Sábado, 04 Julio 2020 | Login
El fiscal presentó pruebas contundentes contra Akilov La entrada al tribunal. Drottninggatan después del atentado. Rakhmat Akilov. Foto:Metro.se.

El fiscal presentó pruebas contundentes contra Akilov

El fiscal presentó pruebas contundentes contra Akilov

Durante el segundo día de audiencias en el proceso en contra de Rakhmat Akilov, el miércoles de la semana pasada, el fiscal, Hans Ihrman, concluyó la exposición del desarrollo de los hechos.

Y presentó pruebas contundentes. Fotos, videos y chats de Akilov demuestran que éste estuvo en contacto con otras personas antes, durante y después del atentado.

El día anterior al atentado, Akilov juró fidelidad al Califa Ibrahim. Y, antes de tomar el metro a Estocolmo, el 7 de abril, envió otro video donde decía: “Hermanos, es hora de matar infieles”.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Todo estaba minuciosamente planificado.

En el segundo día de audiencias del juicio en contra de Rakhmat Akilov, el fiscal, Hans Ihrman concluyó con la presentación de los hechos.  

Al fin de la jornada se decidió que las audiencias se reanudarán el próximo martes, entonces será el turno del imputado de responder a las preguntas de los fiscales y de los representantes legales de la parte querellante, que son 145. Los querellantes son en total 150. 155 si se cuentan las víctimas fatales.

Y se repitió la misma escena del día anterior. A las 09.45 horas, se abrieron las puertas de la sala del Juzgado de Primera Instancia de Estocolmo, e hicieron entrada los jueces, fiscales y abogados. Como el día anterior, Akilov entró por la puerta de la izquierda, vistiendo una chaqueta de fleece y pantalones verdes. Cabizbajo, a excepción de una mirada furtiva a la sala donde se encuentra la prensa, detrás de una ventana a prueba de balas. Antes de tomar asiento, un guardia lo liberó de las esposas.

La seguridad es rigurosa. Todos quienes asisten a las audiencias deben someterse al control de seguridad típico de los aeropuertos.

Akilov lucía aún más demacrado que el día anterior, pero siguió con atención todo lo que se decía en la corte, a excepción de cuando el fiscal mostró las imágenes captadas por cámaras de seguridad, donde se ve el devastador efecto del paso del camión.

Con ayuda de alta tecnología y apoyado en los historiales de las llamadas telefónicas hechas por Akilov desde el 16 de enero de 2017, el fiscal mostró que éste estuvo todo el momento en contacto con representantes del Estado Islámico, en distintos países. Gracias a las fotografías captadas por los peritos policiales, se hizo una reconstrucción en 3D, del lugar del crimen: más de 400 metros palmo a palmo.

El fiscal mostró además imágenes captadas por las cámaras de seguridad de distintos centros comerciales de la calle Drottninggatan, que, por la magnitud del espacio, se dividió en zonas.

Imágenes impactantes en las que se aprecia la velocidad del camión que, a más de 60 kilómetros por hora, arrasó con todo lo que pilló a su paso.

No todas fueron mostradas a la prensa, antes de la pausa del mediodía, los periodistas que estábamos cubriendo la audiencia, tuvimos que abandonar la sala.

- Este juicio es tremendamente difícil para los querellantes. Estas imágenes muestran los últimos instantes de vida de algunas de las víctimas. Por respeto a ellas, hemos decidido que se haga a puertas cerradas, dijo Jessica Sandberg, representante legal de 13 querellantes.

La abogada explicó además que lo ocurrido “es un atentado terrorista que ha estremecido no solamente a los querellantes, sino también a todo el país. No hemos tenido un atentado terrorista de esta magnitud anteriormente, por ende, es muy duro para ellos”.

La fiscalía presentó contundentes pruebas técnicas, con lujo de detalles.

Minuto a minuto del día 7 de abril de 2017, el fiscal fue explicando lo que el imputado había hecho. Cada llamada, cada chat, cada video que envió desde su celular (historial que debió ser traducido al sueco). Fuera de eso, gracias a las cámaras de seguridad de las líneas del metro, apostadas en las calles, en restaurantes y tiendas, se pudo seguir paso a paso a Rakhmat Akilov, desde que salió de su casa, en dirección al centro de la capital.

 


Akilov, captado por una cámara de seguridad en Vårby. Foto: Polisen.

 

Anteriormente éste había preparado todo lo que necesitaba. Gracias a instrucciones recibidas en su celular, había fabricado una bomba, consistente en cinco botellas de gas butano, a las cuales les había adherido, con cinta adhesiva, 5 hojas de cuchillo de alfombras, además de una gran cantidad de clavos y de tornillos.

Este aparato explosivo, más un cuchillo de cocina de color rojo lo había depositado en el bolso que portaba ese día, siguiendo las instrucciones al pie de la letra, e inspirado en los atentados en Francia, Alemania y Barcelona (como también lo mostró el fiscal).

 

El artefacto explosivo que Akilov portaba consigo el 7 de abril. Foto: Polisen. 

 

Temprano por la mañana del mismo día, había escuchado en su celular, un discurso de un representante del Estado Islámico, un homenaje al “Profeta” donde se decía que “El Estado Islámico es la única medicina contra la maldad”. Luego había chateado con dos personas y les había enviado una foto de la bomba que había fabricado.

  

A las 12:47 horas, y luego de comprar snus en el quiosco, toma el metro hacia T-Central. Antes de abordar el tren, se toma una foto apuntando con el dedo índice, y la envía a sus contactos.

A las 13:15, una cámara lo capta, cuando cambia de tren, en dirección a Odenplan. Cerca de esta estación, sale a la calle y graba un video, que también envía a sus contactos. Advierte que no hablará mucho: ”La paz sea con vosotros y bendiciones para todos ustedes, mis hermanos que están en Zello junto al maestro Shahomada y escuchan mi verso. Mis hermanos, ha llegado la hora de Levante. Pónganse de pie, ahora es tiempo de matar los infieles”, dice, en un trozo de su arenga.  

Acto seguido, deambula por las calles aledañas, en busca de un vehículo de carga. A las 14:24 horas, frente al restaurante Caliente, en la calle Adolf Fredrik kyrkogata, encuentra un camión con las llaves en el control de mando. El chofer se encontraba descargando la mercadería. Se sube al pesado vehículo, se saca otra foto que envía a sus contactos y pone en marcha el camión. Da unas vueltas por las calles aledañas, al principio en dirección contraria, y chocando con algunos coches aparcados.

 


Los leones ubicados en Drottninggatan. Foto: Polisen. 

 

Luego de una velocidad lenta, toma finalmente Drottninggatan en dirección a Sergelstorg. Y comienza a acelerar. Gracias a las cámaras de las calles, los expertos pudieron calcular la velocidad del camión: una media de más de 60 kilómetros por hora, en una calle colmada de transeúntes.

Pasa a llevar los leones de cemento que se suponen eran obstáculos para los vehículos pesados. “Los leones vuelan como guantes”, dice el fiscal. Uno de estos (pesan 900 kilos) se atasca en el parachoques y es arrastrado 250 metros, antes de aterrizar en una tienda. Algunas personas son alcanzadas por la mole de cemento.

Las víctimas que fueron alcanzadas por el camión son encontradas a varios metros del lugar del impacto. Un padre arranca a su hijo de su coche y lo tira por los aires. El niño salva la vida, su padre fallece en el acto.

 

Ebba Åkerlund, de 11 años, iba a encontrarse con su madre, como de costumbre, en Drottninggatan. Sus padres recibieron la mala noticia de que era una de las víctimas a las cinco de la mañana del día siguiente, luego de largas horas de incertidumbre y de escuchar en todos los hospitales que no habían niños, entre las víctimas.

 


Fotos de la calle Drottninggatan tomadas de Google maps para la investigación preliminar. 

 

Para ilustrar el escaso espacio entre el camión y la muralla, el fiscal hizo uso de una cuerda, mostrando un metro. Esa fue la distancia que hubo entre el camión y los escaparates de las tiendas. En ciertos tramos, Akilov tuvo que elegir - debido a los bancos ubicados al centro de la calle - tomar su derecha o su izquierda. Con las consecuencias para quienes se encontraban en uno u otro lado.  

Al final del recorrido de 40 segundos de horror, el camión choca con otro león de cemento, pierde el control y se estrella contra el escaparate de la tienda Åhléns. Akilov prende la bomba, que no explota, pero que comienza a incendiarse.

De haber estallado, habría alcanzado a las numerosas personas que en esos momentos no entendían que esto podía suceder, y se acercaban al camión.

Cuando su pantalón prende fuego, Akilov, herido, abandona el camión saltando a través del parabrisas. Al poco tiempo, la policía publica una foto del sospechoso y, gracias a la imagen y a los numerosos tips de la población, el hombre es atrapado faltando cinco minutos para las ocho de la noche, en las afueras de Märsta, al norte de Estocolmo.

 

Rakhmat Akilov, al momento de su detención. Foto: Polisen. 

 

Desde entonces ha estado recluido en una celda, vigilado las 24 horas del día y sin que se apague nunca la luz. ¿La razón? El inminente riesgo de suicidio.

El fiscal presentó también en la segunda jornada de audiencias una animación del recorrido del camión, desde que Akilov lo abordó, hasta que se estrelló con el escaparate, desde tres puntos de vista distintos: a dos metros de distancia antes del vehículo, a dos metros detrás y desde la perspectiva del chofer. Impactante recreación ante la cual el imputado reaccionó con desgano. Más bien agachó aún más la cabeza.  

Hans Ihrman explicó también que en el bolsillo de la chaqueta de Akilov se había encontrado fragmento del vidrio del parabrisas del camión, de acuerdo con los peritajes y el dictamen de laboratorio. También se realizaron pruebas de ADN.

Porque, como ya lo hemos dicho anteriormente, de poco vale que el imputado se haya declarado culpable. Es necesario que el fiscal presente las pruebas técnicas que atan a éste al  delito del cual se le acusa.

De este modo, la fiscalía presentó hechos que señalan que el atentado sembró el miedo y el caos en la población. Con fotos de la gente que, a pie, se dirigía a sus hogares, y la plaza de Sergelstorg, que acostumbra bullir de gente, completamente vacía, un viernes por la tarde.

La meta principal del fiscal es demostrar que este fue un acto terrorista que estuvo dirigido no solo hacia unas personas, sino hacia todo el país.

Los fiscales deben probar que “la acción provocó una crisis que significó una fuerte carga sobre la sociedad que se vio amenazada en sus valores y funciones fundamentales”.

Este martes, Rakhmat Akilov deberá explicar los motivos que tuvo para causar el pánico en Estocolmo, ese fatídico 7 de abril de 2017.

 

 

 
La entrada al tribunal. Drottninggatan después del atentado. Rakhmat Akilov. Foto:Metro.se. 

 


Vårby, la zona donde Akilov tomó el metro hacia el centro de Estocolmo. Foto: Polisen. 

 

 

About Author

Related items

  • Jan estuvo a punto de morir – su hijo lo salvó al oponerse a los cuidados paliativos

    Durante dos semanas consecutivas, Suecia tuvo el número más alto de fallecidos por covid-19 per cápita en el mundo.      

    Casi la mitad de los fallecidos vivían en residencias para mayores, como Jan Andersson, de 81 años. Cuando se contagió, el médico le prescribió cuidados paliativos. Pero su hijo Thomas se opuso, exigió que le quitaran la morfina y lo alimentaran adecuadamente. Y Jan se recuperó.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Una de las razones de la alta mortalidad por covid-19 en Suecia es que el coronavirus se propagó en muchas residencias para mayores, sobre todo en la región de Estocolmo. La gran mayoría de los ancianos que se contagiaron con el coronavirus no fueron trasladados a los centros asistenciales y en numerosos casos el médico a cargo ordenó cuidados paliativos a través de una llamada telefónica.

     

    Así ocurrió con Jan Andersson, quien se contagió en una visita al hospital, a fines de marzo. Jan vive en una residencia para mayores de Ärlingshem, en Märsta, en la zona norte de Estocolmo.

     

    Su hijo, Thomas Andersson, se percató de que a su padre se le había ordenado cuidados paliativos en circunstancias de que no estaba al final de la vida. Y se dio cuanta, además, de que los ancianos son discriminados al momento de recibir atención médica.

     

    En entrevista con el diario Dagens Nyheter, Thomas expresó que solamente cuando se contactó con los responsables del cuidado de su padre, y con la prensa, la situación cambió. A su padre no se le había medido la oxigenación en la sangre ni se le había suministrado oxígeno.

    - Probablemente ello habría acelerado aún más la recuperación. El no proporcionar un tratamiento de apoyo básico a los ancianos que están gravemente afectados por el coronavirus – y en cambio darles morfina – obviamente que entonces se mueren. Personalmente, creo que esto es eutanasia activa. Si no hubiera sido por nosotros, los familiares, lo habrían matado, dijo a Dagens Nyheter.

     

      
    Thomas Andersson con su padre. Foto: captura de pantalla, Dagens Nyheter.

     

    Thomas Andersson dio a conocer su testimonio en varios medios nacionales, y fue además entrevistado en el programa de la televisión pública, Agenda, del domingo 25 de mayo.

     

    A continuación, la transcripción de la entrevista a Thomas Andersson. En Suecia se puede ver en su totalidad en este enlace:

    https://www.svtplay.se/video/25859096/agenda/agenda-24-maj-21-15?start=auto

     

    PROGRAMA AGENDA – TRANSCRIPCIÓN - DOMINGO 25 MAYO 2020 - ENTREVISTA CON THOMAS ANDERSSON

     

    En este programa se examina la gestión para con los ancianos que vivían en residencias para mayores y que se infectaron y fallecieron por covid-19. La atención que recibieron ¿fue equivalente en calidad a la que recibieron otros contagiados?

    Casi la mitad de los fallecidos por esta enfermedad vivían en centros de residencia para adultos mayores. De un total de 4.000 fallecidos, 1.739 vivían en alguno de estos centros. Al mismo tiempo, solo un 10 % de ellos/as fueron atendidos en hospitales. El 90 % no fueron trasladados de los centros geriátricos y fallecieron allí.

     

    Jan Andersson estuvo a punto de contarse entre estos 1.739 casos. Él tiene 81 años y vive en una residencia para mayores al norte de Estocolmo. Se contagió de covid-19 y estuvo a punto de morir, pero se salvó, gracias a su hijo.

     

    Anders Holmberg: Thomas Andersson, bienvenido al programa.

    Thomas Andersson: Gracias.

     

    Jan Andersson es su padre. Para comenzar, cuando Usted supo que él estaba contagiado de covid-19, ¿cuál fue su reacción? 

    - De horror, se puede decir. Vale decir, el conocimiento en general en ese entonces, para nosotros, era que: si uno es mayor, con enfermedades preexistentes y todo eso, podría ser un viaje muy difícil. Entonces nosotros temíamos que él, eventualmente, no fuera capaz de superarlo.

     

    Entiendo que las dos primeras semanas él tenía una tos muy severa que lo tenía afectado, pero después las cosas empeoraron. ¿Qué fue lo que pasó?

    Él se debilitó más y más. Tenía dificultades para comer, a pesar del personal de la residencia, que es fantástico y que se esforzaba en darle cucharadas de puré o sorbos de jugo…bueno, sencillamente no iba en la dirección correcta. Yo sentí que él no tenía fuerzas, que estaba a punto de deshidratarse…el 7 abril me pongo en contacto con su médico para discutir algún tipo de tratamiento de apoyo. Él necesita suero, pensé entonces, porque me parecía que estaba deshidratado.

     

    ¿Cuál fue la reacción del médico?

    - Recibí la respuesta de que un tratamiento de hidratación artificial para mi padre no era recomendable. Él [médico] dice que eso le puede ocasionar acumulación de líquido en los pulmones y puede tener graves problemas. Y dice que mi papá se está yendo.

     

    ¿Lo que significa?

    - Significa que se está muriendo. Él [el médico] me recomienda que me presente allí ese mismo día porque simplemente él no puede garantizar que mi papá siga en vida al día siguiente.

     

    ¿Y entonces Ud. lo hizo? ¿Qué ocurrió entonces?

    - Naturalmente viajé para ir a verlo. Entonces me encontré con mi papá, aturdido por la morfina, no contactable, deshidratado. Y entonces me entero de que él médico había ordenado tratamiento paliativo.

     

    Vale decir tratamiento al final de la vida

    - Esto me choqueó porque eso no se había discutido ni conmigo, ni con mi papá ni con otro familiar.

     

    Y su padre está en pleno uso de sus facultades mentales - hay que agregar - y además él puede hablar con el personal y eso…

    Él tiene una voz frágil, pero puede hablar y está plenamente consciente. Fuera de eso, él no ha sido examinado por ningún médico, pero, a pesar de esto, le tiran encima este tratamiento paliativo.

     

    Espere un poco ahora, ¿Ud. se entera de que a su padre se le había ordenado tratamiento paliativo, y que esta decisión se había tomado sin que él hubiera sido examinado previamente?

    - Él no había sido examinado por un médico, en cambio, todo se había hecho telefónicamente. Vale decir, quienes habían examinado a mi padre habían sido enfermeras, ningún doctor.

     

    ¿Pero el médico estaba en contacto telefónico?

    - Mmmh, el médico trabaja desde su casa, así es que ellos se han comunicado a través del teléfono. A mi parecer, eso no es haber sido examinado por un médico.

     

     

    ¿Puedo preguntar algo? Cuando Ud. lo visitó el 7 de abril, él estaba bajo el efecto de la morfina y no contactable, pero también lo visitó al día siguiente, cuando estaba despierto y pudo hablar con él. ¿Cómo experimentaba él mismo su situación?

    - Mi padre me dice que él no entiende por qué no ha podido ver a un médico. Él me explica también por qué no toma sus medicinas, porque no puede. Y debido a que mi pareja sabe de Medicina y a través médicos dentro del círculo de conocidos, nos enteramos de que eso de que no sea hidratado ni se le ordene un tratamiento de apoyo se debe a su cuadro clínico, no es así. No existe nada que contradiga esto.

     

    ¿Entonces Uds. comenzaron a exigir este tratamiento para él? ¿Cuál fue la reacción entonces?

    - Nosotros nos sentimos completamente frustrados y tratamos de encontrar una salida. Al día siguiente de visitar a mi padre, enviamos correos electrónicos a todos los responsables de sus cuidados, y nos contactamos con la prensa. Exigimos que, para comenzar, mi padre sea examinado por un médico antes de que se le ordenen cuidados paliativos. Obviamente que él debe recibir un tratamiento de apoyo, para que recupere sus fuerzas y pueda vencer a la enfermedad ocasionada por este virus. Tienen que hacerle los exámenes por una infección bacteriológica, él tuvo recientemente una septicemia. ¡Le tienen que dar sus medicinas!, de una u otra forma.

     

    Cuando ustedes exigieron esto, cuando enviaron estos mails, ¿qué pasó entonces?   

    - Entonces nuevamente me pongo en contacto con el médico, y de pronto le recetan suero (dropp). Vale decir, cuando dos médicos, el día anterior, me habían dicho que “eso no es posible, porque él [Jan] va a acumular líquido en los pulmones y se va a producir una muerte dramática, porque se va a asfixiar”. De pronto esto es completamente posible.

     

    ¿Y qué pasó entonces con su padre?

    - De inmediato se sintió mucho mejor. Lentamente, pero tuvo un cambio. Se recupera, y unas semanas después es dado de alta de covid-19.

     

    ¿Qué piensa Ud. de todo esto que ha ocurrido?

    - Es desastroso. No es correcto que nosotros, su familia, tengamos que luchar para que mi padre tenga la atención a la que él tiene derecho. Nosotros pensamos que los residentes en los centros para mayores son discriminados, ellos no tienen acceso a la atención medica que los otros tienen, en la sociedad.

     

    ¿Cuál es su consejo para otros familiares?

    - Mi consejo es, antes de nada: confía en ti mismo. Sientes que algo está fallando y tu familiar no recibe los cuidados que debería, ponte de inmediato en contacto con una persona entendida en Medicina, conocido, médico de cabecera o quien pueda ser, consigue la historia clínica y después comienza la pelea para que tu padre o tu madre reciban la atención que tienen derecho a recibir.   

     

    ¿Cómo está su padre hoy?

    - Él está sano, se siente bien y seguramente ahora está sentado mirando la televisión.

     

    Dele saludos de nuestra parte. Gracias por haber venido.

    - Gracias.

     

     
    Thomas Andersson durante la entrevista en Agenda, SVT. Jan Andersson en una fotografía anterior. Fotos: Captura de pantalla, SVT. 

     

  • Doctor de urgencias califica de “irresponsable” la gestión de jefes de Sanidad de Estocolmo

    A pesar de las advertencias de médicos, enfermeras y auxiliares, las autoridades encargadas de la región más importante de Suecia no aseguraron el abastecimiento de los insumos necesarios para combatir una pandemia.

    Un médico de urgencias del hospital Söder, en Estocolmo, calificó la gestión de las autoridades de: “irresponsable”. “Suecia tomó las medidas necesarias para una influenza estacional, no para una pandemia”, dijo otro facultativo.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Contra viento y marea, Suecia sigue su propio camino en la lucha contra el Covid-19. Con cifras superiores de mortalidad más altas respecto a sus vecinos nórdicos y con las restricciones más moderadas de prácticamente el mundo entero, vale la pena hacerse la pregunta de si la arriesgada apuesta sueca es la correcta.

     

    Las escuelas primarias permanecen abiertas. La restricción máxima de encuentros es de 50 personas y Estocolmo, a diferencia de otras ciudades europeas, no se ha blindado. En los aeropuertos los pocos pasajeros que arriban son instados a guardar confinamiento voluntario, nada más.  Algunos lo respetan, otros no. Nadie les toma los datos, ni se preocupa de qué país proceden.

     

    Las instrucciones de la Agencia de Salud Pública (Folkhälsomyndigheten) es que: si no se tienen síntomas, no se contagia a nadie.

     

    A pesar de las duras cifras de más de 5000 contagiados con el coronavirus, 489 más que el día anterior; 259 fallecidos; 1322 hospitalizados, 309 de éstos en cuidados intensivos; y alrededor de cien recuperados, la temible curva de la pandemia sigue en ascenso. Y la Agencia de Salud Pública continúa afirmando que “tenemos control”, que “la curva está aplanando” o, al menos, “se mantiene estable”.

     

    En tanto, los profesionales de la salud, que día a día se enfrentan al virus, han comenzado a manifestar su preocupación cada vez más contundente. Sienten que el ir al trabajo significa ahora una cuestión de vida o muerte. Una lista de protesta ha juntado miles de firmas y han declarado en distintos foros que “no se sienten seguros.

     

    ¿Qué pasó?

    Las autoridades sanitarias encargadas del abastecimiento de insumos de la región de Estocolmo no despertaron a tiempo y, lo que es más, la jefa de administración de la región de Estocolmo mintió ayer, en el noticiario de Aktuellt, diciendo que ellos seguían las recomendaciones de la OMS, cosa que en el noticiario de hoy (miércoles) quedó demostrado que no era así.

     

    Al ser preguntado sobre la difícil situación que enfrentan los profesionales de la salud hoy en día en Suecia, el primer ministro Stefan Löfven evadió la pregunta y también la responsabilidad que le cabe sobre la situación actual. Una situación en la que en los centros médicos escasea incluso hasta el desinfectante y, más que nada, los equipos de protección que se requieren para tratar a pacientes de Covid-19.  

     

    En el noticiario televisivo del martes de Aktuellt, se pudo apreciar una enfermera que hacía uso de una capa para la lluvia en su trabajo. La había adquirido por cuenta propia. Otros han ideado unos visires hechos de hojas de overhead, cada cual se las ha ingeniado a su manera.

     

    Pero la rabia va en aumento, tanto dentro de los profesionales que se desempeñan dando atención médica a pacientes de Covid-19, como entre quienes trabajan en casas de reposo de ancianos, han manifestado fuertemente su preocupación.

     

    En un tercio de las residencias para adultos mayores se han detectado una o más personas infectadas con el virus corona, según comunicó la oficina de administración de la ciudad de Estocolmo al noticiario Ekot, este miércoles.

     

    Al menos 29 residencias de ancianos presentan casos de infección de corona.

     

    La presidenta del sindicato Kommunal, Elisabeth Antfolk, dijo hoy que la situación de sus afiliados era “caótica”.

     

    - No hay equipo de protección. No hay alcogel. No hay delantales No está claro de un momento a otro si usar mascarilla o no, al atender a los ancianos. Y no hay jabón para lavarse en todas las residencias.

     

    Se ha demostrado que las instrucciones al personal han cambiado. Cuando no hay delantales de mangas largas, se ha recomendado el uso de mangas cortas, totalmente en desacuerdo con las directrices de la Organización Mundial de la Salud, OMS.

     


    Los paramédicos utilizan mascarillas procedentes del ejército, a falta de las de uso sanitario, cuando van a recoger a un paciente. Sin embargo, las instrucciones que han recibido, al llegar al centro de asistencia médica, es trabajar SIN MASCARILLA. Muchos no hacen caso a esta norma. "Sabemos cómo tenemos que protegernos", han dicho. Foto: Pantallazo SVT. 

     

    NOTA EN DESARROLLO

     

  • ¡Nos tomamos la calle! - Gran apoyo desde Suecia a las protestas en Chile

    El lunes a las cinco de la tarde tuvo lugar una manifestación multitudinaria en el centro de Estocolmo, en apoyo a la movilización ciudadana en Chile y en repudio a la política y a las medidas opresivas del gobierno de Sebastián Piñera.

    Al igual que compatriotas en todo el mundo, los chilenos residentes en Suecia siguen con atención el desarrollo del estallido social en Chile. Este jueves a las cinco de la tarde habrá una nueva manifestación, esta vez en la plaza de La Moneda, Mynttorget, frente al palacio y al parlamento, en Estocolmo.  

     

     Por: Magazín Latino

     

    Este lunes 21 de octubre por la tarde, chilenos residentes en Suecia y ciudadanos de distintas nacionalidades se manifestaron en el centro de Estocolmo para apoyar la lucha del pueblo chileno en contra de las injusticias sociales y en repudio a las medidas opresivas del gobierno de Sebastián Piñera.

     

    La manifestación partió, con cánticos y consignas, frente a la Embajada de Chile en Suecia, donde, más temprano, distintas agrupaciones habían hecho entrega al embajador, Hernán Bascuñán, de una carta dirigida al presidente de Chile. La carta condena la brutal represión que está sufriendo el pueblo de Chile.

     

    Desde el frontis de la embajada se inició un paseo por la calle Drottninggatan, hasta llegar a la plaza de Sergel, Sergelstorg, en pleno corazón de Estocolmo, donde los manifestantes ocuparon por completo los peldaños de la escala de la emblemática "plattan".

     

    “¡El pueblo unido jamás será vencido!”, "Renuncia Piñera", "¡Asamblea Constituyente ahora!", fueron algunas de las consignas de la demostración que bañó de tricolor el cielo azul del atardecer de Estocolmo. 

     

    "Somos los nietos de los que no pudieron matar", rezaba una de las pancartas, como se puede apreciar en las imágenes obtenidas por nuestro medio.

     

    Para ver las fotos en el grupo del magazín en Facebook – haga clic

     

    Hashtags: #Chile #ChileProtestas  #ResistaChile  #ChileDespertó

     


    La manifestación inundó la calle de Drottninggatan. Foto Marisol Aliaga.  

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español