Jueves, 04 Marzo 2021 | Login
Mails internos revelan otra imagen de la gestión sueca frente a la pandemia Anders Tegnell, epidemiólogo estatal. Johan Giesecke, epidemiólogo emérito.

Mails internos revelan otra imagen de la gestión sueca frente a la pandemia

La Agencia de Salud Pública de Suecia ha negado siempre que la estrategia para enfrentar al coronavirus sea la ´inmunidad de rebaño´.

Sin embargo, un intercambio de correos electrónicos publicados la semana pasada dejan en evidencia, entre otras cosas, la influencia que ejerció Johan Giesecke en la arriesgada apuesta sueca de cara a la pandemia. Ya en marzo, el exjefe de la agencia estatal se refería a la inmunidad colectiva.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

A poco comenzar el estallido de la pandemia de covid-19 en Suecia, una pregunta surgía a menudo: ¿será que la estrategia de la Agencia de Salud Pública es la ´inmunidad de rebaño´? Porque si bien es cierto que cada vez que el epidemiólogo estatal Anders Tegnell ha sido preguntado al respecto, ha negado que así lo fuera, pero junto a otros expertos ha vaticinado una serie de fechas sobre cuándo en Suecia alcanzaríamos la inmunidad.

 

Ninguno acertó.

 

Por su parte la OMS ha criticado la estrategia de la inmunidad de rebaño en varias ocasiones, puesto que el costo en vidas humanas es muy alto.

"Esta idea, de que los países que no han hecho mucho para frenar el contagio de pronto van a alcanzar la inmunidad comunitaria, y que no les importa si pierden a algunas personas mayores en el camino, es un procedimiento muy, pero muy peligroso", declaró Michael Ryan, director de respuesta a emergencias de la OMS, el 13 de mayo.

 

Suecia nunca tomó sus declaraciones como una posible crítica, y Tegnell ha reconocido, a lo más, que la inmunidad comunitaria es un “biproducto” de la verdadera estrategia: la de aplanar la curva y proteger a los adultos mayores.

 

En el resto del mundo la arriesgada apuesta sueca ha despertado tanto curiosidad como espanto. Porque mientras otros países cerraban sus fronteras y tomaban fuertes medidas para contener el virus, en Suecia seguían llegando aviones cargados con pasajeros provenientes de zonas de alto riesgo. Y nunca se les ordenó una cuarentena ni se les tomó un PCR. Las escuelas básicas nunca se cerraron y a los padres que se negaron a enviar a sus hijos al colegio se les llamó a terreno.

 

A poco de haberse declarado la transmisión comunitaria, Anders Tegnell declaró que “tiraba la toalla”, la infección no se podía parar. Incluso durante unos días cesaron los reportes diarios, hasta que se reanudaron nuevamente, mostrando durante los siguientes meses los números más devastadores de toda Escandinavia.

 

Afortunadamente, con la llegada del verano las cifras mejoraron. El número de fallecidos se redujo a un mínimo, al igual que la cantidad de ingresados en las unidades de tratamientos intensivos bajó considerablemente. También influyó en esto que en Suecia la temporada de verano es un “lockdown” natural, todo se cierra y la gente se va a pasar la temporada estival al extranjero o al campo.

 

No obstante, las recomendaciones de la FHM siguen siendo las mismas: guardar la distancia física y lavarse las manos con frecuencia. Tampoco hubo cambios respecto a las personas mayores de 70 años, a quienes se les sigue recomendando salir lo menos posible de sus casas y, de reunirse con otras personas, hacerlo al aire libre. 

 

Pero ¿en qué se ha basado la agencia sanitaria para recomendar estas medidas y quiénes han influido en la estrategia? 

 

Gracias al principio de transparencia (offentlighetsprincipen), que estipula que los documentos de todos los organismos estatales son de acceso público, cientos de mails internos fueron entregados a distintos medios, y el martes de la semana pasada el periodista independiente Emanuel Karlsten publicó algunos de estos en su blogg y en el vespertino Expressen.  

 

De esta correspondencia electrónica se desprende que ya en marzo, el ex jefe de Tegnell, Johan Giesecke, tenía en mente la idea de la inmunidad de rebaño. Giesecke había sido contratado por la empresa de fondos de pensiones “Tredje AP-fonden”, para analizar el impacto de la pandemia en las inversiones financieras. En un mail (13 de marzo 2020) a la empresa escribía: 

“He cambiado de opinión. Creo que el virus avanzará en Suecia como una tormenta y contagiará básicamente a todos en uno o dos meses. Probablemente es más contagioso que la gripe. Yo creo que ya hay miles de infectados en Suecia. La mayoría no se enferman tanto (un resfrío normal) y muchos ni siquiera se percatarán de que están infectados. Todo termina cuando muchos se infectan y después son inmunes, y el virus no tiene adónde ir (lo que se llama 'inmunidad colectiva', puedo contarles más sobre esto cuando nos veamos). Puede llevar entre 1 – 2 meses”.

 

Al día siguiente, estando aún contratado por esta empresa, Giesecke envía un mail a la Agencia sueca de Salud Pública (FHM) proponiendo algunas ideas de trabajo.

 

“/…/ Si las cifras de la influenza son confiables, podría ser interesante (y ojalá ´políticamente´ utilizable) ver si la curva del corona sigue la de la influenza a través del tiempo. Si les gusta la idea: ¿hay alguien en FoHM que pudiera dedicar algo de tiempo para esto?” , escribe.

 

La jefa de análisis Lisa Brouwers le responde rápidamente que va a instruir a una subordinada para que se encargue de esto. A pesar de que Johan Giesecke no trabaja en la Agencia de Salud Pública y no debería tener acceso ni a los resultados internos ni a los recursos de la agencia.

 

Un par de días después, el 17 de marzo, Anders Tegnell, en un escueto correo electrónico, le hace una oferta de trabajo. 

 

Título del mail:¿tiene ganas de trabajar aquí?” (“tiene”, no “tienes” sugiere que la invitación va dirigida a más de una persona, pero se desconocen los otros posibles destinatarios).

 

“¿Por qué no?”, responde Giesecke, al cabo de media hora.

 

 

De esta manera, el ex epidemiólogo estatal obtiene un contrato millonario en la entidad sanitaria “para apoyar en el análisis y modelado de la covid-19".

 

El contrato estipula un sueldo de 1.250 coronas la hora. La primera semana de trabajo en la agencia, Johan Giesecke factura 50 horas. Y se transforma en una celebridad al figurar en todos los medios nacionales y numerosos internacionales, en calidad de experto. 

 

"Es un desastre natural [la covid-19]. Es la naturaleza la que contraataca de alguna manera. Y, al igual que en el caso de una erupción volcánica, un terremoto o similar, los más débiles son los más perjudicados. Los que "corren demasiado lento"", afirmó en una entrevista con Dagens Nyheter

 

Lo que nadie sabía ni sospechaba era que Johan Giesecke no era una voz independiente, sino un representante de la Agencia de Salud Pública sueca y que facturaba por cada aparición en algún medio.    

  

Tampoco se sabía que su esposa, Kajsa Giesecke, estaba involucrada económicamente en el hospital de campaña que se construyó en las afueras de Estocolmo, en Älvsjö.  

 

La agencia sanitaria decidió, a comienzos de la pandemia, el cierre de la escuela secundaria y las universidades, y los jóvenes han estudiado a distancia, para evitar, en lo posible, el contagio.

 

Johan Giesecke se refiere a veces a Anders Tegnell y Johan Carlson (director general de la agencia de salud) como "sus chicos". Un viernes por la tarde les propone cambios que afectan las vidas de miles de personas. Después de una copa de vino.

 

Título del mail: Escuela secundaria

Fecha: 27 de marzo 2020. 20:59 

De: Johan Giesecke

Para: Anders Tegnell, Johan Carlson

 

"Yo creo que deberíamos cesar el cierre de la escuela secundaria y la universidad, después de Semana Santa. No juega ningún rol, desde el punto de vista epidemiológico, y sería una señal de mejoría.

Lo siento especialmente por todos los que ahora están en tercer año - es triste que no se les permita celebrar la graduación después de 12 años en la escuela.

Saludos,

Johan (luego de un vaso de vino el viernes por la tarde)".

Y no sería el único mail que enviara esa tarde. A la hora después envía un mail a Preben Aavistland, del Instituto de Salud Pública de Noruega: 

 

"Hola Preben,

como lo he dicho varias veces: Ustedes lo hacen mal, en Noruega.

Que estén bien,

Johan"

 

 
Anders Tegnell, epidemiólogo estatal. Johan Giesecke, epidemiólogo emérito. 

 

About Author

Related items

  • Sofia Nerbrand: El pueblo sueco no debería aceptar tantas personas enfermas

    “Ahora, más de 12.000 suecos (*) han sido víctimas de la covid-19. Podría haberse evitado. El gobierno debe proteger mejor a la población. El primer ministro Stefan Löfven (S) tiene la responsabilidad final del manejo de la pandemia por parte de Suecia”, escribe en una editorial Sofia Nerbrand, en Kristianstadsbladet.

     

    Fuente: Kristianstadsbladet. 4 febrero 2021. Traducción: Magazín Latino

     

    Ha habido troleo en el manejo sueco de la pandemia. En una etapa inicial, el gobierno y la Agencia Sueca de Salud Pública eligieron un camino diferente al de prácticamente todos los demás países. Nuestros vecinos nórdicos se propusieron minimizar la propagación de la infección implementando rápidamente medidas enérgicas. Los infectados, sus familias y aquellos con quienes habían estado en contacto fueron puestos en cuarentena.

     

    La ambición formulada era proteger a la población todo lo mejor posible de la epidemia. El país que ha tenido quizás más éxito es Nueva Zelanda, donde la primera ministra socialdemócrata, Jacinda Ardern, se negó a aceptar que resultaran a muchos muertos y enfermos.

     

    Su colega sueco, Stefan Löfven, adoptó un enfoque opuesto. Se sentó en el asiento trasero, detrás de los funcionarios, y dejó que el Director General Johan Carlson y al epidemiólogo estatal Anders Tegnell controlaran y comunicaran todo. Y formularon una estrategia mezquina. El objetivo era "aplanar la curva" para proteger la atención médica y los grupos de riesgo, no para salvar al mayor número posible de ciudadanos de una muerte prematura y un sufrimiento innecesario. En la práctica, Suecia permitiría que el virus atacara a la población a un ritmo tal que la atención médica fuera capaz de resistir.

     

    La elección [sobre la estrategia a seguir] era, por supuesto, una cuestión moral y, por lo tanto, política. El gobierno tiene la responsabilidad última, incluso si no lo ha asumido. También es extraño que la oposición no tuviera objeciones importantes. ¿Por qué, a dónde fue el humanismo? ¿Por qué Suecia se apartó del principio de precaución que normalmente aplicamos? ¿Qué dicen las prioridades sobre la forma en que se considera a las personas mayores?

     

    Porque hace un año se sabía que estábamos lidiando con una enfermedad que se propaga por el aire, que mata principalmente a personas mayores y frágiles. Y los informes de que incluso los jóvenes sanos tenían síntomas a largo plazo surgieron la primavera pasada. Sin embargo, las autoridades suecas han tardado en introducir testeos a gran escala, restricciones y recomendaciones sobre el uso de mascarillas, algo que la OMS, entre otros, lleva pidiendo desde hace mucho tiempo. Por lo tanto, obviamente la propagación de la infección de la infección fue muy alta aquí durante mucho tiempo, lo que da como resultado que muchos mueren.

     

    Ahora, al menos 12.028 (*) personas han muerto a causa del covid-19 en Suecia. Eso es 20 veces más que en Noruega.

     

    Se ha confirmado que cerca de 600.000 personas están infectadas aquí, muchas de las cuales presentan secuelas durante muchos meses. Por supuesto, la curva de infección ha disminuido recientemente, pero Skåne ha tenido uno de los niveles más altos de infección en Europa durante el invierno. El número de nuevos casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas se sitúa ahora en 618, lo que es una cifra alta.

     

    Las nuevas cepas mucho más contagiosas del virus pronto pueden producir una desagradable tercera ola. El hecho de que hasta el 11 por ciento de las personas que dieron positivo en Skåne la semana pasada sean portadores de las nuevas variantes es profundamente grave.

     

    El aumento exponencial les permite dominar dentro de pocas semanas, con consecuencias catastróficas. Portugal lo ha experimentado. Los funerales allá son cosa frecuente.

     

    Es hora de tirar del freno de mano para proteger la vida y la salud de los suecos hasta que la mayoría de las personas hayan sido vacunadas. Es necesario que el gobierno utilice ahora las herramientas proporcionadas por la Ley Pandémica. El nivel de ambición y el plan a seguir determinarán el resultado. El pueblo sueco no puede seguir aceptando pérdidas de muerte de la magnitud de un naufragio de Estonia – cada semana.

     

    (*) La cifra de muertos por el coronavirus asciende ahora (01-03-2021) a 12.826 personas.

    Fuente: https://www.worldometers.info/coronavirus/

     


    El Ministro del Interior, Mikael Damberg; el Primer Ministro, Stefan Löfven; la Ministra de Asuntos Sociales, Lena Hallengren; la Directora General de Salud y Seguridad Social, Olivia Wigzell; el Director General de la Agencia Sueca de Salud, Johan Carlsson. Foto: Marisol Aliaga (imagen de archivo. Mars 2020).

     

  • Más de 200 niños afectados de ´Long covid´ en Estocolmo

    Más y más niños están siendo investigados por ´Long covid´ en la clínica especializada recién inaugurada en el Hospital Astrid Lindgren en Estocolmo. La idea era que se recibirían 20 niños, pero han sido remitidos más del doble. Nuevas cifras de la región de Estocolmo recabadas por la televisión estatal, SVT, revelan que más de 200 niños en la región han sido diagnosticados con ´Long covid´.

    - Algunos van a la escuela, otros están completamente postrados en cama, dice Malin Ryd Linder, médica jefe de la clínica especializada en niños enfermos crónicos en Estocolmo.

     

     Fuente: SVT. 15 febrero 2021

     

    La edad promedio de los niños diagnosticados es de 11 a 13 años, según estadísticas de la Región de Estocolmo.

     

    Se han realizado un total de 214 diagnósticos de niños con ´Long covid´o , o covid persistente en el área de Estocolmo. Todavía no hay estadísticas completas para todo el país.

     

    - No tenemos la posibilidad legal de obtener esos datos desde la atención primaria, dijo Thomas Lindén, jefe del departamento de gestión del conocimiento para la salud y la atención médica de la Junta Nacional de Salud y Bienestar [Socialstyrelsen] en una conferencia de prensa el 10 de febrero.

     

    Los niños cuentan cómo se sienten

     

    Durante el último tiempo, el número de niños que han recibido atención médica por sus problemas de salud también ha aumentado en el Hospital Pediátrico Astrid Lindgren. Pero actualmente no hay pautas sobre cómo se debe tratar a los niños, por lo que el hospital de Astrid Lindgren funciona de manera amplia. Entre otras especialidades, el equipo que atiende a los niños incluye un psicólogo, fisioterapeuta, cardiólogo, neumólogo y neurólogo.

     

    - Esto puede verse un poco opacado tal vez por la atención médica para adultos y la covid para adultos, ya que los volúmenes son relativamente pequeños en comparación con la atención médica para adultos. Sin embargo, es importante que obtengamos recursos para estos niños, dice la médica jefe Malin Ryd Rinder.

     

    Investigación sobre ´long covid´ más adelante

     

    Es necesario cubrir muchas áreas, con el fin de obtener más conocimientos, pero actualmente no se realizan investigaciones en la clínica especializada del hospital de Astrid Lindgren.

    - Pensamos que era importante que los niños recibieran atención clínica. Por eso abrimos, dice Malin Ryd Rinder.

    El gobierno decidió recientemente invertir 50 millones de coronas en investigación que, entre otras cosas, responderá a la pregunta de qué tratamiento deben recibir los niños.

     

     

    SÍNTOMAS SOSPECHOSOS  DE ´LONG COVID´ EN NIÑOS

    Fatiga y síntomas recurrentes de infección.

    Dolor de garganta, dolor de cabeza y náuseas.

    Dificultad para concentrarse y lagunas de memoria.

     


    Foto: Svt.se. 

     

     

  • Región de Skåne: ”Dónde está la vacuna?”

    El Director Regional, Alf Jönsson, estaba frustrado, en la rueda de prensa de hoy. Él opina que las regiones están siendo injustamente criticadas por la lentitud en las vacunas.

    - Tenemos la capacidad y el personal, pero ¿dónde está la vacuna? se preguntó.

     

     Fuente: SVT. 10-02-2021 Traducción: Magazín Latino

     

    - Podríamos dar más de 140.000 dosis en una semana. Vamos a dar un total de 2 millones de dosis, y podríamos hacer esto muy rápidamente. La semana pasada me dijeron que habría un millón de dosis en Suecia durante febrero, pero hasta el momento no las hemos visto", dijo Alf Jönsson.

    - Tenemos el material y tenemos los empleados. Tenemos una alta capacidad, pero ¿dónde está la vacuna? Está tardando demasiado y no es debido a las regiones, sino a que las entregas de las compañías farmacéuticas se retrasan.

    Esto significa que las vacunas están retrasadas. La región cree que se podrá comenzar la vacunación de las personas mayores de 65 años a mediados de abril y el resto de la población, es decir, todos entre los 18 y los 64 años, en mayo.

     

    Recibe sólo un puñado

    La escasez de vacunas significa que la atención médica debe priorizar duramente cuando se trata de quién recibe la vacuna.

    - Parece mucho cuando se habla de cuántas dosis se envían, pero cada centro de salud recibe más o menos esta cantidad de dosis en una semana, dijo Alf Jönsson, mostrando un puñado de ampollas.

    - Sólo tenemos un plan de dónde partir. Los mayores y frágiles tendrán prioridad, y también los profesionales de la salud que los cuidan. Si tuviéramos más vacunas, no tendríamos que ser tan estrictos, dijo.

    Cuando hay escasez de dosis, surgen rumores sobre quién ha recibido la vacuna y quién se ha saltado la fila. Por lo tanto, Alf Jönsson ha ordenado que se informe de todas las discrepancias, con el fin se saber qué es cierto qué son sólo rumores.

     

    No se le puede administrar a los mayores

    El nuevo anuncio de la semana pasada de que la vacuna de Astra Zeneca no debe administrarse a personas mayores de 65 años ha ocasionado complicaciones en los planes de vacunación. La vacuna que llega en febrero y marzo es, en gran medida, precisamente de Astra Zeneca y esto significa que no es posible vacunar a aquellos que son los primeros en la fila.

    - Las diferentes vacunas se dirigirán a diferentes actores. Las vacunas de Pfizer y Moderna se enviarán a la atención primaria para vacunar a los ancianos, dijo Per Hagstam, coordinador de vacunación de la Región de Skåne.

    - La vacuna de Astra Zeneca se destinará a vacunar al personal de la salud, dijo. 

      

    La vacunación está muy retrasada

    A finales de abril – comienzos de mayo, se espera que pueda comenzar a vacunar al grupo de 65 para arriba que no viven en residencias de ancianos ni tienen asistencia en el hogar. Recién en junio se cree que este grupo estará totalmente vacunado.

    - Todo el calendario se basa en pronósticos basados en plazos de entrega. Sólo sabemos con un par de semanas de antelación cuántas dosis vamos a recibir, dijo Per Hagstam.

    - En abril esperamos además que se aprueben dos nuevas vacunas. Nuestra planificación se basa en ello.

     


    El director de la Región de Skåne,  Alf Jönsson, opina que las regiones han recibido demasiadas críticas injustificadas, debido a la lentitud del proceso de vacunación. Foto: Pantallazo, SVT. 

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español