Domingo, 28 Febrero 2021 | Login
Greta Thunberg toma un año sabático – y viaja a Chile La activista climática Greta Thunberg frente al Parlamento Sueco. Foto: Anders Hellberg - Eget arbete, CC BY-SA 4.0 (Wikipedia).

Greta Thunberg toma un año sabático – y viaja a Chile

La joven activista sueca fue invitada a dos cumbres sobre el cambio climático, una en septiembre, en Nueva York, y la otra en diciembre, en Santiago de Chile. Aceptó ambas, y pronto cruzará el Atlántico. Aunque aún no sabe cómo.  

- Fue una decisión difícil, pero ahora es cuando las cosas tienen que cambiar, dice Greta en una entrevista con Dagens Nyheter. Como la adolescente no viaja en avión, el viaje a América le tomará su tiempo, por lo que decidió tomarse un año sabático.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Faltando poco para concluir la enseñanza básica, la activista climática Greta Thunberg decidió esperar un año antes de comenzar la enseñanza secundaria.

 

Aún no sabe cómo solucionará el problema de cambiar de continente sin viajar en avión. La alternativa es por barco, lo cual toma tiempo.

- Puesto que no viajo en avión, tendré que atravesar el Atlántico de alguna otra manera. En realidad, no lo he resuelto aún, pero de alguna forma llegaré allí. Al menos lo intentaré resolver por todas las formas posibles, dijo este fin semana Greta Thunberg, en entrevista con el matutino Dagens Nyheter.

 

La adolescente que inició el movimiento juvenil global contra el calentamiento global, “Fridays for Future” (Viernes por el Futuro) que ha movilizado a cientos de miles de niños y adolescentes en el mundo entero piensa que no hay tiempo que perder.

 

Por esto, cuando sus compañeros vuelvan al colegio después de las vacaciones de verano, Greta estará en América.

 

La esperan dos importantes eventos: la Cumbre sobre la Acción Climática ONU 2019, en Nueva York que se realizará en septiembre. Y la COP25 que tendrá lugar en Santiago de Chile.

- Es un hecho que es ahora cuando las cosas tienen que cambiar. El 2020 debemos haber reducido la curva de emisiones considerablemente, si queremos tener la chance de mantener el calentamiento global bajo los 1,5 o 2 grados. Mi escolaridad no sufre ningún daño si me atraso un año. Haré la secundaria más tarde, dijo Greta a Dagens Nyheter.

 

La activista sueca había comunicado su decisión de partir ahora hacia el continente americano en un discurso en Viena, donde participó en una huelga escolar por el clima junto a 35.000 personas.

 

Había sido invitada por Arnold Scharzenegger a la cumbre R20 Austrian World Summit.

 

Ahora la meta de Greta es convocar a jóvenes de todo el mundo a una semana a nivel mundial de acción por el clima, a partir del 20 de septiembre, en vísperas de la cumbre de la ONU en Nueva York, el 23 de septiembre.

 

Y esta vez no solo a los jóvenes. Greta hace un llamamiento para que también los adultos se unan a esta lucha por el planeta.

- A los adultos que dicen que deberíamos estar en la escuela queremos decirles: ¡Vayan también a la huelga! Hagan huelga desde el trabajo, salgan a las calles. ¡Hagan algo! Les necesitamos ahora más que nunca.

 

Aunque reconoció que la decisión de estar un año sin ir a la escuela no fue fácil.

- No sé cómo lo manejaré, quiero aprender cosas. Tal vez pueda tratar de aprender un idioma, durante este tiempo…

 

 
La activista climática Greta Thunberg frente al Parlamento Sueco. Foto: Anders Hellberg - Eget arbete, CC BY-SA 4.0 (Wikipedia). 

 

About Author

Related items

  • Adopciones ilegales - Los niños que fueron robados en Chile y traídos a Suecia

    ¿Qué siente una madre cuando le arrebatan su hijita a dos días de haber dado a luz? ¿Que siente una joven mujer que ha vivido toda su vida con la certeza de que su madre la abandonó al nacer?  Después de 40 años, madre e hija se reencuentran, y no lo pueden creer.

    Dagens Nyheter aborda el tema de los niños que fueron robados en Chile y dados en adopción en Suecia. “¿Cerró los ojos Suecia cuando se llevaron los niños?”, escribe Peter Wolodarski en la editorial del domingo. Y concluye: “Una comisión de la verdad sería un primer paso. La verdad no es peligrosa, es necesaria”.

     

     Por: Marisol Aliaga    

     

    Duele el alma leer el reportaje  del matutino Dagens Nyheter (Noticias del Día) fruto de una intensa investigación periodística que ha tomado meses en realizar. El equipo del diario ha conversado con los niños/as –ahora adultos, que viven en Suecia – que fueron dados en adopción hace 40 años atrás, y viajó a Chile para escuchar los testimonios de las madres a quienes les arrebataron sus hijos.

    No es la primera vez que se aborda el tema en Suecia, sin embargo, la edición impresa del sábado y el domingo pasado lo presenta en profundidad. La televisión estatal sueca también se había referido anteriormente a las adopciones ilegales desde Chile, pero Dagens Nyheter aporta nueva información y actualiza un tópico doloroso que debiera salir a la luz.

    Aunque el interés de Suecia no ha sido muy grande para aclarar lo que realmente sucedió con los niños que fueron arrebatados de sus madres, puestos en un avión y ubicados en familias suecas.

    Algunos tuvieron la suerte de ser acogidos con afecto por padres que anhelaban hijos. Otros no. Y al sufrimiento de haber escuchado toda la vida que fueron dados en adopción para “tener una vida mejor” o porque "su madre los había abandonado” se suma ahora la rabia de saber que fueron víctimas de personajes inescrupulosos que los arrebataron del seno de sus madres. Que fueron robados. 

    En una gran cantidad de casos se trata de familias de la etnia mapuche de la zona de la Araucanía, al sur de Chile. Madres pobres y desamparadas que dejaban a sus bebés a cargo de cuidadores mientras iban a ganarse el sustento diario. Y que cuando fueron a recogerlos, al final de una dura jornada, los niños ya no estaban. O madres a quienes simple y sencillamente se les dijo que sus bebés habían muerto, a pocas horas de haberlos parido.

    Cuando ellas insistieron, las amenazaron con echarle los carabineros encima, en plena dictadura cívico-militar en Chile. Todos quienes presenciamos el golpe militar del 73 sabemos lo que eso significa. Ellos tenían las armas y tenían el poder. Las madres solo tenían su dolor y su impotencia al saber que su bebé no podía estar muerto, porque habían escuchado su llanto. Pero cuando tú eres pobre, las autoridades pueden quitarte todo, incluso tus hijos. 

    Como es el caso de la señora Irma Flores Curilem y su esposo Oscar Godoy, quienes, luego de vivir en el campo, se trasladan a la ciudad de Temuco, junto a sus tres hijos, durante la década de los 70. Uno de los niños está enfermo y necesita ser operado. Pero cuando se ponen en contacto con el hospital, son objeto de manipulaciones y graves amenazas de parte de carabineros. La pareja es de escasos recursos y no saben cómo defenderse. Finalmente, el padre firma un documento que no ha leído. Grave error, les arrebatan a sus tres hijos. 40 años después, encuentran a sus hijos en Suecia. El reportaje de Dagens Nyheter no aparecen los nombres de los hijos ni tampoco si se han reencontrado con sus padres biológicos. 

    Quienes sí se van a reencontrar son las hermanas Hilda González y Maria Nilsson. Aunque a ambas les da miedo viajar en avión. Y más de 13.000 kilómetros las separan, Hilda vive en Santiago y Maria en Småland, al sur de Suecia.    

    Hilda ha buscado a su hermana desde que tuvo conocimiento de su existencia. Maria desde 2018, a raíz de la investigación del canal chileno Chilevisión. El periodista Alejandro Vega desveló el caso de las adopciones ilegales, y entonces cientos de niños - ahora adultos, adoptados suecos comenzaron a buscar a sus padres biológicos.

    Un día, Maria recibe buenas noticias desde Chile. Una organización que ayuda a niños a encontrar a sus padres, y viceversa, le comunica que han encontrado a su madre biológica.

    “Tu madre lloraba y lloraba. Dice que te robaron cuando solo tenías dos meses”, le escriben en un mensaje de texto.

    Su madre, como tantas otras madres de escasos recursos, se había visto obligada a dejarla en una guardería, para ir a trabajar. Le prometieron que era solo una solución temporal, solo por unas semanas, hasta que su situación mejorara. El personal de la guardería se encargaba de cuidar a Maria, de solo meses. Su madre volvía para amamantarla, durante el día.

    Un día que la fue a recoger, no la encontró más.

    Hasta el 2018, cuando Hilda y Maria se contactan. Y en un primer mensaje de texto, Hilda le escribe a su hermana:

    “JAG ÄR DIN SYSTER!”, (¡soy tu hermana!), con mayúsculas y en sueco.

    - Tenemos medio mundo entre nosotras, no hablamos el mismo idioma y tenemos orígenes culturales completamente diferentes. Pero vamos a encontrarnos, dice Maria Nilsson, a Dagens Nyheter.

     

     
    Imagen sacada de la versión impresa de Dagens Nyheter del domingo pasado. Fotógrafo: Alexander Mahmoud.

     

    El diario también toca el caso de Fredrik Nyberg, quien vive en Nyköping, 100 km al sur de Estocolmo. También encontró a su madre biológica en el 2018. Entonces supo que había sido robado desde un orfanato y dado en adopción. El mismo año viajó a Chile y se reencontró con sus hermanos Guadalupe y Leónidas. Este último le entrega un papel arrugado.  

    Leónidas le dice que lo ha llevado consigo durante todos estos años: es el certificado de nacimiento de Fredrik. Nunca ha perdido la esperanza de encontrar a su hermano y ahora, por fin, puede entregarle el documento.

    Entonces Fredrik no solo experimenta la sensación de haber sido abandonado, sensación que lo ha acompañado toda su vida. Ahora además siente rabia.

    ¿Cómo reparas una vida que ya pasó?, se pregunta.

     

    Jenny Käppe, por su parte, se pregunta por qué algunas personas tienen hijos si luego se desentienden de ellos. Durante sus 40 años vivió con el convencimiento de que su madre no quería saber de ella. Que la había abandonado.

    - ¿Por qué tienes hijos entonces? Solo sentía repugnancia. Pero hoy, se siente como si he vivido en una mentira, en una maldita mentira, toda mi vida ha sido una inmensa gran mentira, dice, en la entrevista con el equipo de DN.

    Y durante todos esos años su madre, Juana Orias Blanco, se ha preguntado si su hija realmente había muerto. ¿Por qué no la había buscado, si estaba en vida? 


    En 1979,
    dio a luz una niña en el hospital de Nueva Imperial, en las afueras de Temuco. Pero la joven madre nunca vio a su hija, la matrona se la lleva de inmediato a la sala de prematuros.

    Espera y espera y cuando, a los dos días, exige ver su bebé para darle pecho, le responden que la niña había muerto el día anterior. Se va a su casa, pero vuelve a diario para preguntar nuevamente por su hija. No puede ser que haya fallecido. Y cuando, ya resignada, pide que le entreguen el cuerpecito de su niña, para darle sepultura, una asistente social la amenaza con los carabineros.

     

    40 años más tarde, por fin, ve el rostro de su hija, a través del celular. Y no puede creer que sea cierto.

    - ¿Cómo estás Jenny? ¡Eres tan hermosa Jenny! ¡Te mando muchos besitos!

     

    La madre y la hija se han reencontrado, después de cuatro décadas de ausencia.

     

    Pero no todos han encontrado a sus madres o hermanos biológicos, tal cual lo constata la investigación de Dagens Nyheter.

    En agosto de 1976, Rosa Carrera Tenario es hospitalizada, y luego de 15 días da a luz a un niño. Sin siquiera mostrárselo a su madre, se llevan al bebé a la sala de prematuros. Durante un mes Rosa mira las cunas, a través de una mampara. Le dicen que su bebé está ahí, y que está bien. Hasta que un día le comunican que el bebé falleció, pero no le entregan su cuerpo. Ha buscado a su hijo durante todos estos años.

    A las otras madres les dicen lo mismo: que sus bebés fallecieron y que sus cuerpos van a “servir a la Ciencia”, sin darles la opción de decidir se están de acuerdo con ello o no. Tampoco les entregan certificados de defunción.


    Como tampoco se lo entregaron a la madre de Daniela Manríquez, luego de dar a luz en el Hospital del Salvador. Tuvo dos mellizas, pero a su madre le dijeron que solo de ellas una sobrevivió el parto. Daniela estudia Enfermería, y cuando hace su práctica en el hospital en que nació, encuentra el certificado de nacimiento en el cual aparece que las dos guaguas sobrevivieron el parto. Entonces comienza a buscar a la hermana que nació dos minutos antes que ella.

     

    Estos son solo algunos de los testimonios que recoge el diario sueco. Hay más.


    Fotografía de la versión impresa de Dagens Nyheter. El Sueño de Robert Karlsson es que él y todos los demás en su situación tengan justicia.

     

    Desde febrero de 2018, se está llevando a cabo una investigación penal en Chile que examina más de 10,000 adopciones. Al menos 640 de los casos trata de niños adoptados desde Suecia, la mayoría de estas adopciones se hicieron a través de Adoptionscentrum (Centro de adopción).

    Adoptionscentrum es una organización sueca sin fines de lucro que se fundó en 1969 y que ha tramitado la adopción de alrededor de 25.000 niños, a Suecia, desde 60 países.

    2.021 niños fueron dados en adopción desde Chile a Suecia, a través de este centro. Gracias a agujeros en la ley chilena de adopción, y de que las autoridades pertinentes no se percataron de ello, o, como dice Peter Wolodarski en su editorial del domingo, cerraron los ojos, se llevaron a cabo adopciones, en la práctica, ilegales. Se pasó a llevar la cláusula de que los padres adoptivos y el niño vivieran juntos dos años. En la práctica se llevó a cabo en unas semanas.

    La representante de Adoptionscentrum en Chile, una mujer sueca casada con un ciudadano chileno y que ha trabajado para esta organización durante dos décadas, presentó una querella en contra de Chilevision, en 2017, cuando el canal publicó su investigación.

    No obstante, una investigación parlamentaria de julio de 2019, en Chile, dio su opinión al respecto. La investigación constata que los niños fueron arrebatados a sus padres: “Es una verdad que no se puede contradecir y que se apoya en los testimonios de todas las personas que han sido llamadas a participar en este caso”. Estipula que niños desaparecieron y que esto se llevó a cabo dentro de una red que “actuó de manera coordinada con el objetivo de apoderarse de los menores, especialmente si sus madres se encontraban en situación de vulnerabilidad”.

    Como siempre, en Chile, los pobres y los marginados son los más afectados. Las comunidades mapuche. Muchos de ellos de la Araucanía, de la ciudad de Temuco.

    Allí se confabularon asistentes sociales con carabineros, maltrataron a los padres y les robaros sus hijos. Según la investigación a la cual ha tenido acceso el diario, la mayoría de los niños que llegaron a Suecia son de origen mapuche.

    - Era fácil robar niños en Temuco, constata Jeannette Velásquez, voluntaria de la asociación sin fines de lucro Hijos y Madres del Silencio, en entrevista con el medio.

     

     
    ¿Cómo reparar una vida que ya pasó? Se pregunta Fredrik Nyberg. Él encontró a su familia biológica en 2018 y supo que había sido robado a los cuatro meses de edad y enviado a Suecia en adopción. Foto: Recorte de la portada de Dagens Nyheter del domingo. 

     

     

  • Panguipulli: La obscena historia de impunidad de un lindo pueblo del sur de Chile

    El asesinato del joven malabarista Francisco Martínez Romero, en Panguipulli, al sur de Chile, conmocionó al país. El artista callejero cuestionó un control de identidad realizado por Carabineros, lo que resultó en que un efectivo le disparó a quemarropa. El joven falleció en la calle, a plena luz del día. 

    "Quizás una conciencia colectiva que estalla frente al cobarde asesinato de Francisco Martínez Romero, un muchacho humilde, un artista de las calles y creador de bellas joyas con piedras preciosas y noble cobre andino, en medio de una ciudad turística como Panguipulli, a vista y paciencia de los transeúntes en una de esas tardes de verano de postal del sur, en un pueblo donde nunca pasa nada, no se puede entender a primera vista", escribe, en este reportaje del medio local El Puelche, el periodista Mauricio Durán Espinoza. 

     Por: Mauricio Durán Espinoza. Elpuelche.cl. 06-02-2021.  

     

    Mientras escribo estas líneas, la Municipalidad de Panguipulli, el juzgado de policía local y otras dependencias de servicios públicos arden y se consumen por las llamas en una expresión de rabia e impotencia, frente a la indolencia y el desprecio por la vida de un joven.

    Quizás una conciencia colectiva que estalla frente al cobarde asesinato de Francisco Martínez Romero, un muchacho humilde, un artista de las calles y creador de bellas joyas con piedras preciosas y noble cobre andino, en medio de una ciudad turística como Panguipulli, a vista y paciencia de los transeúntes en una de esas tarde de verano de postal del sur, en un pueblo donde nunca pasa nada, no se puede entender a primera vista.

    Quizás la desafortunada intervención del Alcalde de Panguipulli, más preocupado del orden público y de la vuelta a la normalidad, que de dar un sentido pésame a la familia del joven asesinado en declaraciones a medios nacionales. Quizás la declaración pública de Carabineros de Chile tratando de instalar la defensa propia como excusa para respaldar al funcionario policial.

    Quizás hay que dar un poco más de contexto, para que se dejen de decir que no lo vieron venir.

     

    Escena uno: Un asesinato a plena luz del día

    Que vemos en el video, a Francisco Martínez Romero, sosteniendo en sus manos sus malabares hechos de un latón sin filo, artefactos y no armas blancas, que se consiguen en cualquier tienda de artículos circenses. El joven está siendo rodeado y apuntado por tres efectivos policiales. Hay dos disparos a los pies del muchacho, quien se esconde del carabinero que tiene de enfrente en una caja o tablero eléctrico que controla los semáforos. Luego de los dos disparos, Francisco en una reacción natural ante el uso desproporcionado de la fuerza, se abalanza para asustar al efectivo policial quien finalmente le dispara en un muslo y luego otro disparo que le atravesó el pecho. El carabinero y los efectivos policiales se retiran del lugar, mientras el cuerpo de Francisco exhalaba su ultimo respiro, auxiliado por una TENS que fue testigo junto a su hija del hecho,

    El testimonio de la Tens, Naty Peralta, que dejamos aquí, nos explica sin eufemismos la situación vivida durante la tarde del viernes 5 de febrero de 2021 en el centro de Panguipulli.

     

        

     

    Escena dos: Una larga historia de impunidad I

    Panguipulli es una comuna que se encuentra al noroeste de la provincia de Valdivia, en la región de Los Ríos y a pesar de su belleza natural y aspecto de pueblo donde nunca pasan este tipo de situaciones, tiene un historial de impunidades y despojos que se remontan desde la llegada de los colonos al territorio y la usurpación de tierras mapuche, ahí están los asesinatos de mapuche que se opusieron al avance del progreso a costa de su territorio, producto de engaños y corridas de cerco. Esto relatos están expuestos en el Parlamento de Koz Koz escritos por el periodista Aurelio Díaz Meza, allá por 1907.

    Luego vinieron los años de la explotación forestal que trajo consigo la expoliación de los trabajadores forestales y sus familias, que cansados de tantos abusos y pagos en vales de pulperías tomaron el control de sus vidas; y en el contexto de la reforma agraria intentaron construir en estas cordilleras un mundo más justo para ellos y para sus hijos. Pasó nuevamente el cuervo de la violencia estatal y en nuestra memoria están presentes los detenidos desaparecidos, las torturas, los fusilamientos de trabajadores que solo ejercían sus derechos y su dignidad en plenitud por primera vez en la vida. Más de setenta nombres están en las placas del monumento de Neltume, que diariamente hace una vigilia permanente en búsqueda de justicia a este horrible y vergonzoso capítulo de la historia nacional de la impunidad.

    Todos estos elementos están descritos en extenso en el Informe Rettig y en el Informe Valech, así como en diferentes libros de memorias y testimonios de la lucha obrera. Que decir de los desplazamientos forzados de familias completas de las cordilleras a poblaciones como la Lólquellen o como pueblos cercanos como Melefquen. No olvidar que el último desalojo lo hizo el grupo Luksic, al expulsar a las familias de Enco. No olvidar que las 320 mil hectáreas del Complejo Forestal y Maderero, pasaron a las manos de los nuevos ricos a precios irrisorios, que hablan de un despojo corrupto a finales de la dictadura militar.

    Tampoco podemos olvidar la impunidad en el asesinato y tortura de siete luchadores sociales en 1981, que resistieron y combatieron una dictadura que implementó este modelito de país oasis de paz, tranquilidad y progreso en América Latina.

    Veo los noticieros y vuelven a repetir que Panguipulli es un lindo pueblo del sur donde nunca pasa nada. Hay que seguir con esta memoria obstinada.

     

    Escena Tres: Una larga historia de impunidad II

    Pero el 21 de agosto de 2016, a Macarena Valdés, madre de cuatro niños, compañera floreciente de ternura y esperanza, nos la arrebató ese cuervo invisible lleno de violencia , por defender junto a su compañero Rubén Collío y la gente de las comunidades mapuche, el territorio de Tranguil de la instalación de una mini central hidroeléctrica. A pesar de los rumores inoficiosos y viles, ahí están los informes tanatológicos que indican que Macarena no se suicidó, sino que hubo participación de terceros. Hasta el momento, la impunidad de la violencia que opera en la sombras nos impide hacer justicia en este lindo pueblo con vista al lago y la cordillera. En estos días, su suegro Marcelino Collío, dejó este plano terrenal hacia el Wenumapu sin encontrar justicia, mientras la carpeta de investigación duerme en algún escritorio de la Fiscalía de Panguipulli.

    La impunidad es obscena.

    Y este viernes 5 de febrero de 2021, un carabinero, al cual el Estado de Chile le entregó un revólver para defender y proteger a sus ciudadanos, comete un asesinato a plena luz del día en el centro de Panguipulli; amparado en su rol de autoridad y en medio de un remedo de protocolo de control de identidad, matando a Francisco, un muchacho en situación de calle, preocupado del sentido humano y su relación con la naturaleza, un cabro lindo con un piuke y pulli (corazón y espíritu) tan azul como el cielo que nos cubre, tan digno en su sencillez como ese profundo reflejo de las montañas azules que lo cobijarán de aquí en adelante, como un manto brillante, pues el era el más sencillo y digno entre nosotros y nosotras.

    La violencia policial e institucional tambien es obscena.

     

    Todo asesinato público es un asesinato político

    Claramente lo de este viernes 5 de febrero, fue una muestra más de la violencia institucional que gracias a la impunidad centenarias, justifica las acciones de aquellas personas que repletas de privilegios tratan de establecer un orden clasista, represivo, segregador y humillante para los pueblos mapuche y chileno que habitan este lindo pueblito donde cada asesinato que les he relatado ha sido político.

    Recalcamos lo de político por que tras una espontánea manifestación ciudadana, en repudio a este asesinato, Carabineros copó el centro de la ciudad con efectivos policiales tratando de imponer un escenario de miedo y terror, con lacrimógenas so pretexto de restablecer una normalidad que efectivos de su institución; habían quebrado con la delicadeza de un elefante corriendo en medio de una cristalería. Esto, unido a los desafortunados comentarios de la autoridad local, a la declaración pública de carabineros calificando el asesinato como en defensa propia, se sintieron como una provocación, como un escupitajo, como un insulto más a la inteligencia y la sana conciencia de la gente justa y trabajadora que habita Panguipulli.

    Recordemos que todo asesinato es político en este pueblito del sur de Chile, donde nunca pasa nada según la tele.

    Algunos se quejarán de los incendios de espacios públicos, de las barricadas y de esta revuelta popular que con sus fuegos intenta purificar tanta miseria humana, tanta vileza, tanta sangre que ha cubierto nuestros campos y calles.

    Los edificios, las construciones, los computadores, los registros, todo eso se puede recuperar o reconstruir, pero las vidas de Francisco Romero, de Macarena Valdés, de los luchadores sociales que enfrentaron dignamente la dictadura militar, de los trabajadores y trabajadoras del Complejo, y nuestras lamgen y peñi asesinados y torturados durante el proceso de colonización y usurpación del territorio mapuche de Panguipulli a inicios del siglo XX, no se pueden reparar, no se pueden resarcir, ya que la impunidad es una violenta arma política de terror y una costumbre en pueblos del sur de Chile con vista al lago y al volcán.

    Los medios de comunicación han tratado de instalar ese eufemismo de mierda denominado “confuso incidente” o “enfrentamiento”. Estimados colegas comunicadores, no fue confuso, fue un asesinato a plena luz del día, ni tampoco un incidente aislado en esta larga y hermosa historia de impunidad sistemática de este pueblito del sur de chile que le hemos relatado sintéticamente.

    Sabemos que intentaran utilizar esta revuelta inédita en la historia local de Panguipulli, para militarizar el territorio so pretexto de la vuelta a la normalidad y el restablecimiento del orden público, ya lo escribe y pide por redes sociales José Antonio Kast, el rubiecito fascista del Partido Republicano, pidiendo que intervenga el ejército, antes de que quemen la ciudad completa y no olvidar que la Multigremial en la voz de su vocero, Juan Pablo Swett, ha estado solicitando la implementación de estado de sitio en la macrozona sur. Sabemos, por experiencia histórica como operan los patrones en el sur. No olvidemos que la impunidad de los privilegiados siempre será defendida por los fascistas en este lindo fundo con vista al mar y a la cordillera llamado Chile.

    Pero aquí no hacen falta más carabineros, ni más militares, ni imponer nuevamente el terrorismo de Estado para que la obscena impunidad siga sustentando el poder vertical y el privilegio autoritario de unos pocos, sobre los pueblos que habitan el territorio; en Panguipulli, es este territorio digno del Wallmapu, lo que es urgente y necesario es que se haga Justicia de Verdad por todos los asesinatos políticos y todas las vulneraciones a los derechos de los pueblos mapuche y chileno mestizo; realizados por la élite política, terrateniente y militar desde la mal llamada pacificación de la Araucanía hasta el presente.

     


    El cuerpo del joven malabarista Francisco Martínez Romero fue trasladado desde Panguipulli a Santiago, para ser despedido por sus familiares. 

     

     

  • Suecia supera los 10.000 muertos por covid-19 – y las cifras van al alza

    Este jueves se registraron 351 fallecimientos debido al coronavirus, y el país traspasó con ello la barrera de los diez mil. El viernes se sumaron otros 138 muertos y las cifras van al alza.

    Suecia registra un total de 10.323 decesos debido al covid, y 523.486 personas contagiadas. “Si se puede reducir la mortalidad con un confinamiento de unas 3 a 4 semanas, entonces se debería sopesar esta medida”, asegura el virólogo Fredrik Elgh.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La situación de la pandemia de covid-19 sigue extremadamente grave en Suecia, que supera las 10.000 muertes y con cifras que van al alza. 

     

    Ya lo habían vaticinado los médicos, antes de las festividades de fin de año: “La situación va a empeorar, vemos que las infecciones van en aumento y esto tendrá consecuencias”.

     

    4.703 nuevos casos confirmados de covid-19 se reportaron ayer, lo que suma un total de 523.486 personas infectadas. Hoy se registraron 138 nuevas muertes, ayer fueron 351, y en total los decesos alcanzan a 10.323. 

     

    Un total de 4.491 personas han recibido cuidados intensivos y en estos momentos 368 pacientes están internados en UCIs.

     

    Fredrik Elgh es médico jefe y profesor de virología de la Universidad de Umeå (además de político local del Partido del Centro). Él quiere ver medidas más estrictas en el país, sobre todo pensando en la gran diferencia de fallecidos entre Suecia y sus vecinos, y que aquí se superó la barrera de los 10.000 muertos. 

    - Esto es terrible. A mí me indigna y pienso que deberíamos hacer algo al respecto. Vamos a tener muchas más muertes si no nos esmeramos, dijo en el programa mañanero de la televisión estatal, Morgonstudion, de SVT.

     


    El virólogo Fredrik Elgh, en entrevista con Morogonstudion. Foto: captura de pantalla. SVT.

     

    Él teme que unas 5.000 personas más podrían morir en los próximos dos meses, si se continúa al mismo ritmo. 

    -- Si se puede reducir la mortalidad con un confinamiento de unas 3 a 4 semanas, entonces se debería sopesar esta medida. La gran mayoría de países europeos han considerado que vale la pena el esfuerzo, pero en Suecia no lo hacemos. 

     

    Fredrik Elgh quiere ver un cierre. Que no se permita viajar a las pistas de esquí, que los centros comerciales y la escuela primaria se cierren. Que durante estas semanas, las personas salgan solo para hacer las compras esenciales. Y que todos quienes lo puedan hacer se queden en casa. 

     

    Según él, las recomendaciones no bastan. 

    - El voluntariado del que hablamos antes no funciona del todo, afirmó.

     

    ¿Por qué una mortalidad tan grande?

     

    En estos momentos muchos se preguntan el porqué de tantas muertes en Suecia, el único país escandinavo que presenta cifras catastróficas. 

     

    Para la ex epidemióloga estatal, Annika Linde, la explicación es, sobre todo, una estrategia fallida. 

    - En primer lugar, hay tantos que han muerto en Suecia porque tuvimos la estrategia de dejar libre al virus y, en segundo lugar, porque asumimos que se podría manejar esto, para proteger a los ancianos, pero no pudimos. Resultó que no teníamos ninguna preparación para ello, expresó.  

     

    En tanto que el epidemiólogo estatal, Anders Tegnell, lo atribuye a que la covid-19 es "una enfermedad muy peligrosa”, sobre todo para personas de la tercera edad con comorbilidades. 

    Al principio de la pandemia, Tegnell aseguró que la infección no era más grave que una gripe. 

    Y sigue siendo escéptico al uso de mascarillas, aunque, desde el 7 de enero se recomiendan - solo en las horas peaks - en el transporte público. 

    - Desafortunadamente, esperamos que el aumento continúe, ya que tenemos una amplia propagación de la infección en el país”, dijo este viernes Karin Tegmar Wisell, jefa de sección de la Agencia sueca de Salud Pública, en rueda de prensa.

     

    En tanto, el programa de vacunación masiva sigue su curso. Hasta el 10 de enero se había vacunado a alrededor de 80.000 personas. 

     

    El rey Carl Gustaf y la reina Silvia fueron vacunados el viernes.  

     


    El personal de la salud se ha desempeñado al límite de su capacidad. Foto: TT.

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español