Jueves, 16 Agosto 2018 | Login
La Semana Santa en Suecia - Glad Påsk! Foto: Creative Commons.

La Semana Santa en Suecia - Glad Påsk!

La Pascua, o Semana Santa, se celebra este año con un fin de semana largo que se extiende hasta el martes de la próxima semana. El Tríduo Pascual, con el que el mundo cristiano y católico conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret, comenzó ayer jueves, continúa el Viernes Santo y culmina el domingo.

Con el Domingo de Resurrección se celebra la resurrección de Cristo, y con este finaliza la Semana Santa. Sin embargo en Suecia se celebra además el día después del Domingo de Resurrección, por lo que el lunes también es día festivo.

Típico de la celebración sueca de la Pascua, la festividad más importante del cristianismo, son los huevos de chocolate y las decoraciones con ramitas de abedul con plumas de colores. Y, por supuesto, los huevos repletos de caramelos que los niños esperan con mucha expectación, y que, por más raro que parezca, los trae un conejo: el conejo de Pascua.

 

 Por: Magazín Latino

 

Todas las tradiciones tienen su explicación, aunque algunas más singulares que otras. En Suecia no es motivo de extrañeza ver a niños disfrazados de "brujas" (påskkärringar) golpeando las puertas de sus vecinos de barrio para pedir caramelos o dinero.

Y todo aquel que quiera celebrar la Pascua como Dios manda deberá comprar una gran cantidad de huevos - durante la Semana Santa el consumo alcanza las 2.000 toneladas (!) - arenque, salmón y otras especialidades de la cocina sueca.

Además deberá engalanar su hogar con ramitas de abedul adornadas con plumas de vivos colores y con lirios y narcisos amarillos - aunque también pueden ser de color lila - pero vale decir que el amarillo es el color de la Pascua en el país del norte.

La idea cristiana es de recordar el sufrimiento, la muerte y la resurrección de Jesús. También dentro del judaísmo la Pascua tiene mucha importancia, aunque es celebrada en cambio en recuerdo a la salida de los judíos de Egipto.

La palabra Pascua (Påsk, en sueco) viene del hebreo Pesah y del latín Pascha.

La tradición de decorar los hogares con ramitas de abedul (påskris) viene de la década del 1600, época en que durante el Viernes Santo (Långfredagen) los creyentes simulaban azotarse con las ramas, recordando los azotes que recibiera Cristo, antes de la crucifixión. Más tarde pasó a ser un elemento plenamente decorativo, y en la época actual la gran mayoría compra las ramitas de abedul, incluso ya adornadas con las vistosas plumas de alegres colores, en las tiendas.

El huevo cobra gran importancia durante la celebración de la Pascua en Suecia y se cree que fue visto y aceptado como un excelente alimento después de la larga cuaresma y en circunstancias que las gallinas ponían más huevos que durante el resto del año. La costumbre de pintar huevos data del siglo 1700, pero es algo que ya en pocas familias se practica.

La costumbre más peculiar, de que los niños crean que es un gran Conejo de Pascua que todos los años esconde un huevo repleto de golosinas en alguna parte de jardín - o del departamento - fue importada, como tantas otras, de Alemania, durante los últimos años del 1800. Esta cuenta, además, con influencia anglosajona y es producto de la expansión de la industria de las golosinas durante estas décadas.

Y no son solo los niños quienes se deleitan con el contenido de los huevos de Pascua, la industria celebra las ganancias que se producen durante la Semana Santa, en la que los suecos, tanto grandes y chicos, consumen 50 % más de golosinas que durante la otra festividad cristiana, la Navidad, siendo los dulces favoritos los que cada uno elige de los estantes con golosinas, que en Suecia se venden a granel.

Durante la semana de Pascua nos zamparemos - según los cálculos - alrededor de 530 toneladas de golosinas, a un valor de 50 millones de coronas.

Qué tiene que ver esto con el origen de la celebración de la Pascua es algo en lo que muy pocos reflexionan, mientras que el largo descanso de fin de semana ha sido acogido con mucha alegría por los escandinavos.

Glad Påsk! (¡Felices Pascuas!)

 

Foto: Creative Commons. 

 

 

 

About Author

Related items

  • El Rasputín de Palacio

    En este artículo de opinión, David Maldonado, ex integrante del MIR,  da más detalles sobre el depuesto ministro de Cultura chileno, Mauricio Rojas, a quien conoció personalmente.

    “Sólo es conocido en las élites de los partidos, todas las cuales, por diversas razones, han tomado clara distancia de él. Su recorrido por los partidos políticos suecos, cambiando rápidamente de ideas e ideologías, lo hace un claro representante de la psicopatía política. La crítica de Mauricio Rojas al Estado solidario Socialdemócrata es demencial.”, escribe Maldonado.

     

     Por: David Maldonado

     

    Conocí muy bien a Mauricio Rojas, en Uppsala y en Estocolmo, en los años iniciales del exilio. Personalmente lo entrevisté, cuando manifestó su interés por incorporarse a los “Grupos de apoyo al MIR” (GAM).

     

    No teníamos antecedentes concretos sobre su participación política en Chile. Posteriormente comprobamos que estuvo relacionado con el “Frente de estudiantes revolucionarios” (FER) en los años finales de sus estudios secundarios y, tangencialmente, con la estructura del MIR, en la Escuela de Derecho, (estudios que no concluyó).

     

    ¡Mauricio Rojas nunca llegó a ser militante!

     

    En esos años, yo era miembro de la dirección regional del MIR, de la entonces “provincia” de Santiago. Nunca tuvimos conocimiento de la existencia de este “militante” en alguna de nuestras secciones comunales, sectoriales o estudiantiles.

     

    En Suecia se aceptó su incorporación a los GAM.

     

    Mauricio Rojas se caracterizaba por ser un hombre enérgico, con una visión “blanco o negro” del mundo... muy duro en su descripción de lo que llamaba “los enemigos políticos e ideológicos”. De sus palabras, junto con sus análisis, se desprendía un profundo desprecio y odio a todo lo que no coincidía con sus dogmas.

     

    Estuvimos juntos en muchas reuniones y círculos de estudios. Analizando los clásicos del marxismo leninismo, especialmente estudiando El Capital.

     

    Mauricio Rojas  tuvo en Chile  contacto superficial con el MIR, y también con círculos del partido comunista pro chino y otros grupos de izquierda.

     

    El ex secretario general del MIR, Andrés Pascal Allende, a partir de las indagaciones que él hizo, ha reafirmado que Mauricio Rojas nunca fue militante del partido.

     

    Se podría interpretar que Rojas es un impostor, que utiliza la sigla del MIR, para conseguir rédito político, presentándose como “soldado de la resistencia” y que paulatinamente descubrió al “Dios neoliberal de la salvación”.

     

    Su madre fue una activa y perseguida dirigente socialista, detenida y torturada en VillaGrimaldi. He tenido información de que a ella le dolió mucho la conversión - o traición -  de su hijo, llegando incluso, a quebrarse la relación familiar.

     

    A no ser que Mauricio Rojas hubiese sido un “infiltrado”, cosa que algunos insinúan, pero yo descarto, no me cabe duda de que, en el comienzo de su exilio en Suecia, fue convencidamente un sectario fanático del marxismo-leninismo.

     

    Todo lo que Mauricio Rojas abraza, lo hace con un convencimiento “eclesiástico”, mesiánico y de extrema vehemencia. ¡Este comportamiento, está en el ADN de su extraña personalidad, en la cual, además está su gran capacidad de intrigar!

     

    Paulatinamente, se fue produciendo su cambio político, su quiebre de posiciones y su camino hacia la derecha.

     

    Mauricio Rojas, hoy en día, miente, reniega, analiza y denuncia — sin tener coherencia, consistencia ni evidencia. En su “currículum político", el presentarse como un converso, como un ex militante del MIR, lo hace “interesante” a los ojos del mundo político y periodístico chileno.

     

    A él y a su socio de travesía, Roberto Ampuero, les encanta sentirse como “trofeos”, conquistados por la derecha.

     

    En Suecia, su cambio político fue gradual. Estuvo participando en círculos socialdemócratas, posteriormente se integró al partido del Medio Ambiente (Miljöpartiet), desde ahí, hizo un salto de trapecista y se incorporó al Partido Conservador (Moderaterna).

     

    La dirección de este partido lo marginó por utilizar “métodos anti-democráticos y conspirativos en las estructuras del partido”.

     

    Personalmente escuché literalmente estas palabras y razones, de parte del ex secretario de organización de los conservadores suecos. Ocurrió en una conferencia, ante la pregunta de un periodista.

     

    De ahí, Mauricio Rojas dio un salto, ya no de trapecio, y se adhirió a los derechistas liberales.

     

    En esa época, Rojas era ya un activo dirigente de “TIMBRO”, un centro de estudios de la derecha neoliberal sueca, apoyado por los intereses económicos más oscuros y egoístas de la sociedad. En Chile cuentan con un centro hermano, la “Fundación para el Progreso” de Axel Kaiser.

     

    Gracias a su amistad con el ex presidente del Partido Liberal sueco, Lars Leijonborg, logró una  posición de “elegible” en la lista de ese partido al parlamento [2002].

     

    A diferencia de Chile, en Suecia, es la posición en la lista electoral, lo que determina ser elegido o no. Con el sistema electoral chileno, jamás habría sido elegido diputado, ya que es un personaje completamente desconocido para el pueblo sueco y repudiado por el 99% de la comunidad latina en este país.

     

    Sólo es conocido en las élites de los partidos, todas las cuales, por diversas razones, han tomado clara distancia de él.

     

    Su recorrido por los partidos políticos suecos, cambiando rápidamente de ideas e ideologías, lo hace un claro representante de la psicopatía política.

     

    La crítica de Mauricio Rojas al Estado solidario Socialdemócrata es demencial.

     

    Acaba de publicar un nuevo librillo “La utopía socialdemócrata”.

     

    Esa utopía, que nunca lo fue, sino una realidad palpable, le fue muy útil a él, a su familia y a su media docena de hijos. La Suecia solidaria y socialdemócrata lo acogió, le dio vivienda y protección social y económica, desde el día que llegó como pobre solicitante de asilo, hasta que obtuvo su doctorado en la universidad de Lund.

     

    Eso, él y su familia, nunca lo habrían podido lograr en un sistema neoliberal, como el que él y sus perversos socios, propician hoy en día.

     

    Todo su desarrollo académico se lo debe al modelo solidario de Suecia. En donde aún se tiene la mejor educación y salud pública, universal y gratuita, pilares de un modelo de sociedad en toda la zona nórdica de Europa, contra los cuales Mauricio Rojas y sus socios neoliberales, trabajaron activamente en el Parlamento para eliminarlos, transformándose en enemigos de todo lo que huela a Estado.

     

    Hoy, este patológico personaje trabaja en Chile por la profundización bestial del egoísmo neoliberal.

     

    Si se tratase de una persona de “normal” raciocinio, una mínima pregunta que debiera hacerse a sí mismo es: ¿qué padre de familia en Chile - como él lo fue en Suecia, con seis hijos de carga, sin ingresos ni herencias especiales - podría hacer el trayecto académico que él realizó?.

     

    Todo, absolutamente todo lo que ha conseguido, ha sido gracias al sistema educacional y socioeconómico de Suecia, denostado por él como “utopía socialdemócrata” que hay que destruir.

     

    No me cabe duda de que este converso exageró los motivos políticos de su exilio para así obtener su permiso de residencia en Suecia.

     

    Absolutamente condenables son sus indignas declaraciones sobre el Museo de la Memoria, mostrando la peor de las peores faltas de sensibilidad hacia todas las víctimas de la dictadura y sus familiares, incluso hacia la memoria de su propia madre.

     

    Mauricio Rojas es un ministro del Estado de Chile, sus funestos comentarios desconocen los resultados de los informes Rettig y Valech, y desconocen las decenas de condenas judiciales de lesa humanidad a torturadores y asesinos.

     

    “Para que las mentiras del presente se impongan, hay que borrar las verdades del pasado” Esta es la esencia de su “rasputinesco” discurso.

     

    Cuando ha visto la enorme avalancha de críticas de casi todos los sectores de la sociedad, sale y dice “yo ya no pienso así, he cambiado de opinión”. Esa ha sido la tónica de su historia, cambiar oportunamente de opiniones, ideas e ideologías, cuando les conviene a sus planes estratégicos.

     

    Hoy, un amigo ex mirista me escribió: “Así es, por desgracia. Este tipo ha calculado “maquiavélicamente” sus pasos”, afirma.

     

    Lamentable para Chile, que un Rasputín oportunista de tomo y lomo, esté en el gobierno del país.

     

    ¡Es sumamente peligroso!

     

    ¡Debe dimitir o ser destituido!

     

    David Maldonado

     

    Nota de la redacción:

    Esta columna fue recibida antes de la veloz dimisión del ahora ex ministro, quien solo duró 90 horas en su puesto. Pocos imaginaron que el desenlace tan rápido de este episodio. En Suecia, lo alcanzaron a felicitar el presidente del partido Liberal, Jan Björklund y el ex canciller sueco (del partido Moderados), Carl Bildt, en el momento de su designación. Ninguno de éstos se han pronunciado sobre la salida de Mauricio Rojas. 

     

     

     

     

  • La Policía cierra el cerco a los ladrones de las coronas reales

    Medios suecos informan este jueves que la Policía hizo un hallazgo en la búsqueda de las insignias reales que fueran sustraídas de la catedral de Strängnäs en un espectacular robo, este martes.

    Según Aftonbladet, los peritos encontraron huellas de sangre en la vitrina donde estaban las insignias robadas: la corona del rey Karl IX y la de su esposa, Kristina.

    La Policía, sin embargo, no da más detalles sobre los avances en la búsqueda.

     

    Por: Magazín Latino

     

    Alrededor del mediodía del pasado martes, mientras los feligreses participaban en una misa, dos individuos hicieron ingreso a la sacristía de la catedral de Strängnäs, rompieron la vitrina de vidrio provista de alarma y sustrajeron la corona del rey y la reina además de una manzana dorada.

     

    Seguidamente, se montaron en sendas bicicletas y más tarde en scooters acuáticos, que estaban a la orilla del lago Mälaren, en las cercanías de la iglesia, y se dieron a la fuga.

     

    Atrás quedaban, anonadados, el personal de la catedral y los feligreses. Y la policía, que arribó más tarde, debido a que al romperse el vidrio de la vitrina se activó la alarma.

     

    Katarina Fröjd, vocera de la catedral de Strängnäs, declaró a TV4, este jueves que no tiene conocimiento sobre esta nueva información, pero espera que las insignias reales robadas sean recuperadas pronto.

    - La sacristía, ubicada en el sótano de la catedral, acostumbra estar abierta al público. La vitrina donde estaban las coronas y la manzana real se encuentra junto a otra donde se exhiben objetos de plata. Hemos guardado estos objetos de acuerdo con las reglas de seguridad. Tienen un gran valor histórico y cultural.

     

     

    La noticia del robo de las insignias reales ocupó rápidamente las portadas de los medios internacionales, por lo espectacular del hecho. En plena luz del día, y mientras los feligreses participaban del servicio religioso, dos individuos robaron las dos coronas y la manzana real y se dieron a la fuga en un bote que los estaba esperando, en el lago más cercano.

     

    Se supone que las joyas estaban avaluadas en una gran suma, ya que son de oro con incrustaciones de piedras preciosas.

     

    Sin embargo, más tarde los medios suecos dieron a conocer – como ocurre tantas veces – que el hecho tenía sus tintes cómicos. Los asaltantes se dieron a la fuga en dos bicicletas de dama, una con un canasto y la otra con sillín para niños y, al llegar al lago, siguieron la huida en dos scooters acuáticos.

     

    Y, lo más importante, se desconoce si realmente las joyas, que datan del 1600, son de oro y de piedras preciosas. Tal vez su valor sea de mil – dos mil coronas.

    - Depende de su peso, si realmente son de oro masivo, son valiosas. Pero es posible que sean de plata bañada en oro, y que las piedras preciosas sean cristales de cuarzo, dijo a la Radio Sueca Pia Stael von Holstein, experta en antigüedades.

     

    Agregó que difícilmente los ladrones encontrarán algún comprador para estos emblemas reales suecos.

     

    Aunque el deán de la catedral, Christofer Lundgren, había asegurado, el martes, que las coronas y la manzana tienen gran valor y son de gran calidad artística.  

     

    El rey Karl IX era hijo del rey Gustav Vasa y, a su muerte en 1611, fue enterrado en la catedral de Strängnäs.

     

    Sus insignias se conservan desde entonces en la iglesia. Su esposa, la reina Kristina, falleció en 1625 y sus insignias se conservan junto a las del rey.   

    - Por supuesto que están asegurados, pero el patrimonio cultural excede el valor material. Por ende, esto último no es interesante desde nuestra perspectiva. Estos son objetos que son completamente únicos ampliamente conocidos e imposibles de vender en Suecia o en el extranjero, dijo el deán.

      

    Apesar de que este jueves se hicieron nuevos hallazgos, ni la Policía ni el fiscal encargado del caso quieren proporcionar detalles en concreto.

    - La investigación avanza, es todo lo que podemos decir por el momento, declaró a Dagens Nyheter Stefan Dangertz, vocero de la Policía.

     

     

      

    Un hecho parecido ocurrió en 2013, cuando las insignias del funeral del rey Johan III fueron robadas de la catedral de Västerås. Gracias a un dato anónimo, la policía, días más tarde, encontró los objetos en un saco de la basura en un camino rural. Y los objetos pudieron ser restituidos a la iglesia.

    La catedral de Strängnäs y las insignias reales. Foto: Twitter, Expressen. 

     

  • Para celebrar el Día Nacional de Suecia

    Junto a las actividades de las organizaciones latinas y de otras comunidades, se realizan este miércoles una serie de celebraciones en todo el país, por motivo del Día Nacional de Suecia.

    Aquí le dejamos las recomendaciones del matutino Dagens Nyheter, sobre las actividades en la capital sueca.  

     

     Fuente: DN. 06-06-2018 

     

    En Skansen, el Día Nacional se celebra con un taller de fabricación de banderas, pintura facial y danza folclórica. La celebración termina con un concierto en Sollidenscenen, que incluye a Darin, Marianne Mörck, David Lindgren y John Lundvik.

     

    En Kungsträdgården puede visitar uno de los festivales gastronómicos más grandes del mundo, Taste Stockholm”. Allí puede, por ejemplo, preparar comida vegetariana con el ganador del campeón de Suecia 2012, Sigrid Bárány, apreciar duelos entre chefs y visitar restaurantes y foodtrucks. Durante el día, habrá, además, música en vivo, desde el escenario principal.

     

    En Farsta Strand se organizan celebraciones en el día nacionales que incluyen entretenimiento, búsqueda del tesoro, estanque de peces y paseos en poni.

     

    En Hagaparken se realizará un concierto de verano y un ballet interpretado por la RoyalOpera, la Royal Chapel y bailarines del Royal Ballet. Empaque la canasta de picnic y pruebe vestuarios e instrumentos o disfrute de un cuento de hadas en el parque.

     

    En Rinkeby varios políticos dan discursos durante el día. Entre otras cosas, se puede escuchar al líder del Partido Izquierda, Jonas Sjöstedt, al ministro de asuntos civiles, ArdalanShekarabi (S) y a la parlamentaria de la UE,  Anna Maria Corazza Bildt (M). También habrá entretenimiento con el coro de Gospel de Tensta.

     

    Si, en cambio, quiere fiesta, en la playa de Kungsholmenla tiene. En Smedsuddsbadet se realiza la Mosquito Beachparty.

     

     

     

    Desde el Palacio Real, llegó el saludo de los retoños de los príncipes Victoria y Daniel: Estelle y Oscar. Foto: Copyright Kungahuset.se. Linda Broström/Kungahuset.se

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español