Sábado, 15 Mayo 2021 | Login
Líder de SSU: "Por decirlo suave, estoy furioso" Philip Botström, en una entrevista con SVT. Foto: Marisol Aliaga.

Líder de SSU: "Por decirlo suave, estoy furioso"

El presidente de las Juventudes Socialdemócratas, Philip Botström, instó a varios líderes del distrito de Skåne a dejar la organización. Esto debido a declaraciones antisemitas, homofóbicas y misóginas, como han informado los medios.

El jueves, Botström declaró que esto ha debilitado la confianza en la SSU, y que había instado a varios representantes de las juventudes a abandonar la organización. “Estas personas no tienen nada que hacer en las Juventudes Socialdemócratas”, subrayó.

 

 Por: Magazín Latino

 

Ha ocurrido antes en el Partido Verde (MP) y del Centro ( C), entre otros. Ahora parece ser el turno de las Juventudes Socialdemócratas, SSU: el tener representantes que al parecer no comparten los valores fundamentales de la organización.

 

Según el vespertino Expressen, el medio que comenzó esta investigación, el distrito de Skåne, de la SSU, es dirigido desde hace años por una falange fundamentalista.

 

Expressen afirma que la Socialdemocracia habría tenido conocimiento desde hacía tiempo, de que algo no funcionaba bien, pero que no habría hecho nada para remediarlo.

 

Sin embargo, ahora que prácticamente todos los medios nacionales se han hecho eco de la investigación del vespertino, el comité ejecutivo de las SSU decidió tomar cartas en el asunto. Y nombró un grupo de trabajo que dispone de tres semanas para solucionar el caso.

 

El único problema es que quien dirigirá este grupo de trabajo es uno de quienes – según Expressen - ha sido acusado de comportamiento poco democrático: el presidente del distrito de Skåne, Mansour Ahmed.

 

No obstante, Mansour Ahmed se defendió de las críticas, y declaró al matutino Dagens Nyheter que “actuará personalmente y con contundencia”.

 

“Es totalmente inaceptable que se les de espacio en la organización a personas que expresan y poseen valores que van en contra de nuestros principios fundamentales. Estas personas deben dejar de inmediato la organización”, expresó Ahmed en una declaración escrita a DN.

 

Según Expressen, una falange extremista habría dirigido desde hace años el distrito de Skåne. Pero según el comité ejecutivo de las SSU, el problema se reduce a tres personas:

 

El ex presidente del distrito, Rizwan Elahi, representa el Movimiento Ahmadía del islam y pertenece a una mezquita que ha hecho declaraciones homofóbicas. Su imam dijo a unos escolares que estaban de visita: “los cerdos son homosexuales” y “las personas que no rezan cinco veces al día son castigadas por Dios”.   

 

Rizwan Elahi, por su parte, ha afirmado que el ateísmo en una idea inmoral.

- El islam es el remedio universal para todos los sufrimientos de la humanidad, para las enfermedades y los problemas que existen hoy, declaró, y subrayó que el “tabligh”, la difusión de la doctrina islámica, es obligatorio.

 

Ahora, en declaraciones a la prensa, Elahi declaró que estas afirmaciones estaban “sacadas de contexto” y negó la existencia de falanges en el distrito. Fue expulsado de la Socialdemocracia.

 

La segunda persona implicada es la vicepresidenta del distrito de Skåne, quien realizó una práctica en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto, país que está bajo una dictadura militar.

 

El tercero fue expulsado por haber hecho declaraciones antisemitas en las redes sociales. Éste optó por permanecer en el ayuntamiento.

 

El líder de las Juventudes Socialdemócratas, SSU, Philip Botström, ha explicado a la prensa que se han tomado las medidas necesarias para aclarar la situación.

- SSU Skåne deberá reportar, en un plazo de tres semanas, al comité ejecutivo sobre el plan de acción a seguir, y de cómo va a recuperar la confianza perdida. De lo contrario les retiraremos todos los fondos, lo que en la práctica significa que no podrán seguir funcionando, dijo a DN.

 

Ante la pregunta de Dagens Nyheter, de si SSU Skåne había sido tomada por una falange islamista con valores sesgados, respondió:

- No, eso no es correcto en absoluto. Estos son individuos cuyos valores no están en línea con los de SSU. Pero es lo suficientemente serio como para que yo actúe. Si tengo conocimiento de que hay más miembros o representantes que se han expresado en forma antisemita o que representan una organización racista, homofóbica o sexista – esas personas no tienen nada que hacer en la SSU. Se tienen que ir.

 

Y agregó, respecto a cómo se sentía ante esta situación:

- Por decirlo suavemente, estoy furioso. Los valores y el compromiso que han surgido no son compatibles con la Socialdemocracia, ni con nuestros valores en la SSU. Tenemos requisitos muy altos para ser miembro de la SSU, y requisitos aún más altos para ser líder. Nunca miraré para el lado ante la homofobia, el racismo, el extremismo religioso o cualquier otra cosa que no esté en línea con nuestros principios.

 


Philip Botström, en una entrevista con SVT. Foto: Marisol Aliaga.

 

 

About Author

Related items

  • Para recordar Ådalen de 1931 – de verdad

    Hoy se cumplen 90 años desde que los militares mataron a tiros a cinco trabajadores, durante una marcha de protesta en Ådalen, el 14 de mayo de 193. El suceso quedó para siempre marcado en la conciencia colectiva del movimiento obrero sueco.

    A continuación, un artículo publicado en el diario Arbetaren (El trabajador).

     

     Fuente: Arbetaren. Toivo Jokkala. 13 de mayo de 2016 Traducción: Magazín Latino

     

    Aquí descansa un trabajador sueco

    abatido en tiempos de paz.

    Desarmado, indefenso.

    Fusilado por balas desconocidas.

    Su crimen fue el hambre.

    No lo olvides nunca.  (Erik Blomberg)

     

    Para recordar Ådalen de 1931 – de verdad

    Sin duda, los acontecimientos de Ådalen de hace 85 [ahora 90] años pertenecen a una época diferente y, en muchos sentidos, más oscura. Pero con la iconización y petrificación de los eventos de Ådalen, tendemos a olvidar aspectos importantes relacionados con el tiempo en el que estamos viviendo.

    El sábado 14 de mayo, se cumplen 85 años [ahora 90] desde que el ejército sueco abrió fuego contra una marcha de protesta en Lunde, en Ådalen, Ångermanland. Cinco trabajadores de entre 19 y 35 años fueron asesinados.

    Al igual que otros eventos profundamente simbólicos, aquí el símbolo finalmente se ha vuelto más conocido que el curso de los mismos eventos. "Ådalen", a menudo resumido como lo que sucedió allí en mayo de 1931 en esta sola palabra - significa en la conciencia general del movimiento obrero la culminación y el punto final de la dominación de la clase insurgente, la violencia estatal y la injerencia militar en asuntos civiles. "Ådalen", ese fue el momento en que dispararon a los trabajadores.

    El proceso, por muchos vagamente conocido fue, en sus principales características, este:

    En la primavera de 1931, trabajadores de Ådalen se declararon en huelga de apoyo con los trabajadores de un aserradero de Hälsingland, a quienes se les había reducido el salario. Los negociantes de mano de obra respondieron contratando rompedores de huelgas. La sección local del Sindicato de Trabajadores del Transporte convocó a una reunión sindical en Kramfors, donde se decidió que todos los trabajadores realizarían una huelga general local hasta que se retirara a los que rompieron la huelga.

    Antes de que finalizara la reunión, muchos de los que se habían convocado, entre 3.000 y 6.000 personas, comenzaron a marchar hacia el pueblo de Lunde, donde estaban apostados los rompehuelgas. En Lunde, fueron recibidos por un oficial militar de Sollefteå, que hizo disparos de advertencia al suelo.

    Cuando se percutaron los disparos, la multitud se amontonó, ante la presión de los que estaban detrás, a lo que los soldados respondieron disparando directamente contra la multitud. Cinco personas cayeron, y si Tore Alespong - entonces apellidado Andersson - quien era el trompetista en el tren de demostración, no hubiera tocado espontáneamente la señal de cese el fuego, la tragedia probablemente habría sido aún mayor.

    “Justo a mi lado, a solo un brazo de distancia, la joven Eira Söderberg cayó al suelo sangrando, mientras las salvas seguían. Entonces me di cuenta intuitivamente de la posibilidad de tocar el alto el fuego ", dijo Tore Alespong en un reportaje en el noticiero de SVT Aktuellt, en 1991. (De más está decir que Alespong fue sometido a juicio por usurpación arbitraria de tropas militares, pero fue absuelto).

    Los eventos de Ådalen han sido canonizados por el posterior partido oficialista Socialdemócrata como un monumento a la era oscura de la que el partido sacó al país. Por tanto, puede ser valioso recordar que tanto la LO (Sindicato de Trabajadores) como los socialdemócratas estaban profundamente divididos en sus opiniones sobre lo que sucedió posteriormente. Sobre todo, en muchos lugares había una gran necesidad de distanciarse de las protestas de los trabajadores y definirlas como algo que tenía que ver principalmente con los comunistas y sindicalistas.

    "Me atrevo a recalcar que todo el activismo comunista, y toda esta forma de explotar los sentimientos de indignación, significa que, cuando se buscan responsables, hay que poner a los comunistas del lado de los empresarios y los rompehuelgas de los transportistas", dijo, por ejemplo, el futuro socialdemócrata padre de la patria Per Albin Hansson, en la segunda cámara del Riksdag (Parlamento) el día después de los disparos.

    Los militares implicados fueron absueltos en la más alta instancia, a excepción de tres días de arresto para uno de ellos (varios trabajadores recibieron penas de prisión), pero la Comisión Ådalen concluyó después que era inapropiado utilizar personal militar en disturbios, y después de esto nunca se han desplegado militares en situaciones semejantes en Suecia. Otra consecuencia de los hechos fue que en el país obtuvimos una policía estatal unificada.

    Sin lugar a dudas, los acontecimientos de Ådalen pertenecen a una época diferente y, en muchos sentidos, más oscura. Los trabajadores de la Suecia actual rara vez viven en las condiciones de extrema pobreza en que vivían en el momento de los tiroteos en Ådalen, la sociedad es en muchos sentidos menos autoritaria y la gente común tiene más canales para hacer oír su voz en la sociedad. 

    Pero con la iconización y petrificación de los eventos de Ådalen, tendemos a olvidar aspectos importantes relacionados con el tiempo en que nosotros mismos vivimos.

    Los trabajadores que se manifestaban tenían una misión: detener la ruptura organizada de huelgas que amenazaba su lucha por la justicia social. Incluso hoy en día, los empleadores buscan enfrentar a los trabajadores entre sí, con la diferencia de que ahora también están tratando de hacer que el concepto de romper la huelga caiga en el olvido, como hemos visto ejemplos movimiento de negociaciones colectivas.

    Los militares en Ådalen podían usar la fuerza letal sin ningún castigo, o con muy poco. Lamentablemente, la policía estatal, que hoy desempeña el papel de militares que actúan de forma civil, en la mayoría de los casos también tiene el privilegio de poder matar sin condena, como hemos informado repetidamente en Arbetaren. La sociedad se ha vuelto más abierta e igualitaria de lo que era en 1931, pero los más débiles de la sociedad todavía se encuentran, en situaciones extremas, en desventaja mortal, en comparación con los uniformados.  

    Entonces, como ahora, muchas fuerzas "progresistas" establecidas también tenían una calibración básica que implicaba distanciarse inmediatamente de conflictos sociales que se sospechaba podían salpicarlos negativamente. Lo que hizo que la narrativa de Ådalen cambiara de apariencia no fue el palpitante corazón de la dirección del partido socialdemócrata, sino una masiva opinión popular que exigía justicia.

    Toivo Jokkala

     


    Imagen de la marcha de protesta tomada poco antes de las 15.00 horas del 14 de mayo de 1931. Unos minutos más tarde, los militares habían matado a tiros a cinco personas y otras tantas habían resultado heridas. Foto: TT. (La imagen está recortada).


    El diario Svenska Dagbladet describía los acontecimientos en Ådalen con el titular: "Sangrientos disturbios en Ådalen. Los militares se ven en la obligación de abrir fuego. Cinco personas son abatidas." Y como subtítulo: "Los primeros disparos desde la masa. Despiadada propaganda de bloqueo termina en espantoso terror. Miles de personas contra un puñado de soldados".

     

  • Isabella Lövin abandona la política

    El miércoles pasado la vocera del Partido Verde, Isabella Lövin, dio a conocer que abandona la política. Tan pronto como su partido encuentre una reemplazante, dimitirá también de su cargo como ministra del Clima y Medioambiente.

    - Yo veo que esto es lo mejor para el partido, dijo Lövin, en tanto que el primer ministro Stefan Löfven expresó que obviamente respeta la decisión de Lövin, aunque es “lamentable e inesperada”.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    La noticia fue dada a conocer primero por el matutino Dagens Nyheter, el pasado miércoles y no tardó en tener eco en todos los medios nacionales. Isabella Lövin no es solo ministra del Clima y Medioambiente, es además Viceprimera ministra. A pesar de esto, en cuanto su partido logre encontrar a alguien que la suceda en los cargos, abandonará la política por completo.

     

    Un paso que, si bien sorprendió a Stefan Löfven, no así a los politólogos nacionales, quienes ya desde hace un tiempo atrás habían detectado un cansancio en la vocera femenina del Partido Verde.

     

    “Los electores se merecen alguien mejor que Lövin” escribió la redactora política de Aftonbladet, Lena Mellin, recalcando el poco entusiasmo que la vocera verde ha demostrado, en sus apariciones en público, desde hace un par de años atrás.

     

    Vale recordar que el discurso que diera en Almedalen parecía más una clase magistral que un discurso político. Isabella Lövin no logró conectar muy bien con los electores y atraer más votos, tan necesarios sobre todo este ultimo tiempo, puesto que el partido se ha situado en las encuestas de intención de votación incluso a veces por debajo del cuatro por ciento necesario para mantenerse en el Parlamento.

     

    Isabella Lövin se unió al Partido Verde hace unos diez años atrás, luego de una prestigiosa trayectoria dentro del Periodismo.

     

    En 2007 obtuvo el Premio al Periodismo y a la Investigación Periodística por su libro “Tyst hav” (Mar silencioso), que trata sobre los desequilibrios ecológicos en el Mar Báltico.

     

    Si bien ha aducido el abandono de la política a “razones personales”, se sabe que las relaciones entre el Partido Verde, socio de gobierno de la Socialdemocracia, han estado bastante tensas debido a las posiciones tan distintas de ambas agrupaciones frente a – sobre todo – el tema de la inmigración. Y en caso de que la sucesora de Lövin tuviera una actitud más confrontadora frente a las exigencias de la Socialdemocracia, la gobernabilidad podría correr peligro.

     

    - Yo creo que Stefan Löfven está bastante nervioso respecto a qué va a pasar con esto, dijo Mats Knutson, el comentarista político de SVT, la televisión estatal.

     

    Lövin, por su parte, niega que su renuncia se deba a problemas internos o al tema de la política de inmigración.

     

    - No se debe a ello, pero he estado pensando durante mucho tiempo que necesito tomar esta decisión cuando estamos a mitad de este mandato. El Partido Verde no tiene un congreso regular hasta septiembre del próximo año, y creo que está demasiado cerca de las próximas elecciones como para que un nuevo portavoz tenga tiempo de asumir el papel y liderar al partido hacia unas elecciones exitosas, asegura la ministra en entrevista con Dagens Nyheter.

     

     El Partido Verde se caracteriza por tener dos líderes, un hombre y una mujer. Lövin no quiere dar nombres sobre quien la podría suceder en su cargo, sin embargo, asegura que hay muchas representantes femeninas que junto a Per Bolund (quien fuera elegido el año pasado) pueden conducir el partido con éxito.

     

     

    ¿Y el sueldo de la ministra?

     

    Cuando un secretario de Estado presenta su renuncia, tiene derecho a solicitar el mismo sueldo que tenía en funciones durante el periodo de un año.

     

    El más reciente aumento de sueldo del gabinete de Stefan Löfven fue el 1 de julio de 2019. El sueldo del primer ministro aumentó en 4.000 coronas al mes y el de sus ministros en 3.000 coronas. De esta manera, Löfven recibe 176.000 coronas al mes y sus secretarios 139.000 coronas mensuales.

     

    Por lo tanto, Isabella Lövin, tiene derecho a recibir 139.000 coronas al mes durante un año. Si lo solicita.

     

     
    Isabella Lövin es la periodista y escritora que pasó a ser política. Foto: Sitio web del Partido Verde. 

     

    Más datos:

    Isabella Lövin tiene 57 años

    Nació el 3 de febrero de 1963 en Helsingborg.

    Antes de ingresar a la política, trabajó como periodista y recibió, entre otras cosas, el Gran Premio al Periodista en 2007.

    En 2009 - 2014, fue parlamentaria en la UE por el Partido Verde.

    En 2014, fue nombrada Ministra de Ayuda al Desarrollo en el gobierno de Stefan Löfven, cargo que ocupó hasta 2016 cuando pasó a ser Ministra de Cooperación Internacional para el Desarrollo y el Clima, y Viceprimera Ministra.

    En 2016, asumió el cargo de portavoz del Partido Verde después de Åsa Romson

    Desde 2019 es Ministra de Medio Ambiente y Clima y sigue siendo Viceprimera Ministra.

    Fuente: TT

     

  • Jonas Sjöstedt: “Nadie quiere esta reforma”

    El líder del partido de Izquierda (V) comunicó el jueves que la amenaza de una moción de censura contra la ministra del Trabajo va en serio. Si el gobierno continúa la privatización de la Oficina del Trabajo, Jonas Sjöstedt propondrá la votación en el Parlamento.

    - Queremos detener este caos de privatizaciones, subrayó.

    Actualización: en rueda de prensa este lunes, Jonas Sjöstedt comunicó que retira la amenaza contra la ministra, puesto que el Gobierno retrocede en sus planes de privatización de la Oficina del Trabajo. No obstante, la oficina se privatizará, pero a más largo plazo.

     

     Por: Magazín Latino

     

    En una rueda de prensa este jueves, la ministra del trabajo, Eva Nordmark, presentó a la nueva directora general de la Oficina del Trabajo, la experimentada jurista Maria Mindhammar.

     

    No obstante, esta y otras medidas presentadas por el gobierno respecto al futuro de la Oficina del Trabajo no fueron suficientes para satisfacer las exigencias del partido de Izquierda, que se ha opuesto a la privatización que exigiera el partido del Centro, para aceptar el acuerdo de enero.

     

    - La Oficina del Trabajo se encuentra sumida en una profunda crisis, dijo Jonas Sjöstedt, en la sesión en la cámara. Y comunicó que buscará el apoyo del partido Conservador (Moderaterna) para presentar una moción de censura en contra de la ministra del Trabajo, que puede llevar a su dimisión.

     

    Los otros partidos que apoyarían la moción de censura son los Democratacristianos (KD) y los Demócratas de Suecia (SD). De esta manera, el partido de Izquierda lograría su propósito con ayuda de sus enemigos políticos. La votación parlamentaria podría resultar incluso en nuevas elecciones.

     

    Aunque Sjöstedt declaró que su fin no era derribar el gobierno de Stefan Löfven. Lo que pretende es poner fin a la acelerada privatización de la Oficina del Trabajo.

     

    - Nuestra meta es que ellos digan: reconocemos, no tenemos apoyo para este caos de privatizaciones. Yo creo que el gobierno va a desistir de sus propósitos porque esta política no lleva a buen puerto y afecta más que nada a los desempleados, dijo el líder de Izquierda a Aftonbladet.

     

    Por su parte los Socialdemócratas ven esta jugada del partido con quienes colaboraron el periodo pasado como “poco responsable”.

     

    - Ahora el partido de Izquierda nos sumerge en una situación complicada, y vale la pena preguntarse qué pretenden con esto, dijo al vespertino la jefa del grupo parlamentario de la Socialdemocracia, Annelie Karlsson.

     

    Según ella, el gobierno está consciente de las dificultades que enfrenta la entidad laboral. Sin embargo, manifestó no entender el hecho de que Jonas Sjöstedt esté dispuesto a hacer causa común “con quienes han ocasionado esta situación”, la derecha. 

     

    - Nosotros gobernamos de acuerdo con un presupuesto de los Conservadores (Moderaterna) y de los Democratacristianos – quienes quitaron recursos a la Oficina del Trabajo - y ahora Sjöstedt quiere hacer un pacto con ellos y deponer el gobierno. Entiendo que los electores tengan dificultades en entender esto. Es muy raro, agregó Annelie Karlsson.

     

    En tanto, Ulf Kristersson, presidente de los Conservadores (M), junto a la líder democratacristiana, Ebba Bush Thor, comunicaron en rueda de prensa el jueves pasado que, desde entonces y hasta este martes, el gobierno tiene que retroceder en los cambios fundamentales planteados en la reforma de la Oficina del Trabajo.

     

    - El gobierno tendrá que ceder porque hay una mayoría parlamentaria que quiere otra cosa, dijo Kristersson.

     

    La privatización de la Oficina del Trabajo es parte del acuerdo de enero. Este es un proyecto neoliberal diseñado por el político del partido del Centro Martin Ådahl, y es dirigido por la organización empresarial Almega. La meta final es una privatización total de la entidad laboral. 

     


    La ministra del Trabajo, Eva Nordmark (S). El líder del partido de Izquierda, Jonas Sjöstedt (V). Foto: Riksdagen.se/Marisol Aliaga.

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español