Sábado, 27 Noviembre 2021 | Login
Löfven sostiene que la estrategia es la correcta en tanto que la oposición exige que “actúe o renuncie” El primer ministro Stefan Löfven (S) y el líder de los Demócratas de Suecia, Jimmie Åkesson. Foto: Nsk.se.

Löfven sostiene que la estrategia es la correcta en tanto que la oposición exige que “actúe o renuncie”

El asalto al Capitolio, en EE. UU. y la estrategia sueca frente a la pandemia fueron puntos recurrentes en el primer debate político del año, este miércoles, en el parlamento.

El primer ministro recibió críticas por el manejo de la pandemia del coronavirus, tanto desde la izquierda como de la derecha. "Si el gobierno no tiene el valor de actuar, que dimita", dijo la líder socialdemócrata, Ebba Bush.

 

 Por: Magazín Latino

 

Más encendido que de costumbre fue el primer debate en el parlamento sueco, Riksdagen, este miércoles, que dio inicio al 2021. Un año marcado por la crisis sanitaria del coronavirus, cuando Suecia enfrenta las peores cifras dentro de los países nórdicos y está entre los países más castigados por la pandemia.

 

Y la paz y el consenso que reinó el año pasado, a comienzos de la pandemia, comienza a diluirse. En sus discursos, los líderes de los partidos conservativo (M), Democratacristiano (KD), y Demócratas de Suecia (SD), criticaron a Stefan Löfven por la responsabilidad que le cabe al gobierno sobre la gestión frente al coronavirus y la propagación de la infección.

 

El premier sueco, por su parte, se refirió en su discurso a los sucesos en EE. UU. y a los peligros del populismo.  Peligro de la polarización de la sociedad, el populismo y el extremismo.

- Europa y Suecia deben aprender de esto. Aquí también están los que quieren cerrar nuestras sociedades abiertas. Suecia no es, por supuesto, Estados Unidos, pero ninguna democracia es sólida para siempre, dijo, con un guiño a los Demócratas de Suecia, su líder, Jimmie Åkesson, ha sido un admirador de Trump, y su partido lo nominó para el Nobel de la Paz.

 

Su propuesta para responder a la crisis sanitaria provocada por el coronavirus es mantener un consenso con el resto de los partidos de no hacer recortes en los impuestos municipales, que los municipios utilicen el dinero asignado para el cuidado a los ancianos en forma responsable y que disminuyan las privatizaciones de las residencias de ancianos durante la crisis.

 

Kristersson : “El gobierno debe dar un paso adelante o hacerse a un lado”

 

El líder del partido conservador (Moderados, M), Ulf Kristersson, por su parte, quiere cambios en el manejo de la pandemia, debido a la alta cifra de fallecidos.

- Ahora la estrategia sueca debe cambiar. La propagación de la infección no se detiene con un tono serio en conferencias de prensa. Y no mejora cuando quienes predican no dan el ejemplo. Es inconcebible que nadie en el gobierno supiera que el jefe de la Agencia Sueca de contingencia abandonó el país en medio de la crisis. En otro país habría tenido consecuencias para más personas que el jefe viajero.

 

Kristersson se refirió además al hecho de que Suecia, siendo uno de los países más digitalizados del mundo es uno de los cuatro únicos países de la UE que no utilizan aplicaciones digitales para el seguimiento de infecciones.

- Se podrían utilizar certificados de vacunas para comenzar a abrir la sociedad. ¡Hay que pensar de forma más amplia! Con cada semana que pasa, el precio humano y económico aumenta aún más. El gobierno debe dar un paso adelante o hacerse a un lado.

 

Para Isabella Lövin, vocera del Partido Verde, fue este su último debate en el Parlamento, puesto que se retira de la política. En su discurso final se refirió a la importancia de atender los temas del medio ambiente, con el fin de evitar la próxima catástrofe global. También hizo hincapié en la importancia de defender la democracia que ha sido cuestionada y en lo valioso del voto de cada ciudadano.

- Nosotros en esta Cámara somos quienes debemos demostrar que la democracia es la única forma de construir una sociedad sostenible y resistente que se mantenga unida. Estoy profundamente agradecida de todos aquellos que han estado al frente de esta pandemia y han salvado vidas. Ellos/as han asegurado que nuestra sociedad siga funcionando, dijo.

 

Quiso recordar una frase que hace años vio en un museo, en Sarajevo, sobre la guerra en Bosnia: “Lo único que se requiere para que el mal prevalezca es que la gente buena no haga nada”.

 

 

Dadgostar: El personal de las residencias de ancianos quedó desamparado

 

La nueva líder del Partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar, en cambio, hacía su debut en los debates en la Cámara. Al igual que sus colegas, se refirió a la pandemia, a las pésimas cifras que deja la pandemia en Suecia y a los esfuerzo de los cuidadores de ancianos y el personal de la salud.

- El personal sanitario ha realizado enormes esfuerzos para prevenir la propagación de la infección. El personal médico ha trabajado 60 horas a la semana sin poder tomar vacaciones. Ha quedado claro que Suecia es el país con el menor número de camas disponibles dentro de la Unión Europea. Un sistema de salud ya falto de personal y debilitado ha tenido que soportar el dolor y la frustración de la gente este año.

 

Al igual que los partidos de la derecha, criticó también la gestión del gobierno frente al coronavirus:

- Antes de Navidad, la Comisión Corona, designada por el mismo gobierno, dio a conocer sus conclusiones. Dirigió críticas devastadoras al gobierno. Lo que se describe es un escándalo sanitario. Tres de cada cuatro personas fallecidas ha tenido relación con el cuidado a personas mayores. La comisión observa que la atención a los ancianos no estaba equipada para una pandemia, y que a los empleados se los dejó solos, para hacer frente a la situación de crisis.

 

La joven líder – que asumió la presidencia del Partido de Izquierda luego de que Jonas Sjöstedt presentara su renuncia - dijo que “alguien era responsable de esto y espera que se hagan cargo”.

- Muchos han perdido seres queridos durante este año pandémico. Merecen respuestas. Stefan Löfven necesita aclarar quién es el responsable del desastre en lo que se refiere al cuidado de los ancianos. Debemos asegurarnos de que esto nunca más vuelva a pasar.

 

La líder de la Democracia Cristiana, Ebba Bush, por su parte, había sido la primera en criticar al gobierno, en un debate en la televisión, antes del verano pasado, y luego de las malas cifras frente a la pandemia. En el debate en el parlamento continuó su crítica diciendo que en la actualidad “más personas mueren en Suecia por semana que en Noruega durante toda la pandemia. Al mismo tiempo, que la atención médica está al límite”.

- ¿Por qué Suecia se ha visto tan afectada? La Comisión Corona ha respondido: No es posible proteger a los grupos de riesgo y al mismo tiempo tener una alta propagación de la infección en la sociedad. Muchos se opusieron enérgicamente cuando afirmé que el gobierno, durante la primavera, deliberadamente permitió una gran propagación de la infección en la sociedad. Esa crítica probablemente ahora se les ha quedado atascada en la garganta.

 

Ebba Bush reprochó al gobierno el no querer cambiar la estrategia al ver lo resultados.  “¿Por qué se quedaron quietos, en lugar de adaptarse y cambiar? Al final, todo se reduce a falta de liderazgo. Querían agacharse. Querían delegar”. Y agregó:

- ¿Qué hay en el agua en Sveavägen 68 [la sede del partido] que hace que los líderes socialdemócratas prefieran aceptar errores pero sin admitirlos, incluso cuando los errores son completamente obvios para todo el mundo? ¿Que prefieran esquivar a cambiar, incluso cuando cuesta vidas?, se preguntó.

 

Una de sus declaraciones al vespertino Aftonbladet provocó una discusión, al día siguiente. “Sólo esta semana, tenemos más muertes de las que Noruega ha tenido a lo largo de la pandemia. Atrévete a sacar conclusiones, atrévete a admitir los errores”, dijo, dirigiéndose al gobierno. Según ella, las altas cifras de mortalidad deberían llevar a una autocrítica de parte de Stefan Löfven. “Si no tiene el valor entonces debería renunciar y dejar que otra persona asuma la responsabilidad de sacar a Suecia de la crisis”, subrayó.

Sus afirmaciones sobre que la oposición sabía con certeza cuál era la estrategia por la que apostaba el gobierno causaron un cierto revuelo en las redes sociales y medios nacionales. 

- La primavera pasada, dije que intencionalmente se ha permitido un mayor grado de contagio. Ahora además tenemos autoridades internacionales que me han dado la razón en esa crítica. Hemos estado en reuniones con el primer ministro, con los jefes de las entidades, quienes presentaron argumentos sobre las ventajas de que Suecia tuviera un mayor grado de contagio, obtendríamos inmunidad más rápido que otros países. Y esto ha resultado ser un grave error. Deberían atreverse a admitirlo.

No tardó en llegar la respuesta del ex líder de la Izquierda, Jonas Sjöstedt, quien dijo que “esa no era su percepción” de lo que se dijo en las reuniones. El vocero del partido del Centro se unió a su crítica, en tanto que el conservador Ulf Kristersson y el partido Demócratas Suecos, Jimmie Åkesson le dieron la razón.

El caso es que se podría dirimir rápidamente, si las actas o anotaciones de las reuniones se hicieran públicas.

La pregunta es si algún político lo va a exigir.

 


Stefan Löfven, primer ministro y líder de la Socialdemocracia. Jimmie Åkesson presidente de Demócratas de Suecia, en el primer debate parlamentario del 2021. Foto: Nsk.se. 

 

 

About Author

Related items

  • Magdalena Andersson fue elegida Primera Ministra de Suecia – y dimitió pocas horas después

    Cien años después de que las mujeres suecas obtuvieran el derecho al sufragio, Magdalena Andersson, presidenta del partido Socialdemócrata, se convirtió en la primera mujer elegida primera ministra, en la historia de Suecia.

    A las diez de la mañana del miércoles, una emocionada lideresa recibía los aplausos en el Riksdagen. Pero, siete horas más presentaba su renuncia.  

    ¿Qué pasó?

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    El miércoles 24 de noviembre fue, tal vez, el día más extraño en la historia política de Suecia.

    Recién pasadas las diez de la mañana, Magdalena Andersson se emocionaba hasta las lágrimas, al ser elegida en el cargo de primera ministra, por el Riksdagen (Parlamento) sueco. El camino allí no había sido fácil, y le habían precedido largas negociaciones con los tres partidos claves que debieron dar su aprobación: sus aliados en la coalición rojiverde: el Partido Verde (Ecologista), que votó verde (aprobación), el Partido del Centro, que votó amarillo (se abstuvo), y el partido de Izquierda, que también se abstuvo.

    Las lágrimas de la flamante premier sueca fueron, tal vez, tanto de alivio como de orgullo. El país reconocido en todo el mundo por ser un ejemplo de equidad de género, nunca antes había tenido una primera ministra, y el tema resultaba ya embarazoso para los escandinavos, sobre todo en encuentros internacionales.

    Sin embargo, siete horas más tarde, Magdalena Andersson presentaba su renuncia al presidente del parlamento, Andreas Norlén. Y todo el mundo quedó estupefacto.

    ¿Qué había pasado?

    En realidad, no es tan extraño.

    - Para mí, se trata de respeto, no quiero liderar un gobierno donde pueda haber motivos para cuestionar su legitimidad, expresó, en la rueda de prensa en la que comunicó su dimisión.

     

    Pero vamos por parte.   

    Después de que el primer ministro Stefan Löfven repentinamente presentara su renuncia, hace dos semanas atrás, Magdalena Andersson fue elegida como su sucesora y presidenta del partido Socialdemócrata.

    Como la coalición formada por el partido Socialdemócrata y el Partido Verde es quien dirige el país desde hace siete años – y puesto que el primero es mucho más grande que el segundo – lo más lógico era que la nueva líder del partido pasara a ser la primera ministra de Suecia.

    Sin embargo, el cargo no se “heredaba”, de modo que, ante la dimisión de Löfven, nuevamente el presidente del parlamento, Andreas Norlén, realizó una serie de rondas con los líderes de los ocho partidos parlamentarios.

    Norlén estimó que Magdalena Andersson era la que más posibilidades tenía de ser elegida nueva premier sueca, y llamó a una votación en la cámara de diputados, para su aprobación.

    Debido a que Suecia aplica un “parlamentarismo negativo”, lo importante en la votación del miércoles era  que la candidata no se adjudicara 175 o más votos en su contra.

    Magdalena Andersson obtuvo exactamente lo requerido, y logró ser elegida primera ministra.

    Este viernes haría posesión de su cargo.

    No obstante, las cosas tomaron otro rumbo.

    Porque siete horas después, la misma cámara – el Riksdagen – debía votar la propuesta del presupuesto. Así lo hizo, dando como resultado que rechazó el presupuesto del gobierno y aceptó en cambio la propuesta de presupuesto de la oposición, vale decir del partido Conservador (M), del partido Democratacristiano (KD) y del partido de los Demócratas Suecos (SD).

    Lo extraño fue que el partido del Centro, con el cual Stefan Löfven había llegado al famoso acuerdo de los 73 puntos, y que había “dado el visto bueno” a Magdalena Andersson como primera ministra, esta vez no votó por el presupuesto de ella, ¡sino por el de la oposición!

    Y esto, luego de que su lideresa, Annie Lööf , había repetido hasta el cansancio que “no quiere ninguna colaboración con los Demócratas de Suecia”.  

    Pero esto no fue lo más bizarro del miércoles. Sí lo fue la actuación del partido Ecologista (Verde, MP). Su vocera declaró que “no podía aceptar el gobernar con un presupuesto de derechas, por lo tanto, se retiraba de la coalición de gobierno”.  

    (Aquí vale la pena hace la aclaración de que el gobierno de la coalición rojiverde (S+MP) de Stefan Löfven ya ha gobernado prácticamente con políticas de derecha, desde el acuerdo de los 73 puntos).

    Dado esto, a Magdalena Andersson no le quedó otra alternativa que renunciar a su tan difícilmente obtenido cargo.

    - Según la práctica, el gobierno de coalición debe dimitir, si un partido decide abandonar el gobierno. Aunque la situación parlamentaria no ha cambiado, es necesario examinarla una vez más, dijo, en rueda de prensa al informar que se había reunido con Andreas Norlén, para solicitar ser removida de sus funciones de primera ministra, las que aún no había alcanzado a asumir.

    Esta es la primera vez que algo así sucede en Suecia, el país de la moderación (lagom, ni mucho ni poco).

    Y los titulares rápidamente traspasaron las fronteras. Nuevamente Suecia era motivo de signos de interrogación. 

    ¿Quién gobierna ahora en Suecia? Se preguntaban, en tanto, los suecos.

    La respuesta es: Stefan Löfven lidera ahora, en un gobierno de transición.

     

    El presidente del parlamento, por su parte, llamó a una conferencia de prensa, este jueves. En esta, declaró que había realizado sus sondeos, y que el próximo lunes, nuevamente, el Riksdagen votaría por la candidatura de Magdalena Andersson.

    Andreas Norlén se mostró tan apacible y sosegado como de costumbre, sin embargo, debajo de su tranquila apariencia se podía atisbar un tinte de frustración.

    Expresó que “situaciones tan turbulentas como las que se desarrollaron el miércoles pueden dañar la confianza en los procesos parlamentarios del país”. Y, por primera vez y en contra de su actitud siempre tan recatada, dirigió una dura crítica al partido Verde.

    - Si sus voceros me hubieran dicho que su apoyo a la candidatura de Magdalena Andersson estaba condicionado, y que abandonarían el gobierno si ganaba la proposición de presupuesto de la derecha, entonces yo no habría llamado a la votación en la cámara, subrayó.

    La vocera del partido Verde, Märta Stenevi, inmediatamente después de las declaraciones de Norlén se mostró sorprendida de las declaraciones de éste.

    - Es triste escuchar esas críticas. Lo lamento, pero no es algo que nosotros hubiéramos deseado, dijo.

    Pero el caso es que el partido Verde – que lucha por su sobrevivencia, oscilando en el 4 por ciento requerido para tener representación en el Parlamento – se adjudicó las críticas no solo de Norlén, sino de quienes sostienen que el partido sabía que iba a abandonar a Magdalena Andersson, y que esperó que se desencadenara el caos político en el país, para comunicar su decisión.

    Resumiendo: el próximo lunes se llevará a cabo una nueva votación en el Riksdagen y Magdalena Andersson nuevamente puede ser elegida premier sueca.

    La única diferencia es que esta vez no encabezaría un gobierno de coalición, sino unipartidista de la Socialdemocracia. Sería un gobierno muy débil que tendrá que buscar apoyo en amplios sectores, para llevar a cabo su política.

    Por otra parte, no estaría sujeto a un partido que, a pesar de ser tan pequeño, tiene exigencias tan grandes. Y tendría más libertad de acción, sostienen algunos.

     


    La anterior ministra de Finanzas, actual presidenta del partido Socialdemócrata y premier sueca durante siete horas, Magdalena Andersson, quien puede ser reelegida por el Riksdagen el próximo lunes. Foto: Facebook. (La imagen está recortada).

      

  • Stefan Löfven: ”Siete años fantásticos”

    Al mediodía del miércoles el primer ministro Stefan Löfven presentó su carta de renuncia. Se la entregó personalmente al presidente del Parlamento, Andreas Norlén.

    “Han sido siete años fantásticos”, comentó Löfven, respecto a sus dos períodos en el cargo. Seguidamente, en rueda de prensa, el premier dijo que, frente a las múltiples crisis que le tocó enfrentar, actuó siempre pensando en el bien de Suecia. Y que está "orgulloso de que un chico proveniente de la clase trabajadora haya llegado a ser líder máximo del país".

     

     Por: Magazín Latino

     

    El presidente del Parlamento, Andreas Norlén, recibió hoy la carta formal en la que Stefan Löfven solicita ser destituido de su cargo como primer ministro de Suecia, y mañana mismo comienza con las rondas con los líderes de los partidos, en busca de un nuevo - o nueva - premier para el país.

    Aunque en la votación en la cámara, que probablemente se llevará a cabo el martes de la semana que viene, todo indica que Magdalena Andersson se convertirá en la primera mujer en la historia de Suecia que ocupa este puesto.  

    Andersson fue elegida presidenta del partido Socialdemócrata en el congreso que se llevó a cabo la semana pasada, y lo lógico es que asuma como primera ministra, ante la renuncia de Löfven.

    Sin embargo, no todo está zanjado. Pero poco a poco se han ido eliminando los obstáculos que han sido motivo de negociaciones entre los partidos del Centro, de la Izquierda y del Medioambiente. Como se sabe, para que Magdalena Andersson sea aceptada como lideresa del país, necesita del apoyo de estos, de cara a la votación en el Parlamento.

    Y las cifras som tan estrechas (174 - 174), que un/a solo diputado/a que se abstenga de votar podría aventurar la elección de Andersson. Esta vez no se aceptarán "descolgados/as", o que alguno de los diputados o diputadas se retrase u oprima el botón equivocado. 

     


    El bloque de derecha e izquierda tienen la misma cantidad de votos: 174. Si Magdalena Andersson obtiene 175 votos en su contra, es rechazada por el Parlamento. Foto: Gráfico TV4.se. 

    Hoy al menos el partido Verde y del Centro se mostraron satisfechos de los acuerdos sobre zonas costeras y propiedad de bosques. La presidenta del partido del Centro, Annie Lööf, había puesto claras exigencias respecto a estos puntos, para poder dar su aprobación a la candidatura de Magdalena Andersson como primera ministra.

    - Toleramos a Magdalena Andersson como primera ministra, debido a que el gobierno ha cumplido con el acuerdo sobre importantes y centrales reformas para las zonas rurales, comunicó a la prensa.

    No obstante, el hecho de que el partido del Centro acepte a Magdalena Andersson, no significa que apoye la propuesta de presupuesto, que la futura premier sueca presentará a comienzos de diciembre.

    - Cuando veamos las alternativas que hay sobre la mesa, tomaremos las decisiones frente a la votación sobre el presupuesto, dijo Lööf.

     


    La lideresa del partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar. Foto: Pantallazo TV4Play.

     

    Por su parte, la presidenta del partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar, ha expresado que espera conversar con Magdalena Andersson, para lograr llegar a un acuerdo que satisfaga a ambas, antes de dar a conocer cómo votará su partido.

    Dadgostar ha mostrado tener un tono más duro que su predecesor, Jonas Sjöstedt, y no aceptará que la coalición rojiverde sea excluida de todas las negociaciones gubernamentales, tal cual lo exigiera el partido del Centro, anteriormente.

    Al parecer Nooshi Dadgostar no tolerará ser tratada como “un felpudo”, mote que se ganara Sjöstedt debido a las concesiones que hizo a Stefan Löfven, cuando el partido aceptara a Löfven como primer ministro. 

    En tanto, Magdalena Andersson ha dicho que tiene buenas relaciones con Dadgostar y que está dispuesta a conversar con ella.

    También dijo que la lideresa del partido de Izquierda tiene dos posibilidades: la acepta a ella, o acepta al presidente de los conservadores, Ulf Kristersson. Agregó que si optaba por él, Suecia tendría "el gobierno más conservador de la historia".

     


    El primer ministro de Suecia, Stefan Löfven, presentó su dimisión este miércoles al mediodía. Foto: Pantallazo Svt.se.

  • Magdalena Andersson: El Partido de Izquierda puede elegir entre Kristersson y yo

    Esta semana, la presidenta del Partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar, declaró que se requieren nuevas negociaciones para apoyar a Magdalena Andersson como nueva primera ministra. Ahora responde Andersson.

    - O me acepta como primera ministra, o acepta a Ulf Kristersson, dice Magdalena Andersson en una entrevista con SVT Forum el sábado.

     

     Fuente: SVT. 6 de noviembre de 2021

     

    El Partido de Izquierda declaró a principios de esta semana que los socialdemócratas deben ofrecerles algo si quieren que Magdalena Andersson sea votada como primera ministra. Pero cuando se le pregunta a la nueva líder de la Socialdemocracia, ella no parece estar muy preocupada.

    - Han pasado solo 17 semanas desde que el Partido de Izquierda aceptó a un primer ministro socialdemócrata, y la distribución de escaños sigue siendo la misma, dice Magdalena Andersson, en entrevista con SVT Forum.

    - El Partido de Izquierda tiene dos alternativas. O me aceptan como primera ministra, o aceptan a Ulf Kristersson, quien entonces lideraría el gobierno más conservador que jamás haya tenido Suecia.

     

    Las - un problema

    Al mismo tiempo, Magdalena Andersson dice que, por supuesto, hablará con Dadgostar. Sin embargo, mantiene su posición frente a la gran disputa entre el Partido Socialdemócrata y el Partido de Izquierda: la Ley de Protección del Empleo, Las.

    El Partido de Izquierda ha exigido anteriormente que los cambios previstos en Las se pospongan hasta el próximo mandato, a lo que Stefan Löfven se ha negado.

    Y Magdalena Andersson parece estar en la misma línea.

    - Ahí las partes tienen un acuerdo, y hay un apoyo muy amplio en el Riksdag. Yo considero que esto se hará realidad ya sea conmigo como primera ministra, o con Ulf Kristersson como primer ministro.

     

    Incierto apoyo del Partido del Centro

    Además del apoyo del Partido de Izquierda en la próxima votación de primer ministro de Suecia, Magdalena Andersson necesita el apoyo del Partido del Centro, que también ha presentado demandas para seguir apoyando al gobierno de la Socialdemocracia y del Partido Verde.  

    Se trata, entre otras demandas, de la protección de zonas costeras - y tampoco en este tema han logrado llegar a un acuerdo. 

     


    "Por supuesto que llamaré a Nooshi Dadgostar" - Magdalena Andersson (S) sobre la colaboración con el Partido de Izquierda. Foto: Pantallazo Svt.se.

     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español