Sábado, 01 Octubre 2022 | Login

La tarde del martes, Suecia, Finlandia y Turquía en Madrid firmaron un acuerdo en el cual Turquía retira su veto, y ambos países nórdicos pueden ingresar la OTAN.  

“Finlandia y a Suecia han dejado su neutralidad para solicitar unirse a la OTAN, dijo Joe Biden, al comienzo de la cumbre en Madrid”, en tanto que la premier sueca, Magdalena Andersson, declaró que habían tenido “largas discusiones”. Y desconoce qué hizo que Turquía cambiara de opinión.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Pocas veces se ha visto a la primera ministra sueca tan radiante. Ayer, luego del acuerdo logrado después de largas conversaciones, en Madrid, Magdalena Andersson declaró, triunfante:

- Sí. Ahora hemos llegado a un acuerdo entre Suecia, Turquía y Finlandia, en el que obtenemos el estatus de invitados a ser miembros de la OTAN.

Andersson considera que esto es bueno para Suecia y para la seguridad del pueblo sueco.

En tanto, el equipo del presidente turco Recip Erdogan, afirmó que “habían obtenido todo lo que habían exigido”.

La pregunta que ahora se hacen todos en Suecia es: ¿significa esto que Suecia va a extraditar a los refugiados kurdos, si Turquía así lo exige?

Y ¿cuál fue – exactamente - el acuerdo tripartito que Suecia firmó junto a su vecina Finlandia, para lograr que Erdogan retirara su veto, allanando con esto el camino a la membresía de ambos países a la OTAN?

Poco después del acuerdo histórico de ayer, en el marco de la Cumbre de la Alianza en Madrid, las redes estallaban con las declaraciones de políticos, geopolíticos, opinólogos, periodistas, usuarios, etc.

Una de las primeras reacciones fue la de la diputada independiente Amineh Kakabaveh, quien, hace poco, dio una vez más un espaldarazo a la Socialdemocracia, evitando con su voto, que ganara la moción de censura levantada por la derecha en contra del ministro de Justicia, Morgan Johansson.

Ahora, ella misma amenaza con presentar una moción de censura (o de desconfianza) contra la canciller sueca Ann Linde (S). Vale decir: un giro de 180 grados.

- Espero que otros partidos políticos llamen a Ann Linde a la Comisión de Asuntos Exteriores, de lo contrario, hay que presentar una moción de censura en contra de ella como ministra de Exteriores, dijo al noticiario de TV4.

Kakabaveh calificó la jornada de ayer en Madrid como ”un día negro”. Dijo que Suecia “sacrifica a los kurdos”, puesto que el acuerdo con Turquía significa que Suecia retirará su apoyo a los grupos kurdos PYD e YPG, a los cuales la Socialdemocracia denomina – literalmente, en el papel - como “luchadores por la libertad”…pero eso ya “era”.

Y, en una nueva entrevista con Aftonbladet (hoy miércoles 29 de junio) afirmó que la Socialdemocracia “hace todo para mantener su poder” y que “no son confiables”.

Califica de “increíble” que un gobierno socialdemócrata, liderado por dos mujeres que dicen ser feministas, “se doblegue ante un dictador que es islamista y autoritario”.

- Ya lo he dicho, pero un voto por los Socialdemócratas es un voto por Erdogan. ¡Nunca más! Yo voy a instar a todos los kurdos del país para que no voten por ellos. No se vota por un partido que dice una cosa y hace otra.

 

¿Qué respondió Linde?

La ministra (S) de Exteriores, por su parte, respondió este miércoles, sin mayores tapujos, que el acuerdo que firmaron con Amineh Kakabaveh, para apoyar al grupo kurdo PYD “ya no es relevante”.

En entrevista con Aftonbladet, Linde dice que el convenio fue válido durante el año parlamentario 2021/2022, y que finaliza en septiembre.

El Riksdag cerró por vacaciones de verano la semana pasada.

Y ante la pregunta del vespertino, de qué va a pasar ahora con el acuerdo con Kakabaveh, la canciller respondió: Eso lo debe decidir la Socialdemocracia.  

 

Después de la publicación de Aftonbladet el secretario de prensa de Linde quiso aclarar que: “El acuerdo con la diputada Kakabaveh se cancela cuando ella deje el parlamento”, vale decir, a la vuelta del verano, y después de las elecciones de septiembre.

 

Pierre Schori: “Esto es una traición”

Pero no solo la diputada kurda independiente mostró su descontento respecto al acuerdo con Ankara.

Veteranos del partido de las rosas (la Socialdemocracia) lo calificaron de “una vergüenza para Suecia”.

Tanto Pierre Schori, como Lena Hjelm Wallén critican, este miércoles, duramente al partido que pertenecieron durante décadas.

- El acuerdo con Turquía es una gran ganancia para Erdogan, una vergüenza para Suecia y una traición a los luchadores kurdos por la libertad. Es un shock para muchos socialdemócratas, quienes nunca lo habrían aceptado, si se hubiera sabido en las llamadas consultaciones que realizó el partido, dijo el excanciller (gran amigo de Olof Palme), en entrevista con el vespertino Expressen.

Él estima que el texto está “escrito por los turcos" y vaticina que Turquía exigirá más concesiones de parte de Suecia.

Y no solo eso, Schori agrega:

- Según el acuerdo, Säpo [la policía de seguridad] cooperará con el servicio de inteligencia turco MIT. El mismo MIT que plantó la línea de investigación en la que culparon al PKK tras el asesinato de Olof Palme. Esta será la segunda vez que Turquía utiliza al PKK para obtener beneficios.

En tanto que Lena Hjelm Wallén, quien también ocupó altos cargos en los gobiernos de la Socialdemocracia, expresó:

- Todo el proceso es desagradable. Creo que muchos se sienten incómodos por tener que sentarse a negociar con Turquía sobre los principios del estado de derecho sueco. Para nosotros, es obvio que también se aplican a los kurdos.

Ella no comparte la preocupación de Schori, y cree que, cuando todos los países miembros hayan ratificado la membresía de Suecia y Finlandia, no se harán más concesiones a Erdogan.

Pero Schori – uno de los socialdemócratas que ha manifestado su repudio a la OTAN - se mantiene firme en sus convicciones:

- Estamos levantando el embargo de armas contra Turquía cuando ya están planeando una nueva guerra en el norte de Siria. Esto va en contra de toda la tradición sueca. Es una traición, Suecia será otro país después de que se firme el acuerdo, dijo.

Y añadió que se habla hasta el cansancio de un “antes y un después de la invasión rusa del 24 de febrero”, pero que ahora también hay "un antes y un después del 28 de junio".

 

Y la pregunta se mantiene: ¿hasta dónde va a llegar Suecia, para lograr su membresía en la OTAN? ¿Qué fue lo que le prometieron a Erdogan? ¿Tienen razón los refugiados kurdos en Suecia al temer por sus vidas?

La tinta del acuerdo aún no se había secado, cuando Erdogan exigía la extradición de 33 personas, entre ellos periodistas, trabajadores de la cultura, activistas que, según el gobierno turco son “terroristas”. 

“Tengo tanto miedo de que Suecia acepte las demandas de Turquía y me expulse. Entonces seré encarcelada de por vida y torturada”, dijo al vespertino Expressen la madre de tres niños, Derdiye Kül, quien fue señalada como terrorista.


El presidente de Turquí, Recep Erdogan, a punto de darle la mano a la canciller sueca, Ann Linde, en tanto que la primera ministra, Magdalena Andersson, sonríe, este martes, en la cumbre de la OTAN en Madrid. Foto: Omni. 

 

Published in Actualidad

¿Podría haberse evitado la pandemia?

"Un comité establecido por la Organización Mundial de la Salud (la OMS) con el nombre de The Independent Panel for Pandemic Preparedness and Response, ha indicado que, sin lugar a duda, la pandemia podría haberse evitado si hubiera existido una agencia internacional de vigilancia epidemiológica, dotada de recursos suficientes, con pleno acceso a toda la información pertinente, sin retrasos ni dificultades y con autoridad para poder proponer medidas de prevención y control de pandemia", escribe en esta columna el profesor  Vicenç Navarro.

 Por: Vicenç Navarro (*)

La pandemia está poniendo al descubierto una vez más que el actual orden internacional imperante es uno de los mayores obstáculos en el mundo para la mejora del bienestar y calidad de vida de la mayoría de las poblaciones, tanto de los países desarrollados como de los que están en vías de desarrollo. Según científicos que gozan de gran credibilidad, este acontecimiento, uno de los que más daño han causado en los últimos cien años, podría haberse evitado si hubiéramos tenido organizaciones internacionales puestas servicio del bien común, anteponiéndolo a los intereses económicos, financieros y políticos particulares de grupos minoritarios de la población, así como de nacionalismos que obstaculizan la solidaridad internacional, sin la cual las poblaciones -tanto las de los países en vías de desarrollo como las de los países desarrollados- no podrán combatir las enormes crisis sociales y salubristas causadas por la pandemia.

 

¿Cómo podría haberse evitado la pandemia?

Un comité establecido por la Organización Mundial de la Salud (la OMS) con el nombre de The Independent Panel for Pandemic Preparedness and Response, ha indicado que, sin lugar a duda, la pandemia podría haberse evitado si hubiera existido una agencia internacional de vigilancia epidemiológica, dotada de recursos suficientes, con pleno acceso a toda la información pertinente, sin retrasos ni dificultades y con autoridad para poder proponer medidas de prevención y control de pandemias. Los expertos incluso calculan el coste que supondría establecer esta agencia: entre 5.000 y 10.000 millones de euros para ser establecida, con 50.000 a 100.000 millones de euros para poder responder y atajar desde el principio la epidemia, evitando que se convirtiera en pandemia (ver The Financial Times "WHO and global leaders could have averted Covid catastrophe, say experts", 13.05.21).

El comité llega a esta conclusión tras analizar críticamente qué ocurrió al principio de la pandemia, señalando errores clave que podrían haberse evitado, y que eran no tanto fallos de competencia profesional, sino consecuencias de las coordenadas del poder institucional, que dificultaron la resolución de ese grave problema. Entre esos errores, estaba la falta de información por parte de la OMS así como del gobierno chino sobre el nivel de propagación de la epidemia en la provincia de Wuhan, con un retraso considerable en la alerta necesaria. La OMS tardó en declarar la emergencia salubrista y sanitaria, lo cual no hizo hasta el 31 de enero del 2020, esperando incluso hasta más tarde -el 11 de marzo- para definirla como pandemia. Tales retrasos desencadenaron errores aún más graves.

El comité también critica a la OMS por no haber reconocido desde el principio que el aire era la vía clave en la transmisión del virus, lo cual era fácil de deducir, pues era una enfermedad predominantemente respiratoria. La OMS no lo reconoció formalmente hasta mucho mas tarde; ni tampoco consideró propuestas más intervencionistas, como la suspensión del transporte internacional (fundamentalmente aéreo) hasta mucho más tarde. En un lugar prominente en su crítica incluía también a Europa y América del Norte, por su gran retraso en responder a lo que ya se sabía que era una pandemia creando una situación caótica que se mostró con toda claridad en su respuesta a la escasez de material de protección y tratamiento de la población (desde mascarillas a respiradores).

Tal documento debería ser de lectura obligatoria para las autoridades nacionales e internacionales que han gestionado la pandemia. En realidad, es una crítica, llena de sentido común, que es de improbable aplicación debido al sistema de poder internacional, que está precisamente en la base de por qué no estamos avanzando más rápidamente en la prevención y control de la pandemia, como lo exige la propia supervivencia de los seres humanos (tanto de los pobres como de los ricos).

Otro caso de desorden del orden internacional. La producción y distribución de las vacunas

Otro caso claro es la muy limitada respuesta ante el hecho de que millones de seres humanos están muriendo, cuando sabemos cómo podría evitarse. Sabemos que las vacunas proporcionan   inmunidad frente al virus, que es el que causa la enfermedad. Pero este virus va mutando constantemente, y el número de mutaciones y su gravedad dependen del tamaño de la población infectada, pues a mayor extensión de la población infectada mayores son las probabilidades de que aparezca una variación del virus que sea resistente a las vacunas existentes. De ahí que sea urgente que el tamaño de la población infectada se reduzca, siendo su vacunación un elemento esencial para el control de la pandemia. La población española puede estar inmunizada y, sin embargo, no está protegida frente a una nueva variante que sea resistente a la vacuna que recibió. Ello implicaría que la pandemia se cronificara, que es lo peor que puede ocurrir. Y de ahí la gran urgencia de la vacunación a nivel mundial.

En este aspecto, es importante destacar el reciente editorial del The New York Times "America, vaccinate the world", 15.05.21. Tal rotativo es de sensibilidad económica liberal que representa, en general, el pensamiento económico dominante en el nordeste de EEUU. Y, sin embargo, hoy está animando al presidente Biden a que se mueva incluso más a la izquierda pues, aun cuando este ha apoyado la suspensión de las patentes de las vacunas anti COVID-19, el The New York Times considera que debería ir más rápido y ser más efectivo en la ejecución de esta suspensión de las patentes, ya que la propia supervivencia de la humanidad dependerá de que se tomen decisiones más radicales que las que la administración Biden estaba considerando. El rotativo considera también que la propuesta de la OMS de crear un fondo común para adquirir vacunas, el COVAX (casualmente, la misma propuesta que el presidente Sánchez del gobierno español ha sugerido) es insuficiente, pues hasta ahora no ha podido cumplir su limitado objetivo de vacunar al 20% de la población del mundo subdesarrollado. Seguir por este camino, dice el editorial, retrasaría enormemente la vacunación masiva de la población, agravando todavía más la pobreza y el subdesarrollo de tales países. Insinúa también que la propuesta de la OMS refleja la falta de influencia de tal institución (la misma que la comisión citada en la primera parte del artículo hacía referencia). El dolor humano es enorme y ya se están dando muchas explosiones en zonas del mundo de gran inestabilidad política (como subraya The New York Times).

De ahí que sugiera un intervencionismo mucho más contundente por parte del gobierno federal, ofreciendo un mayor liderazgo en la resolución de este enorme problema. Y propone nada menos que la propiedad pública de la producción de tales vacunas, una producción que, según este rotativo, no puede ni debe ser sometida a las leyes del mercado, sino que debe estar puesta al servicio común. Y, por si fuera poco, el The New York Times propone también, que se otorgue esta potestad a todos los países (tanto a los ricos como a todos los demás). Subraya también el NYT, que la anulación de las patentes permitiría que los países pobres pudieran producir estas vacunas con el soporte técnico que se necesitara y con los productos que los países pudieran importar, cuyos precios deberían ser accesibles a su erario público. Ni que decir tiene que aplaudía también muchas de las medidas que está proponiendo Biden, cuya inspiración como gobernante es la del presidente Roosevelt (el fundador del New Deal) y cuya fotografía ha puesto en lugar prominente en su despacho. Esta suspensión de las patentes es la medida más inteligente y realista en respuesta a la pandemia. La solidaridad es necesaria para la supervivencia de la totalidad, "tanto del burgués como del trabajador", como afirmaba el socialista Sanders recientemente (y cuya influencia y la de sus fuerzas afines es considerable en el Congreso de EEUU).

En este sentido, la gran inteligencia (y astucia política) de Biden ha sido resultado de haberse dado cuenta de la necesidad de tomar medidas más contundentes, resultado de un amplio movimiento de protesta frente al trumpismo. Contribuyó a ello el éxito electoral de los socialistas liderados por Sanders, cuyos seguidores tienen muchos espacios de poder en lugares visibles del gobierno federal.

Observaciones sobre España

La gravedad de la pandemia en España (todavía hoy, es el vigesimoprimer país del mundo en cuanto a mortalidad acumulada por cada 100.000 habitantes desde el principio de la pandemia, debido al COVID-19) responde a sus enormes limitaciones y deficiencias, algunas compartidas con otros países y otras específicas de nuestro país, como he indicado a lo largo de varios artículos recientes. En cuanto a la vacunación, las izquierdas (excepto el partido mayoritario en el gobierno, el PSOE) y los verdes fueron las primeras fuerzas políticas en proponer las soluciones que incluían la suspensión de patentes, medidas ignoradas o desmerecidas tras la previsible acusación de radicales, extremistas y semejantes frivolidades, lo que refleja el enorme conservadurismo del establishment político-mediático español. Fueron las izquierdas las que propusieron y apoyaron la suspensión de las patentes, mientras que el PSOE, así como el PP, VOX y Ciudadanos, se opusieron. Es interesante que cuando el presidente Biden apoyó tal suspensión, el presidente Sánchez cambiara entonces de posición apoyando esta medida, lo cual es de celebrar, pero es preocupante que no se aprobara antes cuando las fuerzas progresistas lo propusieron. Han sido esta cautela y moderación del partido mayoritario del gobierno español las que han debilitado la capacidad de movilización de la población a favor del cambio tan notable que se requiere y que la población exige. El presidente Biden ha entendido que la mejor manera de frenar la expansión del trumpismo ha sido la de tomar las medidas profundas y necesarias para que mejore la calidad de vida de las clases populares. Sería bueno que ocurriera lo mismo en España, donde el trumpismo se está expandiendo rápidamente.

 (*) Vicenç Navarro es Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra. Y es profesor de Políticas Públicas de The Johns Hopkins University.

 

Published in Columnas

“Yo podré ser la primera mujer en este cargo, pero no seré la ultima”, dijo la senadora demócrata, el sábado, cuando por fin se sabían los resultados de los reñidos comicios. A continuación, Joe Biden se dirigió a sus seguidores en su ciudad natal, Delaware.

El presidente electo llamó a los estadounidenses a la unión: “Prometo ser un presidente que no busca dividir, sino unificar. Es hora de dejar atrás la ira y la retórica dura y unirnos como nación”, expresó, sin nombrar a Trump. El republicano aún no reconoce su derrota y amenaza con ir a las cortes.

 

 Por: Magazín Latino

 

Luego de un conteo maratónico de votos, el sábado por la mañana la vicepresidenta electa, Kamala Harris, llamó a su compañero de fórmula para comunicarle:

 

- ¡Lo logramos, Joe, serás el próximo presidente de los EE. UU.!

 

Había pasado el umbral mágico de los 270 votos electorales exigidos para ser el vencedor de los comicios. Ahora estos suman 279, en tanto que Donald Trump obtiene 214, lo cual no impide que el republicano reconozca, hasta el día de hoy, su derrota y siga sosteniendo que el conteo estuvo amañado y que le robaron el triunfo.

 

Vale la pena recordar que en cuanto Trump pierda su calidad de presidente, le esperan varios procesos judiciales, al perder su impunidad.

 

Joe Biden, en tanto, dio a conocer un comunicado en el cual expresaba:

 

“Estoy honrado y humildemente agradecido por la confianza que el pueblo estadounidense depositó en mí y en la vicepresidenta electa Harris. En medio de obstáculos sin precedentes, un número récord de estadounidenses votaron, probando una vez más que la democracia late en lo profundo del corazón de Estados Unidos. Ahora que la campaña terminó, es hora de dejar atrás la ira y la retórica dura y unirnos como nación. Es hora de que Estados Unidos se una y se cure ".

 

Y pasadas las ocho de la noche pronunció un discurso en Wilmington, Delaware, su ciudad natal.

 

- Amigos, la gente de esta nación ha hablado. Nos han entregado una victoria convincente. Una victoria clara”, dijo en un emotivo discurso en el que hizo énfasis en la unión.

- Prometo ser un presidente que no busca dividir sino unificar. Esta noche, el mundo entero está mirando a Estados Unidos. Seremos líderes no por el ejemplo de nuestro poder sino por el poder de nuestro ejemplo”.

En un tono muy conciliador, también envió un mensaje para los votantes de Trump:

- Y para aquellos que votaron por el presidente, entiendo su decepción esta noche. Yo mismo he perdido un par de elecciones. Pero ahora, démonos una oportunidad. Para progresar, debemos dejar de tratar a nuestros oponentes como enemigos. No somos enemigos. Somos estadounidenses. Este es el momento de la sanación en Estados Unidos.

 

En tanto, el presidente Trump seguía tuiteando y asegurando que había un “fraude masivo” y que le habían “robado la elección”.

 

De esta forma se viene desarrollando una situación muy particular, con un Trump que se niega a reconocer su derrota y dificulta el desarrollo de un gobierno de transición. Algo de lo que no hay precedentes. Incluso muchos países han felicitado a Biden (entre estos Suecia) como también senadores republicanos y el expresidente Bush.

 

El presidente de México AMLO, no obstante, no se ha manifestado al respecto, ganándose críticas por ello.  “El respeto al derecho ajeno es la paz”, dijo López Obrador, sosteniendo que “no quería intervenir en asuntos internos del país vecino”.

 


La noche del sábado, y a pesar de que aún no es oficial el triunfo, Joe Biden y Kamala Harris celebraron la victoria. Foto: Telemundo.com.

 

Published in Mundo

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español