Print this page
Postura poco ética de las corporaciones farmacéuticas occidentales sobre la liberación de las patentes de vacunas

Postura poco ética de las corporaciones farmacéuticas occidentales sobre la liberación de las patentes de vacunas

Los informes recientes sobre el número real de muertes causadas por la pandemia de COVID-19, junto con el aumento galopante de nuevas infecciones en regiones ampliamente pobladas, instan urgentemente a todos los gobiernos a instituir esta prioridad única: expandir y aumentar drásticamente los programas de vacunación en todo el mundo, mediante el uso de todas las marcas disponibles. Esto, independientemente de las discriminaciones geopolíticas poco éticas y, sin tomar en cuenta la postura codiciosa de las corporaciones farmacéuticas occidentales sobre el tema de la liberación de patentes de vacunas.

 Por: Prof. Marcello Ferrada de Noli (*) 

El Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME), un centro independiente de investigación de la salud de la población en la Universidad de Washington UW Medicine, ha concluido en un estudio reciente (6 de mayo de 2021) que la COVID -19 ha causado 6,9 millones de muertes en todo el mundo, más del doble lo que han reconocido los informes oficiales.

 

Esto significaría que bien las infecciones por COVID -19 son reportadas de forma insuficiente, un fenómeno que he indicado anteriormente como correlacionado con las escasas pruebas de COVID-19, vale decir, PCR (reacción en cadena de la polimerasa) y pruebas serológicas, o que el informe sobre la diferencia entre el exceso de mortalidad y las muertes reportadas por Covid-19 también está viciado; o ambos.

 

Mientras tanto, a partir del 6 de mayo de 2021, el New York Times informa que se han administrado más de 1,21 mil millones de dosis de vacunas , contando todos los países. Esto significaría que solo una pequeña parte de la población mundial, que es de 7,9 mil millones, ha recibido la vacuna.

 

 

También debemos tomar nota de que tales cifras no representan a las personas inmunizadas hasta ahora en todo el mundo. Esto porque las cifras antes mencionadas de la vacuna se refieren al número total de dosis administradas, pero no identifica cuántas dosis corresponden a la cohorte de personas que ha recibido una sola inyección (por lo tanto, no está completamente inmunizada), y a las que también han recibido la segunda dosis. Como se sabe, generalmente se requieren dos dosis para lograr una protección suficiente, según lo estimado por los productores de la vacuna.

 

Extrapolando la proporción actual de personas completamente vacunadas (dos dosis) con respecto a todas las dosis administradas (por ejemplo, el 26,8 por ciento de la población de Suecia ha recibido una primera dosis, mientras que solo el 7,7 por ciento ha sido completamente vacunada, según el  rastreador de vacunas de vaccin tracker Blomberg del 7 de mayo ), una estimación epidemiológica aproximada sería la siguiente:

 

Hipotéticamente, (partiendo de las cifras suecas) solo un tercio de la población vacunada ha recibido dos dosis del total de 1,21 mil millones, para lograr el objetivo del 70 por ciento de personas vacunadas requeridas para la 'pan-inmunidad'. Y considerando solo la población adulta mundial (que son casi 6,6 mil millones) siendo población objetivo para una vacuna Covid-19 con eficacia “total” (dos dosis de vacuna), todavía nos faltan alrededor de 12 mil millones de dosis por administrar.

 

En la Unión Europea, sólo Hungría, que ha vacunado al 43% de su población y utiliza la vacuna Sputnik V, se encuentra entre los países líderes en administración de vacunas, según una lista publicada por el New York Times.

 

Un segundo tema importante que surge en este contexto es la respuesta de Moderna y Pfizer a la iniciativa de suspender temporalmente la propiedad intelectual o renunciar a las patentes de vacunas, que es una iniciativa que he defendido desde hace mucho tiempo. En un panel internacional de expertos transmitido en vivo por RT News, mis comentarios finales fueron, independientemente de la producción y distribución de vacunas, la salud pública de la población tiene que estar por sobre las ganancias de las corporaciones farmacéuticas.

 

Es por eso que, naturalmente, acojo con satisfacción el apoyo brindado recientemente por los líderes de Francia y la Federación de Rusia en nombre de una exención de patente de vacunas Covid-19. Aunque la canciller alemana Merkel dice que la propuesta estadounidense sobre la liberación   de patentes tendría "serias implicaciones" para la producción de vacunas, haciéndose eco de los argumentos de Moderna y Pfizer, cuyo socio BioNT es alemán.


Imagen: New York Times, 24 de abril de 2021. 

 

En momentos en que casi siete millones de seres humanos han muerto por causa de esta pandemia en tan solo un año y unos meses; y dónde surgen nuevas cepas de virus; y donde en ciertos países los casos diarios registrados de infección por Covid-19, como India , han llegado a más de 400.000 (30 de abril); y donde la gran mayoría de la población mundial – particularmente en países con economías más pobres – sigue siendo más necesitada, como consecuencia de la explotación a la que ha sido sometida por las corporaciones de los ricos; etc. En suma, conociendo este panorama de extrema vulnerabilidad, oponerse a la liberación de vacunas, como lo están haciendo Moderna y otros, implica serios problemas dentro de la ética médica.

 

Lo anterior, sumado a los conocidos efectos secundarios que ha causado Moderna, hace en conjunto incomprensible que precisamente Moderna haya sido nombrada “la mejor vacuna contra el coronavirus del mundo” en el Congreso Mundial de Vacunas de Washington (posteriormente denominado WVCW).

                  

¿Cuáles fueron los criterios que utilizó WVCW para este premio? Según lo mejor de mis conocimientos (y mis esfuerzos por obtenerlos), no se ha proporcionado información la opinión pública. ¿Cuál fue el fundamente en este caso, que explica que WVCW entregó el premio a Moderna? ¿Cuáles fueron las razones establecidas para no otorgar el premio, por ejemplo, a Sputnik V, una vacuna con superioridad demostrada en términos de seguridad, distribución y almacenamiento, así como en eficacia, y que también fue preseleccionada?

 

He tratado sin éxito de obtener información sobre las razones que tuvo dicho Congreso para esa decisión, o sobre el grupo de expertos que habría decidido el premio. Ni el sitio web de la organización, ni el de dicha Conferencia , brindan información alguna. El sitio que representa la organización de la Conferencia ni siquiera responde a las llamadas. ¿Qué sucedió realmente?

 

Dejaré las conclusiones a los lectores de esta columna. Por mi parte únicamente manifestaré los siguientes hechos:

 

La conferencia contó con 182 participantes. Después de que el lector verificara el paradero del primer tercio de los oradores en el orden en que aparecieron en la lista , se revelará que un 70 por ciento pertenece al sector corporativo farmacéutico de EE. UU. Directamente asociado con la producción de vacunas (la mayoría), y a en mucha menor medida (11 por ciento), a las universidades estadounidenses que investigan en el campo. Los representantes de agencias gubernamentales de Estados Unidos también están en la lista.

 

Moderna fue la empresa más representada en esa lista de participantes, seguida de Pfizer.

 

LaJunta Asesora Científica ” de la WVCW está compuesta por 26 miembros, 23 de ellos afiliados o que representan a las industrias farmacéuticas estadounidenses –incluido un vicepresidente de Pfizer– o académicos de universidades estadounidenses con investigaciones directamente asociadas con la producción de vacunas. Se agregó un representante de una agencia del gobierno de los Estados Unidos (USDA), otro de la Fundación Billy Gates y un profesor de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

 

¿Tendría la Sputnik V alguna posibilidad de que sus características positivas fueran elogiadas objetivamente en la institución de Washington? Probablemente no. Y Alexander Gintsburg, director de la institución de investigación que desarrolló la vacuna Sputnik V, tenía razón cuando afirmó:

“Puedo decir que no está del todo claro cómo se evaluó todo esto, dada la alta tasa de mortalidad de las vacunas de mRNA”.

 

¿A los del mundo codicioso de la industria farmacéutica occidental les importarían esos hechos? Difícilmente. La postura ética de sus gerentes e inversionistas ha sido ahora reconocida claramente por la opinión pública, más allá de todas las fronteras: está privada de toda compasión, decencia y humanidad.

 

Y como epílogo:

 

A raíz del premio otorgado por la WVCW a Moderna, Reuters informó que la compañía farmacéutica "elevó su pronóstico de ventas para 2021 por su vacuna contra la COVID-19 en un 4,3% a $ 19,2 mil millones".

 

Ein Gespenst geht um en Europa ... "

 

(*) Marcello Ferrada de Noli, Profesor emérito sueco de epidemiología, ex investigador de la Facultad de Medicina de Harvard y fundador de Swedish Doctors for Human Rights. The Indicter en 8 de mayo de 2021


Este texto se publicó originalmente como un artículo de opinión en RT.

 

 

About Author

Related items