Martes, 16 Agosto 2022 | Login
Boris Johnson, ¿se acabó la fiesta?

Boris Johnson, ¿se acabó la fiesta?

El exprimer ministro británico laborista Harold Wilson acuñó la frase “una semana es mucho tiempo en política”, algo que sin duda han confirmado los últimos acontecimientos. Hasta hace muy poco, no parecía que Boris Johnson fuera a ser desalojado del número 10 de Downing Street, pero el problema de liderazgo en el Partido Conservador se ha transformado en algo mucho más serio. Se ha convertido en una crisis constitucional, además de una crisis política para el primer ministro.

 

 Fuente: Rebelión.org.  17/01/2022 

 

Johnson se vio obligado a disculparse ante el Parlamento el 12 de enero, cuando ya no pudo negar la clara evidencia de que su personal se había reunido en un grupo numeroso en el jardín del 10 de Downing Street mientras los ciudadanos del Reino Unido se sometían a un estricto confinamiento.

La crisis constitucional tiene dos aspectos. El primero es el asunto de las mentiras en el Parlamento. El primer ministro alega que la reunión de mayo fue un “acto de trabajo” y que, por lo tanto, podría decirse que “técnicamente entra dentro de las directrices” del momento.

Muchos habrán acogido esta afirmación con gran escepticismo, sobre todo los que se enfrentaron a cargos penales por reunirse con otras personas en el exterior durante el periodo en cuestión. En aquella época solo se permitía reunirse con una persona ajena al propio hogar cuando se encontraran en el exterior. Las reuniones de trabajo en persona solo se permitían cuando eran “absolutamente necesarias”.

Si Johnson ha estado mintiendo al Parlamento al afirmar que se siguieron las normas cuando no fue así, es una infracción del Código Ministerial. En el pasado, esta infracción no solo ha dado lugar a la destitución de ministros de la primera fila, sino incluso a la expulsión de diputados del Parlamento.

El caso Profumo de 1963 es un claro ejemplo de ello. Cuando John Profumo, secretario de Estado para la Guerra, mintió al Parlamento sobre su relación extramatrimonial con Christine Keeler, acabó teniendo que abandonar el Parlamento. El escándalo acabó derribando al Gobierno.

 

Posible delito

La segunda cuestión constitucional está relacionada con la investigación policial de la fiesta en Downing Street durante el confinamiento de mayo de 2020. Durante el turno de preguntas al Primer Ministro del 12 de enero, Johnson admitió que asistió a este acto. La reunión tuvo lugar cuando el resto del país estaba fuertemente bloqueado. Él ha afirmado que la fiesta era un “evento de trabajo”, pero si la investigación policial determina que sí infringió las normas, significaría que Johnson y los demás participantes estaban cometiendo un delito. Mentir al Parlamento e incumplir las normas del confinamiento son dos delitos que conllevan la dimisión.

Dicho esto, es probable que las consecuencias políticas de la crisis sean las más importantes. La reacción de los ciudadanos es evidente en una reciente encuesta publicada en el Independent, que muestra que dos tercios de los votantes piensan que Johnson debería dimitir. Los diputados conservadores saben ahora que Johnson ya no es un ganador electoral y es probable que teman por la seguridad de sus escaños. Para que el partido se recupere tendrá que hacer frente a este hecho.

 

Cómo perdieron sus puestos otros primeros ministros

Es interesante situar la crisis de Johnson en su contexto si se observan las razones por las que los primeros ministros han dimitido en el pasado. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el Reino Unido ha tenido 15 primeros ministros. La razón más común para que dimitieran fue perder las elecciones. Esto le ocurrió a Winston Churchill en 1945, a Clement Attlee en 1951, a Alec Douglas-Home en 1963, a Edward Heath en 1974, a Jim Callaghan en 1979, a John Major en 1997 y a Gordon Brown en 2010, todos los cuales perdieron las elecciones generales. Podemos añadir a David Cameron a la lista desde que perdió el referéndum de la UE en 2016, y también a Theresa May porque se retiró tras perder las elecciones al Parlamento Europeo en 2019.

El segundo motivo más común para dimitir fue la mala salud. Esto explica por qué Churchill renunció a su segundo mandato en abril de 1955. También explica por qué su sucesor Anthony Eden dimitió en enero de 1957. Tuvo un ataque de nervios tras la crisis de Suez de 1956, cuando Gran Bretaña, Francia e Israel invadieron Egipto después de que su presidente, Gamel Abdel Nasser, nacionalizara el Canal de Suez.

Otro caso fue el de Harold Wilson, que sorprendió a la mayoría de los observadores al dimitir en marzo de 1976 en un momento en el que no había ninguna crisis en particular. Más tarde se descubrió que estaba preocupado por su pérdida de memoria y su inminente demencia, que finalmente le alcanzó. Por lo tanto, cuenta como un primer ministro que dimitió por mala salud.

Los dos casos restantes que no encajan en estas categorías son Margaret Thatcher y Tony Blair. La primera fue destituida por su propio partido en 1990, cuando el apoyo de los conservadores en las encuestas se desplomó tras la introducción del desacertado impuesto electoral. Blair dimitió tras las constantes presiones de su sucesor, Brown, pero su salida se produjo en medio de su creciente impopularidad tras la guerra de Irak. Es discutible que hubiera pasado el relevo si no se hubiera enfrentado a tal reacción pública.

Una cuestión interesante es el papel de la opinión pública en todas estas dimisiones. El gráfico anterior analiza los índices de aprobación de los seis primeros ministros que no dimitieron inmediatamente después de perder las elecciones. No incluye a los que perdieron unas elecciones, ya que eso es una clara señal de que el electorado ha rechazado a un líder.

Muestra los índices de aprobación de estos seis primeros ministros en el mes en que dimitieron, más el índice de aprobación actual de Johnson. Está claro que Churchill era muy popular cuando dimitió en abril de 1955 –el suyo fue un caso genuino de enfermedad que provocó la jubilación–. Eden, Macmillan y Wilson tenían unos índices respetables y Blair era menos popular, aunque seguía teniendo un índice de aprobación del 35 %.

 

Similitudes entre Thatcher y Johnson

Los que más destacan son Thatcher y Johnson. Sin embargo, hay una importante diferencia entre ellos. Tanto Thatcher como el Partido Conservador eran muy impopulares en el momento de su dimisión, y el partido se situaba muy por detrás de los laboristas en intención de voto. Actualmente, los índices de Johnson son mucho peores que los de su partido. Según una encuesta de YouGov publicada justo antes de Navidad, los conservadores estaban solo 6 puntos porcentuales por detrás de los laboristas en intención de voto.

Es probable que esto cambie en un futuro próximo, ya que los problemas políticos del primer ministro arrastran a su partido en las encuestas. Eso significa que hay una ruta clara para salir del problema para los diputados conservadores: destituir a Johnson y esperar una recuperación en las encuestas eligiendo un nuevo líder. El partido lo hizo con éxito en 1990 cuando destituyó a Thatcher, por lo que muchos pensarán que hay muchas posibilidades de repetir el ejercicio esta vez.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés 

Paul Whiteley. Professor, Department of Government, University of Essex

Fuente: https://theconversation.com/boris-johnson-se-acabo-la-fiesta-174892

 

About Author

Related items

  • El brutal asesinato de la diputada Jo Cox estremece Inglaterra

    16 de junio de 2016 | MUNDO - INGLATERRA |

     

    A solo una semana del referéndum en el que los ciudadanos del Reino Unido decidirán si permanecen en la Unión Europea o si se produce el ´Brexit´, la diputada laborista Jo Cox ha fallecido, luego de que un sujeto le disparara y, seguidamente, la apuñalara.

    El ataque ocurrió en el distrito de Birstall, en West Yorkshire, a las 13.00, luego de que Cox se reuniera con sus simpatizantes en la biblioteca del lugar.

    La policía detuvo a un hombre de 52 años. Se desconocen los motivos que tuvo para el brutal ataque, pero según testigos, el sujeto habría gritado: "Reino Unido Primero", antes de atacar a la diputada de 41 años, madre de dos niños.

     

     

    Por: Magazín Latino

     

    Pasadas las 18 horas del jueves, la policía de West Yorkshire comunicó, en una conferencia de prensa, que Jo Cox había fallecido, debido a las heridas sufridas en el violento ataque del que fuera víctima. Los inspectores aún no esclarecen los motivos del agresor.

    – Tengo el triste deber de anunciar que Jo Cox ha fallecido, declaró el jefe de policía Dee Collins.

    Los detalles del brutal ataque en contra de la diputada laborista difieren. Algunos medios escriben que el agresor le disparó primero y luego apuñaló a la indefensa Jo Cox, cuando ella yacía en el suelo. Según otras fuentes, la diputada fue primero apuñalada, recibiendo seguidamente tres balazos y patadas del agresor.

    El hecho es que Cox falleció antes de haber llegado al centro asistencial.  

    Según el diario The Telegraph, el hermano del agresor ha declarado que trata de entender lo que llevó a su hermano a cometer semejante brutalidad.

    - Mi hermano no es violento y no es muy interesado en la política. Ni siquiera sé cómo vota. Él tiene un historial de enfermedad mental, pero ha obtenido ayuda para ello, dijo.

     

    Se suspenden las campañas

     

    Las campañas de ambos bandos, por el permanecer en la UE o por retirarse de la unión se suspendieron, luego del ataque.

    El líder laborista Jeremy Corbyn expresó que el país entero estaba "en estado de shock después del terrible asesinato" y que Jo Cox era una colega muy apreciada.

    – Jo murió cuando cumplía con su deber público en lo que es el corazón mismo de nuestra democracia, el escuchar a quienes la eligieron para  que los representara, dijo Corbyn a la BBC.

    Jo Cox, de 41, años, era casada y tenía dos hijos, de tres y cinco años de edad. Había sido jefa de la organización de beneficencia internacional Oxfam y fue elegida al parlamento por primera vez en las elecciones del 2015, por el partido Laborista. Era copresidenta del grupo parlamentario Amigos de Siria, se había destacado por defender los derechos de los refugiados y era una fuerte defensora de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea.

    La canciller sueca, Margot Wallström, expresó sus condolencias a la familia de Jo Cox y en el noticiero de la tarde, manifestó:

    - Es un ataque brutal, terrible y sin sentido. Desgraciadamente no se puede dejar de pensar en el asesinato de Anna Lindh, dijo, refiriéndose a los paralelos entre el asesinato de la política sueca Anna Lindh, poco antes de que en Suecia se realizara un referéndum sobre si implantar el euro, en el 2003.

    Wallström expresó que "desde entonces me desagradan los referéndums, porque se obliga a los ciudadanos a elegir, y esto puede llevar a una polarización que puede despertar fuertes sentimientos", recalcando que esta era sólo su visión personal al respecto.

     

    "Un ataque a la democracia"

     

    El primer ministro, Stefan Lofven, por su parte, manifestó, en un comunicado:

    "Una colega y camarada de partido ha sido asesinada en un ataque atroz. El asesinato de Jo Cox es un ataque dirigido contra una persona que sirve a la democracia, por tanto, nos incumbe a todos quienes creemos en una sociedad abierta. Mis pensamientos están con la familia de Jo Cox y con sus colegas".

    El marido de la diputada, Brendan Cox, expresó que su  esposa creía en un mundo mejor, y que luchó día a día por conseguirlo. En un emotivo comunicado expresó:

    "Hoy comienza un nuevo capítulo en nuestras vidas. Mucho más difícil, más doloroso, menos alegre y menos lleno de amor. Yo, la familia y los amigos de Jo  trabajaremos cada momento de nuestras vidas a amar y a cuidar nuestros hijos y lucharemos contra el odio que mató a Jo.

    Jo creía en un mundo mejor y luchó por ello cada día de su vida con una energía y entusiasmo que agotaría a la mayoría.

    A ella le hubiera gustado que sobre todo dos cosas sucedieran ahora. En primer lugar que  nuestros preciosos hijos sean rodeados de amor; y segundo, que todos se unan para luchar contra el odio que le arrebató la vida. El odio no es parte de ningún credo, raza o religión, es un veneno.

    Jo no se habría arrepentido de nada en su vida. Ella vivió plenamente cada día".

     

    El primer ministro británico, David Cameron, describió a Jo Cox como una persona dotada de  un gran corazón, a quien le interesaba el tema de los refugiados.

    - Hemos perdido una estrella, dijo el premier.

     

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español