pero también están un poquito acostumbrados, porque mis hermanos también han ido a este colegio y también han hecho lo mismo antes, entonces, es algo que ya ha pasado antes. Pero ahora me tocó el turno a mí.

 

¿Y te gusta la literatura, qué libros prefieres?

- Me gusta bastante, pero me cuesta encontrar buenos libros. Me gustan más los de fantasy, por ejemplo, uno que me gusta mucho The Maze Runner.

 

Durante el acto, varios niños hablaron sobre sus sueños. ¿Cuál es el tuyo?

- En realidad, no he pensado mucho en mi sueño aun, si veo una oportunidad de hacer algo grande lo tomaré, pero aún no tengo una idea clara de qué quiero ser cuando sea adulta. Pero eso ya lo veré [risas].

 

 

Mariana junto a Gunilla Lundgren. 

 

 

 

 

About Author

Related items

  • Comienza juicio en contra del "perfil cultural" vinculado a la Academia Sueca

    Este miércoles comenzaron las audiencias orales del proceso judicial en contra del “perfil cultural” vinculado a la Academia sueca y acusado de dos casos de violación.

    - Él niega todas las acusaciones, dijo su abogado, Björn Hurtig.

    La representante legal de la querellante, Elisabeth Massi Fritz, por su parte, afirmó que su cliente está “muy afectada”, pero que logrará salir adelante en las sesiones en la corte.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Este miércoles por la mañana, una gran cantidad de reporteros se dieron cita en el tribunal de primera instancia de Estocolmo, donde se dio comienzo a los alegatos orales del juicio en contra de Jean-Claude Arnault, a quien la prensa denomina como el “perfil cultural”.

     

    Después del escándalo del año pasado, cuando salieron a la luz los testimonios de 18 mujeres que lo acusan de haber abusado sexualmente de ellas, el hombre, de nacionalidad francesa, enfrenta la justicia sueca. Este es uno de los casos. 

     

    - Ha sido doloroso, ella tiene experiencias traumáticas, pero saldrá adelante muy bien en las interrogaciones, dijo la representante legal de la querellante, la abogada Elisabeth Massi Fritz.

     

    Ella no concuerda con la tesis de que este juicio se trate de “palabra contra palabra”.

    - Hoy estamos en la parte de la interrogación con la parte querellante, y es un relato fuerte y veraz. Después vamos a escuchar lo que dice el imputado, y vamos a ver cuánto recuerda él. Según la investigación preliminar, él recuerda poco. El segundo día, mañana, vamos a escuchar a siete testigos y veremos qué tienen que decir todos éstos, dijo Massi Fritz.

     

    Esta impactante historia comenzó en noviembre del año pasado, cuando, en el marco del movimiento MeToo, que en Suecia ha tenido un gran impacto, el matutino Dagens Nyheter publicó un artículo en el que 18 mujeres testificaron que habían sido acosadas y abusadas sexualmente por Jean-Claude Arnault.

     

    Los testimonios van desde acoso y hostigamiento sexual, hasta violaciones consumadas. Sin embargo, dado el hecho de que estas habrían ocurrido hace más de 10 años atrás, la gran mayoría no fueron suficientes para presentar demandas judiciales. Habían prescrito.

     

    Pero en este caso, la fiscal consideró que había pruebas suficientes como para entablar una demanda, puesto que los hechos habrían ocurrido en el 2011.

     

    No existen pruebas forenses, pero sí siete testigos.

    - La única dificultad es, obviamente y como en todos los casos de larga data, que es difícil para todos – especialmente para los testigos – recordar exactamente lo que mi clienta les dijo, explicó Massi Fritz.

     

    Debido al vínculo con la Academia Sueca – que cada año otorga el Premio Nobel de Literatura – el interés mediático ha sido enorme, tanto en Suecia como en el extranjero.

     

    Al arribar a la corte el imputado, los fotógrafos lo rodearon y se formó un tumulto. Arnault apuró sus pasos hacia la sala que le había sido designada a él y su abogado, la número 34, sin responder preguntas.

    - ¡Déjenme pasar!, exclamó, impertérrito, pero sin agachar la cabeza y tratando de escapar de la prensa, que insistentemente le pedía un comentario.

     

    A pedido de la parte querellante, las audiencias se llevaron a cabo a puertas cerradas. No obstante, la prensa pudo estar presente cuando la fiscal, Christina Voight, leyó los cargos.

     

    Se trata de que, en una ocasión el imputado habría obligado a la mujer a tener sexo oral con él, el cual es “un acto sexual equivalente a un coito”. Seguidamente, él habría llevado a cabo un coito vaginal, cuando la mujer se habría encontrado en “un estado de indefensión”.  

     

    Fuera de estas dos agresiones sexuales, se le acusa además de haber perpetrado otra violación, en este caso de haber comenzado con el acto cuando la mujer estaba dormida.

     

    - Él niega rotundamente todas las acusaciones en su contra, dijo su abogado, Björn Hurtig, en la corte.

     

    La abogada Elisabeth Massi Fritz, tiene otra opinión. La parte querellante exige una compensación por daños y perjuicios de 100.000 coronas suecas, por cada abuso.

     

    Al comienzo de las audiencias, su clienta no se encontraba en la corte, y había pedido que los alegatos fueran a puertas cerradas, por lo que la prensa rápidamente tuvo que abandonar la sala, luego de que la fiscal leyó los cargos.

    - Yo quiero decir que mi clienta no quiere que le saquen fotos. Ella se siente muy mal y esto es muy difícil para ella, dijo la licenciada Massi Fritz a los fotógrafos.

     

    El vínculo de Arnault con la Academia Sueca es que está casado con la poeta y miembro de la Academia, Katarina Frostenson.

     

    La legendaria institución se tambaleó hasta sus cimientos, al hacerse público este escándalo, que no solo trata de abusos sexuales, sino también de un claro conflicto de intereses. La Academia había beneficiado económicamente y por largo tiempo un club cultural que Frostenson y Arnault habían fundado y del cual eran sus directores.

     

    Sara Danius, la secretaria permanente que se viera forzada a renunciar a su cargo, era partidaria de que Frostenson abandonara la Academia y de que se iniciara una investigación respecto a los dineros que había recibido la pareja. A esto se opuso una parte de los 18 distinguidos miembros de la Academia, con el ex secretario Horace Engdahl a la cabeza.

     

    Pero la institución literaria se vio mermada de integrantes y, por lo tanto, sin capacidad de otorgar el Premio Nobel. (Se requieren de al menos 12 miembros para ello).

     

    Y, hasta el momento, no se recupera. Esta esta es la razón por la cual este año no habrá un representante de las letras - un Nobel de Literatura - cuando se otorguen los Premios Nobel, como siempre el 10 de diciembre, fecha que coincide con el fallecimiento de Alfred Nobel.

     

     

     

  • Perfil cultural ligado a la Academia Sueca enfrenta demanda judicial por violación

    La fiscal Christina Voigt presentó este martes una demanda judicial en contra del “perfil cultural” ligado a la Academia Sueca, Jean-Claude Arnault.

    Según la acusación, éste habría violado a una mujer en dos ocasiones, a fines del 2011.

    La fiscal considera las evidencias como “contundentes”, en tanto que Arnault niega todos los cargos, y califica la demanda como “una vergüenza”.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Después de semanas de relativa tranquilidad en torno a la Academia Sueca – que aún no logra reponerse de los escándalos de las denuncias de acoso sexual en relación a una persona cercana a la entidad cultural,  este martes se dejó caer la nueva bomba que salpica a los ilustres literatos. Una fiscal, en Estocolmo, inició una demanda judicial en contra del “perfil cultural”, como se le ha llamado en los medios al esposo de la poeta y miembro de la Academia, Katarina Frostenson.

     

    Y esta vez la cosa, al parecer, va en serio. Según la denuncia, Jean-Claude Arnault (los medios que aún no habían publicado su nombre, ahora lo hacen) habría violado en dos ocasiones a la querellante. La primera vez el 15 de octubre de 2011, la segunda vez a principios de diciembre de 2011.

     

    Según la denuncia, en el primer incidente, Arnault habría obligado a la mujer a practicarle sexo oral para, seguidamente, perpetrar una violación. La mujer se encontraba en “una situación amenazante, se había sentido presa del pánico y, por ende, no había sido capaz de defenderse”.

     

    La segunda vez, la violación habría sido consumada cuando la mujer se encontraba dormida.

     

    Ambos hechos se habrían producido en el departamento nocturno de Arnault en Gärdet, Estocolmo.

    - Yo opino que existen las evidencias suficientes para levantar una demanda. De esta forma, el tribunal del distrito juzgará el caso, dijo este martes la fiscal Christina Voigt.

     

    Agregó que, aunque no existen evidencias técnicas, hay siete testigos que corroboran la veracidad de lo dicho por la querellante.

     

    Y, según la demanda, la fiscalía cuenta además con los apuntes de la historia clínica de un psiquiatra que había tratado a la mujer. Este jornal data de dos semanas después de que se hubiera cometido el presunto crimen.

     

    No obstante, la fiscal no solicitó prisión preventiva para el acusado puesto que “no hay motivo para ello”.

     

    Vale la pena recordar que las acusaciones en contra de Arnault surgieron después de que el matutino Dagens Nyheter publicara un artículo de investigación, en las cual un total de 18 mujeres afirmaban haber sido víctimas de acoso sexual y de violación por parte de Arnault. Hechos que se habían desarrollado durante décadas.

     

    Ese fue la bola de nieve que más tarde se transformó en el alud que sepultó a la prestigiosa Academia Sueca, que desde entonces lucha por recuperar su dignidad y credibilidad.

     

    Vale la pena recordar que el director ejecutivo de la Fundación Nobel, Lars Heikensten, ha dicho que, en tanto que la Academia Sueca no recupere su credibilidad, no es idónea para elegir al Premio Nobel de Literatura.

     

    Aquí es necesario hacer hincapié en lo que los medios extranjeros a menudo confunden: la Academia Sueca (de la lengua) es la encargada de elegir los premios Nobel de Literatura, en tanto que la Real Academia Sueca de las Ciencias es quien designa los Premios Nobel en las distintas disciplinas, a excepción del Nobel de Economía (que lo designa el Banco Central) y el de la Paz, que lo confiere la fundación Nobel de Noruega. (No es fácil entender todos los vericuetos de los premios Nobel).

     

    Por lo demás, y a diferencia de la Academia Sueca, los miembros de la Academia Sueca de las Ciencias se van rotando en sus cargos, mientras que “los 18” como se le llama a los literatos que componen la Academia Sueca, son vitalicios… o lo eran, hasta que, recientemente el Rey Carl Gustav cambiara los estatutos y agregara la posibilidad de que los miembros que así lo deseen pueden retirarse de esta institución.

     

    No muchos lo han hecho, la membresía en la Academia significa - fuera del enorme poder en la vida cultural sueca - una serie de regalías. Privilegios que, por primera vez, desde que se fundara la entidad, en el 1700, están siendo puestos bajo la lupa.

     

    Y lo que la lupa deja ver no ha sido de particular nobleza.

      

    Sin embargo, y para volver Jean-Claude Arnault, el escándalo no se trata solamente sexo – como se empeña en denominarlo la prensa extranjera -  también cuenta con aristas en la parte económica: la poeta y miembro de la Academia, Katarina Frostenson, era la directora del Club cultural que creara Arnault, y que durante años recibió apoyo financiero de la Academia. Aunque, hasta el momento, esta irregularidad no ha sido motivo de un proceso judicial.  

     

    Luego de la publicación de DN, se levantaron varias demandas judiciales pero que no pasaron a mayores puesto que, en su mayoría, los casos habían prescrito.

     

    La abogada Elisabeth Massi-Fritz representa a la querellante. La licenciada manifestó a la prensa que su clienta está aliviada y conforme de que se haya presentado la demanda judicial. A pesar de que ya han pasado siete años de que ocurrieran los hechos.

    - Mi clienta se ha sentido muy mal, como consecuencia de lo ocurrido. Ella ha sido agraviada y humillada en forma particularmente seria, subrayó la abogada.

     

    ¿Qué dice el acusado?

     

    Aftonbladet se comunicó con el abogado de Arnault, el licenciado Björn Hurtig, quien expresó al vespertino que su cliente opina que la demanda es una vergüenza.

    - Él está consternado y abatido. Está consternado porque defiende su inocencia, él no ha cometido los crímenes que se le imputan. Él opina que las evidencias son débiles y está abatido porque no puede obviar el hecho de que la presión mediática ha influido en esto. Él ha sido un hombre perseguido durante largo tiempo.

     

     

    Aftonbladet: ¿Qué evidencia es demasiado débil?

    - Es necesario recordar que se basa, después de todo, en información oral y datos de segunda mano. La evidencia oral es como la fruta fresca, empeora con el paso del tiempo. Puede resultar difícil de saber cuáles son mis propios recuerdos luego de haber leído y escuchado cosas en los medios. Son hechos que han ocurrido hace tiempo atrás, y no existen testigos directos ni pruebas técnicas. 

     

    El licenciado Hurtig señaló además que no está sorprendido por la demanda, pero que la atribuye a una "enorme presión mediática".

     

    - Esto tiene proporciones enormes, y yo no creo que esto haya sido considerado. No se puede negar que estas cosas tienen impacto. 

     

    Agrega que su cliente y la mujer se conocían, pero subraya que, luego de leer el conjunto de evidencias, está más inclinado a creer en su inocencia. 

     

      

     

     
    Frontis del Museo Nobel, donde se aloja la Academia Sueca. Jean-Claude Arnault. Foto: Marisol Aliaga. Expressen. Montaje: Magazín Latino. 

     

     

     

  • Sigue el conflicto en la Academia sueca - Sara Danius: "Que dimitan todos"

    Este martes, tres miembros de la Academia Sueca exigieron la dimisión de Horace Engdahl. En una carta a Anders Olsson, actual secretario interino, Sara Danius, Kjell Espmark y Peter Englund ofrecieron su ayuda para la reconstrucción de la Academia, con la condición de que Engdahl, “promotor incansable del perfil cultural”, dimita.

    Horace Engdahl, respondió a la exigencia señalando que su cargo es vitalicio y que “lo ejercerá hasta su muerte”.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Si alguien tuvo la peregrina idea de pensar que el conflicto en la Academia Sueca se iba a solucionar luego de posponer el anuncio del Nobel de Literatura 2018 para el próximo año, se equivocó.

     

    La Academia se encuentra en la actualidad en una situación de tanta precariedad, que en sueco se le denominaría “con la barba en el buzón”. Un verdadero callejón sin salida. Y con miembros que, a pesar de una enorme capacidad intelectual, son incapaces de llegar a acuerdos básicos entre ellos.

     

    Y, este culebrón, protagonizado por la alta intelectualidad escandinava, se desarrolla a vista paciencia de todos. A telón abierto.

     

    Lo más reciente en este drama digno de los clásicos griegos, fue la carta enviada por tres miembros de la Academia que actualmente no participan activamente – pero ¡ojo!  – no han dimitido: Sara Danius, la secretaria permanente que abandonó su cargo en abril; Peter Englund, su antecesor; y Kjell Espmark, miembro de la Academia desde 1981.

     

    En la misiva, que también fue enviada a los matutinos Svenska Dagbladet y a DagensNyheter, los tres literatos ofrecen su ayuda para la reconstrucción de la vapuleada Academia, pero con la condición de que Horace Engdahl, amigo íntimo y ferviente defensor del llamado “perfil cultural” abandone su sillón. El número 17.

     

    Recordemos que la crisis en la Academia se inició a partir de las acusaciones de acoso sexual e incluso violaciones presentadas por 18 mujeres en contra de Jean-Claude Arnault, esposo de Katarina Frostenson, poeta que ocupa el sillón Nr. 18.

     

    Esta fue la bola de nieve que más tarde se transformó en una avalancha. Y que desembocó en el colapso de la Academia, que actualmente no cuenta con el quorum necesario para elegir nuevos miembros.

     

     

    “En esta, la peor crisis en la historia de la Academia, nosotros, que hemos dejado las labores de la Academia, estamos dispuestos a colaborar en la reconstrucción de esta. Un primer paso debe ser el elegir a un abogado prominente en el sillón Nº 1. Una condición indispensable, no obstante, es que el promotor incansable del perfil de la cultura, Horace Engdahl, deje la Academia”, escriben los literatos.  

     

    Hoy miércoles, Sara Danius fue más explícita. Y explicó al noticiero de la televisión sueca, Aktuellt, que la única forma de solucionar el grave problema por el cual atraviesa la Academia es comenzar de cero: exigiendo la renuncia de la totalidad de sus miembros.

     

    Porque, como también lo corrobora el Rey Carlos Gustavo - a través de la encargada de prensa de Palacio - los 10 miembros actuales carecen del mandato necesario para elegir nuevos miembros. Los estatutos del 1700 estipulan que deben ser al menos 12.

     

    Sin embargo, Horace Engdahl no ha mostrado señal alguna de proponerse abandonar su sillón. En un comentario a Dagens Nyheter arguyó, respecto a Danius, Kjellmark y Englund:

    - Que agradable. Nos deshacemos de ellos. Yo fui elegido para ocupar el sillón número 17, y lo haré hasta mi muerte. Estos tres tránsfugas hacen el ridículo con este intento fallido de poder.

     

     

    Y, en una carta a SVT, agregó que, “si ellos quieren volver a la comunidad de la Academia, deberán hacerlo sin exigencias bizarras ni ademanes exagerados”.  

      

    La lucha entre Horace Engdahl y Sara Danius se desencadenó luego de que ella exigiera transparencia respecto a las denuncias por abusos sexuales en contra de Arnault. Y del conflicto de interés del cual sería culpable su esposa, Katarina Frostenson, por los dineros que la Academia otorgara durante años a la empresa cultural de su marido.  

     

    Incluso trascendió a los medios que Engdahl, en la reunión cerrada de la Academia, del 1 de febrero, había calificado a Sara Danius de “inquisidora”. Exigiendo que la investigación encargada por ella al bufete de abogados Hammarkiöld & Co, se anulara.

     

    Recordemos que fue en noviembre del año pasado que Danius comunicó a la prensa que la Academia cancelaba toda la colaboración con la empresa de Jean-Claude Arnault, el Club Forum, y que había ordenado una indagación.

    - Esta es nuestra primera medida, y está motivada por dos cosas. Por un lado, la investigación de Dagens Nyheter, que acogemos. Por otro lado, que durante la sesión se supo que miembros de la Academia, hijas de miembros, esposas de miembros y personal de la secretaría de la Academia han sido expuestas a intimidad indeseada o a una actitud inadecuada por parte de la persona aludida, dijo la entonces secretaria permanente, Sara Danius.

     

    Horace Engdahl,por su parte, se opuso desde el primer momento a la investigación, hecho que ha sido objeto de críticas en su contra.

     

    Como la de Kjell Espmark. El escritor se marginó de sus labores en la Academia en abril del año en curso y afirmó entonces al matutino SvD:

     

    “Yo solo espero que Horace Engdahl pueda ser capaz de abandonar su sillón. De otra forma, no veo ninguna salida para la Academia Sueca”.

     

    Kjell Espmark, Peter Englund, Sara Danius y Horace Engdahl. Foto: Svenska Dagbladet. 

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español