Viernes, 21 Enero 2022 | Login
Padre de Julian Assange: “Están destruyendo a mi hijo” El padre de Julian Assange, frente a Konserthuset, en Estocolmo, luego de la marcha por la liberación de su hijo, por las calles de Estocolmo, este jueves. Foto: Marisol Aliaga.

Padre de Julian Assange: “Están destruyendo a mi hijo”

El padre de Julian Assange, John Shipton, estuvo de visita en Estocolmo antes de viajar a Londres a visitar a su hijo en la cárcel de alta seguridad de Belmarsh. El fundador de WikiLeaks arriesga ser extraditado a EE. UU., donde le esperaría una larga condena.

- 175 años equivale a la pena de muerte. Es una forma de sadismo. Los constantes abusos en contra de mi hijo son pruebas suficientes de que las potencias están tratando de aplastarlo, de destruirlo, dijo John Shipton en un punto de prensa en el parlamento sueco, este jueves.

 

 Por: Marisol Aliaga. Texto y fotos. 

 

Es un hombre suave y discreto pero cálido, John Shipton, el padre de Julian Assange. Habla en un tono bajo y sosegado. A pesar de sus ojos tristes, la sonrisa aflora a sus labios constantemente. Está abatido, pero no vencido.

 

Sobre sus hombros pesa la preocupación de que el Estado más poderoso del planeta, Estados Unidos, exige la cabeza de su hijo, el editor y fundador de WikiLeaks, Julian Assange. Para ello cuenta, además, con el apoyo de Reino Unido, Ecuador y Suecia.

 

Todos recordamos las fuertes imágenes de cuando Assange fue sacado en andas de la Embajada de Ecuador en Londres, luego de que el actual presidente del Ecuador, Lenin Moreno, diera el visto bueno para que los policías británicos irrumpieran en la legación, lo metieran a un van y lo trasladaran a la temida prisión de Belmarsh. Allí se encuentra, actualmente, completamente incomunicado, al igual que peligrosos terroristas o depredadores sexuales.

 

No tiene acceso a diarios, ni a Internet (obviamente no puede usar un ordenador). Las visitas son restringidas a dos horas dos veces al mes. Solamente la familia o alguien muy cercano.

 

Su padre se encuentra en un recorrido por algunos países europeos: Irlanda, Austria, Alemania, Francia, España, Suiza, Noruega y Suecia. La meta es lograr apoyo y presionar por la libertad de su hijo.

 

Pero en Suecia la presencia del padre de Assange no ocasionó interés alguno en los medios establecidos, a diferencia de los llamados “alternativos”, que sí se interesaron y se han interesado en su caso.

- Los medios de comunicación establecidos no le prestan atención. En cambio, los medios alternativos son mucho más enérgicos, constató, con un dejo de amargura en la conferencia de prensa convocada por la Red de Apoyo a Julian Assange. Esta fue posible llevar a cabo en una sala del parlamento sueco gracias a la diputada Amineh Kakabave, anterior representante del partido de Izquierda, ahora independiente.

 

Asistieron un columnista y un fotógrafo del vespertino Aftonbladet. El otro vespertino, Expressen, realizó una mini entrevista, un video, con John Shipton, el día anterior. La única cobertura de los medios suecos establecidos.

 

El resultado de los dos participantes de Aftonbladet en la rueda de prensa fue una nota de opinión en la cual el columnista se mofa de la conferencia, de los participantes, de Assange y de su padre.

 

Un buen reflejo de cómo la prensa sueca trata, en la actualidad, al wistleblower (alertador) que dejó al descubierto, por ejemplo, el llamado “colateral murder”, un video que muestra la matanza de civiles desde un helicóptero Apache estadounidense, en la guerra en Irak, en 2007.  Entre risas, los militares aprietan el botón que apaga las vidas de un ser humano tras otro.  Doce almas en total, dos de ellos fotógrafos de la agencia Reuters.

 

En 2010, Julian Assange visitó Suecia. Y fue recibido como un héroe. El director de Aftonbladet, en ese entonces, Jan Hellin (ahora jefe en la televisión estatal, SVT), se deshizo en halagos a “una de las mentes más brillantes del planeta”. Y le ofreció trabajo en su medio.

 

Ahora lo único que produce el vespertino es una columna mofándose del otrora héroe, ahora villano. Para el medio.

 


John Shipton durante el conversatorio en el Parlamento Sueco.  

 

El hecho de que Julian Assange esté consumiéndose en vida en la más implacable de las cárceles del Reino Unido, compartiendo con asesinos en masa y terroristas como si fuera un criminal de alta peligrosidad parece no inquietarles mucho. A tal punto de que son capaces de reírse - a espaldas, eso sí - de un padre que lucha por salvar la vida de su hijo.  

 

Los medios suecos han condenado a Assange. No fue necesario un proceso legal, y nadie quiere recordar las mil y una vueltas del caso que, por lo demás, ha dejado a Suecia muy mal parada, en términos de violaciones a los derechos humanos.  

 

Incluso el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura, Nils Melzer, ha declarado que Julian Assange ha sido sometido a tratos crueles e inhumanos. Luego de su visita al fundador de Wikileaks, Melzer aseguró que éste “presenta todos los síntomas de tortura psicológica” a la que ha sido expuesto durante años.

 

“¡La persecución colectiva a Julian Assange debe finalizar ahora!”, enfatizó el también profesor de Derecho Internacional.

 

En la conferencia de prensa, John Shipton habló sobre esto:

 

- Julian pasó nueve años en la embajada de Ecuador, bajo una tortura que fue en aumento, con el fin de convencerlo de que abandonara la legación. Y su salud se ha empeorado rápidamente, ha bajado 15 kilos de peso. Se ha elaborado un informe especial de la ONU sobre esto, pero no ha sido publicado, porque puede ser problemático para algunas personas.

 

Su hijo ha asegurado todos estos años que temía venir a Suecia a declarar sobre el caso del que fue acusado aquí, por el temor de ser extraditado a Estados Unidos (lo que no significa que se haya negado a ser interrogado fuera de Suecia. Quien se negó fue la fiscal del caso, Marianne Ny). 

 

“Suecia es un Estado de derecho”, Assange nunca va a ser extraditado a EE. UU., dijo la prensa sueca. Burlándose de sus temores.

 

Ahora se demuestra que Julian Assange tenía razón. Estados Unidos exige su extradición, y lo acusa de “espionaje” en 18 cargos, lo que puede resultar en 175 años de cárcel.

 

- 175 años de prisión es lo mismo que la pena capital. Julian tiene hijos, a quienes no puede ver. La familia está destrozada. Esta es una forma de sadismo. Su madre, Christine, ha luchado constantemente contra los abusos perpetrados contra su hijo, dice John Shipton.

 

Y asegura de que, a pesar de que trata de ser lo más objetivo posible, es imposible no ver las pruebas de que las grandes potencias (Estados Unidos, a la cabeza) quieren destruir a su hijo. Por el solo hecho de haber desvelado incómodas verdades.

 

Verdades que en su momento fueron publicadas por todos los grandes medios internacionales.

 

- Julian ha recibido 16 premios por sus logros periodísticos. Recientemente fui a buscar el Premio Wistleblower, en su lugar. De lo que se le acusa es de algo que los grandes medios de comunicación de todo el mundo han publicado, dice.

 

Personalmente, y debido a la actitud de los medios suecos respecto a él, tengo una sola pregunta para el padre de Assange:

 

¿Qué opina de la forma en que la prensa sueca ha tratado el caso de su hijo?

 

Pero su respuesta es conciliatoria. No sé, al fin y al cabo, si está al tanto de todo lo que dice la prensa sueca sobre su hijo, y tampoco hay tiempo para ahondar en el asunto.

 

- No quiero criticar a Suecia. Muchos aquí presentes critican severamente a Suecia, por sus errores. Y yo hago lo mismo, en mi país. Pero no estoy aquí para criticar a Suecia, estoy aquí para abogar por la libertad de Julian. Todos los otros temas pueden esperar, responde, sonriendo.

 

 

Terminado el punto de prensa, John Shipton se encontró con los activistas que lo esperaban afuera del edificio del parlamento, y marchó junto a ellos por la calle Drottninggatan, hasta la Casa de Conciertos. Las consignas fueron, entre otras: “The one right desition: No extradition”, “Libertad para Assange. ¡Ahora!”, entre muchas otras.

 

En compañía de los activistas, la gran mayoría latinoamericanos – que bien conocen el tema del terrorismo de Estado – John Shipman se notó más esperanzado, recibiendo numerosas muestras de cariño y solidaridad, en el trayecto por un asoleado Estocolmo.  

 

Ya frente a la Casa de Conciertos, mi segunda pregunta para él fue en transmisión directa para Radio Bahía, que quería saber qué podíamos hacer todos nosotros, para apoyar a su hijo.  

 

- Se han formado, en varios países, comités de ayuda a Julian. Se está formando una coalición internacional en apoyo a mi hijo. El presionar desde estas plataformas es la forma más concreta de ayudarlo, respondió.

 

O, como dijera anteriormente, toda ayuda, por pequeña que sea, es valiosa:  

 

- Aceptemos la realidad. Ellos quieren destruir a este hombre, y la única forma de hacerlo es a través de nosotros. Tal vez uno se siente pequeño, pero no es así porque, si miras el océano, está compuesto de gotitas de lluvia. No te preocupes por ser pequeño, solo haz lo que puedas.

 

 

 


El padre de Julian Assange, frente a Konserthuset, en Estocolmo, luego de la marcha por la liberación de su hijo, por las calles de Estocolmo, este jueves. 

 

 

About Author

Related items

  • Carta abierta de una madre al mundo

    El periodista Julian Assange y fundador de WikiLeaks continúa, hasta el día de hoy, privado de su libertad en la cárcel de máxima seguridad de Belmarsh, en Londres. El delito que cometió fue lo que debiera ser el deber de todo periodista: contar la verdad.

    El Presidente de México, Andrés M. López Obrador, le ofreció recientemente asilo en su país. Su madre, Christine Ann Assange, en una desgarradora carta abierta al mundo, expresó el dolor que le causa ver a su hijo “deteriorarse lentamente” al ser “sometido a crueles torturas psicológicas, en un intento de romper su inmenso espíritu”. Nos hacemos eco de su ruego. 

     

     Por: Marisol Aliaga.  

     

    Comienza un nuevo año en medio de una pandemia que no quiere soltar su presa: todos quienes habitamos el planeta Tierra. Porque el virus sars-cov2, más conocido como coronavirus, se ha extendido por todos los continentes del planeta, de ahí la denominación, pandemia.

    Y en medio de los buenos augurios para este 2022, que esperamos – como siempre - sea mejor que su antecesor, pienso en alguien que no pasó esta Navidad ni este Año Nuevo con su familia, con sus dos hijos y con su novia, con quien espera, algún día, contraer nupcias. Tampoco lo pasó con su padre y su madre, quienes luchan incansablemente por la libertad de su hijo, Julian Assange. 

    Si a cada uno de nosotros - a unos más a otros menos - nos ha parecido una pesadilla estos dos años de pandemia, no puedo ni siquiera imaginarme lo que será pasarlo en una cárcel de máxima seguridad. Sin la posibilidad alguna de leer los diarios, de tener acceso a Internet, de recibir visitas, las que son cada vez menos frecuentes y bajo medidas más rigurosas.

    También se me hace difícil imaginarme el calvario que debe significar el tener a un hijo en esa situación. Tal vez sea por ello que la carta de Christine Ann Assange me conmovió tanto, porque sé que una madre no se rinde nunca al ver el sufrimiento de su hijo o hija.

    A su padre, John Shipton, tuve la oportunidad de conocerlo hace un par de años atrás, en un recorrido que hizo por países europeos, abogando por la libertad de Julian. También me conmovió, un señor alto y delgado, muy amable y de trato suave. Por eso me indigné cuando un columnista de Aftonbladet, al día siguiente, escribió un artículo donde se burlaba de este señor, y de todos quienes participamos en la reunión que la diputada Amine Kakavabeh organizó en el Parlamento sueco. Me pregunté cómo un periodista podía carecer de toda ética, tanto profesional como humana, al mofarse del dolor de un padre que lucha desesperadamente por su hijo. 

    Desde entonces, la prensa sueca me ha seguido desilusionando, sobre todo por la cobertura de la pandemia. Respecto al caso de Assange, el silencio ha sido atronador.

    Julian Assange, por su parte, ha logrado sobrevivir a la extremadamente difícil situación orquestada por quienes quieren vengarse de él, por haber tenido la osadía de desvelar las atrocidades cometidas por USA en Iraq, con las filtraciones de WikiLeaks. Sin embargo, su deterioro físico y psíquico es evidente. Una buena noticia es que, en noviembre del año pasado se le dio la autorización para casarse con su novia y madre de sus dos hijos (concebidos cuando él estaba asilado en la Embajada de Ecuador en Londres), la abogada Stella Moris. 

     

    A continuación, la carta abierta de Christine Ann Assange para salvar la vida de su hijo, Julian Assange:

    Hace cincuenta años, al dar a luz por primera vez como madre joven, pensé que no podía haber mayor dolor. Pero pronto se olvidó cuando sostuve a mi hermoso bebé en mis brazos. Lo llamé Julian.

    Ahora me doy cuenta de que estaba equivocada. Hay un dolor mayor.

    El interminable dolor desgarrador de ser la madre de un periodista galardonado con múltiples premios, que tuvo el coraje de publicar la verdad sobre los delitos gubernamentales de alto nivel y la corrupción.

    El dolor de ver a mi hijo, que buscaba publicar verdades importantes, siendo difamado una y otra vez, a nivel mundial.

    El dolor de ver a mi hijo, que arriesgó su vida para denunciar la injusticia, ser inculpado y privado del derecho a un juicio justo, una y otra vez.

    El dolor viendo a mi hijo sano deteriorarse lentamente, debido a que se le negó la atención médica y sanitaria adecuada en años y años de prisión.

    La angustia de ver a mi niño sometido a crueles torturas psicológicas, en un intento de quebrantar su inmenso espíritu.

    La constante pesadilla de que sea extraditado a los Estados Unidos y sea enterrado vivo en total aislamiento por el resto de su vida.

    El temor constante de que la CIA lleve a cabo sus planes de asesinarlo.

    La ola de tristeza cuando vi su cuerpo frágil y exhausto desplomarse por un mini-derrame cerebral, en la última audiencia, debido al estrés crónico.

    Muchas personas también han quedado traumatizadas, al ver a una superpotencia vengativa que usa sus recursos ilimitados para intimidar y destruir a un solo individuo indefenso.

    Deseo agradecer a todos los ciudadanos decentes y solidarios que protestan globalmente contra la brutal persecución política que sufre Julian.

    Por favor, sigan alzando la voz a sus políticos hasta que sean escuchados.

    Su vida está en vuestras manos.

    Christine Ann Assange

    20-12-2021


    La madre de Julian Assange, Christine Ann Assange. Foto: Twitter.


    Julian Assange, cuando gozaba de libertad. Foto: Twitter.

     

  • Magdalena Andersson fue elegida Primera Ministra de Suecia – y dimitió pocas horas después

    Cien años después de que las mujeres suecas obtuvieran el derecho al sufragio, Magdalena Andersson, presidenta del partido Socialdemócrata, se convirtió en la primera mujer elegida primera ministra, en la historia de Suecia.

    A las diez de la mañana del miércoles, una emocionada lideresa recibía los aplausos en el Riksdagen. Pero, siete horas más presentaba su renuncia.  

    ¿Qué pasó?

     

    Actualización (*)

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    El miércoles 24 de noviembre fue, tal vez, el día más extraño en la historia política de Suecia.

    Recién pasadas las diez de la mañana, Magdalena Andersson se emocionaba hasta las lágrimas, al ser elegida en el cargo de primera ministra, por el Riksdagen (Parlamento) sueco. El camino allí no había sido fácil, y le habían precedido largas negociaciones con los tres partidos claves que debieron dar su aprobación: sus aliados en la coalición rojiverde: el Partido Verde (Ecologista), que votó verde (aprobación), el Partido del Centro, que votó amarillo (se abstuvo), y el partido de Izquierda, que también se abstuvo.

    Las lágrimas de la flamante premier sueca fueron, tal vez, tanto de alivio como de orgullo. El país reconocido en todo el mundo por ser un ejemplo de equidad de género, nunca antes había tenido una primera ministra, y el tema resultaba ya embarazoso para los escandinavos, sobre todo en encuentros internacionales.

    Sin embargo, siete horas más tarde, Magdalena Andersson presentaba su renuncia al presidente del parlamento, Andreas Norlén. Y todo el mundo quedó estupefacto.

    ¿Qué había pasado?

    En realidad, no es tan extraño.

    - Para mí, se trata de respeto, no quiero liderar un gobierno donde pueda haber motivos para cuestionar su legitimidad, expresó, en la rueda de prensa en la que comunicó su dimisión.

     

    Pero vamos por parte.   

    Después de que el primer ministro Stefan Löfven repentinamente presentara su renuncia, hace dos semanas atrás, Magdalena Andersson fue elegida como su sucesora y presidenta del partido Socialdemócrata.

    Como la coalición formada por el partido Socialdemócrata y el Partido Verde es quien dirige el país desde hace siete años – y puesto que el primero es mucho más grande que el segundo – lo más lógico era que la nueva líder del partido pasara a ser la primera ministra de Suecia.

    Sin embargo, el cargo no se “heredaba”, de modo que, ante la dimisión de Löfven, nuevamente el presidente del parlamento, Andreas Norlén, realizó una serie de rondas con los líderes de los ocho partidos parlamentarios.

    Norlén estimó que Magdalena Andersson era la que más posibilidades tenía de ser elegida nueva premier sueca, y llamó a una votación en la cámara de diputados, para su aprobación.

    Debido a que Suecia aplica un “parlamentarismo negativo”, lo importante en la votación del miércoles era  que la candidata no se adjudicara 175 o más votos en su contra.

    Magdalena Andersson obtuvo exactamente lo requerido, y logró ser elegida primera ministra.

    Este viernes haría posesión de su cargo.

    No obstante, las cosas tomaron otro rumbo.

    Porque siete horas después, la misma cámara – el Riksdagen – debía votar la propuesta del presupuesto. Así lo hizo, dando como resultado que rechazó el presupuesto del gobierno y aceptó en cambio la propuesta de presupuesto de la oposición, vale decir del partido Conservador (M), del partido Democratacristiano (KD) y del partido de los Demócratas Suecos (SD).

    Lo extraño fue que el partido del Centro, con el cual Stefan Löfven había llegado al famoso acuerdo de los 73 puntos, y que había “dado el visto bueno” a Magdalena Andersson como primera ministra, esta vez no votó por el presupuesto de ella, ¡sino por el de la oposición!

    Y esto, luego de que su lideresa, Annie Lööf , había repetido hasta el cansancio que “no quiere ninguna colaboración con los Demócratas de Suecia”.  

    Pero esto no fue lo más bizarro del miércoles. Sí lo fue la actuación del partido Ecologista (Verde, MP). Su vocera declaró que “no podía aceptar el gobernar con un presupuesto de derechas, por lo tanto, se retiraba de la coalición de gobierno”.  

    (Aquí vale la pena hace la aclaración de que el gobierno de la coalición rojiverde (S+MP) de Stefan Löfven ya ha gobernado prácticamente con políticas de derecha, desde el acuerdo de los 73 puntos).

    Dado esto, a Magdalena Andersson no le quedó otra alternativa que renunciar a su tan difícilmente obtenido cargo.

    - Según la práctica, el gobierno de coalición debe dimitir, si un partido decide abandonar el gobierno. Aunque la situación parlamentaria no ha cambiado, es necesario examinarla una vez más, dijo, en rueda de prensa al informar que se había reunido con Andreas Norlén, para solicitar ser removida de sus funciones de primera ministra, las que aún no había alcanzado a asumir.

    Esta es la primera vez que algo así sucede en Suecia, el país de la moderación (lagom, ni mucho ni poco).

    Y los titulares rápidamente traspasaron las fronteras. Nuevamente Suecia era motivo de signos de interrogación. 

    ¿Quién gobierna ahora en Suecia? Se preguntaban, en tanto, los suecos.

    La respuesta es: Stefan Löfven lidera ahora, en un gobierno de transición.

     

    El presidente del parlamento, por su parte, llamó a una conferencia de prensa, este jueves. En esta, declaró que había realizado sus sondeos, y que el próximo lunes, nuevamente, el Riksdagen votaría por la candidatura de Magdalena Andersson.

    Andreas Norlén se mostró tan apacible y sosegado como de costumbre, sin embargo, debajo de su tranquila apariencia se podía atisbar un tinte de frustración.

    Expresó que “situaciones tan turbulentas como las que se desarrollaron el miércoles pueden dañar la confianza en los procesos parlamentarios del país”. Y, por primera vez y en contra de su actitud siempre tan recatada, dirigió una dura crítica al partido Verde.

    - Si sus voceros me hubieran dicho que su apoyo a la candidatura de Magdalena Andersson estaba condicionado, y que abandonarían el gobierno si ganaba la proposición de presupuesto de la derecha, entonces yo no habría llamado a la votación en la cámara, subrayó.

    La vocera del partido Verde, Märta Stenevi, inmediatamente después de las declaraciones de Norlén se mostró sorprendida de las declaraciones de éste.

    - Es triste escuchar esas críticas. Lo lamento, pero no es algo que nosotros hubiéramos deseado, dijo.

    Pero el caso es que el partido Verde – que lucha por su sobrevivencia, oscilando en el 4 por ciento requerido para tener representación en el Parlamento – se adjudicó las críticas no solo de Norlén, sino de quienes sostienen que el partido sabía que iba a abandonar a Magdalena Andersson, y que esperó que se desencadenara el caos político en el país, para comunicar su decisión.

    Resumiendo: el próximo lunes se llevará a cabo una nueva votación en el Riksdagen y Magdalena Andersson nuevamente puede ser elegida premier sueca.

    La única diferencia es que esta vez no encabezaría un gobierno de coalición, sino unipartidista de la Socialdemocracia. Sería un gobierno muy débil que tendrá que buscar apoyo en amplios sectores, para llevar a cabo su política.

    Por otra parte, no estaría sujeto a un partido que, a pesar de ser tan pequeño, tiene exigencias tan grandes. Y tendría más libertad de acción, sostienen algunos.

     

    (*) Actualización    

    Cinco días después, Magdalena Andersson se sometió a una nueva votación en la cámara, esta vez con la propuesta de un gobierno unipartidista, recibiendo una vez más la aprobación del Riksdagen. 

    El 30 de noviembre la nueva primera ministra de Suecia presentó su gabinete (enlace). 

     


    La anterior ministra de Finanzas, actual presidenta del partido Socialdemócrata y premier sueca durante siete horas, Magdalena Andersson, quien puede ser reelegida por el Riksdagen el próximo lunes. Foto: Facebook. (La imagen está recortada).

     

      

  • Löfven anuncia su dimisión a principios de semana

    El primer ministro Stefan Löfven presentará su carta de renuncia a su cargo a principios de la semana entrante. Así lo anunció su secretaria de prensa. Pero aún es incierto cuándo el parlamento podrá votar a un nuevo (o nueva) primer ministro para el país.

     Fuente: SVT. 7-11-2021

     

    Este fin de semana, Stefan Löfven dejó su cargo de líder del Partido Socialdemócrata, sin embargo, sigue siendo formalmente primer ministro hasta que el Riksdag apruebe un nuevo primer ministro para el país.

     

    Un proceso que no puede iniciarse hasta que el actual primer ministro acuda al presidente del Riksdag, [Andreas Norlén] y solicite ser destituido de su cargo.

    Algo que sucederá a principios de semana.

    "Él presentará su solicitud de destitución como primer ministro al presidente del Parlamento a principios de la próxima semana", escribe su secretaria de prensa, Maria Soläng, en un mensaje de texto al noticiero de la televisión pública, SVT Nyheter. 

     

    Prometió una respuesta clara

    Anteriormente, durante esta semana, Löfven había prometido anunciar a más tardar hoy, domingo, cuándo tiene la intención de dimitir. Pero la respuesta sobre el día y la hora, claramente, no llegó.

    En el congreso, la ministra de Finanzas, Magdalena Andersson, fue elegida nueva líder del partido, sucesora de Löfven, y el plan es que asuma el cargo de primera ministra. Pero, para que esto suceda, debe tener la aprobación del Parlamento, y el Partido de Centro y el Partido de Izquierda no deben votar en su contra.

     

    Apoyo no asegurado

    La falta de respuesta de Löfven es una señal de que el apoyo en el Parlamento aún no está asegurado para que Andersson pueda asumir el relevo.

    Las negociaciones están aún en curso, entre los dos partidos gobernantes, la Socialdemocracia (S), y el Partido Verde (MP), y el Partido del Centro, sobre cuestiones de protección de los bosques y de zonas costeras protegidas.

    Ya el verano pasado, cuando el Partido del Centro nuevamente dio su aprobación [vale decir, se abstuvo de votar en contra] a Löfven como primer ministro, este partido exigió que se fortalecieran los derechos de los propietarios de bosques y se garantizara la protección de zonas costeras privadas. Pero, el Partido Verde es el polo opuesto del Centro en esos temas y, sobre todo, las negociaciones para facilitar la construcción en zonas costeras se ha dicho que son difíciles de resolver.

     


    El primer ministro sueco, Stefan Löfven, y su posible sucesora, la ministra de Finanzas Magdalena Andersson. Foto: Pantallazo SVT.
     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español