Lunes, 27 Septiembre 2021 | Login
Declaración del Partido Comunista de Chile La localidad de Santa Olga fue completamente devorada por las llamas. Foto: El Mostrador

Declaraci贸n del Partido Comunista de Chile

El Partido Comunista de Chile se pronuncia respecto a los incendios forestales que han tenido y tienen lugar en Chile.

Por: Partido Comunista de Chile

Chile vive una tragedia nacional que demanda unidad, solidaridad, esfuerzos colectivos y la adopci贸n de todas las medidas que enfrenten los incendios y sus dram谩ticas consecuencias. Rechazamos la posici贸n confrontacional y oportunista聽 que han tenido sectores聽 de oposici贸n.

Es una situaci贸n in茅dita en la historia de nuestro pa铆s, que requiere toda la unidad y todas las acciones excepcionales que se puedan adoptar.

Llamamos a todas y todos los chilenos, sin excepci贸n alguna; a los extranjeros que residen en nuestro pa铆s, a llevar adelante la solidaridad a trav茅s de los centros de acopios; del voluntariado que impulsa el Gobierno central y los Gobiernos regionales; a trav茅s de todas las instituciones gubernamentales, sociales, religiosas, municipales, pol铆ticas, deportivas y culturales.

Apoyamos sin reserva la actividad que realizan miles de bomberos; voluntarios de Conaf y otras instituciones estatales; Carabineros, PDI, Fuerza A茅rea; Armada y Ej茅rcito; y creemos que la situaci贸n de extrema urgencia requiere incluso m谩s apoyo y m谩s movilizaci贸n de este contingente humano que es la primera l铆nea de la batalla contra los incendios. La urgencia requiere no detenerse en trabas legales o burocr谩ticas.

Saludamos y agradecemos los apoyos que vienen del extranjero: Los voluntarios y expertos colombianos, franceses, argentinos y otros que ya est谩n en Chile y los que vienen en camino. El avi贸n-tanque gestionado por esfuerzos privados; el avi贸n contra incendios ofrecido por el estado de Rusia. Cada una de esas acciones dan 谩nimo y son un apoyo concreto

Los antecedentes sobre acciones intencionales para provocar incendios, deben ser investigadas de una forma excepcional, de manera r谩pida, urgente y precisa. No puede haber demora. Es extremadamente grave que esto sea as铆, porque las consecuencias han afectado en todos los aspectos la vida de los habitantes de Chile, y la Seguridad Nacional, que han costado vida de bomberos, carabineros y brigadistas de CONAF, instituciones que merecen el reconocimiento del pa铆s entero.

La Presidenta encabeza los esfuerzos del gobierno, que adopta las medidas necesarias. Este es un momento en que se requiere unidad y convicci贸n nacional, y rechazamos categ贸ricamente el uso y abuso que se ha pretendido hacer de la tragedia nacional y los ataques en contra de la Jefa de Estado.

Chile es un pa铆s con un estado precario; jibarizado por a帽os en su capacidad de gesti贸n p煤blica en muchos aspectos. Esta tragedia debe convocarnos a todas y todos a impulsar ahora un PLAN NACIONAL que le de al Estado chileno todas las capacidades y recursos humanos y materiales, para enfrentar y prevenir urgencias. Lamentablemente, no podemos descartar que haya nuevas situaciones cr铆ticas. Los privados est谩n convocados a apoyar este esfuerzo nacional, pero lo que queda claro es que Chile necesita con extrema urgencia una institucionalidad estatal para enfrentar las urgencias.

Los incendios dejan en evidencia que incluso se debe reevaluar los sistemas productivos forestales y de gesti贸n de electricidad en zonas en donde estos aspectos pueden ser causas sensibles.

Hoy, el Estado debe adoptar todas las medidas que se requieran para enfrentar los incendios, y apoyar a las v铆ctimas que estos dejan, con recursos para soluciones eficaces con la urgencia que demanda la cr铆tica situaci贸n. Se requiere un esfuerzo pa铆s al que estamos dispuestos a colaborar.

Comit茅 Central

Partido Comunista de Chile


Santiago, 26 de enero de 2017.

About Author

Related items

  • 11 de septiembre de 1973 - Una fecha para Nunca M谩s

    鈥淗oy se cumplen 48 a帽os del golpe de Estado de 1973. Una traici贸n imperdonable a la Constituci贸n y al gobierno democr谩ticamente elegido del presidente Salvador Allende, a Chile entero. Una acci贸n b谩rbara, sanguinaria, criminal y asesina鈥, escribe la psic贸loga y escritora Thamar 脕lvarez Vega. 驴C贸mo vivieron los ni帽os ese d铆a fat铆dico en la historia de Chile? La autora nos comparte su experiencia y nos recuerda la importancia de la memoria hist贸rica.

    聽Por: Thamar 脕lvarez Vega

    Hoy, 11 de septiembre, se conmemora uno de los eventos m谩s duros, crueles y sanguinarios de la Historia de Chile. Pues se cumplen exactamente 48 a帽os del golpe de Estado de 1973. Tengo claro que ser谩n muchos los que rememoren este d铆a desde su visi贸n como militantes, simpatizantes, colaboradores, participantes o, simplemente, ciudadanos de a pie de la 茅poca de la UP y del gobierno del presidente Salvador Allende.

    Yo rememorar茅 ese d铆a y los subsiguientes - previos al exilio de mi familia- desde la perspectiva de la persona que era entonces. Una ni帽a de 8 a帽os a quien el golpe de Estado alcanz贸 en su casa, en el seno de una familia de izquierdas, con abuelos, padres, t铆as y t铆os militantes del PC y el MIR.


    Salvador Allende durante聽su campa帽a presidencial, con聽a los abuelos聽de la autora: Luis (a la derecha) y Raquel (izquierda). Foto: Privada.聽

    Ustedes dir谩n que poco puede aportar a la memoria hist贸rica y a la verdad una ni帽a de tan corta edad. Pero se equivocar铆an. Pues lo que recuerdo de aquellos d铆as impact贸 con tal fuerza en mi familia y en mi entorno, que me dej贸 im谩genes, frases, escenas y, en suma, recuerdos imborrables. Como, estoy segura, ocurri贸 con muchos ni帽os y ni帽as de entonces.

    El golpe de Estado comenz贸 muy temprano, en Valpara铆so, puerto del que somos originarios todos los miembros de mi familia chilena. Mi abuelo, Luis Vega, era abogado y trabajaba como asesor jur铆dico del gobierno de Salvador Allende en la Intendencia de Valpara铆so, sita en aquellos d铆as en el edificio de la Armada, en Plaza Sotomayor. Desde muy temprano aquella ma帽ana, capt贸 movimientos sospechosos por parte de la plana mayor de la Armada e intent贸 alertar al presidente Allende por tel茅fono. No pudo. Fue detenido en la misma Intendencia y conducido, en primera instancia, a La Esmeralda, donde fue brutalmente interrogado y torturado. En los d铆as y semanas siguientes, mi abuelo ser铆a trasladado a Isla Dawson y, posteriormente, a los campos de concentraci贸n de Ritoque y Puchuncav铆, donde seguir铆a sufriendo todo tipo de apremios y torturas.

    Mi padre, V铆ctor Manuel, fue exonerado de su trabajo y mi madre, Mariana, debi贸 abandonar sus estudios universitarios en la Universidad de Playa Ancha pues esta cerr贸 sus puertas con car谩cter indefinido desde el mismo 11 de septiembre. Ambos recibieron el aviso del golpe de Estado gracias a una vecina 鈥 en ese entonces viv铆amos en la Poblaci贸n Empart de 15 Norte, en Vi帽a del Mar 鈥 que recibi贸 el llamado telef贸nico de mi abuela, Raquel, desde Valpara铆so, y avis贸 a mis padres. Yo estaba en ese momento tomando mi desayuno, pues me aprestaba a acudir al Colegio Hebreo, donde estudiaba 4潞 b谩sico. En ese mismo instante, con mi taza de t茅 con leche en la mano, el mundo que me rodeaba cambi贸 para siempre.


    Thamar junto a su hermana, Marcia y a su padre, Victor Manuel. Foto: Privada.

    El descalabro en mi familia podr铆a verse como una met谩fora, a escala menor, de lo que ocurri贸 en el pa铆s desde ese d铆a oscuro. Un descalabro terror铆fico que se volvi贸 cotidiano en miles de hogares chilenos, y que para muchos de ellos dur贸 17 a帽os.

    Muchas ser铆an las remembranzas que podr铆a compartir con ustedes de aquellos d铆as. La visi贸n del departamento de mis abuelos en Valpara铆so luego del allanamiento sufrido por militares. El largo pasillo atestado de libros, revistas, posters, carpetas, que dificultaban el paso al transitar por este; los muebles corridos, las vitrinas volcadas, los cables arrancados de la pared鈥 La detenci贸n de mi madre una noche de octubre, estando solas en casa, los golpes y gritos atronadores en la puerta, y c贸mo los militares se la llevaron no sin antes permitir 鈥 todo un detalle - que nos dejara a mi hermana y a m铆 al cuidado de una vecina, In茅s; las detenciones de mis t铆as en la academia de guerra naval, el cuartel Silva Palma, y en el caso de una de ellas, en un barco de guerra, el Lebu; el llanto de mi abuela ante la violencia que sacud铆a a su familia; la radio transmitiendo una 煤nica palabra con voz t茅trica y metalizada: 鈥淓sculapio鈥; el miedo y el desconcierto por la falta de informaci贸n del estado de mi abuelo; mi padre alejado del peligro gracias al proverbial trabajo que un familiar le consigui贸 en Los Andes; la persecuci贸n que sobrevino despu茅s de la liberaci贸n de mi madre y mis t铆as; el transcurrir de los meses en un clima de amenazas constantes y la incertidumbre por el futuro del pa铆s. Y, finalmente, el exilio de toda mi familia, que dio comienzo a una di谩spora que dura, para muchos de nosotros聽y nosotras, hasta el d铆a de hoy.

    Sin embargo, no todos son recuerdos propios. Llegadas las Fiestas Navide帽as y con mi padre ausente, mi madre, mi abuela, mi hermana y yo nos reunimos nuevamente en casa de In茅s. Y lo que sucedi贸 esa noche tuvieron que cont谩rmelo pues la tengo borrada, bloqueada. Por mi madre pude enterarme de que esa Nochebuena, ya oscuro, por el ventanal del jard铆n apareci贸 una joven mujer disfrazada de Pap谩 Noel. Desde dentro del departamento se apresuraron a abrir el ventanal y dejarla entrar, pues ya era hora del toque de queda. La joven les explic贸 que se encontraba sola, que su padre y su marido estaban presos y en paradero desconocido. Y que, sola y triste en su casa, hab铆a tomado la resoluci贸n de vestirse de fiesta y salir por la poblaci贸n a alegrar a los ni帽os鈥 Pero, all铆 sentada en el tresillo del sal贸n, sus palabras se convirtieron en llanto desolado, que contagi贸 a todos quienes la escuchaban. 驴A alguien puede extra帽ar que una ni帽a bloqueara en su memoria una escena como esa?


    La autora聽junto a su hermana y a su madre. Foto: Privada.

    En una ni帽a es comprensible. En un pa铆s, no. Hoy se cumplen 48 a帽os del golpe de Estado de 1973. Una traici贸n imperdonable a la Constituci贸n y al gobierno democr谩ticamente elegido del presidente Salvador Allende, a Chile entero. Una acci贸n b谩rbara, sanguinaria, criminal y asesina. El principio de una dictadura cruel que dur贸 17 a帽os y que signific贸 miles de muertos, desaparecidos, exiliados, torturados, exonerados, relegados y mujeres violadas y tambi茅n asesinadas y desaparecidas.

    Una fecha para no olvidar. Una fecha para Nunca M谩s.

    Esplugues de Llobregat, Barcelona, Espa帽a

    Thamar 脕lvarez Vega聽

    Psic贸loga y escritora聽


    Salvador Allende ten铆a una gran preocupaci贸n por los ni帽os. El medio litro de leche diario fue una de sus emblem谩ticas medidas, que contribuy贸 a mejorar la calidad de vida, sobre todo de los ni帽os que viv铆an en la extrema pobreza. Foto: Wikimedia.org.


    El Palacio de la Moneda聽siendo聽bombardeado, el 11 de septiembre de 1973. Foto: Archivos.

  • Erik Helmerson: Un liberal no puede jam谩s titubear ante dictadores

    Mauricio Rojas vuelve a la pol铆tica sueca. En rueda de prensa, la l铆der del partido Liberal, Nyamko Sabuni, le dio una calurosa bienvenida y lo present贸 como el nuevo asesor los liberales respecto a temas de integraci贸n. Pero su nombramiento es controversial, sobre todo dentro de la comunidad chilena en Suecia.

    Y no solo all铆, el columnista de Dagens Nyheter, Erik Helmerson, escribe, en esta columna, que Rojas 鈥渄ebe dar cuenta, de una vez por todas, sobre sus puntos de vista sobre el Chile de Pinochet鈥.

    Fuente: Dagens Nyheter. 24.08.2021. Traducci贸n: Magaz铆n Latino

    El nuevo asesor de integraci贸n del partido Liberal, Mauricio Rojas, debe dar cuenta, de una vez por todas, sus puntos de vista sobre el Chile de Pinochet.

    Este es un texto publicado en las p谩ginas editoriales de Dagens Nyheter. La postura pol铆tica del consejo editorial es independiente y liberal.

    Est谩 claro que Mauricio Rojas puede hacer un buen trabajo como nuevo聽asesor de integraci贸n de los liberales, lo cual fue presentado la semana pasada. Tiene m茅ritos de peso. A lo largo de los a帽os, ha tenido opiniones sobre la migraci贸n y la integraci贸n que pueden describirse como "controvertidas", pero esto no est谩 prohibido en una democracia.

    Solo hay una cosa que primero debe investigarse, y son algunas declaraciones sobre el exdictador militar de Chile, Augusto Pinochet.

    El n煤mero de muertos en el Chile de Pinochet es controvertido. El New York Times escribe en el obituario聽del dictador, el 11 de diciembre de 2006, que m谩s de 3.200 fueron ejecutados o "desaparecidos" mientras que "miles" de personas m谩s fueron arrestadas, torturadas o enviadas al exilio. Seg煤n el mismo texto, los partidarios de Pinochet se "desilusionaron" cuando, en el transcurso de su 煤ltimo a帽o, sali贸 a la luz que el dictador ten铆a al menos 28 millones de d贸lares en cuentas secretas en el extranjero. Ese sentimiento bien podr铆a haber ocurrido antes.

    Si yo estuviera a cargo de una prueba de laboratorio sobre si una persona es liberal o no, mi primera pregunta ser铆a: "驴Qu茅 opinas de los dictadores?" Si la respuesta no llega r谩pidamente y se ubica en la secci贸n "la escoria de la tierra", la persona habr谩, por una parte, reprobado como liberal, y por otra, se habr谩 demostrado directamente inadecuada para tareas pol铆ticas en una democracia.

    Rojas se ha pronunciado en varias ocasiones sobre el general Pinochet. Lo m谩s conocido聽es cuando, en un libro, critica al Museo de Historia y Derechos Humanos de Santiago, que documenta los abusos de Pinochet: 鈥淢谩s que un museo, es una instalaci贸n cuyo prop贸sito ... es escandalizar a los espectadores, sorprenderlos y evitar que razonen por su propia cuenta鈥, escribi贸, lo que llev贸 a su destituci贸n como ministro de Cultura en Chile luego de solamente 90 horas en el cargo.

    En una entrevista con el diario Metro [de diciembre de 2004] 聽Rojas destac贸 el crecimiento econ贸mico de Chile bajo Pinochet y dijo que "la mayor铆a de las alternativas" al dictador eran peores.


    Foto: Twitter. Traducci贸n:驴La imagen de Pinochet es demasiado unilateral?聽- Algunos quer铆an que las cosas le salieran mal econ贸micamente a Chile durante la dictadura, para que se pudiera condenar y decir que todo era miseria. Ese no fue el caso. Pinochet dej贸聽Chile con un diez por ciento de crecimiento.聽驴Quiere decir que los suecos chilenos no quieren ver lo positivo con Pinochet?聽- No han madurado. Sobre todo, no admiten su propia culpa por lo sucedido, quieren ser v铆ctimas. Los exiliados chilenos se quedaron聽en lo ocurrido en 1973. Yo suelo decir que la mayor铆a de las opciones eran peores.

    La derecha liberal deber铆a tener esto en cuenta, para no terminar en la misma vergonzosa apolog铆a de una dictadura.

    Cabe decir aqu铆, de inmediato, que Rojas afirma haber sido citado err贸neamente y que 茅l tambi茅n hab铆a criticado a Pinochet y dicho que deber铆a estar en la c谩rcel. Ser铆a bueno que repitiera esas palabras, preferiblemente con 茅nfasis, y lo m谩s r谩pido posible.

    Pero la pregunta es si lo necesita, por estos d铆as. La gente lo defiende de todos modos. Polemistas liberales conocidos, pol铆ticos locales conservadores y otros que deber铆an tener m谩s conocimiento de las cosas, han apoyado recientemente de varias formas su nombramiento sin abordar, y mucho menos sin problematizar, las declaraciones de Rojas respecto a su pa铆s natal.

    El viejo adagio "el enemigo del enemigo es mi amigo" sigue vigente, pero ahora se puede formular m谩s bien como "quien manda a mis opositores en las redes es mi amigo".

    A lo largo de los a帽os, no mucho ha fascinado m谩s a un viejo liberal que cuando gente de izquierda tararea sobre distintos torturadores con banderas rojas 聽y que,聽probablemente, son buenas personas, a pesar de todo. Lenin, Mao, Castro, Ch谩vez - bueno, claro que hicieron muchas locuras, pero tengamos en cuenta que tuvieron que lidiar con el gran capital y el imperialismo de USA, y entonces no es tan f谩cil organizar elecciones libres y abstenerse de torturar a opositores.

    Ahora se escuchan tonos similares sobre Chile: el tal Allende que Pinochet derroc贸 era, despu茅s de todo, un granuja sospechoso, y mira聽las cosas lindas que el general hizo con la econom铆a. Y s铆, los dictadores pueden tener cosas lindas para encandilar, como autopistas, medicinas y cifras del PIB. Pero no se atreven, de todas formas, a convocar a elecciones.

    La derecha liberal deber铆a tener esto en cuenta, para no terminar en la misma humillante apolog铆a de la dictadura. Y antes que nada, Mauricio Rojas deber铆a explicar claramente y de una vez por todas sus puntos de vista sobre Pinochet.


    Mauricio Rojas cuando asum铆a la cartera de Cultura, de Sebasti谩n Pi帽era. El dictador Augusto Pinochet. Foto: Presidencia.cl. Santiago Llanquin/AP.


    La presidenta del partido Liberal (antes Folkpartiet), Nyamko Sabuni y el nuevo asesor del partido en temas de integraci贸n: Mauricio Rojas. Foto: Pantallazo Liberalerna.se.聽

    Video:El presidente de Chile, Sebasti谩n Pi帽era, quien nombr贸 a Rojas en el cargo de ministro, abog贸 fervorosamente por la libertad de Augusto Pinochet, la 煤nica vez que 茅ste estuvo a punto de ser enjuiciado聽por los cr铆menes de lesa humanidad que se cometieron en Chile durante la dictadura.聽Sebasti谩n Pi帽era nombr贸 (2020) a una familiar de Pinochet como ministra de la聽Mujer y a un pinochetista como ministro de Trabajo (2021). Las relaciones entre Pi帽era y聽el pinochetismo es evidente,聽y la pregunta es si聽Nyamko Sabuni tiene conocimiento de ello.

  • El Parlamento pas贸 a llevar al gobierno 鈥 quiere que se investiguen las adopciones internacionales

    En Chile se est谩 llevando a cabo una investigaci贸n sobre el tema de los ni帽os secuestrados contra la voluntad de las madres y las familias, y que fueron dados en adopci贸n a聽distintos pa铆ses.聽Parlamentarios聽suecos consideran聽que Suecia聽tambi茅n deber铆a聽hacerse cargo.

    El gobierno debe investigar las adopciones internacionales lo antes posible. Una oposici贸n unida resolvi贸聽esto el martes en el Parlamento sueco (Riksdagen).

    聽Fuente: DN. 15 junio 2021.聽Traducci贸n: Magaz铆n Latino

    La resoluci贸n聽se tom贸 a ra铆z de una iniciativa en el Comit茅 de Asuntos Sociales: el gobierno deber铆a investigar lo antes posible c贸mo las autoridades suecas y las organizaciones de adopci贸n han tratado las adopciones internacionales en Suecia, entre otros pa铆ses desde Chile, desde mediados de la d茅cada de 1900 hasta la actualidad.

    Despu茅s de la serie de art铆culos del matutino Dagens Nyheter "Ni帽os a cualquier precio", la ministra de Asuntos Sociales, Lena Hallengren (S), dijo que tiene la intenci贸n de iniciar una revisi贸n de los procesos de adopci贸n en Suecia desde los a帽os sesenta hasta los noventa.

    El l铆der del partido conservador, Moderaterna (M),聽聽Ulf Kristersson fue m谩s all谩, y exigi贸 un "libro blanco" sobre las adopciones internacionales en Suecia.

    La serie de art铆culos de DN investiga los delitos a ra铆z de las adopciones y destaca, entre otras cosas, sospechas concretas de irregularidades en la mayor铆a de los principales pa铆ses de los cuales Suecia ha adoptado ni帽os y ni帽as.

    Sin embargo, las demandas de una investigaci贸n sobre las adopciones internacionales de Chile se hab铆an planteado聽ya en 2018, luego de que medios chilenos, junto con la televisi贸n estatal sueca, SVT, revelaran que cientos de ni帽os chilenos podr铆an haber sido robados de sus familias y dados en adopci贸n en Suecia.

    Con el apoyo de聽personas adoptadas desde Chile, Jon Thorbj枚rnson (del partido de Izquierda, V) ha levantado聽el tema varias veces en el Riksdag. Adem谩s, los miembros del partido del Centro (C) y Dem贸cratas de Suecia (SD) tambi茅n han dirigido preguntas formales a la ministra de Asuntos Sociales.

    El martes, los partidos de oposici贸n V, SD, M, KD, L y C votaron a favor de la propuesta [de comenzar desde ya una investigaci贸n].

    Seg煤n el Parlamento, una investigaci贸n "tambi茅n deber铆a tener un impacto sobre c贸mo se lleva a cabo el trabajo con las adopciones internacionales en el futuro".

    El partido de la Socialdemocracia (S) y el partido Verde (MP) se abstuvieron a la resoluci贸n, alegando que el gobierno est谩 trabajando actualmente en una directiva para una investigaci贸n - y quiere esperar hasta que se redacte esta.


    Imagen de archivo del Parlamento sueco, Riksdagen. Foto: Riksdagen.se.

News Letter

Inscr铆base a nuestro servicio de News Letter

聽聽

Magaz铆n Latino te informa en espa帽ol