Martes, 23 Octubre 2018 | Login
Resultados finales de las elecciones dan un escaño más al bloque de izquierda Foto: Nyheter24.se.

Resultados finales de las elecciones dan un escaño más al bloque de izquierda

Este domingo se dieron a conocer los resultados finales de las elecciones parlamentarias suecas, luego de un intenso conteo de votos que se prolongó por siete días.

Y, el resultado se mantiene: el bloque de izquierda gana sobre la derecha con solo un mandato de diferencia: 144 contra 143. En tanto que los Demócratas de Suecia obtienen 62 mandatos.

“Los partidos decentes deben tomar su responsabilidad y sacar adelante al país”, comentó Stefan Löfven. La Alianza, por su parte, le exige que renuncie.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Una semana de intensa actividad tuvo la Oficina Nacional Electoral, Valmyndighet, que este domingo pudo presentar los resultados finales de las elecciones parlamentarias 2018.

 

Resultados finales que no difieren con los preliminares. Arrojan a un vencedor, con un mandato de diferencia.

 

El bloque de la izquierda: la Socialdemocracia, el partido Verde y el partido de Izquierda obtienen 144 mandatos.

 

El bloque de la derecha: los Moderados, el partido Liberal el Centro y la Democracia Cristiana obtienen 143 mandatos.

 

El partido que no se sitúa en ningún bloque, los Demócratas de Suecia, obtiene 62 mandatos.

 

 

Todos son vencedores

 

Los dos bloques se dan por vencedores, a pesar de que, según las cifras, el bloque de la izquierda es mayor. Por un mandato.  

 

La Alianza saca sus cuentas no incluyendo en el bloque de izquierda al partido de izquierda.

 

A pesar de haber obtenido los resultados electorales más bajos en décadas, el partido de la Socialdemocracia sigue siendo el más votado (28,26 %), seguido por los Moderados (19,84 %). En tercer lugar se ubican los Demócratas de Suecia (17,53 %).

 

El primer ministro, Stefan Löfven, declaró a la agencia TT, el domingo: “Los resultados finales de las elecciones muestran claramente que somos el partido más grande y tenemos apoyo para la base gubernamental más amplia, a menos que los partidos burgueses rompan sus promesas y creen un bloque común con los Demócratas de Suecia”.  

 

Y agregó: “Ahora, los partidos decentes deben tomar su responsabilidad y sacar adelante a Suecia. En este proceso, nadie podrá llevar a cabo toda la política de su partido. Pero trabajando juntos podemos hacer mucho más por nuestro país”.  

 

Desde hace un tiempo, Stefan Löfven viene extendiendo una mano a partidos de la Alianza, en pos de una cooperación con el fin de desarticular a los Demócratas de Suecia. En el discurso del pasado domingo, después de las elecciones, afirmó que “la política de bloques pasó a la historia”.

 

Durante la misma noche, los líderes de la Alianza compitieron en mostrarse más implacables con el gobierno de Löfven.   

- Este gobierno ya ha hecho lo que hizo. Nunca tuvo que llegar al poder. Ahora va a renunciar, dijo Ulf Kristersson (M).

 

Él mismo fue presionado por el líder de los Demócratas de Suecia (SD), Jimmie Åkesson, quien le preguntó:

- Llegó la hora de demostrarlo. Ulf Kristersson, ¿cómo quieres cambiar el gobierno? ¿Vas a elegir a Stefan Löfven o vas a elegir a Jimmie Åkesson?

 

Por su parte, tanto la líder del Centro, Annie Lööf, como la democratacristiana Ebba Bush Thor, exigieron la renuncia inmediata del primer ministro.

- Si Stefan Löfven no dimite ahora, lo ayudaremos con ello, en la votación en el parlamento, dijo Bush Thor.

 

Durante la semana pasada se sucedieron invitaciones a diestra y siniestra. Los Demócratas de Suecia quisieron conversar con los Moderados. Estos dijeron que no estaban interesados.

 

Los Socialdemócratas llamaron a conversaciones a los Liberales y al Centro. Estos dijeron que ya tenían candidato: Ulf Kristersson.

 

La Alianza llamó a conversaciones a la Socialdemocracia. Löfven contestó que: “está bien claro que la Socialdemocracia no se va a convertir en apoyo de la Alianza. Punto”.

 

 

¿Qué pasa ahora?

 

Las negociaciones se encuentran en un punto muerto en el que ninguno de los bloques tiene mayoría suficiente para gobernar. Y ningún partido quiere gobernar con el apoyo de los Demócratas de Suecia. Hasta el momento.

 

Los SD, por su parte, han dicho que para darle su apoyo a algún bloque deben recibir algo a cambio. Y amenazan – una vez más – con echar abajo al gobierno que ellos quieran, y con nuevas elecciones.

 

El 25 de septiembre, el parlamento sueco inicia nuevamente sus actividades, pero ya el 24 debe elegir a un nuevo presidente del parlamento. Es tarea de esta persona el iniciar rondas de conversaciones con los líderes de los partidos que puedan formar gobierno. Una tarea nada de fácil, así como están las cosas.

 

A continuación, el proceso es el siguiente: el presidente del parlamento propone un candidato al puesto de primer ministro, el parlamento vota, y si menos de la mitad no está en su contra, puede formar gobierno.

 

De no resultar a la primera, el presidente tiene tres chances más de proponer a otros candidatos.

 

Si nadie logra salir elegido, se deberá llamar a nuevas elecciones en el plazo de tres meses.

 

 

Resultados finales de los comicios del 9 de septiembre.

Mandatos obtenidos por los ocho partidos:

 

  • Moderados: 19,84 por ciento (70 mandatos)
  • Partido del Centro:8,61 por ciento (31 mandatos)
  • Liberales:5,49 por ciento (20 mandatos)
  • Democristianos:6,32 por ciento (22 mandatos)
  • Socialdemócratas: 28,26 por ciento (100 mandatos)
  • Partido de Izquierda: 8,00 por ciento (28 mandatos)
  • Partido Verde:4,41 por ciento (16 mandatos)
  • Demócratas de Suecia: 17,53 por ciento (62 mandatos)

 


Foto: Nyheter24.se.

 

 

About Author

Related items

  • La pelota vuelve a Löfven - conversará con todos menos con SD

    Tal cual se esperaba, el presidente del parlamento instó, este lunes, a Stefan Löfven (S) a formar gobierno. Al igual que Ulf Kristersson (M), el líder de la Socialdemocracia tiene ahora dos semanas para intentarlo.

    - Voy a hacer todo lo que esté de mi parte, y espero y confío en que los partidos están preparados para colaborar por sobre los bloques, dijo en rueda de prensa, este lunes.

    Añadió que conversará con los líderes de todos los partidos, menos con los Demócratas de Suecia (SD).

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Este lunes se llevó a cabo la tercera jornada de conversaciones de los líderes de los ocho partidos parlamentarios con el presidente del parlamento, Andreas Norlén, en vías de la gobernabilidad de Suecia.

     

    Luego de haberse reunido con todos, Norlén ofreció una rueda de prensa en la que comunicó que había instado a Stefan Löfven a intentar formar gobierno. Pero constató que la situación se mantiene bloqueada.

     

    Todos quieren que los otros cambien, pero nadie quiere ceder ni un milímetro.

    - Los partidos deben comenzar a sostener difíciles razonamientos, primero internamente y luego con los otros partidos, para que este proceso pueda seguir adelante. De lo contrario, Suecia no logrará tener un nuevo gobierno, dijo Norlén, con un tono de irritación en la voz.

     


    Andreas Norlén, durante la conferencia de prensa del lunes 15 de octubre. Foto; Marisol Aliaga. 

     

    Como las veces anteriores, el proceso fue el mismo. Los líderes fueron pasando uno a uno, por la oficina del talman, para luego tener un punto de prensa.

     

    Sin embargo, la situación se aprecia tan bloqueada como al día siguiente de las elecciones. Los partidos de la Alianza, a pesar de ser minoría, siguen apoyando a su candidato, Ulf Kristersson, a pesar de lo ocurrido el sábado.

     

    Stefan Löfven no va a darle el mando a un partido menor. Y ninguno quiere colaborar y ni siquiera conversar con los Demócratas de Suecia.

     

    A pesar de que la Alianza no tuvo problemas en aceptar el apoyo de éstos para destituir a Stefan Löfven, apenas el parlamento comenzó sus funciones, el 25 de septiembre.

     

    Dos palabras, o conceptos, se repitieron a lo largo de la jornada del lunes: “Paciencia” y “soluciones por encima de los bloques”.

     

    Porque el proceso de constituir un gobierno “que sea tolerado por la cámara”, como dice el talman, puede tomar tiempo. Mucho tiempo. En realidad, la Constitución sueca no pone un plazo, para este ejercicio democrático. Cuando esta fue escrita, nunca se pensó que Suecia enfrentaría una situación como la actual. De hecho, existían solo cinco partidos y la Socialdemocracia contaba con más del 40 % de los votos.

     

    Y, Stefan Löfven está consciente de que la tarea que le fue encomendada hoy día no es fácil. Necesita del apoyo de – al menos – dos partidos, que hace poco votaron para su destitución: el Centro (C) y los Liberales (L).

     

    ¿Por qué habrían de votar ahora en apoyo?

     

    Durante la rueda de prensa explicó que sostendrá conversaciones con todos los líderes de los partidos, menos con Jimmie Åkesson. 

    - Será necesario humildad y compromisos de todas las partes. No es algo que se hará en un dos por tres. Uds. conocen mi posición, yo quiero acuerdos por sobre los bloques. Espero y confío en que más partidos, fuera del  mío propio estén dispuestos a tomar esta responsabilidad, subrayó.

     

    Al igual que Ulf Kristersson, Stefan Löfven cuenta ahora con dos semanas de plazo, para formar un gobierno que la cámara tolere.

     

    Una misión casi imposible, pero si en algo es experto Löfven es en negociar.

     

     

     

  • Ulf Kristersson tira la toalla

    El líder de los Moderados declaró, en una rueda de prensa el domingo al mediodía, que sus intentos de formar gobierno fracasaron.

    - Hoy le comuniqué al presidente del parlamento que actualmente no existen las condiciones para ninguna de mis opciones de gobierno, dijo Kristersson, después de su encuentro con Andreas Norlén.

    Ahora la pelota volvió al talman. ¿Quién será el próximo en recibirla?

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Luego de una semana política en la que no hubo grandes novedades, todos esperaban un fin de semana tranquilo. El lunes se reunirían los líderes de la Alianza y el martes Ulf Kristersson informaría a Andreas Norlén sobre los resultados de sus intentos de formar gobierno.

    Sin embargo, el sábado estuvo marcado por el drama.

    ¿La razón?

    Después de haber llevado a cabo infructuosas conversaciones dentro de la Alianza, y luego de la negativa de Stefan Löfven, de apoyar su proyecto de gobierno, Kristersson comenzó a perder la paciencia. Y no encontró nada mejor que, en un largo posteo en Facebook (¡!) prácticamente dar un ultimátum a Annie Lööf (C) y a Jan Björklund (L), instándolos a demostrar con hechos a quien apoyaban.

    El posteo no tuvo muy buena acogida ni en Lööf ni en Björklund, quienes no ocultaron su irritación frente al ultimátum de Kristersson, y al hecho de no haber sido informados de su jugada con anterioridad.

    Y convocaron de inmediato a una rueda de prensa en el parlamento.

    Jan Björklund (L) expresó que la propuesta de Kristersson de “3-2-1”, que significa un gobierno de solamente los Moderados, o con uno o dos partidos de la Alianza, no es una buena alternativa. Y que, si éste presenta la propuesta de un gobierno de los Moderados (M) más los Democristianos (KD) su partidon votará que no.

    - Este sería un gobierno débil y malo para Suecia. Además, arriesga a darle influencia a los Demócratas de Suecia. Es una mala alternativa dijo Björklund.

    Y criticó al líder moderado, por el posteo:

    - Ulf Kristersson presentó sus alternativas en Facebook ayer, sin que yo lo supiera antes. Yo pensaba que tendríamos una reunión el lunes, dijo, ácidamente.

     

    La líder del Centro, por su parte, tampoco se mostró satisfecha con la propuesta del moderado.

    - Un gobierno de la Alianza que se componga de menos de cuatro partidos, no se puede definir como un gobierno de la Alianza, dijo Annie Lööf.

    Agregó que Kristersson aún puede retirar esta propuesta, y que espera que no la someta a votación.

     

    La líder democristiana, Ebba Bush Thor, por su parte, defendió a Kristersson, diciendo que éste había informado a sus colegas de la Alianza sobre el posteo en cuestión, antes de publicarlo, y lamentó las respuestas de L y C. 

     

    Al final no trascendió quién tenía la razón, pero quedó de manifiesto que la crisis de la Alianza aumenta día a día. Que es una coalición dividida. Por una parte, M y KD, que quieren colaborar “en alguna medida” con los Demócratas de Suecia (SD), y por otra C y L, que no aceptan ningún tipo de dependencia de éstos.

     


    Ulf Kristersson en la rueda de prensa del domingo. Foto: Captura de pantalla de SVT.

     

    El domingo, el panorama se aclaró algo, cuando, después de una corta reunión con el presidente del parlamento, Ulf Kristersson comunicó que tiraba la toalla.

    - Estoy preparado para dirigir un gobierno compuesto por toda la Alianza, solamente por los Moderados o por los partidos de la Alianza que quieran formar parte de este gobierno que yo lidere. Pero hoy le comuniqué al presidente que actualmente no existen las condiciones para ninguna de estas opciones, dijo Kristersson, y manifestó además su descontento por la respuesta del C y L, porque “se pierde la oportunidad de un gobierno de la Alianza”.

     

    Por su parte el líder de los Demócratas de Suecia, Jimmie Åkesson, comentó los últimos acontecimientos de la forma habitual en él: “Dejen el parque de juegos y conversen conmigo”, dijo.

    - Era 100 por ciento esperado. Ulf Kristersson quiere mantener con vida la Alianza hasta el último aliento. Ahora lo ha hecho, comentó al noticiero de SVT.

    Agregó que Suecia tiene solamente dos alternativas: Nuevas elecciones o que los líderes se dirijan a él:

    - Alguno de los partidos mayoritarios debe dejar de jugar y comenzar a hablar conmigo. Es la única forma de resolver este conflicto, subrayó.

    Este lunes continúa el drama, con la tercera vuelta de reuniones del presidente del parlamento con los líderes de los partidos, para discutir posibles constelaciones en el proceso de constituir gobierno.  

    - Ahora quiero discutir con los otros partidos sobre el camino a seguir, y es razonable pensar que otra persona reciba la misión de sondear las posibilidades de formar un gobierno que sea tolerado por la cámara, dijo Norlén.

     

    Se supone que es muy posible que ahora la pelota caiga en el tejado de Stefan Löfven.

     

     

     

  • Una ecuación imposible - Suecia sigue a la espera de un Gobierno

    Este martes se cumplió una semana desde que el presidente del parlamento instó al líder de los Moderados a constituir Gobierno. Hasta el momento, los esfuerzos de Ulf Kristersson (M) han sido infructuosos, y en cinco días más se vence el plazo.

    Kristersson intenta formar un Gobierno de la Alianza, pero para ello necesita el apoyo de otros partidos fuera de este bloque. Ha buscado el apoyo de Stefan Löfven (S), pero la negativa de éste fue rotunda.

    EXTRA: NOTICIA EN DESARROLLO – C y L comunicaron este sábado que no apoyarán a Kristersson como primer ministro mientras dependa de SD.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    El martes 9 de octubre se cumplió un mes desde que el pueblo sueco asistiera a las urnas. Y hasta hoy, sigue un gobierno en funciones, a la espera de que alguno de las formaciones políticas logre formar Gobierno.

    Esta es una situación inédita. Nunca, en la historia moderna de Suecia, había pasado tanto tiempo entre las elecciones y la toma de mando.

    Porque la democracia sueca difiere con las – por ejemplos – latinas. No hay segundas elecciones si un candidato no obtiene la mitad más uno de los votos. Si no hay una victoria suficientemente contundente, el presidente del Parlamento inicia rondas de conversaciones con los distintos jefes de los partidos, para instar a quien tenga mayores posibilidades a formar Gobierno.

    Después de las elecciones del 9 de septiembre, se llevó a cabo en el parlamento la elección de un presidente del parlamento, resultando elegido el conservador Andreas Norlén (M).

    Pocos días después, Norlén anunciaba que la Cámara había destituido al primer ministro, Stefan Löfven (S).

     

     

    ¿Cómo sucedió esto?

    Los diputados de la Alianza (que obtuvo 143 mandatos) se unieron a los Demócratas de Suecia (que obtuvieron 62 mandatos) y votaron en contra de “tolerar” a Stefan Löfven en el cargo de primer ministro.

    Después comenzó la primera ronda de sondeos de Andreas Norlén. Uno a uno, los líderes de los partidos se reunieron con él, comenzando por el partido más grande, la Socialdemocracia, siguiendo con los Moderados, los Demócratas de Suecia y así sucesivamente.

    Las conversaciones fueron infructuosas. La situación, al final de estas, se mantenía tan bloqueada como al comienzo de las mismas.

    El “talman” Norlén llamó a una segunda ronda de sondeos. La situación se veía tan imposible como antes. Sin embargo, en la conferencia de prensa al término de las conversaciones, Norlén comunicó que le había dado a Kristersson la oportunidad de intentar formar Gobierno. Y tenía dos semanas para ello.

    Su opción soñada es formar un Gobierno de la Alianza con él mismo como primer ministro, y apoyado por la Socialdemocracia. Por lo que sostuvo conversaciones con Stefan Löfven, para tratar de convencerlo de que lo apoyara.

    La respuesta de Löfven fue clara: No.

     

    ¿Las razones?

    Por que Lövfen iba a ayudar a quienes lo destituyeron?

    Fuera de esto, la Socialdemocracia tiene 100 escaños en el parlamento. Los Moderados tienen 70. La Alianza junta 343, la coalición rojiverde 344.

    ¿Por qué el más grande va a apoyar al más pequeño?

    Esto no ocurre, al menos en la política.  

    Y Kristersson – por más que siga repitiendo su consigna de “¡ända in i kaklet!” (hasta el último aliento) finalmente también se percató de ello.

    El próximo martes se vence el plazo para Kristersson. Si no logra encontrar asociados, la pelota volverá a manos del “talman” y es probable que el próximo en recibirla sea Stefan Löfven.

     

    EXTRA: NOTICIA EN DESARROLLO: 

    Este sábado el drama aumentó más aún, debido a las declaraciones de los líderes del C y L. En sendas conferencias de prensa, Annie Lööf y Jan Björklund declararon que no apoyarán a Ulf Kristersson en tanto no busque soporte fuera de su bloque. Porque un gobierno dentro de una misma coalición se haría dependiente de los Demócratas de Suecia.

    En vista de los acontecimientos del sábado, este domingo Ulf Kristersson ha citado a una rueda de prensa.


    Los líderes de la Alianza: Ebba Bush Thor (KD), Ulf Kristersson (M), Annie Lööf ( C) y Jan Björklund (L). Foto: Sveriges Radio. 

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español