Jueves, 14 Diciembre 2017 | Login
Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

El 25 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Alrededor de todo el mundo se han llevado a cabo manifestaciones de protesta en contra de la violencia machista. 

En Estocolmo tendrá lugar el sábado por la mañana, en Medborgarplatsen, la instalación ”Zapatos rojos”. En la cual cada par de zapatos simboliza una mujer o una niña que ha sido víctima de  femicidio. La idea viene de la artista mexicana Elina Chauvet. 

La docente y activista argentina Cecilia Solá plasma en el siguiente texto la problemática de esta lacra de la sociedad que no conoce de fronteras y sigue cobrando víctimas en todo el mundo. 

 


Por: Cecilia Solá

 

Sí, ya sé. A vos tu marido jamás te levantó la mano, nunca fuiste violada, jamás te acosaron sexualmente en el trabajo ni un hombre te apoyó en el colectivo. Compadecés a las mujeres que han pasado por esas situaciones, pero no te sentís identificada ni representada, no es tu realidad, a vos la violencia de género no te toca.


Dejame preguntarte algo.


¿Alguna vez tu mamá te mandó a poner la mesa mientras tu hermano seguía mirando la tele?


¿Te han dicho que te sientes como una señorita, con las piernas cerradas y los tobillos cruzados?


¿Te preguntaron si estás en "esos días" porque mandaste al carajo a un tipo?


¿Cambiaste de idea con respecto de ese vestido porque es demasiado escotado y no querés que piensen que andás provocando?


¿Has cruzado de vereda para no pasar por la esquina donde hay un grupo de hombres por temor a que te digan una grosería?


¿Tu jefe o compañeros de trabajo te dicen "mamita", "bebé" "mi amor", aún cuando saben perfectamente tu nombre?


¿Te han preguntado por qué no te has casado, por qué no querés tener hijos, o por qué tenés tantos hijos?


¿Te han llamado "loca de mierda", "yegua" "zorra" "malco" "puta"?


¿Te han dicho las cosas que te harían si te agarran cuando vas por la calle?


¿Tu novio o marido o amante se ha enojado porque no querías tener sexo?


Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas o a todas es sí entonces vos también has sido víctima de la violencia de género. Ninguna de estas situaciones es natural, nada de esto es normal, aunque te digan que sí, que siempre ha sido así, que a las mujeres nos dicen cosas, nos tocan, nos humillan, nos ningunean, nos pagan menos, nos cogen cuando quieren, nos visten de rosa dior y nos desnudan a rojo sangre. Aunque te digan que no es para tanto, que no seas exagerada, que no seas histérica, que un piropo es algo deseable y halagador.


El femicidio es el acto final de una serie de micromachismos a los que nos someten desde el nacimiento, una especie de entrenamiento que nos convierte en objetos, a veces decorativos, a veces útiles, pero siempre descartables.


El miedo se disfraza de verguenza y nos acostumbramos a ser las culpadas y las culpables, para encajar- A veces , hasta somos juezas y ejecutoras de las que se atreven a sacudirse las cadenas, y son nuestros dedos las que las apuntan, traidoras a esta matrix que nos cría obedientes y standarizadas, mujeres pret-a-porter funcionales al hétero patriarca. padre, esposo, jefe, cura, Estado.


Los asesinatos de mujeres no son hechos aislados, no surgen de la nada, sino que son la consecuencia innegable e ineludible de una construcción social que sigue preguntando que hacía esa chica tomando alcohol en un boliche, o yéndose al departamento de un hombre que recién conocía, o subiendo fotos provocativas a las redes.


Aún ante los casos aberrantes de niñitas pequeñas violadas, la pregunta es "¿Y dónde estaba la madre?" No preguntan donde estaba el padre, no importa donde estaba el padre, porque el padre no es mujer.


No te engañes. Que no estés muerta, que no te hayan violado, que no te hayan golpeado, manoseado,acosado no significa que no haya violencia de género en tu vida, no quiere decir que estás haciendo las cosas como corresponde y eso te pone a salvo. Solo significa que aún no ha sido tu turno.

 

Cecilia Solá

 

 


 

Enlace al evento en Facebook de la manifestación que se realizará el sábado 26 de noviembre entre las 10 y 16 horas en Sergelstorg, Estocolmo

 

 

About Author

Related items

  • Triple feminicidio sacude a la ciudad de Mendoza, Argentina

    Un hombre de 30 años mató a su expareja y a otras dos mujeres de la familia, asimismo, hirió gravemente a una bebé de 10 meses y a un niño de 11 años.


    Fuente: Telesur

     

    Un nuevo caso de feminicidio sacude Argentina, esta vez se llevó a cabo un triple homicidio en la provincia de Mendoza (oeste) un hombre de 30 años, asesinó a su esposa Claudia Arias, de la misma edad,  a una tía de la víctima, de nombre Marta Ortiz, 45 años, y a la señora Silda Vicenta Díaz, de 90 años, abuela de Arias.

    El homicida identificado como Daniel Gonzalo Zalazar profesor de taekwondo también atacó a un niño de 11 años, quien era solo hijo de Arias se encuentra en estado de gravedad y a su hija una bebé de tan solo 10 meses, pero cuya paternidad era puesta en dudas por el homicida. Se pudo conocer que el criminal llegó el pasado domingo a la vivienda para hablar sobre la paternidad de la infante y después de una discusión terminó cometiendo el triple crimen.

    Luego del crimen Salazar se dirigió al Hospital central, donde llegó con la ropa ensangrentada; dijo que había sido asaltado. La policía lo detuvo en el lugar.

    Por otra parte, se supo que la policía al llegar a la casa, donde ocurrió el crimen, notó que el homicida había dejado el gas abierto y una vela encendida para hacer volar el lugar.

    El caso ha impresionado a todo el país, pues apenas hace 4 días se realizó una masiva marcha, #Ni una menos, para rechazar los feminicidios que han ocurrido en las últimos días en esa nación.

     

     

  • Camilla Rudholm: "Luchamos por Lotta"

    Este jueves se inició el juicio en contra del hombre acusado de haber asesinado a Lotta Rudholm, el pasado 4 de junio.

    Por primera vez se encontraron, cara a cara, la madre de Lotta, sus hermanas, y el imputado en la sala 4 del Tribunal de Solna.

    - Es muy difícil ver a quien asesinó a mi hermana, y sobre todo escuchar cómo la hizo sufrir. Pero hemos decidido luchar por Lotta, declaró a la prensa Camilla Rudholm.

    La madre y las dos hermanas estarán presentes durante todos los alegatos.

    - Espero que se le condene a cadena perpetua. Él es peligroso no debería estar en libertad, dijo Camilla Rudholm.



    Por: Marisol Aliaga

     

    Pasadas las nueve de la mañana del jueves se abrieron las puertas de la sala 4 del Tribunal del Distrito de Solna y a los pocos segundos la presidenta de la corte, el fiscal, el abogado defensor, los miembros del jurado y la familia de Lotta Rudholm habían tomado sus lugares.

    La sección dedicada a la prensa y a otros asistentes se llenó rápidamente. Al cabo de un par de minutos, hizo su entrada a la sala el imputado, flanqueado por cuatro guardias de seguridad y esposado a un grueso cinturón de cuero negro, ceñido a la cintura. Su apariencia poco tiene que ver con las fotos facilitadas por la policía la semana pasada. En lugar de la cabeza rapada, se ha dejado crecer el cabello, corto pero que cubre casi completamente los tatuajes de su cabeza. Mucho menos corpulento que en las fotos del momento de su detención, luce una frondosa barba y viste vaqueros azules y un pullover de color rojo con cuello en V.

    El fiscal, Tobias Kudrén, explica que este primer día se tratarán los delitos de maltrato y de difamación, y lee una larga lista de actos cometidos por el imputado, quien escucha tranquilamente, sentado al lado de su abogado, Krister Jansson.

    Poco a poco, a lo largo del día, la imagen se va aclarando. La de una mujer que comete el error de comenzar una relación con un hombre que consume drogas, alcohol y esteroides anabólicos, que es enfermizamente celoso, y que convierte su vida en un infierno.

    Al poco de comenzar la relación, comienzan los golpes.

     

    Ella misma documentó el maltrato

     

    El fiscal comienza mostrando las fotos que Lotta enviara a sus familiares y amigos, documentando sus heridas "en caso de que me suceda algo". Enormes moretones en los brazos, las piernas, el cuello. En una ocasión él le rompe una costilla y la obliga a decir, en el centro asistencia, que "había sido víctima de un atraco".

    - No soy muy simpático cuando me enojo, dice el imputado, casi ufanándose, cuando el fiscal le pregunta el origen de las heridas documentadas por Lotta.

    Reconoce que en el momento de su relación con ella, entrenaba mucho y estaba muy fornido. Y cuenta en detalle cómo, en sus ataques de rabia y celos, arrojaba a su ex pareja entre la cama y el sofá o la jalaba del cuello hasta levantarla del piso.

    - Yo tenía mucha fuerza entonces, le ocasioné mucho dolor y mucho miedo, dijo, tranquilamente, como si otra persona hubiera cometido las atrocidades.

    Al mismo tiempo que reconoció la mayoría de los hechos que se le imputaron, aseguró que tenía lagunas en la memoria y no recordaba detalles, debido a que consumía enormes cantidades de esteroides y narcóticos.

     

    También surge la imagen del fracaso de las instituciones sociales en la tarea de proteger a las víctimas de la violencia machista. El fiscal presentó las grabaciones de las llamadas al 112, del ex novio de Lotta y de su hermana, Camilla. Ambos llamaron a la policía  denunciando que Lotta había sido amenazada de muerte por el imputado, pero los agentes no demostraron interés en tomar cartas en el asunto.

    - ¿Hacerle daño? ¿Por qué querría él hacerle daño a ella? Se escucha decir a alguien, en una de las grabaciones.

     

    Un momento muy duro experimentaron la familia y los amigos de Lotta, cuando en un archivo de audio se escucha la voz de Lotta.

    - Todo está bien. Solo estoy un poco triste, dice al final de la grabación.

     

    Ella misma intentó encontrar  salida a su situación. En su cuaderno de anotaciones escribe, repetidas veces: "terminar con… "... "terminar con" … "terminar con…". Pero al tratar de liberarse del hombre que  hacía de su vida un infierno, no siente que tiene ni el apoyo ni la protección que necesita. Se arrepiente y retira la acusación.

     

    Algo que es muy frecuente, según explicó el fiscal más tarde. El maltratador no maltrata constantemente a su víctima. Combina el castigo con la ternura.

    - Mi hermana ya no era la de siempre. Estaba muy estresada y muy asustada. Él limitaba su vida por completo, pero igual ella nos quería proteger a nosotras. Cuando le dije que le había dado el nombre de él a la policía, se asustó mucho, dijo Camilla Rudholm.

     

    Después de la pausa del almuerzo, fue el turno del imputado de dar su versión de los hechos. El hombre contó que se habían conocido en Facebook, y que había comenzado una relación paralela con Lotta y con otra mujer, a comienzos de febrero.

    - Salgo con las dos porque no sé cuál de las dos prefiero. Se puede decir que tengo una relación con ambas, dice, tranquilamente.

    Y cuenta que ha tenido relaciones con otras mujeres anteriormente, pero ha sido engañado. Lo mismo ha experimentado Lotta, por lo que ambos valoran la fidelidad.

    Al mismo tiempo reconoce que, debido a las drogas, se imagina cosas y se pone a menudo fuera de sí de celos, lo cual conduce al maltrato, que va en aumento a medida que pasa el tiempo.

    Pero cuando su abogado defensor le pregunta si de todas formas tenían una "buena relación, por lo menos a veces" y seguidamente hace lectura de un mensaje de texto que Lotta le envía poco antes del 4 de junio, el imputado pierde - por primera vez - el control. Se lleva las manos a la cara y está a punto de sollozar.

    Rápidamente el abogado solicita una pausa.

     

    Más tarde, es el turno de una de las mejores amigas de Lotta, de prestar testimonio. El imputado prefiere no mirarla a la cara y solicita por ello cambiar de posición su asiento, lo cual es aceptado.

    Ella cuenta, sin que le tiemble la voz, que el hombre amenazó de muerte no solo a Lotta, sin también a ella.

    "Cuando acabe contigo, seguiré con esa puta de mierda", había dicho en una ocasión el imputado, refiriéndose a ella.

    Y cuenta una serie de amenazas que el hombre de 33 años le hiciera a Lotta, desde sacarle un ojo, dejarla sin piernas, deformarle la cara, etc, etc.

    La amiga le suplicó repetidas veces que pusiera fin a la relación. Temía que cualquier día él llegara a casa de Lotta, completamente enajenado, y ella le abriera la puerta.

     

    Fue exactamente lo que sucedió.

     

     Los alegatos continúan el viernes y luego el lunes y martes de la próxima semana.

     

     

     

     Camilla Rudholm, hermana de Lotta Rudholm, siendo entrevistada, este jueves, en el tribunal de Solna. Foto: Marisol Aliaga.

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español