Miércoles, 14 Abril 2021 | Login
Suecia celebra su Día Nacional en casa La bandera sueca. El primer ministro Stefan Löfven. Foto: Omni.se.

Suecia celebra su Día Nacional en casa

Prácticamente todas las festividades del Día Nacional de Suecia se cancelan. El Instituto Sueco organiza, en cambio, una transmisión en vivo de 24 horas: "Sweden live: National day @ home".

El primer ministro Stefan Löfven instó a sus compatriotas a llamar a un ser querido. “La distancia física no significa distancia emocional”, dijo en su discurso online.

La tradicional celebración anual en Skansen se llevará a cabo, pero sin público. A las 20:00 el rey Carl Gustaf se dirigirá al país.

 

 Por Magazín Latino

 

Unas festividades patrias atípicas se realizan este sábado 6 de junio, Día Nacional de Suecia, antes llamado día de la bandera sueca, que se celebró por primera vez en 1916.

 

En el marco de la pandemia del Covid-19 que ya ha cobrado la vida de más de cuatro mil seiscientos ciudadanos suecos, se han cancelado prácticamente todas las festividades habituales. Solamente la tradicional celebración anual en el parque al aire libre Skansen se llevará a cabo, pero este año sin público.

 

Como siempre la familia real se dará cita en Skansen, y a las 20:00 se espera el discurso del rey Carl Gustaf.

 

El evento podrá ser seguido por televisión a través de la transmisión en vivo de 24 horas organizada por el Instituto sueco: "Sweden live: National day @ home".

 

La transmisión digital  "Sweden live: National day @ home" comenzó con un discurso de Stefan Löfven, quien se refirió a las especiales circunstancias que enfrentan millones de personas en todas partes del planeta.

 

- Alrededor de todo el mundo y aquí en Suecia, muchos anhelan reunirse con alguien a quien ahora no pueden ver, y añoran a que todo vuelva a ser como de costumbre, dijo el premier sueco.

 

Recordó la soledad que afecta a las personas mayores o que pertenecen a los grupos de alto riesgo, e instó a sus compatriotas a hacer una llamada telefónica a un ser querido.   

 

- La distancia física no tiene por qué significar distancia emocional.

 

Por su parte el tiempo hizo lo suyo para que la gran mayoría se resista a visitar los lugares públicos y siga, en cambio, la celebración desde la comodidad de su hogar:

 

Estocolmo se presentó con cielos nublados, lluvia y una temperatura de 12 grados.


La bandera sueca. El primer ministro Stefan Löfven. Foto: Omni.se. 

 

 

About Author

Related items

  • España, Alemania y Francia suspenden la vacuna de AstraZeneca

    Aunque la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y la OMS insisten en que el uso de la vacuna no implica riesgo para las personas inoculadas, España se suma a Alemania y Francia y suspende la vacuna de AstraZeneca.

    La EMA mantiene una investigación en curso, mientras Dinamarca, Noruega, Islandia, Italia y otros países han suspendido el uso de la vacuna de la farmacéutica sueco-británica. Suecia y Reino Unido, no obstante, continúan administrándola.

    Actualización: El martes, la inoculación con la vacuna de AstraZeneca fue suspendida también en Suecia, en espera del informe de la autoridad europea de medicamentos, que será presentado este jueves

     

     Por: Magazín Latino

     

    Nuevas complicaciones enfrenta la farmacéutica  AstraZeneca con su vacuna en contra de la covid-19. La semana pasada ya había anunciado la reducción a la mitad de sus despachos a Suecia y a otros países de la Unión Europea, lo cual significa que Suecia dejará de recibir más de dos millones de dosis durante el primer trimestre del año en curso. Esto tendrá un impacto en la ya lenta velocidad de vacunación en el país.

     

    Sin embargo, no es el único revés que enfrenta la farmacéutica.

     

    El 8 de marzo, Austria anunció la primera suspensión de un lote de la vacuna AstraZeneca, luego de la muerte de una enfermera de 49 años por "trastornos hemorrágicos graves" días después de ser inoculada.

     

    En Noruega una sanitaria de menos de 50 años falleció, luego de una trombosis cerebral, poco después de recibir su segunda dosis. Se han reportado dos casos más de personal de la salud que presentó episodios tromboembólicos luego de ser inoculados.

     

    En Italia, se reportó el fallecimiento de un hombre de 50 años que desarrolló una trombosis venosa profunda (un coágulo en las piernas), poco después de haber sido vacunado.

     

    Casi cinco millones de personas en Europa han sido inoculados con la vacuna de AstraZeneca, y se han reportado – hasta el jueves de la semana pasada – 30 eventos tromboembólicos.

     

    No obstante, la EMA declaró la semana pasada que: “Actualmente no hay indicios de que la vacuna haya causado estos trastornos, que no figuran como efectos secundarios”, y asegura que “los beneficios de la vacuna continúan superando sus riesgos y la vacuna puede continuar administrándose mientras se está investigando los casos de eventos tromboembólicos”.

     

    Por su parte, el epidemiólogo estatal sueco, Anders Tegnell, asegura que no está preocupado por la medida preventiva de los países de suspender la vacuna de AstraZeneca, en espera de los resultados de la investigación en curso. ”Yo no veo ningún riesgo de trombos”, dijo a la televisión sueca.

     


    La vacuna de AstraZeneca es una de las tres que está autorizada en Suecia, contra el SARS-COV-2, vale decir, el virus que ocasiona la covid-19. Foto: Läkemedelsverket.se. 

     

  • Sofia Nerbrand: El pueblo sueco no debería aceptar tantas personas enfermas

    “Ahora, más de 12.000 suecos (*) han sido víctimas de la covid-19. Podría haberse evitado. El gobierno debe proteger mejor a la población. El primer ministro Stefan Löfven (S) tiene la responsabilidad final del manejo de la pandemia por parte de Suecia”, escribe en una editorial Sofia Nerbrand, en Kristianstadsbladet.

     

    Fuente: Kristianstadsbladet. 4 febrero 2021. Traducción: Magazín Latino

     

    Ha habido troleo en el manejo sueco de la pandemia. En una etapa inicial, el gobierno y la Agencia Sueca de Salud Pública eligieron un camino diferente al de prácticamente todos los demás países. Nuestros vecinos nórdicos se propusieron minimizar la propagación de la infección implementando rápidamente medidas enérgicas. Los infectados, sus familias y aquellos con quienes habían estado en contacto fueron puestos en cuarentena.

     

    La ambición formulada era proteger a la población todo lo mejor posible de la epidemia. El país que ha tenido quizás más éxito es Nueva Zelanda, donde la primera ministra socialdemócrata, Jacinda Ardern, se negó a aceptar que resultaran a muchos muertos y enfermos.

     

    Su colega sueco, Stefan Löfven, adoptó un enfoque opuesto. Se sentó en el asiento trasero, detrás de los funcionarios, y dejó que el Director General Johan Carlson y al epidemiólogo estatal Anders Tegnell controlaran y comunicaran todo. Y formularon una estrategia mezquina. El objetivo era "aplanar la curva" para proteger la atención médica y los grupos de riesgo, no para salvar al mayor número posible de ciudadanos de una muerte prematura y un sufrimiento innecesario. En la práctica, Suecia permitiría que el virus atacara a la población a un ritmo tal que la atención médica fuera capaz de resistir.

     

    La elección [sobre la estrategia a seguir] era, por supuesto, una cuestión moral y, por lo tanto, política. El gobierno tiene la responsabilidad última, incluso si no lo ha asumido. También es extraño que la oposición no tuviera objeciones importantes. ¿Por qué, a dónde fue el humanismo? ¿Por qué Suecia se apartó del principio de precaución que normalmente aplicamos? ¿Qué dicen las prioridades sobre la forma en que se considera a las personas mayores?

     

    Porque hace un año se sabía que estábamos lidiando con una enfermedad que se propaga por el aire, que mata principalmente a personas mayores y frágiles. Y los informes de que incluso los jóvenes sanos tenían síntomas a largo plazo surgieron la primavera pasada. Sin embargo, las autoridades suecas han tardado en introducir testeos a gran escala, restricciones y recomendaciones sobre el uso de mascarillas, algo que la OMS, entre otros, lleva pidiendo desde hace mucho tiempo. Por lo tanto, obviamente la propagación de la infección de la infección fue muy alta aquí durante mucho tiempo, lo que da como resultado que muchos mueren.

     

    Ahora, al menos 12.028 (*) personas han muerto a causa del covid-19 en Suecia. Eso es 20 veces más que en Noruega.

     

    Se ha confirmado que cerca de 600.000 personas están infectadas aquí, muchas de las cuales presentan secuelas durante muchos meses. Por supuesto, la curva de infección ha disminuido recientemente, pero Skåne ha tenido uno de los niveles más altos de infección en Europa durante el invierno. El número de nuevos casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas se sitúa ahora en 618, lo que es una cifra alta.

     

    Las nuevas cepas mucho más contagiosas del virus pronto pueden producir una desagradable tercera ola. El hecho de que hasta el 11 por ciento de las personas que dieron positivo en Skåne la semana pasada sean portadores de las nuevas variantes es profundamente grave.

     

    El aumento exponencial les permite dominar dentro de pocas semanas, con consecuencias catastróficas. Portugal lo ha experimentado. Los funerales allá son cosa frecuente.

     

    Es hora de tirar del freno de mano para proteger la vida y la salud de los suecos hasta que la mayoría de las personas hayan sido vacunadas. Es necesario que el gobierno utilice ahora las herramientas proporcionadas por la Ley Pandémica. El nivel de ambición y el plan a seguir determinarán el resultado. El pueblo sueco no puede seguir aceptando pérdidas de muerte de la magnitud de un naufragio de Estonia – cada semana.

     

    (*) La cifra de muertos por el coronavirus asciende ahora (01-03-2021) a 12.826 personas.

    Fuente: https://www.worldometers.info/coronavirus/

     


    El Ministro del Interior, Mikael Damberg; el Primer Ministro, Stefan Löfven; la Ministra de Asuntos Sociales, Lena Hallengren; la Directora General de Salud y Seguridad Social, Olivia Wigzell; el Director General de la Agencia Sueca de Salud, Johan Carlsson. Foto: Marisol Aliaga (imagen de archivo. Mars 2020).

     

  • Suecia supera los 10.000 muertos por covid-19 – y las cifras van al alza

    Este jueves se registraron 351 fallecimientos debido al coronavirus, y el país traspasó con ello la barrera de los diez mil. El viernes se sumaron otros 138 muertos y las cifras van al alza.

    Suecia registra un total de 10.323 decesos debido al covid, y 523.486 personas contagiadas. “Si se puede reducir la mortalidad con un confinamiento de unas 3 a 4 semanas, entonces se debería sopesar esta medida”, asegura el virólogo Fredrik Elgh.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La situación de la pandemia de covid-19 sigue extremadamente grave en Suecia, que supera las 10.000 muertes y con cifras que van al alza. 

     

    Ya lo habían vaticinado los médicos, antes de las festividades de fin de año: “La situación va a empeorar, vemos que las infecciones van en aumento y esto tendrá consecuencias”.

     

    4.703 nuevos casos confirmados de covid-19 se reportaron ayer, lo que suma un total de 523.486 personas infectadas. Hoy se registraron 138 nuevas muertes, ayer fueron 351, y en total los decesos alcanzan a 10.323. 

     

    Un total de 4.491 personas han recibido cuidados intensivos y en estos momentos 368 pacientes están internados en UCIs.

     

    Fredrik Elgh es médico jefe y profesor de virología de la Universidad de Umeå (además de político local del Partido del Centro). Él quiere ver medidas más estrictas en el país, sobre todo pensando en la gran diferencia de fallecidos entre Suecia y sus vecinos, y que aquí se superó la barrera de los 10.000 muertos. 

    - Esto es terrible. A mí me indigna y pienso que deberíamos hacer algo al respecto. Vamos a tener muchas más muertes si no nos esmeramos, dijo en el programa mañanero de la televisión estatal, Morgonstudion, de SVT.

     


    El virólogo Fredrik Elgh, en entrevista con Morogonstudion. Foto: captura de pantalla. SVT.

     

    Él teme que unas 5.000 personas más podrían morir en los próximos dos meses, si se continúa al mismo ritmo. 

    -- Si se puede reducir la mortalidad con un confinamiento de unas 3 a 4 semanas, entonces se debería sopesar esta medida. La gran mayoría de países europeos han considerado que vale la pena el esfuerzo, pero en Suecia no lo hacemos. 

     

    Fredrik Elgh quiere ver un cierre. Que no se permita viajar a las pistas de esquí, que los centros comerciales y la escuela primaria se cierren. Que durante estas semanas, las personas salgan solo para hacer las compras esenciales. Y que todos quienes lo puedan hacer se queden en casa. 

     

    Según él, las recomendaciones no bastan. 

    - El voluntariado del que hablamos antes no funciona del todo, afirmó.

     

    ¿Por qué una mortalidad tan grande?

     

    En estos momentos muchos se preguntan el porqué de tantas muertes en Suecia, el único país escandinavo que presenta cifras catastróficas. 

     

    Para la ex epidemióloga estatal, Annika Linde, la explicación es, sobre todo, una estrategia fallida. 

    - En primer lugar, hay tantos que han muerto en Suecia porque tuvimos la estrategia de dejar libre al virus y, en segundo lugar, porque asumimos que se podría manejar esto, para proteger a los ancianos, pero no pudimos. Resultó que no teníamos ninguna preparación para ello, expresó.  

     

    En tanto que el epidemiólogo estatal, Anders Tegnell, lo atribuye a que la covid-19 es "una enfermedad muy peligrosa”, sobre todo para personas de la tercera edad con comorbilidades. 

    Al principio de la pandemia, Tegnell aseguró que la infección no era más grave que una gripe. 

    Y sigue siendo escéptico al uso de mascarillas, aunque, desde el 7 de enero se recomiendan - solo en las horas peaks - en el transporte público. 

    - Desafortunadamente, esperamos que el aumento continúe, ya que tenemos una amplia propagación de la infección en el país”, dijo este viernes Karin Tegmar Wisell, jefa de sección de la Agencia sueca de Salud Pública, en rueda de prensa.

     

    En tanto, el programa de vacunación masiva sigue su curso. Hasta el 10 de enero se había vacunado a alrededor de 80.000 personas. 

     

    El rey Carl Gustaf y la reina Silvia fueron vacunados el viernes.  

     


    El personal de la salud se ha desempeñado al límite de su capacidad. Foto: TT.

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español