Viernes, 20 Septiembre 2019 | Login
"Suecia Suecia Suecia" La líder del Partido Demócratacristiano (KD), Ebba Bush Thor. Foto: DN.

"Suecia Suecia Suecia"

10 de julio de 2016 | OPINIÓN - ALMEDALEN |

Desde el domingo pasado se ha venido desarrollando la semana Almedalen, el evento político más mediático del año. Es entonces cuando toda la actividad se traslada a la isla de Gotland, donde se llevan a cabo cientos de actividades de todo tipo. Largas conferencias donde se discuten los temas más diversos, hasta competiciones en la discoteca, donde los políticos y los periodistas sacan "los pies del plato" y demuestran sus aptitudes en la pista de baile.

Nunca antes se había discutido tanto en Almedalen la integración, los "valores suecos" y lo fantástico que es Suecia. Y la propuesta de los Demócratas de Suecia, de llevar baile folclórico a los suburbios para contribuir a la integración fue recibida con risas.

 

 

Por: Marisol Aliaga

 

Como cada año, la semana política de Almedalen ha acaparado la atención mediática todos estos días. Quien desee impregnarse de política, no tiene más que escuchar la Radio Sueca, o mirar el canal estatal Sveriges Television, SVT: la programación de ambos medios parte de lo que sucede en Almedalen.

Y en Almedalen sucede mucho.

El día comienza con una entrevista radial al líder político de turno. Arrancaron la semana los Liberales, el domingo, y este domingo lo clausura el Partido de Izquierda.

A las 11.00, el/la político/a ofrece una conferencia de prensa, donde generalmente revela cuales serán los puntos a tratar en el discurso que tiene lugar a las 19.00 de la tarde.

Entre estos se suceden los seminarios, workshops, debates y un sinfín de puntos para todos los gustos. Al mismo tiempo se llevan a cabo una decena de seminarios, entre los cuales se hace dificil elegir. 

Después del discurso y las entrevistas con los comentadores, el líder de partido participa en el programa televisivo Opinion, en el cual además se debaten los temas más candentes y se bombardea al político de turno con preguntas. La gran mayoría se salva de cometer errores, no así el presidente de los Demócratas de Suecia, quien al ser preguntado sobre si consideraba que una persona tenía derecho a dispararle a un ladrón que se metía en casa, contestó:

- Si. Si se te meten personas a la casa, armados de barras de acero, por supuesto que uno tiene derecho a defenderse, dijo Jimmie Åkesson.

El publicó estalló en carcajadas. En su afán de defender el derecho a dispararle a un ladrón, Åkesson olvidó que hace unos años atrás miembros de la cúpula de su partido, armados justamente con barras de acero, ocasionaron un gran escándalo en las calles céntricas de Estocolmo, luego de una regada visita a unos pubs.

No obstante, no causa tanta hilaridad la huella que este partido racista y nacionalista ha dejado en la arena política sueca. Cuando todos los líderes políticos hablan de integración y segregación - sus temas favoritos -  ellos dan un paso más allá, y hablan de un "nacionalismo incluyente".

Según Åkesson, los extranjeros que quieran podrán ser considerados suecos. Si se asimilan. Porque para el líder del partido populista con raíces en el nazismo no vale que los extranjeros se integren, lo importante es que se asimilen. Vale decir, que olviden su idioma, sus costumbres, su idiosincrasia. Que adquieran, en cambio, las costumbres suecas.  Esto lo sigue sosteniendo como en un mantra, aunque cada vez que le hacen la pregunta sobre qué es lo típico sueco, comienza a balbucear.

Y no es raro. Qué define la esencia de lo sueco?

El baile folclórico, polka, tiene su origen en Austria y en Checoslovaquia. La Santa Lucía, que se canta el 13 de diciembre, fue importada desde Sicilia, y la Casa real de Francia, en el 1800. A principio del 1900 se importó fuerza de trabajo desde países del sur de Europa, y antes habían llegado los valones, desde Bélgica, maestros de la herrería.

Los tacos, las empanadas, las pizzas, el kebab, son parte de la mesa sueca desde hace ya décadas.

Tal vez la esencia sueca sea el asimilar costumbres llegadas de afuera.

El creer que la población sueca ha sido homogénea es algo tan errado como aceptado - dentro de los populistas - que ahora, en lugar de hablar de la "inmigración galopante", se refieren a la necesidad de un "nacionalismo incluyente".

Aunque lo único que se desprende de esta inclusión es la exclusión. El hacer diferencias entre quienes han nacido en Suecia y quienes no. Todas sus mociones parlamentarias, programa, declaraciones, comunicados parten de marcar la diferencia: Nosotros y ellos.

Jimmie Åkesson habla de "territorios perdidos", refiriéndose a los 53 barrios que la policía calificó como áreas vulnerables, y propone enviar elencos de danza folclórica  a estos suburbios. Al mismo tiempo que propone que en estas zonas se implante el toque de queda y se les de atribuciones casi militares a la policía, para combatir las pandillas criminales.

Es fácil reírse de estas propuestas, pero al constatar que prácticamente todos los líderes de los otros partidos han elogiado Suecia como nación, han resaltado lo fantástica que es Suecia, la importancia de los "valores suecos", etc. etc. la carcajada se queda a mitad de camino.

"Suecia, Suecia Suecia", se ha repetido como nunca antes, en Almedalen.

"Yo icé la bandera sueca, junto a mi hijo Gustav, de 11 años", dijo el líder liberal, Jan Björklund. "Suecia, Suecia, mi querida patria. Te amo no solo porque tienes las frutillas más deliciosas, los prados más bellos y el archipiélago más fantástico. Yo amo Suecia porque es mi hogar", dijo la líder democristiana, Ebba Bush Thor, con la bandera sueca flameando a sus espaldas en la pantalla gigante del escenario. El primer ministro Stefan Löfven - según cifras de algún comedido periodista - nombró a Suecia 28 veces (otras fuentes aseguran que fueron más de 40). "Yo creo en Suecia". "Suecia es fantástica". El "modelo sueco", apuntó numerosas veces Löfven.

No se trata de que Suecia no sea un país fantástico. Lo es, en muchos aspectos. Pero, ¿por qué ponerle apellido a los valores? ¿Los derechos humanos, la igualdad de género, el Estado de bienestar, el Estado de derecho, la justicia, son valores exclusivamente suecos?

¿No deberían ser valores universales?

 

La semana política de Almedalen ha dejado un sabor bastante amargo y de desazón.

 

 

 

 

 

La líder del Partido Demócratacristiano (KD), Ebba Bush Thor. Foto: DN.

 

 

 

 

Stefan Löfven obtuvo récord de público. Foto: Ekot.

 

About Author

Related items

  • Con menos cobertura concluye semana política de Almedalen

    El discurso de Jimmie Åkesson, líder de los Demócratas de Suecia, clausuró este domingo la semana política de Almedalen.

    La cobertura mediática fue menor que otros años. Organizaciones declinaron su participación por la presencia de los nazis y otros se cansaron de los altos precios que exigía una semana en Visby.

    Lo que causó más revuelo fue el almuerzo de Ebba Bush Thor con Jimmie Åkesson. Y Nyamko Sabuni hizo su debut como nueva lideresa del partido Liberal.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Todo indica que la semana política de Almedalen ha comenzado a decaer en popularidad. Algunos incluso son de la opinión de que ya cumplió su rol y en la actualidad no cumple sus objetivos iniciales.

     

    El caso es que Almedalen 2019 no fue lo de otros años, y la pregunta es si el evento político más importante del año sobrevivirá este declive.

     

    Sea como sea, durante la semana quedó en claro el nuevo posicionamiento de los partidos políticos en Suecia. Con los Moderados, Democratacristianos y Demócratas de Suecia, por un lado, y con la Socialdemocracia, el partido Verde, el partido del Centro y el partido Liberal por otro.

     

    Y en los discursos de los distintos líderes se pusieron de manifiesto estas diferencias y estas nuevas cercanías.

     

    La alocución más encendida – y más ácida – fue la de Ebba Bush Thor, quien criticó tanto a sus ex aliados de la Alianza - el partido del Centro y los Liberales - como al oficialismo, por el acuerdo de enero. E instó a Nyamko Sabuni a abandonarlo. Simple y sencillamente.

    - ¡Rompe el tratado! ¡Tu sabes que Stefan Löfven no es el hombre apropiado para liderar Suecia! Vuelvan a la burguesía, dijo EBT a la nueva lideresa liberal.

     

    Durante su día en Almedalen, EBT presentó una propuesta para acortar las colas en la atención sanitaria. No extrañaría a nadie que, luego de las vacaciones de verano, los democratacristianos y los demócratas suecos presentaran una propuesta en común al respecto.

     

    Porque, a pesar de que Bush Thor aseguró, en un principio, que el comentado almuerzo con Jimmie Åkesson (en Estocolmo) solo era “un almuerzo entre dos adultos”, y que más tarde dijo que eran “solo conversaciones”, en las entrevistas del sábado admitió que “habían conversado sobre negociaciones”.

     

    Vale decir, el encuentro con Åkesson, que causó tanto revuelo porque puso punto final al aislamiento de los Demócratas de Suecia, obviamente era algo más que eso.

     

    En el futuro, y aunque no lo admitan aún, se puede instaurar una troika compuesta por los Moderados, los Democratacristianos y los Demócratas de Suecia.

    Y, si logran atraer a los Liberales o al partido del Centro, pueden derribar al gobierno de Stefan Löfven antes de las elecciones del 2022.

     

    No obstante, el acercamiento a los Demócratas de Suecia (partido de extrema derecha con raíces en el nazismo) tiene sus problemas. Por eso, EBT ha querido dejar en claro que existen diferencias fundamentales entre ambos partidos (KD y SD). Entre otras, respecto a una visión humanista. Razones que el líder SD descartó por completo.

    - Yo no le creo eso de diferencias en concepciones humanistas. Es solamente retórica, ella tiene que dar motivos aceptables de por qué ahora se acercan a nosotros, dijo Åkesson, este domingo.

     

    Según él, ambos comparten el rechazo a la diversidad.

     

    La nueva lideresa del partido Liberal, Nyamko Sabuni, por su parte, también dijo, en una entrevista, que “la diversidad no es buena para Suecia”. Algo que ocasionó críticas pero que no afectó su candidatura a la presidencia de su partido.

     

    Sabuni declaró, en la semana Almedalen, que está dispuesta a mantener conversaciones con todos los partidos. Pero que no negociará con los Demócratas de Suecia.

    - No vamos a negociar con SD. No vamos a formar gobierno con SD, dijo, en Radio Suecia.

     

    En su discurso de debut, el miércoles, contó su experiencia personal y su adaptación a la sociedad sueca. “Suecia es un país fantástico”, dijo, contando que el país de sus padres, Congo, tiene una “oscura historia” y que sus padres tuvieron que emigrar a Burundi, donde ella nació, para después asilarse en Suecia.

    - Los seres humanos somos mucho más que nuestra apariencia, dijo Sabuni y agregó que estaba cansada de que se refirieran a ella en términos de “extranjera” o de “feminista”.

     

    Para tranquilidad de todos quienes han visto amenazado el acuerdo de enero, al asumir Sabuni la presidencia de su partido, y ya que pertenece a la falange de derecha de los Liberales, aseguró que el acuerdo sería respetado, y que su meta principal es unir a su partido – que ha estado a punto de conseguir menos del 4% en elecciones - el límite para tener representación parlamentaria.

     

    Al mismo tiempo, no duda en presionar a Stefan Löfven:

    - Yo no quiero liderar un partido temeroso que no tenga la capacidad de presionar al gobierno. Si ellos no responden, nosotros nos vamos. Y si se requiere de nuevas elecciones, que vengan, dijo Sabuni, en entrevista con Radio Suecia.

     

    Y el gobierno deberá responder. Los 73 puntos que la Socialdemocracia, el partido Verde, el partido Liberal y el partido del Centro acordaron en enero deberán ser cumplidos, pase lo que pase.

     

    Jimmie Åkesson se mofó de esto en varias ocasiones, durante su discurso.

    - Para la nueva Socialdemocracia, lo único que importa es el poder. El poder, ante todo, dijo.

     

    Y criticó a la Ministra de Finanzas, Magdalena Andersson (S), quien se queja de las disminuciones de impuestos, pero que luego está de acuerdo en disminuir los impuestos de los más ricos.

     

    Ya que, con el acuerdo de enero, un gobierno de “izquierda” gobierna con políticas de derecha.

     

     

    NOTA EN DESARROLLO

  • Renunciamos a Almedalen mientras se les de espacio a los nazis

    En la isla de Gotland se está celebrando la semana política de Almedalen, donde nuevamente se permitió la participación de los nazis, algo que ha sido fuertemente criticado.

    Cuatro diputados del partido de Izquierda escriben, en un artículo de opinión publicado en Expressen: “En tanto la policía y la Säpo (policía secreta) elijan dar libre espacio a los nazis no participaremos en la Semana Almedalen. No pensamos arriesgar nuestra seguridad”.

     

     Fuente: Expressen. Publicado: 27 junio 2019. Traducción: Magazín Latino

     

    Ayer, Expressen reveló que el activista del NMR [Movimiento de Resistencia Nórdica Nazi], Patrick Christensson, solicitó un lugar para organizar un mitin durante la semana política de Almedalen.

     

    Anteriormente hemos podido leer que la organización RFSL [que defiende los derechos de la comunidad LGBTI] rechazó la invitación a la semana en Almedal, debido a las amenazas que su organización recibió de parte del Movimiento de Resistencia Nórdica Nazi, y debido a la presencia de los nazis durante la semana de Almedalen. En años anteriores, tanto políticos como otras organizaciones han decidido no asistir a la semana política por las mismas razones. Tenemos plena comprensión y profundo respeto por esto.

     

    Basta ya

    La verdad es que la amenaza de la extrema derecha en contra de la democracia continúa aumentando en el mundo occidental y Suecia no es una excepción. Acoso en la red, amenazas, violencia, maltrato machista y delitos de odio son solo algunos de las trasgresiones que han cometido, año tras año. Esto sucede mientras somos testigos de cómo los medios hablan en términos cada vez más normales sobre los nazis y el extremismo de derecha. Además, el poder judicial no parece tomar el asunto en serio. Cuando los antirracistas se comparan con los nazis, en el debate mediático, y cuando caso tras caso se archiva, en el poder judicial, al mismo tiempo que a los nazis se les permite nuevamente hostigar y amenazar a personas, no podemos quedarnos en silencio a un lado. Ya es suficiente.

     

    La amenaza sobre quienes somos de izquierda y no blancos

    Quienes suscribimos este artículo somos diputados del Riksdag del Partido de Izquierda. Somos afectados tanto por nuestros principios democráticos y por nuestra misión de confianza, así como porque somos no-blancos. En tanto las autoridades policiales y la Säpo [policía secreta sueca] elijan darles espacio libre de acción a los nazis a expensas de la seguridad de organizaciones democráticas y de la seguridad de personas privadas, tampoco participaremos en la semana de Almedalen. Pero seamos claros. Este no es un artículo para defender la Semana de Almedalen y nuestro derecho a estar allí como representantes electos. El hecho es que la semana Almedalen se ha alejado de la plataforma democrática que se suponía que debía ser, a un evento más o menos elitista con muy poco que ofrecer a la gente común y corriente. La oportunidad de encontrarse con políticos y representantes de organizaciones y participar en la discusión política está reservada para quienes puedan pagar los montos de fantasía que cuesta un viaje a Visby durante la semana de Almedalen. Pero independientemente de los puntos de vista que se tengan al respecto, es la semana política más grande de Suecia, y la total ignorancia de la policía y de Säpo frente a la amenaza de los nazis es profundamente preocupante.

     

    La policía debería rechazar el permiso

    Creemos que ya hoy en día es posible negar el permiso a estas organizaciones. La Ley del Orden establece que los permisos para una reunión pública pueden ser rechazados, si es necesario, tomando en cuenta el orden o la seguridad en la reunión, o como consecuencia directa de ello o en su entorno inmediato. Puede que sea hora de que la policía comience a seguir estos párrafos jurídicos nuevamente, puesto que obviamente la seguridad no se puede mantener. En muchas otras partes del país hemos marcado nuestra posición en contra de esos nazis que han desfilado por nuestras ciudades con una contundente protección policial. Seguiremos haciéndolo, pero la pregunta es ¿cuándo las autoridades piensan asumir su responsabilidad?

     

    ¿Qué habría dicho Olof Palme?

    El punto de partida de la semana política en Almedalen fue en 1968, cuando Olof Palme habló desde un camión en Kruttornet, en Visby, sobre socialismo y democracia. Si hubiera vivido hoy, habría presenciado como se permite que el nazismo y el racismo se propaguen libremente, sin ninguna sanción. ¿Es esto lo queremos?

    Siempre vamos a dar la lucha contra  el nazismo. Pero no pensamos arriesgar nuestra seguridad y la de nuestros compañeros. Para que Almedalen pueda ser y convertirse en el escenario político y democrático que se pretendía, el tema de la seguridad y protección para todos debe ser tomado con la mayor seriedad. En una democracia es deplorable que no todos puedan participar en la vida política sin temor a amenazas y a violencia. Deseamos a todas las fuerzas democráticas que estarán allí presentes mucha suerte, pero decimos NO GRACIAS a la semana Almedalen mientras esto continúe.       

      

    Por: Malcolm Momodou Jallow

    Diputado (V)

    Lorena Delgado Varas

    Diputada (V)

    Tony Haddou

    Diputado (V)

    Daniel Riazat

    Diputado (V)

     

     
    Este martes, un grupo del NMR bloqueó la entrada a una exposición sobre el Holocausto, que se instaló en Almedalen. Más tarde, el movimiento realizó un mitin en Visby. Foto: SR.se (la imagen está recortada). 

  • La Socialdemocracia apuesta por un aumento de las pensiones

    Este jueves es el turno de la Socialdemocracia, en la semana política en Almedalen.

    A diferencia de sus colegas, el primer ministro sueco, Stefan Löfven, decidió dar su conferencia de prensa en Roma, al sudeste de Visby, en una residencia para ancianos.

    Una clara señal de la Socialdemocracia sobre la apuesta del partido por mejorar las pensiones de 1,7 millones de jubilados, y por quienes se jubilarán en varias décadas más.

     

     Por: Magazín Latino

     

    A las 19.00 horas de la soleada tarde, y luego de la actuación del artista Lars WinnerbäckStefan Löfven subió al escenario que hace 50 años atrás ocupara su correligionario, Olof Palme, instaurando con ello la tradicional semana política de Almedalen.

     

    4.100 personas – el récord de 2018 - se habían congregado para escucharlo.

     

    La apuesta de la Socialdemocracia,para las próximas elecciones de septiembre es aumentar las pensiones de casi dos millones de jubilados. Se trata de instaurar pensiones dignas y de eliminar el “castigo tributario impuesto por la Alianza” para los pensionistas.

     

    Sin embargo, Löfven comenzó su discurso citando no a un primer ministro socialdemócrata, sino a uno Liberal (¿un pase al partido de Jan Björklund?). Recordó que, cuando corría el año 1918 y Europa estaba en la ruina, en Suecia había hambruna, inflación y miles morían a causa de la “gripe española”. El primer ministro de entonces, Nils Edén, debió enfrentar una difícil decisión. El pueblo clamaba por el derecho general al sufragio, pero Edén temía que la proposición fallara y que los grupos extremistas reaccionaran con violencia.

     

    - Se cuenta que se dirigió a uno de sus ministros de la Socialdemocracia, Wärner Rydén, y le dijo: “Si todo se derrumba, el país se verá envuelto en aventuras aún peores”. A lo que Rydén respondió: “No se derrumbará, si permanecemos unidos”, dijo Stefan Löfven.

     

    E hizo un llamado de unidad, repitiéndolo varias veces en su discurso.

     

    El día anterior, la líder del Partido del Centro, Annie Lööf, había sido interrumpida en su alocución por una decena de nazis, quienes se habían apostado en medio del público. Cuando comenzaron a pifiarla y a llamarla “¡traidora!”, ella dijo: “escuchemos qué quieren”. Y todos se quedaron callados.

     

    Stefan Löfven también se refirió a la presencia y al acoso de los nazis del grupo neofascista NMR, explicando que su gobierno “haría lo necesario para que la sociedad democrática se pudiera defender. Independientemente si la ley actual debe interpretarse de otra forma o de si se deben realizar ajustes”.

     

    Explicó que la odiosidad y las amenazas, ya sea que vengan desde la extrema derecha, de la extrema izquierda o de fundamentalistas islámicos, deben ser detenidas por igual. 

    - Nuestro país nunca va a dejar que fuerzas antidemocráticas se aprovechen de la democracia para destruirla, enfatizó.

     

     

    La Socialdemocracia quiere que las elecciones de septiembre sean “un referéndum sobre la sociedad de bienestar”.

     

    El premier sueco explicó que el gobierno había cumplido su promesa de las elecciones anteriores de disminuir el desempleo juvenil. Que en la actualidad este es el más bajo en 16 años. Y que el nivel de empleo en Suecia es el más alto de Europa.

     

    Pero reconoció que hay problemas. Por ejemplo, en el área de la sanidad. El gobierno ha invertido,13 mil millones de coronas en sanidad, y se han creado 13.000 nuevos empleos en este rubro. Pero no es suficiente, por lo que, en los próximos años, Löfven quiere 14.000 empleados más en el cuidado de la salud y además invertir en capacitación y educación.

     

    Sin embargo, la promesa más contundente se dirigió a los pensionados. Pero no a los pensionados de hoy, sino a los de mañana.

     

    - ¡Nuestra sociedad nunca aceptará a los pensionistas pobres como un hecho! Por lo tanto, hemos aumentado el apoyo financiero y, paso a paso, abolimos la inmoral diferencia en impuestos entre sueldos y jubilación. A la par del buen desarrollo económico, los jubilados han recibido más de 13,000 coronas más al año.

     

    Pero, a pesar de que los pensionados perciben más en la billetera, gracias a las reformas del gobierno, Löfven quiere llegar más lejos.

     

    - Podemos remendar y reparar sin límites, pero si queremos que las pensiones se fortalezcan a largo plazo y en forma contundente, debemos ser capaces de tomar las decisiones más grandes y más difíciles. Si no se hace nada ahora, muchos futuros jubilados recibirán solamente la mitad de su actual sueldo, al pasar a retiro.

     

    La meta de la Socialdemocracia es que los pensionistas perciban al menos el 70 por ciento del sueldo que percibían antes de la jubilación. No obstante, la medida depende de que exista un consenso en el comité de pensiones del Parlamento.

     

    Y no es seguro que los otros partidos estén de acuerdo con que los empleadores paguen más en cotización patronal, esto no es del agrado de los partidos de derecha.

     

    A pesar de que, según Löfven, si los pensionistas tienen mejor economía pueden consumir más, lo que vitalizaría la economía en general.

     

     

    Durante la rueda de prensa de la mañana, la Ministra de Finanzas había declarado la necesidad mejorar las jubilaciones y la necesidad de estabilizar el sistema de pensiones.

     

    - Los trabajadores deben recibir pensiones dignas al momento de su jubilación. Muchas mujeres mayores que viven solas tienen una economía muy precaria, dijo Magdalena Andersson.

     

    El sistema de pensiones vigente en la actualidad rige desde el año 1994. En ese entonces, se pensó que las pensiones resultarían en un 70 por ciento del sueldo, sin embargo, no ha sido así.

     

    Este nuevo ajuste favorecería a los trabajadores de hoy de 25 – 30 años.

     

    Actualmente los pensionados pagan más impuestos que quienes aún trabajan, y esto es algo que la Socialdemocracia quiere eliminar por completo.

     

    - Es una importante cuestión para el partido. Se trata de solidaridad, dijo el primer ministro.

     

     

    “Todos tenemos un breve momento en la Tierra. Depende de cada uno qué hacer de él”, había dicho Stefan Löfven, al comienzo de su discurso.

     

    - En tiempos de polarización y de extremismos, defendí la unidad y la democracia. Yo dediqué mi momento en la Tierra a dejar una sociedad más fuerte para ustedes, a quien amo. Lo hicimos juntos, nos mantuvimos unidos, finalizó.

     

     
    El año pasado, Stefan Löfven no participó en Almedalen. Este año realizó una visita de un día, abandonando rápidamente la isla para continuar con su gira a lo largo de todo el país. Foto: Almedalsveckan. 

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español