Sábado, 01 Octubre 2022 | Login
Ulf Kristersson tira la toalla Ulf Kristersson en la rueda de prensa del domingo. Foto: Captura de pantalla de SVT.

Ulf Kristersson tira la toalla

El líder de los Moderados declaró, en una rueda de prensa el domingo al mediodía, que sus intentos de formar gobierno fracasaron.

- Hoy le comuniqué al presidente del parlamento que actualmente no existen las condiciones para ninguna de mis opciones de gobierno, dijo Kristersson, después de su encuentro con Andreas Norlén.

Ahora la pelota volvió al talman. ¿Quién será el próximo en recibirla?

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Luego de una semana política en la que no hubo grandes novedades, todos esperaban un fin de semana tranquilo. El lunes se reunirían los líderes de la Alianza y el martes Ulf Kristersson informaría a Andreas Norlén sobre los resultados de sus intentos de formar gobierno.

Sin embargo, el sábado estuvo marcado por el drama.

¿La razón?

Después de haber llevado a cabo infructuosas conversaciones dentro de la Alianza, y luego de la negativa de Stefan Löfven, de apoyar su proyecto de gobierno, Kristersson comenzó a perder la paciencia. Y no encontró nada mejor que, en un largo posteo en Facebook (¡!) prácticamente dar un ultimátum a Annie Lööf (C) y a Jan Björklund (L), instándolos a demostrar con hechos a quien apoyaban.

El posteo no tuvo muy buena acogida ni en Lööf ni en Björklund, quienes no ocultaron su irritación frente al ultimátum de Kristersson, y al hecho de no haber sido informados de su jugada con anterioridad.

Y convocaron de inmediato a una rueda de prensa en el parlamento.

Jan Björklund (L) expresó que la propuesta de Kristersson de “3-2-1”, que significa un gobierno de solamente los Moderados, o con uno o dos partidos de la Alianza, no es una buena alternativa. Y que, si éste presenta la propuesta de un gobierno de los Moderados (M) más los Democristianos (KD) su partidon votará que no.

- Este sería un gobierno débil y malo para Suecia. Además, arriesga a darle influencia a los Demócratas de Suecia. Es una mala alternativa dijo Björklund.

Y criticó al líder moderado, por el posteo:

- Ulf Kristersson presentó sus alternativas en Facebook ayer, sin que yo lo supiera antes. Yo pensaba que tendríamos una reunión el lunes, dijo, ácidamente.

 

La líder del Centro, por su parte, tampoco se mostró satisfecha con la propuesta del moderado.

- Un gobierno de la Alianza que se componga de menos de cuatro partidos, no se puede definir como un gobierno de la Alianza, dijo Annie Lööf.

Agregó que Kristersson aún puede retirar esta propuesta, y que espera que no la someta a votación.

 

La líder democristiana, Ebba Bush Thor, por su parte, defendió a Kristersson, diciendo que éste había informado a sus colegas de la Alianza sobre el posteo en cuestión, antes de publicarlo, y lamentó las respuestas de L y C. 

 

Al final no trascendió quién tenía la razón, pero quedó de manifiesto que la crisis de la Alianza aumenta día a día. Que es una coalición dividida. Por una parte, M y KD, que quieren colaborar “en alguna medida” con los Demócratas de Suecia (SD), y por otra C y L, que no aceptan ningún tipo de dependencia de éstos.

 


Ulf Kristersson en la rueda de prensa del domingo. Foto: Captura de pantalla de SVT.

 

El domingo, el panorama se aclaró algo, cuando, después de una corta reunión con el presidente del parlamento, Ulf Kristersson comunicó que tiraba la toalla.

- Estoy preparado para dirigir un gobierno compuesto por toda la Alianza, solamente por los Moderados o por los partidos de la Alianza que quieran formar parte de este gobierno que yo lidere. Pero hoy le comuniqué al presidente que actualmente no existen las condiciones para ninguna de estas opciones, dijo Kristersson, y manifestó además su descontento por la respuesta del C y L, porque “se pierde la oportunidad de un gobierno de la Alianza”.

 

Por su parte el líder de los Demócratas de Suecia, Jimmie Åkesson, comentó los últimos acontecimientos de la forma habitual en él: “Dejen el parque de juegos y conversen conmigo”, dijo.

- Era 100 por ciento esperado. Ulf Kristersson quiere mantener con vida la Alianza hasta el último aliento. Ahora lo ha hecho, comentó al noticiero de SVT.

Agregó que Suecia tiene solamente dos alternativas: Nuevas elecciones o que los líderes se dirijan a él:

- Alguno de los partidos mayoritarios debe dejar de jugar y comenzar a hablar conmigo. Es la única forma de resolver este conflicto, subrayó.

Este lunes continúa el drama, con la tercera vuelta de reuniones del presidente del parlamento con los líderes de los partidos, para discutir posibles constelaciones en el proceso de constituir gobierno.  

- Ahora quiero discutir con los otros partidos sobre el camino a seguir, y es razonable pensar que otra persona reciba la misión de sondear las posibilidades de formar un gobierno que sea tolerado por la cámara, dijo Norlén.

 

Se supone que es muy posible que ahora la pelota caiga en el tejado de Stefan Löfven.

 

 

 

About Author

Related items

  • Un triunfo con sabor a derrota – La ultraderecha se convierte en el segundo partido más grande de Suecia

    Publicado: 14 septiembre 2022. Actualizado: 15 septiembre 2022

    Este miércoles por la tarde se darán a conocer, por fin, los resultados de las elecciones parlamentarias del domingo en Suecia. Hasta ahora, el bloque de la derecha se impone sobre el de izquierdas con un escaño:  175 vs 174. 

    Los ultraderechistas Demócratas de Suecia (SD), superan a los Moderados (M) por primera vez y pasan a ser la segunda formación parlamentaria. Esto no significa, no obstante, que Jimmie Åkesson pueda ser el próximo primer ministro. Ulf Kristersson sigue siendo el candidato al puesto, y quien deberá presentar una propuesta de Gobierno, si las cifras se mantienen.

    ACTUALIZACIÓN: El Servicio Electoral sueco dio a conocer el miércoles, pasadas las 19:00 horas, que el bloque de derecha aumentó con dos escaños resultando en 176 mandatos contra 173 del bloque de izquierda (*)

        

     Por: Marisol Aliaga

     

    Se sabía que las elecciones 2022 en Suecia iban a ser como una película de suspenso y, efectivamente, así fue. Solamente en la madrugada del lunes, los líderes de los dos partidos contrincantes: la primera ministra Magdalena Andersson, (S) y el presidente de los Moderados (M), Ulf Kristersson, comparecieron ante un entusiasmado público. Unos expectantes, los otros desilusionados.

     

    Porque en Suecia no gana el partido que obtiene más votos, sino el bloque (que no es lo mismo que una coalición o una alianza) que obtenga más escaños y que logre presentar una propuesta de Gobierno. (En realidad el bloque que no tenga más de 175 escaños en su contra).

     

    Y, hasta altas horas de la noche del domingo, la diferencia iba siendo cada vez más estrecha, luego de que se produjera el cambio: cuando iba ganando el bloque de izquierdas, conformado por la Socialdemocracia, el partido Verde, el de Izquierda y del Centro, el bloque opositor comenzó a ganar más votos, llegando a haber una diferencia de tres escaños, que finalmente resultó en uno: 174/175.

     

    El bloque de la derecha reúne a los Moderados (M), los Democratacristianos (KD), los Liberales (L) y los Demócratas de Suecia (SD) quienes, por novena vez consecutiva siguen al alza, obteniendo un 20,6% de los votos.

     

    Y son los ultraderechistas Demócratas de Suecia quienes llevarían – si las cifras se mantienen – a Ulf Kristersson al poder. Lo cual no significa que éstos pasen a integrar su gabinete, pero sí exigirán cargos de poder e incluso alguna cartera, algo que, no obstante, se ve difícil - al menos por ahora - de que lo logren, puesto que el partido Liberal se opondría con fuerza.

     

    De esta forma, ganadores se convierten en perdedores, y perdedores en vencedores.

     

    El partido que obtuvo más votos fue – como siempre – la Socialdemocracia (S) con un 30,5% de los votos, sin embargo, el bloque de Magdalena Andersson obtiene – hasta ahora 174 escaños. Gana las elecciones, pero pierde el poder.

     

    Por el contrario, Ulf Kristersson, líder de los Moderados (M) (conservadores), pierde el segundo lugar y se convierte en la tercera formación parlamentaria, sobrepasado por la ultraderecha, Demócratas de Suecia.

     

    Sin embargo, su bloque obtiene 175 escaños, lo cual, si logra obtener un consenso entre los partidos de su bloque y es capaz de presentar una propuesta de Gobierno “robusta y para todos los ciudadanos”, como dijo la madrugada del lunes, pasaría a ser el próximo primer ministro sueco. Vale decir, pierde su segundo lugar, pero gana el poder.

     

    Esto, si las cifras se mantienen.

     

    Se trata de unos 200.000 votos que aún no han sido escrutados, y corresponden a votos anticipados y la votación en el extranjero.

     

    El Servicio Electoral sueco prometió dar a conocer los resultados la tarde del miércoles.

     

    (*) ACTUALIZACIÓN:

    M toma escaños de S: cuando solo quedan tres distritos para contar

     Con solo un par de distritos electorales por contar, el bloque del partido conservador, M, conserva el liderazgo en las elecciones parlamentarias. 

    A las 00:30 se han contabilizado un total de 6.575 de los 6.578 distritos electorales.

    En este momento, el bloque de derecha avanza hacia una victoria, con sus 176 escaños en el Riksdag, frente a los 173 escaños del lado S (Socialdemócratas).

    El reparto de mandatos ha sido el mismo durante gran parte del miércoles, pero a las 18:25 horas, los moderados le quitan un mandato a los socialdemócratas.

    Calculado en porcentaje, el bloque de derecha con M, SD, KD y L lidera con el 49,5 por ciento del apoyo de los votantes, frente al 48,8 por ciento de S, V, MP y C.

    Fuente: Omni

     

     
    Pantallazo del video publicado en Facebook por Ulf Kristersson, líder de los Moderados y candidato al cargo de primer ministro de Suecia, luego del triunfo de su bloque.


    Pantallazo del noticiero de la televisión sueca, SVT, que muestra los resultados de las elecciones parlamentarias 2022. 

     

  • Elecciones en Suecia – El bloque de derecha obtiene un acotado triunfo

    Con solo tres mandatos de diferencia, el bloque de derecha parece ser el vencedor en las elecciones parlamentarias que se llevaron a cabo este domingo en Suecia. Esto significaría que el líder del partido conservador, Ulf Kristersson, sería el próximo primer ministro sueco.

    Pero, aún quedan votos por contar, y Kristersson no quiere cantar victoria antes de tiempo. “Les pido que tengan paciencia”, dijo en su discurso, al finalizar la jornada.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Se sabía que la jornada electoral de este domingo en Suecia estaría marcada por la incertidumbre. La diferencia entre los dos bloques era demasiado estrecha, prácticamente un empate.

     

    Pero que la tarde sería tan dramática, nadie lo pudo anticipar. El caso es que cuando comenzaron a llegar los resultados, después de que se cerraran los locales de votación, a las 20:00 horas, el bloque de izquierda rápidamente pasó a la ofensiva. En cobertura de Radio Suecia, los analistas ya habían comenzado a especular sobre el futuro del líder de los conservadores, (Moderaterna) Ulf Kristersson. Lo más probable era que tendría que dejar su cargo, las derrotas se pagan caras, en su partido.

     

    No obstante y, de pronto, las cifras comenzaron a moverse en la dirección contraria, y a medida que pasaban los minutos, la diferencia seguía aumentando, a favor del bloque de la derecha. Y así se mantuvo hasta pasadas la una de la madrugada, cuando el resultado era de un 49,7 por ciento frente al 48,8 del bloque de la izquierda.

     

    En escaños, corresponde a 176 – 173, a favor de la alternativa de la derecha, compuesta por los conservadores (M), la Democracia Cristiana (KD), los Liberales (L), y los Demócratas de Suecia (SD). Su candidato a primer ministro es Ulf Kristersson.

     

    Al otro lado está el partido oficialista, la Socialdemocracia (S), el partido Verde (MP), el de Izquierda (V) y el del Centro (C). La candidata de este bloque es la actual primera ministra, Magdalena Anderssson, lideresa de la Socialdemocracia.

     

    Un tsunami político ocasionó el hecho de que en estas elecciones los Demócratas de Suecia – que ahora forman parte del bloque de derecha – pasó a ser el segundo partido más grande del país, al obtener un 20,7 por ciento de los votos. Los conservadores, con su 19,0 por ciento, pasaron a ocupar el tercer lugar. Algo que sin duda debe ser doloroso para Kristersson, aunque no amenaza su candidatura al cargo de primer ministro. A pesar de tener más votación que los conservadores, Jimmie Åkesson, líder de los Demócratas de Suecia está consciente de que no puede aspirar al cargo, el Parlamento no lo aceptaría.

     

    El líder de la extrema derecha se mostró radiante, cuando saludó a su conglomerado, quienes lo recibieron entre vítores y cánticos, luego de que se cerraran las urnas.

    - Hace 12 años atrás teníamos un 5,7 por ciento de los votos. ¡Ahora estamos en 20,7! Somos el segundo partido más grande y es gracias a Uds. ¡Son unos héroes! Dijo, un entusiasmado Åkesson, quien exigirá ser parte del gabinete, en caso de que Ulf Kristersson forme un gobierno.

     

    Kristersson, por su parte, mantuvo una posición cautelosa y recalcó en su discurso que un resultado preliminar solo llegará este miércoles, cuando se hayan contado los votos por anticipado y los del extranjero.

    - Gracias por un buen match, dijo, refiriéndose a los duelos con Magdalena Andersson. Y manifestó su deseo de formar gobierno, si los votos que presenten el miércoles siguen dándole su acotada ventaja.

    - Si entonces seguimos teniendo una mayoría, estoy dispuesto a hacer todo lo posible para crear un gobierno estable y eficaz, señaló.  

     

    El partido más votado sigue siendo la Socialdemocracia, que incluso aumentó sus resultados, en comparación a las elecciones de 2018, donde obtuvo un 28, 2 por ciento. Ahora obtuvo un 30,5 por ciento, pero a pesar de esto, no es suficiente para que Magdalena Andersson continúe en su rol de primera ministra. Su bloque reúne 173 escaños, en tanto que el bloque de Kristersson le supera en tres.

     

    A pesar de esto, Andersson se mostró sonriente, cuando ya pasadas las doce de la noche, se dirigió a sus camaradas de partido:

    - Ahora, la democracia sueca debe seguir su curso. Todos los votos serán contados, y esperaremos un resultado. El mayor ganador ahora no es un partido ni un candidato. El día de las elecciones es una victoria para la democracia sueca, expresó.


    El candidato del bloque de derecha, Ulf Kristersson, presidente del partido Conservador (Moderaterna). Foto: Omni. 

     

     

    NOTA EN DESARROLLO

  • Morgan Johansson permanece en su cargo, luego de la votación en el Parlamento

    Morgan Johansson (S) permanece como ministro del Interior y de Justicia, a pesar de las fuertes críticas de la oposición y de la Comisión de Asuntos Constitucionales.

    Ante la abstención de Amineh Kakabaveh, no hubo mayoría en el Riksdag para una moción de censura. Al mismo tiempo, continúa la discusión sobre el voto de desconfianza como arma política y sobre si el gobierno ha ido demasiado lejos para asegurar cómo votaría Kakabaveh.

     

     Fuente: SVT. 07.06.2022

     

    El Riksdag debe poder responsabilizar a los ministros cuando administran mal sus trabajos; ese ha sido el mensaje del líder de los conservadores (M), Ulf Kristersson durante el día. También criticó la forma de cómo Magdalena Andersson describe las críticas a Johansson.

    - La primera ministra ha afirmado que la desconfianza individual en un ministro significa que todo el gobierno debe dimitir. Eso no es cierto, la única que ha amenazado con una crisis de gobierno es la propia primera ministra. Es un intento cínico de intimidar al Riksdag, dijo el líder conservador (M) cuando subió al podio en el Riksdag.

    La votación terminó con 174 votos de apoyo a la moción de censura y con 97 de rechazo70 se abstuvieron y 8 diputados estuvieron ausentes. Por lo tanto, no hay mayoría para destituir a Morgan Johansson. Inmediatamente después de la votación, la primera ministra Magdalena Andersson convocó a una conferencia de prensa en la cual criticó a los partidos burgueses por adherirse a la desconfianza de los Demócratas de Suecia. La crítica trata de cómo Morgan Johansson, como ministro de Justicia, ha gestionado el problema de la criminalidad en Suecia.

    Andersson argumenta que la desconfianza en Johansson es una desconfianza en todo el gabinete, y podría haber frenado el proceso sueco de anexión a la OTAN.

    - Las decisiones precipitadas de M, KD y L podrían haber tenido graves consecuencias, puesto que nos encontramos en una situación delicada desde el punto de vista de la política de seguridad, dijo Andersson.

     

    Busch: "El gobierno es rehén"

    La líder de KD, Ebba Busch, llamó "independiente de extrema izquierda" a la diputada no partidista Amineh Kakabaveh que [según ella] tomó al gobierno como rehén; y criticó a Andersson por no aceptar la oferta que le hizo - si Johansson hubiera renunciado, KD y también M han dicho que no presentarían más mociones de censura antes de las elecciones.  

    - Lo mejor sería que Suecia se deshiciera de todo lo que se ha convertido en un obstáculo en las negociaciones sobre la OTAN, dijo Busch, respecto a Kakabaveh.

    También el Partido Verde (MP) y el partido de Izquierda (V) dijeron que hay motivos para criticar al gobierno y a Johansson por cómo se ha manejado la criminalidad, pero que destituirlo no era la solución.

    Magdalena Andersson, por su parte, sostiene que la oposición está tratando de reescribir la historia, que el foco se ponga en Kakabaveh y en la relación de Suecia con los grupos kurdos, la oposición sabía esto cuándo se inició el proceso de moción de censura, afirmó.

    - No hemos hecho ninguna concesión a Amineh Kakabaveh. Ahora, después de su fracaso, la oposición está tratando de reescribir la historia, dice Andersson.

     


    La diputada independiente Amineh Kakabaveh, durante su alocución en el Parlamento, donde este martes se llevó a cabo la votación de la moción de censura contra el ministro del Interior y de Justicia, Morgan Johansson (a la izquierda). A su lado, Magdalena Andersson, detrás de ella el ministro de Defensa, Peter Hultqvist, a su lado la canciller Ann Linde, detrás de ellos el ministro de Hacienda, Mikael Damberg. Foto: Pantallazo Riksdagen.se. 


    Resultados de la votación: Si: 174. No: 97. Abstención: 70. Ausentes:8. Foto: Pantallazo. Riksdagen.se


    Morgan Johansson y Magdalena Andersson quedaron conformes con la votación. Sin embargo, Andersson criticó seguidamente a la oposición, por haber presentado la moción de censura, calificándola de "irresponsable". Foto: Pantallazo. Riksdagen.se.
     

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español