Miércoles, 18 Octubre 2017 | Login
Kinberg Batra y Bush Thor en desacuerdo sobre los SD Ebba Bush Thor, en entrevista con Dagens Nyheter. Foto: Captura de pantalla del sitio web de DN.

Kinberg Batra y Bush Thor en desacuerdo sobre los SD

ESTOCOLMO: Diferencias de opiniones ha surgido dentro de la Alianza respecto a la posible colaboración con el partido Demócratas de Suecia, ante un eventual cambio de gobierno, el 2018.

Frente a la pregunta de si el partido de Jimmie Åkesson es racista o no lo es, las respuestas de las líderes de los partidos Moderado y Democratacristiano, Anna Kinberg Batra y Ebba Bush Thor, han diferido.

"Es racista", dijo Kinberg Batra. "No es racista", dijo Bush Thor. Más tarde, y presionada por las críticas, se retractó.

Ambas líderes están empeñadas en recuperar la fuga de sus simpatizantes a los Demócratas de Suecia. Y el partido de Åkesson sigue siendo una papa caliente en el parlamento escandinavo.


 

Por: Marisol Aliaga

 

A dos años de las próximas elecciones, a mediados del 2018, los ocho partidos parlamentarios se preocupan, desde ya, por las encuestas de opinión.

Ebba Bush Thor, presidenta de los democratacristianos, se preocupa más que el resto, y con razón. En encuestas de intención de voto, su partido ha llegado a obtener cifras tan bajas que, de verse corroboradas el día de las elecciones, significarían que la agrupación tendría que abandonar el Parlamento. El límite para poder tener representación parlamentaria es de un 4 % en las elecciones.

En una encuesta de la Oficina de Estadísticas, Statistiska centralbyrån, correspondiente al mes de mayo, los democratacristianos obtuvieron solamente un 2,8 por ciento. Se calcula que un 0,4 por ciento habrían cambiado sus preferencias y darían su voto a los Demócratas de Suecia.

Este partido, de extrema derecha y xenófobo, ha arriado votantes de casi todo el resto de los partidos, sin embargo la reacción de los otros líderes políticos es unísona, ninguno de ellos ha afirmado que colaboraría con SD (Demócratas de Suecia, por su sigla en sueco).

 

- Este es un partido racista con raíces en el nazismo, declaró hace meses atrás el primer ministro, Stefan Löfven.

Mientras que Annie Lööf, la presidenta del Partido de Centro, declaró al matutino Dagens Nyheter:

- SD es un partido con orígenes racistas y tiene una visión del ser humano que está muy lejos de la mía y la del Partido del Centro.

 

Christer Nylander, jefe de grupo de los Liberales en el Parlamento, expresó, al mismo medio:

- SD es un partido xenófobo, que sin duda alguna mantiene sus ideas racistas.

 

Hace días atrás, el líder de SD, Jimmie Åkesson, manifestó sus deseos de colaborar con el Partido de los Moderados y el Democristiano. Pero la presidenta de los Moderados, Anna Kinberg Batra, contestó a la pregunta de si los Demócratas de Suecia era un partido racista del siguiente modo:

- Ellos culpan a la inmigración de todos los problemas de Suecia. Entonces, es un partido racista que confronta a grupos de personas entre sí, y etiqueta a las personas. Esto no resuelve nada.

No obstante, Kinberg Batra se negó a dar una respuesta concreta sobre una posible colaboración de su partido con SD, en el Parlamento.

Una colaboración que por lo menos en el distrito de Gävle ya se está llevando a cabo.

 

Pero quien ocasionó grandes titulares en los medios nacionales y un fuerte debate en las redes sociales fueron la líder del partido cristiano, Ebba Bush Thor.

En una entrevista con el medio Dagen (El día), y respondiendo a la pregunta de si veía a SD como un partido racista, Bush Thor expresó:

- No. No lo veo así si hablamos de la política oficial del SD de hoy. Aunque el partido tiene una historia originada a partir de un movimiento racista. He conocido Demócratas de Suecia que son racistas, pero también he visto [racistas] en otros partidos. Es muy lamentable que SD siga confrontando a grupos entre ellos, lo cual socava el principio de igualdad y valor de todas las personas. Es muy problemático, tanto en la política de inmigración asó como sobre cuestiones relativas al cuidado de los mayores y de la familia.

Según Ebba Busch Thor, los valores básicos están pasando por una crisis, y en un artículo de opinión en Dagens Nyheter escribe sobre los valores que han hecho de Suecia lo que es:

"Nosotros, los democratacristianos, nos hemos basado siempre en los valores que resultan de la ética cristiana y el humanismo occidental. Estos [valores] han construido una Suecia fuerte. Para que Suecia siga siendo fuerte, estos valores deben guiar nuevamente la política."

 

Luego de sus declaraciones en Dagen, la lider debió soportar una masiva crítica, y más tarde cambió su discurso. En una entrevista con Dagens Nyheter, Busch Thor respondió lo siguiente, ante la misma pregunta:

-No lo es si se mira estrictamente su programa oficial. Pero es un partido que todavía está muy marcado por su historia racista y que todavía tiene grandes elementos racistas en su movimiento y entre sus representantes.

Y sobre la discordancia con Anna Kinberg Batra, explicó:

"Es un partido racista en cuanto a su historia y a las actuaciones de sus representantes y de parte de su movimiento. Luego ellos pueden afinar su programa oficial, y es por eso que, viendo estrictamente a este, no se puede decir que sea un partido racista.

 

 

 Ebba Bush Thor, en entrevista con Dagens Nyheter. Foto: Captura de pantalla del sitio web de DN. 

 

 

About Author

Related items

  • Apertura del Parlamento – a un año de las elecciones

    Este martes 12 de septiembre se dio inicio a un nuevo año de sesiones en el Parlamento sueco, con un nutrido programa que duró todo el día.

    La jornada comenzó con un Te Deum en la Catedral de Estocolmo, donde estuvo presente la familia real, el primer ministro, representantes de todos los partidos políticos, diplomáticos y otras personalidades.

    Pasadas las dos de la tarde, el Rey Carl Gustaf pronunció un discurso de apertura, al que le siguió la declaración gubernamental del primer ministro. Stefan Löfven se refirió a la situación actual, de bonanza económica y abordó, además, los desafíos que el país tiene por delante.

     

    Por: Marisol Aliaga. (Texto y fotos).

     

    Todos los años se repite el mismo protocolo. El Parlamento despierta de su letargo estival y comienzan nuevamente las sesiones en la cámara.

    Y, como todos los años, la jornada comenzó con un Te Deum en la catedral de Estocolmo, Storkyrkan, o Iglesia de San Nicolás, en Gamla Stan, la Ciudad Vieja, hasta donde llegaron los eminentes invitados, comenzando con la familia real, que llegó poco antes de comenzar la ceremonia, a las doce del día. El oficio religioso estuvo a cargo del deán Ulf Ulfvebrand y la capellana Kristina Ljungren.  La monja dominicana Madeleine Fredell fue la encargada de pronunciar el sermón de esta ocasión.

    En su discurso, la religiosa puso el foco en los refugiados. Un tema que se ha discutido a lo largo de todo el año, y que se seguirá discutiendo tal vez más aun, con motivo de las elecciones del próximo año.

    - En nuestras sociedades occidentales los huérfanos y las viudas gozan de una protección bastante buena, hoy en día. ¿Pero los refugiados? Tal vez el refugiado logre algo de protección en un campamento, y no se muera de hambre. ¿Pero vemos al refugiado como un hermano y una hermana, como uno de nuestros hermanos? Preguntó Madeleine Fredell.

    E instó a los asistentes a construir una sociedad en diversidad.

     

    Después del Te Deum, tuvo lugar la ceremonia de apertura en el Parlamento, Riksdagen. El rey Carl Gustaf y la reina Silvia arribaron a Riksplan en la carroza real, acompañados de sus tres hijos y el cónyuge de la princesa Victoria, Daniel. A la entrada fueron recibidos por el presidente del Parlamento, Urban Ahlin y el primer ministro Stefan Löfven.

     

    Luego del discurso de bienvenida del presidente del parlamento, el rey tomó la palabra.

    “Cada época tiene sus propias vicisitudes”, dijo, recordando que hace 100 años atrás, en 1917, Europa se encontraba en guerra. Aunque Suecia no fue a la guerra, sufrió una gran escasez de alimentos y suministros. Más tarde, el país se vio afectado por la gripe española, en la que murieron miles de personas. Y, hace 50 años atrás, la guerra fría estaba en pleno apogeo, explicó el monarca.

    - Hoy en día nos enfrentamos a nuevos desafíos, otras amenazas a la paz, la seguridad, la prosperidad, la salud y el medio ambiente, dijo.

    Resaltó el rol que Suecia juega en las Naciones Unidas, donde ocupa un lugar en el Consejo de Seguridad, lo que significa una oportunidad importante para contribuir a soluciones pacificas en los conflictos internacionales.  

    El rey expresó que "la historia da razones para ser optimista", puesto que se ha logrado paz, se han curado las epidemias, ha crecido la prosperidad y se han fortalecido los derechos humanos. Pero constató también que es necesario resolver los temas medioambientales

    - La pregunta ya no es si podemos lograr un desarrollo más sostenible. De otra manera, cómo vamos a ir hacia adelante. Con qué rapidez, qué tecnología y a qué costo. En este contexto, ¡hay muchas razones para ver el futuro con confianza!, dijo.

    Subrayó además la importancia del “respeto”, un buen punto de partida para el discurso público. “El tratarse con respeto, aun cuando se piensa en forma diferente”, expresó el monarca.  

    Y deseó a los representantes del pueblo sueco “fuerza, coraje y sabiduría” en sus decisiones, que afectan a tantos.

     

    El primer ministro, por su parte, destacó el hecho de que hoy en día Suecia goza de una buena economía, a pesar de haber heredado un déficit de 60 mil millones de coronas, del gobierno anterior de la derecha.

    Stefan Löfven explicó que el excedente económico actual, luego de tres años de su gobierno, hace posible nuevas inversiones en pro del bienestar de la nación y el disminuir la deuda externa.

    Se destinarán, por ejemplo, 750 millones de coronas en sistema de emergencia, SOS, en aduanas, en la policía de seguridad, Säpo, en la Fiscalía y en establecimientos penitenciarios.

    - No toquen a nuestros héroes, dijo, a propósito de las apuestas del gobierno para mejorar la protección del personal que trabaja en hospitales, en urgencia, y que han sido atacados en varias ocasiones, recientemente.

    El mandatario se refirió a los desafíos actuales: la amenaza nuclear de Corea del Norte, la catástrofe humanitaria de la guerra de Siria, la crisis medioambiental, las hambrunas en ciertas regiones de África.

    Löfven resaltó la importancia de la participación de las mujeres en las conversaciones de paz, en los conflictos armados alrededor del mundo y en el derecho de las mujeres a la salud sexual y reproductiva.

    Entre otros variados temas se refirió también al de los neonazis en Suecia.  

    - Tenemos la responsabilidad de recordar, puesto que si no recordamos las agresiones, la violencia y el odio nuevamente vencerán../../ El 1 de mayo se manifestaron alrededor de 500 nazis en Falun. El Movimiento de Resistencia Nórdico (NMR) se hizo presente en la semana política de Almedalen. Dentro de poco se reunirán en Gotemburgo. Esto es algo aterrador, expresó.

    El gobierno, explicó, hace un esfuerzo mancomunado en contra del racismo y los crímenes de odio a través de un plan de trabajo nacional. Se reincorporan los viajes a lugares que tienen que ver con la memoria histórica y el 2020 se llevará a cabo una conferencia internacional sobre este tema.

    Y, obviamente, el primer ministro se refirió también al medio ambiente.

    - La crisis climática está ocurriendo aquí y ahora… el clima no puede esperar. La transformación de la sociedad debe apresurarse, con el fin de asegurar las posibilidades para las nuevas generaciones.

     

     

     

    El Primer Ministro, Stefan Löfven, al momento de dar su discurso en el Parlamento sueco. 

     

    De izquierda a derecha: el presidente del Parlamento, Urban Ahlin, la reina Silvia, el rey Carl Gustaf, la princesa heredera del trono, Victoria, el príncipe Daniel (su esposo), el príncipe Carl Philip y la princesa Madeleine. 

     

     

     

  • La ministra de Inmigración noruega Sylvi Listhaug enoja a Suecia

    La Ministra de Inmigración de Noruega, estuvo recientemente de visita en Suecia.

    Sylvi Listhaug tenía planeado reunirse con su colega sueca, Helene Fritzon, en el barrio periférico de Rinkeby. Sin embargo, apenas arribar a Estocolmo, la ministra del partido de extrema derecha noruego se enteró que su homóloga sueca había cancelado el encuentro. 

    "Una vez más la ministra de Inmigración noruega, Sylvi Listhaug, vuelve a ser el foco de la polémica. En esta ocasión, en plena campaña electoral, la controversia ha trascendido las fronteras, causando desavenencias con el Gobierno de Suecia" escribe el portal noruego Radiolatinamerika.no. 

     

     Fuente: Radiolatinamerika.no. María Fluxá. 31-08-2017

     

    El pasado lunes la ministra del populista Partido del Progreso fue plantada por su homóloga sueca, Heléne Fritzon. Listhaug había viajado a Estocolmo y según aterrizó en Arlanda se enteró de que la ministra socialdemócrata había cancelado un encuentro acordado hace semanas.

     

    “Recientemente ha quedado muy claro que la visita de Lishaug forma parte de la campaña electoral noruega”, justificó Fritzon en referencia a los comicios generales del próximo 11 de septiembre. “Listhaug parece más interesada en difundir una imagen equivocada de Suecia”, añadió.

     

    Oficialmente el viaje de Listhaug aspiraba a conocer cómo el país vecino, que cuenta con la mayor población inmigrante de Europa en términos per capita, gestiona su integración. Sin embargo, en declaraciones al diario VG, la víspera, fue más explícita: “Estoy aquí para ver cómo las cosas no deberían hacerse en Noruega”, dijo al diario.

     

    Según Listhaug, muy dada a los comentarios políticamente incorrectos, existen en Suecia “sociedades paralelas” y hay al menos “60 zonas prohibidas” porque la integración ha fallado. Esto “no tiene sentido”, según Fritzon, quien en un comunicado añadió que estaría encantada de reunirse con su colega de Noruega, pero una vez pasadas las elecciones.

     

    Preguntada al respecto, la primera ministra noruega, Erna Solberg, que gobierna en coalición con el Partido del Progreso de Listhaug, explicó “no tener demasiados comentarios” al respecto. Sin embargo, cuando el periodista de VG le insistió en los comentarios de Listhaug sobre esas 60 zonas fuera de la ley en Suecia, Solberg puntualizó que “Listhaug debería asegurarse de que lo que dice está de acuerdo con lo que las autoridades locales piensan al respecto”.

     

    El líder laborista, Jonas Gahr Støre, aprovechó la polémica para, en el debate televisivo del martes, echarle en cara a Solberg de haber incorporado a un partido de extrema derecha (el Partido del Progreso) al gobierno. El asunto podría haber quedado zanjado aquí; sin embargo, Listhaug como tenía previsto, visitó el barrio inmigrante de Rinkeby, en Estocolmo.

     

    Este hecho no ha sentado bien en Suecia, tal y como dejaron claras las declaraciones del primer ministro, Stefan Lövfen. “Es importante que se dé una imagen correcta (de Suecia). Nosotros no nos metemos en la situación de otro país. Estamos lidiando con nuestros problemas y eso depende de nosotros”, declaró el socialdemócrata al diario VG.

     

     

    La  Ministra de Inmigración noruega, Sylvi Listhaug. Foto: Radiolatinamerika.no

     

     

     

    La Ministra de Inmigración sueca, Heléne Fritzon. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

    Se lanzó al mar para sentirse como refugiada: Sylvi Lishtaug, se convirtió en abril de 2016 en el hazmerreír de los noruegos, después de llevar a cabo una particular maniobra con la que pretendía concienciar sobre la situación de los refugiados sirios.

     

     

  • Anna Kinberg Batra anuncia su dimisión - Grave crisis enfrenta el Partido Moderado
    A primeras horas de la mañana del viernes, la líder del partido Moderado, Anna Kinberg Batra anunció su dimisión en una rueda de prensa. Esto, luego de que importantes distritos a lo largo de todo el país exigieran su renuncia. 
     
    El jueves por la noche, eran 11 de 22 distritos los que exigían que pusiera su cargo a disposición, entre estos los más importantes del país. 
     
    La presión para la líder moderada fue demasiado grande, y esta vez no tuvo salvación.
     
    - Estoy orgullosa de la confianza que obtuve, al ser la primera líder femenina de los Moderados, dijo AKB, y agradeció el apoyo de sus colegas de partido y de la Alianza. 
     
    Con la dimisión de Kinberg Batra, el Partido Moderado ya no es el líder indiscutido de la Alianza de la derecha. 
     
    Este domingo se reúne la dirección en pleno de los moderados a deliberar quién será el sucesor de AKB. 
     
     
    Por: Marisol Aliaga
     
    Los comentaristas políticos ya lo habían asegurado: solo un milagro podría salvar el liderazgo de Anna Kinberg Batra.
     
    No ocurrió. 
     
    Luego de una lucha de 44 horas, Anna Kinberg Batra tiró la toalla. La presión se hizo insostenible, luego que uno tras otro de importantes distritos a lo largo de todo el país exigieran su dimisión. Fue una avalancha que crecía a medida que pasaban las horas. 
     
    A las 7 de la mañana del viernes, el partido llamó a una rueda de prensa, y pasadas las nueve y media horas, AKB comunicó que renunciaba a la presidencia de su partido.
     
    No si un dejo de amargura, pero sin reconocer sus propios errores. 
     
    Ya desde al comienzo de las críticas, su postura había sido desafiante en contra de los ”revoltosos”. 
     
    Ante las primeras exigencias de su dimisión, ella había respondido:
     
    - Yo no pienso renunciar. Es Stefan Löfven quien debe ser reemplazado, había dicho, refiriéndose al primer ministro (S). 
     
     
    No fue la primera vez que AKB exigía que el premier sueco fuera removido de su cargo, sin esperar las elecciones del próximo año. Esto era, para ella, algo que debería ocurrir de inmediato. 
     
    Pero el viernes por la mañana, quien anunció su dimisión fue ella, luego de haber lidiado con pésimas cifras de intención de voto (las más bajas en décadas, alrededor del 17 %) y las críticas internas de camaradas de su partido. Tanto por desiciones tomadas por ella, como respecto a su "incapacidad de dar a conocer las ideas del partido”, como lo han afirmado sus detractores.
     
    La decisión de dejar su cargo la tomó el jueves por la tarde, y según ella se basa en que "no ve posibilidades de llevar a cabo los cambios que el partido necesita”. 
     
    Y no dejó pasar la oportunidad de criticar públicamente a quienes la han criticado:
     
    - Hay demasiados moderados que sólo se dedican a lo que se puede describir como autolesión, expresó durante la rueda de prensa del viernes. 
     
     
     
    Anna Kinberg Batra se negó a responder a la pregunta de a quién desea ella ver como nuevo presidente de su partido, sin embargo enfatizó que es importante que sea una persona que tenga el apoyo de toda la conglomeración.
     
     
    Fue la primera líder femenina del Partido Moderado, luego de que Fredrik Reinfeldt abandonara súbitamente su cargo, ante la derrota de la Alianza en las elecciones del 2014.
     
     
    Y desde el primer momento tuvo que lidiar con el hecho de ser lo opuesto a su antecesor. AKB no solo carecía de carisma y calidez (al menos para afuera) tampoco contaba con el apoyo pleno de su partido.
     
     
    Fredrik Reinfeldt se caracterizó finalmente por una línea blanda, por ejemplo, frente al tema de la inmigración. Se ganó críticas, pero también aplausos en uno de sus últimos discursos con su conocida frase: ”Abramos nuestros corazones”, refiriéndose al tema de los refugiados.
     
     
    AKB, en cambio, quiso tener una colaboración con el partido xenófobo Demócratas de Suecia, SD,  (Sverigedemokraterna). Algo que no fue visto ni por el Partido Liberal, ni por el Partido del Centro. Sus líderes criticaron en repetidas ocasiones  el acercamiento a los Demócratas de Suecia, y este viernes Jan Björklund (L) lo hizo una vez más. Aunque según él tampoco debe haber colaboración con el Partido de Izquierda, que para Björklund es "tan extremista como SD". 
     
     
    Sin embargo, todos sus colegas de la Alianza manifestaron este viernes su pesar por su dimisión y su simpatía por su persona. 
     
     
    El ex ministro del interior, y actual secretario general del partido de la Socialdemocracia, Anders Ygeman, en cambio, fue duro en su comentario:
     
     
    - AKB le abrió la puerta a los Demócratas de Suecia, y con ello cerró la puerta a una gran cantidad de votantes. Los Nuevos Moderados son un capítulo pasado en la política sueca, escribe Ygeman en su cuenta de Twitter.
     
     
    Es posible que el nuevo líder de los moderados tenga otra política respecto al acercamiento a los Demócratas de Suecia, y se recuperen los simpatizantes que se han ido al Centro. Por su parte, Anna Kinberg Batra no pierde sus esperanzas de que  Suecia algún dia sea liderada por una mujer. 
     
     
    - Estoy orgullosa de la confianza que recibí, al ser la primera líder femenina de los Moderados. Espero que mi hija pueda ver algún una primera ministra en Suecia.
     
     
    Pero ya no será ella. 
     
     
     
    Este domingo se reúne la dirección en pleno de los moderados a deliberar quién será el sucesor de AKB. 
     
     
    Entre los posibles candidatos a sucederla en su cargo se nombran Ulf Kristersson y Elisabeth Svantesson. Pero también el ex ministro de justicia, quien de cuando en cuando aparece en debates: Mikael Odenberg.
     
    A diferencia de sus colegas, este último ha declarado a los medios que está dispuesto a asumir el puesto. Si el partido se lo pide. 
     
     
     
     
     
    La líder saliente del Partido Moderado, Anna Kinberg Batra. Foto: Aftonbladet. 
     
     
     
     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español