Sábado, 31 Octubre 2020 | Login
Jonas Sjöstedt renuncia a la presidencia de su partido Jonas Sjöstedt. Foto: Facebook.

Jonas Sjöstedt renuncia a la presidencia de su partido

El líder del Partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt, anunció este miércoles que dimite como presidente del partido en el próximo congreso, en mayo.

“Quiero tener más tiempo para ser un buen padre, esposo y amigo”, escribe Sjöstedt en un posteo en su cuenta de Facebook. Agrega que ocho años al frente del partido son suficientes, y que es un buen momento para renunciar, frente a las elecciones del 2022.

 

 Por: Magazín Latino

 

Al fin se cumplieron las especulaciones que venían circulando desde el otoño del año pasado, sobre la dimisión del líder de la Izquierda, Jonas Sjöstedt.

 

El anuncio lo hizo en un principio en una reunión interna del partido, en un video que se dio a conocer rápidamente, y pronto tuvo que hacer una declaración. En un posteo en su cuenta de Facebook explicó que su renuncia se debe a motivos personales: en septiembre del año pasado su esposa, Ann Måwe, asumió como embajadora de Suecia en Vietnam, y se mudó a Hanoi. Él echa de menos a su familia.

 

“Quiero tener más tiempo para ser un buen padre, esposo y amigo”, escribió en Facebook, y en el noticiario Aktuellt dijo que le gustaría hacer algo completamente distinto, como “escribir un libro o montar una cafetería”.

 

- Creo que se siente bastante bien saber que habrá un día en que no tengo todas las fechas de la agenda planificadas, dijo.

 

Asegura que ahora gozará de cada día como líder de su partido, hasta el congreso en mayo.

 

“Después de más de ocho años como presidente, es hora de que me aparte y dé paso a un nuevo presidente”, escribe en Facebook.

 

En estos ocho años el partido ha aumentado considerablemente, y en las encuestas se eleva a un 10 por ciento. Por esta razón, y porque "el partido se mantiene estable", Sjöstedt opina que es un buen momento para el relevo.

 

Aunque, según él, no fue fácil dar un paso al costado. Mantendrá su militancia, pero desde la periferia. 

 

“Para mí ha sido una decisión difícil. Ser el presidente del Partido de la Izquierda es la misión más importante y agradable que me puedo imaginar. Es un gran privilegio el liderar un movimiento que es la voz más clara por una Suecia más igualitaria, por el feminismo y por el clima. Es un placer el reunirse con todos los luchadores socialistas a lo largo de Suecia, el poder influir en la política y aprender constantemente cosas nuevas. Lo extrañaré, lo sé”, escribe en Facebook.

 

Annie Lööf, líder del partido del Centro,  y Jan Björklund (ex líder de los Liberales)  lamentan en Twitter su dimisión.

 

Y el redactor jefe de Dalademokraten, Göran Greider (S) escribe en Twitter: "Triste que Sjöstedt, el populista de izquierda, como lo llamé recientemente en un artículo en Di, vaya a renunciar. ¡Ha hecho un buen trabajo!”.

 

Entre sus posibles sucesores se nombran a: Ulla Andersson, Ali Esbati, Aron Etzler, Hans Linde, Rossana Dinamarca, Nooshi Dadgostar, entre otros/as. No obstante se supone que la mayoría preferirá una lideresa antes que a un líder. O, tal vez, una presidencia compartida, al estilo del partido Verde. 

 


Jonas Sjöstedt. Foto: Facebook.

 

About Author

Related items

  • Jonas Sjöstedt: “Nadie quiere esta reforma”

    El líder del partido de Izquierda (V) comunicó el jueves que la amenaza de una moción de censura contra la ministra del Trabajo va en serio. Si el gobierno continúa la privatización de la Oficina del Trabajo, Jonas Sjöstedt propondrá la votación en el Parlamento.

    - Queremos detener este caos de privatizaciones, subrayó.

    Actualización: en rueda de prensa este lunes, Jonas Sjöstedt comunicó que retira la amenaza contra la ministra, puesto que el Gobierno retrocede en sus planes de privatización de la Oficina del Trabajo. No obstante, la oficina se privatizará, pero a más largo plazo.

     

     Por: Magazín Latino

     

    En una rueda de prensa este jueves, la ministra del trabajo, Eva Nordmark, presentó a la nueva directora general de la Oficina del Trabajo, la experimentada jurista Maria Mindhammar.

     

    No obstante, esta y otras medidas presentadas por el gobierno respecto al futuro de la Oficina del Trabajo no fueron suficientes para satisfacer las exigencias del partido de Izquierda, que se ha opuesto a la privatización que exigiera el partido del Centro, para aceptar el acuerdo de enero.

     

    - La Oficina del Trabajo se encuentra sumida en una profunda crisis, dijo Jonas Sjöstedt, en la sesión en la cámara. Y comunicó que buscará el apoyo del partido Conservador (Moderaterna) para presentar una moción de censura en contra de la ministra del Trabajo, que puede llevar a su dimisión.

     

    Los otros partidos que apoyarían la moción de censura son los Democratacristianos (KD) y los Demócratas de Suecia (SD). De esta manera, el partido de Izquierda lograría su propósito con ayuda de sus enemigos políticos. La votación parlamentaria podría resultar incluso en nuevas elecciones.

     

    Aunque Sjöstedt declaró que su fin no era derribar el gobierno de Stefan Löfven. Lo que pretende es poner fin a la acelerada privatización de la Oficina del Trabajo.

     

    - Nuestra meta es que ellos digan: reconocemos, no tenemos apoyo para este caos de privatizaciones. Yo creo que el gobierno va a desistir de sus propósitos porque esta política no lleva a buen puerto y afecta más que nada a los desempleados, dijo el líder de Izquierda a Aftonbladet.

     

    Por su parte los Socialdemócratas ven esta jugada del partido con quienes colaboraron el periodo pasado como “poco responsable”.

     

    - Ahora el partido de Izquierda nos sumerge en una situación complicada, y vale la pena preguntarse qué pretenden con esto, dijo al vespertino la jefa del grupo parlamentario de la Socialdemocracia, Annelie Karlsson.

     

    Según ella, el gobierno está consciente de las dificultades que enfrenta la entidad laboral. Sin embargo, manifestó no entender el hecho de que Jonas Sjöstedt esté dispuesto a hacer causa común “con quienes han ocasionado esta situación”, la derecha. 

     

    - Nosotros gobernamos de acuerdo con un presupuesto de los Conservadores (Moderaterna) y de los Democratacristianos – quienes quitaron recursos a la Oficina del Trabajo - y ahora Sjöstedt quiere hacer un pacto con ellos y deponer el gobierno. Entiendo que los electores tengan dificultades en entender esto. Es muy raro, agregó Annelie Karlsson.

     

    En tanto, Ulf Kristersson, presidente de los Conservadores (M), junto a la líder democratacristiana, Ebba Bush Thor, comunicaron en rueda de prensa el jueves pasado que, desde entonces y hasta este martes, el gobierno tiene que retroceder en los cambios fundamentales planteados en la reforma de la Oficina del Trabajo.

     

    - El gobierno tendrá que ceder porque hay una mayoría parlamentaria que quiere otra cosa, dijo Kristersson.

     

    La privatización de la Oficina del Trabajo es parte del acuerdo de enero. Este es un proyecto neoliberal diseñado por el político del partido del Centro Martin Ådahl, y es dirigido por la organización empresarial Almega. La meta final es una privatización total de la entidad laboral. 

     


    La ministra del Trabajo, Eva Nordmark (S). El líder del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt (V). Foto: Riksdagen.se/Marisol Aliaga.

     

  • El partido de Izquierda junta fuerzas para frenar la reforma de la Oficina del Trabajo

    El partido de Izquierda (V) quiere unirse a otros partidos de oposición para frenar la reforma impulsada por el partido del Centro, de desmontar la Oficina del Trabajo. La medida, que fuera uno de los caballitos de batalla de Annie Lööf, en el acuerdo de enero, ha sido fuertemente criticada, tanto por la derecha como la izquierda.

    - Se trata de estar de acuerdo en lo básico: de detener esto, dijo el vocero del partido de Izquierda en asuntos laborales, Ali Esbati, al vespertino Expressen.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Uno de los 73 puntos del llamado ”acuerdo de enero” (entre S, MP, C y L) aborda la gran reforma de la Oficina del Trabajo, que cambiará por completo la entidad estatal (Arbetförmedlingen) que pasará a ser controlada en su totalidad por intereses privados.

     

    Los cambios se habrán concretado para el 2021. Y significan recortes de cuatro mil millones de coronas en las subvenciones a la Oficina del Trabajo y a las políticas laborales.

     

    132 oficinas serán desmontadas. 4.500 trabajadores han sido advertidos de su pronto despido. Y ya se han visto las primeras consecuencias de lo que esto significa: por ejemplo, personas con discapacidad que gozan de subsidios para actividades laborales han perdido esta ayuda, y son remitidos a la última instancia: solicitar ayuda de la oficina del Social.

     

    La privatización de la Oficina del Trabajo fue una de las exigencias más importantes de la líder del partido del Centro, Annie Lööf  (C)  para aceptar a Stefan Löfven como primer ministro, mediante el acuerdo de enero.

     

    Pero la medida ha provocado una fuerte resistencia, tanto de parte de la derecha, como del partido de Izquierda.

     

    ”Taller de experimentos” llamó el presidente de los Moderados, Ulf  Kristersson, esta privatización, y tanto los Demócrata Cristianos (KD), como los Demócratas de Suecia (SD) han ratificado en la crítica. También la nueva líder de los liberales, Nyamko Sabuni, ha declarado que quiere que la reforma se postergue.

     

    De concretarse el plan de reformas, la entidad pasará a manos de privados, de aquí al 2021.

     

    “La Oficina del Empleo dejará de gestionar puestos de trabajo y será reemplazada por agentes de empleo autónomos, a quienes se les remunerará cuando hayan ayudado a los desempleados a encontrar un trabajo permanente. El modelo ha sido probado en otros países, con buenos resultados.”, escribe en un artículo de opinión en Aftonbladet el arquitecto de la reforma, Martin Ådahl, vocero en asuntos laborales del partido del Centro.

     

    El artículo fue replicado por otros políticos, que no están de acuerdo en lo que él plantea. 

     

    El partido de Izquierda ha sido un claro detractor de esta reforma y ahora quiere hacer causa común con otros partidos, incluso de la derecha, en la Cámara de diputados.

     

    En una reunión en la comisión parlamentaria del trabajo este martes, el partido de Izquierda (V) trató de reunir apoyo de otros partidos.

     

    Según informó el vespertino Expressen, su líder, Jonas Sjöstedt, no logró su cometido. Pero la iniciativa sigue vigente.

     

    - Tengo la esperanza de que recibamos apoyo en esto y que logremos tener un denominador en común para frenar la reforma, declaró a Expressen el vocero del partido de Izquierda en asuntos laborales, Ali Esbati.

     

    Agregó que esta reforma debe ser analizada a fondo y con más tiempo. Lo mismo opinó la líder de los democristianos, Ebba Bush Thor. 

     

    - Queremos obtener una interrupción temporal y un nuevo plan de trabajo. Los municipios deben ser notificados, y se debe llevar a cabo una auditoría seria. No podemos, simplemente, apoyarnos en lo que se suscribió en el acuerdo de enero y esperar que de alguna forma mágica esto salga bien. Porque no va a salir bien, subrayó Esbati.

     


    El presidente del Partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt. Foto de Archivo. 

     

  • Presidente del sindicato: “No aceptaremos deterioros de los derechos laborales”

    En el Día del Trabajador se sucedieron las marchas y los discursos a lo largo de toda Suecia. El presidente del sindicato LO, Karl- Petter Thorwaldsson, prometió no aceptar deterioros de los derechos laborales. Y amenazó con ir a la huelga.

    El presidente del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt, amenazó con nuevas elecciones, en tanto que el primer ministro, Stefan Löfven, advirtió sobre el peligro de la extrema derecha.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Un Día del Trabajador algo distinto se vivió en Suecia este miércoles 1 de mayo, producto a las tensas relaciones entre la Federación General de Trabajadores de Suecia, LO, y el partido oficialista, la Socialdemocracia.

     

    A raíz del “Pacto de enero” (januariavtalet) que suscribieran la Socialdemocracia, el Partido Ambientalista, el partido del Centro y los Radicales, se avecinan deterioros en los derechos laborales y de la vivienda. Al mismo tiempo que el gobierno hará deducciones de impuestos a hombres adinerados.

     

    A pesar de esto, Stefan Löfven insistió en su discurso del 1 de mayo – que este año fue en la ciudad de Umeå - en que “en nuestra sociedad de bienestar todos tienen que cumplir con sus responsabilidades, incluso los ricos”. Refiriéndose a la fuga de capitales de las grandes empresas.

     

    Prefirió no nombrar el “Pacto de enero” pero criticó a los conservadores:

    - No se puede confiar en los conservadores. Ellos pretenden colaborar con los partidos de extrema derecha en el Parlamento Europeo. Pero la extrema derecha se merece más adversario, no más copias.

     

    Repitió que “no podemos ver pasivamente que fuerzas antidemocráticas se aprovechen de la democracia para más tarde destruirla”.

     

    Sin embargo, ante la pregunta de la prensa, en conferencia de prensa, de por qué se les permitía a los neonazis manifestarse el 1 de mayo, respondió que la Constitución lo permitía, pero que “se estaba trabajando en esto”.

    - Entiendo a quienes piensan que esto es raro, admitió.

     

    Stefan Löfven defendió una vez más el “Pacto de enero”, con el argumento de que fue el mal menor. La alternativa habría sido un gobierno de la derecha con Ulf Kristersson (M) como primer ministro, apoyado por el partido de extrema derecha Demócratas de Suecia.

     

    Pero Löfven ha tenido en mente un gobierno de de una coalición de centro desde hace tiempo. Y lo consiguió, pero al costo de tener que implementar políticas de derecha. Por lo tanto, el acostumbrado discurso de crítica a la derecha, por las disminuciones de las imposiciones a quienes tienen más en el bolsillo, brilló esta vez por su ausencia. Ahora es su propio partido el que las implementará, si bien es cierto de que tomará un tiempo en que las reformas propuestas se lleven a la práctica.

     

    Este giro a la derecha de la Socialdemocracia no es aceptado por completo por las bases, aunque este 1 de mayo no manifestaran públicamente su descontento.

     


    Stefan Löfven junto a su esposa, Ulla Löfven, en la ciudad de Umeå. Foto: Omni.

     

     

    Quienes sí lo hicieron fueron el presidente del sindicato LO, Karl- Petter Thorwaldsson, y el presidente del partido de Izquierda (V), Jonas Sjöstedt.

     

    El primero amenazó con movilizar a sus afiliados con ir a huelga. El segundo con nuevas elecciones. A pesar de que ninguno de los dos está libre de toda culpa. Ambos supieron, en su momento, sobre el “Pacto de enero”. Sjöstedt dejó pasar la formación del nuevo gobierno. Thorwaldsson es miembro de la cúpula más alta de la Socialdemocracia.

     

    Ambos sabían lo que el pacto significaba, lo que no impidió que le dieran duro a Stefan Löfven este miércoles.

     

    Karl- Petter Thorwaldsson eligió la ciudad de Kalmar para pronunciar su discurso del 1 de mayo, y comenzó recordando la Suecia de solo una generación atrás, que no gozaba de las garantías de la sociedad de bienestar.

    Explicó la “preocupación por ciertas partes del pacto de enero”, sobre todo las referentes a las reformas en los derechos laborales.

    - Les prometo que nuestras 14 federaciones no van a aceptar que los patrones hagan lo que quieran. Que despidan a los trabajadores al gusto de ellos. Estoy seguro de que nuestros afiliados están dispuestos a ir a la huelga para defender sus derechos laborales. ¡Punto!

     

    Criticó la deducción de los impuestos llamados ”värnskatten” (llamado así porque en un principio fue el impuesto que debían pagar los hombres que en lugar de hacer el servicio militar imponían más).

    - Esta deducción va a quienes ganan más de 630.000 coronas anuales. ¿Cuentos de sus colegas ganan eso? Y a un coste de 6,3 mil millones de coronas. ¡Destínenlo al cuidado de los mayores, en lugar de dárselo a viejos ricos!

     

    El ”värnskatten” es algo que ni siquiera los gobiernos de derecha se habían atrevido a tocar.

     

    Los economistas de la LO han calculado que se deben destinar 108 mil millones de coronas al bienestar social, en los próximos años. A diferencia de los 5 mil millones, que propone el gobierno.

     

     
    El presidente del sindicato LO, Karl- Petter Thorwaldsson, en su discurso en Kalmar. Foto: Aftonbladet.

     

    Por su parte, el líder del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt, presentó una propuesta de mejoras a la situación de los trabajadores mayores de 61 años que se desgastan en sus trabajos. Éstos podrían darse de baja medica hasta cumplir la edad de la pensión, los 65 años, sin temor a que esta disminuyera. 

     

    Sjöstedt aprovechó de hacer un ácido comentario en contra de Stefan Löfven, al pronunciar su discurso en la plaza del rey Gustaf II Adolf, en la que hay una estatua del monarca:

    - ¿Se han percatado de su posición? Apunta con la mano derecha al mismo tiempo que mira para el otro lado. Un poco como Stefan Löfven cuando invita a Annie Lööf a vender el bienestar social.

     

    Explicó que existe mucho descontento dentro de los trabajadores y del movimiento sindicalista. Y amenazó una vez más con nuevas elecciones si el gobierno se empeña en empeorar los derechos de los trabajadores. O de restringir el derecho a huelga.

    - Pueden elegir: retirar las propuestas o ir a nuevas elecciones.

     

    No obstante, la pregunta que cabe hacerse es de si estas son amenazas sin fundamento, puesto que, para llamar a una moción de desconfianza en el parlamento se necesitan al menos 35 mandatos, y el partido de Izquierda tiene solo 28. Jonas Sjöstedt necesitaría del apoyo de al menos un partido más, y significaría que podría resultar en un gobierno de Ulf Kristersson(M) apoyado por los Demócratas de Suecia.

     

    Una posibilidad poco probable para la Izquierda.

     

     
    Jonas Sjöstedt en su discurso en Gotemburgo. Foto: Aftonbladet.

     

    Nazis desfilan el 1 de mayo

     

    Al igual que en años anteriores, los neonazis salieron a manifestarse en distintas ciudades de Suecia. En Kungälv, se manifestaron unos 300 integrantes del NMR, los que llevaron a disturbios en la ciudad.

     

    A pesar de que políticos de Kungälv y de Ludvika han solicitado un cambio de ley que prohíba que se manifiesten las agrupaciones neonazis, esto no ha sido posible.

     

    Un tribunal rechazó, hace poco tiempo atrás, la propuesta del gobierno de hacer estos cambios, argumentando que el derecho a organizarse debía ser resguardado.

     

    De esta manera, en Suecia los nazis continúan marchando por las calles, para el 1 de mayo.

    - Los nazis han secuestrado el 1 de mayo, dijo Jussi Nieminen, dirigente sindical de la LO, en Borlänge.

     

     
    Miembros del movimiento neonazi NMR. Foto de archivo/Marisol Aliaga.

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español