Viernes, 21 Septiembre 2018 | Login
Martes, 11 Septiembre 2018 23:47

Te recuerdo, Miguel

El golpe de Estado del 73 no solo dejó hondas cicatrices en la memoria histórica en Chile. Dejó también innumerables historias que nunca fueron contadas, y que, si no las traemos a la luz, nunca iluminarán nuestro futuro.

Esta crónica de Lilian Aliaga rescata a uno de esos héroes anónimos que cayeron luchando por un mundo mejor.

 

 Por: Lilian Aliaga

 

Sentada en frente de una hoja en blanco intento plasmar las emociones que me invaden luego de escuchar las diversas opiniones que difunden los noticieros en relación con los últimos acontecimientos que se han venido desarrollando en Chile:

 

La acusación constitucional a los jueces del Tribunal Supremo de la nación, que concedieron libertad a prisioneros de Punta Peuco condenados por delitos de lesa humanidad.

 

Los esfuerzos de algunos para hacer valer su opinión de “poner en contexto” los hechos ocurridos durante la dictadura, como si existiese “un contexto” que validara tanta crueldad y tanto ensañamiento con tantas miles de víctimas.

 

Algunos, los de siempre, tratando de defender lo indefendible, quizás con el objetivo en mente de que algún día el olvido le gane a la memoria y las nuevas generaciones lleguen, tal vez, a negar lo ocurrido ese 11 de septiembre de 1973, diciendo que fue un “montaje”. Como ocurre también en relación con el Holocausto, con los llamados “negacionistas”.

 

Ante esto, con la esperanza y la convicción de que no podemos dejar que esto ocurra, y dejándome llevar más por el corazón que por la razón, escribo por vez primera acerca de mis vivencias personales de aquellos días:

 

El radiante sol de primavera y el persistente viento más bien frío me retrotraen a aquella mañana de septiembre del 73, cuando con apenas 20 años deambulaba por cada centro de detención en Santiago y alrededores en busca del hombre que me había robado el corazón.

 

Un hombre soñador, amante de los perros callejeros y de las palomas. Cantor y poeta que, como tantos jóvenes idealistas de aquella época, había cruzado la cordillera de Los Andes para venir a conocer esta insólita llegada al poder por la vía democrática. La vía pacífica de un gobierno que representaba sus ideales, tan pisoteados en su propio país por las sucesivas dictaduras militares.

 

Recuerdo las largas y apasionadas conversaciones sostenidas en el salón comedor de la UNCTAD, donde con frecuencia y por muy poco dinero, comprábamos nuestros almuerzos muchos universitarios pobres como yo, que estudiábamos gratuitamente. Trabajadores, intelectuales, artistas y un mundo variopinto de personas en un ambiente imposible de describir por su diversidad y efervescencia.

 

Hoy tú ya habrías pasado los 70 años, y si los sueños de aquella época se hubiesen hecho realidad, viviríamos tal vez más al Sur, en una casa pequeña de paredes muy blancas y rodeados del espacio suficiente para acoger a tantos perros como hubieses podido rescatar de la calle.

 

Pero tu destino fue otro y tú, que tan sólo tenías tu inseparable cuaderno y tu lápiz como únicas armas, fuiste uno más de los caídos en aquel desigual e injusto combate.

 

En marzo de 1974, mi peregrinar terminó abruptamente cuando tus restos, o lo que dijeron que eran, fueron enviados a tus padres, quienes nunca lograron tener la certeza de que habían recibido el cuerpo de su hijo.

 

Supe por testigos, muchos años más tarde, que fuiste atrozmente torturado antes de morir, te mataron a punta de golpes. Tu estatura, tu pelo claro ensortijado y tus bellos ojos color de miel eran una amenaza. Te veían como un fiel representante de un “enemigo de la patria”, como me espetó un soldado cuando mencioné tu nombre y tu nacionalidad, luego de horas de espera a pleno sol, frente al Ministerio de Defensa, en Santiago. Me respondió con una rabia tal, que sentí miedo. Me apuré en irme y me quedé con la sensación de que me seguían.

 

Sin darme cuenta, finalmente, dirijo mis palabras a ti, Miguel, y en tu nombre rindo homenaje a los miles de hombres, mujeres y niños que corrieron tu misma suerte. A todos quienes vieron sus vidas trastocadas, sus sueños destrozados, y a quienes el destino llevó, a raíz de tan aciagos acontecimientos, por rumbos jamás imaginados.

 

Lilian Aliaga

11 de septiembre de 2018

 


Foto: Eldesconcierto.cl. 

 

 

Published in Columnas

Hoy se cumplen 45 años del golpe cívico-militar en Chile.

Es imprescindible, necesario, conveniente y obligatorio hablar de ello, recordar los hechos, que a casi medio siglo de ocurridos, mantienen su vigencia en el dolor de los familiares de las víctimas, en el trauma de quienes lograron sobrevivir y sobreviven aún, y sobre todo en momentos en que tres jueces de la Corte Suprema, el máximo tribunal del Poder Judicial chileno, les otorga libertad condicional a siete monstruos que torturaron salvajemente a miles de compatriotas, hombres y mujeres, violaron, asesinaron, hicieron desaparecer y enviaron al exilio a más de un millón de personas.

 

 Por: Jorge Romero

 

Sin embargo, la fecha 11 de septiembre,que muchos confunden, por ignorancia o por complicidad con los esbirros de la dictadura, con la voladura de las torres gemelas en Estados Unidos, es a mi juicio sólo la culminación de un proceso que comenzó mucho antes, de una idea que estuvo siempre presente, no sólo en las mentes retrógradas de la oligarquía, los terratenientes y, en general de los ricos de Chile, sino también de las Fuerzas Armadas del país, en el sentido de considerar un peligro para sus intereses económicos  los primeros, el ascenso al poder de las fuerzas políticas de izquierda con base en el proletariado obrero, campesino, pescador, minero o mapuche;  y el sueño de la oficialidad nazi-fascista de liberarse  de la autoridad civil sobre sus propias prerrogativas y de tener un papel protagónico en el exterminio del pueblo pobre y de sus ideales de justicia y libertad.

 

Desde antes de la llamada ”Pacificación de la Araucanía" y del exterminio casi total del pueblo mapuche, entre los años 1861 y 1893, ha sido constante el asesinato por parte de las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile de obreros, mineros, campesinos, pescadores, estudiantes.

 

En Wikipedia encontramos un detalle cronológico de 14 masacres ocurridas en Chile. No figuran en este listado los asesinatos individuales, por ejemplo, de Víctor Jara, de Litre Quiroga, de jóvenes mapuche, de Miguel Henríquez y tantos otros. Sólo masacres. Daremos cuenta aquí de algunas de ellas.

 

El 18 de agosto de 1891, tuvo lugar en Santiago la llamada Masacre de Lo Cañas. Bajo el mando del general Orozimbo Barbosa, el Ejército asesinó a 84 personas.

 

En el llamado "Mitin de la carne", el general Roberto Silva Renard dio la orden por la que resultaron muertas más de 100 personas que pedían rebaja en los precios. Esto bajo la presidencia de Germán Riesco Errázuriz.

 

El mismo Silva Renard comandaba las tropas que asesinaron a más de 3 mil obreros del salitre, junto con sus mujeres y sus hijos en la Matanza de la Escuela Santa María de Iquique, el 21 de diciembre de 1907. Era presidente de Chile Pedro Montt.

 

Bajo el gobierno de Arturo Alessandri Palma, y según estimaciones de diplomáticos británicos, fueron asesinadas más de 800 personas (hombres, mujeres y niños) en la denominada Masacre de La Coruña, el 5 de junio de 1925.

 

En los meses de junio y julio de 1934, hubo un levantamiento de campesinos y mapuche en la provincia de Malleco. Pedían el fin de los abusos por parte de los terratenientes. El presidente Alessandri Palma ordenó nuevamente una masacre en Ranquil, de la que resultaron asesinados por fuerzas de Carabineros de Chile más de 500 campesinos.

 

En la Matanza del Seguro Obrero en Santiago, el 5 de septiembre de 1933, fueron asesinadas 59 personas.

En Puerto Montt fueron masacrados 10 pobladores, el 9 de marzo de 1969, por orden del ministro del Interior Edmundo Pérez Zujovic. Gobernaba el país el democristiano Eduardo Frei Montalva.

 

El 18 de septiembre de 1973, ya en dictadura, fueron asesinados 19 obreros en la Matanza del Laja.

 

Esta matanza, que forma parte del exterminio masivo de dirigentes políticos de izquierda, de sindicalistas, estudiantes, obreros, campesinos, mineros, pescadores, mujeres y niños, del asalto al palacio de La Moneda y la muerte del Presidente Salvador Allende, es el comienzo de una nueva forma de represión y asesinatos masivos por parte de las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile, más los organismos represivos creados por la dictadura, la CNI y la DINA.

 

Las Fuerzas Armadas habían logrado independencia del poder civil. Ya no tenían que responder ante nadie de sus actos, ni siquiera ante organismos internacionales y la oligarquía chilena aseguraba, con este triunfo de sus guardianes, que sus intereses económicos no fueran tocados.

 

De manera que me parece absolutamente lícito, al referirnos al 11 de septiembre de 1973, hablar de culminación y comienzo. Culminación, meta largamente soñada por civiles golpistas y Fuerzas Armadas fascistas y comienzo de una nueva era, marcada por la represión, la desaparición forzada de personas, la tortura, el asesinato masivo y el exilio. El contubernio entre civiles y militares sigue y seguirá funcionando como reloj suizo, hasta que el pueblo de Chile los borre del mapa e inicie su propio camino hacia el futuro.

 

Testimonio personal en dos casos

Trabajando para el gobierno de la Unidad Popular en la Gobernación de El Loa, en Calama, fui enviado por el gobernador Edmundo Checura Jeria a fiscalizar el tren Antofagasta-Oruro. Había aumentado ostensiblemente el contrabando por esa vía, en ambos sentidos. De mi investigación resultó ser que el capo de la mafia era el propio jefe de Aduana en Ollague, pueblo salitrero en la frontera con Bolivia. Y de mi informe enviado a las autoridades centrales en Santiago, resulté declarada persona 'non grata' en todo el Norte Grande, mientras el funcionario aludido conservaba su puesto. Era militante del Partido Socialista de Chile.

 

En julio de 1973 me presenté como periodista en la Comisaría de Los Ángeles a exigir los nombres de cinco jóvenes fascistas de Patria y Libertad (brazo armado del Partido Nacional) que habían apedreado a la entrada de la ciudad un bus de la línea Vía Sur, con resultado de varias personas heridas de gravedad con cortes profundos, especialmente en sus rostros. Mientras era sacado violentamente de la Comisaría, grabé los gritos de un capitán, que decía:  - Menos mal que les queda poco a estos c. de su m!

 

El Sr. Intendente, militante del Partido Comunista de Chile le hizo saber al ministro del Interior, Daniel Vergara, sobre lo ocurrido... y no pasó nada. 

 

El primer caso nos muestra la contribución que hizo la propia izquierda chilena al golpe de Estado. Con el segundo ejemplo queda claro que el golpe fascista era inevitable y que se sabía que ocurriría, tarde o temprano.

La culminación de los sueños dictatoriales de los ricos con las Fuerzas Armadas de Chile estaba a las puertas de nuestra historia.

 

Jorge Romero, desde Oslo

 

Septiembre 11 de septiembre de 2018

 



Foto y montaje: El Desconcierto.

 

 

Published in Opinión

El 22 de agosto, parlamentarios de la oposición presentaron la acusación constitucional en contra de tres jueces de la Corte Suprema de Chile, por las libertades condicionales otorgadas a condenados por crímenes de lesa humanidad.

“Y es a esos monstruos despreciables a quienes esos tres jueces, convertidos ahora en cómplices, les han otorgado la libertad. La Corte Suprema queda así convertida en la suprema vergüenza de Chile y los chilenos. Y se repetirá si no hacemos algo”, escribe Jorge Romero al respecto.

 

 Por: Jorge Romero

  

El caso fue presentado el pasado miércoles 22 de agosto por la página Cooperativa.cl de la siguiente forma:

"Este miércoles, la oposición realizó la presentación formal de su acusación constitucional contra tres jueces -Carlos Künsemüller, Hugo Dolmestch y Manuel Valderrama- de la Corte Suprema por "notable abandono de deberes" por la entrega de libertades condicionales a varios detenidos en por delitos de lesa humanidad.

La presentación, respaldada por las bancadas de la oposición, fue realizada por la diputada Carmen Hertz (PC) quien fue escogida como vocera de esta iniciativa.

"Hoy estamos haciendo uso de esta herramienta, a la cual estamos obligados porque se ha vulnerado el orden internacional y con esto se pone al Estado de Chile en una situación de vulnerabilidad", aseguró la parlamentaria.

"No estamos invadiendo, como se ha pretendido (decir), ninguna autonomía judicial. Esta acusación constitucional no tiene por objeto ni revisar un fallo, ni corregirlo, no es ese el objetivo de la acusación constitucional, sino hacer objetiva la responsabilidad política que nosotros estimamos existe en estos tres magistrados que han vulnerado las normas del orden internacional, ni más ni menos que en la protección de los derechos humanos", agregó.

 

La acusación tiene dos capítulos. El primero habla de falta de control de la convencionalidad que tienen que tener los jueces; y el otro es por haber entregado la libertad "sin los requisitos que establecen los organismos internacionales".

Ahora se debe dar cuenta de la acusación en la próxima sesión de sala, en que se debe sortear a los cinco integrantes de una comisión ad hoc que se pronuncie de su pertinencia.

En caso de éxito de los parlamentarios en esta acusación constitucional, el presidente Sebastián Piñera tendría que proponer los remplazos que tendrían que ser aprobados por el Senado.

Lo que yo pretendo transmitir en este comentario es mi más profunda convicción de la justeza de dicha acusación, basada en principios morales y profundamente humanos, pensando en las víctimas, en los terribles sufrimientos a que fueron sometidas y en la responsabilidad social que debe guiar en todo momento nuestras conductas en tanto seres humanos.

Se han invocado los derechos humanos para otorgarles el beneficio de la libertad condicional a estos entes despreciables, cuando de su ilimitada crueldad, de su negativa a pedir perdón o arrepentirse, se desprende con meridiana claridad que no se trata de seres humanos sino de monstruos, que volverían a hacer lo mismo, aún más crueles si eso fuera posible si tuvieran una nueva oportunidad de practicar su insania.

Tuvieron un poder absoluto sobre sus víctimas, sobre sus cuerpos, sobre sus sueños, sobre sus ansias de vivir. Pudieron arrancarles con alicates las uñas de pies y manos, violar a mujeres y hombres, utilizar perros amaestrados para cumplir con este propósito, aplicar electricidad en las partes más sensibles del cuerpo, desde los pies, los testículos, el pene o la vagina, los sobacos, la lengua, los ojos o los oídos. Pudieron aplicarles el submarino o el pau de arara aprendido de torturadores brasileiros y muchas otras formas de tortura absolutamente reñidas con la humanidad.

Y cuando las víctimas no se morían en la tortura, volaban en sus helicópteros Puma hacia el océano, les habrían el estómago a cuchilladas, aún vivos, para que no flotaran y para asegurarse aún más de que no saldrían a la superficie los lanzaban al agua con un pedazo de riel amarrado con alambres a sus espaldas.


Si a esos monstruos se les hubiera condenado a muerte, fuera fusilándoles, ahorcándoles o utilizando algún gas o la silla eléctrica, de cualquier modo, se mire por donde se mire, ese castigo hubiera quedado muy por debajo de la crueldad que ellos les aplicaron a sus víctimas. 

Y es a esos monstruos despreciables a quienes esos tres jueces, convertidos ahora en cómplices, les han otorgado la libertad. La Corte Suprema queda así convertida en la suprema vergüenza de Chile y los chilenos. Y se repetirá si no hacemos algo.

 

Jorge Romero - Oslo

 

 

 

Más información:

EN LO PRINCIPAL: Formula acusación constitucional a Ministros de la Excma.
Corte Suprema que se indican; EN EL PRIMER OTROSÍ: Acompaña documentos;
EN EL SEGUNDO OTROSÍ: Solicita medidas probatorias que indica.

 

 

Published in Columnas
Jueves, 16 Agosto 2018 12:48

El Rasputín de Palacio

En este artículo de opinión, David Maldonado, ex integrante del MIR,  da más detalles sobre el depuesto ministro de Cultura chileno, Mauricio Rojas, a quien conoció personalmente.

“Sólo es conocido en las élites de los partidos, todas las cuales, por diversas razones, han tomado clara distancia de él. Su recorrido por los partidos políticos suecos, cambiando rápidamente de ideas e ideologías, lo hace un claro representante de la psicopatía política. La crítica de Mauricio Rojas al Estado solidario Socialdemócrata es demencial.”, escribe Maldonado.

 

 Por: David Maldonado

 

Conocí muy bien a Mauricio Rojas, en Uppsala y en Estocolmo, en los años iniciales del exilio. Personalmente lo entrevisté, cuando manifestó su interés por incorporarse a los “Grupos de apoyo al MIR” (GAM).

 

No teníamos antecedentes concretos sobre su participación política en Chile. Posteriormente comprobamos que estuvo relacionado con el “Frente de estudiantes revolucionarios” (FER) en los años finales de sus estudios secundarios y, tangencialmente, con la estructura del MIR, en la Escuela de Derecho, (estudios que no concluyó).

 

¡Mauricio Rojas nunca llegó a ser militante!

 

En esos años, yo era miembro de la dirección regional del MIR, de la entonces “provincia” de Santiago. Nunca tuvimos conocimiento de la existencia de este “militante” en alguna de nuestras secciones comunales, sectoriales o estudiantiles.

 

En Suecia se aceptó su incorporación a los GAM.

 

Mauricio Rojas se caracterizaba por ser un hombre enérgico, con una visión “blanco o negro” del mundo... muy duro en su descripción de lo que llamaba “los enemigos políticos e ideológicos”. De sus palabras, junto con sus análisis, se desprendía un profundo desprecio y odio a todo lo que no coincidía con sus dogmas.

 

Estuvimos juntos en muchas reuniones y círculos de estudios. Analizando los clásicos del marxismo leninismo, especialmente estudiando El Capital.

 

Mauricio Rojas  tuvo en Chile  contacto superficial con el MIR, y también con círculos del partido comunista pro chino y otros grupos de izquierda.

 

El ex secretario general del MIR, Andrés Pascal Allende, a partir de las indagaciones que él hizo, ha reafirmado que Mauricio Rojas nunca fue militante del partido.

 

Se podría interpretar que Rojas es un impostor, que utiliza la sigla del MIR, para conseguir rédito político, presentándose como “soldado de la resistencia” y que paulatinamente descubrió al “Dios neoliberal de la salvación”.

 

Su madre fue una activa y perseguida dirigente socialista, detenida y torturada en VillaGrimaldi. He tenido información de que a ella le dolió mucho la conversión - o traición -  de su hijo, llegando incluso, a quebrarse la relación familiar.

 

A no ser que Mauricio Rojas hubiese sido un “infiltrado”, cosa que algunos insinúan, pero yo descarto, no me cabe duda de que, en el comienzo de su exilio en Suecia, fue convencidamente un sectario fanático del marxismo-leninismo.

 

Todo lo que Mauricio Rojas abraza, lo hace con un convencimiento “eclesiástico”, mesiánico y de extrema vehemencia. ¡Este comportamiento, está en el ADN de su extraña personalidad, en la cual, además está su gran capacidad de intrigar!

 

Paulatinamente, se fue produciendo su cambio político, su quiebre de posiciones y su camino hacia la derecha.

 

Mauricio Rojas, hoy en día, miente, reniega, analiza y denuncia — sin tener coherencia, consistencia ni evidencia. En su “currículum político", el presentarse como un converso, como un ex militante del MIR, lo hace “interesante” a los ojos del mundo político y periodístico chileno.

 

A él y a su socio de travesía, Roberto Ampuero, les encanta sentirse como “trofeos”, conquistados por la derecha.

 

En Suecia, su cambio político fue gradual. Estuvo participando en círculos socialdemócratas, posteriormente se integró al partido del Medio Ambiente (Miljöpartiet), desde ahí, hizo un salto de trapecista y se incorporó al Partido Conservador (Moderaterna).

 

La dirección de este partido lo marginó por utilizar “métodos anti-democráticos y conspirativos en las estructuras del partido”.

 

Personalmente escuché literalmente estas palabras y razones, de parte del ex secretario de organización de los conservadores suecos. Ocurrió en una conferencia, ante la pregunta de un periodista.

 

De ahí, Mauricio Rojas dio un salto, ya no de trapecio, y se adhirió a los derechistas liberales.

 

En esa época, Rojas era ya un activo dirigente de “TIMBRO”, un centro de estudios de la derecha neoliberal sueca, apoyado por los intereses económicos más oscuros y egoístas de la sociedad. En Chile cuentan con un centro hermano, la “Fundación para el Progreso” de Axel Kaiser.

 

Gracias a su amistad con el ex presidente del Partido Liberal sueco, Lars Leijonborg, logró una  posición de “elegible” en la lista de ese partido al parlamento [2002].

 

A diferencia de Chile, en Suecia, es la posición en la lista electoral, lo que determina ser elegido o no. Con el sistema electoral chileno, jamás habría sido elegido diputado, ya que es un personaje completamente desconocido para el pueblo sueco y repudiado por el 99% de la comunidad latina en este país.

 

Sólo es conocido en las élites de los partidos, todas las cuales, por diversas razones, han tomado clara distancia de él.

 

Su recorrido por los partidos políticos suecos, cambiando rápidamente de ideas e ideologías, lo hace un claro representante de la psicopatía política.

 

La crítica de Mauricio Rojas al Estado solidario Socialdemócrata es demencial.

 

Acaba de publicar un nuevo librillo “La utopía socialdemócrata”.

 

Esa utopía, que nunca lo fue, sino una realidad palpable, le fue muy útil a él, a su familia y a su media docena de hijos. La Suecia solidaria y socialdemócrata lo acogió, le dio vivienda y protección social y económica, desde el día que llegó como pobre solicitante de asilo, hasta que obtuvo su doctorado en la universidad de Lund.

 

Eso, él y su familia, nunca lo habrían podido lograr en un sistema neoliberal, como el que él y sus perversos socios, propician hoy en día.

 

Todo su desarrollo académico se lo debe al modelo solidario de Suecia. En donde aún se tiene la mejor educación y salud pública, universal y gratuita, pilares de un modelo de sociedad en toda la zona nórdica de Europa, contra los cuales Mauricio Rojas y sus socios neoliberales, trabajaron activamente en el Parlamento para eliminarlos, transformándose en enemigos de todo lo que huela a Estado.

 

Hoy, este patológico personaje trabaja en Chile por la profundización bestial del egoísmo neoliberal.

 

Si se tratase de una persona de “normal” raciocinio, una mínima pregunta que debiera hacerse a sí mismo es: ¿qué padre de familia en Chile - como él lo fue en Suecia, con seis hijos de carga, sin ingresos ni herencias especiales - podría hacer el trayecto académico que él realizó?.

 

Todo, absolutamente todo lo que ha conseguido, ha sido gracias al sistema educacional y socioeconómico de Suecia, denostado por él como “utopía socialdemócrata” que hay que destruir.

 

No me cabe duda de que este converso exageró los motivos políticos de su exilio para así obtener su permiso de residencia en Suecia.

 

Absolutamente condenables son sus indignas declaraciones sobre el Museo de la Memoria, mostrando la peor de las peores faltas de sensibilidad hacia todas las víctimas de la dictadura y sus familiares, incluso hacia la memoria de su propia madre.

 

Mauricio Rojas es un ministro del Estado de Chile, sus funestos comentarios desconocen los resultados de los informes Rettig y Valech, y desconocen las decenas de condenas judiciales de lesa humanidad a torturadores y asesinos.

 

“Para que las mentiras del presente se impongan, hay que borrar las verdades del pasado” Esta es la esencia de su “rasputinesco” discurso.

 

Cuando ha visto la enorme avalancha de críticas de casi todos los sectores de la sociedad, sale y dice “yo ya no pienso así, he cambiado de opinión”. Esa ha sido la tónica de su historia, cambiar oportunamente de opiniones, ideas e ideologías, cuando les conviene a sus planes estratégicos.

 

Hoy, un amigo ex mirista me escribió: “Así es, por desgracia. Este tipo ha calculado “maquiavélicamente” sus pasos”, afirma.

 

Lamentable para Chile, que un Rasputín oportunista de tomo y lomo, esté en el gobierno del país.

 

¡Es sumamente peligroso!

 

¡Debe dimitir o ser destituido!

 

David Maldonado

 

Nota de la redacción:

Esta columna fue recibida antes de la veloz dimisión del ahora ex ministro, quien solo duró 90 horas en su puesto. Pocos imaginaron que el desenlace tan rápido de este episodio. En Suecia, lo alcanzaron a felicitar el presidente del partido Liberal, Jan Björklund y el ex canciller sueco (del partido Moderados), Carl Bildt, en el momento de su designación. Ninguno de éstos se han pronunciado sobre la salida de Mauricio Rojas. 

 

 

 

 

Published in Columnas

El nuevo ministro de las Culturas las Artes y el Patrimonio Nacional, Mauricio Rojas, presentó su renuncia.  

A cuatro días de asumir, su presencia en el ámbito de la Cultura, en el que fuera designado por el presidente Sebastián Piñera, se hizo insostenible. 

A pesar de que se retractara de lo dicho en su libro "Diálogo de conversos", escrito en conjunto con el actual Ministro de relaciones Exteriores de Chile, Roberto Ampuero, las explicaciones que Mauricio Rojas dio al respecto no fueron suficientes. Había dicho exactamente lo mismo en una entrevista televisada: que "El Museo de la Memoria era un montaje". 

Duró solo 90 horas en su cargo.

 

 Por: Magazín Latino

 

Radio Bio Bio publica: 

El nuevo ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Mauricio Rojas, presentó su renuncia al cargo a menos de 4 días de asumir la cartera.

El Gobierno aceptó su decisión y se confirmó que el presidente Sebastián Piñera alista una declaración desde el Palacio de La Moneda para oficializar su salida del gabinete, el cual también fue objeto de cambios en Educación y Medio Ambiente el jueves.

De momento, los asesores del mandatario trabajan en los nombres para poder establecer al sucesor de Rojas, quien está envuelto en una polémica tras sus dichos sobre el Museo de la Memoria, al cual calificó de “montaje”.

“Más que un museo (…) se trata de un montaje cuyo propósito, que sin duda logra, es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar”, dijo Rojas en el libro “Diálogo de Conversos”, que escribió junto al actual ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero.

La salida del secretario de Estado será comunicada a los presidentes de los partidos de Chile Vamos en el Comité Político, pero desde el Ejecutivo respaldaron a Rojas durante la jornada del domingo.

En una entrevista con Telvisión Nacional, el ministro secretario general de la Presidencia, Gonzalo Blumel, aseguró que la opinión de Rojas sobre el recinto que recuerda los abusos durante la Dictadura había cambiado y que éste nunca “ha justificado las violaciones de los Derechos Humanos“.

Desde la oposición, en tanto, las críticas fueron duras. La diputada y presidenta de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara, Carmen Hertz (PC), aseveró que tales dichos “sólo buscan minimizar los horribles crímenes” que ocurrieron bajo el régimen de Augusto Pinochet.

 

El Mostrador, por su parte, destaca que Mauricio Rojas tuvo que abandonar la cartera debido a presiones de defensores de los DDHH: 

"Debut y despedida: Mauricio Rojas sale del ministerio de las Culturas ante presión por DDHH

Sus dichos calificando de “montaje” al Museo de la Memoria dejaron en posición insostenible al ex “ghostwriter” de Sebastián Piñera. Sus declaraciones además dejaron en evidencia las dos almas de la derecha y finalmente tuvo que dejar el cargo tras la incesante presión desde la oposición y el mundo de la cultura". 

El Mostrador apunta a la división de la derechas, puesto que RN y la UDI hicieron filas con Rojas, en tanto que  Evópoli expresó su rechazo a los dichos del ministro dimitido.

 

Cambio 21, en una nota de ayer, afirma que el gobierno de Piñera respaldó a su ministro: 

"Sigue la fiesta. Gobierno sale a respaldar a ministro de Las Culturas: "Rojas en un defensor de los DDHH"

El Ministro Blumel debió salir a poner la cara por los crueles dichos de Rojas: "Las opiniones del pasado son opiniones del pasado", aseguró el titular de Segpres.

El ministro de la Segrepres respaldó al ministro de las Culturas y aseguró que "ha sido una persona que ha defendido los Derechos Humanos" (SIC).

El ministro Secretario General de la Presidencia, Gonzalo Blumel, se refirió a la polémica con el ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Mauricio Rojas, por sus dichos sobre el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.

"Es un problema que hay que despejar y el ministro ya lo ha despejado (...) él mismo planteó que lo que él había señalado no es correcto y que ese planteamiento hoy no lo representa”, dijo en el programa Estado Nacional de TVN.

Y agregó que, "en materia de derechos humanos no hay dos lecturas. Todos tenemos que ser absolutamente defensores y respetuosos de los DD.HH. en todo tiempo, en todo lugar y en toda circunstancia”.

Blumel argumentó que en el panel que los ministros "actuamos" en función del planteamiento del Gobierno y dejó en claro que "las opiniones del pasado son opiniones del pasado".

Finalmente, el ministro de la Segpres, defendió a Rojas y dijo que "ha sido siempre una persona que ha defendido los DD.HH.".

Esto último, difícilmente él mismo se lo crea".

 

 

EXTRA: A las pocas horas de la dimisión de Mauricio Rojas, el Gobierno dio a conocer el nombre de su sucesora. BioBio publica: 

Consuelo Valdés Chadwick es designada como ministra de las Culturas tras renuncia de Rojas

Luego de que Mauricio Rojas renunciara este lunes, a tan sólo 90 horas de asumir el cargo de ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el presidente Sebastián Piñera nombró a una nueva secretaria de Estado.

Se trata de Consuelo Valdés Chadwick, quien fue designada mediante una declaración pública del mandatario en el Palacio de La Moneda.

Valdés Chadwick tiene amplia experiencia en el área. Hasta el momento se desempeñaba como directora ejecutiva del Museo Interactivo Mirador (MIM), y fue directora del Museo Artequín, consejera del Consejo Nacional de Televisión (CNTV) y Coordinadora Nacional de Museos en la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam).

Es arqueóloga de la Universidad del Norte de Chile, con un Master of Arts en Estudios Latinoamericanos con mención en Antropología de la Universidad de Alabama y diplomada en Producción Audiovisual de Standford University, en Estados Unidos.

Actualmente, según indica el sitio del MIM, ejerce dos cargos ad-honorem: miembro de los directorios de la Corporación Museo Artequín (Santiago y Viña del Mar) y hasta septiembre de 2016, del directorio de la Fundación Ciencia Joven y Fundación MediaBus.

Consuelo Valdés Chadwick es familiar lejana del actual ministro del Interior, Andrés Pío Bernardino Chadwick Piñera, primo del Presidente. Sin embargo, desde el entorno del abogado aseguraron a Radio Bío Bío que, pese al parentesco, no se conocen.

En la instancia, Piñera también se refirió a las polémicas palabras de Rojas, que calificó al Museo de la Memoria como un “montaje”, asegurando que “no las comparten, respecto al sentido y misión del Museo de la Memoria, que recoge las vivencias y enseñanzas de un periodo muy oscuro de nuestro país”.

 

 


El dimitido ministro de las Culturas, Mauricio Rojas deberá, tal vez, volver a su ocupación anterior: a escribirle los discursos a su amigo y jefe, el presidente Piñera, a quien además le escribió un libro. Foto: El Desconcierto. 

 

 

 

Published in Mundo

Ocho militares en retiro y un abogado fueron condenados por el secuestro y homicidio del cantautor Víctor Jara y del abogado militante comunista y ex director de prisiones, Littré Quiroga, ocurridos hace casi 45 años.

 

 Fuente: Radio BioBio. 03 julio de 2018

 

En la sentencia del ministro en visita Miguel Vázquez se reconstruye el último día de ambas víctimas: “el día 16 de septiembre de 1973 se procedió al traslado de todos los detenidos del Estadio Chile, con excepción de Víctor Lidio Jara Martínez y Littré Quiroga Carvajal quienes fueron asesinados con 44 y 23 impactos de bala respectivamente”.

 

“Los cadáveres de Víctor Jara y Littré Quiroga fueron encontrados días después en un terreno baldío cercano a la línea férrea en las inmediaciones del Cementerio Metropolitano, con signos evidentes de haber recibido golpes y con los impactos de bala detallados en los respectivos informes de autopsia”, señala el fallo.

 

Hugo Sánchez Marmonti, Raúl Jofré González, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Haase Mazzei, Ernesto Bethke Wulf, Juan Jara Quintana, Hernán Chacón Soto y Patricio Vásquez Donoso recibieron 15 años y un día como autores de ambos homicidios, más 3 años de presidio por secuestro simple.

 

En tanto, el abogado y ex fiscal militar, Rolando Melo Silva, deberá enfrentar una pena de 5 años y un día, más 61 días de presidio, como encubridor de los delitos.

 

Nelson Caucoto, abogado de la viuda Joan Jara, se manifestó resignado ante lo bajo de las penas que van de 15 años por homicidio y tres años por secuestro.

 

Por su parte, Alicia Lira, presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, que es querellante en la causa, consideró mínimo el castigo.

 

 

Víctor Jara. 

 

 

Published in Mundo

Los obispos de Chile anunciaron este viernes que presentaron sus renuncias ante el papa Francisco, luego de las reuniones sostenidas en el Vaticano.

 

 Fuente:Radio BioBio. 18-05-2018

 

A través de un comunicado, leído públicamente por los obispos Fernando Ramos y Juan Ignacio González en nombre de la Conferencia Episcopal, indicaron que “queremos anunciar que todos los obispos presentes en Roma, por escrito, hemos puesto nuestros cargos en manos del Santo Padre para que libremente decida con respecto a cada uno de nosotros”.

 

“Nos ponemos en camino, sabiendo que estos días de honesto diálogo han sido un hito dentro de un proceso de cambio profundo, conducido por el Papa Francisco. En comunión con él, queremos restablecer justicia y contribuir a la reparación del daño causado…”, añadió el documento.

 

Al respecto, Ramos explicó que “para estar en mayor sintonía con la voluntad del santo padre, era conveniente declarar nuestra más absoluta disponibilidad para poner nuestros cargos pastorales en las manos del Papa”.

 

Junto con ello, aseguraron que estos días fueron de meditación y oración, por lo que agradecieron a Francisco por los encuentros.

 

“Queremos pedir perdón por el dolor causado a las víctimas, al Papa, y al Pueblo de Dios y al país por nuestros graves errores y omisiones”, añadieron.

 

Asimismo, agradecieron a las víctimas que entregaron antecedentes, “por su perseverancia y su valentía, a pesar de las enormes dificultades personales, espirituales, sociales y familiares que han debido afrontar, tantas veces en medio de la incomprensión y los ataques de la propia comunidad eclesial”.

 

Ahora deberá ser el líder de la Iglesia Católica el que decida la continuidad en sus puestos.

 

Conferencia episcopal (la imagen está recortada). Foto: Biobiochile.cl.

 

Declaración de los obispos:

 

DECLARACIÓN DE LOS OBISPOS DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE CHILE, EN ROMA

Después de tres días de encuentros con el Santo Padre, y de muchas horas dedicadas a la meditación y a la oración, siguiendo sus indicaciones, los Obispos de Chile deseamos comunicar lo siguiente:

En primer lugar, agradecemos al Papa Francisco por su escucha de padre y su corrección fraterna. Pero especialmente, queremos pedir perdón por el dolor causado a las víctimas, al Papa, y al Pueblo de Dios y al país por nuestros graves errores y omisiones.

Gracias también a Mons. Scicluna y al Rev. Jordi Bertomeu por su dedicación pastoral y personal, así como por el esfuerzo invertido en las últimas semanas para intentar sanar las heridas de la sociedad y de la Iglesia de nuestro país.

Gracias a las víctimas, por su perseverancia y su valentía, a pesar de las enormes dificultades personales, espirituales, sociales y familiares que han debido afrontar, tantas veces en medio de la incomprensión y los ataques de la propia comunidad eclesial. Una vez más imploramos su perdón y su ayuda para seguir avanzando en el camino de la curación y cicatrización de las heridas.

En segundo lugar, queremos anunciar que todos los obispos presentes en Roma, por escrito, hemos puesto nuestros cargos en las manos del Santo Padre, para que libremente decida con respecto a cada uno de nosotros.

Nos ponemos en camino, sabiendo que estos días de honesto diálogo han sido un hito dentro de un proceso de cambio profundo, conducido por el Papa Francisco. En comunión con él, queremos restablecer la justicia y contribuir a la reparación del daño causado, para re-impulsar la misión profética de la Iglesia en Chile, cuyo centro siempre debió estar en Cristo.

Queremos que el rostro del Señor vuelva a resplandecer en nuestra Iglesia y a ello nos comprometemos. Con humidad y esperanza les pedimos a todos que nos ayuden a recorrer este camino.

Siguiendo la recomendación del Santo Padre, imploramos a Dios que en estas difíciles y esperanzadoras horas, nuestra Iglesia sea protegida por el Señor y la Virgen del Carmen.

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Chile en Roma

 

 

Published in Mundo

El obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González, y el obispo auxiliar de Santiago, Fernando Ramos, realizaron una conferencia de prensa en Roma en la previa de su reunión con el papa Francisco agendada para este martes, a la que fueron citados para abordar los alcances del caso Karadima.

 

 Fuente: Radio BioBio. 14-05-2018

 

Tras ser consultado frente a la idea de sumarse al perdón del Papa, este último señaló que “atender al dolor de las víctimas es un imperativo moral para nosotros muy grande (…) tenemos disponibilidad para pedir perdón, pero que ese perdón sea realmente reparador”.

 

En tanto, González señaló que no depende de ellos la posibilidad que algunos obispos vinculados más de cerca a casos de abuso o encubrimiento salgan de sus cargos, aunque admitió que aquello podría pasar, “pero no depende de nosotros. Cada uno tiene que discernir con el Papa”.

 

“Es posible que el Papa tenga más antecedentes que nosotros”, señaló, debido a que muchas organizaciones remiten directamente a la Santa Sede, al mismo tiempo que reconoció que están abiertos a mejorar.

 

Asimismo, frente a la posibilidad que en torno a 10 obispos dejen sus cargos, recalcó que “el nombramiento o destitución es una cosa que depende del Papa”.

 

Por su parte, ante el malestar de las víctimas, enfatizó en que “si este problema persiste, si persiste al menos el dolor y la molestia de algunas víctimas, quiere decir evidentemente que no hemos hecho bien nuestro trabajo y que tenemos que mejorarlo“, al mismo tiempo que reconoció errores en el proceso al afrontar los temas de abusos, debido a que en la Iglesia no estaban preparados para enfrentar ese tipo de problemas.

 

De este modo, los obispos del clero chileno, citados a un encuentro con el líder de la Iglesia Católica este martes, se preparan para las definiciones y decisiones que probablemente acarreará la cita en el Vaticano.

 

El obispo chileno Fernando Ramos. Foto: BioBio. 

 

Más información - Vídeo en 24horas.cl  - haga clic 

 

 

Published in Mundo

Latinoamérica - Santiago, Chile 

"¿Esto van a hacer cuando pierden las votaciones? ¿Van a retirar los proyectos y mandar a sus matones a agredir a parlamentarios?", aseguró la diputada Pamela Jiles, quien apenas escuchó a Urrutia se levantó de su asiento y lo encaró. Fue detenida por otros diputados de Chile Vamos.

 

 Fuente: El Desconcierto. 19.04.2018 @eldesconcierto

 

El Congreso estalló en llamas la mañana de este jueves luego de que el diputado Ignacio Urrutia (UDI) calificara a las víctimas de la dictadura de “terroristas” y de querer “usufructuar” del Estado. Eso, en medio de la discusión que generó la decisión del presidente, Sebastián Piñera, de retirar la tramitación del proyecto que establecía un aporte único de reparación a las víctimas de violaciones a los derechos humanos en dictadura.

 

“Este proyecto es nefasto porque no es la única vez que entregan estos regalitos a esta gente que fue más que exiliada, que fue terrorista en el pasado. En buena hora el gobierno retiró este aguinaldo. Espero que en el futuro no se presente nunca más este proyecto”, dijo Urrutia.

 

Apenas terminó su palabra, la diputada Pamela Jiles (Partido Humanista), quien sufrió prisión política y tortura en dictadura, se dirigió rauda hacia Urrutia y lo encaró. 

 

Jiles tuvo que ser contenida por sus pares. “Fui impedida por otros cuatro parlamentarios que consideran que tengo fuerza física importante porque se tiraron a detenerme, incluso con manotazos porque parece que hay que proteger a este señor”, aseguró la diputada, un rato después. “Tuve que decirle a viva voz lo inadmisible de su actitud”, agregó.

 

“Estas personas traen un discurso de odio y se permiten hacerlo en el hemiciclo. ¿Esta va a ser la forma de actuar del gobierno? ¿Esto van a hacer cuando pierde las votaciones? ¿Van a retirar los proyectos y mandar a sus matones a agredir a parlamentarios?”, imputó Jiles, recordando el inicio del conflicto de esta mañana: La decisión de Piñera de retirar el proyecto que entregaba un aporte único a todas las víctimas de la dictadura.

 

La oposición, entonces, se paró inmediatamente, unos que fueron a parar a la diputada humanista y otros que se fueron indignados de la Sala.

 

El presidente de la Cámara Jaime Mulet, dio la palabra a Miguel Crispi (RD), quien empezó a intervenir en medio del caos asegurando que “es impresentable” esas palabras. La sesión se suspendió inmediatamente.

 

 

 

Published in Mundo
Lunes, 23 Abril 2018 23:16

¡TERRORISTAS!

Esta columna tiene relación con la ignominia del diputado de la UDI, Ignacio Urrutia, quien calificó de “terroristas” a los exiliados de la dictadura cívico-militar de Augusto Pinochet.

Según Urrutia, pinochetista recalcitrante, las víctimas de violaciones a los Derechos Humanos pretenden “usufructuar” del Estado chileno.

Aquí, la respuesta del escritor y dramaturgo chileno afincado en Suecia, Enrique Durán.

 

 Por: Enrique Durán 

 

¡Sí, carajo! ¡Somos todos terroristas! Y perdonen la expresión "carajo”, pero, ahora ocurre que socialistas, comunistas, ex miristas, mapucistas y tantos miles o millones de trabajadores, mujeres y hombres y, aún, niños explotados por la miseria, el hambre a que los somete este gran capital oligopólico, sí, señor, todos fuimos y continuamos siendo ”terroristas”.

Sembramos el "terror” en la clase acomodada, un porcentaje de unos cientos de chilenos, que sienten terror que el resto de Chile, especialmente los exiliados que aún viven fuera de nuestro país, los saquen a patadas de sus lujosas casas, palacetes, y les arrebatemos el derecho que se han adjudicado desde hace cientos de años a ser los dueños y señores de nuestro país.

Ellos son ángeles inocentes. No torturan ni han torturado a nadie. No matan, no encarcelan a los trabajadores que aún siguen luchando por derecho a una vida digna. El derecho a comer y a existir en paz, sin que ”pacos” o milicos los masacren.

Esa gente, los ángeles de Chile, es dueña, propietaria de las riquezas del país. Nosotros, los que luchamos por construir una sociedad comunitaria, donde todo pertenece a todos, somos los ”terroristas” - Los ángeles están en la corte celestial, donde Augusto Pinochet, sus esbirros y lacayos, siguen siendo aún los protectores, los ”ángeles” guardianes. Ellos son el ”paraíso”. Nosotros, el infierno, ”terroristas” del carajo que no tienen derecho a una existencia digna. Nosotros somos los bandidos de una película barata, indigna. Los niños chilenos que han nacido y seguirán naciendo en la miseria, serán los herederos no de la riqueza del país. Serán los futuros ”terroristas”, si sus padres les enseñan que tienen derecho a una vida digna.

Ni Salvador Allende, ni los partidos políticos de la Unidad Popular mandaron a la cárcel a los conspiradores como Patricio Aylwin, ni Eduardo Frei Montalva y su generales de ejército "demócratas cristianos”.

Tampoco a los dueños de empresas como El Mercurio, a políticos y a militares que querían la muerte, la tortura y la desaparición de mujeres y hombres, de los trabajadores que luchaban por un Chile mejor, equitativo y justo.

Los asesinos, los torturadores, los milicos y políticos que activaron la Operación Cóndor son, ahora, los angelitos, las personas de bien, los Honorables protegidos por la mano protectora de ese Arcángel llamado Augusto Pinochet Ugarte, del Santo “Mamo Contreras” y de otros angelitos creadores como Milton Friedman y los señoritos inocentes de ese clan llamado los "Chicago Boys”. Y para qué hablar de nuestro actual presidente de Chile, ¿cómo se llama? ¿El Ángel de la Guarda?.

Y yo pienso, creo que seguiremos siendo ”terroristas” durante el resto de nuestra existencia, porque queremos recuperar la dignidad que nos han arrebatado. Porque somos seres humanos que aún luchan y combaten por su dignidad y su existencia.

Los dueños de Chile son ángeles inocentes, sin pecado. La riqueza que poseen y roban los coloca en el reino de los cielos. Aunque Jesús dijo: ”Bienaventurados los pobres, porque ellos poseerán el Reino”.

Pero, no. Nosotros, los pobres, nacimos ”terroristas”, en la miseria, y seguiremos siendo ”terroristas” por el resto de nuestras vidas pobres, pero dignas.

Enrique Durán B

Estocolmo, 23 de abril de 2018

 

 

Published in Columnas
Página 1 de 6

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español