Miércoles, 29 Junio 2022 | Login

La empresa de telecomunicaciones Ericsson ha sido denunciada por complicidad en crímenes de lesa humanidad en Irak. La denuncia trata de que la empresa indirectamente haya podido beneficiar a la organización terrorista Estado Islámico. La fiscal de crímenes de guerra, Reena Devgun, está ahora a cargo del caso, que se está siendo investigado en la Unidad Nacional contra el Crimen Internacional y Organizado.

 

 Fuente: Dagens Nyheter. 21-03-2022

 

En una revisión interna, en 2019, Ericsson encontró un catálogo de irregularidades con respecto a las gestiones de la compañía en Irak entre 2011 y 2019. Se trataba de sobornos, dobles lealtades, intermediarios, pagos a destinatarios opacos y posiblemente pagos a la secta terrorista Estado Islámico, en el marco de la expansión de la red telefónica móvil, en Irak.

Sin embargo, el informe no se hizo público hasta febrero de este año, y solo después de que el programa de la televisión estatal sueca, SVT, Uppdrag Granskning (“Misión investigar”), recibiera la investigación secreta a través de una filtración, hiciera más y más preguntas.

El caso ha cobrado una dimensión extra en el sentido de que el Departamento de Justicia de EE. UU. (DOJ) considera que la falta de información constituye un incumplimiento del acuerdo alcanzado con la empresa en diciembre de 2019. Esto significó una multa de 10.000 millones de coronas suecas y tres años de investigación del trabajo ético de la empresa debido a sobornos en, entre otros, Yibuti. 

Uppdrag Granskning  se asesoró con dos abogados suecos de derecho internacional, a quienes instó a examinar el informe. Ambos consideran que Ericsson puede ser culpable de complicidad en crímenes de lesa humanidad. Se trata de que la empresa ha sido "indiferente" a brindar apoyo financiero al Estado Islámico, lo que fortaleció a la organización.

Ahora hay una denuncia ante la policía por la gestión de Ericsson en Irak. Así lo confirma la fiscal Reena Devgun, de la Unidad Nacional contra el Crimen Internacional y Organizado, quien lleva el caso.

- No puedo decir mucho más que recibí un informe policial y que vamos a tomar el caso.

 

¿Qué significa eso?

- Esto significa que lo hemos recibido y que nos encargaremos del caso. Todavía no he tomado una decisión sobre si iniciar o no una investigación judicial.

Reena Devgun fue una de las fiscales en el caso de la mujer de 49 años del oeste de Suecia que fue condenada a seis años de prisión por un grave crimen de guerra por no impedir que su hijo se convirtiera en niño soldado del Estado Islámico. Devgun enfatiza que este tipo de investigación es complicada.

- Tenemos un requisito de urgencia sobre nosotros, pero nuestros casos son más complejos que un caso normal, por lo que no sé en este momento cuándo podemos tomar una decisión.

 

¿Qué pasa con la denuncia?

- No lo quiero comentar.

 

¿Se trata de violaciones del derecho internacional, complicidad en crímenes de lesa humanidad?

- Se siente como si tú mismo tuvieras la respuesta.

 

Ericsson ha estado muy inestable este último tiempo: el valor de las acciones se ha desplomado, la Bolsa de Valores de Estocolmo está examinando si la empresa ha incumplido con su deber de proporcionar información y ahora hay exigencias de que se niegue la aprobación de la gestión a partes de la junta directiva.

Sin embargo, antes de la asamblea general de accionistas del próximo martes [29 de marzo] , el directorio de Ericsson respalda a su director ejecutivo.

"El director del consorcio, Börje Ekholm, tiene la plena confianza de la directiva, no solo para llevar a cabo con éxito las operaciones de la empresa, sino también para liderar el trabajo de cambio de la organización en materia de ética y verificación del cumplimiento de las reglas", escribe el presidente Ronnie Leten en un comunicado de prensa el lunes.


El 27 de febrero, la televisión estatal sueca transmitió el programa Uppdrag Granskning - Ericsson y el Estado Islámico. Foto: Pantallazo Svt.se. 

   

Published in Actualidad

15 de abril de 2016 | MUNDO |

 

Los "Panama Papers" han dejado al descubierto la codicia de ricos y poderosos del mundo entero, quienes en lugar de cumplir con su obligación ciudadana de pagar impuestos, esconden sus riquezas en paraísos fiscales.

El equipo sueco que colaboró con ICIJ, se enfocó en el banco Nordea, que asesora a sus clientes más adinerados a evadir impuestos mediante empresas offshore. También puso el punto de mira en el amiguismo de altos jefes de la Oficina de Impuestos Internos; y además puso en aprietos al Primer Ministro islandés, quien se levantó de una entrevista televisada, que rápidamente se hizo viral.

Después de unos días de tira y afloja, Gunnlaugsson dimitió, mientras que en Suecia, Nordea aún no comenta el tema y la actuación de los jefes de Impuestos Internos no ha suscitado polémica alguna.

 

Por: Marisol Aliaga

 

La noticia dominó los titulares de la prensa mundial durante toda la semana pasada. Y demostró, con contundencia, la fuerza del periodismo investigativo.

El impacto mediático fue enorme, cuando el domingo 3 de abril, el diario alemán Süddeutsche Zeitung, en colaboración con ICIJ (International Consortium of Investigative Journalists) arrancó con la publicación de los llamados "Panama Papers". Al mismo tiempo, redacciones del mundo entero publicaban los resultados de una investigación en la que habían trabajado más de un año.

El comienzo de la historia es bien conocida: una fuente anónima hizo llegar a la redacción de Süddeutsche Zeitung  documentos filtrados del bufete de abogados Mossack  y Fonseca, exigiendo como condición  única anonimidad total. Rápidamente el medio alemán corroboró la autenticidad de los documentos, y se dio cuenta de que había un problema: el tamaño de la información: 11,5 millones de documentos. Entonces, contactó al Consorcio Internacional  de Periodistas Investigativos, quienes a su vez se pusieron en contacto con sus miembros alrededor del mundo.

En Suecia, el equipo que trabajó en el caso fue la denominada "trojka", formada por los connotados periodistas Sven Bergman, Joachim Dyfvermark y Fredrik Laurin, de la redacción del programa  Uppdrag Granskning (Misión Investigar), del  canal estatal SVT.

El primer golpe informativo fue el domingo 3 de abril, en el noticiario Aktuellt y en Agenda. Pero este fue solamente un avance del programa transmitido tres días después, resultado de intensas y meticulosas investigaciones.  

"Panama Papers" no sólo corresponde a la filtración más grande de la historia, sino también al  mayor trabajo periodístico en conjunto, en el cual han participado 376 periodistas de 109 redacciones de 76 países. Desde el verano del 2015, los reporteros han venido trabajando con el material, coordinados por ICIJ pero al mismo tiempo teniendo la libertad de abordar el caso en forma independiente, de acuerdo a las inquietudes de cada redacción. A su disposición han tenido acceso a 11,5 millones de documentos en una base de datos encriptados.

 

 

"Sólo la punta del iceberg"


- Estamos humildemente orgullosos de formar parte de este enorme trabajo en conjunto, con colegas del mundo entero, afirma Sven Bergman, en el sitio web de SVT.  Y agrega: También debemos destacar una cosa - esta es una posibilidad única que hemos tenido, de adentrarnos en el esquivo mundo de los paraísos fiscales. Pero se trata de documentos de UN bufete de abogados. Es cierto que Mossack - Fonseca, en Panamá es uno de los actores principales en la prestación de este tipo de acuerdos con empresas offshore, pero existen muchos más. Por lo tanto, esto es sólo la punta del iceberg.

Al mismo tiempo, el equipo sueco se enfrentó a un problema: ¿cómo presentar los fríos datos en una forma atractiva?

La solución fue usar una dramaturgia narrativa donde el documental presenta algunos personajes claves, un par de confrontaciones - una de ellas hecha por el avezado periodista investigativo de SVT, Janne Josefsson - y numerosos datos que ayudan al espectador a entender esta maraña económica. Datos que demuestran el porqué la evasión de impuestos de los adinerados y poderosos es algo que nos concierne a todos. Y es cosa de vida o muerte, literalmente hablando.

Contrariando la frase que acuñara la ex líder de la Socialdemocracia, Mona Sahlin: "Es genial pagar impuestos", algunos multimillonarios suecos, asesorados por el banco Nordea - el principal banco sueco salpicado -  depositan sus ganancias en empresas buzones (offshore, que por lo demás significa "fuera de la costa") para fines fraudulentos.

Uppdrag Granskning, muestra como comenzó el trabajo investigativo, cuando el Consorcio de Periodistas Investigativos se reunió con los periodistas que estarían a cargo de llevar a cabo las investigaciones en los distintos países, en septiembre del año pasado.

En el documenta, dos periodistas del Süddeutsche Zeitung, dan su opinión al respecto. Bastian Obermayer afirma: "Durante los últimos años ha surgido una especie de mundo paralelo, en el cual los ricos y los poderosos esconden dinero de la sociedad", mientras que su colega, Frederik Obermaier, apunta: "Lo esencial es que esta es una forma de desvalijar la sociedad, de robar dinero que no va a servir para sustentar la sociedad. Por lo tanto es un problema, y nos afecta a todos". 

Según Uppdrag Granskning, se calcula que más de 10 % de los bienes de privados europeos están localizados en los paraísos fiscales. Esto significa que - cada año - los habitantes de Europa pierden 650.000.000.000 coronas suecas en bienes no declarados.

650 mil millones de coronas corresponde a una cantidad siete veces mayor a los costes de la Unión Europea por la crisis de los refugiados. La misma cantidad de dinero  financiaría los gastos de los países bálticos durante cuatro años, según apunta el programa. 

También se calcula que suecos adinerados esconden alrededor de 500 mil millones de coronas en paraísos fiscales, lo cual significan 7 mil millones de coronas en evasión de impuestos, al año. Si se le agrega el dinero de las empresas suecas que no imponen, resulta una suma de 46 mil millones de coronas anuales de dinero que no se ha declarado.

O, en otras palabras, que Ud., yo, y todos los demás, hemos perdido, en atención médica, en el cuidado a los ancianos y los niños, en las escuelas y en los gastos comunales. Para dar algunos ejemplos.

46 mil millones de coronas corresponde al costo de 344.000 plazas anuales en el preescolar, incluyendo gastos de personal, locales y comida. Esto significan dos de tres niños que van al preescolar en Suecia. 46 mil millones de coronas servirían para poder contratar a 120.000 ayudantes de enfermería, para trabajar en la atención de los ancianos, apunta UG.

El documental muestra, en historias paralelas, cómo en Islandia, en tanto, el periodista investigativo Johannes Kr. Kristjansson ha examinado los papeles correspondientes a los ricos y poderosos en el pequeño pero peculiar país.

- Yo ando siempre con cuidado, Islandia es un país chico. Nosotros abrimos la puerta a un mundo en el cual claramente se puede ver lo que la codicia hace con las personas. La gente en Islandia se pondrá furiosa, y choqueada. Los islandeses no aceptarán que sus políticos más altos tengan negocios en empresas offshore, dice Kr. Kristjansson.

Y cuenta los días y minutos que faltan para que se "destape la olla" y sus compatriotas puedan ver a su primer ministro quedar en vergüenza ante la nación entera.

- El 3 de abril a las 19.00 horas, lo sabrán, por las noticias de la tarde, dice. Y agrega: me odiará durante el resto de su vida.

 

 

Gunnlaugsson: "Empresa offshore?… quién, yo?"


En efecto, el reportero islandés, junto al equipo sueco, le tendió una emboscada al primer ministro de Islandia. La redacción de Uppdrag Granskning solicitó una entrevista con Sigmundur David Gunnlaugsson, para "tratar el tema de cómo Islandia se había recuperado de la crisis banquera", a la cual el premier aceptó halagado, sin sospechar lo que se le venía encima.

En el 2008, Gunnlaugsson había enarbolado la bandera de la transparencia y la honestidad, cuando el escándalo de los bancos hacía estragos en Islandia, con lo que ganó las elecciones. Sin embargo, según los Papeles de Panamá, apenas llegar al gobierno, tiró la bandera de la transparencia por la borda, manteniendo su puesto.

La entrevista con UG comienza con un relajado y sonriente Gunnlaugsson quien, al ser preguntado si era partidario de las empresas opacas contestó "por supuesto que no" y que "el gobierno islandés hacía todo lo posible por garantizar que todos los habitantes cumplieran con sus obligaciones tributarias". Pero ante la pregunta de si conocía la empresa Wintris, comenzó a balbucear y a sudar.

El reportero sueco, Sven Bergman, se había puesto de acuerdo con su colega islandés, Johannes Kr. Kristjansson, para que, a una señal precisa, éste se hiciera cargo de hacer las preguntas, en islandés. El premier, al verse acorralado ante la evidencia de que, apenas llegar al Parlamento, había vendido su parte en Wintris a su mujer por un dólar, se arranca el micrófono y abandona el lugar. Por supuesto que la escena se hizo raídamente viral, y ha recorrido los medios del mundo entero.

Bergman reconoce, en el chat que siguió al programa, que esta es una forma algo controversial de hacer periodismo, pero que dadas las circunstancias - Gunnlaugsson difícilmente iba a reconocer la verdad - habían tomado la decisión de tenderle la emboscada.

Ahora bien, los islandeses (que no son muchos, poco más de 350.000 habitantes), son de armas tomar. Al día siguiente de la entrevista y de la producción de Kr. Kristjansson, miles de personas se congregaron frente al Parlamento para exigir la renuncia de del primer ministro. A punta de huevos y yogurt, que lanzaban a las ventanas del edificio.

Luego de unos días de tira y afloja, en el que muchos medios publicaron la dimisión del premier islandés, para desmentirlo al otro día, Sigmundur David Gunnlaugsson tiró la toalla y presentó su dimisión. Otros salpicados con los documentos de Panamá fueron su ministra del Interior y su ministro de Finanzas.

 

 

El amiguismo de los directores de Impuestos Internos


En Suecia, en tanto, el programa dejó al descubierto la vicedirectora de la Oficina de Impuestos Internos, Helena Dyrssen, llamó por teléfono a su ex colega y amigo personal Frank Belfrage, con el fin de advertirle que los reporteros de SVT habían comenzado una indagación respecto a las declaraciones de impuestos de personas que ocupan altos cargos en la entidad.

El Director General de Impuestos Internos, Ingemar Hansson estaba completamente al tanto del intento de su subordinada, Helena Dyrssen, de advertir a Belfrage, quien había ocupado el alto cargo de secretario de gabinete durante los ocho años del gobierno anterior, de la Alianza. Tanto Hansson, como Belfrage, y Dyrssen, habían trabajado juntos, y seguían manteniendo la amistad, por lo que no es raro que su ex colega, la vicedirectora Helena Dyrssen, quisiera advertir a Belfrage de que sus declaraciones - y otras cosas más - serían examinados por uno de los equipos de periodistas investigativos más serios del país, la redacción de SVT.

No obstante, ese tipo de preocuparse por su amigos, ese amiguismo, según la ley es delito de corrupción. Y tanto el director general, como la vicedirectora están muy conscientes de no es legal y de que, ante la ley y la obligación de imponer, de pagar impuestos, todos los ciudadanos en Suecia deben ser tratados de la misma forma.

Sin embargo, y como Suecia no es Islandia, fuera de uno que otro columnista en los diarios locales, no se ha originado ningún debate, ningún político ha exigido la dimisión de los dos jefes más altos de la entidad que se supone debe ser la más transparente de todas: la Dirección Nacional de Impuestos Internos.

Aunque ellos mismos han reconocido su error, y pedido disculpas por ello.

El banco Nordea, en tanto, sigue manteniendo silencio respecto a su trato especial para con sus clientes más adinerados.

Y defienden su comportamiento argumentando que este "asesoramiento tributario", de esconder dinero en paraísos fiscales - en lugar de imponerlos en el país - no va en contra de la ley.

En cierto sentido tienen razón. Es legal, pero al mismo tiempo completamente inmoral.

Y la pregunta que resta hacerse es de por qué los gobiernos de cada uno de los países afectados no dictan leyes para que esto no sólo sea algo inmoral, sino también ilegal.

 

 

Published in Mundo

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español