Viernes, 20 Septiembre 2019 | Login
Esposa de abogado chino defensor de los DDHH recibe Premio Edelstam 2018 La galardonada con el Premio Edelstam 2018, Sra. Li Wenzu. Foto: Fundación Harald Edelstam.

Esposa de abogado chino defensor de los DDHH recibe Premio Edelstam 2018

El Premio Edelstam fue otorgado este año a la Sra. Li Wenzu, esposa del abogado defensor de los Derechos Humanos, Wang Quanzhang, quien se encuentra desaparecido desde el 2015.

- La Sra. Li Wenzu ha sido honrada con este premio por su coraje excepcional. Porque con su energía positiva ha movilizado a las otras familias y, de esta manera, ha ayudado a rescatar a otros prisioneros, dijo Caroline Edelstam, presidenta del jurado del Premio Edelstam, en entrevista con Magazín Latino.

La Sra. Li Wenzu se encuentra bajo arresto domiciliario, por lo que Yuan Weijing, esposa del abogado disidente chino Chen Guangcheng, recibió el premio en su nombre.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

“Simplemente, no tolero las injusticias”, dijo el diplomático sueco Harald Edelstam, cuando le preguntaron el porqué de su compromiso cívico. El embajador se encontraba cumpliendo funciones en Santiago de Chile cuando el golpe militar arrasó con las instituciones democráticas del país ocasionando la muerte y la desaparición de miles de personas.

 Desde un principio, Harald Edelstam se comprometió con la resistencia en Chile, salvando la vida de más de mil activistas. Ya había luchado contra las injusticias, cuando estalló la segunda guerra mundial, sobre todo en Noruega, donde se le comenzó a llamar “El clavel negro”.

La fundación Harald Edelstam estableció, en 2012, el Premio Edelstam, que “es otorgado por contribuciones importantes y coraje excepcional en la defensa de las propias convicciones a favor de la defensa de los Derechos Humanos”.

- La Sra. Li Wenzu ha sido honrada con este premio por su coraje excepcional. Porque con su energía positiva ha movilizado a las otras familias y, de esta manera, ha ayudado a rescatar a los otros prisioneros. De los más de 300 abogados que las autoridades habían detenido, solamente su esposo permanece actualmente en prisión, comentó a Magazín Latino la presidenta del jurado del Premio Edelstam y cofundadora de la fundación, Caroline Edelstam, después de finalizar la rueda de prensa en la que se hizo el anuncio.

Yuan Weijing, por su parte, explicó que es importante que la comunidad internacional tenga conocimiento sobre la situación en la que se encuentran muchos ciudadanos chinos, que ven pisoteados sus derechos.

- Las autoridades chinas pueden decidir, de pronto, echar abajo las casas de un barrio. Y lo hacen, no importándoles dejar a numerosas familias sin techo. Y más tarde, cuando abogados, como nuestros esposos, luchan por reivindicar los derechos de estas personas, ellos mismos son acosados, detenidos y desaparecidos, contó Yuan Weijing, en entrevista con nuestro medio.

En el 2015, el gobierno chino llevó a cabo una redada policial en contra de abogados que criticaban a los tribunales de las autoridades comunistas. La redada se llamó “Campaña 709”, y significó el arresto en masa de más de 300 abogados que luchaban por los derechos de activistas, víctimas de confiscaciones y minorías religiosas.

La mayoría de los abogados han sido puestos en libertad, algunos bajo arresto domiciliario, pero no así el esposo de Li Wenzu, quien, hasta la fecha se encuentra desaparecido.

Desde hace tres años, ella  no sabe del paradero de su esposo, sin embargo, sigue velando incansablemente para conseguir su libertad, al igual que han liberado a sus colegas defensores de los Derechos Humanos.

“La atención que la Sra. Li Wenzu y el resto de las esposas han despertado no solo respecto de la situación de sus esposos, sino también sobre todos los afectados por el operativo policial, es un ejemplo maravilloso del activismo valiente por los derechos humanos, luchando con métodos no convencionales, utilizando peticiones mediante internet, así como con visitas a las cárceles, procuradores y tribunales. La República Popular China sigue siendo un estado autoritario de partido único, que sistemáticamente limita una amplia variedad de derechos humanos, incluyendo las libertades de expresión, asociación y reunión, utilizando un sistema de desapariciones forzadas”, expresó, en un comunicado de prensa,  Caroline Edelstam.

 


Caroline Edelstam, cofundadora de la Fundación Harald Edelstam y Yuan Weijing, esposa del abogado Chen Guangcheng. Foto: Marisol Aliaga.

 

La motivación del jurado fue la siguiente:


“La Sra. Li Wenzu es ciudadana de la República Popular China. Hasta el día de la detención de su esposo en julio del 2015, ella llevaba una vida ordinaria como una ama de casa china de clase media, ocupándose del hijo único de la pareja. Li Wenzu hubiera podido aceptar la situación y limitarse a esperar la liberación de su esposo, o hubiera podido buscar una solución particular para la situación personal de su esposo. En vez de eso, y a pesar del ambiente político hostil, Li Wenzu eligió convertirse ella misma en una activista. Con valentía destacada, desafiando los riesgos y sobreponiéndose a su sufrimiento, ella organizó, con otras audaces amas de casa, el grupo de la “Familia 709”. Ellas juntas buscaban y organizaban las familias de los más de 300 abogados de los derechos humanos, detenidos durante la “Campaña 709”, apoyándoles y movilizándose para tomar medidas. Esta solidaridad y movilización de las familias ha sido determinante. Han presentado una demanda contra el Departamento de Seguridad Pública y han desarrollado creativamente e incansables campañas para la liberación de los abogados detenidos y otros activistas. Li Wenzu organizó la manifestación no-violenta “El Balde Rojo” y “la Larga Marcha para la Liberación”, con el objetivo de movilizar la conciencia general respecto de las detenciones de los abogados y otros activistas de los derechos humanos que se han opuesto al régimen autoritario de la República Popular China. Como resultado de las medidas de Li Wenzu y sus compañeros miembros de las familias, la mayoría de los abogados detenidos han sido ya liberados, mientras que 14 de ellos han sido sometidos a juicio y condenados a prisión. El Sr. Wang Quanzhang, el esposo de Li Wenzu, es el único detenido que todavía está desaparecido desde el día de su arresto y su desaparición hace tres años atrás.

Li Wenzu ha seguido luchando a pesar de que ella ha sido constantemente expuesta a los acosos y detenciones reiteradas de parte de las autoridades, y su hijo ha sido expulsado del colegio. Ella ha continuado defendiendo el estado de derecho y la democracia en la República Popular China, más allá de sus intereses personales; y no solo hizo campañas para la liberación de su esposo, sino también para la liberación de todas las demás víctimas de las violaciones de los derechos humanos en la República Popular China. Ella nunca ha renunciado y actualmente está, por tales razones, asediada en su casa.

La Fundación Edelstam insta respetuosamente a las autoridades de la República Popular China a poner fin a los acosos, amenazas y represalias contra la Sra. Li Wenzu y su hijo, a causa de su lucha noble y valiente. Pedimos adicionalmente al Gobierno chino que ponga fin al sufrimiento que supone la Sra. Li Wenzu y su hijo, garantizando la vida y la integridad del Sr. Wang Quanzhang, revelando su paradero ahora desconocido y respetando su derecho a recibir visitas y asistencia de un abogado, y liberándole junto a los abogados y los activistas de la “Campaña 709 que todavía siguen encarcelados”.

 

El Premio Edelstam se entregó el martes por la tarde, en una ceremonia que tuvo lugar en la Casa de la Nobleza, en Estocolmo. 

 


La galardonada con el Premio Edelstam 2018, Sra. Li Wenzu. Foto: Fundación Harald Edelstam.

 


Yuan Weijing, esposa del abogado disidente chino Chen Guangcheng, recibió el Premio Edelstam a nombre de Li Wenzu. Foto: Marisol Aliaga. 

 

 

About Author

Related items

  • Henrik Janbell - Un hombre extraordinario

    El vicepresidente de la Fundación Harald Edelstam, Henrik Janbell, ha fallecido a los 70 años de edad. Henrik fue testigo en primera persona del golpe de Estado en Chile, hecho que lo marcó para toda su vida. Nunca abandonó la lucha por un mundo mejor.

    “Desde su juventud, Henrik se convirtió en un actor clave de las relaciones chileno-suecas. Su humanismo, su actitud comprometida y valerosa, y su profundo amor por Chile, le definieron como persona”, escribe el historiador español Fernando Camacho Padilla. 

     

     Por: Fernando Camacho Padilla

     

    HENRIK JANBELL 

    *29 de noviembre de 1948

    †22 de junio de 2019

     

    Mientras me encontraba de viaje en Belgrado me enteré por las redes sociales de la triste noticia del fallecimiento de Henrik Janbell. Quedé profundamente consternado, pues la imagen que siempre tuve de él fue de una persona sumamente activa, luchadora, energética y con enormes ganas de hacer cosas. Características propias de alguien que tiene “carrete” para mucho tiempo. Me costó creer la información que me aparecía en la pantalla y me puse en contacto con algunas personas para confirmar si realmente era cierto.

     

    Henrik y yo manteníamos algo de comunicación desde mi salida definitiva de Suecia en el invierno de 2013-2014, pero desde entonces aún así nos encontramos en varias ocasiones, la última de ellas en octubre del año pasado, en ocasión de una conferencia que impartí en el Instituto Cervantes de Estocolmo. Unos días antes Henrik me contactó para pedirme ayuda con material e información histórica para la preparación de sus memorias. Nos reunimos y, como historiador, me alegró mucho su decisión, dado que testimonios como el suyo son sumamente importantes para la reconstrucción histórica de episodios sensibles y complejos de los que no siempre es fácil encontrar antecedentes.

     

    Henrik fue uno de los cinco ciudadanos suecos que fue arrestado por las fuerzas de seguridad tras el golpe militar, y había experimentado en carne propia lo que ello implicaba. Por fortuna, Harald Edelstam era el embajador de Suecia en Chile en ese momento, un diplomático decidido y comprometido en la defensa de los derechos humanos, y que no dudó ni un minuto en acudir a su rescate, así como de los otros ciudadanos suecos, y de muchas otras nacionalidades latinoamericanas. Henrik fue una de las aproximadas mil personas que Edelstam logró sacar de los centros de detención hasta el momento que, por su actuación, fue declarado persona non grata por la Junta Militar a comienzos de diciembre de 1973.

     

    Mi primer contacto con Henrik ocurrió en el año 2005, poco después de mi llegada a Suecia. Me recibió en su apartamento del municipio de Kista, en las proximidades de Estocolmo, para contarme con detalle lo que fue su experiencia en Chile, tanto antes como después del golpe. Quedé profundamente conmocionado de escuchar su relato. Por suerte, el Estado chileno reconoció su condición de expreso político y Henrik fue simbólicamente indemnizado.

     

    Sus vivencias en Chile le marcaron para siempre. El horror del golpe no le alejó del país, como ocurrió a no pocas personas, sino todo lo contrario. Tras su liberación y retorno a Suecia, se involucró muy activamente en las actividades de solidaridad del Comité Chile (Chilekommitté), en compañía de conocidos activistas como Anna Venegas, Anna-Karin Gauding, Tör Sellström, Stefan de Vylder, Eva Zetterberg, Rosemarie Andersson, Margareta Björling, y muchos más.

     

    Con la vuelta de la democracia, Henrik y su compañera, Sygin, se compraron una hermosa casa en Valparaíso a donde fueron a pasar sus vacaciones, y compartir de nuevo con sus amistades de Chile. Siempre que tenían la oportunidad, cruzaban el Océano Atlántico.

     

    En el año 2007, Henrik participó en un encuentro que organicé en el Instituto Cervantes de Escolmo, en homenaje a Harald Edelstam, donde también estaban Sonja Martinson-Uppman, Pierre Schori, Stefan Wrigstad, Carl-Johan Groth, Martin Wilkens, Håkan WIlkens, Germán Perotti, Jan Sandqvist, Anna Venegas, Jorge Godoy y Rolf Bengtsson. El mismo año, Henrik, en colaboración con la nieta de Harald Edelstam, Caroline Edelstam, y otros suecos y chilenos como José Guevara y Rolf Bengtsson, impulsaron la idea de crear una fundación que recuperara la memoria del embajador Edelstam, la cual vio finalmente la luz en el año 2009. Desde entonces, y hasta su fallecimiento, Henrik dedicó gran parte de su tiempo en la consolidación de la fundación, viajando y reuniéndose con autoridades relevantes de la defensa de los derechos humanos por distintos países de Europa y América Latina. Asimismo, no escatimó esfuerzos en la organización de actividades de distinta índole, así como la preparación del premio Edelstam, que se entrega cada dos años.

     

    Desde su juventud, Henrik se convirtió en un actor clave de las relaciones chileno-suecas. Su humanismo, su actitud comprometida y valerosa, y su profundo amor por Chile, le definieron como persona. Un hombre con grandes convicciones éticas y morales, que ha sido y será un ejemplo para seguir, y por el cual tanta gente de ambos y muchos otros países, le han tenido un gran afecto y respeto. Esperemos que en Suecia también se haga memoria de la enorme importancia que tuvo Henrik en el periodo que le tocó vivir, y sirva de inspiración para las generaciones venideras.

     

    Fernando Camacho Padilla

    Madrid, 10 de julio de 2019

     


                                                                        Henrik Janbell


    Henrik Janbell, primero a la izquierda durante un encuentro organizado en el Instituto Cervantes de Estocolmo en noviembre de 2007 en homenaje a Harald Edelstam. Foto: Ramón Maldonado.


    Henrik Janbell junto a asistentes a la ceremonia del Premio Edelstam 2018. Foto: Marisol Aliaga.

     

  • Margot Wallström: “Estamos indignados”

    La canciller sueca Margot Wallström se pronunció hoy sobre la actuación de la embajadora de Suecia en China, Anna Lindstedt. Ella había sostenido una reunión secreta en Estocolmo con Angela Gui, hija del editor sueco-chino encarcelado, Gui Minhai, y con hombres de negocios chinos, sin informar antes a sus superiores.

    - Obviamente que estamos sumamente indignados por lo ocurrido. Nosotros no nos enteramos de esto, dijo Wallström, este viernes, a periodistas del parlamento.

    Debido a la gravedad del caso, la policía de Seguridad Sueca, Säpo, abrió una investigación al respecto.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Un insólito hecho que empeora aún más las gélidas relaciones entre Suecia y China se ha venido desarrollando esta semana, cuando se supo que la embajadora de China en Suecia, Anna Lindstedt, había invitado a Angela Gui, hija del editor sueco-chino Gui Minhai, a una reunión con hombres de negocios chinos, en Estocolmo.

    ¿El motivo de la reunión? Que la hija del editor crítico al régimen chino y desaparecido desde el 2015 cesara en su lucha por lograr la libertad de su padre. Y de silenciar a los medios suecos que han mostrado interés en el caso.

    Tanto Angela Gui, como el activista y escritor Kurdo Baksi, quien la acompañara a los encuentros sostenidos en un lujoso hotel de la capital sueca, dieron por sentado que el Ministerio de Relaciones Exteriores sueco estaba al tanto del asunto. Lo cual no era así.

    La embajadora Lindestedt actuó sin antes consultar a sus superiores, con lo cual cometió un grave error, según explicó un vocero de la cancillería sueca.

    Varios políticos han criticado lo ocurrido y han exigido que “se pongan todas las cartas sobre la mesa”.

    - Esto no facilita para nada la liberación de un ciudadano sueco que ha sido encarcelado por China, al contrario, la dificulta, dijo el presidente del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt.

    El Ministerio de Relaciones Exteriores, por su parte, ha dado explicaciones distintas sobre el hecho. Patric Nilsson, jefe de prensa del Departamento de Exteriores, UD, dijo a la prensa en un principio que la embajadora Lindstedt había cometido un error.

    - Ella no informó a UD. Por ende, ha actuado erróneamente. Ahora debemos seguir la investigación en curso y no adelantarnos a sacar conclusiones. Existe una razón para que llamemos a la embajadora a consultas y para que se inicie una investigación, afirmó Nilsson, y aseguró primero que nadie del departamento sabía de este encuentro, pero más tarde cambió a: “nadie que trabaje en el caso estaba informado”.

    En tanto, al ser consultada sobre el episodio, la canciller sueca, Margot Wallström, se mostró muy molesta.

    - Obviamente que estamos sumamente indignados por lo ocurrido. Nosotros no tuvimos ningún conocimiento previo a esto, dijo Wallström a la agencia noticiosa TT.

    TT: ¿Cómo es posible que la embajadora sueca en China se encuentre en Estocolmo sin que el Ministerio de Relaciones Exteriores se entere?

    - Precisamente por eso es muy indignante, y el hecho de que no supimos nada sobre estos acontecimientos con anterioridad. Nosotros no sabíamos nada sobre esto, dijo Wallström a TT.

    Agregó que la investigación que estaba llevando a cabo la cancillería se suspende, puesto que la policía de seguridad sueca, Säpo, ha abierto una investigación preliminar al respecto y UD debe esperar los resultados de esta.

    La embajadora está siendo investigada por Säpo por sospecha de haber cometido el delito de “procedimiento arbitrario en negociaciones con una potencia extranjera”, falta que puede significar una condena de hasta dos años de prisión.

     


    Margot Wallström, Gui Minhai, Anna Lindstedt. Foto: Magasin Latino/SVT.  

     

     

  • Caroline Edelstam: ”Mi abuelo fue un héroe”

    El siete de diciembre pasado tuvo lugar un importante evento en la Segunda Cámara del Parlamento sueco, un seminario en honor a Harald Edelstam, Embajador de Suecia en Chile para el momento del golpe cívico-militar del 73. 

    Marco Venegas, diputado del Partido Verde, estuvo a cargo del homenaje en el cual se recordó la figura y la acción del diplomático que salvó la vida de tantas personas, entre septiembre y diciembre de 1973, hasta que fuera expulsado por la dictadura militar, que lo declaró persona non gratta.

    - Nosotros lo declaramos persona molto grata para toda la humanidad, dijo el Embajador de Chile en Suecia, José Goñi, agradeciendo el compromiso y la valentía de Harald Edelstam.

     

    Por: Marisol Aliaga (texto y fotos)

     

    El seminario sobre Harald Edelstam fue organizado por el diputado Marco Venegas, presidente del Grupo Parlamentario de Amistad con Chile, apoyado por el Instituto Latinoamericano de la Universidad de Estocolmo y la Embajada de Chile en Suecia. También contó con la participación del Instituto Sueco-Chileno de Cultura, que presentó el libro “Harald Edelstam – Hjälte då och nu”.

    En el evento estuvieron presentes representantes de siete de los ocho partidos parlamentarios suecos: la Socialdemocracia, el Partido Liberal, el Partido de Izquierda, la Democracia Cristiana, los Moderados y el Partido de Centro.

    "Un héroe que ha tenido una importancia enorme para Chile, Suecia y las relaciones entre ambos países", expresó Andrés Rivarola, director del Instituto Latinoamericano de la Universidad de Estocolmo, refiriéndose al diplomático sueco:

    - Tal vez el homenaje a este nivel a una persona como Harald Edelstam haya tardado un poco. Pero las cosas a veces toman tiempo. Mario Benedetti ha dicho: "Existen muchos recuerdos, incluso en el olvido". Y el recuerdo de las buenas acciones que hizo Harald Edelstam han transcendido.

     

     

     

    Andrés Rivarola, Mikael Wiehe, Annika Ben-David, Matilda Baraibar, David Maldonado, Jan Sandqvist, Tilde de Paula Eby, Barbro Westerholm, Marco Venegas, Eva Zetterberg.

     


    El 2016 se saldó una deuda histórica que Chile tenía con Suecia. El gobierno chileno hizo un reconocimiento oficial por la valiente labor desempeñada por Harald Edelstam para el momento del golpe cívico-militar.

     

    Durante su visita oficial a Suecia, la Presidenta Michelle Bachelet descubrió un busto de Harald Edelstam, hecho por el artista chileno radicado en Uppsala Luciano Escanilla. La escultura fue ubicada en una sala del Parlamento sueco llamada “La buena acción”, junto al busto de otro héroe nacional, Raoul Wallenberg.

     

    El Embajador de Chile en Suecia, José Goñi, recordó la visita de la mandataria chilena, en mayo del 2016, y la entrega de la escultura al Estado sueco, en una ceremonia en la que participaron las autoridades máximas de Suecia, junto a la delegación chilena.

     

    - Harald Edelstam es un héroe contemporáneo. Un ejemplo de la tradición democrática de  Suecia, que lo ubica junto a Raoul Wallenberg, Folke Bernadotte, Dag Hammarskjöld. La dictadura chilena lo declaró su enemigo acérrimo y lo expulsó del país como persona non grata. Nosotros lo declaramos hoy día  persona molto grata para toda la humanidad. Muchas gracias, embajador Edelstam, dijo José Goñi.

     

     

    Annika Ben-David, Matilda Baraibar, David Maldonado, Jan Sandqvist, Tilde de Paula Eby, Barbro Westerholm, Marco Venegas, Eva Zetterberg, José Goñi, Caroline Edelstam. 

     

    Al comienzo del seminario el presidente del Parlamento, Urban Ahlin, recordó la figura del embajador que, con su forma muy peculiar de trabajo diplomático, contribuyó a salvar la vida de muchas personas, al estallar el sangriento golpe militar en Chile. Enfatizó además que esta no era la primera vez que Edelstam se destacaba por su coraje, en el espíritu de lo que hoy en día se llama “la buena acción”.

    - Él fue un embajador excepcional. Trabajó con determinación y compromiso para salvar vidas humanas después del golpe de Estado en Chile, y son muchos quienes pueden dar testimonio de su lucha por los Derechos Humanos, expresó Ahlin.

    Harald Edelstam se había adjudicado el nombre de “El clavel negro” durante la Segunda Guerra Mundial, cuando, estando cumpliendo funciones en Noruega, contribuyó a salvar a judíos y a militantes de la resistencia de las tropas de Hitler.

    Por haber distendido “a veces considerablemente” los márgenes de su labor diplomática, al llevar a cabo estas acciones humanitarias, se adjudicó las críticas de algunos. Pero trascendió el mensaje.

    - Hoy en día se mantiene el recuerdo de su obra, de su convicción y su labor humanitaria. Harald Edelstam fue un hombre que con su actuar marcó la diferencia, y constituye una fuente de inspiración para visitantes y para quienes trabajamos en el parlamento, concluyó Ahlin.

     

     

    Urban Ahlin.

     

    Caroline Edelstam, nieta del diplomático sueco, y presidenta de la Fundación Harald Edelstam, comenzó su intervención con una reflexión del psicólogo William James: “el referirse al heroismo es referirse a uno de los misterios más grandes de la vida”, dijo.

    - Hay muchas clases de héroes. Mi abuelo fue un verdadero héroe. Él rescató a personas que se encontraban en peligro en distintas ocasiones, en distintos lugares. Como diplomático en Italia, en Noruega, en Indonesia, Guatemala y, sobre todo, en Chile.

     

    Contó que en todas partes donde su abuelo había servido a su país, había luchado en contra de las injusticias y en defensa de los DD.HH. Porque “los Derechos Humanos se han convertido en el lenguaje universal, en la lingua franca”, expresó.

     

    Su abuelo fue declarado persona non grata por la dictadura de Pinochet, luego de un caótico incidente en que los militares habían intentado arrestar a una mujer enferma de cáncer, en un hospital de Santiago. Edelstam declaró que ella estaba bajo la protección del Reino de Suecia, y los uniformados se vieron en la obligación de dejarla en libertad.

     

    Pero el diplomático debió abandonar el país. A su regreso a Suecia, lo esperaban en el aeropuerto de Arlanda algunas de las más de 1.500 personas a quienes él, junto a la  Embajada sueca, habían ayudado a salir de Chile.

     

    Caroline Edelstam reflexionó sobre el tema el coraje civil. El “actuar no en defensa propia, sino en defensa de los demás. El optar por arriesgar la propia vida, para salvar a otros”:

    - La pregunta que nos hacemos todos es: ¿qué habríamos hecho nosotros? ¿Qué quiere decir Williams James? Seguramente que: aquellos a quienes llamamos héroes nos enseñan algo sobre la esencia del ser humano, sobre la dignidad. Nos enseñan que sin libertad la vida no tiene sentido.

     

    Caroline Edelstam, Mireya García, Marco Venegas.

     

    La presidenta del Instituto Chileno-Sueco de Cultura, Eva Zetterberg, también hizo uso de la palabra, enviando un saludo de la organización, mientras que la vicepresidenta, Marta Inostroza, hizo una introducción al libro: “Harald Edelstam – hjälte då och nu”. En este se cuentan los hechos ocurridos después del golpe militar de 1973, en Santiago.

     

    El seminario contó también con un panel de discusión, integrado por Ignacio Concha Ferriera, Jan Sandqvist, David Maldonado, Tilde de Paula Eby y Matilda Baraibar. En este se conversó sobre la importancia de Harald Edelstam y el significado de su figura en la sociedad contemporánea. Cada uno de los panelistas, se refirió a su experiencia personal respecto al diplomático sueco.

     

     

    Ignacio Concha Ferriera, Jan Sandqvist, Matilda Baraibar, David Maldonado y Tilde de Paula Eby. 

     

     

    La conocida conductora del canal 4 de televisión, Tilde de Paula Eby, contó que su familia había sido la primera en llegar a Suecia – la familia completa -  gracias a la ayuda de Edelstam. Ella constató, recordando el tiempo del golpe, y el apoyo que el embajador recibiera del entonces primer ministro sueco, Olof Palme:

    -El coraje civil que Harald Edelstam demostró, en esa época, lo echo mucho de menos ahora. Porque hoy en día no tenemos ese tipo de políticos - o embajadores -  que cuando llaman por teléfono y dicen: “están matando gente”, sus superiores les responden: "¡salva a todos los que más puedas!". Hoy en día, nuestros políticos se preguntan cómo pueden evitar salvar vidas humanas. Esto es imperdonable. Es imperdonable que dejemos que mueran niños porque hemos decidido que hay fronteras que no se pueden traspasar.

     

     

     

    Tilde de Paula Eby.

     

     

    Y, tratándose de solidaridad internacional y universal, no podía faltar la música. El connotado cantautor nacional Mikael Wiehe interpretó: “Una canción a la valentía”.

     

    Entre todo su gran repertorio, Wiehe no podía haber elegido un tema mejor.

     

     

     

    Mikael Wiehe.

     

    Mikael Wiehe y Eva Zetterberg.

     

     

     Para ver más imágenes, haga clic en este enlace.

     

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español