Viernes, 03 Julio 2020 | Login
Muere Lisbeth Palme, la viuda de Olof Palme Lisbeth Palme, viuda de Olof Palme. Foto: TT/Aftonbladet/Omni.

Muere Lisbeth Palme, la viuda de Olof Palme

Lisbeth Palme falleció hoy, a los 87 años, luego de un tiempo de enfermedad. La noticia fue dada a conocer por su familia.

Lisbeth Palme estuvo comprometida durante toda su vida con los derechos de los niños, y es recordada por muchos por ser una persona cálida y sencilla.

“Con gran tristeza he recibido la noticia de su fallecimiento”, escribe el líder de la Socialdemocracia, Stefan Löfven, en un comunicado.

 

 Fuentes: TT/DN/OMNI

 

Lisbeth Palme nació el 14 de marzo de 1931, hija del ingeniero Christian Beck-Friis y Anna Beck-Friis.

 

Se recibió de psicóloga infantil y trabajó, durante la década de los 90 en la jefatura del comité sueco de Unicef.

 

Estuvo casada con Olof Palme desde 1956 hasta su muerte, en 1986.

 

“Gran tristeza”

“Con gran tristeza he recibido la noticia de su fallecimiento”, escribe el líder de la Socialdemocracia, Stefan Löfven, en un comunicado.

 

“Sostuve muchas y agradables conversaciones con Lisbeth Palme, a menudo en Gotland, en relación con el discurso en Almedalen. Ella era una fiel oyente allí, desde que Olof Palme diera su primer discurso, hace más de cincuenta años atrás”.

 

Löfven describe además cómo Lisbeth Palme durante largo tiempo trabajó por los derechos de los niños, entre otras medidas a través de que se adoptara la resolución de la ONU, en 1989.

 

“Muy temprano fue la fuerza impulsora a la Convención de la ONU sobre los derechos del niño, adoptada en 1989, y gestó la cumbre global sobre la infancia en 1990”escribe, y agrega que Lisbeth Palme “hizo importantes contribuciones para que la sociedad tuviera en consideración las condiciones de los niños”.

 

“Defender los derechos de los niños sigue siendo una tarea política central. Siento que la mejor manera de honrar la memoria de Lisbeth Palme es continuar ese trabajo con el mayor empeño posible”, escribe Löfven.

 

 

 

“Linda, sabia”

 

La Ministra de Exteriores, Margot Wallström (S), lamenta el fallecimiento de Lisbeth Palme, y escribe en Twitter: “Linda, sabia Lisbeth Palme se nos ha ido. Descansa en paz”.

 

También la ministra de la infancia, la ancianidad y la igualdad de género, Lena Hallengren (S), escribe en Twitter: “Linda Lisbeth Palme, siempre tan cálida, sencilla y generosa con todos. Muchos te van a extrañar”.

 

A diferencia de su carismático marido, uno de los políticos más conocidos de la historia sueca, a menudo ella pasaba desapercibida, pero fue algo que nunca consideró como un problema.

- Yo estaba a la luz de Olof, y me gustaba, dijo Lisbeth Palme en una entrevista con DN en 2010. Su presencia era electrificante; iluminaba todo. Él tenía una fuerza increíble para cambiar cosas que yo misma no podía cambiar. 

 


Lisbeth y Olof Palme, en tiempos de juventud. Foto: TT. 

 

 


  

En relación con el asesinato de Olof Palme, en 1986, Lisbeth Palme fue la testigo más cercana y, en una confrontación, señaló a Christer Pettersson como perpetrador. Este fue condenado por un tribunal de primera instancia, pero considerado inocente luego de la apelación. Lisbeth Palme, no obstante, no cambió nunca su testimonio respecto al delicado tema. El magnicidio hasta la fecha no ha sido aclarado. 

 

 

About Author

Related items

  • Decepción en Suecia – Fiscal señala a Stig Engström principal sospechoso en el asesinato de Olof Palme y da por cerrado el caso

    Publicado: 10-06-2020. Actualizado: 11-06-2020

    Las expectativas ante la histórica conferencia de prensa de la Fiscalía sueca este martes por la mañana eran inmensas. El fiscal Krister Petersson había prometido presentar una nueva pesquisa y se rumoreaba que había aparecido el arma que apagó la vida del premier sueco, hace 34 años atrás.

    Sin presentar pruebas, Petersson apuntó a Stig Engström como principal sospechoso. “Como la persona está muerta, no puedo enjuiciarla”, sentenció, y puso punto final a la investigación más larga de la historia en Suecia.

     

     Por Marisol Aliaga

     

    Un verdadero anticlímax se vivió este martes en Suecia.

     

    A las 9:30 de la mañana, millones de suecos ansiosos de saber – por fin – quien asesinó a Olof Palme se sentaron frente al televisor para ver la conferencia de prensa de la Fiscalía general. En tiempos de corona, la conferencia de prensa fue transmitida online, y todos quienes quisieron pudieron seguirla.

     

    Pero la desilusión fue grande. Porque el fiscal no presentó ni el arma, ni el motivo, ni las pruebas forenses que demostraran la culpabilidad del hombre, ya fallecido, que señaló como principal sospechoso.  

     

    Se trata del publicista Stig Engström, de 52 años, apodado el “hombre de Skandia”, que durante todos estos años ha figurado como uno de los posibles sospechosos - alternativa, testigo -  pero a quien los investigadores descartaron desde un primer momento, por la falta de coherencia en sus declaraciones.

     

    Sin embargo, el fiscal que ha llevado la cabo la investigación sobre el magnicidio de Palme desde 2017, Krister Petersson, lamentó que el primer jefe de investigación, Hans Holmér, hubiera hecho desaparecer a Stig Engström de las pesquisas, en un principio.

     

    - En un memorando de febrero de 1987 se calificó a Engström "ad acta" a la investigación, y lo dejaron fuera, dijo Petersson.

     

    Pero los detectives que han seguido la investigación estos últimos años decidieron volver a la pista del “hombre de Skandia”, y este martes lo presentaron como principal sospechoso, a 34 años del magnicidio.

     

    - No podemos hacerle el quite a un presunto autor, y esta persona es Stig Engström, denominado por la prensa como el “hombre de Skandia”, dijo el fiscal, y agregó: pero debido a que esta persona está muerta, no podemos presentar cargos contra él.

     

    En una rueda de prensa de más de una hora, el fiscal, Krister Petersson, y el jefe a cargo de la indagación, Hans Melander, dieron a conocer los detalles que habían llevado a tal conclusión. Poco después las redes estallaban en críticas.

     

    Porque la fiscalía no presentó nada nuevo, a pesar de la enorme expectación. El fiscal y el jefe de policía se limitaron a constatar que había transcurrido demasiado tiempo y que era lamentable que se hubieran cometido tantos fallos en un primer momento.

     

    Dos balas fueron encontradas en el lugar de los hechos, sin embargo, estas no han aportado nada a la investigacion. No se ha logrado vincular a ningún arma a las balas, ni tampoco a ninguna arma de fuego con algún sospechoso.

     

    El arma que mató a Olof Palme aún se encuentra desaparecida.  

     

    Y la decisión del fiscal, de archivar la investigación despierta aún más dudas, en lugar de acallarlas.

     

    Porque las tres razones a las cuales el fiscal apuntó, que indicarían que Engström es el presunto autor del magnicidio son vagas: problemas con el alcohol, algo no bastante común para la mayoría de los países europeos. Odiaba a Palme, la mitad de la población sueca odiaba a Palme. Problemas económicos, nada inusual ni entonces, ni ahora.

     


    Una foto de archivo de la policía. Stig Engström. 

     

    ¿Quien era el “hombre de Skandia”?

     

    Este es un singular personaje que desde el principio circuló en torno al asesinato. Según él, había escuchado los disparos, al salir de su lugar de trabajo, Skandia, en la calle Sveavägen, donde fue abatido Olof Palme. Lo extraño de su caso es que ningún testigo lo recuerda en el lugar del crimen. Sin embargo, dos personas recordaron haber visto a una persona con la apariencia física de Engström. Yvonne N vio a un hombre vestido como él en la calle David Bagare, a la que se llega al subir las escaleras ubicadas al final de la calle Tunnelgatan. La testigo se fijó más que nada en la cartera que pendía de su mano y que venía jadeando, luego de haber subido corriendo las empinadas escaleras. Otro testigo, Lars J, al parecer vio a la misma persona, pero abajo, en la calle Tunnelgatan. 

     

    Pero en el lugar del crimen pasó inadvertido a todos. Nadie recuerda haberlo visto allí. 

     

    A lo largo de todos estos años se ha dado por sentado de que el asesino de Palme huyó subiendo las escaleras al final de Tunnelgatan, sin embargo, el escritor y periodista Lars Borgnäs, afirma en un libro publicado este año que es muy probable que quien subió las escaleras fue Engström, en tanto que el asesino huyó hacia el norte, por una calle paralela a Sveavägen, Luntmakargatan. 

     

    Vale decir, en tanto que la atención de los testigos estaba centrada en Engström, quien corría velozmente alejándose del lugar del crimen, el asesino desaparecía tranquilamente del lugar. Pero esta suposición no ha sido examinada por la fiscalía.

     

    Durante la rueda de prensa del martes, Lars Borgnäs le preguntó al fiscal Petersson qué explicación daba a que Engström no concuerda para nada con la descripción que Lisbeth Palme hizo del hombre que ella vio dispararle a su marido. La viuda de Palme y testigos oculares describen a un hombre atlético, de unos 40 años. El fiscal no respondió. Vale la pena recordar que Christer Pettersson fue condenado por el asesinato, en 1989, pero después absuelto el mismo año.

     

    Engström se desempeñaba como publicista en la empresa Skandia, ubicada en Sveavägen. El 28 de febrero de 1986, marcó la tarjeta de salida a las 23:19 horas. Había trabajado hasta tarde puesto que se iría de vacaciones de esquí la semana siguiente, junto a su esposa. Le urgía tomar el ultimo metro a su casa, y se dirigía a la estación más cercana cuando de pronto, según declaró más tarde, escuchó dos disparos.

     

    Según él, casi choca con el cuerpo de un hombre que yacía en la vereda. Ve a un hombre que huye, y también se aleja del lugar corriendo raudamente, subiendo las escaleras al final de la calle.

     

    En otras declaraciones ha dicho que trató de calmar a la viuda de Palme, intercambiando con ella unas palabras.

     

    El hecho - y lo extraño - es que, según sus aseveraciones, después de haberse dado a la fuga del lugar, volvió a su trabajo y al lugar del crimen.

     

    Stig Engström marcó su tarjeta de salida a las 23:19 horas. El crimen se cometió a las 23:21:30 horas. Vale decir, dos minutos después.

     

    O bien estaba coordinado con otras personas, que sabían que la pareja Palme se iba a encontrar afuera de su trabajo a esa hora exacta, ¿o fue un capricho del destino que lo llevó a estar en el lugar y en momento preciso, para cometer el magnicidio con solo un par de minutos de antelación? 

     

    Stig Engström tenía simpatías con el partido conservador, había practicado el tiro libre y tenía un amigo que le habría podido prestar un arna de fuego. ¿Sin embargo, son estas pruebas suficientes en su contra?

     

    Porque lo más curioso de este presunto asesino es que hizo lo imposible para que los agentes lo interrogaran, algo que no le resultó muy bien, ya que cambiaba sus versiones de los hechos. Cuando los medios tampoco le prestaron mucha atención, realizó su propio reportaje sobre los hechos, y el canal de televisión estatal, SVT, transmitió el video, en el programa Rapport de abril de 1986. En este ilustra, con lujo de detalles, su carrera desde el cruce Sveavägen- Tunnelgatan, hacia la explanada de Brunkebergssåsen.

     

     

    El periodista que lo entrevistó recordó en el noticiario del martes a Stig Engström.  Rapport, de abril de 1986 (en el minuto 14:00 del enlace)

     

    - Sobreactuó bastante, pero entonces me pareció sincero, dijo.

     

    Stig Engström, después de 34 años de lo sucedido, es declarado único sospechoso del magnicidio de Olof Palme.

     

    Sin embargo, la decisión del fiscal, de culpar del asesinato a un hombre fallecido despertó críticas. El abogado Johan Eriksson afirmó que los familiares de Engström podrían querellarse por calumnia a un difunto.

     

    El criminólogo Leif G W Persson (que nunca falla) concordó con Eriksson y expresó que la presentación del fiscal no era “ninguna solución al asesinato de Palme”, y que fue “una decepción muy grande”.

     

    En un libro publicado en 2018, el periodista y escritor Thomas Petterson presentó prácticamente la misma teoría sobre el presunto autor del asesinato de Palme, en su libro “Den osannolika mördaren” (El impensable asesino). Los puntos de convergencia saltan a la vista, si embargo, el fiscal Krister Petersson se desligó de ello, al ser preguntado sobre el asunto.  

     

    - Si uno se dedica a investigar el lugar del crimen, como lo hizo el fiscal, uno va a parar allí. Y ellos lo califican como suficiente para señalar a un presunto sospechoso, dijo en entrevista con Aktuellt este martes el autor del libro. 

     

    Sin embargo, otros no concuerdan con esta versión de los hechos, que, por lo demás, en entrevista con Svenska Dagbladet, Hans Melander calificó como “teorías”, a diferencia del fiscal.

     

    Tres conocedores del tema se pronunciaron en el noticiero de Aktuellt, la tarde del martes:

     

    - Las especulaciones van a seguir, ahora más que antes. Hoy se presentaron más preguntas que respuestas. Yo quedé perpleja, puesto que han creado expectativas durante medio año por algo tan estúpido, poco interesante y falto de sentido, dijo la escritora sueca e fama internacional, Lena Andersson.

     

    El autor del libro “Olof Palmes sista steg” (Los últimos pasos de Olof Palme) concordó en la crítica.

     

    - Esta es una pregunta muy importante no solo para Suecia, sino también para nuestra democracia. Que podamos poner punto final de manera digna a este asesinato. Y eso no lo tuvimos hoy. ¿Por qué nos quieren dirigir hacia esto, que no es nada? Hay cosas que no se han investigado, yo mismo he señalado a la policía sueca, dijo el periodista y escritor Lars Borgnäs.

     

    Jan Stocklassa, autor del libro “Stieg Larsson. El legado”, está convencido que el asesinato tiene vínculos con Sudáfrica:

     

    - No han llegado a ninguna parte. El asesinato de Palme es demasiado grande para Suecia y demasiado grande para la policía sueca, dijo al noticiero Aktuellt.

     


    El jefe de investigación, Hans Melander y el fiscal Krister Petersson, durante la rueda de prensa digital del martes por la mañana. Foto. SVT.se. 

     

  • ¿Se resuelve el asesinato de Olof Palme?

    Krister Petersson, el fiscal a cargo de la investigación del asesinato del ex primer ministro Olof Palme, hizo este martes sorprendentes declaraciones, en la televisión sueca.     

    - Mi meta es – dentro de la primera mitad del 2020 - interponer una demanda judicial o, archivar el caso, declaró Petersson en el programa televisivo “El crimen de la semana”. Agregó que se sentía conforme de poder decir que el magnicidio sería, por fin, esclarecido.

     

     Por: Magazín Latino

     

    La noticia originó grandes titulares en todos los medios nacionales, y ya antes de la transmisión del programa “Veckans brott” (El crimen de la semana) los medios tenían un avance de la noticia.

     

    Las especulaciones comenzaron de inmediato. ¿Había surgido un nuevo sospechoso? ¿El fiscal había decidido cerrar el caso? ¿El fiscal no podía interponer una demanda porque el supuesto autor ya no estaría en vida?

     

    Estas preguntas se despejarán, según el fiscal, durante la primavera.

     

    Algunos columnistas aseguran que la Fiscalía trabaja en una nueva pista. Otros apuntan a que la investigación se cierra, y que es lo mejor para sanar el trauma que ha perseguido a Suecia por 34 años.

     

    Olof Palme fue asesinado el 28 de febrero de 1986, a sangre fría, en pleno corazón de Estocolmo. Ocurrió en la calle Sveavägen, a la salida de un cine, cuando junto a su esposa Lisbeth se dirigía a casa, de noche y sin escolta. 

     

    El magnicidio dejó al país entero en estado de shock. La policía cometió errores garrafales en la investigación del crimen, desde el primer momento. Más tarde se llevó a juicio, por sospecha de asesinato, al delincuente común Christer Pettersson (no confundir el alcance de nombre y apellido con el fiscal, Krister Petersson).

     

    El sospechoso, Christer Pettersson, confesó haber cometido el crimen, pero luego se retractó. Fue condenado en primera instancia, pero absuelto en segunda. Falleció en 2004.

     

    A diferencia de la familia Palme (la viuda, Lisbeth Palme, falleció en 2018) el fiscal no cree que Christer Pettersson cometió el asesinato.

     

    En el programa “Veckans brott”, de la televisión estatal, SVT, el fiscal se mostró cautelosamente optimista, pero también misterioso. Dijo que sabía lo que tenía pensado hacer, pero no quiso darlo a conocer. Al menos no aún, y no en un programa de televisión. Pero por qué es necesario esperar tres o cuatro meses más, esa pregunta quedó en el aire.

    - Yo pienso que estamos trabajando con pistas que son muy interesantes. Mi meta es – dentro de la primera mitad del 2020 - interponer una demanda judicial en contra de una persona o, cerrar la investigación, dijo.

     

    Conductora del programa: ¿A qué apunta la investigación?

    - Lo podría decir, pero no quiero. Hay que esperar hasta la primavera del 2020. Entonces, vamos a presentar una resolución.  

     

    ¿Pero están más cerca de resolver el asesinato de Olof Palme?

    - En mi opinión, sí.

     

    ¿Entonces, pareciera que van a interponer una demanda en contra de un sospechoso?

    - No lo voy a decir. Pero eso lo decidiremos durante la primavera.

     

    ¿Pero cómo puede ser una decisión así, de demandar a alguien o de cerrar la investigación?

    - Puede ser que hemos hecho todo lo que hemos podido y que el continuar la investigación no aportará con nada.

     

    ¿Y qué significaría que se cerrara la investigación?

    - Que el “team Palme” se disuelve y la investigación sobre el caso de Palme se cierra.

     

    ¿Saben Uds. ahora si van a interponer una demanda o si van a cerrar la investigación?

    - [Sonriendo] Sí, lo sé, pero no lo voy a decir en “Veckans brott”.

     

    Sería algo increíble que presentaran una acusación en contra del asesino del primer ministro de Suecia, 34 años después del asesinato

    - En efecto. Sería increíble [sonriendo]. Yo me siento optimista de que vamos a poder presentar qué fue lo que pasó el 28 de febrero de 1986.

     

    ¿A qué se refiere?

    - En torno al asesinato. Quien es el responsable del asesinato y cómo es la cosa.

     

     

    Las declaraciones del fiscal Petersson en el programa de la televisión sueca se hicieron eco en todos los medios nacionales.

     

    En muchos se despertó una esperanza.

     

    Ingvar Carlsson, antiguo líder de la Socialdemocracia, fue quien tuvo la dura tarea de sucederle en el cargo. También fue entrevistado en el programa, y él declaró que sería un alivio que el asesinato, por fin, se resolviera.

    - Esta es una herida que nunca sana. Nunca se puede pasar página. Sería un alivio para muchas personas el por fin saber qué fue lo que pasó, dijo.

     

    Aunque agregó que no está completamente tranquilo. No entiende por qué el fiscal no decide de inmediato si abrir una demanda o archivar la investigación.

     


    Olof Palme y su esposa, Lisbeth Palme. El fiscal Krister Petersson. Foto: Archivos SVT. Captura de pantalla, SVT.

     

  • Jonas Sjöstedt: “Nadie quiere esta reforma”

    El líder del partido de Izquierda (V) comunicó el jueves que la amenaza de una moción de censura contra la ministra del Trabajo va en serio. Si el gobierno continúa la privatización de la Oficina del Trabajo, Jonas Sjöstedt propondrá la votación en el Parlamento.

    - Queremos detener este caos de privatizaciones, subrayó.

    Actualización: en rueda de prensa este lunes, Jonas Sjöstedt comunicó que retira la amenaza contra la ministra, puesto que el Gobierno retrocede en sus planes de privatización de la Oficina del Trabajo. No obstante, la oficina se privatizará, pero a más largo plazo.

     

     Por: Magazín Latino

     

    En una rueda de prensa este jueves, la ministra del trabajo, Eva Nordmark, presentó a la nueva directora general de la Oficina del Trabajo, la experimentada jurista Maria Mindhammar.

     

    No obstante, esta y otras medidas presentadas por el gobierno respecto al futuro de la Oficina del Trabajo no fueron suficientes para satisfacer las exigencias del partido de Izquierda, que se ha opuesto a la privatización que exigiera el partido del Centro, para aceptar el acuerdo de enero.

     

    - La Oficina del Trabajo se encuentra sumida en una profunda crisis, dijo Jonas Sjöstedt, en la sesión en la cámara. Y comunicó que buscará el apoyo del partido Conservador (Moderaterna) para presentar una moción de censura en contra de la ministra del Trabajo, que puede llevar a su dimisión.

     

    Los otros partidos que apoyarían la moción de censura son los Democratacristianos (KD) y los Demócratas de Suecia (SD). De esta manera, el partido de Izquierda lograría su propósito con ayuda de sus enemigos políticos. La votación parlamentaria podría resultar incluso en nuevas elecciones.

     

    Aunque Sjöstedt declaró que su fin no era derribar el gobierno de Stefan Löfven. Lo que pretende es poner fin a la acelerada privatización de la Oficina del Trabajo.

     

    - Nuestra meta es que ellos digan: reconocemos, no tenemos apoyo para este caos de privatizaciones. Yo creo que el gobierno va a desistir de sus propósitos porque esta política no lleva a buen puerto y afecta más que nada a los desempleados, dijo el líder de Izquierda a Aftonbladet.

     

    Por su parte los Socialdemócratas ven esta jugada del partido con quienes colaboraron el periodo pasado como “poco responsable”.

     

    - Ahora el partido de Izquierda nos sumerge en una situación complicada, y vale la pena preguntarse qué pretenden con esto, dijo al vespertino la jefa del grupo parlamentario de la Socialdemocracia, Annelie Karlsson.

     

    Según ella, el gobierno está consciente de las dificultades que enfrenta la entidad laboral. Sin embargo, manifestó no entender el hecho de que Jonas Sjöstedt esté dispuesto a hacer causa común “con quienes han ocasionado esta situación”, la derecha. 

     

    - Nosotros gobernamos de acuerdo con un presupuesto de los Conservadores (Moderaterna) y de los Democratacristianos – quienes quitaron recursos a la Oficina del Trabajo - y ahora Sjöstedt quiere hacer un pacto con ellos y deponer el gobierno. Entiendo que los electores tengan dificultades en entender esto. Es muy raro, agregó Annelie Karlsson.

     

    En tanto, Ulf Kristersson, presidente de los Conservadores (M), junto a la líder democratacristiana, Ebba Bush Thor, comunicaron en rueda de prensa el jueves pasado que, desde entonces y hasta este martes, el gobierno tiene que retroceder en los cambios fundamentales planteados en la reforma de la Oficina del Trabajo.

     

    - El gobierno tendrá que ceder porque hay una mayoría parlamentaria que quiere otra cosa, dijo Kristersson.

     

    La privatización de la Oficina del Trabajo es parte del acuerdo de enero. Este es un proyecto neoliberal diseñado por el político del partido del Centro Martin Ådahl, y es dirigido por la organización empresarial Almega. La meta final es una privatización total de la entidad laboral. 

     


    La ministra del Trabajo, Eva Nordmark (S). El líder del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt (V). Foto: Riksdagen.se/Marisol Aliaga.

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español