Lunes, 16 Mayo 2022 | Login
Profesor Marcello Ferrada de Noli: "Suecia podría perfectamente haber evitado su catástrofe” Marcello Ferrada de Noli es profesor emérito en epidemiología en Suecia y doctorado en psiquiatría del Instituto Karolinska. Desde junio del 2020 radica en Bérgamo.

Profesor Marcello Ferrada de Noli: "Suecia podría perfectamente haber evitado su catástrofe”

En entrevista con Magazín Latino, el experto en epidemiología Marcello Ferrada de Noli afirma que “la estrategia de la inmunidad de rebaño gestionada por las autoridades suecas ha causado cinco veces más muertos en Suecia que en todos los países vecinos contados en conjunto”. Y que esta desgracia se podría haber evitado.

El profesor emérito Marcello Ferrada se refiere aquí a las declaraciones de los arquitectos de la estrategia sueca frente al coronavirus, de que la alta mortandad en Suecia se debe a una “casualidad” y que “Suecia tuvo mala suerte”.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

A seis meses de este cataclismo que vino a situar nuestras vidas en la peor de las novelas distópicas; cuando el debate sobre si la estrategia sueca es la correcta, y pensando en un otoño incierto, me decido a contactar al profesor Ferrada de Noli. Después de todo, tenemos algunas experiencias en común, y esto me da confianza: es experto en epidemiología, ha vivido muchos años en Suecia y en junio de este año partió rumbo al epicentro de la pandemia, a Italia, a la provincia de Bérgamo. Quería estar “donde las papas queman”, y allá se encuentra ahora, combatiendo al coronavirus, causante de la covid-19.

 

Habla siete idiomas y parece haber vivido siete vidas. Nació en el Valle de Atacama, en Copiapó, al norte de Chile. Su abuelo, Vittorio de Noli, fue un genovés  productor de vinos, que partió a América del Sur en busca de sol para sus vinos italianos. 

 

Amigo de infancia de Miguel Enríquez, fundó junto a “otros soñadores de un mundo mejor” el MIR, el 14 de agosto de 1965. A diferencia de otros jóvenes que fuimos a parar a siniestros calabozos el 11 de septiembre de 1973, Marcello Ferrada ya había pasado por ello en oportunidades anteriores. Por ejemplo, en 1969, en Concepción, cuando el gobierno democratacristiano de Frei lo incluyó en la lista de trece dirigentes del MIR buscados por la justicia, acusando a la organización de actividades subversivas. Después del golpe estuvo preso en el Estadio de Concepción y en Quiriquina, hasta que fue expulsado del país.  En 1998, cuando Pinochet estaba en Londres, inició denuncias legales en su contra, desde Suecia y Noruega.

 

Ya a los 19 años publicaba su primer libro, le siguieron alrededor de una veintena y aún tiene otros por publicar. Se pueden descargar gratis, el dinero del Royalty no le interesa. Es experto en epidemiología y doctorado en psiquiatría en el Instituto Karolinska de Estocolmo, con un postdoctorado en la Harvard Medical School. En su tiempo libre pinta cuadros que engalanan su casa en Bérgamo, donde reside en la actualidad.

 

Pero independientemente de los títulos académicos y sus apellidos de alcurnia italiana, este polifacético profesor es poco convencional y le motivan dos cosas: la verdad y la justicia. Prueba de ello es que en esta entrevista con Magazín Latino "no deja títere con cabeza".

 

“Mi posición sobre el concepto de consecuencia es que está primariamente en el dominio de lo ético, antes de lo político. Significa que si uno ha abrazado con juramento de honor consigo mismo y en frente de sus pares – y como testigo teniendo la conciencia de tantos sacrificios, tanta sangre derramada por los que han llevado esa lucha por el mismo fin, uno debe rendir tributo a esa promesa en lo cotidiano, hasta la muerte”, escribe en uno de sus libros publicados en Libertarian Books Sweden. (Ojo: lo marcado en rojo es un enlace). 

 

Fiel a esta promesa, en repetidas ocasiones se ha enfrentado al establishment, sin importarle las consecuencias. En 2017 los medios suecos lo declararon persona non grata, por haber revelado el montaje de los Estados Unidos en el caso de los White Helmets, o “cascos blancos”. Más tarde se demostró que estaba en lo cierto, cuando declaraciones de los ministros de defensa estadounidense y francés admitieron, en febrero de 2018, no tener “evidencia absoluta” sobre los ataques de gas. Pero a la prensa escandinava eso ya no le interesaba.  

 

También ha sido un ferviente defensor de Julian Assange, a quien la prensa sueca primero elevó a los cielos y luego trató de “cobarde” y “violador”. Una investigación que duró años y que finalmente fue archivada por Suecia, sin dar más explicaciones.

 


Aquí, con Julian Assange y la abogada de DD.HH., Jennifer Robinson, en Londres. 

 

El profesor Ferrada ha seguido con sumo interés el desarrollo de la pandemia de covid-19 en Suecia. Ya el 6 de abril había referido como “peligrosa” a la estrategia sueca en una entrevista en la televisión rusa, y en mayo publicó en RT un texto donde denunció lo que estaba ocurriendo en el país, en las residencias de mayores. 

 

Aquí, sus respuestas a mis preguntas:

 

Marcello, para comenzar, no me queda claro lo de tu nacionalidad. ¿Eres italiano, chileno o sueco, y hablas estos tres idiomas? 

 

- Tengo un pasaporte sueco, lo que en Suecia no significa automáticamente ser considerado por todos como “tener nacionalidad sueca”, que sería lo legal. Lo uso poquísimo pues tengo el documento italiano de residente permanente que me sirve como pasaporte aquí en Europa. Nacionalidad chilena no la tengo desde que la perdí en 1974, durante la dictadura de Pinochet y fui expulsado al exilio, entonces obtuve el pasaporte de la Convención de Ginebra. Sobre esos idiomas, sí los hablo. Los aprendí con la familia, o en algún colegio. Algún otro más viviendo en el exilio o en el trabajo profesional en diferentes países. Pero no soy aficionado a los idiomas y siempre me cayó mal la gramática y esas pasiones de burócratas formalistas. Además, cuando no me acuerdo bien de palabras me encanta crear las mías propias, para no disminuir la velocidad del relato. Esas así han quedado en mis libros y no las pienso cambiar.

 

¿En qué países has vivido y dónde te sientes más a gusto?

 

- He vivido y trabajado profesionalmente en Chile, Estados Unidos, Inglaterra, Italia, México, Noruega y Suecia, pero por con motivo de la epidemiología me ha tocado también estar en otros lugares, como en Tailandia, para el Tsunami, o en Hong-Kong, para el SARS. Definitivamente prefiero Italia, a donde he venido desde que tenía doce años. Y no solamente por ser el país de mis antepasados, con cuyos descendientes he mantenido mayor contacto desde niño, es primariamente un pueblo, y una cultura, una civilidad, un arte, un corazón, una humanidad y un estilo de vida tan diferente a, por ejemplo, Suecia.

 

Tienes varios títulos académicos, ¿cuantos?, ¿y a qué disciplina te has dedicado más? Sinceramente, me cuesta encontrar la relación entre la Psiquiatría y la Epidemiología…

 

- La relación entre la Psiquiatría y la Epidemiología se amalgama por la Filosofía, que es mi disciplina original y preferida. Allí uno encuentra el porqué, el qué es lo prioritario a investigar en medicina social a partir de nuestras concepciones éticas e ideológicas.Lo importante para mí ha sido elegir únicamente temas de investigación que arrojen luces sobre la situación de la salud problemática de los pobres y oprimidos, como es el caso de vastos sectores de inmigrantes en Suecia y otros grupos desventajados. Y un área postergada en Suecia había sido la epidemiología siquiátrica en aquellos grupos.  He hecho una serie de investigaciones al respecto, pero también he publicado libros sobre Geopolítica y Derechos Humanos.

- Sobre los grados académicos en total tengo cinco: dos en Filosofía, uno en Letras, dos en Psiquiatría. Además del postdoctorado en medicina social, en Harvard, que hice en el tema de Epidemiología. En Suecia seguí tres programas de cursos de doctorado, de los cuales terminé dos, el de Psicología Aplicada en la Universidad de Lund, y el de Psiquiatría en el Instituto Karolinska. El de filosofía en la Universidad de Estocolmo fue el primero, pero lo dejé hasta la mitad, porque mi estadía allí me la hicieron insoportable.

 

 
Recorte del periódico Aftenposten, de cuando el profesor Ferrada presentó una acusación legal en contra de Pincohet.  

 

Cuando estalló la pandemia tú te encontrabas aquí, en Estocolmo, pero en junio partiste a Italia para aportar con tu conocimiento como profesor emérito de Epidemiología “donde las papas queman”, en una comuna de Bérgamo. Vale decir, en plena pandemia tienes que atravesar las fronteras de cuatro países europeos, ¿no era más fácil quedarse a trabajar en Suecia?

 

- En Suecia las opiniones críticas provenientes de la epidemiologia científica no tienen cabida en el experimento de la Agencia de Salud Pública que ampara el gobierno y la prensa dócil a éstos. Un ejemplo es que, a pesar de ser autor de los primeros análisis críticos publicados en medios internacionales, y que incluso aparecen en Google News, etc., el contenido de ellos ha sido totalmente silenciado en Suecia. En Expressen 15/4 2020 por ejemplo, el editor cultural vitupera la infundada acusación de que mis análisis críticos sirven a “la propaganda de Putin” en contra de Suecia, pero se cuida de no publicar el enlace al artículo tal, cuyo contenido factual obviamente desmiente la calumnia. Otro ejemplo, el editor político de Aftonbladet, Anders Lindberg, publica en Twitter que mis artículos críticos sobre la estrategia frente al corona en Suecia no deben ser leídos puesto que los escribo justamente yo, una persona que ha sido entrevistado en la TV de Rusia, según Lindberg, negando la existencia de ataques de gas en Siria. Lo que por una parte es una falsedad, como se lo rebatí en RT, y por otra no tiene nada que ver con el contenido de mi criticismo epidemiológico a la estrategia de la covid-19 de Anders Tegnell. En Suecia, profesores o académicos que tienen algún planteamiento crítico son acusados de saboteadores, como el caso en contra de la profesora Cecilia Naucler.

- Entonces acepté sin titubear una invitación para colaborar en la evaluación epidemiológica del proyecto de test serológico de la covid-19 en San Giovanni Bianco, en Bérgamo. Viajé en auto desde Suecia, y pude pasar las fronteras con ayuda de un salvoconducto que me enviaron desde Italia explicando mi misión. Por cierto, este trabajo de asesoría o consultación lo hago de forma totalmente voluntaria, sin honorarios, y hasta el viaje lo sufragué yo. Te lo digo únicamente para contrastar con “el modelo sueco” de expertos contratados por Tegnell en el FHM. Entre estos está su ex jefe Giesecke (el cual a su vez había contratado a Tegnell cuando había sido él director del FHM), quién ahora en su turno está bajo un contrato firmado por Tegnell, que le estaría otorgando un millón de coronas en un año para funciones, al parecer, de relaciones públicas. Te ruego que ratifiques eso en la prensa de allá. Yo personalmente lo considero un escándalo imperdonable, y al borde preciso de la corrupción. [Ratificado. Johan Giesecke se hacía pasar como un “asesor independiente”, en circunstancias de que fue contratado por Anders Tegnell, y facturaba por cada aparición en los medios].

  

Hace poco tiempo atrás el director general del FHM, Johan Carlson, dijo que “la gran propagación del corona en Suecia se debió a una "casualidad" y que, por lo tanto, no podemos compararnos con los países nórdicos”. ¿Qué opinas de estas declaraciones?

 

En todos los años en que he sido entrevistado pienso que nunca he respondido ad-hominem, y siempre me he mantenido en el tema factual. Esta vez haré la excepción que confirma la regla. Te contestaré lo de la “casualidad” ridícula aducida por Carlson más adelante. Pero déjame decirte en primer lugar, y te lo diré derechamente, que yo considero a la cúpula de la Agencia de Salud Pública sueca (FHM) como si fuese el paraíso para las investigaciones psicopatológicas de Sigmund Freud. Y tanto a su director general Johan Carlson como a su epidemiólogo estatal Anders Tegnell los considero un par de profesionales probadamente incapaces, juzgando por las abultadas fatalidades producto de su estrategia recalcitrantemente malograda. No los conozco personalmente, pero estudiando el comportamiento en sus entrevistas, y fundamentalmente por las respuestas que dan, y que son de una incoherencia supina, bueno, qué te puedo decir. Aparentemente, lo que muestran en sus respuestas y reacciones, o son serios problemas de los que a lo mejor ni se dan cuenta, o ellas corresponden a un cinismo premeditado para engañar a la opinión sueca y a sus políticos auto declarados “ingenuos” tanto de gobierno u oposición. “Vi har varit naiva” (hemos sido ingenuos), repiten estos políticos de cuando en vez.

- El comportamiento al que me refiero no tiene una derivación psicológica en primera instancia, sino una referencia ética e incluso legal. Esto desde perspectivas internacionales, tanto de Derecho penal como de Derechos Humanos.

 

Suecia ha sido el país nórdico más castigado por la pandemia de la covid-19. Las autoridades aquí decidieron seguir su propio camino, optando por la inmunidad de rebaño sin tener en cuenta las advertencias de la OMS de que esta es una estrategia cruel que se cobraría muchos muertos. A pesar de ello, un 60 % de la población sueca apoya la gestión frente a la pandemia, ¿por qué?

 

Esta es la realidad: La estrategia de “inmunidad de rebaño” de Tegnell & Co. ha causado cinco veces más muertos en Suecia que en todos los países vecinos contados en conjunto. A pesar de toda la propaganda de las anteriores conferencias de prensa de Tegnell, en las que el plato favorito en su menú era presentar la dramática situación pandémica en los EE. UU., hoy en día Suecia ha sobrepasado a los Estados Unidos en muertes per cápita ocasionadas por la covid-19. Y Suecia además ocupa el quinto lugar mundial en muertes per cápita, computados 210 países y territorios golpeados por la pandemia.

- El New York Times, refiriéndose a la prohibición de entrada a Noruega, Dinamarca y Finlandia impuesta en contra de los suecos lo dice todo en el titular de un reciente artículo: “El nuevo estatus de Suecia: el estado paria”. La principal característica es que esa estrategia fue diseñada como un instrumento para la defensa del potencial capitalista e industrial de Suecia, con la perspectiva de una futura mejor posición en el mercado competitivo internacional. La idea era que mientras el “lockdown” impuesto en otros países iba a repercutir drásticamente en esas economías, Suecia en cambio no iba detener su economía en lo sustancial. Y es precisamente por esta razón que los sectores más derechistas, más reaccionarios del mundo y especialmente en los EE. UU., veían como ponderable y preferente la alternativa sueca de “laisse fair” (dejar que pase) en materia de restricciones a la población laborante. Esta propaganda en la derecha medial apoyando el modelo sueco, en por ejemplo Fox News, fue desapareciendo en la misma medida en que los hechos demostraban que Suecia estaba sufriendo pérdidas económicas y financieras en la misma magnitud que países vecinos aplicando el lockdown, como en Finlandia y Dinamarca.

- La segunda característica nace de la dialéctica en la conducción del fin económico anterior: Para mantener la producción competitiva, los capitalistas suecos necesitan de un flujo ininterrumpido de la fuerza laboral. Para decirlo con las palabras del propio Tegnell en una entrevista con BBC publicada en YouTube el 1 de Abril de 2020: “Si cerramos las escuelas en Suecia perdemos el 20-25 porciento de la fuerza de trabajo”. Y esa es la razón del porqué no aplicaron las medidas de salud púbica como lo recomendaba la OMS y como se adoptaba en otros países.

 

O sea que, dicho de otro modo, ¿Suecia apostó a salvar la economía, pero no las vidas? ¿Y es esto propio de un gobierno de izquierdas, como se supone que es el gobierno de la Socialdemocracia?

 

- Lo anterior no hace el modelo sueco un “modelo de izquierda”, absolutamente no, sino precisamente lo contrario: el modelo sueco es híper neoliberal.

Y esto es lo surrealista: Para los ingenuos víctimas de una alienación de la que ni siquiera son cabalmente conscientes, y que por esto o por otras necesidades psicológicas siguen creyendo en Tegnell, e incluso “adorándolo” iconográficamente, la estrategia sueca habría que defenderla porque “es la estrategia de un gobierno de izquierda”. Pero no lo es.

- Salvador Allende, por ejemplo, él sí era de izquierda. Cuando en agosto de 1939 es nombrado Ministro de Salud en el Gobierno de Aguirre Cerda, ordena realizar el primer Catastro de la Salud Pública Chilena. En términos latos, se podría afirmar que la salud pública en Chile, pionera en Latinoamérica, la inicia la izquierda con Salvador Allende. O sea, la prioridad era la salud de la gente, del pueblo, no la salud del bolsillo de usureros ni de las arcas de capitalistas y del clero. Por supuesto, era el tiempo del gobierno izquierdista del Frente Popular. La prioridad de la salud pública en un gobierno izquierdista, o simplemente ético, o sea humano, es el salvar vidas, el prevenir enfermedades, el combatir epidemias y pandemias.

- En vez de la prioridad de salvar la acumulación del capital e intencionar un incremento de la posición económica competitiva, la línea de izquierda en salud pública prioriza la salud de sus ciudadanos.

Y protege a los ancianos. No los mata. Eso lo hacen los fascistas, los sirvientes del capital financiero y de las corporaciones multinacionales tipo la industria de armamento de Suecia y sus derivados. Ellos no trepidan en eutanasiar con el fin de lucrarse con la venta de armamentos que bombardean y asesinan a las poblaciones miserables de Yemen. Suecia ayuda al país más rico del Oriente Medio a decimar a la población paupérrima del país más pobre de la región. Con pandemia o sin pandemia, la venta de armamento amparada por el gobierno “izquierdista” de Suecia a los países de la coalición dirigida por Arabia Saudita, para usarse en la masacre del pueblo yemenita, no ha cesado un ápice. Por lo demás, la política económica del gobierno de Suecia es el resultado de un acuerdo con esos fines impuesto por los partidos “Centro” y “Liberal”, diáfanamente de derechas.

 

Este tema, el de los ancianos que han muerto en residencias, es algo que ha choqueado a muchos, pero no a todos. La idea de que “ellos ya vivieron, ahora les toca morir”. ¿No es este un tema ético terrible que Suecia debería afrontar alguna vez y por qué a la mayoría pareciera no importarle?  ¿Por qué esta obediencia, este silencio y esta aceptación sin chistar a lo que venga?

 

En mis observaciones de los comentarios internacionales y de la prensa y TV sueca, y también en redes sociales, refriéndose a la “estrategia sueca” respecto a la pandemia, y que, por supuesto tienen eco en Aftonbladet y en los programas suecos de noticias en la tv, se destacan principalmente estos cinco factores:

- a) Hay artículos de prensa que consideran la estrategia como una “alternativa”, un producto de la “creatividad sueca”, de su línea independiente y “no comprometida” (la posición sueca de “non alignment”), una cosa original y que las autoridades del FHM y del gobierno conducen con valentía y sin doblegarse por la crítica exterior.

- Pero a nadie se le ocurre la explicación - o no lo dicen – de que aquella conducta no corresponde a una perseverancia saludable, sino una porfía patológica. Y que analizando solo un poquitín más a fondo la historia geopolítica de Suecia, ese país no es ni ha sido nunca tan “neutral” ni practicante del non alignment.

b) Los propios medios oficiales suecos insisten en la imagen de una estrategia funcionante “justamente en Suecia”, por ser este país tan desarrollado cívicamente, que, a diferencia con países cívicamente “más atrasados” en el mundo (o sea todos los demás según el chauvinismo sueco) no cuentan con un púbico que “confía” en sus autoridades políticas y que por tanto siguen fielmente, voluntariamente, las decisiones de esas autoridades.

- Sin embargo, nadie piensa que la verdadera razón de aquella “obediencia” yace en un proceso de alienación política, que termina siendo social y además existencial. Y lo anterior explica lo patológico, en términos de psiquiatría social, de los comentarios chauvinistas del “rebaño”, de los tatuajes automarcados por las ovejas en su piel desnuda. De la idolatría a la sinrazón que es venerada por ingenuos. La inmunidad de rebaño solamente se alcanza en la quimera de los dóciles, y gracias a que los gobiernos han primero obtenido entre sus ciudadanos la inmunidad a la razón.

- Que una conducta cívica sana implica no obediencia ciega, sino una apreciación crítica; que involucra una comprensión de los fines mediatos e inmediatos de las medidas propuestas por las autoridades. La obediencia no es una virtud sino una enfermedad. En mis libros sostengo que la obediencia es antónimo de libertad, y que la ausencia de libertad es la negación de civilidad. El espíritu crítico debería ser prevalente en todo el ámbito de la sociedad. Con esto no estoy abogando por la desobediencia per se, sino por el acuerdo del individuo, y las decisiones que tomen en cuenta el destino de todo nuestro colectivo. De la ontogénesis a la filogénesis.

c) Las presentaciones estadísticas sobre Suecia, aquellas que sin repeticiones del FHM y sobre todo las de las últimas semanas, siempre realzan una disminución de cifras en lo que se refiere a muertes por covid-19 o nuevos casos etc.

- Pero, esta disminución también se observa en todos los países, y la diferencia cuantitativa de la disminución comparando Suecia con otros países no aparece en los reportes oficiales de allá [de Suecia].

- Luego está el asunto de lo que los medios suecos “informan” sobre la posición de Suecia en el trágico ranking mundial sobre fatalidades de la pandemia. Aquí hay mucha estafa, mucha propaganda, mucha manipulación. Por ejemplo, las cifras que ubican según ellos a Suecia sólo en el “noveno” lugar mundial de muertes por 100.000 habitantes corona. Pero para eso incluyen por ejemplo Andorra, San Marino, que estarían en la lista antes de Suecia. Lo que es una barbaridad estadística, puesto que la población total de esos “países” no alcanzan ni por cerca los 100.000 habitantes. Imagínate que San Marino en total tiene apenas 30.000 personas. DN dice que esos países tienen una población equivalente a ciudades suecas de medio tamaño, lo que no es cierto. “Medelstora städer” (ciudades medianas) en Suecia tienen un promedio de más de cien mil habitantes, inferido de un análisis de la Universidad de Umeå.

- Otra aberración, aún mayor, es lo que para fines estadísticos “oficiales”, o sea comparaciones internacionales, etc., FHM identifica y categoriza como “muertes por Covid-19”. Para el FHM sólo cuentan los casos “verificados” por ellos mismos, o sea los que ellos habían ya registrado como positivos en el test de infección activa, por ejemplo, en los hospitales. La realidad es que así dejan afuera a todas las fatalidades por el Covid-19 que morían en las casas de ancianos o en sus casas, incluidas aquellas en que médicos suecos han escrito en el certificado de defunción que se trataba de covid-19 como causal. Esta anomalía sube la cantidad de muertos por lo menos en un diez por ciento, como lo expliqué en un artículo publicado en EEUU.

d) Tegnell siempre presenta primero el panorama internacional en términos desgarradores y catastrofales, y entregando cifras absolutas, no porcentuales. Solo a continuación se presentan las cifras de Suecia, también en términos absolutos y, por supuesto, que la diferencia es impresionante y favorece a Suecia, y presenta a la estrategia de Tegnell como triunfadora. Pero lo único absoluto es la falsedad de la presentación. Las cifras pueden ser auténticas para muchos (cuestión que, y personalmente dudo, y con base), pero si ellas fuesen calculadas en función del número de habitantes, o de ciertas categorías (de edad, por ejemplo), o la densidad demográfica, etc., la comparación resulta muy distinta. Por lo demás Tegnell y Co. eligen arbitrariamente los países con los que comparan a Suecia, o incluso ha llegado a comparar el entero país de Suecia con ciudades de otros países y que él mismo elige a su arbitrio.

- Nadie reclama o hace preguntas entre los periodistas. Se lo tragan todo, ya sea por orden de sus jefaturas, o por “patriotismo”, o por ignorancia, o por falta de espíritu profesional.

e) Otra cuestión “estadística” de escándalo mayor es el insistir en presentar las cifras de camas desocupadas en las unidades de tratamiento intensivo de los hospitales suecos, para dar la impresión de que los casos graves en Suecia no eran ni son tantos en comparación con otros países. Lo que es una ignominia. Para aclarar lo que quiero decir con ignominia, diré que en mi español es un sinónimo de sinvergüenzura.

- Lo que no reconocen ni el gobierno ni los personeros del FHM ni la prensa sueca o TV, es que, si hay o había camas desocupadas en las unidades de tratamiento intensivo de los hospitales suecos, es porque esas autoridades habían impuesto una política mortífera, una instrucción lapidaria sobre no admitir en tratamiento intensivo a personas de edad mayor. Y no sólo referente a ancianos, sino que la selección comienza de los 70 para arriba, o de acuerdo con lo que ellos llaman “edad biológica”. O sea, presentaban “camas desocupadas” como prueba de eficiencia, o de baja incidencia de infecciones graves, gracias a que al mismo tiempo estaban conscientemente negando atención médica a los ancianos, entonces, dejándolos morir en hospicios o en sus casas. Del punto de vista médico aquello era y es una aberración ética. Del punto de vista penal yo lo considero un crimen, y por ende considero que aquellas autoridades deberán responder ante la justicia internacional.

 

Y la pregunta sobre la afirmación de Johan Carlson de que la gran propagación del corona en Suecia se debió a una "casualidad”, y que por ello “no debemos compararnos con los países nórdicos”?

 

¿“Casualidad” u “opción”? El griego Esopo escribió hace más de dos mil quinientos años una inspirante historia, cuyo contenido reconstituiré aquí corregida y aumentada como la “Fábula del epidemiólogo y la Fortuna”: Un epidemiólogo estaba sentado a la orilla de un pozo, y como era un poquito flojo se quedó dormido mientras las pandemias pasaban de derecha a izquierda por el pueblo. Como su engreimiento era tan crecido y pesado en su cabeza, en medio del sueño y al inclinársele la testa, por fuerza de gravedad se cae adentro del pozo arrastrando su cuerpo entero. Tiempo después los periodistas acuden a salvarlo y lo sacan del pozo, y le preguntan cómo, por qué, le había sucedido aquello. A lo que él responde, “ah, fue por casualidad, un revés de la fortuna”. En 1781, Félix María de Samaniego resumía: “Reveses de fortuna llamáis a la miseria: ¿Por qué, si son reveses de la conducta necia?". 

Casualidad se refiere a una mezcla de circunstancias las cuales, en conjunto, o por separado, no es posible anticipar. Corolariamente, casualidad resulta sinónimo de inevitable. Pero “circunstancias” viene del latín circumstantiae, o sea, los factores alrededor de algo o de un episodio. Aquí lo obvio es que alrededor de Suecia tenemos a sus países vecinos, Noruega, Dinamarca y Finlandia.

- Sólo examinando a los países circundantes, Suecia podría haber evitado la desgracia. Y se trata de una matanza muy livianamente atribuida solamente a la letalidad del coronavirus. De hecho, sus proporciones son el resultado de una opción hecha por aquellas autoridades y sus asesores incompetentes. El desastre de la estrategia sueca definitivamente no es el resultado ni de una casualidad ni de mala suerte.

- Como digo, Suecia podría perfectamente haber evitado su catástrofe si hubiese observado el curso de acontecimientos en los países de su propia vecindad. Estos países, al contrario de lo que afirma Carlson, son comparables con Suecia tanto culturalmente como en sistemas de salud pública. Esta identidad cultural entre países nórdicos ha sido, por el contrario, un tema constante en la propaganda sueca nacida de su tiempo imperial. Tanto Finlandia como Noruega han formado parte del diseño imperial sueco, y la historia de Dinamarca está unida con la de Suecia. Una diferencia ha estado en la utilización de esos recursos, y en el contexto de la estrategia adoptada. Pero la gran diferencia es la opción que implementó por una parte Suecia, y por la otra las autoridades equivalentes en esos otros países limítrofes y homogéneos en cultura, etc.

- Por último, no es cierto, es un embuste de Tegnell, que las fases de la pandemia en los países vecinos fueron diferentes a la de Suecia. Esto fue desmentido por las propias autoridades de Salud Pública de, por ejemplo, Finlandia y Noruega.

 

En conclusión:

- La principal característica de la “estrategia sueca” de Tegnell y Carlson, y de su nepótico personaje Giesecke, y de su corte de acólitos que desfilan por la pantalla sin ser cuestionados por los periodistas, es que ha dejado morir sin razón ni compasión a miles de suecos. Miles de ancianos han muerto innecesariamente.

- Estos personajes, en mi opinión, cualesquiera las causas atenuantes de salud que sus abogados podrán ofrecer en su favor tendrán que responder ante la justicia. Y ante la historia, porque han liquidado el otrora prestigio internacional de la Suecia de Olof Palme.

 


Marcello Ferrada de Noli es profesor emérito en epidemiología en Suecia y doctorado en psiquiatría del Instituto Karolinska.


El professor Ferrada de Noli, frente al Instituto Karolinska, en Solna. 

 

About Author

Related items

  • Suecia navega por aguas peligrosas

    “No es demasiado tarde para que Suecia vuelva a su tradicional postura geopolítica de los tiempos del honorable Olof Palme. La mejor garantía para la seguridad nacional de Suecia es echar anclas en su propio puerto neutral, en lugar de emprender una incierta navegación en las peligrosas aguas de la confrontación”, escribe el fundador de Doctores Suecos por los Derechos Humanos (SWEDHR), profesor Marcello Ferrada de Noli.

    Este domingo, la PM Magdalena Andersson comunicó que Suecia, siguiendo los pasos de Finlandia, solicitará su ingreso a la OTAN.

     

     Por: Marcello Ferrada de Noli

     

    No son únicamente los políticos en el Riksdag quienes deben decidir qué riesgos implica la membresía de la OTAN, plantea el Profesor Marcello Ferrada de Noli.

    Existe una paradoja fundamental dentro de la OTAN entre los derechos y las responsabilidades, lo que a menudo se ha malinterpretado. Desde la perspectiva de la OTAN, la prioridad en la adhesión de un país a la alianza no es el derecho de ese país a contar con la protección de la alianza, sino todo lo contrario: lo fundamental (e imperativo) es la responsabilidad que asumen cada uno de los países de la OTAN de ir a la guerra cuando uno de sus los estados miembros es atacado. Eso y nada más es lo que se especifica en el corazón del Artículo 5.

     

    En otras palabras, no son los miembros del parlamento sueco, que ahora quieren votar por el ingreso en la OTAN, quienes decidirán en última instancia cuándo Suecia irá a la guerra y contra quién. Será la OTAN. Si otro estado miembro de la OTAN que no sea Suecia es atacado, se garantizaría que Suecia iría a la guerra.

     

    Pero ¿qué sucede cuando un ataque a ese miembro de la OTAN es en realidad una respuesta a una agresión unilateral de aquel país?

     

    En el contexto de varias guerras en las que los miembros de la OTAN se han visto envueltos en las últimas décadas, también hay excepciones al principio de solidaridad y asistencia mutua. Sucedió, por ejemplo, cuando un avión de combate ruso fue derribado por Turquía, país de la OTAN, en noviembre de 2016.

     

    Según el diario sueco Svd, habría sido un incidente del tipo casus-belli, porque, según Turquía, el episodio ocurrió sobre territorio turco –mientras Rusia afirmó que el avión estaba en el espacio aéreo sirio. Se publicó en esa oportunidad que Ankara había pedido a sus aliados de la OTAN “que invocaran el Artículo 5 para ayudar a asegurar la frontera de Turquía con las amenazas de Siria”. Aún así, la decisión final fue: “La OTAN apoya a Turquía pero no invoca el Artículo 5”.

     

    En base a lo expuesto, mi pregunta es ¿Qué garantía herméticamente confiable habría por parte de la OTAN si ocurriera un incidente similar ocasionado por Suecia en contra de Rusia –aunque fuese por accidente o sin la intención de provocar una guerra? ¿Que ocurriría si Rusia lo percibiese como una provocación o, peor aún, como un casus belli?  ¿Sería en este caso la respuesta de la OTAN similar a la que le dio a Turquía en el ejemplo anterior?

     

    Los riesgos de una respuesta militar de Rusia

     

    No se sabe a ciencia cierta cómo, específicamente desde el punto “militar-técnico”, Rusia reaccionaría en el caso de Suecia entrando a la OTAN. Debe sí recordarse que Suecia se encuentra a solo 240 km de Kaliningrado. Esto es, con o sin pertenencia de Suecia a la OTAN, Suecia se encuentra a “una cercanía de tiro” de los misiles tipo “Calibre” que Rusia desplegó recientemente en Kaliningrado. Esos misiles tienen un alcance de más de seis veces esa distancia, y su efecto preciso de destrucción se ha ya comprobado en las recientes operaciones militares de Rusia en Ucrania.

     

    Se podría argumentar que la nueva capacidad antimisiles de Suecia (los sistemas “Patriot” adquiridos por Suecia en los EE. UU.) podría anular esos potenciales ataques de misiles “calibre” desde Kaliningrado. Pero, luego que Suecia ingresase a la OTAN, las cosas adquirirían otra dinámica por parte de los rusos:

     

    En primer lugar, anticipando la alternativa de un despliegue o estacionamiento en Suecia de tropas de los EE. UU. equipadas con armas nucleares, Rusia ya ha dicho que en caso de un ingreso de Suecia a la OTAN ellos moverán misiles con ojivas nucleares lo más cerca de Suecia que les sea posible. O sea, los viejos acuerdos de “zona libre” de armas nucleares en la franja del Báltico quedarían automáticamente caducos si Suecia y Finlandia entran en la OTAN. Y aquí recuerdo la corta distancia que existe desde las rampas de Kaliningrado.

     

    En segundo lugar, Rusia posee el arsenal de ojivas nucleares más grande del mundo, junto con las más destructivas. Y olvidémonos de los misiles “Calibre”: los modernos misiles hipersónicos de Moscú, según el presidente Joe Biden, son “casi imposible de detener”. A mayor abundamiento, el nuevo RS-28 "Sarmat" de Rusia, con una velocidad de veinte veces la del sonido,  es un misil equipado con 10 a 15 MIRV (cabezas nucleares) y que puede llegar a Berlín en unos 106 segundos, a Londres en 202 segundos y a Estocolmo en solo 87 segundos!

     

    Un riesgo múltiple de guerras

     

    El punto de partida general en los medios suecos es que el único enemigo es Rusia y el único riesgo es la guerra con Rusia. Pero, por una parte, Albin Aronsson, analista de políticas de seguridad de la Agencia Sueca de Investigación de Defensa (Totalförsvarets forskningsinstitut), expresa en el periódico sueco Dagens Nyheter que "el riesgo de una amenaza militar real (rusa) es bajo”. Y por la otra, para Estados Unidos, que es el verdadero motor de la OTAN, Rusia no es de ninguna manera la única nación potencialmente beligerante.

     

    Por el contrario, para Washington, no es únicamente Rusia sino el conjunto de otros países –como China o India y otros de Asia, África y América Latina que actualmente apoyan a Rusia o se niegan a participar en las sanciones contra Moscú— lo que constituye una alianza económica y militar mayor que la OTAN. Qué pasaría si Estados Unidos entrara en enfrentamientos militares con alguno o un grupo de esos países, ¿tendría Suecia, como miembro de la OTAN, alguna oportunidad de evitar participar o ser el objetivo de esas armas hiperdestructivas que desafortunadamente la guerra moderna está empleando, u otras aún más temibles por emplear?

     

    Por supuesto, Suecia debe salvaguardar su integridad nacional, territorial, política y cultural. Pero Suecia no es la suma parcial de políticos, más un puñado de magnates dueños de la industria armamentista, más los periodistas de los medios tradicionales de comunicación. Suecia se compone de familias, y de ellas forman parte cada ciudadano sueco, entre más de 10 millones. El destino de Suecia, sí o no a OTAN, es el destino de todos.

     

    Ergo, no son sólo los políticos del Riksdag los que deben decidir qué riesgos hay en la pertenencia a la OTAN. Especialmente cuando algunos de estos políticos fueron elegidos gracias a la plataforma opuesta sobre la membresía en la OTAN.

     

    Un país verdaderamente neutral

     

    Lo que beneficiaría al mundo, y no solo a Suecia, es que Suecia: primero:  vuelva a posiciones geopolíticas originales, Segundo: que una vez más renueve su declaración de estado neutral. Como lo escribimos en DN, hace siete años:

     

    “Una cooperación sueca más estrecha con EE. UU. / OTAN no conduce a una mayor seguridad, pero corre el riesgo de convertir a Suecia en un objetivo principal en caso de conflicto militar. ¿Por qué no invertir en una Suecia neutral que contribuiría a una mayor seguridad no solo para el país sino también en la región y, por lo tanto, reduciría el riesgo de guerra? “

     

    Históricamente, la cultura política sueca en la época del primer ministro Olof Palme permitió negociaciones serias para la paz; ayudó a la resolución de conflictos geopolíticos; fue la sede para celebración de acuerdos y eventos internacionales en la lucha mundial por la salud humana y el medio ambiente. Considerando la reciente recreación de la guerra fría entre Occidente y Oriente, agravado por nuevos arsenales sofisticados y destructivos, la humanidad necesita ese foro más que nunca.

     

    Por las razones anteriores, debe realizarse en Suecia un referéndum sobre el tema de la OTAN. Al igual como lo hicimos en el caso del ingreso de Suecia a la UE.

     

    Al mismo tiempo, las autoridades deben permitir y alentar un debate sobre estos asuntos dentro de las instituciones suecas, en los lugares de trabajo, entre estudiantes, inmigrantes, académicos y en todas las esferas de la sociedad.

     

    El más importante entre los derechos humanos es el derecho a la vida. La más terrible de las acciones políticas es buscar el camino de la confrontación letal. Lo más sublime es buscar la paz. Y lo más inteligente.

     

    Aguas peligrosas

     

    Hace algunos años, antes de que Suecia se convirtiera en “partner” de la OTAN, Dagens Nyheter publicó un artículo positivo (la excepción que confirma la regla) sobre mi persona. DN lo tituló:  “El profesor ha navegado en aguas peligrosas”. Se refería a mi resistencia contra la dictadura fascista de Augusto Pinochet, que sobreviví a la captura y encarcelamiento de los fascistas, que al final pude regresar al nido familiar aquí en Europa, y entre la fraternidad de las organizaciones antiimperialistas europeas que existían en ese momento. Los fascistas chilenos finalmente fueron expulsados ​​del poder. Estando en Suecia, fui invitado en una ocasión a Rusia, para el desfile militar en la Plaza Roja, en noviembre de 1981.

     

    Estaba yo entonces en Moscú en el momento en que un submarino de la flota soviética, por un problema técnico, desembarcó sin quererlo en la costa sueca. Aunque en plena Guerra Fría, los dos gobiernos pudieron resolver el incidente de forma rápida y no dramática. ¿Habría ocurrido el mismo resultado si Suecia fuera miembro de la OTAN?

     

    No es demasiado tarde para que Suecia vuelva a su tradicional postura geopolítica de los tiempos del honorable Olof Palme. La mejor garantía para la seguridad nacional de Suecia es echar anclas en su propio puerto neutral, en lugar de emprender una incierta navegación en las peligrosas aguas de la confrontación.

     


    Durante el encuentro que tuvo lugar en Estocolmo el 6 de abril 2022, el canciller finlandés Pekka Haavisto; el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y la canciller sueca Ann Linde. 

      

    --

    El profesor Marcello Ferrada de Noli es fundador de Doctores Suecos por los Derechos Humanos (SWEDHR) y editor en jefe de la revista geopolítica The Indicter.

     

    Una versión en inglés de este artículo (“NATO: Sweden Navigates Dangerous Waters“) se publicó por primera vez en Consortium News. Una versión abreviada (“Därför behöver Sverige folkomröstning om NATO frågan”) se ha publicado en Globalpolitics.se/

     

  • Doctores Suecos por los Derechos Humanos (SWEDHR) analizan la situación en Ucrania, sus causas y posible solución

    "Dado que el derecho humano supremo es el derecho a la vida, Swedhr, por definición, siempre se ha opuesto a la guerra como medio para resolver conflictos geopolíticos. Basados ​​en los mismos principios, esta vez condenamos las operaciones militares de Rusia en Ucrania. Además, continuaremos denunciando las actividades intervencionistas realizadas por la OTAN y sus socios en Ucrania desde el golpe de Estado de 2014", escriben, en este análisis, la directiva de SWEDHR (Doctores suecos por los Derechos Humanos).

     

     Por: Prof., Med.Dr. Marcello Ferrada de Noli (presidente), Prof., Med.Dr. Anders Romelsjö (vicepresidente), y Dr. Ove Johansson, Médico Jefe (en representación del   Consejo de Directores de Swedhr)

     

    El Consejo de Directories de SWEDHR ha deliberado (7-9 de Marzo 2022) sobre la situación en Ucrania. Dado que el derecho humano supremo es el derecho a la vida, Swedhr, por definición, siempre se ha opuesto a la guerra como medio para resolver conflictos geopolíticos. Basados ​​en los mismos principios, esta vez condenamos las operaciones militares de Rusia en Ucrania. Además, continuaremos denunciando las actividades intervencionistas realizadas por la OTAN y sus socios en Ucrania desde el golpe de Estado de 2014. Consideramos que la mejor contribución a la paz es una solución diplomática negociada dirigida al estado de neutralidad y no alineación de Ucrania. Lo mismo con respecto a Suecia. En nuestro análisis, la guerra en Ucrania podría haberse evitado, principalmente si la OTAN –durante las conversaciones de diciembre de 2021 a febrero de 2022– hubieran cumplido las garantías documentadas dadas previamente a Rusia de no expandirse hacia el este. La mitad de la junta directiva de SWEDHR opinó que una contribución principal a la paz en las regiones sería el reconocimiento por parte de la ONU de las repúblicas democráticas de Donetsk y Lugansk como independientes, y de Crimea como part de Rusia.

    I

    Dado que el derecho humano supremo es el derecho a la vida, Médicos Suecos por los Derechos Humanos, por definición, se opone a la guerra.

    Además, nuestro manifiesto fundacional llama explícitamente a respetar la carta de las Naciones Unidas. Este principal acuerdo internacional se ha roto sistemáticamente a lo largo de las últimas décadas, por ejemplo en las guerras de los Balcanes, la invasión de Irak, etc. Se han llevado a cabo numerosos golpes de Estado con intervención extranjera en directa contravención de los principios de la ONU e infrinjiendo del derecho internacional. Los derechos humanos, tal como los define la ONU, han sido constantemente desatendidos –tanto en lo que se refiere a las naciones como a los individuos– por muchas de las potencias occidentales, incluidas las de los miembros de la OTAN y la UE.

    Sobre la base de los mismos principios, ahora condenamos la invasión militar de Rusia en Ucrania.

    Sin embargo, junto con nuestra posición de principios de denunciar las actuales operaciones militares de Rusia en Ucrania, también nos hemos opuesto, y seguiremos haciéndolo, a las actividades militares y político-intervencionistas realizadas por la OTAN y sus socios en Ucrania desde el golpe de Estado de 2014. También nos oponemos a los comportamientos actuales que, utilizando a Ucrania, se han embarcado en una serie de provocaciones, que en última instancia no solo desestabilizarán aún más la seguridad, sino que, lo más concebible, en última instancia pueden conducir a una guerra prolongada, y posiblemente nuclear.

    En cambio, consideramos la diplomacia y las negociaciones como únicos instrumentos para resolver conflictos internacionales.

    Los desarrollos más recientes en el frente de las “sanciones económicas” muestran cada vez más que, en última instancia, benefician a las empresas occidentales, como por ejemplo, la apertura de nuevos mercados para la industria del gas y el petróleo. Al mismo tiempo, esas sanciones fustigan aún más al consumidor promedio común en nuestros países. A medida que crece la inflación y los precios del petróleo se disparan, las potencias occidentales culpan de esto a Rusia. Sin embargo, estos aumentos se registraron, por ejemplo, en EE. UU., antes de la invasión de Rusia en Ucrania.

     

    II

    El respeto de los derechos humanos en una sociedad, versus su transgresión,  es siempre función dependiente de las determinaciones políticas de sus gobernantes. Por tanto, cualesquier análisis serio sore el conflicto en Ucrania, debe necesariamente considerar asímismo los siguientes temas. Se trata de hechos que muy raramente se mencionan en los medios de comunicación occidentales. Y en lo que se refiere a Suecia, están prácticamente ocultos:

    1. El resultado político del golpe de Ucrania de 2014 fue diseñado por los EE. UU. (Ver la transcripción de una conversación telefónica – filtrada grabación que  luego publicó la BBC, sobre el intercambio entre la Subsecretaria de Estado Victoria Nuland y el Embajador de los EE. UU. en Ucrania, Geoffrey Pyatt), [1] con la colaboración de representantes de los gobiernos de la UE, en particular el ministro sueco de Asuntos Exteriores, Carl Bildt. [2]

      Por cierto, esos eran los tiempos –ya en 2014– en que Carl Bildt anticipaba que nunca se produciría nada positivo de conversaciones con Rusia sobre el tema de Ucrania. [3] Como quedó demostrado entre diciembre 2021 y febrero 2022, un  diálogo constructivo con Rusia por parte de Occidente no estaba en la agenda. Pero el provocar a Rusia a responder con una operación militar de proporciones, aparentemente ya estaba dibujándose en el plan de 2014. La guerra fue provocada.
    1. La limpieza étnica contra la población de etnia rusa de Donbass, que fue llamada “infrahumana”(“subhumans“) por el entonces primer ministro de Ucrania, Yatsenyuk, [4] comenzó a sólo unas semanas después del golpe de Febrero 2014. Mientras tanto, Carl Bildt mantuvo conversaciones oficiales con el gobierno ucraniano nacido del golpe, y en las que participó el líder de Svoboda. Este es un partido político de extrema derecha, con ideología y parafrenalia simbólica inspirada en el nacionalsocialismo de Hitler. Fue fundado en 1991 como el Partido Social-Nacional de Ucrania , [5] y cuyo emblema es compartido por el regimiento militar neonazi “Azov”, un regimiento que forma parte de la Guardia Nacional de Ucrania. [6] Los EE. UU., así como el ejército sueco y de otros países de la OTAN, han participado todo el tiempo a partir del golpe de 2014, incluido hasta (oficialmente) febrero de 2022, en el armamento y entrenamiento de la Guardia Nacional. [7] Las formaciones neonazis mencionadas anteriormente no son las únicas que operan en Ucrania. Por ejemplo, otro gran grupo es la extrema derecha pronazi llamada “Right Sector”. [8]



      Otro ejemplo de la ideología neofascista proactiva de las élites políticas de Ucrania se encuentra descrito en un informe de Reuters (17 de marzo de 2015), cita: “El parlamento de Ucrania, la Rada Suprema, aprobó el mes pasado un proyecto de ley que rinde homenaje a las organizaciones involucradas en actos de limpieza étnica masiva durante la Segunda Guerra Mundial”. [9]
    1. La ONU había estimado  [10] que se produjeron unas 14.000 muertes (incluyendo más de 3.000 civiles) durante la llamada “ATO”, la operación “antiterrorista” emprendida por el régimen de Poroshenko contra las poblaciones de Donbass. Esa, y no otra, era la cifra real de muertos en Ucrania en el momento en que Rusia decidió iniciar las operaciones militares en el país, con el objetivo –según se declaró– de desnazificar a las fuerzas ucranianas a las que Rusia ha responsabilizado por la matanza de poblaciones de etnia rusa en Donbass. En cambio, el Occidente y sus medios de comunicación hacen el recuento de fatalidades en la “guerra de Ucrania” como si esa lista solamente hubiese comienzado ahora el 24 de febrero de 2022.

    2. La trascendencia del golpe de estado de Maidan en febrero de 2014 en Ucrania –particularmente en lo que se refiere a las transgresiones contra los derechos humanos– ha significado la implementaci¡on de operaciones de limpieza étnica, con  crímenes documentados contra las poblaciones del Donbass. Por ejemplo, las “Tres masacres en un mes”, [11] se refirieren a los sangrientos eventos de Mariupol [12] [13] y Odessa [14] en mayo de 2014, y el bombardeo aéreo sobre los civiles de Lugansk en junio de 2014. [15] En En julio de 2014, el Departamento de Estado de EE. UU. llegó a respaldar públicamente “todo el derecho de Ucrania” a bombardear desde el aire a la población de etnia rusa en Donbass. [16]

    Soldados ucranianos disparando a la multitud en Mariupol (2014). 

    III

    Desde conocidas las secuelas inmediatas del golpe de febrero de 2014, SWEDHR comenzó a registrar cómo la OTAN y sus socios han librado una guerra por la expansión de sus poderes en Ucrania, sacrificando vidas de ucranianos en nombre de su expansionismo geopolítico e intereses económicos globales. En la denuncia de estos crímenes relacionados con la limpieza étnica y los atropellos a los derechos humanos en Ucrania, para nosotros fue también un imperativo, el llenar el vacío que tanto Amnistía Internacional como HRW habían dejado deliberadamente sobre lo que ocurría en Ucrania –según una conocida rutina de proteger con sus silencio los intereses de la OTAN.

    La dirección de SWEDHR ha estado de acuerdo, desde temprano, con la independencia de las repúblicas de Donbass, según lo resuelto por sus principales poblaciones étnicas. Fueron precisamente las violaciones generalizadas documentadas de los derechos humanos contra la población de Donbass por parte de Ucrania y las fuerzas nazis [ver arriba], lo que llevó a nuestra postura.

     

    Información, guerra y derechos humanos


    Nosotros en SWEDHR defendemos la transparencia en la información. En el contexto de la propaganda occidental, las noticias falsas [17] y la información seleccionada arbitrariamente sobre Ucrania, también denunciamos la censura y la represión de la libertad de expresión por parte de las redes sociales corporativas como Facebook y Twitter.  La acción censurante de EE. UU. y la UE, la vemos claramente en contra del artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU. Aquellas autoridades han adoptado una especie de censura extraordinaria, como si sus países, sus tropas, estuvieran participando directamente en la guerra. Como si ellos fuesen países beligerantes declarados. Lo cual, paradójicamente, es algo que ellos niegan con vehemencia.

    Sin duda, estas prohibiciones, acompañadas de la persecución de las voces independientes, que se enmarcan en naciones autoproclamadas democráticas no beligerantes, retratan al sistema de “democracia” de la UE como conduciendo regresivamente por caminos peligrosos, donde un único destino es volver a entrar en el tiempos oscuros de, por ejemplo, las “democracias occidentales” de Italia y Alemania a mediados de la década de 1930.

    Rusia también ha limitado la libertad de información, y aún más drásticamente con respecto a su público nacional. Todas las limitaciones de la difusión/publicación gratuitas son condenables, en cualquier lugar. Sin embargo, una diferencia de Russia con las limitaciones actuales de la libertad de expresión en Occidente es que, por ejemplo, en los países de la UE, las opiniones diferentes no son actualmente una amenaza para la seguridad nacional de estos países. Las opiniones divergentes, como la nuestra de SWEDHR, solo denuncian la inconsistencia de las acciones de quienes están en el poder. Pero no son una amenaza para la seguridad nacional de Suecia.

    Cuando hoy las potencias occidentales –considerando que “no estén en guerra”– cierran las transmisiones o anulan el acceso en línea a sitios de noticias rusos o chinos, lo hacen violando los derechos de sus ciudadanos a seleccionar y recibir información de los canales que tienen derecho a elegir –según a la carta de derechos humanos de la ONU  (Ver mención al artículo 19, más arriba). Evidentemente, esta violación flagrante de los derechos humanos básicos de nuestros ciudadanos no es problematizada en por los medios de comunicación de este país – que por lo demás se ha autoproclamado como “defensore” de los principios democráticos y del “Estado de derecho”.

    En cambio, Rusia está abiertamente en guerra. Si alguno de los países de la OTAN, y sus “socios” como Suecia, decide entrar en la guerra de Ucrania por medio de casus bellis representado por ostensibles provocaciones (ver “armas defensivas” a Ucrania, más abajo), inexorablemente también aquellos países dictarán estados de emergencia que comprendan medidas tan drásticas como en hoy Rusia, o tal vez incluso más. Durante la Segunda Guerra Mundial, Suecia, a pesar de considerarse así mismo un país “neutral”, no beligerante, detuvo sin juicio a voces opositoras de izquierda como “comunistas”, “anarquistas” y las confinó en campos de concentración llamados ” campos de internamiento “. [18]

    Fake news es también la omisión de información importante. Por ejemplo, y desde la perspectiva de la equidad y la objetividad en la información, es inaceptable que los medios corporativos occidentales oculten o encubran [19] deliberadamente la existencia de las formaciones militares pro-azi que hemos mencionado aquí.

     

    ¿Armas defensivas para Ucrania? No es en absoluto el caso


    Nosotros en Europa estamos siendo testigos de una verdadera carrera entre los países de la UE de la OTAN para proporcionar a Ucrania armamento “defensivo”. En la competencia vemos que las élites medias y militares de Suecia y Finlandia –no alineadas y “neutrales”– defienden y proporcionan armas a Ucrania.

    Primero, afirmaron que se trataba de armas defensivas. Para nada. Desde Finlandia, las armas enviadas y las respectivas municiones se denominan precisamente “armas de asalto”. Los lanzadores antitanques proporcionados por Suecia son, por definición, armas de ataque. No es, como se le hace pensar a la gente común, un armamento diseñado para defenderse si un tanque decide atacar. Eso simplemente sucede en combate. Por la sencilla razón de que todo soldado sabe que si el tanque dispara, el soldado y la “pieza antitanque que lleva” son instantáneamente demolidos. En términos reales, esas armas deben usarse tan pronto como un tanque enemigo esté a la vista en la distancia. Son verdaderas armas de ataque destinadas a destruir tanques y vehículos blindados y matar a sus tripulaciones. Se utiliza incluso para destruir vehículos de transporte de tropas con soldados amontonados en su interior.

    Sin embargo, el principal argumento de nuestra crítica a las élites pro-OTAN en el poder no se basa en estas cuestiones técnico-militares. En cambio, es el hecho político, exactamente relacionado con el tema, o mantra, de la “seguridad nacional” que se repite perennemente en la narrativa de las personalidades militares y políticas belicistas suecas.

    Rusia dijo que si la OTAN y la UE no considerarían sus demandas sobre garantías de que la OTAN no se expandiría más con la inclusión de la frontera con Ucrania, responderían militar y técnicamente. Lo hicieron.

    Rusia también ha dicho recientemente que si los países de, por ejemplo, la UE interfieren con sus “operaciones militares” en Ucrania, específicamente enviando armas y similares, Rusia considerará a esos países en estado beligerante contra sus fuerzas armadas. Lo hicieron.

    Rusia ha anunciado que, en vista de la situación actual (no en Ucrania, sino en la posición de la OTAN y de los “socios”), pondría su poderío nuclear en estado de alerta. Lo hicieron.

    Al mismo tiempo, de manera incongruente, los políticos de la UE y sus medios acusan al presidente de Rusia de “barbarie”. Y además de eso, los diagnósticos pseudopsiquiátricos del tipo “loco”, “totalmente loco”, “desequilibrado” también están muy extendidos en los medios de estos países, especialmente en Suecia, que está a solo un par de cientos de kilómetros de Rusia. Misiles Iskander en Kaliningrado.

    Entonces, nuestra pregunta es, ¿por qué Suecia y algunos otros países de Europa intentan tan desesperadamente provocar una respuesta militar de Rusia? ¿En particular si tal decisión la tomaría un hombre “fuera de sí”?

    ¿Quién, realmente, está loco aquí?

     

    IV

    En resumen, el mundo es testigo de cómo el Occidente corporativo y sus títeres políticos en el liderazgo de la UE han creado esta confrontación con Rusia:

    a) con el fin de aumentar sus presupuestos militares (por ejemplo, Alemania, Suecia, etc.), lo que significa un aumento drástico de sus beneficios de la industria armamentística.

    b) reemplazar el petróleo ruso canalizado a Europa con empresas estadounidenses productoras de petróleo, [20] así como otros ‘actores internacionales’ también en asociación financiera con las corporaciones occidentales.

    En nuestro análisis, que estamos dispuestos a debatir con cualquier otra ONG, la guerra actual en Ucrania se habría evitado perfectamente si la OTAN y sus ‘socios’ hubieran demostrado una apertura mínima requerida a las preocupaciones de seguridad de Rusia. Es un hecho histórico, demostrado en 30 documentos diferentes desde 1990 en adelante, [21] los líderes gubernamentales de la OTAN, incluidos los presidentes de los EE. UU., el secretario de estado de los EE. dada garantía tras garantía de que la OTAN no se expandiría hacia el este. En ese sentido, consideramos bastante legítima la preocupación de Rusia por la actual expansión de la OTAN –ahora con las admisiones de “OTAN-opción” de Suecia y Finlandia y la inminente incorporación de Ucrania.

    La OTAN le prometió a Rusia no expandirse hacia el Este - video 

     

    Hoy en día, después de que Rusia iniciara operaciones militares en Ucrania más allá de Donbass, EE. UU. (no la UE) está indicando que la incorporación de Ucrania a la OTAN podría esperar al menos 5 o 6 años. Pero eso no se concedió en la mesa de negociaciones. Todo el tiempo fue un rotundo no a la propuesta de Rusia. La OTAN y la UE se negaron a dar garantía alguna. Las potencias occidentales sabían que su obstinada negativa les costaría la guerra en Ucrania –lo anunciaron todo el tiempo durante las negociaciones. Querían la guerra y la guerra la consiguieron, pensando que una Rusia agotada de la posguerra está exactamente en el diseño geopolítico occidental, es decir, aumentando el dominio del mercado global.

    Lo que las élites rusasófobas europeas sin educación, negadores de la historia o simplemente ignorantes en el poder han olvidado irresponsablemente, es que Rusia posee la capacidad nuclear absolutamente más efectiva del mundo. No solo en número de ojivas nucleares, sino también en cuanto a armas de liberación. Un ejemplo son los imparables misiles de generación hipersónica.

    SWEDHR se fundó en 2014, precisamente en el contexto de los acontecimientos mencionados anteriormente en esta declaración. Precisamente, fueron los horrendos, y literalmente, los sangrientos ataques contra los derechos humanos y las vidas humanas de las personas en Donbass una poderosa razón que motivó el inicio de la empresa de denuncia de SWEDHR, dirigida a la mejora de la dignidad humana. [22] [23]

    Las provocaciones de Occidente han puesto a la humanidad al borde de la destrucción total. SWEDHR llama a resistir al ejército de creadores de noticias falsas de los medios corporativos occidentales, que hoy en día instigan una profundización en el conflicto de Ucrania. En cambio, aumentemos los llamados a la paz.

    En ese sentido, consideramos que la mejor contribución a la paz es una solución diplomática negociada dirigida al estatus de neutralidad y no alineamiento de Ucrania. Lo mismo con respecto a Suecia.

     

     

    Referencias

    [1] BBC, “Crisis de Ucrania: Transcripción de la llamada Nuland-Pyatt filtrada”, 7 de febrero de 2014 https://www.bbc.com/news/world-europe-26079957

    [2] M Ferrada de Noli, “¿Una “diplomacia” sueca de extrema derecha? ¿O el apoyo en solitario de Bildt a los nacionalistas de Ucrania?“, 6 de marzo de 2014 https://professorsblogg.com/2014/03/06/bildtsukraineextrem/

    [3] M Ferrada de Noli, “Carl Bildt en la televisión sueca: “Adelante, no sabemos si hay posibilidades de una solución política con Rusia”, 8 de diciembre de 2014 https://professorsblogg.com/2014/12/ 08/carl-bildt-existen-posibilidades-para-una-solucion-politica-en-rusia/

    [4] CNN, 15 de junio de 2014, “Primer Ministro asombra que Ucrania eliminará a los asesinos”

    [5] Artículo de Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/Social-National_Party_of_Ukraine

    [6] Artículo de Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/Azov_Battalion

    [7] M Ferrada de Noli, 20 de febrero de 2022 https://twitter.com/ProfessorsBlogg/status/1495404412805779463

    [8] Artículo de Wikipedia https://en.wikipedia.org/wiki/Right_Sector

    [9] Reuters, “Vladimir Putin llama a Ucrania fascista y la nueva ley del país ayuda a defender su caso” https://www.reuters.com/article/idUS208024656920150514

    [10] Naciones Unidas. Derechos humanos. Víctimas civiles relacionadas con el conflicto en Ucrania, 8 de octubre de 2021

    https://ukraine.un.org/sites/default/files/2021-10/Conflict-related%20civilian%20casualties%20as%20of%2030%20September%202021%20%28rev%208%20Oct%202021%29% 20ES.pdf

    [11] M Ferrada de Noli, “Fascistas de Ucrania: Tres masacres en solo un mes”. 3 de junio de 2014 https://professorsblogg.com/2014/06/03/ukraine-fascists-3-genocides-per-month/

    [12] M Ferrada de Noli, “La matanza de civiles de Mariupol por parte del ejército de Ucrania el 9 de mayo de 2014: dispararon y mataron a civiles desarmados a quemarropa”, 9 de mayo de 2014 https://professorsblogg.com/2014/05/10/ukraine -ejército-masacre-de-civiles-de-mariupol-9-mayo-2014/

    [13] M Ferrada de Noli, “Soldados ucranianos disparando a la multitud en Mariupol 2014. ¿Causa contribuyente a la independencia de Donbass?”, 2 de marzo de 2022 https://www.youtube.com/watch?v=_iIEJGsg-hc

    [14] M Ferrada de Noli, “La masacre de Odessa del 2 de mayo de 2014. Evidencia actualizada”, 15 de mayo de 2014 https://professorsblogg.com/2014/05/15/odessa-massacre-firebombs-thrown-by-pro- junta-activistas-quemar-vivo-43/

    [15] M Ferrada de Noli, “La masacre de civiles desarmados de la Fuerza Aérea de la Junta de Ucrania en Lugansk, 2 de junio de 2014“, 3 de junio de 2014 https://professorsblogg.com/2014/06/03/what-responsibility-does-sweden -tener-en-las-masacres-de-civiles-perpetradas-por-ucrania-junta/

    [16] M Ferrada de Noli, “Departamento de Estado de EE. UU. respalda públicamente todos los derechos de Ucrania para bombardear a la población étnica rusa en Donbass”, 8 de julio de 2014  https://professorsblogg.com/2014/07/08/the-us- el-departamento-de-estado-respalda-públicamente-a-ucrania-todo-el-derecho-a-bombardear-aéreo-la-población-étnica-rusa-en-donbass/

    [17] Las noticias falsas han abundado en la narrativa de los medios occidentales. Un ejemplo es el informe en los medios suecos de que Turquía había detenido los barcos de la armada rusa en el Mar Negro. https://twitter.com/ProfessorsBlogg/status/149765314638252032

    [18] “Campos de internamiento en Suecia durante la Segunda Guerra Mundial” https://military-history.fandom.com/wiki/Internment_camps_in_Sweden_durante_World_War_II  

    [19] El Atlantic Council llega incluso a defender al Batallón Azov de las acusaciones de terrorismo formuladas incluso por personalidades políticas de los EE.UU. “Por qué Azov no debería ser designado organización terrorista extranjera”, 24 de febrero de 2020. https://www.atlanticcouncil.org/blogs/ukrainealert/why-azov-should-not-be-designated-a-foreign-terrorist-organization /

    [20] M. Ferrada de Noli, “De qué se trata la crisis de Ucrania”. Blog de los profesores 11 de junio de 2014 https://professorsblogg.com/2014/06/11/what-the-ukraine-crisis-is-all-about-usb-2-stealth-strategic-bombers-now-landing-in -Europa/

    [21] Archivo de seguridad nacional, “Expansión de la OTAN: lo que Gorbachev escuchó”, 12 de diciembre de 2017 https://nsarchive.gwu.edu/briefing-book/russia-programs/2017-12-12/nato-expansion-what-gorbachev -oído-occidental-líderes-temprano

    [22] Escribimos en nuestro manifiesto fundacional: “Comenzaremos con un compromiso sobre los efectos de los crímenes de guerra en la población civil de Gaza y el este de Ucrania”. https://swedhr.org/swedish-professors-doctors-for-human-rights/swedhr-manifest/

    [23] M Ferrada de Noli, “Crímenes de guerra en Ucrania”, 25 de enero de 2015 https://professorsblogg.com/2015/01/25/war-crimes-in-ukraine/

     

  • Magdalena Andersson: Ucrania cuenta con nuestra solidaridad

    A las ocho de la tarde del martes, la premier sueca, Magdalena Andersson se dirigió a la nación. “Tenemos una nueva tarea ante nosotros: solidarizar con el pueblo de Ucrania, por la defensa de la democracia y la libertad”, dijo.

    Se trata de: sanciones a Rusia, apoyo a Ucrania y fortalecimiento de la Defensa sueca.  El apoyo a Ucrania consiste tanto en ayuda humanitaria como envío de armamento de defensa. Con esto, Suecia abandona su principio de neutralidad, que regía desde 1939.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    Anterior al discurso de Andersson, el comandante en jefe de las fuerzas armadas, Micael Bidén, había explicado, en entrevista con la agencia noticiosa TT, que el mundo había cambiado en una semana y los suecos deberían prepararse para enfrentar una nueva situación. “Suena duro y crudo, pero es donde estamos ahora”, dijo.

    - Es necesario estar atentos.

    Comparó la situación actual con la de la guerra fría, cuando los ciudadanos debían saber dónde estaban los refugios, qué significaban las distintas señales de alarma y qué debía tener siempre en casa.

    - Estamos nuevamente en una situación así. Es un hecho. Lo confirmo, entiendo la preocupación que esto puede causar, pero no hay razones para maquillar la realidad, dijo Bidén.

     Más tarde, la premier Andersson se dirigió al país en cadena nacional.

     

    Extractos de su discurso (traducción: Magazín Latino)

     

    En Europa se está llevando a cabo una guerra.

    En estos momentos las ciudades de Kyv, Charkiv y Mariupol están siendo atacadas por contingente ruso.

    Con indignación, somos testigos de, ataque al puebli de Ucrania.

    Al mismo tiempo nos llena de admiración todos los ucranianos que se unen para luchar en una defensa indignada de su democracia y su libertad.

    La agresión armada a Ucrania no obedece a una provocación, el ilegal y es indefendible.

     

    Si Rusia logra someter a Ucrania a su soberanía, se abren exigencias similares en otros países.

    La agresión armada de Rusia es más que un ataque contra Ucrania, es un ataque al derecho de todos los países a decidir por sí mismos su futuro.

    Representa una amenaza para la paz y la seguridad internacionales.  

     

    El lunes, el Riksdag de Suecia decidió, en un amplio consenso, enviar apoyo a las fuerzas armadas de Ucrania, incluidas las armas defensivas.

    Suecia no ha hecho nada parecido desde que la Unión Soviética atacó a Finlandia en 1939.

    Muchos suecos consideran algo evidente el darle una mano a quien está bajo ataque. Pero sé que también hay quienes se preguntan qué consecuencias podría traer esto para Suecia. ¿Nos convertimos entonces en un objetivo de las represalias rusas?

    He estudiado detenidamente ambas perspectivas. Como primera ministra, mi primera y última pregunta es para cada decisión: ¿qué es lo mejor para la seguridad de Suecia?

    Mi conclusión es que lo mejor para la seguridad sueca es ayudar a Ucrania a defenderse.

     

    Lo principal: manténgase informado. Busque información de fuentes fidedignas. Utilice su sentido común.

    Cualquier persona que difunde desinformación corre el riesgo de socavar nuestra seguridad común.

    Tampoco difunda información sobre la Defensa de Suecia. Cada registro individual de ejercicios y movimientos son piezas de un puzzle para los operadores extranjeros.

    Y, sobre todo:  apoyarnos los unos a los otros.

     

     Magdalena Andersson instó a la población a estar preparada para las posibles repercusiones que la “guerra de Rusia” va a tener en el diario vivir. Alertó de que la bencina ya había subido de precio y que los alimentos probablemente también sufrirían un alza. 

     

    Mas información:

     

    Suecia envía armas y equipos a Ucrania

    Suecia enviará 5.000 proyectiles antitanques, 5.000 chalecos de seguridad, 5.000 cascos y 135.000 raciones de campaña a Ucrania. Fue decidido por un Riksdag casi unánime hoy, varios informes de los medios.

    - Las Fuerzas Armadas están preparadas y pueden, tan pronto como se tome la decisión, comenzar la entrega, dijo el ministro de Defensa, Peter Hultqvist (S) en el debate en el Riksdag antes de la decisión.

    El único partido que no estuvo detrás de la propuesta fue el Partido de Izquierda, que no desea enviar proyectiles antitanques suecos a Ucrania basándose en el precedente de no enviar armas a zonas de guerra activa.
    (Fuente: Omni).

    Al día siguiente de votar en el parlamento, el partido de Izquierda cambió de parecer. Y se une con esto a la decisión del resto de los partidos parlamentarios.

     


    La primera ministra de Suecia. Magdalena Andersson, en su discurso del 1 de marzo. Foto: Captura de pantalla, Regeringen.se.

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español