Viernes, 06 Diciembre 2019 | Login
Ann Linde condena declaraciones de Mauricio Rojas La ministra de Relaciones Exteriores de Suecia, Ann Linde. Mauricio Rojas. Foto: Marisol Aliaga/Presidencia.cl.

Ann Linde condena declaraciones de Mauricio Rojas

Luego de su fugaz paso por el ministerio de Las Culturas, Mauricio Rojas vuelve a indignar, tanto en Chile como en Suecia. Esta vez, por sus afirmaciones vertidas en canal 13 de televisión.

‚ÄúPara restablecer la seguridad p√ļblica, se tienen que tomar medidas muy duras, incluso con altos costos en vidas humanas‚ÄĚ dijo Rojas, provocando el repudio de la canciller sueca, Ann Linde.

‚ÄúEs inaceptable expresarse de esta forma respecto a cuando se matan personas. Me gustar√≠a saber qu√© opina el l√≠der de los conservadores al respecto‚ÄĚ, declar√≥ Linde a Dagens Nyheter, el viernes. ¬†

 

 Por: Magazín Latino

 

El ex director del Think tank de derechas, Timbro, ex diputado del partido Liberal (L), ex ministro de Cultura, constante colaborador del diario de derecha, Svenska Dagbladet, y actual asesor del partido conservador en temas de inmigración, nuevamente causó titulares en Suecia. Y, como siempre, después dio sus explicaciones.

 

Vale la pena recordar que tanto el presidente del partido conservador (Moderaterna), Ulf Kristersson, como el √≠cono del partido, Carl Bildt, lo felicitaron efusivamente, el a√Īo pasado, cuando fue nombrado titular de Cultura¬†por el presidente chileno Sebasti√°n Pi√Īera.¬†Sin embargo, dur√≥¬†solo cuatro d√≠as en el cargo, luego de que los trabajadores de la cultura, apoyados por una gran mayor√≠a de la poblaci√≥n exigieran su renuncia.

 

El jueves pasado hab√≠a sido invitado al matinal del canal 13 de televisi√≥n ‚ÄúBienvenidos‚ÄĚ y, ante una pregunta de la conductora sobre la situaci√≥n actual en Chile, Rojas expres√≥:

 

- Mira, para restablecer la seguridad p√ļblica, va a haber que tomar medidas muy duras con altos costos, incluso en vidas humanas. Yo creo que cualquier otra cosa que nos imaginemos es ilusorio.

 

Las reacciones no tardaron en llegar. Nuevamente el sueco-chileno recibió una lluvia de críticas en las redes sociales, entre otras, en Twitter.

 

‚ÄúApolog√≠a a matanzas masivas. Y lo dice por tv abierta. En EE. UU., donde vivo, esto es penado con m√≠nimo 10 a√Īos de c√°rcel‚ÄĚ, escribi√≥ un usuario.

 

‚ÄĚEsto aplica para denunciar y multar al canal por dar espacio a declaraciones abiertamente genocidas‚ÄĚ, apunt√≥ otro.

 

Un tuitero emplaz√≥ al Ministerio del Interior: ‚ÄúEstas declaraciones pueden ameritar ‚ÄúLey de Seguridad Interior del Estado‚ÄĚ por incitaci√≥n a la violencia. Espero asuman el ‚Äúcosto de llevar a estos personajes a sus programas‚ÄĚ, subray√≥, y exigi√≥ una explicaci√≥n del canal, la que hasta el momento no ha llegado.

 

En tanto en Suecia, la ministra de Relaciones Exteriores, Ann Linde, se refirió duramente a las palabras de Rojas.

 

"Es inaceptable expresarse de esta forma respecto a cuando se matan personas. Me gustar√≠a saber qu√© opina Ulf Kristersson con relaci√≥n a que miembros del partido se expresen de esta manera‚ÄĚ, escribe la canciller, en un correo electr√≥nico al matutino Dagens Nyheter, que este viernes public√≥ un art√≠culo sobre las declaraciones de Rojas.

 

El art√≠culo en DN lleva el titular: ‚ÄúEx miembro del Parlamento: para restablecer el orden, se requerir√°n vidas humanas‚ÄĚ

 

Pero la publicaci√≥n no hab√≠a estado en Internet muchas horas, cuando el diario hace una correcci√≥n, con el agregado: ‚ÄúRojas escribe a DN que su declaraci√≥n era ‚Äúuna constataci√≥n de los hechos, no algo que yo deseaba‚ÄĚ.

 

Y publica las largas explicaciones del exparlamentario, que sostiene que la ‚Äúrestauraci√≥n del orden‚ÄĚ tendr√° su costo y no ser√° una tarea simple o indolora.

 

DN: ¬ŅCondena usted la forma en que la polic√≠a mata a civiles sin juicio?

 

“Condeno fuertemente cualquier acto de parte de una autoridad que no se realice en conformidad con la ley y con pleno respeto de los derechos humanos. Los tribunales podrán decidir ahora si esto sucedió y en qué casos, y luego castigar a los culpables. Es por eso que existe el estado de derecho, tanto en Suecia como en Chile ", responde Rojas. 

 

No obstante, vale la pena mencionar el reciente informe de Amnesty International, que apunta a responsabilidades de la l√≠nea de mando,¬†no individuales. Al contrario de Pi√Īera, quien, por lo dem√°s, calific√≥ el informe de ‚Äúirresponsable‚ÄĚ, sin asumir responsabilidad alguna respecto a las graves violaciones a los derechos humanos en Chile.

 

‚ÄúLa intenci√≥n de las fuerzas de seguridad chilenas es clara: lesionar a quienes se manifiestan para desincentivar la protesta, incluso llegando al extremo de usar la tortura y violencia sexual en contra de manifestantes.¬†En vez de tomar medidas encaminadas a frenar la grav√≠sima crisis de derechos humanos, las autoridades bajo el mando del presidente Sebasti√°n Pi√Īera han sostenido su pol√≠tica de castigo durante m√°s de un mes, generando que m√°s personas se sumen al abrumador n√ļmero de v√≠ctimas que sigue aumentando hasta el d√≠a de hoy‚ÄĚ, dijo¬†Erika Guevara Rosas, directora para las Am√©ricas de Amnist√≠a Internacional.

 

Por su parte Human Right Watch, que también estuvo monitoreando la situación en Chile, hizo un llamado urgente a una reforma policial, corroborando las graves violaciones a los derechos humanos que se han cometido en Chile tras el estallido social.

 

Jos√© Vivanco, director de HRW, al presentar el informe se pregunt√≥ ‚Äúsi es que los Carabineros en Chile se mandan solos‚ÄĚ.

 

‚ÄúSeg√ļn informaci√≥n de la Fiscal√≠a Nacional, existen investigaciones preliminares pendientes sobre abusos sufridos por 2,278 presuntas v√≠ctimas, en las cuales se identificaron 203 miembros de fuerzas de seguridad como presuntos responsables, incluyendo 173 carabineros. Solo nueve ‚ÄĒ cuatro carabineros y cinco miembros de las Fuerzas Armadas ‚ÄĒ han sido formalizados; esto es, han pasado a un pr√≥ximo paso en la investigaci√≥n penal, en la cual existe intervenci√≥n del poder judicial‚ÄĚ escribe HRW.

 

Esto contradice lo expresado por Rojas, de que se estaría castigando a los culpables, y apunta, como Amnesty International, a una responsabilidad de los altos mandos.

 

¬ŅY la respuesta a la ministra Linde?

 

‚ÄúEl propio Mauricio Rojas ha explicado lo que quiere decir, tanto en la televisi√≥n como en comentarios posteriores. √Čl ha descrito una situaci√≥n muy grave. Es una descripci√≥n de las cosas, no un desarrollo que √©l desea. Tambi√©n enfatiz√≥ la importancia de un estricto respeto por las leyes y los derechos humanos‚ÄĚ, escribe Andres Hamrin, jefe de prensa del partido conservador Moderaterna (M).

 

De modo que, al parecer, Ulf Kristofersson no tiene nada que acotar a lo dicho por su colaborador.

 

Vale la pena recordar que este partido conservador (Moderaterna), despu√©s de 1973 solo conden√≥ la dictadura de Augusto Pinochet¬†moderadamente, para nada con la misma contundencia que la Socialdemocracia. Al contrario, los conservadores¬†sostuvieron que las atrocidades cometidas por la dictadura ‚Äúdeb√≠an verse en un contexto‚ÄĚ, el de ‚Äúviolencia que viv√≠a Chile‚ÄĚ antes del golpe c√≠vico militar.

 

En el parlamento de entonces, los conservadores (M) se opusieron a la línea de condena y solidaridad que levantara Olof Palme, como líder de la Socialdemocracia (S).

 


La ministra de Relaciones Exteriores de Suecia, Ann Linde. Mauricio Rojas. Foto: Marisol Aliaga/Presidencia.cl.

 

About Author

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magaz√≠n Latino te informa en espa√Īol