Miércoles, 27 Octubre 2021 | Login
¿Quién va a ayudar a Ida y Emma? Emma Borgström. Ida Svensson. Dagens Nyheter. SVT.

¿Quién va a ayudar a Ida y Emma?

“Anhelo volver a la vida que tenía antes de enfermarme. A nadie le gusta estar enfermo en casa,”, dice Ida, en el programa Agenda, en la televisión estatal, SVT.

“Estaba completamente sana, me iba en bicicleta al trabajo. Hoy apenas puedo mantenerme en pie, constata Emma, en el matutino Dagens Nyheter.

Y la pregunta es qué solución se les da a las personas que después de tener covid-19 se han convertido en pacientes crónicos.

 

 Por: Marisol Aliaga

 

Ida Svensson y Emma Borgström tienen en común que son jóvenes, madres, exitosas en su profesión y les gusta el ejercicio físico. 

Antes de enfermarse con la covid-19. 


Hoy solamente el levantarse de la silla o de la cama hace que el pulso se les acelere y queden sin aliento. Ambas echan de menos la vida que tenían antes de contagiarse, exitosas en el trabajo y con hijos pequeños.

Hoy ninguna de las dos sabe cuándo podrán nuevamente jugar con ellos.

Ida Svensson no quería por nada contagiarse con el coronavirus, para no contagiar a los ancianos de la residencia para mayores donde trabajaba antes de la pandemia. Incluso prohibió a sus hijos jugar con amiguitos después de la escuela.

Todo fue en vano, en abril se enfermó.

- El salir a pasear al perro se me hizo imposible, quedaba jadeando por completo, no podía respirar. Nunca me había pasado algo así, una sensación horrible, dijo en Agenda, el domingo pasado.

Trató de hacerse una prueba para saber si tenía covid-19, pero, debido a que el médico estimó que no requería ser hospitalizada, esta le fue negada. Se le recomendó quedarse en casa.

Al cabo de unos días, comenzó a sentirse mejor, y volvió al trabajo, pero al final de la jornada nuevamente su estado empeoró.  

- Me puse a lavar ropa y me dolió mucho el pecho. No pude levantarme y fue muy terrible, sentí como si no estuviera recibiendo nada de aire, dice en el programa.

Ida había desarrollado una inflamación que le afectaba la respiración, y ante el menor esfuerzo se le disparaba el pulso. Después de un mes de haber desarrollado los primeros síntomas, pudo, por fin, hacerse la prueba del coronavirus. Era positiva.

El médico que la atendió, luego de que se sintiera nuevamente mal, cuando intentó ir nuevamente al trabajo, le dijo: “Tú querías, pero tu cuerpo aún no estaba preparado”.

Desde abril que está con licencia médica. Y desde entonces que ha sido derivada de un lado a otro, desde consultorios a clínicas especializadas. Sin embargo, hasta la fecha no ha sido sometida a una investigación clínica exhaustiva, con el fin de determinar el porqué de sus males.

Afortunadamente Ida puede contar con la ayuda de sus padres y de su hermana. Aunque no es lo que quisiera. Y, al igual que otros pacientes que están en su misma situación, también ha debido enfrentar que sus síntomas no son tomados en cuenta o que no es creída. 

- Una anhela la vida que tenía antes de enfermarse. A nadie le gusta estar enferma en casa, dice, y agrega que, a pesar de esto, nadie quería preocuparse de su caso, se sentía que “apestaba”.

Desde abril que está con licencia médica. Y teme que, si no recibe la ayuda de especialistas, los síntomas no van a desaparecer. Como vive el Uppsala, no pertenece a la Región de Estocolmo, por lo tanto no puede ser atendida en la clínica especializada en enfermos crónicos de covid-19, que se ha instaurado en el hospital universitario del Karolinska, en Solna.

Mikael Runold es médico jefe de esta clínica. En Agenda explica la situación de los pacientes: 

- El común denominador es que muchos tienen graves problemas de concentración. Algunos lo describen como “niebla en el cerebro, una fatiga pronunciada. Tratan de activarse, de hacer ejercicio físico, pero sufren dificultades. Y lo que tiene de especial esta condición es que varía con el tiempo. Tenemos pacientes que han mejorado durante unos meses, pero luego vuelven a empeorar. Y otros que han estado sufriendo esto durante casi un año, enfermos crónicos con covid.


En la clínica se han preocupado de tener especialistas en múltiples disciplinas, con el fin de efectivizar el tratamiento de los pacientes que se han visto gravemente afectados por la enfermedad. Cuentan con neumólogos, infectólogos, cardiólogos, neurólogos, nefrólogos, para atender las necesidades de los pacientes que reciben y que han sido derivados desde la atención primaria.

Y son cada vez más.

- Tenemos una enorme afluencia de pacientes remitidos. Realmente enorme, constata el doctor Mikael Runold.

Ida, en tanto, trata de mantener la esperanza en recuperar su salud.     

- Puede que no haya una vida normal después de esto ...me entristece mucho sentir así, que tal vez nunca vuelva a ser la persona que era antes, constata -  con pena - en Agenda, mientras ve jugar a sus hijos en la nieve afuera, desde la ventana de su hogar.

 

 
Ida Svensson. Foto: captura de pantalla. SVT.

 

En tanto, Emma Borgström, de 39 años, también madre de dos hijos, se encuentra en el oculista, en el Centro de Rehabilitación para pacientes con corona, en la comuna de Tyresö, al sur de Estocolmo.

- Veo las letras, pero es como si ya no pudiera enfocar mi mirada y me dan muchas náuseas, dice Emma, cuando el óptico le pide que lea las letras en un cartel.

 

Emma participa en un estudio de investigación sobre las secuelas de la covid-19. Al igual que otras personas que han tenido la enfermedad, tiene problemas con la vista.

- No tenemos idea de por qué está sucediendo esto. Las cifras que recopilan los consultorios aún no son material publicado, pero es de esperar que podamos investigar esto, dice, en entrevista con el matutino Dagens Nyheter, el óptico e investigador del Instituto Karolinska, Jan Johansson, quien examina a Emma.

 

En el Centro de Rehabilitación los especialistas han constatado que muchos de los pacientes crónicos de covid-19 sufren de problemas a la vista.

 

- Hemos acordado realizar un estudio piloto para ver qué tipo de desviaciones son y con qué frecuencia parecen ocurrir, dice Jan Johansson al diario.

Aunque los síntomas son múltiples y varían de un paciente a otro, en el Centro de Rehabilitación los especialistas han constatado que muchos de los pacientes crónicos – o sea que tienen más de doce semanas con síntomas de covid-19 - sufren de problemas a la vista.

- Hemos acordado realizar un estudio piloto para ver qué tipo de desviaciones son y con qué frecuencia parecen ocurrir, dice Jan Johansson al diario.

 

Emma contrajo la enfermedad a fines de marzo del 2020. Y desde entonces la vida le dio un vuelco. Del interesante trabajo como diseñadora y la intensa actividad física que acostumbraba a hacer ya no queda prácticamente nada. Su vida cambió en un antes y un después del covid, en la actualidad incluso las voces de sus hijos le molestan, lucha contra el cansancio físico y mental día a día. En la entrevista dice que le gustaría huir a una casa sola, en el campo, puesto que  hasta el más mínimo estímulo le produce dolor de cabeza.

- Se siente como si la cabeza me fuera a estallar al menor movimiento o sonido, dice.

 

Luego del contagio, no presentó mejoría. Unas semanas después, un día sintió que le faltaba el aire. Fue trasladada en ambulancia al hospital y, al igual que a Ida, tampoco se le hizo la prueba del coronavirus. Al día siguiente, y luego de controlar su oxigenación, fue dada de alta.

 

No obstante, las dificultades para respirar y el dolor en los pulmones persistieron, hasta que, luego de nuevas visitas a la posta de Urgencias y a consultorios, fue derivada a la clínica multidisciplinaria para enfermos crónicos de covid-19, del Hospital Universitario Karolinska. Recién allí se le diagnosticó la enfermedad, y su estado crónico.

- Antes nadie me tomó en serio. Tuve que seguir trabajando acostada y desde mi sofá durante mucho tiempo. Pero en diciembre, por fin, me dieron de baja por enfermedad, cuenta Emma.

 

Su caso y el de Ida son muy parecidos, pero no únicos. Se desconoce el número de pacientes afectados, aunque se ha nombrado la cifra de 150.000 personas.

 

La clínica multidisciplinaria para enfermos crónicos de covid-19, del Hospital Universitario Karolinska, al igual que una similar en la ciudad de Norrköping, se especializaban en un comienzo en pacientes que habían sido internados en la Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Sin embargo, en la actualidad reciben pacientes que, como es el caso de Ida y Emma, no han sido intubados, pero tampoco se han recuperado de la enfermedad. Han pasado a ser pacientes crónicos de covid.

 

Judith Bruchfeld es médica jefe de la clínica del hospital del Karolinska:


- Entre los enfermos crónicos, vemos a un grupo completamente diferente al que vimos en las UCIS. Son principalmente mujeres de entre 25 y 45 años. Se caracterizan porque han sido muy saludables y de alto rendimiento en la plenitud de la vida, dice, al diario Dagens Nyheter.

Los especialistas no saben por qué las mujeres jóvenes han resultado ser más afectadas.  “Pero podemos ver que estas personas están muy enfermas, lo que es trágico”, dijo la facultativa.

Las palpitaciones fuertes al menor esfuerzo son algo bastante común, en estos pacientes.

- Parecen haber desarrollado una condición llamada POTS, que es más común en mujeres que en hombres. Es un efecto sobre el sistema nervioso autónomo que aún no sabemos cómo surge, pero se podría decir que el sistema de paz y tranquilidad está irritado y reacciona con demasiada fuerza, explicó Judith Bruchfeld.

Agrega que el hecho de que los enfermos crónicos se vean afectados por esto es una hipótesis, y junto a sus colegas han solicitado el permiso ético para realizar investigaciones con el fin de poder ayudar a estos pacientes. 

 

Síntomas que presentan los enfermos crónicos de covid son, entre otros: fatiga, dificultad para respirar, deterioro del sentido del olfato, dolor en el pecho, deterioro de la calidad de vida, ansiedad, depresión e incluso funciones corporales como deterioro de la función pulmonar.

 


Emma Borgström. Foto: DN.

 

 

About Author

Related items

  • Suecia comienza vacunación a menores de entre 12 a 15 años en noviembre – Región Estocolmo se anticipa

    En rueda de prensa este jueves, el gobierno dio a conocer que a comienzos de noviembre comenzará en el país la inmunización contra la Covid-19 a los niños y niñas de 12 a 15 años.

    No obstante, algunas regiones partirán antes. La Región de Estocolmo anunció que la campaña de vacunación a los menores comenzará el 20 de septiembre.

     

     Por: Marisol Aliaga

     

    En la conferencia de prensa de este jueves, el primer ministro Stefan Löfven instó a todos los adultos que aún no se han vacunado contra la Covid-19 que “tomen su responsabilidad y lo hagan, ya”.

    - Pidan hora desde ya y vacúnense. Por Uds. mismos, por quienes, por distintas razones no pueden vacunarse, y por el personal de la salud, que sigue luchando contra la enfermedad.

    Y comunicó una noticia que muchos estaban esperando: la posibilidad de vacunar a los niños y niñas, algo que ya se viene haciendo en muchos países del mundo. Alrededor de 20 millones de niños desde 12 años han sido vacunados, en el mundo entero. Suecia se ha ido quedando atrás - una vez más - con la inmunización a este grupo etareo. Según el director general de la Agencia sueca de Salud Pública, Johan Carlson, han querido tener más conocimientos respecto a la vacuna, antes de tomar una decisión. La que llegó hoy.

    - Por lo tanto, hemos llegado a la evaluación de que incluso para los niños de estos grupos de edad, los beneficios de la vacunación superan los riesgos, dijo Carlson.

    Subrayó que esta medida se tomaba “por el bien de los niños y niñas”. Se trata de casi medio millón de adolescentes, y la inoculación se llevará a cabo en las escuelas.

    - Es a través de los colegios que se puede llegar a esa franja de edad en menores, dijo la ministra de Educación, Anna Ekström (S).

    Agregó que la inmunización de los menores hará posible el tener las escuelas abiertas, lo cual es lo mejor para los alumnos. No obstante, en caso se producirse nuevos brotes, las escuelas podrán impartir clases telemáticas, como lo han hecho anteriormente.

    La fecha anunciada por el gobierno para comenzar la campaña de vacunación a los menores es a comienzos de noviembre, vale decir después de las vacaciones de invierno. 

    Sin embargo, la Región Estocolmo decidió comenzar antes. Apenas se supo la decisión de las autoridades sanitarias respecto a la vacunación a menores, los encargados de la provincia de Estocolmo comenzaron con los preparativos para llevar a cabo la campaña de inmunización, ahora mismo.

    - Insto a todos los tutores a que hablen con el/la niño/a y acepten la oferta de vacunación. La vacunación es la forma más eficaz de protegerse a sí mismo y a los demás, y ahora la Agencia de Salud Pública la ha recomendado para todas las personas mayores de 12 años, declaró a los medios Magnus Thyberg, coordinador de vacunas en la región de Estocolmo.

     

    ¿Qué pasa con los rezagados?

     

    Suecia, a diferencia de otros países y durante toda la pandemia, no ha tenido imposiciones, solo “recomendaciones”.

    Como fuera comunicado anteriormente, desde el 29 de septiembre se levantan prácticamente todas las medidas o, mejor dicho, las recomendaciones. Específicamente se ha tratado de un aforo en teatros, cines y conciertos y el cierre más temprano de restaurantes. Y, la medida símbolo del país: mantener la distancia de, en teoría, (muchas veces imposible en la práctica) dos metros de distancia.

    Nunca se ha promovido el uso de mascarillas, a excepción de cuando el país presentaba las peores cifras, y entonces solamente como una recomendación de usarlas en el transporte público en horarios peaks.

    Ahora, desde el 29 de septiembre, la única recomendación, la de mantener la distancia, se levanta. Pero ¡ojo! que esto se aplica solamente a las personas que se han vacunado.

    Quienes no lo hayan hecho, deberán seguir manteniendo la distancia física de los dos metros, y seguir guardando las recomendaciones

    - En la práctica, esto significa que los no vacunados no deberían asistir a eventos de mucho público, como teatro, conciertos y eventos deportivos, ahora que se han levantado las restricciones, dijo Johan Carlson.

    - Y no solo eso, también deben evitar reuniones privadas con muchas personas, salir a bailar o visitar bares donde se puedan producir congestiones.

    Según Stefan Löfven, la inmunización contra la Covid-19 en Suecia ha sido exitosa. Entre los mayores de 60 años, un 80 por ciento ha recibido las dos dosis, y un 73 por ciento entre los mayores de 16 años.

    Sin embargo, aún persisten las diferencias, por lo cual el gobierno anunció, ayer, que destinaba 40 millones de coronas para promover la inmunización en los grupos rezagados.

    - Las diferencias entre los diferentes grupos de la sociedad son demasiado grandes. Las personas más jóvenes, las personas de menores ingresos y las nacidas en el extranjero no han sido vacunadas en la misma medida que otras.

    “Solamente con ayuda de la vacuna vamos a poder volver a una vida normal”, recalcó el primer ministro y subrayó:

    - Cumple con tu deber. Hazlo ahora.

     


    La ministra de Educación, Anna Ekström; el primer ministro, Stefan Löfven y el director general de la Agencia sueca de Salud Pública, Johan Carlson, en la rueda de prensa del jueves. También estuvo presente, telemáticamente, la ministra de Asuntos Sociales, Lena Hallengren. Foto: pantallazo Regeringen.se.

     

  • Infectólogo del Instituto Karolinska: "Quienes han recibido la vacuna de Astra deben recibir una tercera dosis lo antes posible"

    Las personas que han sido inoculadas con la vacuna de Astra Zeneca contra la covid-19 deberán complementar lo antes posible con una tercera dosis de una vacuna de tipo ARNm. Esto sostuvo, en entrevista con Dagens Nyheter, el especialista en enfermedades infecciosas, Anders Björkman.

    Por su parte el coordinador nacional de la campaña de vacunación, Richard Bergström, no descarta la posibilidad de priorizar a quienes han recibido Astra Zeneca, para una tercera dosis.

     

     Por: Magazín Latino

     

    Estudios recientes demuestran que la protección de la vacuna de Astra Zeneca contra la covid-19 es menos eficiente frente a la variante Delta que las vacunas de ARNm, por lo tanto, las personas que hayan recibido esta vacuna deberán complementar lo antes posible con una tercera dosis, pero de este tipo de vacuna, afirmó el especialista en enfermedades infecciosas, Anders Björkman, en entrevista con el matutino Dagens Nyheter.

    La vacuna de Astra Zeneca protege solo en un 60 por ciento contra la variante delta – la más contagiosa - del coronavirus, en tanto que dos dosis de la vacuna de ARNm, como por ejemplo Pfizer, protege en un 80 por ciento contra esta variante.

    Esto significa que cuatro de cada diez personas inoculadas (con dos dosis) con la vacuna de Astra Zeneca pueden contagiarse nuevamente y, a su vez, contagiar a otros, en tanto que dos de cada diez que hayan recibido la vacuna de Pfizer corren el mismo riesgo.

    - Esto es grave porque significa que también los mayores que han recibido la vacuna de Astra Zeneca, contribuirán a la propagación de la infección, este otoño, dijo el profesor Anders Björkman, quien se desempeña en el Instituto en Karolinska, a Dagens Nyheter.

    Según un estudio publicado en el New England Journal of Medicine, en julio, quienes recibieron dos dosis de la vacuna de Pfizer corren el riesgo de un 12 por ciento de desarrollar la enfermedad, en tanto que el riesgo para quienes recibieron la vacuna de Astra Zeneca fue de un 33 por ciento, vale decir, uno de cada tres.

    - Esto es bastante, dice Anders Björkman.

    Por su parte, el coordinador nacional de la campaña de vacunación, Richard Bergström, no descarta la posibilidad de priorizar a quienes han recibido Astra Zeneca, para una tercera dosis.

    - Hay argumentos a favor y en contra. Estamos discutiendo tanto el hecho de una tercera dosis, como a quienes deberíamos, en ese caso, priorizar. Y después está la pregunta del porqué en los países ricos se discuta la posibilidad de una tercera dosis cuando en otros países la vacunación va muy lenta. Concuerdo con Anders Björkman, pero también hay otros aspectos, dijo Richard Bergström, a Radio Suecia.

    Las opiniones respecto a la decisión de la Agencia sueca de Salud Pública, de vacunar a los mayores y priorizar a los ancianos con la vacuna de Astra Zeneca es motivo de discusión entre los expertos en Suecia. Anders Tegnell se mantiene firme en que fue la decisión correcta. Anders Björkman difiere.

    - Si la meta es no enfermarse gravemente o morir, entonces puede decir que Astra Zeneca es eficaz. Pero si el objetivo es reducir la propagación de la infección, no podemos estar satisfechos con esta vacuna, dice Anders Björkman.

    Y recomienda mantener las medidas de protección, incluso habiendo recibido las dos dosis de la vacuna. Para protegerse a sí mismos, y para no propagar la infección, sobre todo para las personas que han sido inoculadas con la Astra Zeneca. 

    - Se debe aún debe mantener la distancia social en la tienda y no ir a grandes fiestas, incluso si está completamente vacunado. Uno debe tener en cuenta que Astra Zeneca protege mucho peor contra la variante delta, dice. [En Estados Unidos se recomienda el uso de mascarilla, incluso para las personas que han sido vacunadas].

    Agrega que el personal de las residencias de ancianos debería seguir usando equipos de seguridad personal. Está además convencido de que es más eficaz inocular a los mayores con una tercera dosis de una vacuna de ARNm, que andar a la siga de jóvenes de 20 - 30 años para conseguir que se vacunen. 

    Anders Björkman considera que fue un error el administrar la vacuna de Astra Zeneca a los mayores, aunque reconoce que cuando se tomó la decisión, la variante delta aún no había hecho su aparición. 

    - Ciertamente no fue un golpe de suerte inocular a todos los mayores con la vacuna de Astra Zeneca. Se hizo para protegerlos y porque el riesgo de efectos secundarios inusuales eran significativamente menores para ellos, pero ahora están, en cambio, menos protegidos contra la variante delta, concluye.

     

     

  • KU: El gobierno ha fallado en la gestión de la pandemia

    El Comité Constitucional (KU) presentó este jueves las conclusiones de su revisión del manejo del gobierno frente a la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus.

    El comité considera que el gobierno tuvo fallas respecto al manejo de la pandemia. Entre otras, en el testeo y rastreo; en la prohibición de visitas a hogares de ancianos; y en la falta de equipos de protección. “El gobierno no actuó con la rapidez necesaria”, dijo Karin Enström (M) en conferencia de prensa.    

     

     Por: Magazín Latino

     

    A fines de enero del año en curso, el partido conservador, Moderaterna, pidió al Comité Constitucional (KU) del Parlamento una investigación respecto a la actuación del gobierno sueco frente a la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus.

    Según el partido de oposición, la revisión de la Comisión Corona no había sido suficiente. Debía quedar claro en qué decisiones se apoyaba la estrategia.

    - Es muy importante, porque Suecia sobresale respecto al número de muertos y de enfermos, declaró entonces el diputado conservador (M) Tobias Billström, a Aftonbladet.

    Billström considera que la gestión del gobierno estuvo marcada por mensajes contradictorios que ocasionaron confusión en la población y obstaculizaron un manejo más efectivo de la pandemia.  

    Este jueves al mediodía, el Comité Constitucional (KU, por sus siglas en sueco) presentó el informe de su revisión anual.

    El comité investigó, por iniciativa propia o a pedido de parlamentarios, 28 casos, encontrando fallas o deficiencias en 16 de estos. De los 8 casos investigados respecto a la pandemia, 6 presentaban deficiencias.  

    El Comité Constitucional considera unánimemente que el gobierno ha fallado en las siguientes seis áreas:

    1. La prohibición de visitas a hogares de ancianos. 

    2. El testeo y rastreo de infecciones.

    3. La disponibilidad de equipos de protección y otro material médico.

    4. La preparación del proyecto de ley para manejo de la pandemia.

    5. La gestión del gobierno respecto a la estrategia frente al corona. 

    6. La introducción de un aforo máximo para reuniones públicas.

    En el punto de la prohibición de visitas a hogares de ancianos, el comité constata que esto significó “una restricción significativa a los derechos fundamentales de los residentes y una restricción a su derecho a recibir visitas a sus hogares”.

    No obstante, las primeras medidas resultaron no ser suficientes y que, a la luz de lo que se conocía sobre la vulnerabilidad de las personas mayores y la necesidad de orientación y gobernanza nacional, el gobierno debería haber actuado de manera más activa.

    Los ancianos son especialmente vulnerables y el gobierno debería haber actuado de manera más activa, dijo Karin Enström (M), presidenta del Comité Constitucional.

    El comité también llama la atención por declaraciones de la ministra de Relaciones Exteriores, Ann Linde (S), en medios extranjeros. KU señala que Suecia aún tenía un exceso de mortalidad hasta finales de junio de 2020, y que las declaraciones de la canciller no fueron correctas.

    Respecto al testeo y rastreo de infecciones, quedó constatado esto comenzó tarde y fue insuficiente. Esto se debió, entre otras causas, a las ambigüedades respecto a cómo se financiarían estas medidas. KU concluye en que el gobierno podría haber llegado a un acuerdo más rápido con las entidades implicadas.

    El gobierno se planteó una meta de realizar 100.000 pruebas a la semana, pero esto no se cumplió sino hasta meses después.

    [A esto es necesario agregar que la Agencia de Salud Pública determinó primero: dejar de contar los casos (al comienzo de la pandemia, cosa que más tarde debió rectificar y retomar). Segundo: dejar de testear, cuando las infecciones se habían disparado, porque, según Anders Tegnell, "ya no tenía sentido". Con esto la agencia contradijo las exhortaciones de la OMS de: “Testear, testear, testear”].

    Otra crítica se refiere a las medidas del gobierno para asegurar el suministro de equipos de protección y otros equipos de atención médica en la atención médica y de salud. Cuando la pandemia estalló, ni los hospitales, ni los hogares de ancianos contaban con equipos de protección, como mascarillas, visires, guantes.


    Y algo que el comité no nombra es que, cuando las autoridades descubrieron que no se contaba con los suficientes equipos de protección, se aconsejó no usar equipos de protección, incluso en los hospitales, algo que el infectólogo Björn Olsen criticó desde un principio. Vale la pena resaltar, además, que el uso de mascarillas para el personal de la salud y dentistas fue recomendado por la Agencia de Salud Pública tan tarde como el 23 de diciembre de 2020.

     

    Al respecto, KU descubrió que también hubo ambigüedades sobre en quién recaía la responsabilidad de adquirir este tipo de material para proveer a los municipios y las regiones.

    El comité sostiene que el gobierno tardó demasiado en instruir a la Agencia Sueca de Contingencias Civiles (MSB) sobre un análisis de necesidades. Y escribe en su informe que “el gobierno debió haber actuado más rápidamente para asegurar el suministro de equipos de protección y otros implementos para el personal que realiza labores esenciales, además del personal del área de la atención médica y la salud".

      

    NOTA EN DESARROLLO 

News Letter

Inscríbase a nuestro servicio de News Letter

  

Magazín Latino te informa en español