Print this page
Dadgostar mantiene su intención de intentar derrocar al gobierno La líder del Partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar, en rueda de prensa el jueves. Foto: Pantallazo SVT.

Dadgostar mantiene su intención de intentar derrocar al gobierno

El jueves por la mañana, la líder del Partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar, comunicó en rueda de prensa que carece de confianza en Stefan Löfven como primer ministro y que buscaría apoyo para llevar a cabo una moción de censura en el Parlamento.

Lo encontró el en el partido Demócratas de Suecia, al que se unieron el partido conservador (M) y el Democratacristiano (KD). El lunes se lleva a cabo la votación de censura en el Parlamento sueco, y Stefan Löfven podría ser derrocado.

 Por: Marisol Aliaga

“El felpudo despertó”, dice Daniel Suhonen, en el diario ETC, este jueves.

- Soy socialdemócrata, pero debo tener respeto por el hecho de que el Partido de Izquierda lucha para tener alguna relevancia. El felpudo simplemente se ha despertado, dice el director del grupo de reflexión Katalys y miembro de la organización socialdemócrata Reformistas

Tal vez esta sea una buena explicación sobre la crisis política desatada en Suecia, luego de que el Partido de Izquierda demostrara, este jueves, que la cosa iba en serio. Nooshi Dadgostar lo dejó bien claro en la rueda de prensa a las diez de la mañana: que no va a dejar pasar la proposición de alquileres regulados por el mercado (marknadshyror, en sueco). 

Vale la pena aclarar que el Partido de Izquierda se ha adjudicado el apodo de “felpudo” del gobierno de Stefan Löfven, por haber apoyado su administración, pero sin poder influir en esta. 

Cuando Löfven por fin pudo formar su gabinete, después de meses de negociaciones debido a las ajustadas elecciones de 2018, el Partido de Izquierda votó a favor de él como primer ministro. Pero bajo las condiciones de que no se deterioraran los derechos laborales, y de que el gobierno no impulsara el sistema de marknadshyror (alquileres regulados por el mercado).

Sabiendo esto, el gobierno ha faltado a estos dos puntos. Ya los nuevos acuerdos sobre condiciones laborales - sobre LAS - causó irritación en el Partido de Izquierda, y ahora lo referente a marknadshyror parece ser la gota que ha rebalsado el vaso. 

Pero el caso es que cuando Stefan Löfven formó gobierno,  se comprometió con el Partido del centro y el Partido Liberal en un acuerdo de 73 puntos: el acuerdo de enero. Y ha tenido que irlos cumpliendo uno a uno, yéndose cada vez más hacia la derecha. O sea: la persona que votó por la Socialdemocracia se encontró de pronto que prácticamente le había otorgado su voto al Partido del Centro (que no es centrista sino claramente de derechas). 

El punto número 44 trataba de los marknadshyror. Y Stefan Löfven lo sabía. Vale decir: al mismo tiempo que se comprometía con Annie Lööf (presidenta del Partido del Centro) sobre este sistema de alquileres, le daba su palabra a Jonas Sjöstedt (anterior presidente del Partido de Izquierda) que no iba a impulsar los cambios en el sistema de alquileres.

Tarde o temprano tenía que caer la teja, dicho coloquialmente. 

Y el caso es que durante la administración Löfven, el Partido de Izquierda ha amenazado varias veces con derrocar al gobierno, pero nunca antes se había concretizado nada. Y la derecha se ha reído en su cara, llamándolo "felpudo": un limpiapies.

 

También el director de Dalademokraterna, el socialdemócrata Göran Greider tiró unos dardos a su líder. 

"Gracias, Partido de la Izquierda, por decir no al neoliberalismo irrazonable. El gobierno de Löfven nunca se ha atrevido a presionar al Partido del Centro sobre nada y ha dado por sentado el apoyo del Partido de la Izquierda al gobierno, lo cual es una postura insostenible y obsoleta", escribe Greider, también en ETC. 

 

En realidad lo que ha estado haciendo Nooshi Dadgostar ha sido cumplir con la promesa hecha por su antecesor.

En la rueda de prensa de la mañana del jueves, Dadgostar precisó: 

- No es un mensaje fácil que entrego hoy aquí. Lo entiendo. Pero alguien tiene que sacar la cara por los arrendatarios de Suecia.

- El Partido de la Izquierda carece de confianza en Stefan Löfven como primer ministro. Suecia se encuentra ahora en una situación completamente nueva. Sé exactamente lo que es crecer en una sociedad fuerte. Esta es la Suecia en la que crecí, y no tengo la intención de contribuir a desmantelar el estado de bienestar sueco.

La líder de Izquierda aseguró que no era su partido el que creaba esta crisis, sino el gobierno, porque está echando abajo el modelo sueco de alquileres, en el cual los propietarios y los arrendatarios negocian en conjunto el precio de los alquileres. 

- Quieren crear una crisis gubernamental en lugar de defender el modelo sueco y nuestra robusta sociedad. El trasfondo de todo esto es que el Partido del Centro y el Partido Liberal se unieron al gobierno a principios del mandato y firmaron un acuerdo que se basaba en gran medida en la política del Partido del Centro, dijo. 

- Pero también se apoyaba en nuestro mandato, agregó. 

Y es este mandato el que, al parecer, Nooshi Dadgostar ahora le retira a Stefan Löfven. 

 

¿Cómo se llegó a la moción de censura?

Nooshi Dadgostar dijo en la rueda de prensa que buscarían el apoyo de los conservadores (Moderaterna) y los Democratacristianos (KD), para llevar a cabo un voto de censura. Pero los primeros que reaccionaron fueron los Demócratas de Suecia (SD), partido con el cual Dadgostar no quiere colaborar. Sin embargo, en esta ocasión están de acuerdo en que ninguno de ellos quiere el sistema de marknadshyror.

- Hay varias razones por las que el gobierno carece de confianza. Entre otras cosas, en una libre regulación de los alquileres, pero también están los temas de delincuencia, salud, pensiones. Hay razones suficientes por las cuales necesitamos un nuevo gobierno, dijo el presidente de bancada de SD, Henrik Vinge, en una conferencia de prensa, a la hora después de las declaraciones de Dadgostar.

A lo cual los dos partidos de derecha, M y KD, también manifestaron su apoyo al voto de censura.

- Nosotros estuvimos en contra del gobierno de Stefan Löfven. Nosotros estamos en contra del gobierno de Löfven ahora. Los democratacristianos vamos a votar rojo. Los democratacristianos vamos a votar para deponer a Stefan Löfven, declaró Ebba Busch.

- Los votantes pueden sentirse seguros respecto a cuál es nuestra posición. No seremos el garante de la permanencia de Stefan Löfven. (Anteriormente había dicho que pensaba que Dadgostar solo estaba fanfarroneando, pero cuando vio que la cosa iba en serio, se alineó rápidamente a la propuesta).

Y respecto a la posibilidad de nuevas elecciones, afirmó

- No asumo que habrá una reelección, pero si hay una nueva elección, la acogeremos con agrado. Queremos darles a los votantes la oportunidad de expresar su opinión.

Por su parte el líder conservador Ulf Kristersson, escribió en su Facebook:

"No soy amigo de conflictos y caos innecesarios. Prefiero un curso definido y una conversación adulta. Pero este gobierno se basa en acuerdos y convenios mutuamente incompatibles. Esto tiene que ver con las tensiones internas en las bases del gobierno - y hoy fue totalmente evidente. Suecia se merece un mejor gobierno”.

 

En tanto el afectado principal, el primer ministro Stefan Löfven, también convocó a una rueda de prensa, en la que manifestó su frustración por la actuación del Partido de Izquierda, que para él fue completamente una sorpresa.

- La gente fue a trabajar esta mañana y esperaba que la política siguiera funcionando y que pudiéramos seguir cumpliendo en un momento difícil para el país. Y luego llegas a casa o escuchas en la radio a la hora del almuerzo que ahora de pronto hay una crisis política. Eso es lo que está sucediendo ahora, a corto plazo, dijo Stefan Löfven. Agregó que el lanzar a Suecia a una crisis política en esta difícil situación no era algo responsable.

 

 ¿Qué alternativas tiene el primer ministro?

Los escaños de los partidos V, M, KD y SD alcanzan para deponer a Stefan Löfven de su cargo, en la votación en el Parlamento el lunes.

Entonces, él tiene dos alternativas (la alternativa tres sería desistir de implantar el sistema de marknadshyror, pero entonces pierde el apoyo del Centro y los Liberales).

  1. Poner su puesto a disposición. Dimitir.
  2. Convocar a nuevas elecciones en el plazo de una semana.

- Tengo dos opciones y tengo la intención de pensarlas detenidamente. Entonces, lo que tiene prioridad es lo mejor para Suecia, dijo Löfven. Y defendió el pacto de enero.

El completar los 73 puntos del acuerdo de enero parece ser – no obstante – su mayor prioridad. “Este pacto será honrado, lo cumpliremos”, enfatizó.

Según él, el Partido de Izquierda no ha entendido que “no hay ninguna propuesta de ley. En cambio, lo que hay es una propuesta de investigación sobre el alquiler en nuevas construcciones, que cubriría entre el 0,5 y el 1 por ciento del mercado de alquiler”.

- Aquellos con los que se ha aliado el Partido de Izquierda, en cambio, quieren marknadshyror. Es completamente incomprensible, dijo Löfven.

Una verdad con modificaciones. Los Demócratas de Suecia – a pesar de que Löfven ha afirmado lo contrario – están en contra de marknadshyror. M y KD están a favor, pero no está bien en claro los detalles.

Y, se trate de una “investigación” o no, el nuevo sistema comenzaría a regir desde julio del próximo año. Y claro que se expandirá al resto de las viviendas. El Partido del Centro – a diferencia de Stefan Löfven – no ha tenido reparos en decir que esto afectará, poco a poco, a todo el sistema.


“Es un proceso continuo para liberalizar y cambiar el sistema de alquiler y creo que es bueno comenzar con construcciones nuevas e introducir un modelo que se pueda implementar gradualmente para el resto de los alquileres”, dijo el encargado de políticas de vivienda del Partido del Centro, Ola Johansson, en 2019, en Almedalen.

Además, todas las construcciones han sido nuevas, en su momento. Nooshi Dadgostar está en la razón cuando dice que esto atenta contra el sistema sueco, en el cual los propietarios y los inquilinos negocian el precio del alquiler.

 

Durante el viernes, las acusaciones han ido y venido, desde los distintos partidos. Sería largo dar más detalles al respecto. Sin embargo, una de las noticias llama la atención. Según una publicación de Radio Suecia, el hecho de tener que ir a votar el lunes es “desagradable” para los honorables.

- Ahora de repente estaremos sentados hombro con hombro y seremos sacados de nuestras burbujas sociales, los 349 diputados. Así es que no es solamente lo innecesario con esta moción de censura, naturalmente se siente incierto y desagradable, dijo el representante del Partido del Centro, Anders Åkesson.

 

La pregunta que me hago de inmediato es: ¿Dónde estaban estos diputados cuando ninguno de los 349 se pronunció respecto a la necesidad imperante de imponer medidas de protección personal para el personal de la salud, cuidadores de ancianos, choferes de taxis y de buses, profesores, etc. durante toda la pandemia?

El uso de mascarillas en los hospitales fue recomendado por la Agencia sueca de Salud Pública recién el 23 de diciembre de 2020. El uso de mascarillas en el transporte público el 7 de enero de 2021, y solo un par de horas por la mañana y otras por la tarde. Sin sanciones al no usarla.

La autoprotección y protección a los demás nunca ha sido un tema en Suecia. Basta ver las numerosas conferencias de prensa en el edificio del Parlamento en salas mucho más pequeñas que las gigantescas dependencias de la sala plena del Parlamento sueco.

 


Sala plena del Parlamento sueco. Foto: Riksdagen.

 


La líder del Partido de Izquierda, Nooshi Dadgostar, en rueda de prensa el jueves. Foto: Pantallazo SVT. 

 


Media

About Author

Related items