Miércoles, 24 Abril 2019 | Login
¿Quien sucederá a Jan Björklund? El presidente del partido Liberal (L), jan Björklund. Foto: Marisol Aliaga.

¿Quien sucederá a Jan Björklund?

El líder del partido Liberal (L), Jan Björklund, comunicó el miércoles en una rueda de prensa que dimite a la presidencia de su partido.

- Doce años es un tiempo largo. Es hora de pasarle la estafeta a otro, dijo Björklund, y agregó que no se va a inmiscuir en la elección de su sucesor/a.

Ya en diciembre, el líder liberal había comunicado al partido su decisión de no postular a una reelección. Sin embargo, se mantiene en su puesto hasta la elección de un nuevo presidente/a, en la Asamblea Nacional del partido, el otoño próximo.

 

 Por: Magazín Latino

 

La decisión se venía venir desde hace tiempo, y la pregunta es si Jan Björklund quiso adelantarse a las posibles exigencias de su renuncia. Pero, según él, quiso comunicar su decisión con el fin de que el partido tuviera tiempo suficiente para elegir a un nuevo líder para el otoño.   

 

El partido Liberal se encuentra sumido en una profunda crisis, y muchos culpan a su líder de este declive. En las más recientes encuestas de opinión, la agrupación obtuvo menos de un 3 %, lo que significa que, de haber elecciones hoy, no quedarían en el parlamento.

 

Por otra parte, hay profundas divisiones en su partido a raíz del acuerdo de enero, que Björklund pactara con la Socialdemocracia y el Partido Verde. A pesar de que el acuerdo contiene bastante política de derechas, una falange de los Liberales opina que se debería haber apoyado a los partidos de La Alianza, incluso en unión con los Demócratas de Suecia.

 

Durante las interminables discusiones que precedieron a la formación de Gobierno, varios líderes de los Liberales defendieron la posición de apoyar a los Moderados y  Democratacristianos. La discusión se llevó a cabo a vista y paciencia de todos. Y ganó la opción de Björklund, el de llegar a un acuerdo sobre los bloques tradicionales de izquierda y derecha.

- Si yo hubiera perdido en esa votación en el consejo del partido, habría comunicado mi dimisión ya entonces, pero gané con un buen margen, dijo Björklund al matutino Dagens Nyheter, el miércoles.

 

Según él, el acuerdo de enero con el Gobierno, se mantiene vigente, independientemente de quien lo suceda en el cargo. 

 

Pero esto es, sin duda, una verdad con modificaciones. Y, si el nuevo líder, o lideresa,  de los Liberales no es partidario del acuerdo con S y MP, el panorama político en Suecia puede que tenga más sobresaltos.

 


El presidente del partido Liberal (L), jan Björklund. Foto: Marisol Aliaga. 

 

Ahora, pasando a los sucesores de Jan Björklund, la candidata favorita de todos es Cecilia Malmström, la comisionada de Suecia ante la Unión Europea. Pero ella ha dicho que esto no es una opción. Y lo ha repetido varias veces. 

- Ella ha sido preguntada al respecto cientos de veces. No está interesada en sucederlo como líder del partido, dijo a DN su secretario de prensa, Joakim Larsson.

 

Birgitta Olsson habría sido otra favorita. Pero luego de que se enfrentara en la presidencia del partido con Björklund, y perdiera, su nombre no ha vuelto a la palestra. Hasta ahora.

 

En cambio se nombra a Johan Pehrson. Éste tiene comprensión por la decisión de Björklund:

- Siempre es bueno para un partido con una renovación y nueva jefatura. Ahora es necesario un fuerte liderazgo burgués que no le haga el quite a los temas difíciles, dijo a Dagens Nyheter. 

 

Respecto a su candidatura, prefiere no especular:

 

- Es alentador el ser nombrado, pero no he pensado si estoy a disposición. Ahora es la comisión electoral quien debe hacer su labor.

 

Un nombre que suena muy fuerte – y que no ha dicho “No” – es el de Nyamko Sabuni, quien fuera encargada de asuntos de integración en el gobierno de la Alianza, de Fredrik Reinfeldt. Ella opina que se requiere un líder que sea capaz de unir al partido, luego de las profundas divisiones que ocasionó el proceso de formación de gobierno.

 

Sabuni pertenece al ala más moderada de los liberales, y para ella es importante volver a tener buenas relaciones con los Moderados y con la Democracia cristiana.

 

Ante la pregunta de Aftonbladet, de si piensa postular al cargo, responde:

- Los candidatos auto nominados raramente son el camino correcto. Los liberales deben tomarse el tiempo necesario para reflexionar sobre qué buscan en el liderazgo futuro y luego comunicar sus preferencias.

 


Johan Pehrson. Nyamko Sabuni. Foto: Dagens Industri.
 

 

 

 

About Author

Related items

  • Ulf Kristersson tira la toalla

    El líder de los Moderados declaró, en una rueda de prensa el domingo al mediodía, que sus intentos de formar gobierno fracasaron.

    - Hoy le comuniqué al presidente del parlamento que actualmente no existen las condiciones para ninguna de mis opciones de gobierno, dijo Kristersson, después de su encuentro con Andreas Norlén.

    Ahora la pelota volvió al talman. ¿Quién será el próximo en recibirla?

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Luego de una semana política en la que no hubo grandes novedades, todos esperaban un fin de semana tranquilo. El lunes se reunirían los líderes de la Alianza y el martes Ulf Kristersson informaría a Andreas Norlén sobre los resultados de sus intentos de formar gobierno.

    Sin embargo, el sábado estuvo marcado por el drama.

    ¿La razón?

    Después de haber llevado a cabo infructuosas conversaciones dentro de la Alianza, y luego de la negativa de Stefan Löfven, de apoyar su proyecto de gobierno, Kristersson comenzó a perder la paciencia. Y no encontró nada mejor que, en un largo posteo en Facebook (¡!) prácticamente dar un ultimátum a Annie Lööf (C) y a Jan Björklund (L), instándolos a demostrar con hechos a quien apoyaban.

    El posteo no tuvo muy buena acogida ni en Lööf ni en Björklund, quienes no ocultaron su irritación frente al ultimátum de Kristersson, y al hecho de no haber sido informados de su jugada con anterioridad.

    Y convocaron de inmediato a una rueda de prensa en el parlamento.

    Jan Björklund (L) expresó que la propuesta de Kristersson de “3-2-1”, que significa un gobierno de solamente los Moderados, o con uno o dos partidos de la Alianza, no es una buena alternativa. Y que, si éste presenta la propuesta de un gobierno de los Moderados (M) más los Democristianos (KD) su partidon votará que no.

    - Este sería un gobierno débil y malo para Suecia. Además, arriesga a darle influencia a los Demócratas de Suecia. Es una mala alternativa dijo Björklund.

    Y criticó al líder moderado, por el posteo:

    - Ulf Kristersson presentó sus alternativas en Facebook ayer, sin que yo lo supiera antes. Yo pensaba que tendríamos una reunión el lunes, dijo, ácidamente.

     

    La líder del Centro, por su parte, tampoco se mostró satisfecha con la propuesta del moderado.

    - Un gobierno de la Alianza que se componga de menos de cuatro partidos, no se puede definir como un gobierno de la Alianza, dijo Annie Lööf.

    Agregó que Kristersson aún puede retirar esta propuesta, y que espera que no la someta a votación.

     

    La líder democristiana, Ebba Bush Thor, por su parte, defendió a Kristersson, diciendo que éste había informado a sus colegas de la Alianza sobre el posteo en cuestión, antes de publicarlo, y lamentó las respuestas de L y C. 

     

    Al final no trascendió quién tenía la razón, pero quedó de manifiesto que la crisis de la Alianza aumenta día a día. Que es una coalición dividida. Por una parte, M y KD, que quieren colaborar “en alguna medida” con los Demócratas de Suecia (SD), y por otra C y L, que no aceptan ningún tipo de dependencia de éstos.

     


    Ulf Kristersson en la rueda de prensa del domingo. Foto: Captura de pantalla de SVT.

     

    El domingo, el panorama se aclaró algo, cuando, después de una corta reunión con el presidente del parlamento, Ulf Kristersson comunicó que tiraba la toalla.

    - Estoy preparado para dirigir un gobierno compuesto por toda la Alianza, solamente por los Moderados o por los partidos de la Alianza que quieran formar parte de este gobierno que yo lidere. Pero hoy le comuniqué al presidente que actualmente no existen las condiciones para ninguna de estas opciones, dijo Kristersson, y manifestó además su descontento por la respuesta del C y L, porque “se pierde la oportunidad de un gobierno de la Alianza”.

     

    Por su parte el líder de los Demócratas de Suecia, Jimmie Åkesson, comentó los últimos acontecimientos de la forma habitual en él: “Dejen el parque de juegos y conversen conmigo”, dijo.

    - Era 100 por ciento esperado. Ulf Kristersson quiere mantener con vida la Alianza hasta el último aliento. Ahora lo ha hecho, comentó al noticiero de SVT.

    Agregó que Suecia tiene solamente dos alternativas: Nuevas elecciones o que los líderes se dirijan a él:

    - Alguno de los partidos mayoritarios debe dejar de jugar y comenzar a hablar conmigo. Es la única forma de resolver este conflicto, subrayó.

    Este lunes continúa el drama, con la tercera vuelta de reuniones del presidente del parlamento con los líderes de los partidos, para discutir posibles constelaciones en el proceso de constituir gobierno.  

    - Ahora quiero discutir con los otros partidos sobre el camino a seguir, y es razonable pensar que otra persona reciba la misión de sondear las posibilidades de formar un gobierno que sea tolerado por la cámara, dijo Norlén.

     

    Se supone que es muy posible que ahora la pelota caiga en el tejado de Stefan Löfven.

     

     

     

  • Una ecuación imposible - Suecia sigue a la espera de un Gobierno

    Este martes se cumplió una semana desde que el presidente del parlamento instó al líder de los Moderados a constituir Gobierno. Hasta el momento, los esfuerzos de Ulf Kristersson (M) han sido infructuosos, y en cinco días más se vence el plazo.

    Kristersson intenta formar un Gobierno de la Alianza, pero para ello necesita el apoyo de otros partidos fuera de este bloque. Ha buscado el apoyo de Stefan Löfven (S), pero la negativa de éste fue rotunda.

    EXTRA: NOTICIA EN DESARROLLO – C y L comunicaron este sábado que no apoyarán a Kristersson como primer ministro mientras dependa de SD.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    El martes 9 de octubre se cumplió un mes desde que el pueblo sueco asistiera a las urnas. Y hasta hoy, sigue un gobierno en funciones, a la espera de que alguno de las formaciones políticas logre formar Gobierno.

    Esta es una situación inédita. Nunca, en la historia moderna de Suecia, había pasado tanto tiempo entre las elecciones y la toma de mando.

    Porque la democracia sueca difiere con las – por ejemplos – latinas. No hay segundas elecciones si un candidato no obtiene la mitad más uno de los votos. Si no hay una victoria suficientemente contundente, el presidente del Parlamento inicia rondas de conversaciones con los distintos jefes de los partidos, para instar a quien tenga mayores posibilidades a formar Gobierno.

    Después de las elecciones del 9 de septiembre, se llevó a cabo en el parlamento la elección de un presidente del parlamento, resultando elegido el conservador Andreas Norlén (M).

    Pocos días después, Norlén anunciaba que la Cámara había destituido al primer ministro, Stefan Löfven (S).

     

     

    ¿Cómo sucedió esto?

    Los diputados de la Alianza (que obtuvo 143 mandatos) se unieron a los Demócratas de Suecia (que obtuvieron 62 mandatos) y votaron en contra de “tolerar” a Stefan Löfven en el cargo de primer ministro.

    Después comenzó la primera ronda de sondeos de Andreas Norlén. Uno a uno, los líderes de los partidos se reunieron con él, comenzando por el partido más grande, la Socialdemocracia, siguiendo con los Moderados, los Demócratas de Suecia y así sucesivamente.

    Las conversaciones fueron infructuosas. La situación, al final de estas, se mantenía tan bloqueada como al comienzo de las mismas.

    El “talman” Norlén llamó a una segunda ronda de sondeos. La situación se veía tan imposible como antes. Sin embargo, en la conferencia de prensa al término de las conversaciones, Norlén comunicó que le había dado a Kristersson la oportunidad de intentar formar Gobierno. Y tenía dos semanas para ello.

    Su opción soñada es formar un Gobierno de la Alianza con él mismo como primer ministro, y apoyado por la Socialdemocracia. Por lo que sostuvo conversaciones con Stefan Löfven, para tratar de convencerlo de que lo apoyara.

    La respuesta de Löfven fue clara: No.

     

    ¿Las razones?

    Por que Lövfen iba a ayudar a quienes lo destituyeron?

    Fuera de esto, la Socialdemocracia tiene 100 escaños en el parlamento. Los Moderados tienen 70. La Alianza junta 343, la coalición rojiverde 344.

    ¿Por qué el más grande va a apoyar al más pequeño?

    Esto no ocurre, al menos en la política.  

    Y Kristersson – por más que siga repitiendo su consigna de “¡ända in i kaklet!” (hasta el último aliento) finalmente también se percató de ello.

    El próximo martes se vence el plazo para Kristersson. Si no logra encontrar asociados, la pelota volverá a manos del “talman” y es probable que el próximo en recibirla sea Stefan Löfven.

     

    EXTRA: NOTICIA EN DESARROLLO: 

    Este sábado el drama aumentó más aún, debido a las declaraciones de los líderes del C y L. En sendas conferencias de prensa, Annie Lööf y Jan Björklund declararon que no apoyarán a Ulf Kristersson en tanto no busque soporte fuera de su bloque. Porque un gobierno dentro de una misma coalición se haría dependiente de los Demócratas de Suecia.

    En vista de los acontecimientos del sábado, este domingo Ulf Kristersson ha citado a una rueda de prensa.


    Los líderes de la Alianza: Ebba Bush Thor (KD), Ulf Kristersson (M), Annie Lööf ( C) y Jan Björklund (L). Foto: Sveriges Radio. 

     

     

  • Anna Kinberg Batra quiere destituir a Stefan Löfven

    La presidenta de los Moderados afirmó este jueves que desea un cambio de gobierno antes de las elecciones del 2018. AKB comunicó hoy, en una rueda de prensa, que la Alianza debe presentar un presupuesto en conjunto lo antes posible. Esto llevaría a que – de aprobarse, con el apoyo de los Demócratas de Suecia – el gobierno rojiverde se vendría abajo.

    Sin embargo, ni el Partido del Centro, ni el Liberal, aceptaron la propuesta de AKB, Annie Lööf (C) expresó que no estaba dispuesta a llevar al país a un circo político, y Christer Nylander (L) dijo que sería irresponsable impulsar a elecciones que solo conducirían al caos.

    El Primer Ministro, Stefan Löfven, por su parte, comentó la jugada de la líder conservadora diciendo que "daba la impresión de que su liderazgo había perdido la brújula”.

     

    Por: Marisol Aliaga

     

    Un movido jueves se experimentó este jueves, dentro de la política interna de Suecia.

     

    Todo comenzó cuando Anna Kinberg Batra, presidenta del Partido Moderado, llamó a una conferencia de prensa en el parlamento.

    - Estoy preocupada por el desarrollo en Suecia, donde hay demasiada gente fuera del mercado laboral y donde el tema de la seguridad decepciona a muchos. El débil gobierno de Löfven no asume esto, y queremos hacer algo al respecto, más de lo que hemos hecho hasta ahora, expresó Kinberg Batra.

    Según ella, estos cambios no pueden esperar hasta las elecciones del próximo año, sino que deben llevarse a la práctica lo antes posible y, para ello, la Alianza debe presentar un presupuesto en conjunto.

    - Suecia necesitaría esto. Se trata de reformas que no pueden esperar hasta el 2018 para comenzar a implementarse. De terminar con la exclusión, de garantizar la seguridad y de tener más policías. De lo que hace que Suecia pueda crear puestos de trabajo en todo el país.

    La líder conservadora afirmó que el gobierno está implementando ”propuestas dañinas a la economía sueca”, y esto debe terminar. ”Lo podemos hacer lo antes posible, si actuamos en conjunto”, dijo.

    Kinberg Batra quiere un nuevo gobierno. Un gobierno de la Alianza. Y lo quiere ahora.

     

     

    Anna Kinberg Batra. Foto: Marisol Aliaga.

     

    A pesar de que hace solo una semana atrás había declarado que la Alianza no presentaría un presupuesto en común, y sin haber consultado antes a sus colegas si contaba con su apoyo.

    No lo tuvo. El partido del Centro y el Liberal no aceptaron su propuesta.

     

    Annie Lööf (C) declaró a Aftonbladet que su partido no está de acuerdo en que la Alianza presente un presupuesto en común, y que solamente se había enterado de esta nueva jugada la tarde anterior.

    - El Partido del Centro no apoya iniciar una colaboración que lanzaría a Suecia a la inseguridad. Recibimos un mensaje de texto en la tarde de ayer, y he sostenido conversaciones con mis colegas. Por mi parte estoy férreamente decidida a formar un gobierno de la Alianza, pero no estoy dispuesta a depender de los Demócratas de Suecia para ello.

     

    A diferencia de AKB, quien dijo hoy que ya se estaban llevando a cabo conversaciones entre los Moderados y los Demócratas de Suecia, en comisiones en el parlamento, Annie Lööf rechaza cualquier tipo de colaboración con el partido de Jimmie Åkesson.

    - Nosotros no formaremos ningún gobierno con el apoyo activo de los Demócratas de Suecia, yo no quiero lanzar Suecia hacia una incertidumbre y a un circo político. En esto no tranzaremos, subrayó Annie Lööf.

     

     

     

    Annie Lööf ha dicho tajantemente que no desea ningún tipo de colaboración con Jimmie Åkesson. Foto: Marisol Aliaga.

     

    Y tampoco obtuvo apoyo de los liberales. Christer Nylander, jefe de grupo del Partido Liberal en el parlamento apuntó:

    - No es responsable llevar a Suecia a un nuevo caos de elecciones anticipadas. Esto es lo que sucedería si la Alianza presentara un presupuesto en conjunto.

     

    Por su parte el presidente del Partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt afirmó que este era ”un día desgraciado para la burguesía sueca”:

    - Esto significa que Anna Kinberg Batra quiere destituír al gobierno y llegar ella misma al poder con el apoyo activo de los Demócratas de Suecia. Pero en el mismo segundo que hace eso, depende completamente de Jimmie Åkesson, políticamente. Se sienta en las rodillas de los Demócratas de Suecia. Por supuesto que SD aprovechará esta posición al máximo.

     

    No obstante, hay quienes dudan de la sinceridad de AKB. El presidente del Sindicato de Trabajadores, LO, Karl_Petter Thorvaldsson declaró a Aftonbladet que la líder probablemente tenía conocimiento de que no obtendría el apoyo de sus colegas de bloque. Y que esta jugada solo era ”teatro”.

     

    - Es extremadamente grave para Suecia, como país, y para nuestra democracia que la oposición haga propuestas  sabiendo que no tiene apoyo de sus supuestos colaboradores. Esto es jugar con la democracia, dijo Thorvaldsson.

     

    El único partido de la Alianza que apoya la propuesta de Kinberg Batra es el de la Democracia Cristiana, donde su líder, Ebba Bush Thor, ve con optimismo la propuesta de los Moderados. Pero no es la primera vez que esta agrupación política se acerca a los Demócratas de Suecia.

     

     

    El líder de SD, Jimmie Åkesson,  manifestó, obviamente, su optimismo. Esta es la primera vez que un partido parlamentario le hace una "invitación". En conversación con Aftonbladet, dijo que ”es un paso en la dirección correcta”. No obstante recalcó que los moderados hayan demorado tanto en llevar a cabo su propia política.

     

    - Ahora ella dice que quiere cambiar el gobierno lo antes posible. Pero queda por ver si lo dice en serio. Si es así, quiere decir que está dispuesta a tener nuestro apoyo para llevar a cabo esto, dijo Åkesson.

     

    Y, ante la pregunta de qué exige su partido para apoyar a la líder conservadora, respondió:

     

    - Lo que nosotros hemos dicho tiene mucha relación, obviamente, con la política de inmigración. Si el cambio que los moderados afirman querer hacer se hace realidad y se refleja en la política que quieren impulsar. Pero también se trata de otros temas en los que los moderados tuvieron carencias cuando estuvieron en el poder durante ocho años.

     

     

    El Partido Verde (MP) también ofreció una conferencia de prensa este jueves. Gustav Fridolin comenzó recordando las expresiones racistas vertidas por altos miembros del partido Demócratas de Suecia, con los cuales ahora los moderados quieren tener una colaboración, desde el vicepresidente en el parlamento, hasta el encargado de asuntos de justicia. Varios de ellos han enfrentado, o enfrentan, juicios por estafas o maltratos, entre otros.

     

    Y se refirió con ironía a la jugada de Anna Kinberg Batra, de informar a sus colegas mediante un mensaje de texto enviado el miércoles por la tarde.

     

    - Es difícil de entender porqué se pone punto final a una relación via un mensaje de texto. Yo pensé que la gran mayoría de la gente dejaba de hacer eso en la secundaria.

     

    Mientras que la vocera Isabella Lövin expresó:

     

    – Los colegas de la Alianza han denominado esto como un circo político que conduciría a un nuevo caos electoral. Esto revela una grieta muy profunda dentro de la Alianza.

     

     

     

    El Ministro de Educación y vocero del Partido Verde, Gustav Fridolin. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

    El primer ministro, por su parte, ofreció una conferencia de prensa la tarde del jueves, en la cual acusó a AKB de cambiar todos los meses de opinión frente a una posible colaboración con los Demócratas de Suecia.

     

    - Los conservadores perdieron las elecciones, y tuvieron un brusco descenso. Su líder ahora ha abandonado la idea de ganar la confianza en una nueva política.

     

    Según Löfven, la jugada de Kinberg Batra es un ”circo político” que da la impresión de ”un liderazgo conservador que ha perdido la brújula”.

     

    Al igual que Fridolin y Löwin, recalcó que él seguirá en la búsqueda de una colaboración entre bloques, puesto que ”la política de bloques es perjudicial para Suecia”.

     

     

    Al final del día, la arriesgada propuesta de AKB (como los medios abrevian Anna Kinberg Batra) parece haberle haberle jugado una mala pasada. Analistas políticos han dicho que arriesga su puesto como líder del partido Moderado, y que sus días están contados.

     

    Por otra parte, es posible que esta haya constituído una jugada necesaria para calmar los ánimos en su partido y tratar de recuperar la fuga de votantes hacia los Demócratas de Suecia.

     

    Las cifras de simpatía de AKB son muy bajas, a diferencia de la otra lidereza de la Alianza, Annie Lööf (C) quien ha aumentado constantemente su popularidad.

     

     

     

     

    Stefan Löfven y Anna Kinberg Batra. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

    Los cuatro líderes de la Alianza burguesa. Foto: Omni.

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español