Miércoles, 20 Octubre 2021 | Login

“Hoy se cumplen 48 años del golpe de Estado de 1973. Una traición imperdonable a la Constitución y al gobierno democráticamente elegido del presidente Salvador Allende, a Chile entero. Una acción bárbara, sanguinaria, criminal y asesina”, escribe la psicóloga y escritora Thamar Álvarez Vega. ¿Cómo vivieron los niños ese día fatídico en la historia de Chile? La autora nos comparte su experiencia y nos recuerda la importancia de la memoria histórica.

 

 Por: Thamar Álvarez Vega

 

Hoy, 11 de septiembre, se conmemora uno de los eventos más duros, crueles y sanguinarios de la Historia de Chile. Pues se cumplen exactamente 48 años del golpe de Estado de 1973. Tengo claro que serán muchos los que rememoren este día desde su visión como militantes, simpatizantes, colaboradores, participantes o, simplemente, ciudadanos de a pie de la época de la UP y del gobierno del presidente Salvador Allende.

Yo rememoraré ese día y los subsiguientes - previos al exilio de mi familia- desde la perspectiva de la persona que era entonces. Una niña de 8 años a quien el golpe de Estado alcanzó en su casa, en el seno de una familia de izquierdas, con abuelos, padres, tías y tíos militantes del PC y el MIR.


Salvador Allende durante su campaña presidencial, con a los abuelos de la autora: Luis (a la derecha) y Raquel (izquierda). Foto: Privada. 

Ustedes dirán que poco puede aportar a la memoria histórica y a la verdad una niña de tan corta edad. Pero se equivocarían. Pues lo que recuerdo de aquellos días impactó con tal fuerza en mi familia y en mi entorno, que me dejó imágenes, frases, escenas y, en suma, recuerdos imborrables. Como, estoy segura, ocurrió con muchos niños y niñas de entonces.

El golpe de Estado comenzó muy temprano, en Valparaíso, puerto del que somos originarios todos los miembros de mi familia chilena. Mi abuelo, Luis Vega, era abogado y trabajaba como asesor jurídico del gobierno de Salvador Allende en la Intendencia de Valparaíso, sita en aquellos días en el edificio de la Armada, en Plaza Sotomayor. Desde muy temprano aquella mañana, captó movimientos sospechosos por parte de la plana mayor de la Armada e intentó alertar al presidente Allende por teléfono. No pudo. Fue detenido en la misma Intendencia y conducido, en primera instancia, a La Esmeralda, donde fue brutalmente interrogado y torturado. En los días y semanas siguientes, mi abuelo sería trasladado a Isla Dawson y, posteriormente, a los campos de concentración de Ritoque y Puchuncaví, donde seguiría sufriendo todo tipo de apremios y torturas.

Mi padre, Víctor Manuel, fue exonerado de su trabajo y mi madre, Mariana, debió abandonar sus estudios universitarios en la Universidad de Playa Ancha pues esta cerró sus puertas con carácter indefinido desde el mismo 11 de septiembre. Ambos recibieron el aviso del golpe de Estado gracias a una vecina – en ese entonces vivíamos en la Población Empart de 15 Norte, en Viña del Mar – que recibió el llamado telefónico de mi abuela, Raquel, desde Valparaíso, y avisó a mis padres. Yo estaba en ese momento tomando mi desayuno, pues me aprestaba a acudir al Colegio Hebreo, donde estudiaba 4º básico. En ese mismo instante, con mi taza de té con leche en la mano, el mundo que me rodeaba cambió para siempre.


Thamar junto a su hermana, Marcia y a su padre, Victor Manuel. Foto: Privada.

El descalabro en mi familia podría verse como una metáfora, a escala menor, de lo que ocurrió en el país desde ese día oscuro. Un descalabro terrorífico que se volvió cotidiano en miles de hogares chilenos, y que para muchos de ellos duró 17 años.

Muchas serían las remembranzas que podría compartir con ustedes de aquellos días. La visión del departamento de mis abuelos en Valparaíso luego del allanamiento sufrido por militares. El largo pasillo atestado de libros, revistas, posters, carpetas, que dificultaban el paso al transitar por este; los muebles corridos, las vitrinas volcadas, los cables arrancados de la pared… La detención de mi madre una noche de octubre, estando solas en casa, los golpes y gritos atronadores en la puerta, y cómo los militares se la llevaron no sin antes permitir – todo un detalle - que nos dejara a mi hermana y a mí al cuidado de una vecina, Inés; las detenciones de mis tías en la academia de guerra naval, el cuartel Silva Palma, y en el caso de una de ellas, en un barco de guerra, el Lebu; el llanto de mi abuela ante la violencia que sacudía a su familia; la radio transmitiendo una única palabra con voz tétrica y metalizada: “Esculapio”; el miedo y el desconcierto por la falta de información del estado de mi abuelo; mi padre alejado del peligro gracias al proverbial trabajo que un familiar le consiguió en Los Andes; la persecución que sobrevino después de la liberación de mi madre y mis tías; el transcurrir de los meses en un clima de amenazas constantes y la incertidumbre por el futuro del país. Y, finalmente, el exilio de toda mi familia, que dio comienzo a una diáspora que dura, para muchos de nosotros y nosotras, hasta el día de hoy.

Sin embargo, no todos son recuerdos propios. Llegadas las Fiestas Navideñas y con mi padre ausente, mi madre, mi abuela, mi hermana y yo nos reunimos nuevamente en casa de Inés. Y lo que sucedió esa noche tuvieron que contármelo pues la tengo borrada, bloqueada. Por mi madre pude enterarme de que esa Nochebuena, ya oscuro, por el ventanal del jardín apareció una joven mujer disfrazada de Papá Noel. Desde dentro del departamento se apresuraron a abrir el ventanal y dejarla entrar, pues ya era hora del toque de queda. La joven les explicó que se encontraba sola, que su padre y su marido estaban presos y en paradero desconocido. Y que, sola y triste en su casa, había tomado la resolución de vestirse de fiesta y salir por la población a alegrar a los niños… Pero, allí sentada en el tresillo del salón, sus palabras se convirtieron en llanto desolado, que contagió a todos quienes la escuchaban. ¿A alguien puede extrañar que una niña bloqueara en su memoria una escena como esa?


La autora junto a su hermana y a su madre. Foto: Privada.

En una niña es comprensible. En un país, no. Hoy se cumplen 48 años del golpe de Estado de 1973. Una traición imperdonable a la Constitución y al gobierno democráticamente elegido del presidente Salvador Allende, a Chile entero. Una acción bárbara, sanguinaria, criminal y asesina. El principio de una dictadura cruel que duró 17 años y que significó miles de muertos, desaparecidos, exiliados, torturados, exonerados, relegados y mujeres violadas y también asesinadas y desaparecidas.

Una fecha para no olvidar. Una fecha para Nunca Más.

 

Esplugues de Llobregat, Barcelona, España

Thamar Álvarez Vega 

Psicóloga y escritora 

 


Salvador Allende tenía una gran preocupación por los niños. El medio litro de leche diario fue una de sus emblemáticas medidas, que contribuyó a mejorar la calidad de vida, sobre todo de los niños que vivían en la extrema pobreza. Foto: Wikimedia.org.


El Palacio de la Moneda siendo bombardeado, el 11 de septiembre de 1973. Foto: Archivos.

Published in Columnas
Domingo, 13 Junio 2021 18:49

El indulto de la democracia española

“El tema que estos días ocupa a la opinión pública con respecto al independentismo catalán es la intención del gobierno de España de indultar a los llamados “presos del procés”, es decir, a los políticos encarcelados a raíz del referéndum independentista del 1º de octubre de 2017. Esta posibilidad ha creado un clima de desavenencias y enfrentamiento entre las fuerzas políticas de derecha e izquierda en España, y también entre la ciudadanía”, escribe la escritora Thamar Alvarez Vega, desde Barcelona.

 Por: Thamar Alvarez Vega

Cataluña ha sido, históricamente, una de las regiones más desarrolladas y prósperas de España. Y, en el último siglo, cuna de importantes eventos culturales, bastión de lucha contra el franquismo y refugio de miles de emigrantes procedentes del territorio español y del resto del mundo. Ha sido también, al igual que otras regiones españolas – como la vasca y la gallega – un territorio de ideales y defensa firmes con respecto a su identidad cultural, idioma y tradiciones. Defensa que ha llevado a Cataluña a una situación interna compleja, a nivel administrativo, político y social, y a una división que hasta el día de hoy no encuentra una solución que unifique a todos los catalanes. Y esta compleja situación a la que me refiero se resume en una palabra: independentismo.

 

El origen del conflicto

El independentismo catalán defiende la autodeterminación de toda la región bajo un gobierno independiente del gobierno central (ubicado en Madrid y que abarca a todo el territorio español) y no es un fenómeno nuevo, sino que tiene sus inicios a finales del siglo XIX, en el nacionalismo catalán, inspirado en el irlandés. De espíritu republicano y anti-monárquico, el nacionalismo catalán fue duramente reprimido durante las dictaduras de Primo de Rivera y Francisco Franco. Con la llegada de la Transición Española en 1976, Cataluña quedó asimilada a la administración – monarquía parlamentaria - y estructura territorial del país y, con la promulgación de la Constitución de 1978, pasó a convertirse en una Comunidad Autónoma junto al resto de las regiones españolas.

Las primeras elecciones catalanas autonómicas tuvieron lugar en 1980. Las décadas de represión y persecución contra los líderes catalanistas sufridos durante los períodos dictatoriales no apagaron el espíritu republicano y nacionalista de los catalanes, y alcanzó su punto cúlmine el 1º de octubre de 2017, cuando el entonces presidente autonómico, el derechista Carles Puigdemont, lideró el referéndum de independencia de Cataluña y la declaración unilateral de independencia. Ambos hechos provocaron un quiebre con el gobierno central del derechista Mariano Rajoy, la intervención de la autonomía y el procesamiento de todos los miembros del Govern y la mesa del Parlament. Como consecuencia de esta situación, Puigdemont se refugia en Bélgica – donde permanece en la actualidad con el fin de eludir su encarcelación - y numerosos miembros del Parlament ingresan en prisión acusados de rebelión y organización criminal. El referéndum del 1º de octubre queda invalidado y las elecciones del 21 de diciembre de ese mismo año dan la victoria nuevamente al partido de Puigdemont (Junts) y, en su ausencia, Quim Torras es proclamado presidente del Parlament.

Cabe destacar que, hoy en día, el independentismo divide a la población catalana y las últimas elecciones autonómicas fueron un reflejo de ello: si bien la mayoría de los votantes son adherentes de izquierda, aproximadamente la mitad de la población es independentista y la otra mitad anti-independentista. Y esta divergencia en torno al tema es un desafío que los gobiernos catalanes deben manejar con cuidado.

 

¿Indulto o democracia?

Así las cosas, el tema que estos días ocupa a la opinión pública con respecto al independentismo catalán es la intención del gobierno de España de indultar a los llamados “presos del procés”, es decir, a los políticos encarcelados a raíz del referéndum independentista del 1º de octubre de 2017.  Esta posibilidad ha creado un clima de desavenencias y enfrentamiento entre las fuerzas políticas de derecha e izquierda en España, y también entre la ciudadanía.

Mientras que el presidente socialista Pedro Sánchez y su gobierno de coalición defienden el indulto como una forma de iniciar un proceso de diálogo y acuerdos con el actual gobierno catalán, (una coalición independentista surgida de las últimas elecciones catalanas, en febrero de este año), la derecha española se opone con vehemencia acusando al indulto de “injusto” y “antidemocrático”, y ha convocado para hoy, domingo 13 de junio, una manifestación en todas las capitales autonómicas españolas – lideradas por Madrid – y una recogida de firmas en contra del indulto. Acciones que ya se llevaron a cabo años atrás, en el gobierno de Rajoy, y salvo expresar el sentir y pensamiento de la derecha y ultraderecha españolas, no han aportado ningún avance ni solución a la situación sociopolítica en Cataluña relacionada con el independentismo.

El hecho es que los indultos son perfectamente legales y prerrogativa del gobierno en activo, y ha sido utilizado por el Ejecutivo tanto por gobiernos de izquierda como de derecha en las últimas décadas. Además, en efecto, “el tema catalán” ha quedado en suspenso y sin acuerdos desde el fallido referéndum independentista y, como también opinan partidos de izquierda y centroderecha vascos, catalanes y valencianos, ha llegado la hora de poner fin a los disensos y diferencias entre Cataluña y el gobierno central. En todo caso, cabe destacar que el indulto se ha convertido también en una controversia entre los partidos catalanes y los mismos presos del procés. Y así como algunos lo consideran una medida positiva y favorecedora del entendimiento y el diálogo, otros lo ven como una claudicación de sus objetivos, por lo cual en lugar de indulto exigen una amnistía. Es evidente que los acuerdos y el diálogo que persigue el gobierno español presenta fuertes desafíos. Solo el tiempo dirá el éxito que han alcanzado los esfuerzos del Ejecutivo de Sánchez para lograr una relación positiva con el govern català (gobierno catalań).

Thamar Alvarez Vega
Psicóloga y escritora
13 de junio de 2021


Foto: Captura de pantalla catmemoria.cat.

 

Published in Columnas
Jueves, 20 Mayo 2021 17:45

Crisis humanitaria en Ceuta

“Desde hace unos días, España está ocupada en resolver una crisis humanitaria – que conlleva un problema diplomático y fronterizo -, provocada por el arribo masivo de personas (unas 8.000) a las playas de Ceuta, provincia española ubicada en el norte de África. La principal preocupación estos días ha sido salvar y dar cobijo a miles de ciudadanos marroquíes que, con la complicidad de la guardia fronteriza de Marruecos, han traspasado las vallas y se han lanzado al mar, a nado, con el fin de alcanzar la costa ceutí”, escribe, desde Barcelona, la escritora Thamar Álvarez Vega.

 

 Por: Thamar Álvarez Vega

  

Los problemas arrecian en España. Sin duda, al gobierno de Pedro Sánchez no le ha podido tocar peor época para un mandato que pretendía sacar al país de la corrupción y la falta de equidad socioeconómica tras 15 años de gobiernos de derecha. Primero, los tropiezos para formar gobierno, que obligó al electorado a votar en dos elecciones generales consecutivas; pocos meses después, una pandemia que conllevó graves dificultades sociales y económicas en España (y en el mundo entero) y ahora una crisis humanitaria provocada por la reacción del monarca dictatorial de Marruecos, más cercana al arrebato caprichoso de un niño que a la acción seria y madura de un estadista.

 

Desde hace unos días, España está ocupada en resolver una crisis humanitaria – que conlleva un problema diplomático y fronterizo -, provocada por el arribo masivo de personas (unas 8.000) a las playas de Ceuta, provincia española ubicada en el norte de África. La principal preocupación estos días ha sido salvar y dar cobijo a miles de ciudadanos marroquíes que, con la complicidad de la guardia fronteriza de Marruecos, han traspasado las vallas y se han lanzado al mar, a nado, con el fin de alcanzar la costa ceutí. Hombres, mujeres y niños. Estos últimos, algunos incluso bebés, en un número que alcanza los 2.000. Todos en busca de refugio y una mejor vida, huyendo de la miseria y la violencia que viven en Marruecos.

 

Ante esta irregular y sorpresiva situación, el presidente español Pedro Sánchez viajó de urgencia a Ceuta, reuniéndose con el presidente de la comunidad ceutí, Juan Jesús Vivas, y otras autoridades locales. Además de la necesidad de dar cobijo a los emigrantes, España ha debido desplegar un contingente policial y militar que impida nuevos ingresos y, tanto desde el país como desde Bruselas, se ha instado al rey Mohamed VI a frenar las salidas, pues “las fronteras españolas son fronteras europeas”. El monarca marroquí ha acatado esta advertencia, al menos de momento. Numerosas personas, incluyendo menores de edad, aún intentan llegar a las playas ceutíes. Otros, desalentados por el cierre de las rejas fronterizas, han decidido volver a sus lugares de origen. España ya ha devuelto a más de 4.000 adultos, pero mantiene en territorio español a unos 2.000 niños, respetando la legislación nacional e internacional con respecto a menores de edad en situación de vulnerabilidad.

 

El porqué de esta emigración sorpresiva y consecuencias

 

¿Las causas de esta acción por parte del rey Mohamed VI? El malestar ante el hecho de que las autoridades españolas hayan acogido, por razones humanitarias, al fundador del Frente Polisario, que lucha desde hace décadas por la independencia del Sáhara Occidental. Brahim Ghali llegó a España en abril de este año e ingresó en un hospital, enfermo de cáncer y aquejado de COVID-19. El líder saharaui entró con pasaporte argelino y bajo anonimato, dado el carácter sensible de su asilo. Marruecos y el Frente Polisario mantienen un duro enfrentamiento debido a la negativa del primero a conceder al Sáhara Occidental su autodeterminación, pese a que una resolución de la ONU de 1995 así lo exige.

 

A estas horas, pequeños grupos de jóvenes aún intentan ingresar a Ceuta por alguna de sus playas, sobre todo la de Tarajal. Y, en España, se desarrollan diferentes instancias para manejar la situación. Por un lado, la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, ha convocado reunión de urgencia del Consejo Territorial para evaluar la situación de los menores de edad ingresados con las comunidades autónomas, pues la respuesta de estas ha sido dispar. Hay comunidades, como las de País Vasco, Canarias, Galicia y Navarra que están dispuestos a acogerlos. Otras, como Cantabria, Asturias, Extremadura y Aragón piden tiempo para estudiar su respuesta. Por su parte, la comunidad de Andalucía ha expresado su negativa a acoger a ningún menor.

                     

Thamar Alvarez Vega, Barcelona, 19-05-2021


Inmigrantes marroquíes en las playas de Ceuta. Foto: Pantallazo, Yle. 


La punta de España y la de Marruecos. Foto: Pantallazo, DW.

 

Published in Mundo

Cientos de miles de personas llenaron este domingo Barcelona de banderas españolas, catalanas y europeas en una manifestación contra la independencia de Cataluña, en el último episodio de la peor crisis política en España en 40 años.

La manifestación, a la que asistieron 350.000 personas según la policía local, y 950.000, según los organizadores, concluyó con un discurso del escritor Mario Vargas Llosa en el que aseguró que “la democracia española está aquí para quedarse, y ninguna conjura independentista la destruirá”.

 

 Fuente: Biobiochile.cl

 

“Nosaltres també som catalans” (“nosotros también somos catalanes”), podía leerse en una de las pancartas de la manifestación, que concluyo con un discurso de Mario Vargas Llosa, el Nobel de Literatura que vivió unos años en Barcelona.

Bajo el lema “¡Basta, recuperemos la sensatez!”, la marcha reunió a unos catalanes opuestos a la independencia que no suelen significarse, en contraste con las colosales manifestaciones independentistas de los últimos años.

“Luego diréis, que somos cinco o seis”, “no somos fachas”, o “Puigdemont, a prisión” fueron algunos de los lemas escuchados en la marcha, que saludaba las banderas españolas colgadas en los balcones y abucheaba las independentistas

“La pasión puede ser destructiva y feroz cuando la mueven el fanatismo y el racismo. La peor de todas, la que ha causado más estragos en la historia, es la pasión nacionalista”, aseguró Vargas Llosa, en el escenario instalado frente a la Estación de Francia, donde concluyó la marcha.

Tras considerar que ha ganado la consulta prohibida y marcada por violentas cargas de la policía española, el presidente catalán, Carles Puigdemont, amenaza con declarar unilateralmente la independencia de la región que representa el 16% de la población y el 19% del PIB de España, y cuyos 7,5 millones de habitantes se encuentran profundamente divididos sobre la secesión, según encuestas.

En el otro lado, el gobierno de Mariano Rajoy se niega a dialogar mientras los independentistas no hayan retirado la amenaza de la secesión.

“No descarto absolutamente nada”, declaró Mariano Rajoy el domingo al diario El País que le preguntaba sobre la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que permite la suspensión de la autonomía. 

Los participantes en la manifestación de Barcelona se reivindicaban como “la mayoría silenciosa”.

“Estoy muy cansada de estar callada, cada vez que sacamos las banderas españolas nos dicen fascistas”, explicó a la AFP Susana Cerezal, de 41 años, que llegó desde la localidad catalana de Figueras, cerca de la frontera con Francia.

Pese al auge del secesionismo en los últimos años, los independentistas no lograron la mayoría de votos en las elecciones regionales de 2015, que plantearon como un plebiscito a favor del proyecto soberanista.

En el referéndum del domingo, más del 90% votaron a favor de la independencia, con una participación de 2,04 millones de personas sobre un censo de 5,3 millones, aproximadamente el 43%.

“Tengo 67 años y es la primera vez que voy a una manifestación, pero es que veo que la situación ha llegado a un extremo de discriminación y no se nos oye a quienes estamos en contra”, coincidió Telesforo García Pérez, un jubilado de 67 años que vino de Vilafranca del Penedés, también Cataluña.

La iniciativa, convocada por la asociación Societat Civil Catalana, estaba respaldada por el Partido Popular del jefe del gobierno español Mariano Rajoy, el Partido Socialista de Cataluña y Ciudadanos, primera fuerza de oposición en la región.

Muchos manifestantes llegaron de otras regiones. De la principal estación de trenes de Barcelona, la de Sants, decenas de personas salían a media mañana con banderas españolas alrededor de las 9 de la mañana, gritando “¡Viva España!”, “¡Viva Cataluña!”, y jaleando a los furgones de la Policía Nacional apostados enfrente.

La manifestación culmina un fin de semana de movilizaciones en las calles en numerosos puntos de España, sin unanimidad en la receta: desde los llamamientos a que el presidente del gobierno Mariano Rajoy dé un golpe sobre la mesa, a los más conciliadores llamados al diálogo con el ejecutivo catalán de Carles Puigdemont.

El Ejecutivo soberanista ha aguantado hasta ahora la ofensiva judicial de Madrid y las presiones económicas, con la salida de Cataluña de compañías muy emblemáticas como CaixaBank, Gas Natural o Banco Sabadell.

El Parlamento catalán debía, según el calendario independentista, declarar la independencia en los días siguientes a la proclamación de los resultados del referéndum del 1 de octubre, algo que aún no ha sucedido.

Sí se divulgaron el viernes los resultados definitivos de la consulta, que no contó con garantías mínimas: un 90,18% votó por el sí a la independencia, con una participación del 43,03%.

Puigdemont se dirigirá a la cámara regional, donde los secesionistas son mayoritarios, la tarde del martes 10 de octubre, para comentar la “situación política”. De momento se ignora si ese será el momento elegido para declarar la independencia.

 

 

 

Published in Mundo

El profesor Vicenç Navarro levanta preguntas que no solo tienen que ver con la realidad española, sino también con la realidad de los países europeos en general. 

"En la España actual, las Iglesias (todas) están en situación privilegiada, la católica mucho más que cualquier otra, siendo ello una consecuencia directa, en el caso de la Iglesia Católica, de la continuación de la cultura franquista en las instituciones del Estado. Y este privilegio incluye una tolerancia excesiva que tiene componentes antidemocráticos, lo cual repercute negativamente sobre la formación y educación de la ciudadanía. Y ello aplica también a la Iglesia musulmana existente en España. Los Imanes -como educadores de sus feligreses- deberían estar regulados, aprobados y registrados por el Estado (sea este central, autonómico o local), asegurándose de que comparten los valores democráticos del país", escribe el profesor Navarro.

 

 Por: Vicenç Navarro

 

A raíz del ataque terrorista en Barcelona y en otros centros urbanos y pueblos de Catalunya, hemos visto durante estos últimos días varios hechos que merecen destacarse. Uno es el espíritu de solidaridad, auténticamente ejemplar, entre las distintas culturas existentes en Catalunya, que alcanzó su máxima expresión cuando en Ripoll se pidió que fuera Hafida Oukabir, la persona musulmana hermana de dos de los terroristas (uno muerto y el otro en prisión), la que resumiera el sentir del dolor y del rechazo hacia el terrorismo que la población de Ripoll sentía. Y en Barcelona, otra persona, también musulmana, Miriam Hatibi, fue una de las dos personas escogidas para leer el manifiesto de protesta y solidaridad, ampliamente aplaudido por el medio millón de personas presentes. El grito espontáneo surgido de la ciudadanía, No Tenim Por! (¡No tenemos miedo!) representaba el sentimiento generalizado de la población barcelonesa de no permitir que el miedo configurara el futuro de la ciudad. La Alcaldesa Colau definió de una manera muy clara y emotiva lo que este grito significaba: era la llamada “a que Barcelona continuara siendo lo que siempre fue y continúa deseando ser, es decir, una ciudad abierta, plural, diversa y solidaria”.

 

Pero también hubo aspectos no tan positivos durante estos días de gran dolor, que aparecieron tanto en Catalunya como en el resto de España, que merecen señalarse también y que, en cambio (y de un manera predecible) no aparecieron en los mayores medios de comunicación del país, altamente controlados, bien por intereses financieros (los medios privados) o por los partidos gobernantes (los medios públicos). En este aspecto, es importantes señalar que el excelente discurso hecho por Hafida Oukabir en Ripoll incluía un ruego (diría yo exigencia) de que las instituciones catalanas hicieran una autocrítica sobre el comportamiento que habían tenido todos estos años que antecedieron al ataque terrorista, ruego que ha pasado desapercibido y desatendido por completo. Por desgracia, la autocrítica no es una virtud ampliamente practicada en los medios del establishment político-mediático del país, ni de Catalunya ni de España. Resultado de cuarenta años de una dictadura enormemente represiva (convirtiéndose en el régimen gobernante de España que ha atemorizado y asesinado al mayor número de españoles que haya existido en su reciente historia) y de una transición inmodélica, existe hoy en tales medios una cultura democrática poco desarrollada. Y la respuesta a la crisis creada por el terrorismo por parte de tales establishments fue una clara prueba de ello. Veamos algunos ejemplos.

 

 La clara politización por los partidos y movimientos políticos de los hechos acaecidos

 Un mensaje hecho con gran contundencia en la manifestación del sábado 26 de agosto (que se centró en una denuncia del terrorismo y una demanda para que exista la paz) fue un rechazo por parte de amplios sectores de la manifestación a la Monarquía Borbónica por su relación privilegiada con la familia real de Arabia Saudí (una de las cinco monarquías absolutas todavía existentes en el mundo), y al partido gobernante en España (el Partido Popular), por su activa y masiva venta de armas españolas a aquel Estado. Aplaudo esta crítica, y solo lamento que no se hubiera hecho mucho antes. Pero me apena que muchos de los protagonistas de estas protestas hayan tenido escasa credibilidad, pues era obvio que su máximo interés era desacreditar a los receptores del mensaje –el Monarca y el gobierno Rajoy- pero, en cambio, parecía importarles poco el argumento que utilizaban para denunciarlos, es decir, la ayuda a los Estados (en este caso, Arabia Saudí) que financiaban el terrorismo. Como indiqué en otro artículo reciente (Ver “Lo que no se está diciendo a raíz del ataque terrorista en Barcelona”, Público, 24.08.17) tales voces, supuestamente escandalizadas con el comportamiento del Rey y del gobierno Rajoy, han mantenido un silencio ensordecedor sobre el apoyo que una institución enormemente importante en Catalunya ha dado a otra dictadura tan absolutista y medieval (y esclavista) como la de Arabia Saudí, que es Qatar, y que es también una de las mayores financiadoras de movimientos yihadistas. Esta institución, protegida por el silencio, es nada menos que el Club de Fútbol de Barcelona que, a través de las camisetas de los jugadores ha estado promocionando al Estado de Qatar, una de las monarquías más absolutas y una de las dictaduras más crueles existentes en el mundo, que también ha estado financiando al terrorismo yihadista. Me parece bien que un conocido militante independentista apareciera casi al lado del rey Felipe VI con una pancarta en que se leía “Felipe, quien quiere la paz no trafica en armas” (en catalán). Pero tal protesta hubiera tenido más credibilidad si aquel y otros miles de independentistas, así como otros que denunciaban al Rey y al gobierno Rajoy hubieran denunciado al Barça en cada partido de fútbol que se jugaba en su campo, por promocionar Qatar. Nunca vimos tal denuncia o abucheo en el campo del Barça, y ello a pesar de que estuviera lleno de banderas independentistas. ¿Por qué callaron tanto tiempo?

 

La doble moral de los mayores medios de comunicación

Y esta incoherencia se mostró también, como era predecible, en los mayores medios de comunicación catalanes. Prácticamente ninguno de ellos denunció la transformación del Barça (al que, con razón, se le presentó durante la dictadura como de “ser más que un club” por facilitar que la gente canalizara su rechazo a la dictadura a través del fútbol, siendo la única expresión colectiva permitida), en un mero instrumento propagandista del Estado de Qatar, una de las dictaduras más crueles, opresivas, esclavistas y apoyadores del terrorismo existentes hoy en el mundo. Este silencio se convirtió en veto cuando envié a los tres rotativos más importantes de Catalunya un artículo denunciando al Barça por ello, sin que nunca lo publicaran (ver el artículo “El Barça, ¿más que un club?”. ARA, 06.06.16). La censura fue su respuesta. Y tampoco apareció tal denuncia en los mayores canales televisivos de Catalunya, que también han silenciado aquella transformación que, mírese como se mire, es una ofensa a todos los que lucharon por la democracia y justicia social durante la dictadura, que ven ahora cómo los propietarios del Barça transformaron tal club defensor de la libertad y de la democracia en el promotor de una dictadura cruel y terrorista. Aconsejo a los lectores que vean el excelente documental sobre la transformación política del Barça, presentado a nivel internacional por un canal público de la televisión sueca, mostrando lo que fue y lo que representó el Barça durante la dictadura franquista, y lo que ha llegado a ser estos últimos años. (Verlo colgado en mi blog www.vnavarro.org). Me alegra ver que Jordi Évole en su artículo semanal en El Periódico, días después de que yo denunciara el silencio sobre el Barça, publicara la primera denuncia del Barça en los medios que he visto en la prensa escrita en papel en este país.

 

La instrumentalización política del dolor de las víctimas por parte de los mayores medios de información

La falta de cultura democrática que caracterizó la cultura mediática española, que incluye la catalana, apareció una vez más en la manera cómo se cubrieron los hechos dramáticos ocurridos en Barcelona. Tal sesgo alcanzó niveles vergonzosos en la presentación de las figuras protagonistas del evento: las autoridades políticas de carácter institucional. A nivel del Estado central la noticia preferente de los mayores medios próximos al partido gobernante en el Estado español era mostrar el deseo de unidad y prevención de la secesión, dando gran hincapié a la necesidad de mantener una coordinación dentro de la unidad, mostrando, de nuevo, gran incoherencia (hipocresía), pues había sido el Estado central el que había mostrado menos cooperación, consecuencia de su jacobismo, ocultando información a las autoridades catalanas que hubiera sido de gran ayuda, tal como ha documentado la prensa internacional. Pero los medios públicos de la Generalitat de Catalunya también mostraron claros signos del sesgo informativo -al cual nos tienen acostumbrados- intentando negar la importancia de un aviso recibido de Bruselas sobre el Imán, bajo la pobre excusa de que era una mera nota “informal”.

 

Pero esta utilización de los mayores medios públicos de la Generalitat de Catalunya, y sobre todo de TV3, para promover la secesión de Catalunya fue la visibilidad preferencial que tal canal dio a la figura del President Puigdemont y al Vicepresident Oriol Junqueras, dejando muy en segundo plano a la alcaldesa Ada Colau. La única diferencia con la televisión pública española es que en aquel canal el Monarca y Rajoy absorbieron la mayoría de visibilidad mediática. En ella la alcaldesa Colau tampoco apareció de una manera muy visible. En cualquier otro país demócrata la alcaldesa de la ciudad hubiera liderado la manifestación ciudadana. No así en España. Y la utilización de TV3 para promover el secesionismo alcanzó niveles extremos, como las entrevistas hechas durante la marcha del 26 de agosto en homenaje a las víctimas, a los dos dirigentes del movimiento proindependencia, el Presidente de la ANC y el de Omnium, dándoles un protagonismo que no se le dio a ninguna otra asociación, a pesar de que tenían mucha más centralidad en la crisis terrorista que estos personajes políticos. Creo que a la audiencia le hubiera gustado más que se entrevistara a personal del sistema sanitario de urgencias, por ejemplo (que probablemente se habrían quejado, con razón, de la falta de recursos, resultado de los recortes sanitarios del gobierno Junts Pel Sí), que no a tales dirigentes de movimientos secesionistas que aparecen continuamente en tales medios promoviendo la secesión.

 

Y también debería hacerse una crítica a las Iglesias, incluyendo las musulmanas, que no se hizo

Pero las críticas deberían también extenderse, como bien pedía Hafida Oukabir, a las comunidades religiosas, que actuaron con gran solidaridad durante la crisis, lo cual aplaudo, pero olvidaron en el periodo pre-crisis la responsabilidad que todas ellas tuvieron en contribuir a crear las condiciones para que tal ataque ocurriera. Y es ahí donde debería criticarse a las religiones, o mejor dicho, a las Iglesias (las instituciones humanas que gestionan las religiones) por su actitud moralizante, arrogante y escasamente democrática. El lector me permitirá hacer una reflexión muy local y que espero aclare lo que digo. Si usted va al bello pueblo de Cadaqués en el Alt Empordà, verá que en un lugar muy prominente de la fachada de la Iglesia hay un reloj de sol. Y bajo tal reloj hay una frase que lo resume todo. Dice “Yo (el reloj de sol) sin sol no soy nada. Tú sin fe no eres nada”. Esta frase es enormemente insultante para los que no somos creyentes, al definirnos como parte de la nada. Bajo este lema de superioridad moral, que se presenta en todas las religiones, las Iglesias se han atribuido la potestad de dominar, explotar y violar todos los derechos humanos imaginables. Y la historia de nuestro país es un ejemplo de ello. Hubo épocas en Catalunya, en España y en Europa, en que el terrorismo de la Iglesia Católica –como en la época de la Inquisición- o durante su apoyo a la dictadura, estaba generalizado. Esto no se ha enseñado en nuestras escuelas y debería haberse hecho.

 

El Estado debería respetar las religiones, pero regular a sus Iglesias

Y el otro punto que debería también criticarse es la excesiva permisividad del Estado español (sea central, autonómico o local) hacia las Iglesias. Y estoy hablando de todas las Iglesias, que a través de la enseñanza y normativa moral que promueven alcanzar una enorme influencia sobre la población. En realidad, uno de los instrumentos más importantes que utilizó la dictadura franquista para mantenerse en el poder fue la Iglesia Católica, que era una rama del Estado (los sacerdotes eran pagados por el Estado y los obispos eran nombrados por el dictador), y que adoctrinó durante cuarenta años a toda la población. Incluso hoy la Iglesia Católica continúa ejerciendo una enorme influencia en la cultura general del Estado, siendo una de las máximas promotoras, por ejemplo, de la uninacionalidad del Estado y del machismo en el país.

 

En la España actual, las Iglesias (todas) están en situación privilegiada, la católica mucho más que cualquier otra, siendo ello una consecuencia directa, en el caso de la Iglesia Católica, de la continuación de la cultura franquista en las instituciones del Estado. Y este privilegio incluye una tolerancia excesiva que tiene componentes antidemocráticos, lo cual repercute negativamente sobre la formación y educación de la ciudadanía. Y ello aplica también a la Iglesia musulmana existente en España. Los Imanes -como educadores de sus feligreses- deberían estar regulados, aprobados y registrados por el Estado (sea este central, autonómico o local), asegurándose de que comparten los valores democráticos del país. No puede ser que algunas Iglesias Musulmanas sean “islas de otros países” dentro del país, financiadas desde fuera, transmitiendo una cultura distinta a la del lugar donde residen y viven sus feligreses. Es más, los Imanes deberían hablar el lenguaje de sus feligreses y tener los valores democráticos de la sociedad donde se ubican. Esta normativa, existente ya en otros países, debería aplicarse a todas las Iglesias, y también a la musulmana en España. Y las comunidades musulmanas necesitan presionar para que ello ocurra.

 

La integración de los jóvenes musulmanes a la sociedad

Pero tales comunidades deberían presionar (junto con toda la sociedad) para que se integre a los jóvenes en la sociedad. Lo que es más importante conocer, de todo lo que ha ocurrido, es saber por qué unos jóvenes que parecían integrados en la sociedad catalana se convirtieron en terroristas. Este es el gran tema del que apenas se ha hablado. Cargar todas las culpas en el Imán es insuficiente. Tan importante es el mensaje como el mensajero. ¿Qué es lo que se estuvo transmitiendo a los jóvenes? ¿Era la transmisión de las brutalidades que se están cometiendo en los países de mayoría musulmana en los que los gobiernos occidentales, como España, están bombardeando o ayudando a bombardear a sus poblaciones? ¿O fue su motivación religiosa la de matar a los infieles? ¿O puede el deseo de recuperar Andalucía remontarnos entonces a la época medieval? Estas son preguntas que deben responderse, pues ello puede llevarnos a una reflexión general, muy necesaria, sobre cuál es el papel de las Iglesias en una sociedad democrática, dentro de otro debate, incluso más urgente y necesario, de cuál es la función de los medios de comunicación en nuestro país, que más que ser de información son de persuasión. La libertad y la democracia dependen, en parte, de ello.

 

 

 

Published in Columnas

Trece fallecidos y un centenar de heridos fue el saldo del atentado terrorista ocurrido en La Rambla de Barcelona este jueves a las cinco de la tarde, cuando una furgoneta a toda velocidad arrolló a una multitud. Entre las víctimas fatales se encuentran cinco niños. Quince personas se encuentran en estado grave.

La policía barcelonesa activó el operativo ”Jaula” y ”Cronos”. Dos personas han sido detenidas, pero el conductor de la furgoneta se encuentra huido. El hecho se vincula a la explosión del miércoles en la ciudad de Alcanar, y se sospecha que se haya planeado un atentado aún mayor.

El Daesh (Estado Islámico) ha asumido la autoría del atentado.

 

Por: Magazín Latino

 

Trece muertos, más de cien heridos y mucho miedo fue el balance del atentado terrorista ocurrido en el punto turístico más popular de Barcelona, La Rambla, cuando un individuo conduciendo una furgoneta blanca arrolló a todo cuanto tuvo por delante, acelerando y en zig zag, con el fin de embestir al mayor número de víctimas. El vehículo se desplazó unos 600 metros, desde la Plaça de Catalunya hasta el Gran Teatre del Liceu.

 

De esta manera, el terror se apoderó del corazón mismo de Barcelona.

 

Más tarde, el hombre se bajó del vehículo y se dio a la fuga. La policia barcelonesa, los Mossos d'Esquadra, evacuaron rápidamente el lugar acordonando la Plaza Catalunya, Ronda Universitat y Pelayo, al mismo tiempo que las tiendas , los restaurantes se cerraron, al igual que las estaciones del metro.

 

Según las declaraciones de el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, la cifra de 13 víctimas fatales puede aumentar, debido a que quince de las personas heridas se encuentran en estado grave.

 

El presidente español, Mariano Rajoy, hizo una comparecencia pasadas las doce de la noche del jueves, luego de haberse trasladado a Barcelona, y de haberse reunido con las autoridades de la ciudad.

 

- Quiero que mis primeras palabras esta noche en Barcelona sean de duelo, de recuerdo y de solidaridad para las víctimas de este atentado y para sus familiares y sus amigos. Ellos son, en estos momentos, nuestra primera prioridad.

 

Hasta ese momento, nadie había hablado de qué clase de terror se trataba. Sin embargo, el mandatario español nombró de inmediato al terrorismo yihadista.

 

- Quiero expresar también la solidaridad de toda España con la ciudad de Barcelona, hoy golpeada por el terrorismo yihadista, como antes lo fueron otras ciudades en todo el mundo. Los vecinos de lugares como Madrid, París, Niza, Bruselas, Berlín o Londres han experimentado el mismo dolor y la misma incertidumbre que hoy sufren los barceloneses y yo quiero que estas primeras palabras sean para ellos. Para transmitirles el cariño, la solidaridad y la cercanía dr toda España y del resto del mundo, dijo Rajoy.

 

A través de la agencia Amaq, el autodenominado Estado Islámico (Daesh, por sus siglas en árabe) había asumido la autoría del atentado.

 

El mandatario comunicó además que el gobierno decretó un luto oficial de tres días.

 

Rajoy calificó el atentado como ”un golpe terrible”y destacó a la policía española y a los servicios de inteligencia, por su ”labor abnegada” que durante muchos años ”ha conseguido protegernos durante mucho tiempo y desbaratar multitud de planes criminales. Sin duda lo seguirán haciendo en el futuro”, dijo.

 

 

España tiene una larga experiencia, en lo que se refiere a atentados terroristas, como lo recordó el mandatario:

 

- Lamentablemente los españoles conocemos muy bien el terror absurdo que causa el terrorismo. Hemos sufrido zarpazos como este en nuestra historia más reciente. Pero también sabemos que a los terroristas se les vence, se les vence con unidad institucional, con cooperación policial, con prevención, con apoyo internacional y con la firme determinación de defender los valores de nuestra civilización: la democracia, la libertad, los derechos de las personas.

 

 

También expresó que prontamente se convocará el pacto antiterrorista, un acuerdo amplio entre los partidos políticos.

 

Y agradeció las muestras de solidaridad internacional.

 

- Esta terrible tragedia que hoy hemos vivido en Barcelona nos hermana en el dolor con tantos otros países del mundo. Hoy España, y más concretamente Barcelona, recibe el cariño y la solidaridad que en otros momentos nosotros hemos compartido con otras ciudades y con otros países golpeados por la misma barbarie terrorista.

 

- No solo estamos unidos en el duelo, sino también y sobre todo en la voluntad de vencer a quienes quieren arrebatarnos nuestros valores y nuestro modelo de vida, subrayó Rajoy.

 

 

 

Para los suecos, este nuevo atentado terrorista trae a la memoria el de Drottninggatan, el pasado 7 de abril.

 

El primer ministro sueco, Stefan Löfven, hizo la siguiente declaración:

 

”Estoy consternado de otra ciudad en Europa haya sido afectada por el dolor y la angustia, luego de un temido atentado terrorista. Mis pensamientos están con quienes han perdido familiares tienen familiares heridos y con todos quienes aún no han tenido contacto con sus seres queridos.

Seguimos con anetción el desarrollo de los hechos. El Departamento del Exterior está en contacto con la Embajada en Madrid y el Consulado en Barcelona que están preparados para ayudar a los ciudadanos suecos que se encuentran en el lugar”.

 

El Ministerio del Exterior dio a conocer los números telefónicos a los cuales se puede llamar para preguntar por familiares: +34 93 214 21 24 y +34 900400012.

 

 

 

El presidente norteamericano, Donald Trump, por su parte, reaccionó, como es habitual en él, tuiteando una declaración:

 

"Estados Unidos condena el ataque terrorista de Barcelona (España) y hará lo que sea necesario para ayudar. Sed fuertes y duros. ¡Os queremos!", escribió primero en Twitter.

 

Pero a la hora después, cambió de táctica, sugiriendo matar al sospechoso detenido en Barcelona:

 

 "Estudiad lo que el general estadounidense Pershing le hacía a los terroristas cuando los capturaba. ¡No hubo más terrorismo islamista en 35 años!", escribió Trump. 

 

 

 

Más información:

 

Durante la madrugada del viernes, los medios españoles dieron a conocer que agentes de la policía habían abortado un nuevo atentado en la ciudad de Cambrils.

 

”Los agentes abaten a cuatro terroristas que querían repetir en esta localidad de Tarragona el atropello de Barcelona, que ha causado, al menos, 13 muertos y un centenar de heridos. Pasadas la 1.30 de la madrugada, la policía catalana ha alertado de que estaba llevando a cabo un “operativo policial” en la población “por un posible atentado terrorista”, escribe El País.

 

 

 

 

Published in Mundo
Domingo, 30 Agosto 2015 23:13

Nuevo panorama político de España

España está sufriendo grandes cambios en su panorama político. Tras las numerosas apariciones de casos de corrupción dentro del partido en el Gobierno, el Partido Popular (PP), y en el principal partido de la oposición, Partido Socialista Obrero Español (PSOE), desde el año 2014 pequeños partidos se han dado a conocer como alternativa para los ciudadanos españoles, tanto es así, que en las elecciones del pasado mayo se han disputado los escaños con los dos grandes partidos que han tenido auge en España desde el comienzo de la democracia.

 

Por: Raquel Jiménez Rebollo

 

Cómo muestran los resultados de las elecciones, el panorama político se ha visto modificado en el país, en menos de un año.

Ahora, hay cuatro partidos que aspiran a gobernar en España con los votos muy repartidos. Podemos, cuyo secretario general es Pablo Iglesias, surgió en enero de 2014 y solo 4 meses después participó en las elecciones europeas logrando cinco escaños, lo que le convirtió en el cuarto partido más votado de España. Ha sido definido por los medios españoles e internacionales como un partido de izquierda, con tendencia extremista basado en la anti-austeridad, también se le ha señalado de oportunista y populista, ya que habría aprovechado la situación de desestabilidad en la que se encuentra España y en la desconfianza de la población hacia el Gobierno y los partidos políticos en la oposición, para presentar su alternativa al bipartidismo.


Por otro lado, existe diversidad de opiniones en lo que se refiere a la tendencia ideológica del partido Ciudadanos surgido en Cataluña en 2006, el cual ha ido ganando poder en gran parte de las autonomías y municipios. Podríamos definirlo como un partido de centro-derecha, aunque tiene algunos matices que lo aproximarían a un pensamiento ideológico relacionado con la izquierda, como el apoyo al aborto y al matrimonio gay.

 

¿Fin del bipartidismo?

 

Aunque el PP y el PSOE siguen siendo los más votados, han perdido un número considerable de votos, así el PP ha perdido toda su mayoría absoluta, lo que ha llevado a la pérdida del control del Ayuntamiento de la capital debido a los pactos entre ambas izquierdas, PSOE y Podemos, para desplazar al PP en Madrid.

Así ha ocurrido también en la segunda ciudad más grande de España, Barcelona, la activista anti-desahucios Ada Colau ha sido investida alcaldesa en las elecciones de mayo de 2015 arrebatando el gobierno local a los nacionalistas conservadores de Convergencia i Unió (CiU).

 

Elecciones Generales

 

Las elecciones generales tendrán lugar antes de fin de año, se espera que en noviembre, aunque todavía no se haya concretado ninguna fecha.

Estos resultados han demostrado que el bipartidismo en España tiene los días contados. Así como también se vio en los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo, donde los partidos tradicionales se situaron por debajo del 50% total de los votos, perdiendo más de 5 millones de votos con respecto a años anteriores.

 

 

 

Número de votos
Número de votos por partido político en el Ayuntamiento de Madrid en las elecciones municipales Mayo 2015. Fuente: El País.

 

 

 

Nota anterior:

Tragedia aérea en los Alpes - caja negra revela últimos minutos en el avión

 

 

Published in Mundo

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español